La burocratización de la investigación

El sistema educativo incrementa el número de tareas exigidas a los profesores, erosionando el rendimiento en su función primaria.

Retrato de Marcelo Fraile Narvaez Marcelo Fraile Narvaez Madrid Seguidores: 7

Opiniones:
9
Votos:
17
Compartir:
Ilustración principal del artículo La burocratización de la investigación

«Las velocidades […] difunden hacia todos los puntos de nuestro territorio una nueva información».

Le Corbusier1

El concepto de educación ha mutado. Una burocracia desproporcionada invade las instituciones académicas, ralentizando y disminuyendo los tiempos de investigación. Como en el agujero del conejo de Alicia, nos metimos en un mundo de formularios online, donde todo es clasificado estableciendo categorías, estructuras y limites. Lo que no está ordenado, catalogado y etiquetado queda fuera del sistema hasta tanto se encamine o adquiera su correspondiente filiación. Y, mientras constantemente se destacan las ventajas de una estructura multidisciplinar, que un arquitecto hable de biología o un médico de ordenadores, pude producir reacciones negativas, como si se tratase de un tabú.

Nuestro saber ha quedado organizado en cajitas separadas, ordenadas en colores, tamaños y formas. Del mismo modo, nuestros investigadores han resultado sumidos en un mundo tortuoso, enroscados por una burocracia que asfixia, más preocupada por el impacto de sus publicaciones que por el verdadero valor de la investigación.

Cada vez más los profesores e investigadores universitarios, son obligados a pasar su tiempo académico rellenando papeles, reduciendo el espacio dedicado a la docencia y la investigación.

Para Martin Parker y David Jary, profesores de la Staffordshire University del Reino Unido, se trata de una «macdonalización de la universidad»,2 un proceso que ha provocado la reducción de las autonomías de los profesores y una estandarización de sus trabajos.

Se ha creado un sistema burocrático de estructuras complejas, que incrementa el número de tareas exigidas a sus profesores; un vertiginoso proceso que requiere de acreditaciones continuas y valoraciones externas, erosionando las tareas inherentes a la obligación primaria, que es enseñar.

Sumidos en un código Q, los jóvenes investigadores deben embarcarse en un viaje sin retorno, un viaje de planillas digitales, que, como Ulises, no tienen muy en claro los desafíos que deberán enfrentar en cada nuevo período de evaluación. Frente a esta situación, el investigador queda relegado a un ofimático, un oficinista, sentado en su escritorio, llenando formularios que continuamente migran de una plataforma a la otra.

Este proceso no es gratuito, es parte de una inmensa maquinaria del mundo contemporáneo, donde «[…] los valores del mundo académico y su vocación de servicio a la sociedad se han visto sustituidos, al menos en parte, por los objetivos de supervivencia y prosperidad de cada universidad en particular».3

Cautivo de esta práctica, el investigador deberá elaborar continuos informes de avances, dirigir tesis de doctorado (los de máster computan menos o no computan), escribir al menos 3 papers originales publicables en revistas con altos índices de impacto, y participar en congresos internacionales cuyos epicentros sean como mínimo regionales. A esto habrá que sumarle las respectivas clases de grado, posgrado y seminarios adicionales en universidades extranjeras (previa invitación). Un sistema restrictivo donde los que están adentro pelean por permanecer y ascender, y los que están afuera intentan ingresar.

La cultura occidental en su obsesión por el orden y la disciplina, parece haber olvidado que los avances en las artes y en la ciencia han sido a menudo el resultado de la interacción sinérgica y de relaciones simbióticas entre individuos.

Para algunos se trata de un mecanismo eficiente, que filtra y evalúa la producción científica de nuestros investigadores, otorgando solo a los mejores las futuras financiaciones, becas o contratos laborales; en tanto que, para otros, se trata de un sistema perverso, que distrae a los investigadores de su primigenia tarea, para sumirlos en un mundo de planillas, que no pueden garantizar con rigurosidad el valor de la producción, limitándose únicamente a medir cualidades procesales.

En este sentido, para Elena Postigo, profesora de filosofía y bioética de la Universidad Francisco de Vitoria, «la creciente burocratización administrativa de la universidad, a petición de instancias superiores (agencia de acreditación, consejería, ministerio), y el sometimiento a la nueva pedagogía está perjudicando al profesor-investigador que quiere estudiar más para mejorar su docencia».4

De manera análoga, para el antropólogo estadounidense David Graeber, se tratan de «“trabajos de mierda” o “trabajos postureo” (‘bullshit jobs’) […] donde los profesionales pasan la mayor parte de su tiempo llevando a cabo actividades inútiles».5

El fenómeno ha llegado a situaciones extremadamente ridículas. Por ejemplo, hay instituciones académicas que destinan sus magros presupuestos de investigación a contratar complejos y poco eficientes sistemas par «evaluar a sus investigadores», sin importar que muchos de estos profesionales, poseen puestos ad honorem, o no reciben ningún tipo de financiación.

