El gusto y el diseño

Se dice que el gusto es subjetivo y que depende de los factores culturales que nos determinan y caracterizan. ¿Y si el cliente me dice que no le gusta mi trabajo?

Retrato de Jorge Luis García Fabela Jorge Luis García Fabela Guanajuato Seguidores: 128

Opiniones:
109
Votos:
137
Compartir:
Ilustración principal del artículo El gusto y el diseño

Cuando el diseñador trabaja intervienen dos factores indispensables: el intelecto y la sensibilidad. Por intelecto entendemos, el ejercicio reflexivo que el diseñador realiza para diseñar, tomando en cuenta una investigación previa, las necesidades del cliente, del usuario... Digamos que es la parte que corresponde a la cabeza, es la parte cognitiva y lógica que se relaciona al conocimiento y al juicio. Esta parte mental es fría y calculadora.

El segundo factor corresponde al gusto; es decir, a la parte sensible de agrado o desagrado, cuya respuesta, al encontrarse con el objeto es inmediata: «me gusta» o «no me gusta». La intuición es más rápida que la reflexión. Es la parte sensible y estética. Vemos el objeto de manera intuitiva y lo apreciamos de manera más rápida que el intelecto. Pongamos un ejemplo para entenderlo mejor: vemos «de golpe» a una mujer, o una mujer ve a un hombre y de inmediato se emite un juicio de valor del gusto. Si es un «me gusta» es porque en su mente ya tiene todo un complejo de experiencias, de valoraciones asimiladas, probadas. Si decimos «me gusta», la calificación será más rápida que la razón. La razón analiza después el objeto con más detalle y pone atención en el rostro, proporciones, vestimenta, color de piel, ojos, etc. Son cuestiones formales, externas. Después del gusto y del juicio se dan otras valoraciones: la manera de ser del sujeto, gestos, intereses, conversación, sentimientos, etc.

Se dice que el gusto es subjetivo y que depende de los factores culturales que nos determinan y caracterizan. Cuando se discute sobre el gusto se ponen en común esas subjetividades para intentar llegar a definir el objeto de discusión. Muchas veces no se llega a un acuerdo, cada observador del objeto emite su propia valoración determinada por su propio apetito.

En diseño, cuando se analiza un objeto intervienen varias opiniones, varios sujetos que, independientemente de sus propios gustos y cultura, emiten juicios de valor estético y formal. Juicios que deben acompañarse de contenido válido, de utilidad, funcionalidad, pertinencia, lectura, seducción, persuasión y su posible éxito.

Dentro de un grupo determinado existen tendencias, preferencias de época. Cuando los trabajos son revisados en un grupo de clase, pensamos que el grupo de alumnos que lo conforman tienen ciertos aspectos en común: la edad, el ser estudiantes de diseño y por lo mismo suponemos que tienen los mismos conocimientos adquiridos acerca de su profesión. Han tenido los mismos maestros y por lo mismo forman un común denominador. Sin embargo sabemos que los estudiantes no son iguales, que son individuos únicos e irrepetibles. Cada uno tiene sus propios juicios y gustos.

Sabemos que en cuestiones de gusto no es fácil convencer al otro y tampoco se trata de imponer nuestra idea, aunque pensemos que tenemos muy buen gusto. Una cosa es pensarlo y otra cosa es tenerlo. Finalmente cada quien se queda con lo que prefiere y le agrada. No se nace con buen gusto, el gusto se educa y se educa en base al ejemplo, observando, siendo flexibles, interesados en novedades, analizando despacio, dudando, desmenuzando el objeto para finalmente, con cuidado, emitir juicios. El gusto colectivo tiene relación con las modas y éstas continuamente se transforman. El gusto es una aproximación superficial y exterior pero es fundamental para juzgar objetos de diseño. El cliente puede decir «me gusta» o «no me gusta», y ese puede ser un posible problema para el diseñador.

Es difícil explicar en primer instancia en qué consiste el buen gusto, sin embargo se puede deducir. Para acercarnos, intentemos definir qué es el mal gusto o el llamado kitsch; así, el buen gusto será el que no siga los principios del kitsch. El mal gusto, dicen, tiene origen en la palabra falsear. Es decir que lo falso es de mal gusto. Una réplica del David de Miguel Ángel sobre una mesa en nuestra sala sería de mal gusto, ya que sería falsa por su reproducción en serie, por su tamaño, por su material y proporciones. Sería producto de un deseo de las masas de consumir arte, y un mal intento para obtener estatus. Se trataría de una mala copia.

