Qué hacer con el ego del diseñador

Según cómo canalicemos nuestro ego, este podrá ser una ventaja o desventaja para el desarrollo de nuestro negocio.

Retrato de Fernando Del Vecchio Fernando Del Vecchio Buenos Aires Seguidores: 740

Opiniones:
87
Votos:
151
Compartir:
Ilustración principal del artículo Qué hacer con el ego del diseñador

El tema del «ego del diseñador» es muy recurrente en la profesión. Lo curioso es que, siempre que hablamos de ego, nos referimos al ego de otro diseñador, no al propio. ¿Qué sucede si ponemos atención a la forma en que nuestro propio ego funciona, a favor o en contra de nuestro negocio? ¿El llamado «ego del diseñador» es una ventaja o una desventaja? Veamos dos casos que conozco de primera mano en torno a este tema:

Primer caso

Un diseñador exitoso, multipremiado, dice: «mi ego fue una gran ventaja para poder imponer mis ideas por sobre las que traían los clientes. Eran ideas tan pobres que en ningún caso habría continuado en el proyecto si hubiese tenido que trabajar con ellas».

Segundo caso

El director de un estudio creativo, hablando acerca de uno de sus socios, dice: «es un irresponsable; su ego fue el causante de la pérdida de la cuenta. Si no le hubiese dicho al cliente lo que pensaba de la forma como nos tiene acostumbrados, seguramente seguiríamos trabajando con él. Pero claro, él es tan buen diseñador que ahora habría que preguntarle cómo pagar el alquiler».

En ambos casos, y aunque el primero no lo parezca, tenemos dificultades económicas. En el segundo debido a la actitud del creativo que, casi como si se lo propusiera, boicotea todo proyecto que no satisface su necesidad creativa. En el primer caso es la reputación la que empieza a jugar negativamente.

No todos entienden al ego del diseñador de la misma forma, pero si he comprendido más o menos bien lo que mayoritariamente expresan al respecto los propios diseñadores, se trataría de una actitud que denota una posición de superioridad, autosuficiencia y soberbia del otro (nunca propia), respecto a sus colegas, sus clientes y el mundo en general.

Creo que el ego en sí mismo, así expresado, no es ni bueno ni malo. Deberíamos contextualizarlo para comprender qué alcance y consecuencias podría tener en nuestro caso particular, no para otros; porque solo podemos trabajar sobre nosotros, y no sobre terceros. Un martillo, ¿es bueno o es malo? Depende, porque se trata de una herramienta que puede utilizarse tanto para construir como para destruir. Lo mismo sucede con el ego.

Las caracterizaciones del «ego del diseñador» describen a una persona muy segura de sí misma, con actitud soberbia, que manifiesta cierto desprecio por el otro, que impone ideas de forma agresiva, que silencia al otro a través de la burla, etc. Sin embargo el ego también está presente en personas que, teniendo seguridad y confianza en sí mismas, manifiestan un comportamiento diferente: abierto al diálogo, compartiendo conocimientos y experiencias, sinceramente preocupados por la opinión del otro y la construcción con el aporte de todos los involucrados. Pareciera ser que el ego, en estos casos, resulta positivo.

Lo que en realidad nos molesta no es el ego del otro, sino la forma en que lo manifiesta. Nos molesta cuando el ególatra nos maltrata; no nos molesta que nuestro cliente tome una decisión que nosotros no tomaríamos; nos molesta que ni siquiera tomen en cuenta nuestra opinión, que no la valoren o que la desprecien.

¿Qué sucedió con los dos casos mencionados al principio?

En el primer caso el diseñador fue comprendiendo la diferencia entre su seguridad y autoridad profesional y la necesidad de hacer su voluntad por sobre todas las cosas. No desapareció el ego (manifestado como comportamiento de quien es autoridad en la materia); lo que se desvaneció fue la necesidad de imponer una voluntad. La relación con los clientes mejoró, y los ingresos se incrementaron.

En el segundo caso resultó efectivo pedirle al diseñador que «dejara de comportarse como un adolescente caprichoso de quince años», para generar un ambiente de trabajo con los clientes que favoreciera el desarrollo del negocio del estudio. ¿Qué sucedió? El ego no desapareció; el diseñador aceptó el rol donde más aportaba, que no era precisamente en las reuniones con los clientes. Con el tiempo, abandonó el estudio y sus socios contrataron a otro diseñador (ya no como socio sino como empleado), quizás menos talentoso que el primero, pero mucho mejor predispuesto a cumplir con su trabajo (servicio, no arte).

