La obra de arte como objeto diseñado

Más allá de las formas, estructuras, fines y preguntas a las que la obra de arte y el objeto diseñado responden y presentan, se encuentra la participación de un mismo aliento: el proceso de creación, desarrollo y producción que hemos convenido en llamar diseño.

Retrato de Juan Miguel Lorite Fonta Juan Miguel Lorite Fonta Madrid Seguidores: 18

Opiniones:
2
Votos:
11
Compartir:

Las convenciones, aunque desestimadas por su ligazón con lo normativo, con lo que aprisiona a veces la creatividad, con lo llamado a ser superado, se nos hacen sin embargo necesarias si queremos abordar el terreno de lo conceptual; sería infructuoso discurrir a través del arte y del diseño sin fijar un marco desde el cual comparar, proponer o experimentar. De ahí que convenir en aceptar una definición para ambos conceptos será nuestro primer escalón.

Arte: "El arte es una actividad humana consciente capaz de reproducir cosas, construir formas o expresar una experiencia, si el producto de esta reproducción, construcción, o expresión puede deleitar, emocionar o producir un choque", escribe de manera limpia y perfecta el esteta Tatarkiewicz.

Diseño: Aquel proceso de creación, desarrollo y producción de un objeto que intenta dar respuesta a una necesidad y que lo hace en el contexto de una compleja amalgama de condicionamientos técnicos, sociales y políticos; de características históricas y psicológicas.

Con esto ya tenemos una referencia desde la que apoyarnos. La decisión de tomar éstas y no otras definiciones descarta planteamientos diferentes, quizás tan o más interesantes, pero hay que decantarse por un sendero si se quiere llegar a un destino (equivocado o no, siempre será un destino, contrario a un vagabundeo conceptual, circular).

El problema de los tres cajones

Dado este planteamiento, lo común es construir entonces el cajón “arte” y el cajón “diseño”, desparramar por la moqueta todos los objetos creados conscientemente por el hombre a través de su historia e ir clasificando: bodegón metafísico de Morandi, está claro, al arte; máquina de escribir Olivetti, diseño; Peine del viento, Chillida, otro para el cajón de arte; tipografía Futura, Paul Renner, diseño;… y así hasta clasificar todo o casi todo lo creado. Surgirían dudas con respecto a ciertas obras encontradas en el arte (la escultura románica, ¿arte o un sistema altamente normalizado de comunicación visual de divulgación religiosa?); con obras de diseño (los títulos de crédito de Saul Bass ¿no podrían exponerse en el MoMA?). Se intentaría, por fin, encajar alguno de los cajones en el otro y, seguramente, estos cederían para desparramar su contenido otra vez por la sufrida moqueta. Tarde o temprano alguien nos regañaría por el desorden.

El problema reside en que no podemos disponer esos dos contenedores de tal manera que todo quede clasificado y en su sitio. Junto al contenedor de arte, es decir, de aquellos objetos construidos, aquellas formas reproducidas o experiencias expresadas conscientemente para deleitarnos, emocionarnos o conmocionarnos sólo podemos colocar el cajón de aquellos objetos, formas o expresiones que no fueron creados para ese fin o únicamente para ese fin. Allí estarían los creados con el fin de vestirnos, de sujetarnos, de ayudarnos a comer, de superar enfermedades y deficiencias físicas, pensados para otorgarme identidad de grupo, para informarme, para dormir y descansar, para transportarme, para amar, para matar… en sí ya es paradójico (y muy occidental) tener separados en distintas categorías fines que se encuentran real y profundamente integrados, indivisibles en nuestra experiencia de vida cotidiana.

Pero entonces, ¿dónde está el cajón preparado para el diseño? Otras preguntas nos darán la clave: qué procesos se desarrollan desde que el artista concibe mentalmente su obra hasta que es materializada, cuáles son las diferencias proyectuales que hacen que el proceso de análisis, creación y producción de un moderno secador de pelo sea distinto al de una obra de arte (una instalación de arte electrónico, una escultura, una pintura, una performance, etc.).

Desenlace y conclusión

Es fácil entender el porqué del anfibio que resulta ser aquel que reside y trabaja en el campo de la ideación y la creatividad; sus recursos de anticipación, intuición y análisis de la realidad podrían ponerse al servicio de cualquier instrumental y cualquier función. Un modelo de objeto industrial, un texto literario, esta nueva receta que hoy cocino, el mural que preside el museo, realizados con distintas herramientas, con distintos condicionantes y recursos (pigmentos, pimienta, letras, información) y respondiendo a distintas necesidades pero participando todos ellos de un mismo aliento: el proceso de creación, desarrollo y producción que hemos convenido en llamar Diseño.

Solución al problema de los cajones: el cajón dedicado al diseño es la habitación enmoquetada en la que se encontraba el cajón que albergaba el arte; esto es, la obra de arte como objeto diseñado.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora! Necesitamos tu ayuda para continuar produciendo contenidos gratuitos. Considera apoyar el trabajo de FOROALFA con una donación de cualquier valor en PayPal.


Este video podría interesarte👇👇👇

Retrato de Juan Miguel Lorite Fonta Juan Miguel Lorite Fonta Madrid Seguidores: 18

Opiniones:
2
Votos:
11
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo La obra de arte como objeto diseñado

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 26/05/2006

Descargar PDF

Juan Miguel Lorite Fonta

Más artículos de Juan Miguel Lorite Fonta

Título:
Texto red
Sinopsis:
De la revolución que supone el paradigma tecnológico informacional emerge una sociedad estructurada ya por un nuevo modelo de texto: el texto red.
Compartir:
Título:
Tradición oral y cultura digital
Sinopsis:
La cultura impresa podría ser un bello paréntesis entre la oralidad y nuestro futuro próximo.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Laura Téllez
1
Laura Téllez
Sep 2013

Un tema muy interesante y de bastante discusión. Hay muchos objetos construidos que logran tener una clasificación no tan discutible, pero hay muchos que sin duda deberían pertenecer a ambos cajones. Y me agrada mucho la solución que le pusiste al problema de estos cajones de arte y diseño y estoy totalmente de acuerdo contigo, pues un arte que fue planteado para cubrir alguna necesidad, pero que no deja de ser arte será entonces esa obra de arte como objeto diseñado. Gracias por éste útil artículo que me ha hecho reflexionar.

0
Responder
Retrato de María Alejandra Wuetter
151
María Alejandra Wuetter
Ago 2010

Al momento de leer este articulo me sorprendió la inmensa complejidad de separar el proceso creativo previo a una obra de un diseñador y un artista, mas dentro de ella solo encontré una respuesta de odiosa simplicidad que comparto: al arte como forma de expresión le es totalmente indiferente si la emoción o pensamiento mismo que plasma un artista es percibida en plenitud de forma directa, indirecta o inocua por el espectador, mientras que si el diseñador no lo logra fracaso. Hay cabe preguntarse: lo que conocemos como arte realmente lo es?

1
Responder

Te podrían interesar

Ilustración principal del artículo Obviedades erráticas en el discurso del Diseño Gráfico
Autor:
Edgardo López
Título:
Obviedades erráticas en el discurso del Diseño Gráfico
Sinopsis:
Las verdades de perogrullo han invadido el discurso del diseño. Para algunos, esta profesión, tan fácil de aprender y tan evolucionada, ahora precisa de temas más «importantes»
Compartir:
Interacciones:
Votos:
49
Opiniones:
10
Seguidores:
56
Retrato de Norberto Chaves
Autor:
Norberto Chaves
Título:
¿“Investigar” o, simplemente, “estudiar”?
Sinopsis:
Equívocos y paradojas del uso coloquial de la palabra «investigación».
Compartir:
Interacciones:
Votos:
80
Opiniones:
12
Seguidores:
3714
Retrato de Alfredo Gutiérrez Borrero
Autor:
Alfredo Gutiérrez Borrero
Título:
El diseñador de los anillos
Sinopsis:
Al final la metodología es superada por la «mitodología».
Compartir:
Interacciones:
Votos:
44
Opiniones:
27
Seguidores:
283
Retrato de Javier González Solas
Autor:
Javier González Solas
Título:
¿Arte, estética o ideología?
Sinopsis:
El diseño parece querer resolver sus contradicciones fuera de sí mismo.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
8
Seguidores:
27

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 septiembre

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
1 septiembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

15 horas (aprox.)
1 octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología...

20 horas (aprox.)
1 octubre

Rediseño Estratégico de Marca

Rediseño Estratégico de Marca

Guía analítica y método de trabajo para determinar estrategias de cambio de marca

15 horas (aprox.)
1 octubre