Para reconocer el kitsch hay que entender que no se trata de realizar un buen trabajo, lo que importa es crear un bonito efecto visual. De acuerdo al Diccionario UNESCO (1988, p. 1213) al kistch se le reconoce por algunos principios:

  1. Principio de inadecuación: cuando se aumenta o disminuye el tamaño; se falsifican los materiales o se crean funciones secundarias que suplantan la función original de los objetos, como la copia del David o una pluma para escribir con forma de tallo verde y flor rosa. Un ejemplo en diseño gráfico es cuando no hay relaciones apropiadas entre tipografías, imágenes, colores y tamaños. Un ejemplo en arte es el Puppy con flores de Jeff Koons. En interiorismo: decorando con huacales o combinaciones de estilos sin relación.
  2. Principio de acumulación: Es el intento de acumular objetos diversos con carencia de unidad y claridad, como los trabajos tipográficos de David Carson. En interiorismo se le suele llamar estilo ecléctico con maximalismo: atiborrar de elementos diversos los espacios gráficos o físicos.
  3. Principio de percepción cinestésica: Cuando se confunden los diversos canales de percepción. Por ejemplo: una tarjeta de felicitación en tercera dimensión y con olor. Tarjetas de presentación con el nombre en relieve junto a otras letras. Times Square con sus múltiples anuncios lumínicos. En interiorismo tenemos el llamado diseño sensorial.
  4. Principio de mediocridad: Cuando desemboca en la vulgaridad, la redundancia o la obsolescencia. En cierta forma lo retro es un rescate de lo obsoleto. Con respecto a la vulgaridad tenemos trabajos de Art Chantry; es decir, lo que es impropio para las personas cultas o educadas.
  5. El principio del confort: Lo que no causa problema, que agrada y causa bienestar. Una aplicación en el celular para tocar acordeón. Un jacuzzi junto a la cama.

La recomendación es que, ante todo, hay que conocer lo que no debe hacerse para saber que es lo que debe hacerse. En nuestros días parece que todo puede hacerse y que el único limitante es nuestra propia imaginación. En nuestros tiempos el kitsch circula con facilidad pero hay categorías en lo kitsch. Phillipe Starck en ocasiones es kitsch, Jeff Koons es un artista destacadamente kitsch. David Carson, Art Chantry también lo son, pero sin dejar de ser excelentes diseñadores con trabajos extraordinarios. Aunque suene extraño, para ser intencionalmente kitsch hay que tener buen gusto. Hay diversas calidades dentro del kitsch. Cuando un artista, diseñador, arquitecto, decorador, diseñador de ropa, de joyas, conoce los principios del mal gusto y, por consiguiente, los del buen gusto, puede darse el lujo de crear su propio estilo kitsch de manera intencional, agradar estéticamente, ser funcional, y no confundir o desagradar por ignorancia como sucede a menudo.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora! Necesitamos tu ayuda para continuar produciendo contenidos gratuitos. Considera apoyar el trabajo de FOROALFA con una donación de cualquier valor en PayPal.


Este video podría interesarte👇👇👇

Retrato de Jorge Luis García Fabela Jorge Luis García Fabela Guanajuato Seguidores: 128

Opiniones:
109
Votos:
137
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués

Bibliografía:

  • Diccionario UNESCO de las Ciencias Sociales. Ed. Planeta Agostini. España, 1988.
  • Souriau, Étienne. Diccionario de Estética. Ed. Akal. Madrid, 2010.
Código QR de acceso al artículo El gusto y el diseño

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Jorge Luis García Fabela

Más artículos de Jorge Luis García Fabela

Título:
Contra la resistencia a los cambios en diseño
Sinopsis:
En ocasiones los diseñadores se oponen a los cambios, probablemente por temor a perder la comodidad, por temor a enfrentarse a lo nuevo.
Compartir:
Título:
El diseño gráfico como arte visual
Sinopsis:
El diseño gráfico se inserta en el contexto mucho más amplio de las «artes visuales» y, aunque no en todos los casos, produce obras de arte.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Milena Costales Pinchevsky
0
Milena Costales Pinchevsky
Hace 3 meses