En definitiva, el ego en sí mismo no es un problema, ya en alguna medida todos lo tenemos. El problema real es saber qué hacer con nuestro ego, para que no interfiera en la obtención de los resultados que buscamos.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Fernando Del Vecchio Fernando Del Vecchio Buenos Aires Seguidores: 740

Opiniones:
87
Votos:
151
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Qué hacer con el ego del diseñador

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Fernando Del Vecchio

Más artículos de Fernando Del Vecchio

Título:
Rechazos positivos
Sinopsis:
Si no trabajamos en la comunicación de lo que somos y lo que hacemos, serán los clientes quienes lo definan de acuerdo a su mejor entender.
Compartir:
Título:
¿Cuál es el problema detrás del pedido del cliente?
Sinopsis:
El diseñador debe comprender el problema detrás del pedido del cliente, para poder presentarle una propuesta técnica y económica acorde al nivel profesional que desea proyectar.
Compartir:
Título:
Mis clientes no me valoran, ¿qué puedo hacer?
Sinopsis:
Una excelente excusa para no hacernos cargo de una situación que exige nuestra atención: el perfil de diseñador debe transformarse.
Compartir:
Título:
¿Cómo vender diseño?
Sinopsis:
Cuando el concepto de cliente no está claro, surgen dificultades para desarrollar habilidades de gestión que orienten adecuadamente el proyecto profesional.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Juan Carlos Rodolfo Coronel
9
Juan Carlos Rodolfo Coronel
Hace 11 meses

Los diseñadores no somos tan importantes, simplemente somos una víctima más de este personaje. El ego tiene diferentes disfraces puede aparentar ser coherente, ecuánime, justo, hábil, comprensivo, prudente, equilibrado, hasta compasivo; y podríamos seguir enumerando todas las manipulaciones de este oponente que astutamente nos lleva de las narices por nuestra vida personal y profesional.

Cuando el ego se hace más poderoso, cuando nos invade el miedo, la inseguridad, la necesidad de llamar la atención, de destacarnos, de demostrar que inteligentes, lúcidos, que hábiles y creativos podemos ser. El querer subestimarlo o ignorarlo, lo hará más fuerte. El ego ha nacido con nosotros y morirá con nosotros.

Sin embargo, el ego tiene un enemigo muy poderoso que vive en nosotros, se llama consciencia, cuando somos consciente de lo que pensamos, decimos y hacemos, el ego se recluye, pero siempre estará alerta.

0
Responder
Retrato de Miguel Delgado
2
Miguel Delgado
Hace 11 meses

Creo que hay una fama que tenemos los diseñadores de ser prepotentes con los clientes, al suponerse que nos creemos que lo sabemos todo y que tratamos a los clientes como ignorantes que no saben lo que hacen. Y tal vez esa noción sobre los que practicamos el diseño no es del todo desacertada, es común escuchar de diseñadores que se quejan porque el cliente le pide una modificación o múltiples propuestas. Pero hay que tomar en cuenta que parte de ser diseñador gráfico es saber relacionarnos con el cliente, saber comunicar lo que queremos decir de forma constructiva. A fin de cuentas, es el cliente el que va a tomar la decisión de invertir su dinero en nuestros servicios, y esto porque tiene un problema que requiere una solución. A su vez, nosotros no estamos inmiscuidos en el negocio del mismo, el cliente es un experto en su propio negocio y conoce a su clientela. Por lo que como diseñadores debemos aprender de estos, tanto o incluso más que el cliente. Esto requiere una relación cordial y comunicación abierta entre ambas partes.

0
Responder
Retrato de Maria Cristina Ruales
0
Maria Cristina Ruales
Hace 11 meses

Considero que cuando una persona elige la profesión en la que se quiere desempeñar, una de las razones es por como a traves de la misma puede contribuir al desarrollo de su entorno. Si bien es mencionado en el artículo, "el ego es innato en el ser humano", creo más allá de la formación académica debería de ser una formación integral; para así ser un profesional completo y siempre dispuesto a aprender y ser mejor sin menospreciar a otros.

0
Responder
Retrato de Andrea Torres
2
Andrea Torres
Hace 11 meses

Interesante, como se menciona en el artículo el ego es innato en el hombre, no es algo que se aprende o que pueda desaparecer. Creo que uno de los motivos por los que alguien llega a ser o no exitoso depende de cómo usan el ego a su favor, y esto aplica en todas las profesiones o habilidades que se tengan. Personifico al ego como un algo que hay que aprender a domar y no como algo que nos dome, pues de esto dependerá el crecimiento profesional que se quiera alcanzar.

1
Responder
Retrato de Nahomy Adalis Madrigal López
0
Nahomy Adalis Madrigal López
Hace un año

Sabemos que el ego es la valoración excesiva de uno mismo, el que plasmas como negativo, pero también plasmas el positivo que yo lo veo como el superego de Sigmund Freud el cual es la parte que alberga todos nuestros valores morales y los aspectos sociales que necesitamos desarrollar para poder seguir las reglas de nuestra sociedad. Pero sabemos que la línea entre ellos es muy delgada y muchos caen en el ego y no el superego, ¿y como evitamos esto? Cuidando estos 2 puntos:

Los maestros diseñadores: olvidan que ellos son nuestra posibilidad de ser, más allá de enseñarnos diseño, nos enseñan valores, ellos deben ser un ejemplo positivo.

Cultura: yo invitaría los diseñadores a mostrar que el diseño es cultura, porque la cultura no solo se trata de costumbres y la evolución del arte, también se trata de conocer las normas y el comportamiento de una persona.

1
Responder
Retrato de Sarahi Muñoz Gómez
2
Sarahi Muñoz Gómez
Hace un año

A los diseñadores yo pienso y creo que tienen demasiado elevado su ego por la forma en como van creciendo, ellos desarrollan su mente un poco mas abierta y yo opino que por esa misma razón es por la que se le llega a subir su ego, por eso mismo esas personas se llegan a sentir aun mas superiores que los demás y hasta llegan a pensar que ellos son los únicos en tener la razón

0
Responder
Retrato de Samuel Solis Escobar
0
Samuel Solis Escobar
Dic 2016

En sí los diseñadores tienen el ego un poco alto ya que, en algunos casos no prestan atención a lo que el cliente quiere o simplemente hace lo que él cree que es ʼʼcorrectoʼʼ cuando lo hace sin el consentimiento del cliente. Algunas veces es una herramienta útil ya que, a pesar de lo que puedan decir sobre ʼʼxʼʼ diseño, no llega a importarle y adaptamos un poco el llamado ʼʼartistaʼʼ

0
Responder
Retrato de Paulina Aguilar
0
Paulina Aguilar
Nov 2016

Pienso que todos los diseñadores de un u otra manera tenemos el ego un poco alto, pero lo importante esta en saber escuchar lo que el cliente quiere, dedicarle el tiempo necesario para conocerlo y a su producto/servicio. El fin esta en lograr comunicar de la mejor manera un resultado que vaya acorde a lo que espera el cliente y lo que como profesionales podemos hacer por ellos. Podemos en algún punto fallar pero saber reconocerlo y corregirlo es lo que nos va a fortalecer y de seguro no se repetirá ese mismo error nunca mas.

0
Responder
Retrato de Camila Abigail Sopegno Mondal
0
Camila Abigail Sopegno Mondal
Oct 2016

Estoy de acuerdo con este articulo, el ego puede ser una gran herramienta para el ser humano siempre y cuando este sujeto al autodominio, de una manera estable. para poder crecer internamente, depende del ser humano evitar que el ego pueda lastimar aquellos que lo rodean o le impida desarrollarse. la humildad es esencial en cada persona.

1
Responder
Retrato de María Paniagua
0
María Paniagua
Oct 2016

Totalmente de acuerdo con este artículo. El Ego puede ayudarnos como diseñadores para poder reconocer nuestro trabajo y el esfuerzo que ponemos en cada proyecto. Nos ayuda para no desvalorizar el trabajo que hemos realizado en nuestra trayectoria profesional. Pero es importante que sepamos autoevaluarnos para no llegar al punto de creernos más que los demás y así no saber tomar críticas que nos ayudarán a crecer. Es importante saber quiénes somos, pero siempre con humildad, sabiendo que podemos aprender mucho de personas, trabajos y experiencias laborales.

1
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Raúl Belluccia
Autor:
Raúl Belluccia
Título:
¿Y cómo está la marca de mi cliente?
Sinopsis:
Diagnosticar el «estado de salud» de la marca actual de un cliente es indispensable para encarar su rediseño eficaz.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
79
Opiniones:
17
Seguidores:
787
Ilustración principal del artículo Ideas demasiado grandes
Autor:
Fernando Del Vecchio
Título:
Ideas demasiado grandes
Sinopsis:
Todos tenemos ideas. Algunos tienen grandes ideas. ¿Cuál es la diferencia entre una idea y una gran idea?
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
49
Opiniones:
22
Seguidores:
740
Ilustración principal del artículo Un oficio poco reconocido
Autor:
Daniel Silverman
Título:
Un oficio poco reconocido
Sinopsis:
Reflexiones acerca del novel diseñador gráfico y su lamento por la sub-valoración de su oficio, la cual percibe como generalizada en la sociedad.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
106
Opiniones:
64
Seguidores:
51
Ilustración principal del artículo Técnica vs. Concepto en Diseño
Autor:
Israel Martinez López
Título:
Técnica vs. Concepto en Diseño
Sinopsis:
La constante tensión entre concepto y técnica en el ejercicio del diseño puede tomar un rumbo más amplio y productivo.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
145
Opiniones:
69
Seguidores:
41
Retrato de David Espinosa
Autor:
David Espinosa
Título:
Respeto, ese desconocido
Sinopsis:
¿Qué hace falta para dignificar una profesión?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
14
Opiniones:
5
Seguidores:
49
Ilustración principal del artículo ¿Tres propuestas de diseño?
Autor:
William Cosme
Título:
¿Tres propuestas de diseño?
Sinopsis:
Una práctica tan común que se ha vuelto casi un requisito que exigen algunos los clientes y ofrecen muchos diseñadores.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
163
Opiniones:
128
Seguidores:
67

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
21 Octubre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
3 Febrero

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
2 Marzo

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril