La autonomía del diseño

El diseño es una categoría tan amplia como la del arte, pero la reflexión estética no lo puede medir con los parámetros de este. La autonomía juega aquí un papel fundamental.

Fernando Infante del Rosal, autor AutorFernando Infante del Rosal Seguidores: 19

Ilustración principal del artículo La autonomía del diseño

El diseño no ocupa todavía un lugar central en la reflexión estética, no al menos en el centro de esa disciplina filosófica moderna que llamamos Estética. Desde su nacimiento en el siglo XVIII, especialmente después de Kant, la Estética ha estado comprometida con la fundamentación del arte, sobre todo con la defensa de la libertad del arte y de los artistas, con su independencia respecto a otros órdenes, con su autonomía. Este compromiso con la autonomía del arte, o con el arte autónomo, ha llevado con frecuencia a una crítica abierta o a un desdén hacia las artes heterónomas, aplicadas, aquellas que están ligadas al contexto de lo consuetudinario o lo funcional (aunque el arte procediera de la misma heteronomía).

La Estética juega un papel en la teoría del arte, es su cuerpo central en tanto que ha racionalizado los aspectos más básicos y fundamentales del estatuto y el devenir del arte. Al diseño se le niega esa atención precisamente porque la estética filosófica lo identifica con el régimen de la aplicabilidad y la funcionalidad y, por tanto, como un ámbito lejano al de la autonomía y libertad del arte. Pero este desinterés usualmente se convierte en censura explícita: la reflexión estética y los escritos sobre arte suelen presentar a los diseñadores y a los artistas aplicados a la manera de «cómplices de un circuito casi perfecto de producción y consumo», como dice Hal Foster,1 sospechosos de difundir ideologías de alguna superestructura, de coger el dinero y correr, de preferir el yugo a la libertad.

Resulta paradójico que, en su defensa de «lo artístico», la reflexión estética haya devaluado «lo estético», término con el que hace referencia a aquellas experiencias de cierta cualidad que no gozan de la excepción ni la excepcionalidad de las acciones y obras artísticas. Con su desaire al diseño, la estética filosófica reduce su ámbito de reflexión y renuncia a un marco más amplio –el de «lo estético»–, que le corresponde ciertamente.

El asunto de la libertad juega un papel fundamental, como puede apreciarse. No en vano, «lo estético y lo artístico» interesan a la reflexión filosófica desde la Modernidad, precisamente porque en ellos se muestra el régimen, no sólo simbólico sino también efectivo, de la libertad del individuo que los ilustrados quieren fundamentar. El compromiso de la Estética con la fundamentación de la autonomía del arte es la razón de su desdén hacia cualquier ámbito sospechoso de no haberse emancipado de lo funcional y lo cotidiano. Es cierto que, en la actualidad, una parte de la reflexión estética se centra en estos ámbitos olvidados, pero el núcleo de su reflexión sigue siendo aquel que convierte la libertad del arte en un asunto irrenunciable, como diría Adorno.

En el libro La autonomía del diseño (Universidad de Valencia, 2018), sirviéndome de mi doble experiencia como diseñador y filósofo, invito a la Estética a pensar el diseño, pero ahora sin medirlo con los valores y parámetros de lo artístico, al contrario, abriendo el arte a los valores del diseño. Pretendo así, no solo integrar el diseño en el eje del pensamiento estético, sino ampliar este, denunciando su compromiso de exclusividad con el arte autónomo.

