La eterna duda: ¿cómo ponerle precio al diseño?

El saber cotizar depende de conocer y ofrecer esencialmente lo que hacemos mejor, dentro de las posibilidades del mercado.

Retrato de Jorge Montaña Jorge Montaña Bogotá Seguidores: 221

Opiniones:
48
Votos:
122
Compartir:

Una diseñadora me escribió solicitando consejo:

«Hola buenas tardes, le escribo para hacerle una consulta. Como diseñadora industrial siempre he trabajado para empresas que se encargan de cobrar mi diseño. Ahora tengo que presentar una propuesta de diseño de un stand y no tengo idea de cómo cobrar. ¿Por tiempo?, ¿por metro cuadrado?, ¿según la complejidad del diseño? Quiero saber si tiene algún consejo, muchas gracias por su tiempo».

Sin duda, se trata de un asunto que no nos enseñan en la Universidad, sencillo pero enredado. Vamos a ver si lo puedo explicar: si cobras barato desvalorizas tu oficio y no te va a alcanzar para las cuentas, si cobras caro vas a perder el trabajo. El costo de un trabajo lo determinan muchos factores. El principal es la idoneidad y eficiencia para hacerlo.

Una clienta le encargó un sombrero para un evento campestre a un renombrado diseñador francés de principios del siglo pasado. El diseñador tomó un sencillo sombrero de paja y con una simple cinta, enredada de manera espectacular, logró un resultado que superó las expectativas de la señora. Ella muy contenta con su sombrero, le preguntó por el costo.

—1500 francos —dijo el diseñador.

—¿Me vas a cobrar 1500 francos por un sombrero de paja con una cinta? —respondió la señora escandalizada. El diseñador tomó el sombrero, lo desanudó y le dijo:

—La cinta y el sombrero te los regalo, pues no me costaron más que 5 francos. Saber cómo combinarlos vale 1495.

El valor de la idoneidad y la experiencia

Que un diseañador tenga idoneidad para hacer el trabajo implica para el cliente una garantía. Eso tiene un precio que depende de la capacidad y la experiencia. La experiencia permite al diseñador ser un poco más eficiente en el manejo de los tiempos de realización y en la calidad de los resultados. Un profesional que se inicia, ofrece menos certezas y es lógico que sea más barato. Un profesional con experiencia es más seguro y, por eso, más caro.

¿Pero cómo hacen los clientes para saber qué diseñadores son capaces y experimentados? Los clientes suelen confiar en quienes otros clientes ya confiaron en el pasado. Por eso es tan importante la experiencia. Así es como el mercado valida la idoneidad de los profesionales y es por eso que existen diseñadores que cobran más caro que otros.

Las referencias del mercado

Existen otras variables que determinan el valor del trabajo. En un mercado muy competitivo, en el que la oferta supera a la demanda, los precios tienden a la baja. Un ejemplo bien conocido es el caso del diseño de paginas web, que inicialmente ofrecian un mercado prometedor. Pero las herramientas para hacer el trabajo se democratizaron punto tal, que aparecieron quienes montaron esquemas (probablemente eficientes) para ofrecerlas por 200 dólares; un precio inviable para diseñadores con costos fijos normales.

El precio que los competidores directos le ponen al trabajo también influye sobre el precio del propio trabajo porque constituye una referencia para los clientes. Algunos profesionales tienen experiencia y talento validados por sus clientes, se han ganado su confianza y han creado una propuesta de valor personal que quizás no tienen sus competidores. A ellos, su credibilidad y eficiencia les garantiza trabajo bien recompensado.

Cómo calcular el precio del trabajo

Para determinar el precio de un trabajo primero se debe saber cuanto vale realizarlo. El costo real del trabajo depende del tiempo ocupado en brindar el servicio; que incluye, además del trabajo de diseño propiamente dicho, el trabajo previo de búsqueda de la oportunidad, prospección, analisis del cliente y sus necesidades, etc. El número de horas a comprometer en un presupuesto se debe multiplicar por el valor-hora del diseñador, que es diferente para cada quién, en función de sus necesidades, su estructura, su experiencia, sus idoneidad, etc. Es muy diferente si uno vive con su Mamá que si tiene un estudio con cinco funcionarios.

¿Pero cómo calcular el valor-hora? La suma de dinero necesaria para pagar todos los gastos del mes, incluido el propio sueldo, se divide por las horas de trabajo disponibles al mes para vender. Si se tienen expectativas de crecimiento a lo largo del tiempo, será necesario sumar las ganancias esperadas a la suma total, de lo contrario el emprendimiento no crecerá: solamente se mantendrá a flote. Así, si se necesitan 5000 dólares por mes para mantener en funcionamiento la estructura y se aspirar a un mínimo crecimiento, si se dispone de 22 días habiles de 8 horas para trabajar (176 horas en total), el valor-hora será de 57 dólares.

Cuando se trata de trabajos de extrema responsabilidad e inversiones muy altas se puede aumentar el valor de la hora o calcular horas de más, para cubrirse. En todos estos casos, la suma de conocimientos, competencias y experiencia, hacen que el valor-hora sea diferente. Las variables determinadas por el valor de mercado, la eficiencia y la experiencia del profesional, pueden hacer que una misma persona sea un diseñador industrial costoso, un diseñador de interiores promedio y un consultor barato.

En algunas áreas existen referencias de mercado que no necesariamente tienen relación directa con el costo del trabajo. Por ejemplo: puede ser que el metro cuadrado de diseño para un Casino probablemente valga más que el metro cuadrado para un apartamento.

Para administrar bien el calculo de horas es importante evitar los reprocesos; es decir, el trabajo hecho dos veces cuando el cliente no queda satisfecho. Usualmente esto sucede por falta de una comunicación efectiva que lleve a validar los procesos previos para tomar decisiones informadas que cumplan las expectativas de las partes.

En resumen, usted va tener que pagar todas las cuentas y llevar plata para la casa. De modo que siempre va tener que estar buscando en la cresta de la ola para ser eficiente; es decir, hacer en una hora lo que otros hacen en cuatro, o simplemente no consiguen resolver igual de bien.

Usted va a ganar bien cuando haga las cosas mejor que los otros o haga cosas que los otros no hacen, y va a ganar mal cuando haga cosas que los sobrinos del cliente también hacen. Como dice claramente Fernando del Vecchio en varios artículos publicados en FOROALFA: nosotros no vendemos diseño, resolvemos problemas de los clientes.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Jorge Montaña Jorge Montaña Bogotá Seguidores: 221

EdiciónLuciano Cassisi Buenos Aires Seguidores: 1481

Opiniones:
48
Votos:
122
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo La eterna duda: ¿cómo ponerle precio al diseño?

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Jorge Montaña

Más artículos de Jorge Montaña

Título:
Ni diseño, ni industrial
Sinopsis:
La apuesta por una nueva formación especulativa para Diseño Industrial tiene un efecto colateral no calculado: perdida de identidad y confusión en el mercado.
Compartir:
Título:
Qué es el diseño lento o «slow design»
Sinopsis:
Un grito de independencia y consciencia ante un consumismo desenfrenado e irresponsable.
Compartir:
Título:
¿Doctores o maestros?
Sinopsis:
Las universidades buscan profesores con maestría o doctorados para enseñar carreras creativas. ¿Se está creando una «clase académica» que no tiene vínculo con la práctica?
Compartir:
Título:
Diseño: ¿oficio o producto?
Sinopsis:
El diseñador no puede lograr para sí lo que hace excelentemente para otros. Existe una dificultad para comunicar al cliente el valor de lo que se ofrece.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Doris Carrasco
2
Doris Carrasco
Ago 2014

Me parece interesante el artículo, quiero acotar que también depende de los clientes que frecuentemos, muchas veces llegan con trabajos para ellos "sencillos y pequeños" que deben ser resueltos en un par de horas y siempre buscan pagar menos o piden un descuento. Si bien es cierto, que bajar el precio de nuestro trabajo, nos desmerece en cierto punto como profesionales; debemos ser conscientes de que a nivel local el diseño no se encuentra lo suficientemente valorado, ya sea por costumbre o falta de información, no siempre se puede aspirar a grandes cifras al final del mes.

0
Responder
Retrato de Yamil Manzur
4
Yamil Manzur
Jul 2014

Muy interesante, coincido donde mencionan lo referente a costos fijos, etc de cada uno de nosotros. Si no sabemis cuanto gastamos por mes, como sabremos si el valor X del presupuesto esta acorde a nuestra administracion?

Por otro lado, siempre busque el dichoso tarifario que nos solucione la vida, pero creo que hay que ajustar o realizar individualmente. Como decia un profesor de la Universidad; Lo que sirve para todos, No sirve para Nadie.

0
Responder
Retrato de Sole Verduga
4
Sole Verduga
Abr 2014

Como cuentas en la historia del sombrero, el diseñador no se tomó mucho tiempo en hacerlo, en ese caso no cobró por el tiempo que invirtió sino por su conocimiento, las horas invertidas en su educación, la experiencia, etc. A veces ponemos precios considerando solo el tiempo que nos toma, olvidándonos que el saber "qué y cómo hacerlo" tiene un valor adicional. Como bien concluyes al final, la clave está en hacer el mejor trabajo en el menor tiempo posible.

0
Responder
Retrato de Camila Yanez Robayo
2
Camila Yanez Robayo
Abr 2014

Uno de los principales problemas a los que nos enfrentamos es que en el mundo del diseño no existe un tarifario para tener como referencia. Es bastante difícil para un diseñador explicar al cliente todo el proceso que realiza para llegar a una meta ya que estos procesos varían dependiendo de la persona y de la experiencia que ésta tenga. La mayoría de clientes no tomará en cuenta las horas sino el trabajo en sí realizado.

0
Responder
Retrato de Diana Len
1
Diana Len
Abr 2014

Me encantó lo del sombrero...

1
Responder
Retrato de Juan Carlos Vasquez Salazar
1
Juan Carlos Vasquez Salazar
Mar 2014

Desafortunadamente la gran barrera con la que nos enfrentamos es el casi nulo criterio de un cliente para analizar, uno se encuentra personas cobrando grandes cantidades de dinero con clientes grandes y haciendo trabajos de muy mala calidad. Por poner un ejemplo, todavía hay empresas que pagan millones por un sitio web no responsive. Pero así es el mercado, la solución es ir poco a poco haciendo un trabajo que se destaque mucho y marcar la diferencia con esos clientes pequeños con lo que iniciamos, así nuestro trabajo hablará por si solo y quedarán en evidencia los que venden humo.

0
Responder
Retrato de Michelle Martin
0
Michelle Martin
Mar 2014

Nuestra profesión esta requiriendo con urgencia de la aplicación de un método, que nos permita deducir precios con una base lógica, e interpretar el por qué de las innumerables variables que esos precios pueden tener en el mercado, que no están regidas por la intangibilidad propia de la palabra creatividad, sino por diversas situaciones mucho más concretas ypalpables, las cuales deben ser gobernadas en forma

consciente.

1
Responder
Retrato de Ivan Abbadie
44
Ivan Abbadie
Mar 2014

creo que el mayor problema, lejos de llevar a cabo un debate, es querer tener la razón y última palabra, creo que si bien no tenemos que coincidir en todos si deberíamos comenzar a enriquecer la profesión de la que tantos se quejan y, misma, que otros nos apasionamos y enamoramos cada día más.

0
Responder
Retrato de José Hernández
0
José Hernández
Mar 2014

buen artículo, claro para poder cobrar a los clientes

0
Responder
Retrato de Shalom Suarez
1
Shalom Suarez
Mar 2014

Muchas gracias por el articulo, muy bueno. Es importante conocer bien que elementos se deben de tomar en cuenta al momento de cobrar por un trabajo de diseño, pero también, debemos de mostrarnos con una actitud confiada ante nuestros clientes, sabiendo que nuestro trabajo realmente vale lo que estamos cobrando. No pasar una cotización de manera temerosa o dudosa, ya que tu actitud hará que tu cliente desconfie de ti.

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Manuel Martínez Torán
Autor:
Manuel Martínez Torán
Título:
Creatividad y negocio: el futuro de la artesanía
Sinopsis:
Un nuevo modelo de observación del entorno para apoyar a las micro y pequeñas empresas artesanas desde la óptica prospectiva del diseño.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
70
Opiniones:
17
Seguidores:
75
Ilustración principal del artículo Por favor, ¡plágienme!
Autor:
Felipe Ibáñez Frocham
Título:
Por favor, ¡plágienme!
Sinopsis:
Al diseñador enfurece, pero, ¿a quién daña más gravemente el plagio?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
19
Seguidores:
49
Retrato de Ricardo Rangel
Autor:
Ricardo Rangel
Título:
¿Qué hacer después de terminar la carrera de diseño?
Sinopsis:
Una vez terminada la universidad, surgen muchas dudas sobre nuestra etapa como profesional, y es entonces cuando buscamos aquella alarma que diga: «rómpase en caso de graduarse».
Compartir:
Interacciones:
Votos:
135
Opiniones:
56
Seguidores:
14
Retrato de Daniel Silverman
Autor:
Daniel Silverman
Título:
Rara avis: el diseñador que no diseña sus presentaciones
Sinopsis:
Las presentaciones pobremente diseñadas son habituales y poco efectivas. Pero si además las ofrece un diseñador o profesor de diseño, son imperdonables.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
106
Opiniones:
47
Seguidores:
51
Retrato de Juan Barragán
Autor:
Juan Barragán
Título:
Los países y las ciudades no son marcas
Sinopsis:
Una perspectiva opuesta al estándar del «branding» de identidades de cuidades y países.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
106
Opiniones:
99
Seguidores:
24
Retrato de Ana Cecilia Arroyo
Autor:
Ana Cecilia Arroyo
Título:
La estética como generadora de identidad
Sinopsis:
A quienes interesan las disciplinas vinculadas al diseño, el mercado y la posibilidad de competencia y protección, el tema de la estética aplicada resulta relevante.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
26
Opiniones:
6
Seguidores:
8

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
21 Octubre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
3 Febrero

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
2 Marzo

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril