La función social del diseño

Motivado por el artículo firmado por Guillermo Brea en este mismo espacio, aclaro mi posición: los fines y objetivos de los trabajos de los diseñadores los fija la demanda, y no los diseñadores.

Retrato de Raúl Belluccia Raúl Belluccia Buenos Aires Seguidores: 790

Opiniones:
6
Votos:
49
Compartir:

Hace un tiempo Guillermo Brea publicó el artículo Más problemas, menos dilemas, en respuesta a una intervención mía sobre los fines sociales del diseño, en un debate realizado en la Universidad de Buenos Aires. Dado que la inmensa mayoría de los lectores de FOROALFA no estuvo presente en aquella oportunidad, quiero fijar mi posición sobre el tema.

Lo primero que debe decirse es que todo objeto diseñado, aunque sus destinatarios directos sean muy pocos, cumple funciones sociales, repercute e influye socialmente. Esto es una evidencia sin discusión posible.

Pero lo que se plantea cada vez que el tema surge en el ámbito de los diseñadores, es la pregunta sobre la existencia o no de una ética que fije cuáles encargos debe aceptar un diseñador y cuáles no, según la incidencia social de los mismos.

Quien lea solamente los subtítulos en rojo tendrá un resumen completo, pero si alguien dispone de menos ganas o menos tiempo, toda mi posición puede sintetizarse en una brevísima frase:

los fines y objetivos de los trabajos de los diseñadores los fija la demanda, y no los diseñadores.

1.
El diseño es un medio de producción

La tarea de diseñar consiste en determinar, anticipadamente a su realización, las características finales de un artefacto y su modo de producción, para que cumpla con una serie de fines requeridos por una demanda previa: funcionales, formales, de comunicación, estéticos, ideológicos, simbólicos, informativos, identificadores, materiales, ergonómicos, persuasivos, económicos, diferenciadores, etc.

2.
No existe una entidad llamada «El Diseño» que indique a sus miembros cuáles son los fines sociales a los que deben adherir

El diseñar es una práctica que carece de autonomía, que no tiene objetivos propios, por lo tanto es imposible que pueda tener una lista de principios éticos que indique cuáles trabajos merecen la aprobación y cuáles no, según sus fines sociales.

Hace ya más de cien años que se vienen diseñando objetos y si los criterios éticos comunes no aparecen, no es por falta de voluntad, es porque no hay.

3.
La finalidad social de las tareas de los diseñadores la proponen quiénes les encargan los trabajos.

Todo comitente que emplea o contrata un diseñador es porque necesita, para lograr sus cometidos, aplicar una capacidad (saber diseñar) que él no posee. No hay trabajos diseñados en contra de la voluntad de los comitentes.

Es posible que un diseñador detecte una necesidad solucionable con diseño (por ejemplo: prolongar la vida útil de las bombitas eléctricas) pero esa propuesta solamente dará paso a un trabajo real de diseño si algún fabricante de bombitas advierte que es beneficiosa para sus fines, y si tiene los recursos como para hacerlo.

5.
El diseñador, cuando trabaja, debe obedecer el pedido de su comitente.

Antes de que alguien se altere, «obedecer» al comitente significa que el diseñador debe poner toda la capacidad de que dispone para solucionar el problema planteado y no otro, proponiendo, más de una vez, caminos que ni el propio cliente imagina, pero nunca en contra de sus intereses (los del cliente).

Si un diseñador, por los motivos que fuera, no está dispuesto a someterse a esa obediencia no debe aceptar el trabajo.

6.
Aceptar un trabajo de diseño, no obliga al diseñador a coincidir con los fines del comitente.

En esta sociedad, al igual que los médicos, los electricistas, los ingenieros, los albañiles, etc., también los diseñadores para poder vivir, necesitan (a veces con desesperación) encontrar empleador o cliente a quien venderle sus servicios.

Pero canjear una habilidad por dinero no implica entregar las convicciones en el mismo acto.

Un ejemplo personal: la mayoría de los periodistas, diseñadores, obreros gráficos, maquinistas y fotógrafos que conocí en mi paso laboral por diarios muy conservadores, no coincidía para nada con la línea editorial de sus empleadores (y yo tampoco). Para hacer el trabajo no teníamos más remedio que disociar nuestras convicciones de las del empleador. (La «convivencia» se alteraba en casos de huelgas, pero esas luchas obedecían a otras causas y no a la especialidad profesional de los huelguistas).

7.
La poquísima cantidad de objetos diseñados fuera del sistema de lucro y/o consumo, obedece a la poquísima cantidad de comitentes con fines sociales semejantes.

Es enorme el aporte que pueden hacer los diseñadores al bienestar social, pero ese aporte no puede cumplirse desde el diseño exclusivamente.

El déficit de viviendas en Latinoamérica no existe por falta de arquitectos con sensibilidad social, es por falta de fondos destinados a esos fines, es porque no hay quién encargue el trabajo. Que si los fondos y el comitente aparecen, seguramente habrá miles de arquitectos que se presenten, y muchos gratuitamente, para una tarea de esa índole.

Comentario final

Las reflexiones hechas arriba hacen referencia exclusivamente a la tarea de diseñar y su relación con los fines de los objetos diseñados.

Existen otras relaciones entre los diseñadores y los fines sociales: la actividad docente, las asociaciones gremiales, el periodismo o la crítica especializada, etc.

Estas actividades, cuando los diseñadores las encaran, tienen repercusión social y lo que dicen, hacen o denuncian en ellas bien puede contribuir al bien común, pero:

  • no son tareas «de diseño» y

  • sus contenidos no provienen de «el diseño».

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Raúl Belluccia Raúl Belluccia Buenos Aires Seguidores: 790

Opiniones:
6
Votos:
49
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo La función social del diseño

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Descargar PDF

Raúl Belluccia

Más artículos de Raúl Belluccia

Título:
¿Y cómo está la marca de mi cliente?
Sinopsis:
Diagnosticar el «estado de salud» de la marca actual de un cliente es indispensable para encarar su rediseño eficaz.
Compartir:
Título:
El diseñador, un equilibrista profesional
Sinopsis:
La difícil habilidad de resolver la novedad de cada caso y, a la vez, respetar los códigos de la comunicación para que el mensaje sea comprendido.
Compartir:
Título:
Quiero cambiar mi logotipo: ¿cómo hago?
Sinopsis:
Las dificultades de un empresario que quiere orientarse en el desconocido (para él) mundo de los diseñadores gráficos.
Compartir:
Título:
Ante las puertas de un nuevo desastre gráfico
Sinopsis:
El gobierno nacional argentino ha lanzado un concurso para el diseño de la identidad visual del Bicentenario.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Zulema Santana
1
Zulema Santana
Abr 2014

No tan de acuerdo. Los fines y objetivos los declara el contexto en el que se encuentre el profesional. Es por esto que debe ser un conocedor de todo poco para rellenar las constantes incógnitas que tienen los clientes y los consumidores.

1
Responder
Retrato de Julio Caceres
1
Julio Caceres
Ago 2012

Coincido pero no plenamente, somos operadores culturales, creo que nuestras convicciones se tienen que reflejar en nuestras producciones, pero la realidad es que estamos sujetos a un sistema que nos encasilla y nos impone valores. Soy un amante de la patria grande, amo a nuestra latinoamerica, soy lector de galeano, guervara entre otros, pero hace poco, por cuestiones laborales (empleado en una empresa) tuve que diseñar un cartel para mcdonals, en conclusión, si bien mi imperativo categórico me decía que no, mi situación laboral me lo imponía, creo que rompí con mis convicciones.

0
Responder
Retrato de Akashara Py
0
Akashara Py
Jul 2012

Disociar ética personal de la laboral, no me parece sano. Creo que tanto en nuestra profesión como en cualquier otra, si actuemos guiados por los valores que asumimos en nuestra vida ayudaríamos a que funcionase mejor el mundo. Así no tendríamos que hablar de ética profesional, sino de ética personal.

2
Responder
Retrato de Kenya Gaona
10
Kenya Gaona
Ene 2011

Coincido parcialmente con el artículo. Entiendo que lo enunciado en el artículo, es tan cierto como que el producto del diseño per se no es un producto social.

No obstante el producto del diseño y el oficio mismo de diseñar, al entrar en contacto con la sociedad, desempeña un rol social y cultural. Toda actividad humana cae en la categoría de lo moral, es decir, se puede ser ético o no ético pero no se puede ser a-ético.

A partir de este entendido y de lo anterior, es que muchos diseñadores tratamos de desempeñar nuestra función en la sociedad como profesionales.

0
Retrato de Raúl Belluccia
790
Raúl Belluccia
Mar 2012

Todo lo que se diseña desempeña una función social.

Lo que yo digo es que el diseño no tiene, ni puede tener, un mandato ético común y que todos los profesionales deban cumplir. Si existiera sería conocido por todos nosotros.

Cada diseñador, individualmente, tiene la posibilidad de negarse a realizar un trabajo que considera reprobable.

Pero trabajar para un canal de TV de derecha no implica coincidir con esa posición política.

6
Responder
Retrato de Heydi García
0
Heydi García
Oct 2010

Como ya lo dijo el autor, «Los fines y objetivos de los trabajos de los diseñadores los fija la demanda, y no los diseñadores.«

Un diseñador se adapta a las necesidades del cliente, en cambio un artista tiene más libertad de expresión en sus obras, sin embargo un diseñador tiene más posibilidades de alcanzar el éxito.

El marketing y el diseñador van casi de la mano, y suplir una necesidad social, siempre ha sido el objetivo del diseñador.

0
Responder

Te podrían interesar

Ilustración principal del artículo El poder del diseño y el diseño del poder
Autor:
Juan Aís
Título:
El poder del diseño y el diseño del poder
Sinopsis:
¿Habrá espacio para que el pensamiento creativo y sensible de los diseñadores influya alguna vez en quienes dirigen el mundo?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
74
Opiniones:
60
Seguidores:
3
Ilustración principal del artículo Huella de carbono del diseño gráfico
Autor:
Fernando Navia Meyer
Título:
Huella de carbono del diseño gráfico
Sinopsis:
La huella de carbono se define como la cantidad total de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero, asociados a un producto o servicio.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
42
Opiniones:
8
Seguidores:
122
Ilustración principal del artículo Cuando el rediseño no hace falta
Autor:
Andrés Gustavo Muglia
Título:
Cuando el rediseño no hace falta
Sinopsis:
A veces el rediseño busca solamente la novedad en lugar de la mejora del producto.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
13
Opiniones:
4
Seguidores:
97
Ilustración principal del artículo Accesibilidad y diseño para todos en la ciudad
Autor:
Guillermo Marcucci
Título:
Accesibilidad y diseño para todos en la ciudad
Sinopsis:
La discapacidad no depende únicamente de las características físicas o biológicas de las personas. El espacio público también puede dar origen a la discapacidad.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
29
Opiniones:
7
Seguidores:
9
Ilustración principal del artículo El rol del cliente en el diseño
Autor:
Felipe Ibáñez Frocham
Título:
El rol del cliente en el diseño
Sinopsis:
¿Cuál es la participación del cliente en un proceso de diseño profesional y qué «intrusismo» puede producir un perjuicio al resultado de un proyecto?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
15
Opiniones:
5
Seguidores:
51
Retrato de Andrés Gustavo Muglia
Autor:
Andrés Gustavo Muglia
Título:
Un ombligo demasiado grande
Sinopsis:
¿No es demasiado pedirle al diseño que «mejore al mundo»? ¿No hay en ese pedido una inflación de sus objetivos (y de los diseñadores) por encima de sus posibilidades y competencias?
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
9
Opiniones:
5
Seguidores:
97

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
18 Noviembre

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
¡Ya mismo!

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
¡Ya mismo!

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril