Diseño: ¿oficio o producto?

El diseñador no puede lograr para sí lo que hace excelentemente para otros. Existe una dificultad para comunicar al cliente el valor de lo que se ofrece.

Retrato de Jorge Montaña Jorge Montaña Bogotá Seguidores: 221

Opiniones:
42
Votos:
88
Compartir:

El diseñador José Argotty, forma parte de Bambarabanda, un grupo musical. Si bien él no toca ni el timbre, se ha dedicado con suceso a hacer la gestión de imagen y dirección de arte de la banda. José interpreta fielmente la identidad del grupo, que se caracteriza por una interesante fusión de rock con su música autóctona, regional y andina, con un sonido novedoso que lo ha proyectado a un prometedor lugar en el escenario colombiano. Lo interesante es que ha logrado que lo que comenzó como un pasatiempo, empiece a ser, además, un buen negocio.

José diseña la capa de los CDs, los carteles y boletas y hace una efectiva promoción en las redes sociales. Desarrolla el concepto y se ha vinculado en el proceso de vestuario. Incluso detrás de bambalinas ha aprendido a ser videojockey. A pesar ser miembro del colectivo, ha interpretado a la banda como cliente, sabe que su producto son los discos, los conciertos, productos promocionales y eventos. Maneja desde el diseño la imagen.

José me cuenta que en su desempeño profesional, con otros clientes, no sucede lo mismo. Esto coincide con lo que dicen casi todos los profesionales, jóvenes y no tanto, que buscan oportunidades profesionales en diferentes campos sin lograr que el mercado los reconozca. El portafolio de José muestra muy buenos trabajos, una hoja de vida con buenas recomendaciones y algunos premios, pero a diferencia de su banda, él no logra proyectar lo necesario para resultar deseable para el mercado. La razón es sencilla: la banda es un producto, el no.

Un producto corresponde a una necesidad —en el caso de Bambarabanda, diversión y entretenimiento—, tiene unas características específicas que generan reconocimiento e identificación. José, como «director de arte» de un excelente producto, logra manejar la imagen, pero cuando se trata de aplicar los mismos conocimientos a la oferta de servicios de diseño, no logra el mismo resultado. Su función cuando diseña para la banda es eminentemente operativa: hace exactamente lo que el cliente necesita.

Es que el diseñador es como el sastre. Un individuo que interpreta gustos y necesidades del cliente para trabajar a la medida. Muy pocos diseñadores se vuelven producto. Por ejemplo, Karim Rashid, que en un entorno opulento de alto status como Europa, vende su imagen como un valor agregado a los productos que otros hacen, complementando esto con un eximio manejo de su imagen personal. Rashid hace consigo mismo lo José con Bambarabanda.

Algunos sastres ponen una tienda y empiezan a vender cosas. Se vuelven empresarios. Dejan las tijeras y el dedal para manejar el negocio. Dejan su oficio para evolucionar en otro. A algunos les va muy bien. Por ejemplo, yo compro un vestido a cada cinco años, pero hace 25 años al mismo sastre. El hombre trabaja bien, trae telas buenas y exclusivas. Aún conservo su primer pantalón en perfecto estado. Es un hombre culto, competente en su oficio, atiende muy bien y siempre tiene novedades. Es un peligro visitarlo, pues es un gran vendedor, de modo que si te descuidas vas por un pantalón y acabas encargando dos camisas y un saco. No vende tenis, no atiende el mercado femenino y en su local no se consiguen productos macrobioticos. A pesar de tener un local comercial vistoso, él tiene claro que es un sastre, y yo sé que cuando necesito ropa buena tengo que visitarlo.

José diseña productos y muebles, trabaja con artesanos y comunidades, hace consultorías, ha sido profesor y es diseñador de imagen, Web manager y VJ en la banda. Ha descubierto que también tiene competencia en la gestión cultural, y como en eso le va bien es probable que encuentre nuevos caminos. La experiencia hace que vayamos encontrando nuestras fortalezas y competencias hasta tener clientes fieles como los de mi sastre, pero solo si hacemos clara nuestra oferta de valor como él lo hace. A los profesionales del diseño nos conviene dejar de ser «toderos» o camaleones, tener claro qué ofrecemos y proyectar al mercado una imagen clara, coherente y deseable de ser adquirida.

Infelizmente pocos tienen la paciencia y persistencia necesarias. La formación de los diseñadores, basada en un ego patético, hace que desde afuera se nos vea como representantes de un oficio en lugar de como productos deseables. Así, gente muy capaz termina desistiendo de la profesión. Tal vez la peluquera del barrio pueda dejarnos algunas buenas enseñanzas.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Jorge Montaña Jorge Montaña Bogotá Seguidores: 221

EdiciónLuciano Cassisi Buenos Aires Seguidores: 1483

Opiniones:
42
Votos:
88
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Diseño: ¿oficio o producto?

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Jorge Montaña

Más artículos de Jorge Montaña

Título:
Ni diseño, ni industrial
Sinopsis:
La apuesta por una nueva formación especulativa para Diseño Industrial tiene un efecto colateral no calculado: perdida de identidad y confusión en el mercado.
Compartir:
Título:
Qué es el diseño lento o «slow design»
Sinopsis:
Un grito de independencia y consciencia ante un consumismo desenfrenado e irresponsable.
Compartir:
Título:
¿Doctores o maestros?
Sinopsis:
Las universidades buscan profesores con maestría o doctorados para enseñar carreras creativas. ¿Se está creando una «clase académica» que no tiene vínculo con la práctica?
Compartir:
Título:
Los Makers y la producción ubicua
Sinopsis:
La fabricación digital es ubicua y por ello es el fenómeno más radical y disruptivo desde la revolución industrial.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Jorge Illich Carpinteyro
4
Jorge Illich Carpinteyro
Nov 2013

el problema de muchos diseñadores, es que no conocen al cliente, quien piense que una empresa compra a Karim Rashid por su imagen, no entiende al cliente, la empresa compra por que quiere vender. Si puedes comprovar que lo diseñas se vende, entonces sabes vender diseño, Por eso un buen portafolio se contruye colocando: el diseño + empresa cliente + brief + su costo (inversion) + $ ventas/tiempo (retorno economico en $ ). no importa si llegas con tatuajes o corbata, lo que importa es que lo que diseñes se venda, por eso inportante comprvar tus resultados, el diseño autor daña a la profecion

0
Responder
Retrato de Paulo Lucia
11
Paulo Lucia
May 2013

Jorge.

Me gusta el enfoque de la problemática, aunque me parece que el problema no es ser «todero» como decís, sino la falta de procesos claros y conscientes en la relación con el cliente.

Casi nunca el diseñador se para en el lugar de la persona «que sabe» del tema y es ahí cuando, para mí, el diseñar NO se vuelve producto

El cliente piensa que todo es opinable y es un dibujo, pero principalmente porque nosotros lo ponemos en ese lugar y muchas veces pensamos que es conveniente, el tipico «hago lo que quiere y listo»

Y concuerdo contigo que el fidelizar a los clientes es la clave.

Muy bueno.

0
Responder
Retrato de Đj Mixtery
0
Đj Mixtery
May 2013

Exélente reflexión final... Un profesional del diseño debe saber de todo, haber pasado por ʼtoderoʼ y enfocarse en ofrecer un producto bien hecho y de calidad, que cien a medias o a la carrera.

0
Responder
Retrato de Rodrigo Trejo
2
Rodrigo Trejo
Abr 2013

Es como un poco ofensivo este artículo, ¿Eres Diseñador?, ¿Quieres a tu profesión un poco? No estoy de acuerdo con nada de lo que has escrito. Además claro que hay diseñadores famosos, reconocidos y solicitados. La cosa está en saber diferenciar en donde son conocidos. No puedes comparar una banda musical con un diseñador gráfico. La música es parte del ser humano, todos necesitamos música, todos los días. El diseño, por otro lado, no se ha puesto al nivel de la música. Análisis, te faltó un poco de análisis. Y luego, entendimiento.

0
Responder
Retrato de Pablo Quirós
0
Pablo Quirós
Abr 2013

Excelente reflexión para despertar el espíritu emprendedor de un diseñador que está en un mercado escaso de oportunidades. Si lo pudo hacer Dalí o Rashid, venderse como producto ¿Por qué no uno?.

0
Responder
Retrato de Yblins Cabrera Avalos
0
Yblins Cabrera Avalos
Abr 2013

El patetico ego nuestro de cada dia... como liberarnos?

0
Responder
Retrato de Miguel Angel López
0
Miguel Angel López
Abr 2013

Me recuerda la 1a y 2a leyes inmutables de la marca del popular evangelista de Marketing: Al Ries. Los principios son el de expansión y el de concentración; una marca que se expande se debilita mientras que una marca que se concentra se fortalece. Lo mismo dicen los también populares adagios «Lo que sirve para todo, no sirve para nada» y «El que mucho abarca poco aprieta». Si creemos en la mercadotecnia, tenemos (si aspiramos a tener éxito comercial) que aprender a diferenciarnos, a no hacer de todo; para no competir con el actual y cuantioso mercado de diseñadores. Ofrecer lo que nadie mas!

1
Responder
Retrato de Rocío González
0
Rocío González
Abr 2013

me gusta la reflexión que planteas... interesante para dedicarle un ratito «de pensar»....

0
Responder
Retrato de Vicky Ramos
1
Vicky Ramos
Abr 2013

Un punto muy valioso del que todos los diseñadores debemos aprender, el último párrafo resume el problema, la falta de persistencia, de pregnancia sobre lo que hacemos y la formación basada en el ego es un error profesional.

Hay que separar lo personal del trabajo como se hace en cualquier profesión

0
Responder
Retrato de Ivan Anguiano
0
Ivan Anguiano
Abr 2013

En palabras tan simples, explicar algo que a muchos no nos queda claro y que lo ejemplifique de manera tan contundente, habla de una gran experiencia del autor. Gracias por el artículo, ¡buenísimo!

Por cierto hacer poco recibí un consejo muy valioso, como profesionistas, aprendamos un oficio y con ello utilicemos la creatividad para encontrar nuevos horizontes. Con éste artículo lo constato.

0
Responder

Te podrían interesar

Ilustración principal del artículo El verdadero valor del diseño
Autor:
Tiago Fiamenghi
Título:
El verdadero valor del diseño
Sinopsis:
Además del famoso «valor agregado», llegó la hora de presentar al mercado la ganancia cuantitativa de las llamadas Compañías «Design-Driven».
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
134
Opiniones:
65
Seguidores:
28
Retrato de Adrian Folco
Autor:
Adrian Folco
Título:
Ya no soy solamente un diseñador
Sinopsis:
La experiencia personal de un joven diseñador a quien la realidad laboral lo «obligó» a redefinir su perfil profesional.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
127
Opiniones:
132
Seguidores:
0
Retrato de Alejandra Flechas
Autor:
Alejandra Flechas
Título:
La industria del calzado y cuero en América Latina
Sinopsis:
La problemática que afrontan algunos sectores manufactureros de la región y los desafíos que deberán asumir los países para superarla.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
17
Opiniones:
9
Seguidores:
17
Retrato de Antoni Mañach
Autor:
Antoni Mañach
Título:
Manifiesto S
Sinopsis:
Los alumnos de segundo curso de diseño de la Escuela Superior de Diseño-ESDi, de Sabadell (Barcelona), escriben un manifiesto a favor de un diseño regido por valores éticos.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
31
Opiniones:
20
Seguidores:
2
Retrato de José Antonio Giménez
Autor:
José Antonio Giménez
Título:
Diseño y ceguera ajedrecística
Sinopsis:
El diseño Low-Tech abre hoy un camino que los diseñadores no debimos abandonar, pero las empresas siguen deslumbradas por un efectismo tecnológico que se olvidó de dar respuestas.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
19
Opiniones:
22
Seguidores:
55
Ilustración principal del artículo Al fin…  tipografía para Web
Autor:
Alejandro Aciar
Título:
Al fin… tipografía para Web
Sinopsis:
La tan ansiada espera parece estar terminando. Un lanzamiento de FontFont indicaría una apertura al cambio por parte de la industria tipográfica.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
47
Opiniones:
21
Seguidores:
3

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
21 Octubre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
3 Febrero

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
2 Marzo

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril