Nuevos retos de la educación en diseño

Educar diseñadores para dar respuestas a los desafíos e incertidumbres del siglo XXI pasa por educar continuamente a los que nos dedicamos a la formación en diseño.

Daniel Cid Moragas, autor AutorDaniel Cid Moragas Seguidores: 6

Frente a un mundo en cambio permanente, en el que se producen a gran velocidad nuevas relaciones entre la sociedad y su entorno, los retos actuales del diseño no son únicamente la resolución de problemas, sino sobre todo el planteamiento de nuevas iniciativas; nuevas cuestiones y, por lo tanto, nuevas soluciones ante los grandes desafíos económicos, sociales y ambientales actuales. Una nueva forma de proyectar que debe fundamentarse en instrumentos consolidados pero, también, en el convencimiento de que los instrumentos tienen que reinventarse cada vez, e interactuar con otras disciplinas en un diálogo continuo. Ante estos nuevos retos nuestro objetivo en tanto docentes, debería ser el de formar diseñadores capaces de adoptar una posición innovadora, que entiendan y comprendan las nuevas funciones que ha adquirido el diseño; profesionales preparados para dar respuesta a estos nuevos desafíos, y para contribuir a prefigurar los escenarios en los que se construirá el futuro.

Un profesional actual del diseño debe tener una visión global de lo que significa la comunicación, con una amplia versatilidad ante las diferentes necesidades, entornos, procesos y lenguajes. Las narrativas interactivas, los entornos virtuales en entornos físicos y las soluciones de los medios estarán aún más presentes en el diseño del futuro. A los nuevos diseñadores se les debe exigir, por lo tanto, que sean capaces de entender la transformación que estas nuevas formas de transmitir información conllevan. Deben saber sacar partido del potencial que poseen para el crecimiento social y económico; ser capaces de establecer nuevas oportunidades profesionales y, en definitiva, fomentar el carácter emprendedor de los medios.

Las grandes revoluciones tecnológicas se están planteando en el nivel de las tecnologías de la información, pero también de la biotecnología, la ciencia de los materiales y la nanotecnología. El terreno más fértil probablemente se encuentre en la interacción entre ellas. El desarrollo de nuevos materiales y nuevas tecnologías de fabricación aditiva está configurando y contextualizando un nuevo paradigma en el diseño y desarrollo de producto. En la escuela debemos aportar una mirada multidisciplinar que permita al alumno de diseño afrontar estos nuevos retos. Un aprovechamiento de los materiales y de las tecnologías que sea, al mismo tiempo, la base para crear soluciones sostenibles. Sin duda la aparición de nuevos retos ambientales requiere un nuevo enfoque que combine las necesidades de las personas con las de la empresa y la tecnología, y contribuya así a la mejora de la calidad de vida.

Ahora más que nunca resulta necesario comprender, desde el diseño, la lógica de la globalización económica, social y cultural. O mejor dicho, entender el diseño como resultado de una demanda económica, social y cultural global. Por este motivo, debemos formar profesionales con capacidad de aprender a aprender, de analizar contextos cambiantes y de adaptarse a las nuevas situaciones. Diseñadores críticos capaces de entender el encargo del diseño desde el punto de vista de sus clientes, y dentro del escenario de la cultura coetánea. Profesionales que conozcan las funciones del diseño, que entiendan la tecnología como agente del cambio social en el que estamos inmersos, pero que también sean conscientes de la función del diseño como transformador del entorno artificial y natural.

En definitiva una escuela de diseño debe ser un espacio de investigación e intercambio de conocimiento, un espacio de expresión y de acción, donde se fomente el desarrollo profesional de este nuevo diseñador; una formación a través de actividades académicas y de colaboración, en un entorno de discusión abierto y crítico. Ahora más que nunca, y frente a los nuevos retos que hay que afrontan, hay que saber partir de la propia experiencia proposicional que la cultura del proyecto nos ofrece y ser capaces de producir y formalizar nuevo conocimiento; un conocimiento que no se quede en la universidad y que, precisamente, sea capaz de transformarse en desarrollo social.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
8
Votos:
19

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano
Código QR de acceso al artículo Nuevos retos de la educación en diseño

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 16/09/2013

Descargar PDF

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Fernando Navia Meyer
149
Sept. 2013

Daniel: Lo que planteas es uno de los GRANDES problemas hoy. Los centros de formación parecen espacios petrificados donde se educa y se forma estudiantes, cuando los estudiantes reciben potentes conocimientos, datos e información desde la nube. Creo que las expresiones educar, formar, enseñar, son parte de esos aparatos petrificados y petrificadores. Lo que se necesita son guias y orientadores que ayuden a descubrir las virtudes, necesidades y potencialidades del estudiante. Ayudar a que encuentre su propio camino y que los centros de formación mantengan un proceso de cambio constante.

0
Retrato de Fernando Navia Meyer
149
Sept. 2013

Roberto, no escatimes esfuerzos por encontrar tus virtudes y autoformarte. No hay duda que aún existen centros de formación anclados en la formación del siglo XVI y XX y se resisten a cambiar y no quieren comprender y aceptar la mentalidad de las nuevas generaciones de jóvenes.

0
Responder
Retrato de Karly Susana Rgz Ramos
0
Nov. 2014

Como estudiante de he diseño he vivido todo tipo de experiencias de enseñanza, he tenido materias en las que nos fomentan el uso de nuevas tecnologías, nos invitan a realizar proyectos donde podemos interactuar, innovar e intercambiar ideas, pero también otras materias donde los recursos son muy escasos y los libros que nos invitan a cosultar son los mismos que proponen cada año el conocimiento es limitado y no nos beneficia como estudiantes. Buen artículo.

0
Retrato de Ibar Federico Anderson
13
Feb. 2014

Soy Diseñador Industrial, Facultad de Bellas Artes (FBA), Universidad Nacional de La Plata (UNLP), egeresado en 1999. Master es Estética (FBA-UNLP, 2008), Doctor en Arte (FBA-UNLP, 2014). Hace muchos años en mi Facultad se intentó cambiar los Planes de Estudios y adecuarlos al siglo XXI, pero no se pudo con la burocracia nefasta y pedante, ver estudio:

Enlace

0
Retrato de Mariano Sarmiento
41
Sept. 2013

Hola Daniel, muy importante es que las nuevas generaciones de estudiantes conozcan conceptos como el service design thinking, el prototipado rápido o el concepto de human centered, por ejemplo. Y para eso los docentes tienen que trabajárselo más intensamente. Hay que reconocer que a la mayoría les cuesta molestarse en conocer tendencias. Afortunadamente siempre hay docentes que tiran del carro. Saludos

1

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 agosto

Tipología de Marcas

Tipología de Marcas

Criterios y herramientas para seleccionar el tipo adecuado al diseñar marcas

15 horas (aprox.)
1 agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 septiembre