Me parece súper interesante empezar el articulo partiendo de dos puntos, es decir uno objetivo y subjetivo a la hora de diseñar, ya que es necesario saber que es lo se hará, sabiendo a que quiero llegar a comunicar teniendo en cuenta las necesidades del pedido, sin embargo, un componente también esencial es el gusto, que se vea bien estéticamente, por lo tanto, se entabla una relación de balance entre ambas, que tenga una buena construcción que se basa en leyes, utilidad y cosas establecidas, pero de igual manera juega bastante la opinión, gustos y experiencias del diseñador. Ademas, me parece muy interesante como el autor describe que cada individuo es único e irrepetible, a pesar de que todos los diseñadores tengas las mismas bases, no significa que tenga el mismo gusto, el gusto es una palabra la cual es muy subjetiva de acuerdo a quien la ve, se educa se observa y se aprende que algo de buen gusto y que no. Por lo tanto, finalizando es que el diseñador debe tener buenas bases, saber como componer, que desea transmitir a su grupo objetivo de acuerdo al cliente, sin embargo, siempre teniendo cuidado de que el diseño sea un reflejo de nuestra personalidad, mas bien debe saber que se conoce como buen gusto para poder diseñar la estética, que es mal gusto para no caer en eso.

0
Responder
Retrato de Domenica Calero
1
Domenica Calero
Hace 8 meses

Que buena entrada, explica muy bien el dilema y confusión que nos generan el cliente y también es aplicado para profesores y colegas. Un buen gusto o mal gusto, hacia la obra, no determina (siempre) si un trabajo es bueno o malo. Esta entrada te ayuda mucho en reconocer esos detalles para poder presentar y ejecutar tus ideas para luego leer lo que dicen las críticas sobre ti, muy bueno.

0
Responder
Retrato de Wendy Villegas
1
Wendy Villegas
Hace 10 meses

El diseño siempre ira acompañado de algo de nosotros o de nuestro entorno, concuerdo con que hay que ser objetivos pero lo único que esta salvando a el diseño y me refiero a la parte de innovar es que agregamos un pedacito de cada persona que trabaja en el proyecto y así se van creando diferentes cosas. El humano siempre tiene una esencia especial y esa se la va regalando al diseño siempre y cuando te apasione

0
Responder
Retrato de Samantha Vega
0
Samantha Vega
Hace un año

Muchas veces es muy difícil adaptarte a diferentes gustos, pero me encanta que mencionas la parte en la que diseñas algo que es de tu gusto pero tienes que tener cuidado con lo que a tu cliente le parezca, ese es el gran reto del diseñador hacer una fusión de gustos y cosas funcionales sin dejar de lado lo estético.

A su vez siento que los comentarios negativos te ayudan a crecer como diseñador y es bueno escucharlos y aceptarlos para poder mejorar y no cometer los mismos errores.

0
Responder
Retrato de Mariana Levario
0
Mariana Levario
Hace un año

Para mí el concepto de diseño siempre ha sido muy difícil de entender. Nunca he logrado encontrar una respuesta clara a lo que es el diseño en realidad.

Este artículo es muy interesante ya que dentro de lo complicado, se desglosa como es para alguien el diseñar.

Cualquier pesona que diseñe, tiene dos etapas, una en la que se tiene que pensar en lo que el cliente quiere, en como se resolverá el problema determinado y en el funcionamiento debido del producto.

La segunda fase te deja soñar y hacer lo que te guste, agregar elementos estéticos, etc.

Creo que es muy importante para nosotros saber definir muy bien cada uno, pues aunque parezca sencillo, es un reto para el diseñador saber combinarlas, aprender de cada proyecto y corregir los errores.

0
Responder
Retrato de Sheyla Torres
0
Sheyla Torres
Hace un año

Es un reto para nosotros los diseñadores crear en el cliente una percepción positiva frente a una propuesta gráfica, el «me gusta», es algo subjetivo, y quizás no tiene mucho valor, a diferencia de querer saber bajo qué concepto o criterio le gusta esa propuesta. Esperamos muchas veces un juicio de valor emitido por el mismo y comentarios constructivos que nos den la explicación de «ese gusto». Pero, no es solo el gusto, es entregar un diseño en el que se vea estéticamente correcto bajo parámetros que hemos aprendido.

Al mencionar el kitsch, pienso que va más allá de una técnica, cualquiera lo puede hacer, pero es aquí donde aparece la ética, la misma que debe estar presente en cualquier tipo de trabajo.

0
Responder
Retrato de Claudia Ayala
0
Claudia Ayala
Dic 2017

Excelente aporte! Me parece muy importante conocer la diferencia entre el kitsch accidental al conceptual y sumamente artístico que nos pueden presentar diseñadores como David Carson o Art Chantry. Pues es algo que muchos desconocen y donde considero que reside el problema del mal gusto.

0
Responder
Retrato de Camilo Benitez
0
Camilo Benitez
Nov 2017

Siento que en el diseño se debe ver las opiniones negativas como una forma de crecer, de corregir y mejorar ya que coinsido con el autor en cuanto a que en este tiempo todo puede hacerse y la clave es dejar volar nuestra imaginacion.

0
Responder
Retrato de Mauricio Eddy
0
Mauricio Eddy
Nov 2017

Pienso que en el diseño, lo mejor es un punto medio entre el intelecto y el gusto. Balancear ambas características, y que una no se quiera imponer sobre la otra. Coincido con el autor en que el "buen gusto" se educa, se aprende, se pone a prueba, se corrige, se fracasa y se pule; y creo que es responsabilidad del diseñador sensibilizar su ojo (y mantenerlo objetivo), así como el del cliente, para así ampliar su visión y su gusto. Creo que el diseñador tiene el compromiso de declararle la guerra al diseño sin intelecto y sin sensibilidad, debe de "pelear contra la fealdad" del mundo para así cambiarlo poco a poco.

0
Responder
Retrato de Juan Perdomo
0
Juan Perdomo
Nov 2017

Siento que dentro del basto mundo del arte un me gusta muchas veces tiene demasiado peso emocional y eso es bueno, pero lo que todos hacen a un lado es que el no me gusta no significa que ese algo esté mal o incorrecto, hay que tener en cuenta que cada uno de nosotros tiene un punto de vista y no siempre es el mismo.

Así que debemos ver ese no me gusta como lo que es, una opinión.

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Erick Bojorque
Autor:
Erick Bojorque
Título:
Arquitectura energética consciente
Sinopsis:
Comunión del conocimiento arquitectónico con el conocimiento energético dimensional.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
16
Opiniones:
7
Seguidores:
17
Ilustración principal del artículo Qué es un logotipo y qué es un logo
Autor:
Luciano Cassisi
Título:
Qué es un logotipo y qué es un logo
Sinopsis:
¿Logo y logotipo son la misma cosa? ¿De dónde salieron estas palabras y a qué se refieren hoy en día?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
73
Opiniones:
91
Seguidores:
1611
Retrato de André Ricard
Autor:
André Ricard
Título:
Del objeto-útil al útil-objeto
Sinopsis:
Descargados de su responsabilidad funcional, los objetos-útiles aparecen como simples fenómenos formales cuya morfología se aprovecha para expresar un determinado mensaje.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
56
Opiniones:
24
Seguidores:
479
Retrato de Erick Bojorque
Autor:
Erick Bojorque
Título:
La burbuja del arte: ¿realidad o ficción?
Sinopsis:
Las obras de arte contemporáneo tienen una extravagante manera de manifestarse en el mercado. Lo llaman «burbuja», pero un análisis directo descubre la verdad sobre este tema.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
16
Opiniones:
7
Seguidores:
17
Ilustración principal del artículo Una ventana en perspectiva
Autor:
Luciano Cassisi
Título:
Una ventana en perspectiva
Sinopsis:
Análisis de la marca gráfica diseñada por Pentagram para Windows 8 y de su ajuste a los requerimientos técnicos del caso.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
133
Opiniones:
158
Seguidores:
1611
Logotipo de FOROALFA
Autor:
FOROALFA
Título:
¿Quién es el mejor diseñador?
Sinopsis:
Cada uno de nosotros tiene su preferido dentro de la profesión. Es ese diseñador que por la calidad de sus trabajos nos provoca admiración y lo tomamos como ejemplo a seguir. ¿Quién es su diseñador favorito? ¿Por qué?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
193
Opiniones:
222
Seguidores:
619

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 septiembre

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
2 septiembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

15 horas (aprox.)
1 octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

20 horas (aprox.)
2 octubre