¿Y usted vive de eso…?

Soy diseñador industrial. Con frecuencia personas incrédulas me preguntan con cierto dejo de compasión, cómo es que me gano la vida haciendo eso.

Retrato de Jorge Montaña Jorge Montaña Bogotá Seguidores: 229

Opiniones:
19
Votos:
61
Compartir:

No he hecho otra cosa desde que salí de la Universidad, pero lo que en ella aprendí fue apenas el inicio de todo lo tuve que aprender para lograr ofrecerle al mercado algo que hiciera deseable mis servicios. La dificultad de los diseñadores para vivir de su profesión, se deriva de su dificultad para definir su propia propuesta de valor. En otras palabras, hacer que su posible cliente entienda por qué lo que él hace a ellos les sirve. Si tu gato se enferma, lo llevas al veterinario, pero no está claro cuándo o porqué llamar a un diseñador.

Es más, al diseñador ¡no lo llaman! , y claramente la situación de «emergencia» dada en el caso del gato, no aplica, pues una empresa en recesión o crisis, entra en un proceso de supervivencia y difícilmente evalúe invertir en diseño. Son muchísimos más los que visitan al médico cuando están enfermos que aquellos que lo hacen de manera preventiva, pero todos sabemos que es mucho más eficiente en términos de cuidado de la salud hacerlo antes.

Ninguna madre deja sin vacunas a sus hijos, puesto que sabe de las posibles consecuencias funestas de no hacerlo, gracias a las campañas educativas sistemáticas y una compleja estructura desarrollada para que todos los niños tengan acceso a ese recurso. La magnitud del problema versus el costo de su solución, hizo que la humanidad resolviera lo que era un drama de altísimo impacto. Entonces es un asunto de conciencia, el diseño como estrategia no es una política empresarial, las empresas no se vacunan, porque «el niño» (su organización) no se muere, y si bien puede crecer raquítico, se sostiene.

Las variables macro

Si miramos el desarrollo de un país o una región, desde la generación de nuevas empresas, o el crecimiento de las existentes, la cantidad de variables para que a estas les vaya bien, crezcan, ofrezcan más y mejores empleos son bien complejas. El diseño se encaja dentro de una estrategia de competitividad que es definida necesariamente por el dueño o gerente y apoyada por el «socio mayor»: el Estado, que debe brindar las condiciones para que el terreno sea favorable de modo que esta florezca.

Las condiciones de desarrollo, están determinadas por los recursos disponibles, las políticas favorables al desarrollo empresarial y los factores locales: accesos a mercados, recursos, materias primas disponibles dentro de una cultura, tradición y costumbres que hagan favorable este desarrollo y, por supuesto, las organizaciones empresariales que tengan la interlocución con el Estado, o hacia los clientes. A veces se dan círculos virtuosos, como sucede en el norte de Italia.1

Cuando las condiciones no son tan favorables, en economías estancadas por competencia desleal —debida al contrabando, apertura indiscriminada o políticas destinadas a favorecer a corporaciones—, por recesión, por falta de visión o por debilidad gremial, las pequeñas empresas, en lugar de invertir y crear, entran en un círculo vicioso de supervivencia. En ese momento pierden la visión del largo plazo, su meta es resolver lo inmediato: las inversiones para proyectos no son favorables y como el diseño no deja de ser un acto especulativo, que puede funcionar o no, simplemente no se contempla.

Este puede ser el ambiente mayoritario de Latinoamérica, para el diseño hoy, pero no es motivo de lamentación. Esta condición se debe considerar una más de las determinantes dentro de nuestra ecuación. Conseguir trabajos, servicios o asesorías donde nuestras competencias como diseñadores sean deseables implica mucho más que saber diseñar.

No vendemos diseño

No funciona vender algo que la gente no sabe qué es, que cree que no necesita y que percibe como costoso y abstracto. La gente quiere resultados y aprecia lo tangible. Ofrecer Diseño a secas, resulta incierto. Nuestros clientes necesitan resultados, usualmente determinados por problemas u oportunidades; no necesitan diseño, necesitan quien resuelva. Pero hacerlo no es solo saber diseñar, este será apenas uno de los factores para hacerlo. El problema real no es el diseño, es entender un problema, ofrecer una solución y validarla en la práctica. Veámoslo en un ejemplo:

  • Un diseñador industrial tiene entre sus clientes a arquitectos. Ellos resuelven los temas macro y le dejan al diseñador los detalles, muebles, pasamanos, detalles constructivos, etc. El producto final que este diseñador ofrece no es diseño, sino la parte de la obra que le corresponde, entregada a satisfacción. El arquitecto sabe que el diseñador es más caro que el carpintero y es un intermediario de este, pero resuelve su problema de tener un producto adecuado, con buena calidad en un tiempo determinado.

Hacemos diseño industrial con regularidad pero, rara vez, un empresario nos llama para contratarnos. La mayoría de las veces llegamos a ellos con un negocio en manos, representado en un diseño nuestro, que otra empresa necesita comprar. A veces logramos vender en cadenas comerciales con esquemas similares, estudiamos el mercado, hacemos prototipos al mínimo detalle, y con el pedido en mano vamos a buscar empresas productoras. No entramos entonces como diseñadores, sino como socios. Estas relaciones «tripartitas» generan nuevos proyectos a partir de la percepción del empresario de los beneficios del diseño, pero no por el discurso sino por los hechos.

Se necesitan otras competencias

Mirar el diseño como proyecto dentro de un entorno mayor, hace que sea necesario adquirir otras competencias. Nuestra formación como diseñadores está dirigida hacia el producto, y no hacia el proyecto. Sin embargo, el producto es apenas uno de los eslabones del proyecto, y el trabajo que implica diseñarlo es minoritario respecto de todo el andamiaje que se necesita para que entre al mercado y tenga éxito. No es posible hacer esto solos y por ende debemos trabajar en equipo. Al tener claro el proyecto, nuestra labor, además del diseño, está en articular el resto de los componentes para lograr la visión conjunta de los resultados esperados. A eso lo llamo «gestión del entusiasmo».

Entonces el diseñador no debe salir a vender diseño, sino a sí mismo, como profesional que tiene ciertas habilidades que otros requieren. Estas habilidades se llaman competencias, y la suma de ellas o su combinación es la que le permite ser un profesional deseable por el mercado. Adquirir nuevas competencias es algo que se puede lograr en la misma práctica.

Quien esto escribe se convirtió en un experto en comunicación efectiva después de ofrecer «herramientas de diseño» a unos artesanos que se sintieron estafados, cuando no llegaron las herramientas prometidas que ellos necesitaban: sierras y alicates. Esa experiencia, entre divertida y dramática, costó un cliente importante pero me obligó a profundizar en un tema que es indispensable para quien trabaja en consultoría o con equipos: la comunicación efectiva.

Conozco un diseñador que ha tenido mucho éxito proyectando instrumentos musicales para pedagogía. Además de estudiar diseño, él es músico desde pequeño. Su padre hace guitarras y tiples en un pequeño taller. Esa combinación, quizás accidental, lo ha llevado a ser tremendamente exitoso en el nicho que escogió.

Tener una vida profesional haciendo valer nuestras principales competencias, implica mucho más estudio del que la Universidad brinda, pero vivir de lo que más nos gusta, es un privilegio que compensa las dificultades. Para ser competitivo también hay que ser creativo.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora! Necesitamos tu ayuda para continuar produciendo contenidos gratuitos. Considera apoyar el trabajo de FOROALFA con una donación de cualquier valor en PayPal.


Este video podría interesarte👇👇👇

Retrato de Jorge Montaña Jorge Montaña Bogotá Seguidores: 229

Opiniones:
19
Votos:
61
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués

 

  1. En el artículo El viejo diseño italiano, porfundizo respecto a este circulo virtuoso para el diseño en Italia.
Código QR de acceso al artículo ¿Y usted vive de eso…?

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Jorge Montaña

Más artículos de Jorge Montaña

Título:
Ni diseño, ni industrial
Sinopsis:
La apuesta por una nueva formación especulativa para Diseño Industrial tiene un efecto colateral no calculado: perdida de identidad y confusión en el mercado.
Compartir:
Título:
Qué es el diseño lento o «slow design»
Sinopsis:
Un grito de independencia y consciencia ante un consumismo desenfrenado e irresponsable.
Compartir:
Título:
¿Doctores o maestros?
Sinopsis:
Las universidades buscan profesores con maestría o doctorados para enseñar carreras creativas. ¿Se está creando una «clase académica» que no tiene vínculo con la práctica?
Compartir:
Título:
Diseño: ¿oficio o producto?
Sinopsis:
El diseñador no puede lograr para sí lo que hace excelentemente para otros. Existe una dificultad para comunicar al cliente el valor de lo que se ofrece.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Mauricio Pilco
0
Mauricio Pilco
Hace 11 meses

La sociedad actual tiene un mal concepto de lo que es el diseño, si el diseño es rentable, si a futuro dará un ingreso estable, etc. Como las personas desconocen a profundidad de lo que es, lo que significa y el valor que tiene, muchas empresas dejan al diseño en el último puesto de las necesidades, pero si nos ponemos a analizar las empresas relacionadas al campo del marketing y comunicación sin diseño, no serían visualmente atractivas. Para un diseñador un valor adicional es no dedicarse a ser diseñador, sino agregarle algo más a ese diseño pero algo que te apasiona y también darte a conocer en este mundo donde la competencia del diseño es muy grande ya que pocas empresas valoran monetariamente al diseñador con salarios aceptables.

0
Responder
Retrato de Lilia Delgado Veloz
0
Lilia Delgado Veloz
Dic 2017

Creo que esto se puede aplicar a todos los campos del diseño, no solo al diseño industrial. Las personas no entienden muy bien de qué se trata el diseño y aún para nosotros mismos es a veces difícil explicarlo sin utilizar terminología que una persona fuera de nuestro entorno entienda. Es importante que las personas valoren el trabajo de un diseñador pero esto no va a ser posible si nosotros mismos no lo hacemos primero.

0
Responder
Retrato de Alejandra Flechas
19
Alejandra Flechas
Jul 2017

Ya ha pasado un poco más de 2 años desde la publicación de este artículo, y quizá se ha avanzado un poco, especialmente en el diseño de plataformas y servicios, áreas relativemnte nuevas que nacieron con una necesidad implícita del diseñador. Sin embargo en las industrias más tradicionales, como las manufacturas, y especialmente en las PYMEs que constituyen el grueso de empresas en Latinoamérica, el diseño se sigue viendo con poca relevancia, con el agravante que con la inmensa base de datos en estilos y productos a la que todos tenemos acceso en internet, muchos productores prefieren seguir copiando antes de desarrollar proyectos con el diseñador. Y seguirá siendo a historia del huevo y la gallina: quiero crecer y ser competitivo pero me limito a copiar. El diseño, como se menciona en el artículo, juega un papel muy importante en la estrategia de competitividad de las empresas, y mientras esto no sea primordial para los industriales el diseño se seguirá dejando en segundo plano.

1
Responder
Retrato de Daniel Molina
0
Daniel Molina
Oct 2016

Mis completa admiración a tu persona amigo, esta es una imagen completamente opuesta a lo que al gente tiene de un diseñador y diseñadora gráfico. Por lo tanto la gente que sepa vender sus competencias combinado con las teorías de marketing, diseño semiótica, composición, comunicación social y demás, no solo consiguirán empleo en el ámbito empresarial, sino que tendrá grandes clientes desde la palma de su mano.

0
Responder
Retrato de Hector Torres
4
Hector Torres
May 2016

No podría estar mas de acuerdo, el valor que el diseñador imprime en sus propuestas es sensible, depende completamente de la apreciación, el contexto socio histórico hace que sea como mencionas "especulativo". una apuesta que no todas las empresas están dispuestas a pagar.

0
Responder
Retrato de Melanie Espinoza Plaza
0
Melanie Espinoza Plaza
Mar 2016

El problema es que las personas desconocen lo que hacemos. Los peores comentarios a veces hasta vienen de las personas más cercana, hasta mi mamá ha llegado a decir que estudio computación, y te hace pensar eso millón (hay que educar a las personas es lo que siempre pienso), no por ego sino por lo mucho que se menosprecia al diseñador y su trabajo. Estudio diseño gráfico y las personas siempre preguntan que es lo que hago, si eso si da plata, o eso no sirve en el medio vas a ser pobre, pero cuando estableces una conversación con personas que desconoces y le explicas todo el proceso que realizas o todo lo que necesitan y para que te necesitan la sorpresa en serio es gigante, lo digo porque me ha pasado, somos comunicadores, conceptualizadores y diseñadores, no solo ejecutamos una pieza y peor copiamos y es algo que deberíamos dar a conocer, no solo por uno mismo sino por el diseño en general.

0
Retrato de Hector Torres
4
Hector Torres
May 2016

Resulta frustrante como mencionas, pero mucho de esto viene de una decisión tomada en 1971 por parte del concilio internacional de sociedades de diseño industrial, de anular toda definición de diseño industrial y que estuvo presente hasta octubre de 2015, cuando se le dio una definición oficial.

1
Responder
Retrato de Andrea Ingerman Alarcón
1
Andrea Ingerman Alarcón
Mar 2016

En nuestro medio la mayoría no sabe bien que es ser un diseñador, yo estudio diseño gráfico y me ha pasado que cuando conozco a alguien me preguntan ¿y tú que haces? ¿Estudias en la U? y cuando respondo y digo Sí, estudio diseño gráfico, me quedan mirando sorprendidos y me dicen pero no pareces (como que si el diseñador tiene una imagen fija), o suelen decir «ah los que trabajan en las computadoras». A la final siempre me toca explicar lo que es el diseño y lo que hace el diseñador y es ahí cuando dicen «no sabía que ustedes hacían eso, pensé que hacían otra cosa».

0
Responder
Retrato de Michelle Alvarez
0
Michelle Alvarez
Mar 2016

Nada mas frustrante que la ignorancia (no es pecado) pero siempre es saludable que la gente entienda que "diseño" vas mucho mas lejos que una palabra, mas que una carrera, ese puente entre -herramientas- o solucionadores de problemas visuales. "Nadie sabe lo que quiere hasta que se lo muestras", siento que somos algo similar.

0
Responder
Retrato de Daniel Park
2
Daniel Park
Mar 2016

Las personas aun no están 100% seguras de cuál es el trabajo del diseñador y cuándo se lo necesita. Nosotros prestamos un servicio para solucionar un problema eso es básico, pero, ¿Cómo sabe el cliente cuál es su problema? Nos compete también a nosotros identificar el mismo.

0
Responder
Retrato de Sofii del Cid
0
Sofii del Cid
Feb 2016

El diseño gráfico es un campo abierto que no es que tenga ciertas instrucciones o manual que seguir. Uno debe ser innovador en todos sus aspectos y "competencias" con entusiasmo para la elaboración de un diseño. Tal como dice el articulo es dificil encontrar un ambito de trabajo ya que las empresas no invierten mucho en diseño, pero es ahí que cuando se nos da la oportunidad debemos enseñarle al cliente el porque nos contrato y la solución de su problema de diseño. Nosotros vivimos de eso... y aunque no lo creamos nosotros podemos sacar a adelante a la empresa al realizar nuestro trabajo, por eso existe nuestra profesión, por eso existe el puesto, por eso somos solicitados como tales.

0
Responder

Te podrían interesar

Ilustración principal del artículo Crítica al rediseño de BBVA
Autor:
Luciano Cassisi
Título:
Crítica al rediseño de BBVA
Sinopsis:
Un análisis técnico profundo de un rediseño de marca que parece responder más una necesidad táctica que estratégica.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
111
Opiniones:
89
Seguidores:
1687
Retrato de Ricardo Acosta García
Autor:
Ricardo Acosta García
Título:
¿Qué es la gestión de clientes en los servicios de diseño?
Sinopsis:
Dentro de un estudio de diseño —en todas sus variantes—, la gestión de clientes es un aspecto vital de su organización y clave para su supervivencia a mediano y largo plazo.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
119
Opiniones:
54
Seguidores:
67
Retrato de Maria del Pilar Rovira Serrano
Autor:
Maria del Pilar Rovira Serrano
Título:
Tendencias de la moda: entre el mito y la realidad
Sinopsis:
La opinión de los trendsetters, coolhunters, street fashion hunters e influencers no siempre le sirve a las empresas. A veces pueden obtener muy buenos resultados investigando tendencias por su cuenta.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
33
Opiniones:
7
Seguidores:
350
Retrato de Norberto Chaves
Autor:
Norberto Chaves
Título:
El aprendizaje por la imitación
Sinopsis:
El diseño entre la copia mecánica y la invención arbitraria.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
153
Opiniones:
39
Seguidores:
3566
Retrato de Irene Maldini
Autor:
Irene Maldini
Título:
El papel del diseño y la artesanía en el proceso de globalización
Sinopsis:
Una respuesta al artículo «Artesanía y Diseño» de André Ricard.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
75
Opiniones:
20
Seguidores:
21
Ilustración principal del artículo Incubadora de terapia intensiva
Autor:
Legaria D&E
Título:
Incubadora de terapia intensiva
Sinopsis:
Un proyecto de diseño de producto de clase mundial, de muy alto nivel técnico, que responde tanto a normas internacionales como a necesidades funcionales y de mercado.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
6
Seguidores:
8

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 diciembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

15 horas (aprox.)
1 enero

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 febrero

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

20 horas (aprox.)
2 febrero

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
2 marzo