El gusto y el diseño

Se dice que el gusto es subjetivo y que depende de los factores culturales que nos determinan y caracterizan. ¿Y si el cliente me dice que no le gusta mi trabajo?

Jorge Luis García Fabela, autor AutorJorge Luis García Fabela Seguidores: 133

Ilustración principal del artículo El gusto y el diseño

Cuando el diseñador trabaja intervienen dos factores indispensables: el intelecto y la sensibilidad. Por intelecto entendemos, el ejercicio reflexivo que el diseñador realiza para diseñar, tomando en cuenta una investigación previa, las necesidades del cliente, del usuario... Digamos que es la parte que corresponde a la cabeza, es la parte cognitiva y lógica que se relaciona al conocimiento y al juicio. Esta parte mental es fría y calculadora.

El segundo factor corresponde al gusto; es decir, a la parte sensible de agrado o desagrado, cuya respuesta, al encontrarse con el objeto es inmediata: «me gusta» o «no me gusta». La intuición es más rápida que la reflexión. Es la parte sensible y estética. Vemos el objeto de manera intuitiva y lo apreciamos de manera más rápida que el intelecto. Pongamos un ejemplo para entenderlo mejor: vemos «de golpe» a una mujer, o una mujer ve a un hombre y de inmediato se emite un juicio de valor del gusto. Si es un «me gusta» es porque en su mente ya tiene todo un complejo de experiencias, de valoraciones asimiladas, probadas. Si decimos «me gusta», la calificación será más rápida que la razón. La razón analiza después el objeto con más detalle y pone atención en el rostro, proporciones, vestimenta, color de piel, ojos, etc. Son cuestiones formales, externas. Después del gusto y del juicio se dan otras valoraciones: la manera de ser del sujeto, gestos, intereses, conversación, sentimientos, etc.

Se dice que el gusto es subjetivo y que depende de los factores culturales que nos determinan y caracterizan. Cuando se discute sobre el gusto se ponen en común esas subjetividades para intentar llegar a definir el objeto de discusión. Muchas veces no se llega a un acuerdo, cada observador del objeto emite su propia valoración determinada por su propio apetito.

En diseño, cuando se analiza un objeto intervienen varias opiniones, varios sujetos que, independientemente de sus propios gustos y cultura, emiten juicios de valor estético y formal. Juicios que deben acompañarse de contenido válido, de utilidad, funcionalidad, pertinencia, lectura, seducción, persuasión y su posible éxito.

Dentro de un grupo determinado existen tendencias, preferencias de época. Cuando los trabajos son revisados en un grupo de clase, pensamos que el grupo de alumnos que lo conforman tienen ciertos aspectos en común: la edad, el ser estudiantes de diseño y por lo mismo suponemos que tienen los mismos conocimientos adquiridos acerca de su profesión. Han tenido los mismos maestros y por lo mismo forman un común denominador. Sin embargo sabemos que los estudiantes no son iguales, que son individuos únicos e irrepetibles. Cada uno tiene sus propios juicios y gustos.

Sabemos que en cuestiones de gusto no es fácil convencer al otro y tampoco se trata de imponer nuestra idea, aunque pensemos que tenemos muy buen gusto. Una cosa es pensarlo y otra cosa es tenerlo. Finalmente cada quien se queda con lo que prefiere y le agrada. No se nace con buen gusto, el gusto se educa y se educa en base al ejemplo, observando, siendo flexibles, interesados en novedades, analizando despacio, dudando, desmenuzando el objeto para finalmente, con cuidado, emitir juicios. El gusto colectivo tiene relación con las modas y éstas continuamente se transforman. El gusto es una aproximación superficial y exterior pero es fundamental para juzgar objetos de diseño. El cliente puede decir «me gusta» o «no me gusta», y ese puede ser un posible problema para el diseñador.

Es difícil explicar en primer instancia en qué consiste el buen gusto, sin embargo se puede deducir. Para acercarnos, intentemos definir qué es el mal gusto o el llamado kitsch; así, el buen gusto será el que no siga los principios del kitsch. El mal gusto, dicen, tiene origen en la palabra falsear. Es decir que lo falso es de mal gusto. Una réplica del David de Miguel Ángel sobre una mesa en nuestra sala sería de mal gusto, ya que sería falsa por su reproducción en serie, por su tamaño, por su material y proporciones. Sería producto de un deseo de las masas de consumir arte, y un mal intento para obtener estatus. Se trataría de una mala copia.

Para reconocer el kitsch hay que entender que no se trata de realizar un buen trabajo, lo que importa es crear un bonito efecto visual. De acuerdo al Diccionario UNESCO (1988, p. 1213) al kistch se le reconoce por algunos principios:

  1. Principio de inadecuación: cuando se aumenta o disminuye el tamaño; se falsifican los materiales o se crean funciones secundarias que suplantan la función original de los objetos, como la copia del David o una pluma para escribir con forma de tallo verde y flor rosa. Un ejemplo en diseño gráfico es cuando no hay relaciones apropiadas entre tipografías, imágenes, colores y tamaños. Un ejemplo en arte es el Puppy con flores de Jeff Koons. En interiorismo: decorando con huacales o combinaciones de estilos sin relación.
  2. Principio de acumulación: Es el intento de acumular objetos diversos con carencia de unidad y claridad, como los trabajos tipográficos de David Carson. En interiorismo se le suele llamar estilo ecléctico con maximalismo: atiborrar de elementos diversos los espacios gráficos o físicos.
  3. Principio de percepción cinestésica: Cuando se confunden los diversos canales de percepción. Por ejemplo: una tarjeta de felicitación en tercera dimensión y con olor. Tarjetas de presentación con el nombre en relieve junto a otras letras. Times Square con sus múltiples anuncios lumínicos. En interiorismo tenemos el llamado diseño sensorial.
  4. Principio de mediocridad: Cuando desemboca en la vulgaridad, la redundancia o la obsolescencia. En cierta forma lo retro es un rescate de lo obsoleto. Con respecto a la vulgaridad tenemos trabajos de Art Chantry; es decir, lo que es impropio para las personas cultas o educadas.
  5. El principio del confort: Lo que no causa problema, que agrada y causa bienestar. Una aplicación en el celular para tocar acordeón. Un jacuzzi junto a la cama.

La recomendación es que, ante todo, hay que conocer lo que no debe hacerse para saber que es lo que debe hacerse. En nuestros días parece que todo puede hacerse y que el único limitante es nuestra propia imaginación. En nuestros tiempos el kitsch circula con facilidad pero hay categorías en lo kitsch. Phillipe Starck en ocasiones es kitsch, Jeff Koons es un artista destacadamente kitsch. David Carson, Art Chantry también lo son, pero sin dejar de ser excelentes diseñadores con trabajos extraordinarios. Aunque suene extraño, para ser intencionalmente kitsch hay que tener buen gusto. Hay diversas calidades dentro del kitsch. Cuando un artista, diseñador, arquitecto, decorador, diseñador de ropa, de joyas, conoce los principios del mal gusto y, por consiguiente, los del buen gusto, puede darse el lujo de crear su propio estilo kitsch de manera intencional, agradar estéticamente, ser funcional, y no confundir o desagradar por ignorancia como sucede a menudo.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
110
Votos:
144

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués

Bibliografía:

  • Diccionario UNESCO de las Ciencias Sociales. Ed. Planeta Agostini. España, 1988.
  • Souriau, Étienne. Diccionario de Estética. Ed. Akal. Madrid, 2010.
Código QR de acceso al artículo El gusto y el diseño

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 20/03/2017

Descargar PDF

Ilustración principal del artículo El diseño gráfico como arte visual
El diseño gráfico como arte visual El diseño gráfico se inserta en el contexto mucho más amplio de las «artes visuales» y, aunque no en todos los casos, produce obras de arte.

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Jorge Luis García Fabela
133
Mar. 2017

Se perdió un enlace de una imagen que pegué en el post anterior. Era una limosine Hummer de Las Vegas con letras doradas y que decía Presidential. La Hummer puede ser muy funcional, hasta puede incluir en su interior percepción cinestésica con aditamentos cursis, luces de colores, principios de confort y no deja de ser de mal gusto , pero otros la usan, les gusta y por eso la alquilan.

El hombre no es exclusivamente racional y lógico. El diseño es lógico, funcional y estético. Si el objeto de diseño no es de mi agrado puedo manifestarlo abiertamente y la palabra gusto se aplica a las cuestiones estéticas. Si la palabra gusto se aplica para juzgar la funcionalidad es que se está haciendo equivocadamente y ese es otro asunto. A eso se le llama desvío de situación y funciona como falacia. Es un equívoco de principio.

Todos podemos decir no me gusta o me gusta el diseño estéticamente con total libertad.

0
Retrato de Jorge Luis García Fabela
133
Abr. 2017

No coincido con el comentario de Luciano ni su lucidez. Que las personas usen la palabra gusto para referirse a cualquier cosa quiere decir que no la usan correctamente. Si se puede analizar el gusto pero ya no sigo la discusión de Luciano. Una cosa es el análisis de la funcionalidad del diseño pero el gusto va implícito también en el análisis.

0
Responder
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
566
Mar. 2017

Quizá quepa aquí lo dicho por Bill Bernbach «No permitimos a ningún cliente que nos diga cómo tenemos que hacer el anuncio. Creemos que sería malo para él. Sabemos que nunca sabremos tanto sobre el producto como el anunciante, pero también creemos firmemente que él no sabe tanto sobre publicidad como nosotros» No todos son (somos) reales profesionales del diseño, sino simples "tomapedidos" cumpliendo caprichos. Al diseñador le toca concebir, realizar lo que el cliente no ve ni puede hacer. Y convencerlo, claro está. Saludos

0
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
566
Mar. 2017

No veo problema con eso ¿es que habría que hacer el edificio completo para probar si es errado o no? es una aseveración falsa.

0
Responder
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
566
Mar. 2017

Por experiencia personal he visto que el cliente y las personas en general, suelen decir me gusta o no me gusta no nada más a lo puramente estético sino también a lo funcional o a lo no funcional, incluso puede haber razones subjetivas, o miedos incluso. Una técnica de ventas bien conocida, es presentar al primero a un posible cliente un auto superdeportivo que luce de maravilla, pero al final sabemos que el cliente comprará un auto más amplio y convencional debido a que cabe en él toda la familia, vemos ahí que la compra se definió no por lo estético, sino por motivos de otra índole. Profundizando más en las razones del cliente vemos que ese me gusta o no me gusta iban más allá de lo puramente estético, ahí es donde hay que llegar. El diseño de un menú puede ser demasiado bueno para la fonda de la esquina y no es que esté mal, pero da la idea de que es un lugar muy caro y los clientes de esa zona son de un estatus menor. De nuevo no es la estética la que falla, hay que llegar al fondo

1
Retrato de Jorge Luis García Fabela
133
Mar. 2017

Estimado Luciano, Joaquín tiene su explicación. Es cierto que la palabra gusto se utiliza para aplicarse de manera indistinta pero esa no es razón suficiente para cerrar la discusión. Tu opinión me parece un tanto tajante al iniciar con la pregunta: "¿Por qué estamos hablando del gusto?... etc". Puedo como cliente decir que no me gusta estéticamente un trabajo y que no es de mi agrado independientemente de su función.

Llego a un extremo en diseño: independientemente de su funcionalidad no me gusta esta camioneta:

https://encrypted-tbn1.gstatic... :ANd9GcS0HW-mDFwYA0jNTsd15dXz36ABlsCCblXm1gFjD6u6xOeP0fH5SXx-grO3

Hay que pensar que el diseñador tiene sus propios gustos y que el cliente los suyos y que el diseñador debe de alguna manera conocerlos observando, preguntando, analizando antes de trabajar para así coincidir. ¿Te gusta ésto?

http://mlv-s1-p.mlstatic.com/i...

Imágenes para análisis

0
Responder
Retrato de Jorge Luis García Fabela
133
Mar. 2017

Joaquín: Para sostener una discusión no basta con refutar y refutar lo que se dice. La reflexión y los conocimientos son necesarios. También se requiere formación y este caso me refiero principalmente a la académica. El artículo se refiere a un problema de gusto y en ese sentido se conecta con la Estética que veo con claridad que desconoces el tema.

Dentro de las discusiones se requiere referirse al tema que se comenta y no desviar el tema con ejemplos que no vienen al caso. Un académico no puede conformarse con consultar Wikipedia y ese es un asunto bien conocido. Ni siquiera es correcto consultarlo para un trabajo escolar.

Los comentarios y las respuestas pueden ser simples pero llevar la contraria para debatir es gastar el tiempo en vano.

Neceaste en tu artículo sobre el diseño "de" la naturaleza y ahora vienes a hacer lo mismo.

Si invertimos tiempo en dialogar debemos hacerlo racionalmente.

Comenzar una discusión diciendo que el gusto se aplica a la funcionalidad es equivocado.

0
Retrato de Jorge Luis García Fabela
133
Abr. 2017

La pregunta no es para que yo la conteste, es para los demás. Ya inventas: no dije que el kitsch es ciencia. Me parece que abusas del discutir.

0
Responder
Retrato de Daniel Martinez Garza
0
Jul. 2017

Es muy buen articulo ya que habla sobre una de las etapas más importantes en la carrera de un diseñador al termino de cada trabajo realizado ya que para evitar un "no me gusta" se tiene que ver los diferentes gustos, culturas, etc, para poder dar un diseño bien elaborado hasta en detalles más minimos y que le pueda agradar al cliente.

Gracias por el aporte :)

0
Retrato de Jorge Luis García Fabela
133
Jul. 2017

Con gusto.

0
Responder
Retrato de Marie Cocoton
0
Jul. 2017

Quizás también haya maneras de combatir el "no me gusta" de un cliente como captar los detalles de lo que él espera; ser específicos desde la primera negociación y también ser pacientes y entender que un "no me gusta" no siempre se trata de un total rechazo.

1
Retrato de Jorge Luis García Fabela
133
Jul. 2017

Así es

0
Responder
Retrato de Andres Afcal
0
Abr. 2017

el articulo abarca un proceso muy importante en los inicios de un diseñador por lo cual es muy simbólico por lo cual me llama la atención, con el inicio departe del análisis del cliente y del usuario ya que es un proceso el cual se puede conseguir una propuesta muy creativa pero el gusto es algo que se debe educar en un proceso adecuado como se puede observar en la lectura, pero debemos no solo quedarnos con nuestra cultura si no también, aprender de otras que nos aporten una forma de ver muy diferente nuestras propias ideas y poderlas diseñar de formas que no confunda al cliente ni al usuario si no que provoque un me gusta que clasifique nuestro gusto en un buen nivel.

0
Retrato de Jorge Luis García Fabela
133
Abr. 2017

Así lo pienso. El diseñador debe conocer culturas y subculturas. Cultura es todo y abarca todas las clases sociales y se debe diseñar acorde a cada una. No podemos hacer un cartel para una pelea de box con colores pasteles, Times New Roman y minimalista por decir algún ejemplo inmediato. Debemos conocer las necesidades del cliente, sus características, necesidades como clase y como se identifican con ellas y con el objeto gráfico.

3
Responder
Retrato de Natalia Lara
0
Abr. 2017

Este articulo me parece interesante y a la vez importante, como lo explica en el texto cada persona es un mundo diferente y los gustos varían tanto del diseñador como el cliente y debemos tener en cuenta tanto eso como la cultura y así poder darle un sentido mas allá a nuestros diseños

0
Retrato de Jorge Luis García Fabela
133
Abr. 2017

Así es.

0
Responder
Retrato de Vannesa Paez
0
Mar. 2017

Este articulo me ayudo a complementar muchas cosas de las que por lo general se creen, que no se trata de hacer las cosas partiendo del gusto del diseñador, se debe tener en cuenta el gusto del cliente, por diferente,raro, o extraño que sea, sin perder el punto clave y primordial que tiene el diseñador y es el de comunicar de la forma mas clara posible, siendo así un instrumento de cambios he innovaciones.

causando un impacto en la sociedad,como lo dice jorge en este articulo que una persona con el conocimiento claro sobre el mal gusto, y el buen gusto puede realizar algo nuevo. donde su estética agrade y sean ante todo funcional.

esta claro que cada diseñador tiene su estilo pero se presenta a menudo que nosotros los diseñadores carecemos de organización a la hora de realizar un trabajo donde usamos bastantes elementos buscando solo el lado estético y perdemos el foco, volviéndonos incluso mediocres. entonces se debe tener un debido proceso para causar el impacto que se quiere.

1
Retrato de Jorge Luis García Fabela
133
Mar. 2017

Vanessa, veo que se ha entendido bien el propósito del artículo. Saludos

0
Responder
Retrato de Camila Vargas
0
Mar. 2017

En mi opinión este articulo nos dio a conocer un orden al observar ciertas cosas a partir de la experiencia con el fin de saber para obtener una buena trabajo con el fin de no cometer errores para así no malgastar el tiempo sin embargo teniendo en cuenta de que la creatividad no se improvisa se imagina y se plantea a base de hechos y observaciones que tiene un proyecto para un mejora dispuesto a ser modificado.

0
Retrato de Jorge Luis García Fabela
133
Mar. 2017

Saludos Camila

1
Responder

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 agosto

Tipología de Marcas

Tipología de Marcas

Criterios y herramientas para seleccionar el tipo adecuado al diseñar marcas

15 horas (aprox.)
1 agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 septiembre