Educar diseñadores integrales

La formación académica de los diseñadores debe contemplar el entramado complejo de la comunicación.

Retrato de Zalma Jalluf Zalma Jalluf Buenos Aires Seguidores: 19

Opiniones:
50
Votos:
77
Compartir:

La definición de la competencias del diseño, la delimitación de lo que significa proyectar, cíclicamente nos sumerge en un debate tal vez un poco sobredimensionado. Sin ánimo de polemizar entonces propongo empezar por preguntarnos qué es lo que proyectamos, y, en ese contexto, analizar el perfil de la formación del diseñador en nuestro tiempo reflexionando acerca de la conveniencia de «desespecializar».

No se trata de promover la falta de excelencia en el conocimiento de las materias estructurales que hacen al dominio del oficio del diseñador, sean estas instrumentales, conceptuales, humanísticas o retóricas, muy por el contrario lo que se pretende es cualificar su enseñanza para relativizar y hasta desconfiar de las respuestas dadas desde la individualidad y la segmentación de cada enfoque.

Veamos una escena cotidiana en un escenario real en el que concurren múltiples intereses y actores. Analicemos el aporte de nuestro oficio al contexto de las llamadas vías rápidas o autopistas urbanas. Por la forma en que están diseñados los sistemas de señalización de muchas autopistas latinoamericanas se deduce que los mismo especularn con el criterio de que el conductor conoce la ruta y el recorrido. Como si las señales estuvieran allí sólo para recrear la escenografía visual de una autopista, para reproducir pictóricamente el código. Es posible que cuando el usuario decida cambiar la rutina de su viaje tenga más posibilidades de no llegar a ningún lado.

Pero la mayoría de los accidentes de tránsito sobre estas vías ocurren por indecisión en bifurcaciones, por causas meteorológicas como lluvia o niebla, o por falta de visualización a tiempo de las advertencias o señales. A esta última razón la llamamos por lo común exceso de velocidad. En la Argentina, los accidentes por estos motivos constituyen una de las primeras causas de muerte. Como especialistas en diseño comunicacional, estudiosos de la legibilidad y la tipografía, sabemos lo mucho que podemos hacer para mejorar la seguridad de las autopistas. Pero cierta inercia hacia las soluciones gráficas nos impide ver, en ocasiones, los límites de las acciones gráficas. Como diseñadores debemos poder proyectar soluciones que incidan de manera inteligente en otros eslabones del sistema que llamamos contexto.

Por ejemplo, desde la misma noción de legibilidad, sería muy útil incidir en la determinación de la velocidad máxima en las autopistas y, posteriormente, en el diseño de una señalización acorde con ese parámetro de velocidad. En general, para diseñar un cartel se analizan soluciones a partir de las velocidades que pueden alcanzar los diversos tipos de vehículos en relación con la superficie del terreno, pero este mecanismo nos conduce a una ecuación peligrosa: ¿hasta qué punto el tamaño y la forma de las letras de los carteles podrán adaptarse a las posibilidades de autos cada vez más veloces? El sentido común indicaría que también la velocidad de los vehículos debería poder ser diseñada sobre la base del límite de la legibilidad humana a distancia. Siguiendo el mismo patrón de razonamiento, desde hace algunos años el diseño de los cd Discman contempla un límite de sonido que tiene que ver con la preservación de la audición del usuario y no con las posibilidades tecnológicas del objeto.

¿Qué implica la acción de proyectar?

Entonces, no se trata de embellecer los objetos basándose en un código, ni de ordenarlos de manera armónica en el paisaje; lo que debemos proyectar es la consecuencia que las posibilidades y características de cada objeto o comunicación desencadena en el funcionamiento del todo. Lo que debemos proyectar en espacio y tiempo son las consecuencias que ocasiona cada parte en la supervivencia del todo. La comunicación no puede ser utilizada para paliar o encubrir la peligrosidad intrínseca en el diseño de ciertos objetos o contextos.

Siguiendo esta línea de pensamiento, hacia 1980 los fabricantes de aviones Fokker le requirieron a la Universidad Tecnológica de Delft el rediseño de las instrucciones para el uso de las puertas de emergencia, porque la tripulación no lograba comprenderlas. Luego de varios ensayos y estudios, el equipo de la Universidad recomendó que para hacer comprensible y eficiente la comunicación del mecanismo era necesario... rediseñar las puertas. A veces no alcanza con responder a la funcionalidad (abrirse y cerrarse a tiempo) a través de una forma adecuada (mecanismo de las puertas). Lo que resulta esencial es prever las posibilidades de comunicación que se proyectan en el diseño de los objetos. Cuando se concibe un objeto lo que se proyecta es la comunicación del objeto. Y cualquiera que sea la especialización del diseño, lo que proyectamos es siempre comunicación.

Pero volvamos al diseño y a nuestra autopista. Diseñar implica en este caso aplicar un conocimiento visual o no visual para crear una solución que genere una mayor calidad (seguridad) en el contexto del transporte personal. Diseñar es inmiscuirse en todas y cada una de las nociones que intervienen en la caracterización de un contexto. Pese a la tan promocionada interdisciplina entre todas las áreas del diseño y la comunicación, la realidad es que la mayoría de las veces cada una se limita a aportar, en capas superpuestas o simultáneas, soluciones específicas y parciales a cuestiones que extrañamente hacen al funcionamiento sistémico.

El diseñador: ¿especialista o integral?

El tipógrafo Rubén Fontana sostiene que con cada letra que se diseña, el tipógrafo proyecta el paisaje de la página. Del mismo modo, con cada edificio que proyecta el arquitecto está rediseñando la fisonomía de una ciudad. Cada marca afecta la escena del mercado, de una casa o una calle. Aunque nuestro campo de acción es limitado, nuestra visión no puede dejar de percibir la totalidad.

Durante mucho tiempo las cosas se proyectaron de una manera más integral. Por ejemplo, los llamados oficios de la construcción, un conglomerado de saberes articulados para proyectar los más bellos espacios habitables, entendían que el nombre o la localización de un edificio formaba parte de su todo morfológico, era parte de la misma previsión que generaba proporciones entre superficies y alturas, entre personas y necesidades de ventilación. Estructura, ornamento, identificación y funcionalidad hacían a la identidad de cada espacio. No había en las partes traición al objeto y no había en el objeto traición al contexto.

La mirada personal del arquitecto no anulaba la pertenencia a un contexto. Lo mismo ocurría con la edición renacentista cuando los artesanos se inmiscuían en todas las etapas del oficio de hacer libros, desde la corrección de las palabras hasta el diseño tipográfico, desde la impresión hasta la fabricación del papel y la encuadernación. No eran especialistas en cada una de todas esas artesanías, eran expertos en libros, y a partir de allí podían intervenir de manera diversa en los aspectos para producir o comercializar un libro. En este sentido, la visión integral es deseable en nuestra profesión; en este sentido, se añora cierto grado de desespecialización.

¿Cómo podremos hacer intervenir esa noción integral en la formación del actual diseñador? ¿Es deseable y eficiente la formación de diseñadores especializados en gráfica? ¿O en diseño industrial? ¿O en cartografía multimediática?

La escuela y el lugar desde donde se diseña

Es interesante analizar los escenarios y objetos de la comunicación como contextos en los que se encuentran y entraman una multiplicidad de audiencias con capacidades, posibilidades e intereses diferentes. Por eso, el primer paso de cualquier planteo de comunicación implica reconocer el contexto, relevarlo, analizar el origen de cada uno de los códigos que lo caracterizan y confrontar todo ello... pero poniéndose en lugar de los otros.

Podemos imaginar una casa perfectamente ambientada de acuerdo con las necesidades de un no vidente o un discapacitado. Lo difícil es imaginar el grado en que sus capacidades serán articuladas en los escenarios comunes con las necesidades de una mayoría que por lo general estandariza el límite y con ello, el alcance de la comunicación.

Diseñar es siempre ponerse en el lugar de los otros para resolver comunicaciones desde la perspectiva adecuada. Si tuviera que relacionar el diseño con alguna de las ramas del arte, diría que nuestro oficio se asemeja al del actor. Interpretamos roles para, desde esos roles, proponer acciones a través de nuestro conocimiento.

El alfabeto fue inventado por gente sin más oficio que el de ser comerciantes. Sin embargo, durante muchos siglos los especialistas desarrollaron las formas, las metodologías de reproducción, los modos de uso de ese alfabeto, para optimizar la cualidad y calidad de la comunicación visual entre los hombres. Cualquier docente suele encontrarse con dificultades para transmitir esta noción del diseño. En el curso de Tipografía 3, de la carrera de Diseño Gráfico de la Universidad de Buenos Aires, se trabajó este concepto sobre la base de una doble experiencia. Los docentes propusieron a un primer grupo el diseño de una pequeña guía de uso del edificio de la Universidad, destinada a los alumnos recién llegados. Todos disponían entonces de la mejor herramienta para hacer comprensible el uso de ese espacio: la experiencia del uso cotidiano. Un segundo grupo trabajó en el diseño de los formularios para obtener la jubilación pública a través de los cuales personas de tercera edad acceden a prestaciones sociales y de salud. La complejidad que vivieron unos y otros no fue relativa al manejo de las técnicas y soportes apropiados; la complejidad estaba dada por la experiencia de pensar y actuar como lo haría el usuario de la comunicación. No había que interpretar el papel del diseñador; había que «hacer» de usuario.

El gran desafío entonces es proyectar un programa académico más acorde con la realidad del oficio del diseñador. Y viceversa, postular la realidad de la comunicación visual para enseñar el diseño.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Zalma Jalluf Zalma Jalluf Buenos Aires Seguidores: 19

Opiniones:
50
Votos:
77
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Educar diseñadores integrales

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Descargar PDF

Debate

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Oscar Oltra Ramírez Estrategiacreativa
0
Oscar Oltra Ramírez Estrategiacreativa
Hace un año

Felicidades!!! ¿Por qué no hay mas personas com tu? Saludos!

0
Responder
Retrato de Fernando Rojas
0
Fernando Rojas
Jun 2017

Hola Zalma, muy buen artículo el que escribiste. Pienso que la necesidad que planteas acerca de la integralidad del diseñador se debe también o va de la mano con el desarrollo de las nuevas tecnologías: Contar con tanta información a la mano nos lleva sin duda a tener en cuenta muchas otras cosas que otrora no habríamos tenido en cuenta y es un proceso esencial al momento de desarrollar nuestro concepto de la pieza gráfica.

0
Responder
Retrato de Marcela Natalia Arango Pinzon
1
Marcela Natalia Arango Pinzon
Ago 2015

Buen día, primero quisiera agradecer por tan buen aporte al diseño y segundo solicitar muy cordialmente la posibilidad de divulgar este u otro articulo en nuestra revista "LOGOS" revista de índole académica. Comparto con usted los links con mayor informacion esperando una pronta respuesta.

Muchas Gracias

http://www.uniboyaca.edu.co/in... :logos-recepcion-de-articulos-edicion-21&catid=55:ultimas-noticias&Itemid=190

0
Responder
Retrato de Edgar Alexander Gutiérrez Camacho
3
Edgar Alexander Gutiérrez Camacho
Nov 2012

Da un pesar que por algunas personas, nos tilden a los diseñadores de ignorantes de la gramática y redacción. Porque no soy perfecto, yo también me equivoco y no digo que lo importante es lo se intenta expresar, pero sé cuando me equivoque al escribir e intento en lo posible por corregirme o asegurarme de que no vuelva a pasar. Lo digo porque antes de querer hacer aprender hacer varias cosas, aprendan las más fáciles e importantes para una buena comunicación.

0
Responder
Retrato de Marta Biagioli
0
Marta Biagioli
Nov 2010

Creo que no es una problemática específica del diseño ni de su enseñanza, sino de la cultura toda, se caminó en todos los ámbitos hacia la especificidad y no hacia la visión totalizadora, tanto que también hacia el interior de nuestras propias vidas son antes especialistas que hombres. Tal vez más que un programa académico más acorde a la realidad del diseñador, debería haber más puertas abiertas a la realida circundante.

0
Responder
Retrato de Rafa Viveros
1
Rafa Viveros
Oct 2010

hola creo que tienes mucha razón me doy cuenta que muchos compañeros de la escuela diseñan según sus gustos y lo q a ellos les gusta y muy pocas veces se fijan en lo que es funcional o en lo que realmente nos pides nunca se ponen o mejor dicho nos ponemos en los pies del cliente

0
Responder
Retrato de Beatriz Ramírez
0
Beatriz Ramírez
Ago 2010

Excelente tu artículo. Todos los que estamos en el área del diseño, en cualquiera de los campos (yo soy arquitecta), proyectamos en función del usuario, o deberíamos hacerlo. Nuestra labor es satisfacer todas las necesidades de las personas a quienes va dirigido nuestro producto y nuestro trabajo está fundamentado en ello. Parece que a veces se olvida esto, no?

0
Responder
Retrato de David Contreras
0
David Contreras
Ago 2010

Me parece excelente. Sólo así podrá evitarse la trivialidad en nuestra profesión.

0
Responder
Retrato de Marcelo Alonso
1
Marcelo Alonso
Jul 2010

Ponerse en el lugar de los otros... hacer de usuario... ser un actor... El entramado complejo de la comunicación va más allá . Nuestra profesión (carrera universitaria), llamémosla así aunque a veces nos pongamos el overol y ganemos menos (o más) que un plomero (oficio), sí requiere de un (re) conocimiento integral del asunto para resolver satisfactoriamente un problema de diseño, un problema de comunicación, un problema de mensaje. Creo que en este articulo cuando se dice integral debería leerse social. O integrador. O conciente de una realidad que lo circunda y con la cual interactúa.

0
Responder
Retrato de Pier Alessi
24
Pier Alessi
Jul 2010

Hay que estar claro que esto no significa ponerse en totalidad del lado del cliente sino del usuario final quien de verdad pone a prueba el diseño en si. Con esta opinión no busco menospreciar al cliente pero si guiarlo cuando este está errado en su concepto sobre un producto determinado porque no siempre lo que quiere el cliente es lo que de verdad necesitará el usuario final.

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Rubén Vázquez
Autor:
Rubén Vázquez
Título:
Jugar para aprender
Sinopsis:
¿Por qué jugamos? ¿Qué sentimos al vivir esta experiencia? ¿Qué es lo que la hace divertida y satisfactoria? ¿Cómo podemos implementar esta metodología en la enseñanza de diseño?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
23
Opiniones:
14
Seguidores:
7
Retrato de Alejandro Tapia
Autor:
Alejandro Tapia
Título:
Retórica y diseño: la experiencia brasileña
Sinopsis:
Brasil muestra cómo el auge del diseño radica en su conexión con la cultura y en la vinculación no prejuiciada entre teorí­a y práctica.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
46
Opiniones:
1
Seguidores:
50
Ilustración principal del artículo Félix Beltrán Diseño
Autor:
Fernando García
Título:
Félix Beltrán Diseño
Sinopsis:
Una obra que refleja una pequeñísima pero importante parte de la teoría, el pensamiento profesional y la filosofía ante la vida de un procer del diseño internacional.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
46
Seguidores:
24
Retrato de Rutilio García Pereyra
Autor:
Rutilio García Pereyra
Título:
Diseño gráfico y extensionismo
Sinopsis:
Un terreno fértil poco explorado por el diseñador gráfico.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
14
Opiniones:
11
Seguidores:
9
Ilustración principal del artículo Mis malos maestros de diseño
Autor:
Enrique De La Rosa Montoya
Título:
Mis malos maestros de diseño
Sinopsis:
Memorias, experiencias y conclusiones de mis cuatro años de estudio en la Universidad.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
249
Opiniones:
243
Seguidores:
7
Retrato de Guillermo Dufranc
Autor:
Guillermo Dufranc
Título:
Rediseño de packaging: ¿evolución o revolución?
Sinopsis:
Al momento de realizar una actualización de diseño de envase, se debe plantear cuánto y cómo cambiar la identidad existente, para ganar relevancia sin perder reconocimento.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
91
Opiniones:
13
Seguidores:
475

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
21 Octubre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
3 Febrero

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
2 Marzo

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril