Respeto, ese desconocido

¿Qué hace falta para dignificar una profesión?

Retrato de David Espinosa David Espinosa Bogotá

Seguidores:
45
Opiniones:
5
Votos:
14
Compartir:

Respeto. Algo que tienen las profesiones «tradicionales» en esta parte del mundo. Por tradicional hablo de Medicina, Derecho, Ingeniería en todas sus manifestaciones, Contaduría, Administración de Empresas (ésta es un poco más liberal)... incluso la Arquitectura y el Arte gozan de este beneficio inmaterial. ¿Qué es lo que sucede con nuestro campo? ¿Acaso el Diseño es un arma enemiga para distanciar a las naciones?

Tal y como lo plasmé en un artículo anterior, las profesiones del diseño (gráfico, industrial, publicitario, de modas) son consideradas como un desperdicio de tiempo y de dinero, tanto por parte de los clientes como de los mismos estudiantes/profesionales. Por ahora hablaré principalmente del diseño gráfico.

Existen varios nombres para designar esta actividad alrededor del mundo, según el idioma. Diseñador gráfico, Graphic Designer y Graphiste. Lo mismo sucede con otras profesiones, con la diferencia de que existen sinónimos en el mismo idioma: médico, galeno, doctor, facultativo... Desde el punto de vista meramente lingüístico ya tenemos algunos problemas. Esto puede deberse a que nuestra profesión es relativamente nueva (gracias a Gutenberg, William Morris, Toulouse-Lautrec, entre otros) o que sencillamente no seamos tomados en cuenta para una mutación diacrónica de las lenguas.

Esta falta de respeto puede deberse a dos factores —que son los mismos que intervienen en un proyecto de diseño—: el cliente y el diseñador. Hablemos un poco de las razones de cada uno de ellos para entender esta situación.

Un cliente es aquella persona que solicita un servicio ofrecido por alguien más. Por lo general, tiene una necesidad, una idea, que no puede resolver por sí mismo y que no cuenta con las herramientas, capacidades o formación necesaria para ello.

Todos somos clientes. Del farmacéutico, del médico, de abogado... Sólo es cuestión de salir a caminar un rato por cualquier calle del mundo para que nos transformemos en clientes/usuarios de un sinfín de servicos y profesiones: urbanismo, arquitectura, ingeniería automotriz, física mecánica y muchas otras. Es necesario tomar conciencia de esto para descubrir que, en efecto, somos clientes hasta de nuestro propio gremio: al comprar una revista, leer un periódico, utilizar alguna aplicación móvil, acudir a un concierto anunciado por medio de un cartel, un anuncio radial o spot televisivo; o elegir un alimento determinado por su empaque. La relación cliente-diseñador es, en este caso, sumamente cercana y mutable.

Es precisamente por esta situación de cambio que el cliente no toma en cuenta la enorme cantidad de profesionales del diseño que están presentes a su alrededor. Puede ser que conviva en un entorno saturado de información gráfica y publicitaria, que se ha vuelto inmune a ésta; de tal forma que al someterse a gran cantidad de datos —que compiten por ganar su atención— ha mecanizado este proceso y filtra todos los estímulos visuales. De ahí que no entienda las necesidades que pueden resolverse por medio de la gráfica o considere que los diseñadores son un grupo numeroso de pseudo-profesionales que «hacen dibujitos», pero que cobran «como si fueran abogados».

Pasemos ahora al diseñador. Como cualquier otro profesional, el diseñador ve el mundo de una manera diferente. Para estas personas los detalles son altamente apreciados, pues saben que «ahí está el secreto». Los diseñadores conocen tanto o más de color, tipografía, diagramación con intención comunicativa. Puede pasar su día leyendo y releyendo un libro infantil por sus ilustraciones. Para resumir, el diseñador tiene una sensibilidad artística aplicada.

Cortesía de Chistes para Diseñadores Gráficos, en Facebook.

No todos los diseñadores tienen don de gentes. Esta es una realidad evidente. Muchas veces se apela a esa sensibilidad artística aplicada para intentar convencer a un cliente de que su proyecto de una pauta impresa con un unicornio, un arcoiris, un paisaje extraterrestre, un texto compuesto en Comic Sans y la fotografía de su familia —todo junto— no es una buena idea.

Aceptemos eso. Existen clientes así. Y lamentablemente el grueso de los clientes solicitan estos pedidos extravagantes. Y en el caso que el diseñador intente guiarlos hacia otra solución estética más adecuada para ese negocio, lo más probable es que el cliente diga que los diseñadores son quienes no saben nada y que la imagen que él seleccionó será la visual key.

Es entonces cuando el diseñador cae en la trampa: recuerda aquella teoría clásica del diseño y empieza por hacer lo que el cliente le pide, pensando que su función no es imponer sino guiar. Y si el cliente está absolutamente convencido de que su propia idea merece un espacio en el Museo del Louvre, no hay poder de convencimiento que valga.

Esto ocurre también en otras profesiones. Por citar un ejemplo, en la Arquitectura. Si el cliente quiere, digamos, para su proyecto de vivienda personal un cuarto adicional que rompa con la estética real de los planos y maqueta aprobados (esos hermosos cambios de última hora), el arquitecto se las verá negras para satisfacer al cliente sin afectar la estructura original. Pero si hablamos de otras profesiones más, las llamadas tradicionales, no creo que exista mucha gente que sea capaz de desviar análisis propios de estos gremios. Para ejemplificar, nadie va a un restaurante y le dice al chef: «quiero estos tres platos del menú, pero si no me gustan no los pienso pagar»; ni tampoco se oyen cosas como: «le dije al abogado que no le daría mi caso porque un conocido leyó el Código Civil y me cobra menos por todo»; ni mucho menos: «señor médico, ¿cáncer? Cambie el diagnóstico por una gripe… Y la receta tampoco me gusta. Mejor prescriba algo para curar la gripe». Claro, son profesiones mucho más antiguas que la nuestra. No trabajan con abstractos como nosotros. Sin embargo, el grueso de la gente reconoce su profesionalismo, y aunque el resultado final del proceso no sea lo que el cliente esperaba, siempre dirá «—Carlitos, ¿que pasó con la habitación extra que querías? —Ah, pues la verdad no se puso. El profesional es el que sabe».

En cuanto a resolver ¿qué hace falta para dignificar una profesión?, es difícil pensar en alguna solución que no sea poco menos que radical. Es muy necesaria una asociación mundial de diseño. Pero más allá de eso, lo que urge demostrar es que la profesión de diseñador es igualmente válida que cualquier otra. Y esto es posible, siempre y cuando dejemos de ser —como dirían muchas personas en Colombia—, unos ofrecidos.

No podemos seguir prostituyendo nuestro oficio y cobrar poco por un trabajo que se sabe requiere de esfuerzo, pasión y entrega. Si bien es cierto que cada día hay más diseñadores graduados —y todavía más en las aulas—, también lo es que cada día hay más y más profesionales de otras áreas. Es por esto que es necesaria la especialización en las áreas del diseño.

Por último, considero pertinente argumentar conceptos y elementos cardinales para un proyecto determinado, en vez de esperar a «lo que el cliente diga». En pocas palabras, apoyar la innovación en las relaciones profesionales actuales. Así, será posible que en un futuro no muy lejano dejemos de ser «los diseñadores que hacen dibujitos» y pasemos a ser diseñadores respetados.

Editor: Fernando Rodríguez Álvarez Ciudad de México

Seguidores:
45
Opiniones:
5
Votos:
14
Compartir:
Código QR de acceso al artículo Respeto, ese desconocido

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

David Espinosa

Más artículos de David Espinosa

Título:
Diseñar con el móvil
Sinopsis:
Las aplicaciones móviles van evolucionando a un ritmo veloz. ¿Hay que empezar a hacerse a la idea de sumarlas a nuestro herramental de trabajo?
Compartir:
Título:
Cliente vs. Diseñador
Sinopsis:
Prácticas que deben someterse a juicio en el diseño gráfico.
Compartir:
Título:
Los porqués del grafismo
Sinopsis:
Reflexiones sobre el oficio de trabajar con letras en tipografía, quirografía, caligrafía y lettering.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Bere Molina
0
Bere Molina
Mar 2014

estoy de acuerdo en que se debe de lograr un cambio individual, pero también hay que recordar que una de las razones por las que esto sucede se debe a que en esta y en todas las otras carreras siempre habrá alguien más que quiera creerse profesional sin tener los conocimientos y ofrezca un trabajo que sea mucho más barato y menos funcional; es nuestro trabajo también ofrecer al cliente las razones del porque tomamos ciertas decisiones, hacer notar que por algo nosotros somos los profesionales y que lo que diseñamos es ni más ni menos lo que mejor va a funcionar.

0
Responder
Retrato de Jaime Alberto Jiménez Guzmán
2
Jaime Alberto Jiménez Guzmán
Mar 2014

Totalmente de acuerdo. ¡No a la Prostitución Gráfica!

0
Responder
Retrato de Camila Yanez Robayo
2
Camila Yanez Robayo
Mar 2014

Concuerdo totalmente con tu solución y sí me parece que para llegar a tener un cambio que sea masivo, se debe empezar individualmente. Como diseñadores debemos plantearnos conductas éticas que sean una guía en nuestras vidas, ya que de este manera tendremos a qué aferrarnos al momento de tomar de decisiones. Con esto me refiero a que muchas veces tendremos que simplemente aprender a decir no para no seguir desvalorizando esta profesión.

0
Responder
Retrato de Billy Mesa
0
Billy Mesa
Ene 2014

Quizas no sea muy facíl conseguir que se nos valore acorde con el aporte que hacemos

Considere lo sgte: llama e insinúa pero lo ignoran cortezmente. una entrevista pnal posterior, revela que la situación esta exacta/. como antes exepto que estan menos interesados. Se recuerdan sus actividades(asesoría, capacitacion, muestras, proyecto piloto) como un experimento interesante y nada más La exhibición de éxitos no produce ninguna acción positiva. regresa a casa a pensar en que ha sido victima de una gratitud pasajera. ¿como es posible? ¿que los hace glacialmente indiferente y no ven beneficios

0
Responder
Retrato de Erik Ledesma
1
Erik Ledesma
Ene 2014

El cliente nunca valorar la profesión por si mismo, ya que no le convine, entre mas valorado sea el servicio a contratar mas costoso será este y recordemos en todos los ámbitos se negocia buscando pagar lo menos posible. La solución es adaptarnos al ámbito de los negocios; vender ideas, saber cotizar, poner condiciones comerciales, trabajar eficiente, organizar sindicatos y cámaras para normar las practicas. Respecto al mal gusto del cliente, solo podemos guiar al cliente, es su decisión aceptar o no los consejos, al final el es el que pierde por que paga por un servicio que no aprovecha.

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Carlos Esteban Prause
Autor:
Carlos Esteban Prause
Título:
Formas visuales, sonoras y verbales
Sinopsis:
Algunas relaciones analógicas entre diferentes tipos de formas a partir de sus expresiones plásticas.
Interacciones:
Votos:
18
Opiniones:
6
Seguidores:
4
Retrato de Angel Sánchez
Autor:
Angel Sánchez
Título:
Qué es ser un diseñador ágil
Sinopsis:
Ser un diseñador ágil quiere decir que estás metido de lleno en entornos de desarrollo de software con metodologías ágiles como Kanban, Scrum, etc.
Interacciones:
Votos:
155
Opiniones:
138
Seguidores:
143
Retrato de Romualdo Faura
Autor:
Romualdo Faura
Título:
Ni ley, ni códigos, ni normas
Sinopsis:
Un intento de aportar algunas ideas sobre lo que supone la ética instalada en el diseño.
Interacciones:
Votos:
29
Opiniones:
14
Seguidores:
18
Ilustración principal del artículo Empezar de cero
Autor:
Castro-Ordoñez
Título:
Empezar de cero
Sinopsis:
Al trabajo diario como diseñadores, tenemos que sumarle el de educadores; algunas veces de quien nos encarga los trabajos y casi siempre del público que aún hoy parece resistirse al diseño.
Interacciones:
Votos:
15
Opiniones:
3
Seguidores:
8
Ilustración principal del artículo El cliente muchas veces tiene la razón
Autor:
Juan Gagliano
Título:
El cliente muchas veces tiene la razón
Sinopsis:
La relación diseñador-cliente es a veces conflictiva, con muchas idas y vueltas. Cuando se alimenta de prejuicios puede terminar con la comunicación entre los integrantes de este equipo circunstancial.
Interacciones:
Votos:
39
Opiniones:
69
Seguidores:
13
Retrato de Reinaldo Leiro
Autor:
Reinaldo Leiro
Título:
Lo específico del diseño
Sinopsis:
Lo que distingue al diseño y la arquitectura, del arte y las ingenierías, no debe buscarse en sus procedimientos técnicos sino en los fines de cada actividad.
Traducciones:
Interacciones:
Votos:
19
Opiniones:
2
Seguidores:
58

Próximos cursos online

Desarrollamos para ti los mejores cursos online de actualización profesional, que te permitirán formarte y especializarte de la mano de renombrados especialistas

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
4 Febrero 2019

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
4 Marzo 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
8 Abril 2019

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
20 Mayo 2019

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
24 Junio 2019