Las artes plásticas y el diseño

Este artículo intenta poner en evidencia la profunda falsedad que se esconde detrás de la pretensión de separar al diseño de las artes plásticas.

Retrato de Andrés Gustavo Muglia Andrés Gustavo Muglia Berazategui Seguidores: 83

Opiniones:
6
Votos:
29
Compartir:

Es reiterativa la negación a aceptar la relación entre plástica y diseño en el discurso de muchos diseñadores. Esta relación, obvia en el nacimiento de la disciplina, se reitera hoy con gran énfasis en el diseño contemporáneo y posmoderno, opuesto al ideal de la modernidad, cuyos preceptos aún hoy se manifiestan solapadamente en esa resistencia.

La obstinación con que se intenta separar al arte del diseño, es directamente proporcional a la magnitud de un error en el que recurren muchos diseñadores, que intentan disociar artificialmente ambos conceptos. Para ello intentan esbozar las definiciones de arte y diseño, para compararlas y señalar las diferencias. El error sin embargo no surge, como podría pensarse, de una mala definición del concepto de diseño sino, por el contrario, de una definición incorrecta del concepto de arte. Cuando algunos diseñadores intentan establecer la diferencia entre el arte y el diseño, mencionan las diferentes condiciones de partida de cada uno. El diseño, dicen, parte de un encargo, de un cliente que pide la resolución a un problema, el diseñador será poco más que una herramienta para solucionar este problema de comunicación. El arte, en cambio, está para ellos motivado por la necesidad de auto-expresión del artista. Algunos incluso llegan a negar la influencia del mercado sobre la obra de arte, como si la obra artística fuera una entelequia evanescente y sin vida formal. Esto es, por supuesto, falso.

La obra artística está sometida a un mercado y a un tráfico particularmente impuesto. No escapa a esta lógica, a pesar del contenido espiritual que, en el mejor de los casos, y no siempre, la fundamenta. Por otro lado, es ridículo limitar la mirada de la obra artística al concepto post-romántico, que propone la libre expresión del autor por sobre los encargos de un hipotético cliente. Ni la historia del arte comienza en el siglo XIX, ni el perfil del artista fue siempre el estereotipo que se erigió en esa época: rebelde y maldito, alejado de la realidad y del mercado. Durante miles de años el artista vivió de los encargos de los más diversos clientes, desde la Iglesia a la corona, desde la aristocracia a la burguesía. Limitar la definición del arte a lo ocurrido en los últimos cien años es un gran error. Las obras que llenan Iglesias y museos fueron encargos de mecenas muchas veces más intransigentes e incomprensivos que el peor de los clientes actuales; sería interesante poder preguntarle a Miguel Angel los detalles de por qué pintó la Capilla Sixtina.

En efecto, el artista también tiene que tratar con un cliente, y en la actualidad continúa haciéndolo. Sigue prestando atención al mercado, y sigue estando condicionado por él. Sin embargo, el mundo del arte no hace una religión del «trato con el cliente», como ocurre en el diseño. Todo quien lleve a cabo un trabajo sin relación de dependencia o autónomo, tendrá que eventualmente enfrentarse con un cliente. Pero esto le ocurre tanto a los pintores, los arquitectos, los ingenieros o los ferreteros; y ninguna de estas profesiones u oficios hacen de este problema un concepto central de su disciplina. El diseño, aunque parezca insólito, sí lo hace. Y esta centralidad de la discusión sobre conceptos que tienen su valía, pero que han de ser tomados por la lógica de su propio peso como secundarios, dejan de lado cuestiones esenciales para el diseño, como la creatividad, que sí debería ser central.

Efectivamente, la mecánica de trabajo del diseñador tiene puntos de contacto con la del artista plástico, las cuales son fácilmente reconocibles para quien haya frecuentado ambas disciplinas. Y es que la elaboración de una pieza gráfica o visual, con las diferencias específicas que cada tipo de pieza supone, posee una instancia de creación similar a la de, por ejemplo, una pintura. Esta afirmación, que algunos pueden llegar a considerar en extremo aventurada, es evidente cuando analizamos el proceso del diseño (el proceso del diseño en sí, no su producción).

Tanto en el proceso artístico como en el del diseño, existen una serie de decisiones que apelan a la subjetividad del individuo, sin que éste, pese a las recomendaciones de objetividad de numerosos profesionales en el caso del diseño, pueda sustraerse a afrontar tales responsabilidades. Estas decisiones enfrentan al diseñador con la posibilidad y la obligación de transitar un campo donde las certezas son lamentablemente inexistentes.

Tomemos como ejemplo el color. Un trabajo de diseño puede sugerir por sus características, las del cliente, o las del producto, una paleta de color de clave alta, media o baja, si se busca un efecto formal, clásico o, por el contrario, dinámico y moderno. Esta sugerencia será, en general, bastante pobre, cuando se trata de un producto sin un sistema gráfico completo que lo anteceda y lo apoye. Por tanto a la hora de la elaboración de la paleta de colores, para completar este faltante, el diseñador deberá forzosamente tomar decisiones de índole y gusto personal. Lo mismo ocurre con otros recursos que completan la estructura de un diseño y que tal vez puedan pensarse secundarios, como filetes, fondos, etc., pero que tienen que ver con el gusto del diseñador y, en el peor de los casos, con la moda o tendencia del momento.

Negar la importancia de este margen de decisión personal es negar el sello que cada diseñador le pone a lo que hace, a pesar de que muchos renieguen de ello. Por más que se intente mediante los empujones de la racionalidad, comprimir y minimizar ese margen de subjetividad, este existirá siempre. Tal ambición de objetividad es por tanto inconsistente.

El diseño racionalista propone sustraerse a sí mismo en el lance, hasta amordazar la subjetividad, pensar solamente en el intérprete. Si eso fuera posible, y existiese una «buena forma» para cada clase de mensaje visual, una forma objetiva, contaríamos con un repertorio limitado y reglado de formas «perfectas» de comunicación segura. Este repertorio de ideales platónicos —como la pintura japonesa que es un sistema de signos reglados con una forma específica de pintar un bambú, una forma de pintar una montaña, etc.— sería como una biblioteca a la cual acudir al momento del encargo de un trabajo, y un diseñador sería poco menos que un tipo con buena memoria. Afortunadamente este absurdo, que es el resultado al cual se llega si se llevan al extremo las pretensiones racionalistas, es impracticable.

En la actualidad, los supuestos racionalistas han sido devaluados merced al embate de filosofías o post-filosofías, la prevalencia de la legibilidad se ha desdibujado en pos de una relativización de los hallazgos —siempre dudosos— de las teorías perceptivas, y la proliferación de antojos y caprichos de autor son en el diseño parte del horizonte establecido. Por tanto, la diferencia comunicacional entre la plástica y el diseño se torna completamente difusa al contemplar los resultados del diseño contemporáneo.

Si bien las diferencias entre las dos disciplinas son bien marcadas cuando consideramos la función de cada una —la supuesta obligación del diseño de «intentar», por todos los medios a su alcance, comunicar una idea de forma tal de evitar en lo posible la libre interpretación, fenómeno opuesto y deseable en la plástica— cuando contemplamos muchas de las aplicaciones del diseño actual, advertimos una abundancia de juegos formales muy diferentes a las ideas que, a priori, podemos tener acerca de una comunicación «clara», que nos remiten al libre vuelo de una creatividad de raíz puramente artística. Quien compara una de estas piezas de diseño con un producto artístico, encuentra tras el paréntesis histórico de la modernidad, una riqueza formal que las emparenta.

Hoy, el divorcio del arte y diseño es inadecuado y contraproducente. Por el contrario su contacto debería profundizarse. Al traer los significantes desde el campo del arte, el diseño olvidó también apropiarse de sus significados, de las teorías que los sustentaban. El diseño extraña en la actualidad una teoría y muchos autores coinciden en este punto: la teoría del diseño es endeble. Resignarse a perder la del arte, negando su influencia, es un precio demasiado alto que el diseño debe pagar por una independencia injustificada. Sin embargo, tampoco bastará con que el diseño se apropie solamente de las teorías surgidas del arte. Deberá interesar otros campos, la sociología, la psicología, la filosofía y la lingüística, entre otros —algunos ya fueron transitados, a veces no con demasiada suerte o buenas intenciones. Es perentorio que el diseño elabore su propia teoría. Aceptar su herencia y su faceta artísticas, sería un buen comienzo.

Retrato de Andrés Gustavo Muglia Andrés Gustavo Muglia Berazategui Seguidores: 83

Opiniones:
6
Votos:
29
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Las artes plásticas y el diseño

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Andrés Gustavo Muglia

Más artículos de Andrés Gustavo Muglia

Título:
No me des lo que te pido, dame lo que quiero
Sinopsis:
La relación con el cliente y el problema de interpretar deseos.
Compartir:
Título:
¿Y a mí qué me importa?
Sinopsis:
Imagen, medios y falta de intimidad. Messi, la fiebre mundialista y los medios que a través de la imagen nos ofrecen lo que no necesitamos.
Compartir:
Título:
Santos mensajes
Sinopsis:
Francisco I y los medios de comunicación.
Compartir:
Título:
Diseño y sentimientos
Sinopsis:
Cuánto tiene que ver el diseño interior de una casa con lo que siente el que la habita. Qué agrega la intervención profesional en un ámbito donde se expresa la intimidad personal.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Katia Esqueda Berumen
0
Katia Esqueda Berumen
Ene 2013

Amo y conozco el arte desde que tenía 7 años; y casi dos décadas de ser diseñadora gráfica, desde siempre he tenido muy claros los objetivos de ambas disciplinas y por ello puedo separar muy bien mi ejercicio profesional, de mis maravillosos pasatiempos... Me queda claro que a tí te cuesta trabajo hacerlo porque solo especulas al respecto... que osadía de publicación... insisto en que el proceso de selección de estos artículos, cada vez deja mucho que desear!!!

0
Responder
Retrato de Manolo Blemish
2
Manolo Blemish
Mar 2012

Es grato encontrar y leer a personas conscientes como tú, el arte no es el némesis del diseño. La visión peyorativa que comúnmente tienen algunos diseñadores por terror a eso de la expresión y la subjetividad es infundamentada y desfasada. Tenemos como profesionales responsables que propiciar la interdisciplinariedad en vez de poner barreras que nos impiden evolucionar.

El diseño del arte, el arte del diseño.

3
Responder
Retrato de Alicia Alonso
0
Alicia Alonso
Oct 2010

Hola!! El artículo me pareció muy interesante, soy Lic. en Diseño Gráfico y estoy interesada en hacer La Maestría en estética y arte, para lo cual me gustaría mezclar tanto el Diseño Gráfico como el Arte en mi tema de Tesis, me dedico a la realización de empaque y el tema de la tesis lo quiero del Arte en el diseño de empaques comerciales, creo que tengo mucho campo, estoy viendo temas desde Rene Lalique con sus botellas de perfumes y vinos, te agradecería mucho si me puedes recomendar libros que me sirvan para mi tema.

Saludos desde México

1
Responder
Retrato de Marcos González Brintrup
5
Marcos González Brintrup
Jul 2010

En realidad lo único que mayormente conecta al arte con el diseño es la época cultural en que están insertos, obviamente comparten elementos de la percepción humana, pero son cosas diferentes.

«El diseño a diferencia del arte requiere justificación práctica, lo que se apoya principalmente en cuatro aseveraciones, debe ser social, funcional, con contenido y concreto». (Michael Kassel, Documenta 8 Kassel 1987).

El arte es solo expresión y goce intelectual

1
Retrato de Emmanuel Pan
2
Emmanuel Pan
Jun 2013

Entonces la pintura medieval según usted sería diseño ya que cumplía un rol de adoctrinamiento, era social, funcional, con contenido y concreta.

3
Responder
Retrato de César Ochoa
10
César Ochoa
Jul 2010

Estoy de acuerdo de la relacion entre el arte y el diseño ya que comparten una herencia y elementos teoricos. Sin puntulizar, en general se evidencia que careces de los conocimientos en metodologia y teoria del diseño y veo que tienes una percepcion de este meramente filosofica desde donde te paras a la critica severa contra los diseñadores en general. En lo particular te puedo decir que teniendo YO una hermana artista, y ser colaborador y expertador de muchos de sus trabajos, y conocer tambien muchos artistas, te digo que hoy en dia no es lo mismo para nada, una cosa es diseño y otra arte.

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Alejandro Valencia
Autor:
Alejandro Valencia
Título:
Panorama de la construcción de la teoría del diseño
Sinopsis:
Cinco posiciones en torno a la teoria de diseño con sustento en diversos conceptos.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
26
Opiniones:
37
Seguidores:
26
Retrato de Vicente Sandoval
Autor:
Vicente Sandoval
Título:
Qué es el diseño y cuál es el rol de la investigación
Sinopsis:
La palabra «diseño» es de uso popular por todos y hasta por especialistas de otras disciplinas, he aquí un abordaje para reflexionar sobre qué es y el aporte de la investigación.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
48
Opiniones:
38
Seguidores:
31
Retrato de Carlos Alonso Pascual
Autor:
Carlos Alonso Pascual
Título:
Cuando los objetos configuran las creencias
Sinopsis:
De cómo el Diseño Industrial, a través de sus productos, construye cultura y formas de ver el mundo.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
94
Opiniones:
102
Seguidores:
21
Retrato de Kassim Vera
Autor:
Kassim Vera
Título:
Retomar el rumbo
Sinopsis:
El diseño debe concebirse como una actividad intelectual de alto orden, que va más allá de la proyectación y la estilización.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
20
Opiniones:
10
Seguidores:
74
Ilustración principal del artículo El diseño tiene su discurso en construcción
Autor:
Omar Franco
Título:
El diseño tiene su discurso en construcción
Sinopsis:
Pensar en un único y unívoco discurso del diseño, es sumergirlo en un campo estático y poco productivo. Su propio enfoque reflexivo provendrá de una actitud rigurosa, pero amplia.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
45
Opiniones:
20
Seguidores:
39
Retrato de Norberto Chaves
Autor:
Norberto Chaves
Título:
El oficio más antiguo del mundo
Sinopsis:
Ante la persistente tendencia a sobre-valorar al diseño, manifiesta por algunos colaboradores de FOROALFA, acerco mi opinión seguida de un viejo texto de Oriol Pibernat sobre este tema.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
65
Opiniones:
9
Seguidores:
3290
Retrato de Alvaro Magaña
Autor:
Alvaro Magaña
Título:
Cosas que me molestan del diseño y los diseñadores
Sinopsis:
A ratos es bueno hacer un ejercicio de sincera liberación que permita precisar críticamente cuales son las definiciones fundamentales de nuestras trincheras cotidianas.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
149
Opiniones:
136
Seguidores:
98
Ilustración principal del artículo El otro diseño
Autor:
César Leal
Título:
El otro diseño
Sinopsis:
Reflexiones acerca del diseño como disciplina científica.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
215
Opiniones:
107
Seguidores:
67

Próximos cursos online

Desarrollamos para ti los mejores cursos online de actualización profesional, que te permitirán formarte y especializarte de la mano de renombrados especialistas

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
24 Junio

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
2 Septiembre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
16 Septiembre

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
30 Septiembre

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
21 Octubre