La cultura occidental en su obsesión por el orden y la disciplina, parece haber olvidado que los avances en las artes y en la ciencia han sido a menudo el resultado de la interacción sinérgica y de relaciones simbióticas entre individuos.6 En contraposición, la academia parece empeñarse en comprimir los diferentes saberes disciplinares, en un simplificado menú desplegable de categorías.

Pero el mundo del siglo XXI, hiperconectado y de pensamiento multidisciplinar, requiere de un nuevo modelo, joven y rebelde: un nuevo patrón que, en su espíritu de inconformismo, sea la matriz del cambio, capaz de romper las barreras de una visión decimonónica de la ciencia, enfocada en «autenticaciones presenciales» y coeficientes estadísticos.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Este video podría interesarte👇👇👇

Retrato de Marcelo Fraile Narvaez Marcelo Fraile Narvaez Madrid Seguidores: 7

Opiniones:
9
Votos:
17
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
  1. Le Corbusier. Mensaje a los estudiantes de arquitectura. Ediciones Infinito. Buenos Aires. 2004.
  2. Héctor G. Barnés. Qué pasa en la universidad: “Se pasa más tiempo rellenando papeles que enseñando”, en El Confidencial.
  3. Héctor G. Barnés. Op.Cit.
  4. Héctor G. Barnés. Ibidem.
  5. Héctor G. Barnés. Ibidem.
  6. Garcia Barreno, Pedro, Tensegridad. Arquitectura, arte y biología, en Arquitectura Viva, Naturaleza artificial. Nº 125, pág.19.
Código QR de acceso al artículo La burocratización de la investigación

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 26/09/2019

Descargar PDF

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Valentina Bg
0
Valentina Bg
Hace 5 semanas

Maravilloso. No tengo mucho que decir. El articulo describe una realidad triste pero cierta, Los docentes queman sus energías en activadas poco necesarias, reduciendo su potencial para transferir sus conocimientos al 40 casi 50%. No estoy en desacuerdo con el orden, pues creo que sí debe existir. Considero que existe una mala interpretación y orden de las cosas importantes. Claro está, si le sumamos también el hecho de querer obligatoriamente que el docente rija su clase bajo un parámetro estandarizado, cuando cada materia debería tener su propio orden, su propio ser.

0
Retrato de Marcelo Fraile Narvaez
7
Marcelo Fraile Narvaez
La semana pasada

Totalmente de acuerdo contigo Valentina. Son los tiempos que nos están tocando vivir. Estamos transformando la Universidad en una perfecta caja de zapatos. Lo que no encaja queda afuera, y se le pone la tapa para que no entre.

0
Responder
Retrato de Jorge Luis García Fabela
127
Jorge Luis García Fabela
Hace 2 meses

Muy buen artículo. Sobre las actividades que mencionas, hay muchas más, entre otras: estudiar para preparar clases, actualizar material, notas de curso, presentaciones, tutorías, asesorías de tesis, calificar (y leer muchos trabajos de alumnos si son cuestiones teóricas), diseñar exámenes, diseñar exámenes de admisión, calificar exámenes de admisión, diseñar programas de curso, asesorías para alumnos, titulaciones. Diseñar, aplicar y calificar exámenes de regularización, asistir a las juntas, participar en comisiones especiales y colegiadas y trabajar en las mismas, tomar cursos o diplomados, estudiar maestría, doctorado, asistencia a eventos, impartir clases en posgrados, las actividades para revisión curricular, para acreditación, escribir artículos, coordinar libros y participar en capítulos en los mismos, escribir libros, asistencia y conferencias en congresos, estancias de trabajos, organizar exposiciones de alumnos, exposiciones personales, viajar, participaciones en cuerpos académicos y trabajos en los mismos, participaciones como jurado, recibir visitas, organizar cursos extra curriculares, veranos de investigación, cursos remediales, etc. y las que mencionas de papeleos y subir información de actividades de lo que hacemos, que quitan tanto tiempo.

También está la familia, los viajes, descansos, ejercicio, distracciones, leer y leer e investigar.

La docencia es un trabajo muy complejo pero gratificante si te gusta, y se disfruta mucho.

Hay quienes se manifiestan contra los doctores (y que no tienen los grados) pero no quiere decir que el ser doctor ponga en duda si se es buen maestro. La misma pregunta aplica para algún docente que tenga licenciatura o sea técnico. Pienso que los grados académicos fortalecen al docente, lo vuelven crítico, aumentan sus conocimientos y su visión.

También habría que pensar si el docente sabe de didáctica.

Buenas reflexiones en tu artículo.

1
Responder
Retrato de Carolina Stábile
0
Carolina Stábile
Hace 3 meses

Coincido totalmente. Hace un tiempo Jorge Montaña escribió aquí un artículo en esta misma línea "¿Doctores o Maestros?". Tenía una foto de una pancarta colocada por los estudiantes de la Universidad de Los Andes en Bogotá en la que se leía "Tenemos 406 profesores con Doctorados (no sabemos si son buenos profesores) pero tienen DOCTORADO". Es una imagen que pinta perfectamente la realidad de la investigación en las universidades.

0
Retrato de Marcelo Fraile Narvaez
7
Marcelo Fraile Narvaez
Hace 3 meses

Voy a buscar esa imagen Carolina, es una perfecta síntesis de la realidad mundial de la educación. Una triste realidad.

0
Responder
Retrato de Jesús Mª Pineda-Patrón
19
Jesús Mª Pineda-Patrón
Hace 3 meses

Y se te escapó el educador virtual, quien hace lo mismo que dices, pero también otras tareas las 8 h de trabajo. Estas, teniendo relaciones con regiones ajenas a la cotidianidad cultural que se posee e interpretando códigos, a veces, indescifrables que aumentan la tarea que agobia el cuerpo y la mente, con el propósito indeleble de no perdonar la enjundia del estrés y la histeria de las instituciones y, para acabar dándote la razón.

0
Retrato de Marcelo Fraile Narvaez
7
Marcelo Fraile Narvaez
Hace 3 meses

Si Jesús, tarea además que muchas veces es difícil de certificar en los miles de informes anuales que uno debe completar.

0
Responder
Retrato de Francisco Buitrago Cruz
0
Francisco Buitrago Cruz
Hace 3 meses

Muy buen artículo. Como docente universitario si quieres adentrarte en los procesos de investigación, te frena constantemente ese mar de burocracia y afan por la categorízación. Nada más aburrido que cuando tienes toda la motivación para iniciar un proyecto te traben con formatos, formularios, condiciones requisitos y ya tienes que tener claro cuantos productos derivados (artículos, ponencias, libros etc) cuando ni siquiera haz iniciado.

2
Retrato de Marcelo Fraile Narvaez
7
Marcelo Fraile Narvaez
Hace 3 meses

Gracias por tus comentarios Francisco. Ojalá esto cambie en el futuro.

0
Responder

Te podrían interesar

Ilustración principal del artículo De diseñador a programador de diseño
Autor:
Karla Betancourth
Título:
De diseñador a programador de diseño
Sinopsis:
El perfil profesional de diseñador que hoy propone el mundo académico es obsoleto e ineficiente. Pone foco solamente en el resultado final, dejando de lado los procesos previos y posteriores al diseño.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
32
Opiniones:
7
Seguidores:
10
Ilustración principal del artículo Ni diseño, ni industrial
Autor:
Jorge Montaña
Título:
Ni diseño, ni industrial
Sinopsis:
La apuesta por una nueva formación especulativa para Diseño Industrial tiene un efecto colateral no calculado: perdida de identidad y confusión en el mercado.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
55
Opiniones:
29
Seguidores:
222
Retrato de Maria del Pilar Rovira Serrano
Autor:
Maria del Pilar Rovira Serrano
Título:
El ABC del diseño
Sinopsis:
El abecedario como pretexto para generar debate: una letra por cada una de las características del diseño.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
50
Opiniones:
24
Seguidores:
338
Retrato de Stuart Roldán Castro
Autor:
Stuart Roldán Castro
Título:
La delgada línea entre querer aprender y aprender
Sinopsis:
Si esperamos a que las cosas lleguen solas para aprender, nos convertiremos en piedra. Hay que moverse y buscar.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
27
Opiniones:
10
Seguidores:
4
Ilustración principal del artículo Ecomaquetas
Autor:
Camilo A. Angulo
Título:
Ecomaquetas
Sinopsis:
Los docentes de las carreras de diseño debemos difundir procesos pedagógicos para un mundo verde que reduzca el impacto de nuestros ejercicios académicos sobre el medio ambiente local.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
158
Opiniones:
89
Seguidores:
205
Ilustración principal del artículo La dislexia es un síntoma de buenos emprendedores
Autor:
Marco Rinaldi
Título:
La dislexia es un síntoma de buenos emprendedores
Sinopsis:
Uno de cada tres emprendedores exitosos es disléxico. ¿Dónde recide su secreto para el éxito?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
120
Opiniones:
56
Seguidores:
73

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Domina las claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Aprende a planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

20 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar la creación de marca

15 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
6 Abril