El diseño es presentado como una categoría estética tan amplia y fundamental como lo ha sido el arte. Ambos constituyen los dos modos de acción libre que tenemos a mano. Es decir, el diseño está tan vinculado a la autonomía y la libertad como lo está el arte, pero cada uno aborda la libertad en sus dos sentidos fundamentales: el arte poniendo en crisis la norma, la regla, la ley, y el diseño haciéndose con tal norma, regla o ley. Diseño y arte serían así dos formas de abordar aquello que Kant llamaba el «libre juego de la imaginación y del entendimiento»:2 si el arte ahonda en el lado de la libertad del juego, el diseño lo hará en el de la ley. Con frecuencia, el artista extrae placer disfrutando del lado de la libertad del juego, el diseñador lo extrae del disfrute de la ley. Más allá de sus rasgos como realidades históricas o modos de hacer, arte y diseño vendrían a ser en este sentido categorías alternativas y relacionadas –fundidas en la práctica en numerosas ocasiones–, dos modos de ser en esos juegos fundamentales de la producción, la ideación, la creación y el hallazgo. Asumido este carácter general de ambos dominios, la Estética, como disciplina filosófica, puede recuperar un marco de interés más amplio, marco al que renunció en su compromiso con la fundamentación y defensa del arte.

Más información

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
52
Votos:
25

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
  1. Foster, Hal, Diseño y delito, y otras diatribas, Madrid, Verso, 2002, p. 18.
  2. Kant, Immanuel, Crítica del juicio, trad. M. García Morente, Madrid, Austral, 1999, p. 149 [§ 9].
Código QR de acceso al artículo La autonomía del diseño

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 23/10/2018

Descargar PDF

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Jorge Francisco Rosales Alvarez
0
Oct. 2012

Estoy totalmente de acuerdo, pero q pasa cuando los clientes no nos ven como diseñadores, sino como rotuladores, creo que esa parte de saber como cobrar sin q se vayan con los q solo le saben mover al programa es primordial q el cliente lo sepa, ya q nosotros nos preparamos 4 años y medio o mas para hacer un diseño funcional a solo un diseño simple e infuncional, al mismo tiempo creo q tambien no solo es ser puntual con las entregas y esas cosas, sino tambien el hecho de enrollar al cliente con lo q hacemos y enseñarle un poco de lo q hacemos sin q meta mano, asi si creceremos como diseñadores

0
Retrato de Fernando Infante del Rosal
19
Oct. 2018

Un artista (autónomo), lo que llamamos un artista contemporáneo se mueve en un régimen de libertad porque nuestra sociedad y nuestra educación nos motivan a valorar al artista como espíritu libre. En mi estudio hemos hecho proyectos de diseño en los que participaban artistas, considerados como tal por el cliente. En estos casos nos hemos encontrado siempre que el cliente intervenía a fondo en la parte de "diseño" y, por supuesto, aceptaba como incocable lo que venía de aquel a quien consideraba artista. Tenemos que educar al cliente, enseñarle qué es el diseño y cómo se trabaja en diseño, algo que no necesita el artista en ciertos ambientes.

0
Retrato de Ramiro Perez
1
Oct. 2018

Fernando, el arte no se discute. Se toma o se deja, se ama o se odia, se lo acepta o se lo persigue pero nunca será algo a discutir. El diseño es una construcción de relaciones, es el diálogo que sucita en una charla y la riqueza dependerá de los actuantes y su capacidad de generar algo rico y virtuoso. El diseño se da entre dos o más, el arte no, nunca tendrá en cuenta al otro como fin.

0
Retrato de Fernando Infante del Rosal
19
Nov. 2018

Así suele ser.

0
Responder
Retrato de Pablo González
0
Pablo González
Jul. 2011

Buen artículo. Algo corto.

Hay mucho para comentar al respecto, la situación frente a la informalidad del mercado (no solamente la competencia formal); la carencia de instituciones que revaloricen el rol del Diseñador, que conglomeren y lleven a cabo acciones que favorezcan la entidad profesional de cada uno de nosotros.

Los casos mencionados en el artículo serán, seguramente, ejemplos de logros obtenidos por propio mérito de diseñador. Si no nos tratamos a nosotros seriamente, es dificil encontrar ese trato afuera y llegar a obtener ese rol con responsabilidades mas abarcativas.

0
Retrato de Patricio Avellaneda
0
Abr. 2013

Creo Pablo que Pablo que hay que mirar mas hacia adentro como diseñadores y dejar de poner el problema en las instituciones en el mercado para poder provocar cambios tanto en lo personal como en la profesión.

0
Retrato de Pablo González
0
Pablo González
Abr. 2013

No estoy de acuerdo. No se trata de una disciplina introspectiva. No es arte. El diseño depende del mercado. Si el mercado tiene otras perspectivas y, por ejemplo, lo pone ultimo en la lista; no nos queda mucho mas que hacer individualmente.

La Bauhaus fue lo que fue porque el mundo le abrió las puertas. Si hubiese sucedido 20 años antes (o en otro contexto social), otra hubiera sido la historia.

0
Retrato de Patricio Avellaneda
0
Abr. 2013

Me refiero a que si los diseñadores no saben hacer valorar su trabajo (lo cual tiene que ver con educar a los clientes en cuanto al valor y hacerles ver la importancia del diseño), el mercado nunca va a comprender el valor del diseño, son uds. los encargados de hacerlo, no esperen que el mercado o las instituciones los comprenda por arte de magia.

0
Responder
Retrato de Francisco Ramirez
0
Francisco Ramirez
Oct. 2018

"Es decir, el diseño está tan vinculado a la autonomía y la libertad como lo está el arte" "...y el diseño haciéndose con tal norma, regla o ley", el diseño está siempre ligado a un cliente, no es autonomo y esa ligadura no lo hace libre.

0
Retrato de Fernando Infante del Rosal
19
Nov. 2018

En mi estudio de diseño gráfico siempre le contamos al cliente que el diseño debe sobrevivir al mensaje para hacerle justicia. Evidentemente, al cliente solo le interesa vender o llenar una sala en el tiempo en el que el producto está en vigor, pero nosotros podemos ir más allá y aportar al diseño, gráfico o industrial, una serie de características y valores que amplían su función directa y básica. Cuando hablo de autonomía del diseño me refiero a ese margen excedente. Y en el libro también explico que la libertad del diseño no está en romper la ley, sino en hacerse con ella y controlarla.

0
Retrato de Francisco Ramirez
0
Francisco Ramirez
Nov. 2018

En eso estoy de acuerdo, pero siempre he pensado que cuando el diseño va "más allá" se convierte en arte y no todas la piezas de diseñadores llegan a ese nivel, la mayoría de cosas que he visto llegar hasta ese punto son de personas que son artistas diseñadores, hay muchos museos en el mundo que dan cuenta de eso. Esta ha sido siempre una "pelea" que he tenido con mis compañeros de trabajo, me gustó tu artículo realmente da para discutir muchísimo.

Gracias por tu respuesta.

0
Responder
Retrato de Jorge Luis García Fabela
133
Oct. 2018

Tengo una pregunta para Fernando Infante: ¿eres diseñador gráfico de profesión? Veo que eres filósofo con doctorado en Filosofía, Entiendo qué haces diseño y pintas pero ¿cursaste la licenciatura en Diseño Gráfico?

En lo personal me parece muy importante que la Estética se incorpore al Diseño y que debería incluirse también la Ética e incluso la Teoría del Conocimiento, tal vez como conocimientos básicos y no exhaustivos.

La licenciatura en Diseño Gráfico incorpora saberes o conocimientos de distintas disciplinas (no siempre en todos los programas de estudio): mercadotecnia, publicidad, retórica, psicología, sociología, comunicación, historia del diseño, historia del arte, semiótica entre otras.

El problema (no lo digo por ti) es que, todo depende de los contenidos, del profesor y fundamentalmente sobre la manera en que se apliquen estos conocimientos para ayudar al estudiante en el desarrollo de la profesión. Para poner ejemplos: se puede impartir semiótica, pero si se estudia solamente desde el aspecto teórico sin «bajar» a la aplicación práctica (que es la interesante para el alumno), -digo «bajar» ya que el discurso puede quedar en el aire y vuela tan alto que el alumno no alcanza a ver ni entender-.

Hay que ser retóricos en el sentido de que te entiendan con facilidad, con claridad y convencerlos.

Repito, no lo digo por ti que no te conozco. Lo que sucede es que he visto qué hay teóricos que el discurso lo elevan tanto (y lo disfrutan) que el alumno no entiende nada pero lo aplaude.

En tu texto, si te fijas, algunos cuantos comentan sin relación a tu tema y expresan otras inquietudes como «dignificar» la profesión, «educar» al cliente. Se van de lado.

Conociendo a través de tantos años a tantos alumnos es indispensable que lo que se imparte se relacione en concreto en utilidades prácticas para la profesión.

Los alumnos no son muy aficionados a la lectura, y si ésta se complica se complica todo.

La Éstetica está en todo, lo sabemos, no es exclusiva del arte.

1
Retrato de Fernando Infante del Rosal
19
Nov. 2018

Muchas gracias por tus palabras, Jorge Luis. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo soy diseñador gráfico profesional. Fundé mi estudio hace 25 años y antes estudié Filosofía y Bellas Artes. Durante mucho tiempo decía cuando me preguntaban que yo relacionaba más el diseño con la filosofía que con las bellas artes, por la importancia que tienen el concepto y la abstracción conceptual. Precisamente porque conozco el diseño desde dentro, como diseñador y como empresario del diseño (me ha tocado vivir además dos grandes crisis en España: la de principios de los 90 y la de los últimos años), y conozco también la Filosofía y la Estética filosófica desde dentro, hablo con mucha conciencia de la ausencia de diálogo que hay muchas veces entre ambas. Soy profesor en la carrera de Diseño Industrial, en la de Bellas Artes, en Comunicación y en varios master, y me topo con ese rechazo de los alumnos hacia la reflexión, pero hacia lo que se dirige la crítica de mi libro no es hacia los diseñadores, que como tú dices se han quedado en problemas que expresan en un lenguaje que diría incluso ‘neoliberal’, sino contra mis compañeros estetas filósofos, que por desconocimiento denigran y excluyen el diseño del pensamiento estético. Mis inquietudes vienen por ambos lados, como diseñador profesional que toma sus pastillas para la tensión arterial y como filósofo y profesor de Estética. Y el problema, como tú dices, es que la teoría del diseño muchas veces es una especie de meta-teoría que nada tiene que ver con las inquietudes ni con la práctica ni con las intenciones de los diseñadores. Muchas veces he escuchado o leído sobre teoría del diseño y no me he visto representado, ni a mí ni a mis compañeros diseñadores, ni he reconocido en esa teoría la práctica del diseño. En todo caso, aunque los diseñadores jóvenes no se abran claramente a una reflexión sobre el diseño, en mi experiencia, y habiendo trabajado con mucha gente en mi estudio y teniendo muchos amigos diseñadores, he observado que con el paso del tiempo todo profesional del diseño desarrolla su propia teoría del diseño. Pasa en todas las disciplinas prácticas, pero especialmente en el diseño, que trabaja diariamente con la reflexión y el pensamiento. La teoría, los discursos teóricos, sirven para reforzar una disciplina, la endurecen, le conceden una importancia simbólica que es traspasada a la sociedad. Eso es lo que ha pasado con el arte. Solo cuando el diseño cuente con esa teoría y esa reflexión, la sociedad lo entenderá como un valor simbólico, no solo como una profesión que por supuesto también lo es y a mucha honra. Muchos artistas no usan el término ‘profesional’, los diseñadores lo usaremos siempre, pero eso no se contradice con la posibilidad de que algún día el diseño sea un valor simbólico mayor de lo que lo es hoy, y eso solo se consigue como lo ha conseguido el arte, haciendo que otros hablen y piensen sobre ti.

0
Retrato de Jorge Luis García Fabela
133
Dic. 2018

Fernando, te agradezco tu respuesta aunque no me queda claro del todo. La pregunta es si eres diseñador de profesión, y con ello me refiero a que si tuviste la formación profesional de diseñador, es decir: estudios o aprendizajes de una carrera o una licenciatura de diseño, completos y si estás titulado por alguna universidad.

Cuando nos referimos a un profesional entendemos que es el que profesa un empleo, facultad u oficio y que cobra por ello. Eso cambia el sentido, ya que un profesional puede ser un impresor, un relojero, un asesino, un diseñador o un herrero.

Yo puedo poner una pastelería y tener personas que hagan los pasteles.

Lo pregunto ya que he visto a profesionistas de otras áreas que les ha encantado el diseño gráfico y dicen como diseñar: entre ellos pedagogos, filósofos, comunicólogos y hacen teorías pero no saben diseñar, nunca han tomado un lápiz y se notan esos huecos enormes cuando hablan de diseño o mejor se enfocan a asuntos teóricos y algo de análisis. Hay quienes tienen despacho y son consultores. No tengo nada contra eso excepto que no son diseñadores. Eso me ha vuelto desconfiado.

Una persona puede llamarse artista profesional y no haber estudiado arte y ser un buen artista, o malo, o regular. Se puede tener los estudios profesionales de arte con título y no ser profesional en el sentido de no vivir de ello o no vender ni cobrar. Hay artistas a los que les ha estorbado la Universidad y han sido excelentes artistas profesionales.

La profesión de diseñador tiene aprendizajes que van ligados y van de lo simple a lo complejo y en los que se tienen diversos aprendizajes de diversas asignaturas que se relacionan.

En asuntos de Estética y Diseño se creó hace unos años un Congreso de Diseño, Arte y Filosofía, en el que participé, y noté que los diseñadores no sabían de Estética. Los filósofos saben de Estética pero no de Diseño y faltó el Arte. Buen intento pero faltaría trabajar en conjunto esos asuntos y tal vez es lo que tú estás haciendo.

0
Responder
Retrato de Cindy Martínez
0
Ene. 2012

Pienso que es muy bueno que los diseñadores estén creciendo y ya no solo sean tomados en cuenta para la creación de diseños, sino que también para la toma de decisiones. Pues los diseñadores tienden a buscar más soluciones a un problema que enfocarse en una sola solución como lo hacen la mayoría de las personas, lo cual puede ayudar a la empresa a crecer.

1
Retrato de Patricio Avellaneda
0
Abr. 2013

Creo Cindy en cuanto a las soluciones que realmente el diseñador es así para con sus clientes pero le cuesta mucho trabajar consigo mismo en ese aspecto lo cual es un freno a su desarrollo profesional.

0
Retrato de Fernando Infante del Rosal
19
Oct. 2018

Por mi experiencia y la de aquellos con los que he trabajado, con el tiempo nos vamos haciendo más analíticos, tenemos más capacidad para la observación y para plantear los problemas planteados de una manera más amplia. Es verdad que nos enfocamos en los problemas que nos plantean y podemos dejar de replantearnos a nosotros mismos, pero creo que con el tiempo todos nos hacemos más conscientes de todo, también de nuestro método e ideas personales.

0
Responder
Retrato de Rodrigo Trejo
2
Oct. 2011

Muy acertado, aunque discrepo un poco en los (por ti llamadas) «optativas», me parece que «las metodologías de trabajo, y la puntualidad en la entrega» son primordiales para establecer una empresa. Es lo que generará la pregnancia suficiente en el cliente para querer volver.

En cuanto al diseño actual, el diseñador debe EN ESTE MOMENTO dejar de ser un mero técnico que sabe usar los programas. Debe tomar las riendas de lo que produce: realizar los textos, supervisar la impresión, negociar con el cliente y los proveedores, desarrollar estrategias competitivas y acordes al cliente.

1
Retrato de Patricio Avellaneda
0
Abr. 2013

Totalmente de acuerdo en que no son optativas, son ventajas competitivas que pueden hacer que el cliente los elija o no por lo tanto son fundamentales.

Lo de tomar las riendas creo que es buena idea pero hay un punto importante que es aprender a trabajar en equipo con otros profesionales: Comunicadores sociales que puedan realizar los textos, especialistas en comercialización que puedan negociar con clientes, proveedores y desarrollar estrategias competitivas acorde al cliente. Eso les permitiría trabajar enfocados y convertirse en comunicadores y estrategas gráficos como bien dice Javier.

0
Retrato de Fernando Infante del Rosal
19
Oct. 2018

Para los diseñadores la "profesionalidad" no es una traba para ser valiosos "creativa o artísticamente". La "profesionalidad" tiene mala fama en otros ámbitos de la creatividad, pero en diseño somos artistas de la profesionalidad y con la profesionalidad, porque esa relación con el cliente es una parte importante de la creatividad y del proyecto ¿no creéis?

0
Responder
Retrato de Giulliana Laborde
4
Nov. 2018

La estética y el arte han estado relacionadas, se podría decir que ha existido una interdependencia. La estética se utilizaba para nombrar lo bello y lo feo, es una rama de la filosofía que se encarga de estudiar la manera cómo el razonamiento del ser humano interpreta los estímulos sensoriales que recibe del mundo circundante. Y el arte es entendido generalmente como cualquier actividad o producto realizado por el ser humano con una finalidad estética o comunicativa, mediante la cual se expresan ideas, emociones o, en general, una visión del mundo, mediante diversos recursos, como los plásticos, lingüísticos, sonoros o mixtos. El diseño a su vez es el resultado final de un proceso, se busca dar solución idónea a cierta problemática particular, pero tratando en lo posible de ser práctico y a la vez estético en lo que se hace. Como se menciona en el artículo, el diseño debe tener su propia independencia para crear y salirse de los cánones determinados por el arte o por lo denominado estética, abrir sus propios caminos de creación.

0
Retrato de Fernando Infante del Rosal
19
Nov. 2018

Muy buena lectura, Giulliana.

0
Responder
Retrato de Néstor Damián Ortega
414
Nov. 2018

Fernando, aparte de las felicitaciones por aportar al pensamiento teórico desde otras perspectivas lo cual siempre es bienvenido y enriquecedor, sintetizo la pregunta de todos en el Foro ¿como podemos adquirir o leer tu libro?.....

!En hora buena!

0
Retrato de Fernando Infante del Rosal
19
Nov. 2018

Gracias, Néstor Damián, desgraciadamente, la editorial de la Universidad de Valencia no saca el libro en versión digital, solamente física, y solo se puede adquirir comprándolo en la página web de publicaciones de la Universidad de Valencia (España) o en algunas web de librerías online. También en Amazon.

0
Responder
Retrato de Santiago Pazmiño
1
Nov. 2018

Estimado, me interesa adquirir tu texto, ¿dónde lo puedo conseguir para Ecuador y en español? El debate y reflexión de los enfoques y categorías de lo estético en el Diseño y el diseño en la Estética es ineludible, y me gustaría aplicarlo en mis clases. Muchas gracias.

0
Retrato de Fernando Infante del Rosal
19
Nov. 2018

Muchas gracias, Santiago. El libro solo se puede comprar en versión física en la propia página web de Publicaciones de la Universidad de Valencia (España). Lo suelen enviar bastante pronto. También en Amazon.

0
Responder
Retrato de Claudio Gaitan
0
Oct. 2018

Buen aporte. Pero me entristecio ayer ver a una niña con solo secundario hecho y 0 formacion en diseño ganar la cuenta de una pyme ofreciendo diseño grafico y posteos para facebook a precios muyyy bajos. Hay algo que no me cierra mas alla de ser excelente vendedora

0
Retrato de Fernando Infante del Rosal
19
Oct. 2018

Los diseñadores trabajamos en un ámbito en el que tenemos que ganarnos la consideración, la confianza y la libertad de acción cada día. El diseño no tiene (todavía) los valores simbólicos de su hermano el arte, no se nos respeta de entrada. Y claro, cuando nosotros mismos no nos respetamos convirtíéndonos en chicos/as para todo, la cosa se pone difícil.

0
Responder

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
1 julio

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología...

20 horas (aprox.)
1 julio