Por favor, pirateen mis diseños

Introducción a dos conceptos básicos y fundamentales para comprender por qué existimos los diseñadores: «economía de la atención» y «economía en tiempo real».

Retrato de Aitor Méndez Aitor Méndez Madrid Seguidores: 5

Opiniones:
10
Votos:
32
Compartir:

Me gusta muchísimo comprobar que he sido plagiado o copiado, ver cómo las ideas que crecieron en mi cabeza o arraigaron aquí procedentes de vaya usted a saber dónde, saltarinas y juguetonas, van por ahí colonizando otras mentes. Transformándose, mezclándose o simplemente permaneciendo intactas.

Qué simpático este señor, y qué generoso, dirán ustedes. Sin embargo, confío en que al finalizar esta lectura acaben por ver la realidad incuestionable: ni generoso ni simpático. Sólo otro diseñador con el ego más gordo que un globo, aquejado de una suerte de jerarquitis profesional de lo más elitista y, además, preocupado por su negocio como pocos.

Para explicar estos términos tan chocantes debo ponerles en antecedentes con un poquito de perspectiva en dosis moderadas. Espero que no se aburran.

Todo empezó con la adquisición del pensamiento simbólico, pero de ahí a la revolución industrial me lo salto, que no me cabe. Estamos entonces en la era del capitalismo industrial. El comercio se compone fundamentalmente de transacciones con mercancías que pasan de unas manos a otras a cambio de dinerillo. Hay veces que las cosas escasean y su precio aumenta. Es lo que se llama la regulación de precios por la concurrencia del mercado, esto es, por la ley de la oferta y la demanda. Luego, pese a la confianza que el pensamiento liberal mantiene sobre estos argumentos, existen otros factores reguladores que no voy a considerar aquí. Lo que me importa ahora es, precisamente, este modulador que ofrece el capitalismo: el paradigma de la escasez.

Con un poco de tiempo y bastante pensamiento simbólico el capitalismo industrial se fue transformando en cognitivo. La economía de las ideas tiene hoy máxima importancia. Las ideas pueden venderse, alquilarse, regalarse, robarse... Sí, hemos entendido esta economía bajo el prisma de la economía de mercancías, hasta el punto de redactar unas leyes de propiedad intelectual de la misma guisa que las leyes de propiedad corriente y moliente (bocadillos, pijamas, autobuses, etc., ya saben, tangibles). Tratamos igual una idea que un tomate.

¿Y qué? me dirán ustedes ¿Cuál es el problema? Pues bien, hay varios. Uno de ellos es que las ideas no se gastan. Cuéntele a un amigo cómo solucionar un crucigrama. Verá entonces cómo el conocimiento será de ambos y, además, podrá ser transmitido a toda la población mundial sin desgaste aparente.

Las ideas, por tanto, una vez se producen, escapan al paradigma de la escasez. Cuando se difunden son imparables y la regulación de precios se va al traste. ¡Dios, qué va a ser de la economía! No se alarmen. El capitalismo tiene recursos para todo. La economía de mercancías ha dado paso a una economía predominante de bienes inmateriales regulada por las dos cosas que aún pueden escasear en tal situación: la atención y el acceso. Así es como aparece una floreciente economía de la atención y otra de acceso o de tiempo real.

Desde la economía de la atención consideramos que una persona tiene una capacidad limitada para atender. Tanto por sus cualidades cognitivas como por su tiempo disponible. Las empresas que medran en este entorno comercian con la atención. Para ello se utilizan estrategias de todo tipo (por ejemplo, regalar contenido) con el objetivo de atraer el máximo de cuota de atención que luego será rentabilizada por otros cauces.

Desde la economía de acceso o tiempo real se entiende que el acceso a la información, a las ideas y al conocimiento es escaso, por lo tanto comercializable. No obstante, y dada la ilimitada capacidad de propagación sin desgaste de la producción inmaterial, una vez se ha provisto de acceso a un sector de la población, no es de extrañar que la información se difunda sin freno. Por lo tanto, es más fácil vender acceso a información en el mismo momento de su producción, pero no después. El acceso se devalúa con rapidez. De ahí la expresión «economía en tiempo real».

Es interesante ver cómo dos bienes escasos (atención y acceso) dan forma a dos maneras de entender la economía.

En rigor, estas nuevas perspectivas no son tan nuevas y han cohabitado desde siempre con otras economías, aunque el auge de una economía de lo inmaterial las ha potenciado. Por ejemplo, la estrategia publicitaria en televisión asume a menudo que debe crear anuncios atractivos y reservar escasos segundos al final para mostrar los productos. También podemos considerar desde esta perspectiva que el verdadero producto de una revista no son los contenidos, sino los lectores. Lectores que luego son vendidos a los anunciantes, el verdadero cliente. Las noticias, por ejemplo, se inscriben totalmente en la economía en tiempo real.

Los diseñadores gráficos permanecen en parte arraigados en esquemas de pensamiento obsoletos y a menudo paradójicos. Contaré la anécdota del mítico diseñador Ian Anderson, de Designers Republic, en cuyo trabajo vemos apropiacionismo, referencialidad y reinterpretación constante hasta el extremo de incluir logotipos en trabajos de ilustración, a modo de referencia cultural (¡bien hecho!). Tuve la oportunidad de preguntarle sobre este punto en una de sus conferencias y me aclaró, muy amablemente, que le gustaba copiar, pero le molestaba sobremanera ser copiado (adiós Ian).

En general las estrategias obsoletas abundan en la misma dirección: la producción artificial de escasez. El mercado del videoarte, por ejemplo, limita el número de copias de las ediciones a pesar de que la reproducción ilimitada supondría un coste cercano a cero. Y ya en la edición de obra gráfica se destruían las planchas con toda naturalidad para limitar el número de copias de los grabados con el fin de aumentar su precio.

Los diseñadores, inspirados en el mismo modelo de producción, desarrollamos ese insuperable temor al plagio y un apego por las leyes de propiedad intelectual que permiten imponerse jurídicamente al presunto plagiador. La idea de la escasez del producto está tan fuertemente ligada a la idea de rentabilidad que se ignora lo mejor: Las ideas, en una economía de la atención y de acceso, son más valiosas cuanto más difusión y arraigo tienen en la sociedad.

Hay que entender que la relación entre «aprovecho un sustrato cultural adecuado para difundir mis ideas» y «difundo mis ideas para crear un sustrato cultural adecuado» es recursiva. Así, cuanto más se difunde un sistema de ideas más demanda de este tipo de ideas se genera. Un ejemplo muy claro es el de la industria musical. Un grupo de pop actual es más demandado cuanto más conocido es. Una obviedad palmaria.

Esta breve explicación me da pie a contar lo que ocurre en relación al mercado cuando soy copiado por otro diseñador. Vaya por delante que las soluciones específicas para un problema, digamos un encargo en concreto, no son adaptables en la mayoría de los casos y han de producirse ad hoc, lo que inscribe plenamente la actividad del diseñador en la economía en tiempo real.

Sin entrar en la cuestión del lenguaje gráfico y su copia, que concierne más a la transmisión cultural (y supondría otra larga disgresión), sí admito que hay ocasiones en que el plagio descarado es viable. Pero el modelo económico en tiempo real se auto-regula creando un mercado de ideas originales y otro de ideas de segunda mano. Los diseñadores que aportan novedad son mejor valorados. El mercado de ideas manidas y desgastadas no necesita ideas nuevas (no son rentables en este contexto) y el mercado de ideas nuevas no admite el plagio.

Copien mi trabajo, junto a él se acabará transmitiendo la idea de la auténtica autoría (por lo menos a mi alrededor), porque yo soy el que produce ideas nuevas de forma continua. Su difusión a cargo de otros sólo puede generar expectación sobre lo que yo hago (economía de la atención) y yo cobraré más que mis plagiadores porque produzco novedades (economía en tiempo real). ¿Les había comentado que la cuestión es de ego sobreinflado, elitismo y preocupación por el negocio?

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Aitor Méndez Aitor Méndez Madrid Seguidores: 5

Opiniones:
10
Votos:
32
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano

Los textos de Aitor Méndez se publican bajo licencia Creative Commons CC-by.

Código QR de acceso al artículo Por favor, pirateen mis diseños

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Descargar PDF

Debate

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Mauricio Ospina
0
Mauricio Ospina
Feb 2013

compartir el conocimiento y la información es la única razón moral para renunciar a los beneficios económicos de la propiedad intelectual. (teniendo en cuenta que el copiador tampoco se lucre de nuestro trabajo)

0
Responder
Retrato de Miguel Soliz
2
Miguel Soliz
Abr 2012

Nunca he comprendido por qué el simple uso de Mickey Mouse en un letrero de una guardería sería considerado malo para Disney. Si Mickey Mouse aparece en una guardería (sin permiso) los niños ven a Mickey Mouse con más continuidad, y se vuelve más importante para ellos. Los niños compran entonces más productos de Disney, y Disney no tuvo que gastar ni un peso... En cambio gastan mucho más en abogados para atacar estos intentos piratas de diseño. El plagio es funcional y de hecho productivo para el ente plagiador y el plagiado.

1
Responder
Retrato de Jose Luis Vaca Pereyra
0
Jose Luis Vaca Pereyra
Ene 2012

Plagio, inpiración o referencia, habria que ver desde que punto de vista lo veas, alguien más o menos positivo diría estoy cotribuyendo al mercado, mi trabajo sirve de inspiración para muchos otros, estoy creando una tendencia, mi ego se infla y mis honorarios también, bla bla bla, se podrian decir muchas cosas pero savemos de muy buena fuente cuando somos diseñadores junior la creatividad e ideas frescas son lo ultimos que nos llega, que nos plagien o nos pirateen es uno de los riesgos y satisfaciones que tenemos al elegir el diseño como profesión....

0
Responder
Retrato de Martín Eschoyez
4
Martín Eschoyez
Ene 2012

Brillante. Gracias.

0
Responder
Retrato de Luis Daniel Canales Parrilla
2
Luis Daniel Canales Parrilla
Abr 2011

El cuestionamiento de Eneida es bastante acertado, es necesario entender una cosa, ya todo existe, y por lo tanto no existe como tal la exclusividad... si no más bien, un punto medio en el que la solución se vuelve común, las necesidades ahí están al igual que las soluciones, solo hay que encontrarlas. Aquí entra nuestra labor, volverlo innovador y funcional, ¿Esto es plagio acaso?. Todo depende de la perspectiva y las circunstancias. ¿Alguna vez pensaron en una idea, la que sea, y tiempo después se dan cuenta que alguien ya la había pensado, e incluso hasta patentado? ¡es solo un ejemplo!

0
Responder
Retrato de Ney Molina
0
Ney Molina
Mar 2011

¿Y que tal si tenemos la misma idea?

0
Responder
Retrato de Hector Matias
0
Hector Matias
Oct 2010

Hola... Porque piratiar tu diseños....!!!!

0
Responder
Retrato de Daniel Grillo Garcia Casarrubias
0
Daniel Grillo Garcia Casarrubias
Sep 2010

y que pasa cuando el valor de la idea es sobreestimado y el producto por si solo pierde valor? la pirateria crea este conflicto, las ideas inovadoras generan valor pero el producto final lo resalta, una mala copia de una idea buena puede hacer que el consumidor considere q la idea es mala y claro como no es tangible una idea no se puede comprobar lo contrario

1
Retrato de Miguel Soliz
2
Miguel Soliz
Abr 2012

En cuanto legalidad en este sentido, se podría considerar más como una «difamación» que como «plagio». La difamación se da en el uso inadecuado de la idea del producto, generando ese efecto negativo que mencionas. Si se tienen pruebas de que una porción del público llegó a considerar el producto original como negativo utilizando sólo el producto copiado, se produce efectivamente una difamación. Lo negativo entonces para el sistema no es el plagio como tal, sino más bien la «difamación», la cual puede ser condenable en muchos países.

0
Responder
Retrato de Antonio Montero
3
Antonio Montero
Jun 2010

Te voy a piratear tu razonamiento porque me parece bueno.

Touché!

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Alvaro Magaña
Autor:
Alvaro Magaña
Título:
Diseño y dinero
Sinopsis:
¿Para qué se estudia la carrera de diseño? ¿Por lucro o altruismo? Lo que nos pasa con el dinero subyace a la respuesta de estas preguntas.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
15
Opiniones:
7
Seguidores:
99
Logotipo de FOROALFA
Autor:
FOROALFA
Título:
¿Cuánto cobra por mes un diseñador empleado a sueldo?
Sinopsis:
Muchísimos diseñadores viven de un sueldo, pero sus remuneraciones son muy variadas. Según su conocimiento: ¿cuál es el salario más alto, el más bajo y el promedio (en dólares estadounidenses)?
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
402
Opiniones:
409
Seguidores:
592
Retrato de Sergio Romero
Autor:
Sergio Romero
Título:
La apropiación y la mirada transgresora
Sinopsis:
La mirada transgresora, propia de los procesos creativos, implica una posición política que entiende el objeto más allá de su dimensión de uso establecida como condición inicial.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
20
Opiniones:
4
Seguidores:
7
Ilustración principal del artículo El valor no reconocido del diseño
Autor:
César Ochoa
Título:
El valor no reconocido del diseño
Sinopsis:
Cómo hacer para que los empresarios valoren el trabajo de los diseñadores.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
48
Opiniones:
15
Seguidores:
10
Ilustración principal del artículo El lenguaje del packaging
Autor:
Guillermo Dufranc
Título:
El lenguaje del packaging
Sinopsis:
Cuando elegimos un producto por su empaque estamos comprando más que su contenido; esa elección habla de nuestra personalidad o de lo que nos gustaría ser.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
84
Opiniones:
26
Seguidores:
474
Retrato de Heleno Almeida
Autor:
Heleno Almeida
Título:
¿El diseño es importante?
Sinopsis:
En 1997 Steve Jobs volvió al cargo de CEO en Apple, y cuando le preguntaron qué haría para salvar a Apple, respondió: «Diseño».
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
123
Opiniones:
73
Seguidores:
16

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
21 Octubre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
3 Febrero

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
2 Marzo

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril