Tradición oral y cultura digital

La cultura impresa podría ser un bello paréntesis entre la oralidad y nuestro futuro próximo.

Retrato de Juan Miguel Lorite Fonta Juan Miguel Lorite Fonta Madrid Seguidores: 18

Opiniones:
31
Votos:
55
Compartir:
Ilustración principal del artículo Tradición oral y cultura digital

La tradición oral se encuentra muy cerca de las premisas tecnológicas que animan el futuro del texto y lectura digitales, cambios que podrían hacer ver a la cultura impresa como un eficaz y bello paréntesis y no como el dogma por el que el texto o incluso la obra literaria deben expresarse para ser definidos como tales.

¿Por qué? Porque vivimos justo en los tiempos prometéicos en los que texto y cultura digital andan configurándose, fundiéndose y reorganizándose… este artículo es un motivo más para la reflexión de nuestro más cercano e incierto futuro.

A raíz de distintas consideraciones (considerar, es decir, observar las estrellas) sobre si el libro, ese artefacto constituido por decenas de páginas cosidas o pegadas a un lomo y protegidas por una cubierta, desaparecería o no en un futuro cercano desplazado por las tecnologías emergentes, mi amiga Marian especulaba sobre lo que la obra literaria podría llegar a significar en la cultura digital, desvirtuada en un texto blando, plegado e interactivo:

«cómo desencuadernar y garabatear la totémica plenitud de una obra como El Quijote... la misma esencia de la obra literaria escrita se opondría así a la volatilidad interactiva de la futura obra digital, de autoría múltiple, actualizable, modificable y glosable».

Para ser conscientes de lo que cada uno de los soportes de confinamiento y transmisión de nuestra memoria aporta y limita, debemos tener en cuenta al que antecedió al libro: nuestra propia memoria física, trasmitida y almacenada en la práctica de la tradición oral, que acabaría depositada más tarde con el desarrollo de la escritura en tablillas, pizarras y rollos de papiro.

La aparición de un nuevo invento: el libro

El libro desplazó al rollo y contribuyó a la paulatina marginación de la tradición oral. Frente a ella, el códice ofrecía una mayor densidad de información además de poseer la propiedad de mantener inalterable el contenido de lo escrito; esta última característica más la unión del concepto de obra a su propio soporte (un libro es el artefacto escrito para ser leído y es la propia obra en él contenida) es lo que Marian sospecha se rompería en el texto digital.

Pero la información contenida en el códice tuvo que pagar un precio por esas innegables mejoras: por un lado, perdía la capacidad de abstracción que practicaba la tradición oral; con los recursos que nuestra psique le aportaba, no era necesario recordar cada uno de los detalles de la narración para que esta pudiera ser de nuevo reproducida; bastaba con haber entendido el hilo argumental y el concepto del asunto para volver a describir, por ejemplo, la narración mitológica, o un chiste...

Nombres, lugares, incluso el idioma o las anécdotas podían cambiar con el paso del tiempo o con el discurrir geográfico si así lo requería el mensaje en pos de su mejor entendimiento. Y esto precisamente se perdía también con el libro, la maleabilidad de una información que adaptaba su mensaje a la situación del que escuchaba o dialogaba, de sus expectativas, formación, idioma y experiencias.

La última moneda que pagó la información, al ser fijada sobre el pergamino o el papel, fue la de su capacidad infinita de pliegue. El narrador, al transmitir oralmente su información, podía decidir insertar según qué explicaciones, omitir otras, hacer más extenso un suceso con todo tipo de detalles y nuevas noticias o reservarse aquellos datos que estima no son necesarios en ese momento. Es cierto, con la escritura depositada en el libro nace un concepto de obra plena, redonda, fijada en el tiempo y las formas (por más que revisiones, traducciones o adaptaciones vayan poco a poco transformándola). Pero esto no significa que no pueda existir esa otra obra maleable, que deja parte de su valor en manos del «lector», convertido también en «autor» de la misma.

El escenario digital

Estos peajes que la obra pagó para fijarse al papel: abstracción, maleabilidad y pliegue, los vuelve a recuperar el texto en el escenario digital, añadiendo otros recursos y alguna problemática.

Como nuestra memoria, la información contenida en el medio digital no se encuentra confinada en un único almacén ni en un único lugar; el texto que podremos explorar nacerá de la unión sin solución de continuidad de fragmentos recogidos de distintas fuentes y proveedores a través de cualquiera de los nodos que tejen la red global. Y al igual que la narración en la tradición oral, la información podrá verse modificada según el contexto de lectura o consulta, según el filtro que la haya hecho aparecer... y será plegable: un mismo texto podrá irse desdoblando dejando ver u ocultando información complementaria, videos, gráficas, locuciones y música, definiciones, indexaciones, resúmenes y comentarios.

A estas características de la tradición oral, la cultura digital añade la de una densidad de información casi infinita y en constante crecimiento por el progreso tecnológico, progreso que obliga sin embargo a que esta información sea traspasada cada vez que las aplicaciones con las que fueron realizadas quedan obsoletas y que plantea uno de los mayores problemas en cuanto a su conservación (¿tienen algún archivo de Word Perfect, Qbasic o Page Maker que puedan aún abrir sin problemas?).

El último regalo de la cultura digital frente a la escrita es su capacidad de comunicación multilateral: el autor, los coautores, los lectores, todos los implicados en fin en ese texto digital se comunican, enriquecen, comentan y añaden, complementan y mejoran la información... también hay más ruido, pero no todo es perfecto.

Conclusión

Sí, no tengo dudas de que llegaremos a ver al libro de «El Quijote» como uno de los mejores exponentes de lo que significó el concepto de obra en la cultura impresa, ese paréntesis que alcanzó su madurez  superponiéndose a la tradición oral y que cayó en desuso cuando el texto informativo y literario no pudieron ser ya sustentados por el espacio tan bello como limitado del papel.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Juan Miguel Lorite Fonta Juan Miguel Lorite Fonta Madrid Seguidores: 18

Opiniones:
31
Votos:
55
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Tradición oral y cultura digital

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Descargar PDF

Juan Miguel Lorite Fonta

Más artículos de Juan Miguel Lorite Fonta

Título:
Texto red
Sinopsis:
De la revolución que supone el paradigma tecnológico informacional emerge una sociedad estructurada ya por un nuevo modelo de texto: el texto red.
Compartir:
Título:
La obra de arte como objeto diseñado
Sinopsis:
Más allá de las formas, estructuras, fines y preguntas a las que la obra de arte y el objeto diseñado responden y presentan, se encuentra la participación de un mismo aliento: el proceso de creación, desarrollo y producción que hemos convenido en llamar diseño.
Compartir:
Título:
Where's Shakespeare?
Sinopsis:
Un nuevo modelo de aprendizaje por medio de la creación de itinerarios en la Red, animados por la superación de retos.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Raúl París
0
Raúl París
Jun 2017

Con esta lectura, me quedé pensando en algo que me ocurre con algunos libros clásicos que, por ignorancia de otros idioma, me toca leer como traducción. Ocurre que esas traducciones, en casi la mayoría de los casos son hechas por españoles, y sus giros lingüísticos son extraños en muchas regiones de América y para mí también. Ahora, si tengo un libro en formato electrónico (epub, mobi, etc.), podría editarlo según mi gusto. Es más, podría añadir comentarios también, y luego ponerlo a circular por la red, sin mencionar mi intervención. Esto se me asemeja un poco a un regreso a esa oralidad definida por el Juan Miguel, por supuesto en una dimensión diferente.

1
Responder
Retrato de Janeth Lesmes Castañeda
0
Janeth Lesmes Castañeda
Abr 2016

Aunque es notorio el avance y constante cambio en las herramientas tecnológicas, es indiscutible la trascendencia que enmarca a la comunicación; ya que transformo la manera de establecer contacto y acceso a la información utilizando los medios digitales. Pienso que esto facilita las formas de obtener información de interés particular y general, ofreciendo diversas formas de interactuar a la hora de documentarse , aprender y entender las percepciones que ofrecen diversos referentes de un mismo tema.

1
Responder
Retrato de Natalia Talavera Román
0
Natalia Talavera Román
Jun 2010

creo que es importante adaptarnos a la evolucion que nos ofrecen las tecnologias, no solo beneficiaria de forma practica a estudiantes, docentes, y toda aquella persona que realice lectura. creo que los costos bajarian indudablemente, su accesibilidad aumentaria, y la ecologia se beria sumamente beneficiada con esto.

el contenido es el mismo.

1
Responder
Retrato de Gabriel Meave
207
Gabriel Meave
May 2010

Buen artículo; reflexivo. Anoto algunos hechos para complementar:

1) No por ser orales, las narraciones son abiertas o menos precisas. Algunos pueblos mesoamericanos sin escritura reproducían línea por línea, rima por rima, historias ancestrales, sin cambios, por siglos. Obras totalmente redondas, totales... y orales.

2) El formato de libro, además de ser muy anterior a la imprenta, siempre permitió interacción, sobre todo en tradiciones orientales donde las obras las han enriquecido sus comentadores.

3) Hay ciertos contenidos, como la poesía, que exigen una forma fija, no maleable, del texto.

2
Responder
Retrato de Daniel Haro
0
Daniel Haro
May 2010

Hace un año inicié el hobby de coleccionar discos de acetato. He encontrado lo gratificante de vincular la música con un objeto tangible, grande, con varios centímetros dedicados a una buena ilustración o fotografía... y la necesidad (y gusto al mismo tiempo) de protegerlos de polvo y rayaduras. De modo que, no va solo de música, sino de un verdadero deleite para los sentidos. Pero... LO HUBIERA VALORADO IGUAL SI NUNCA HUBIERA EXISTIDO EL MP3 ?

Con el ibro pasará algo similar= será mas facil y accesible leer, pero los goces de un libro amarillento y grueso quedarán solo para unos cuantos.

1
Responder
Retrato de Diego Castro
0
Diego Castro
May 2010

No sé qué pensar...nos hacen ver el libro como la democratización de la información, hoy en día los mejores libros son inasequibles para el común de la gente, el libro de diseño tipo Taschen es una maravilla que todos quisieran tener, pero por lo menos para el estudiante promedio se le sale de las manos...las tabletas digitales, vuelven a plantearnos limitantes para abarcar más sectores y en cambio sí, seguen la línea de limitación para volver a los círculos cerrados de información del libro ilustrado manuscrito. Buen artículo para debatir sobre estos avances editoriales.

0
Responder
Retrato de José Barrientos
0
José Barrientos
May 2010

Estoy facinado sobre este artículo, de verdad, es excelente.

1
Responder
Retrato de María Gibaut
0
María Gibaut
May 2010

... Es, quizás, una gran oportunidad de sacudirnos el polvo de lo cotidiano y monótono para que nuestras cabezas comiencen a funcionar y den a luz –desde los contenidos hasta situaciones materialmente novedosas– material que, como usuarios/consumidores de libros nos hagan vivir nuevas experiencias. No está todo dicho, todavía falta mucho por escribir, leer y diseñar.

1
Responder
Retrato de Salvador Valdovinos
1
Salvador Valdovinos
May 2010

Me gustó mucho y más porque trabajo en la conservación de mitos y leyendas a través del comic y esto me motiva a emplear además este medio digital. Lo interesante es lo lejos que puede llegar, y leer las opiniones y así sentir viva una narración que estuvo a punto de extinguirse. Lo digital tiene repercusiones difíciles de medir e imaginar.

1
Responder
Retrato de Alexandra Aco
0
Alexandra Aco
May 2010

Muy buen articulo, deja mucho en que pensar. Pero hay que ver que cada avance responde a una epoca en especifico, la imprenta remplazo al papiro, ayudando asi a la reproduccion, en este caso de muchas obras importantes como el Quijote, etc. El soporte va cambiando a medida de las exigencias del momento, pero en una opinion muy personal el tener el libro fisico, y vivir la experiencia de sentirlo, crea como cierta «aura» a su alrededor, que permite a este objeto tener «vida propia».

1
Responder

Te podrían interesar

Ilustración principal del artículo Kusi Kusi: la identidad como un (penoso) ‘Asunto de Estado’
Autor:
Victor Garcia
Título:
Kusi Kusi: la identidad como un (penoso) ‘Asunto de Estado’
Sinopsis:
Un internacionalmente reconocido y multipremiado teatro de títeres de Lima, activo desde hace medio siglo, reclama por la usurpación de su marca, por parte de Canal 7 TV Perú.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
45
Opiniones:
34
Seguidores:
192
Ilustración principal del artículo Pies y manos para la eternidad
Autor:
Joan Costa
Título:
Pies y manos para la eternidad
Sinopsis:
El sueño humano de la Tierra a la Luna.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
23
Opiniones:
5
Seguidores:
2297
Ilustración principal del artículo Rediseño editorial en Acción
Autor:
Pablo Cosgaya
Título:
Rediseño editorial en Acción
Sinopsis:
El Estudio Cosgaya encaró un significativo cambio en el diseño de la tradicional revista del movimiento cooperativista argentino, con la intención de mejorar su legibilidad y aumentar el atractivo visual.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
105
Opiniones:
43
Seguidores:
217
Retrato de Miguel Gallego
Autor:
Miguel Gallego
Título:
Nuevos paradigmas del diseño editorial
Sinopsis:
El cambio de paradigma en el diseño editorial, al que seguirán otras ramas de la actividad, provocará un movimiento disruptivo en editoriales y profesionales del área.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
63
Opiniones:
50
Seguidores:
38
Ilustración principal del artículo Imágenes, palabras y números
Autor:
Fernando Navia Meyer
Título:
Imágenes, palabras y números
Sinopsis:
El antes, ahora y siempre de la trilogía de la comunicación visual.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
24
Opiniones:
7
Seguidores:
122
Retrato de Rique Nitzsche
Autor:
Rique Nitzsche
Título:
¿Cuál es la diferencia entre Arte y Diseño?
Sinopsis:
Buceando en el origen de las palabras y en el concepto de Design Thinking.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
111
Opiniones:
84
Seguidores:
269

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
¡Ya mismo!

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
3 Febrero

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril