Fernando Infante del Rosal

Fernando Infante del Rosal

Sevilla (Sevilla) España

Seguidores:
17
Votos:
22
Opiniones:
18
Artículos publicados:
1

Diseñador Gráfico profesional, docente especialista en Diseño corporativo, diseño editorial, teoría, con 27 años de trayectoria. Trabaja en El golpe. Cultura del entorno. Ejerce la docencia en Universidad de Sevilla.

Áreas de interés: Diseño Audiovisual, Diseño Gráfico, Diseño Web, Publicidad, Ilustración, Branding

Título:
Libro: La autonomía del diseño
Sinopsis:
El diseño es una categoría tan amplia como la del arte, pero la reflexión estética no lo puede medir con los parámetros de este. La autonomía juega aquí un papel fundamental.
Compartir:

Director y diseñador del estudio de diseño gráfico El golpe Cultura del entorno desde 1994. Filósofo y profesor del Departamento de Estética e Historia de la Filosofía de la Universidad de Sevilla.

\r\n\r\n

\\r\\n

\r\n
17

Hace 4 días Siguiendo a:

Luz Del Carmen A. Vilchis Esquivel

Profesional, Docente con 41 años de trayectoria.
17

Hace 8 semanas Siguiendo a:

Jorge Luis García Fabela

Profesional, Docente con 43 años de trayectoria.
17

Hace 8 semanas Siguiendo a:

Santiago Pazmiño

Profesional, Docente con 14 años de trayectoria.
17

Hace 8 semanas Siguiendo a:

Néstor Damián Ortega

Profesional, Docente con 20 años de trayectoria.
17

Hace 8 semanas Siguiendo a:

Giulliana Laborde

Estudiante
17

Hace 8 semanas Mi respuesta en el diálogo iniciado por Jorge Luis García Fabela en el artículo La autonomía del diseño

Muchas gracias por tus palabras, Jorge Luis. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo soy diseñador gráfico profesional. Fundé mi estudio hace 25 años y antes estudié Filosofía y Bellas Artes. Durante mucho tiempo decía cuando me preguntaban que yo relacionaba más el diseño con la filosofía que con las bellas artes, por la importancia que tienen el concepto y la abstracción conceptual. Precisamente porque conozco el diseño desde dentro, como diseñador y como empresario del diseño (me ha tocado vivir además dos grandes crisis en España: la de principios de los 90 y la de los últimos años), y conozco también la Filosofía y la Estética filosófica desde dentro, hablo con mucha conciencia de la ausencia de diálogo que hay muchas veces entre ambas. Soy profesor en la carrera de Diseño Industrial, en la de Bellas Artes, en Comunicación y en varios master, y me topo con ese rechazo de los alumnos hacia la reflexión, pero hacia lo que se dirige la crítica de mi libro no es hacia los diseñadores, que como tú dices se han quedado en problemas que expresan en un lenguaje que diría incluso ‘neoliberal’, sino contra mis compañeros estetas filósofos, que por desconocimiento denigran y excluyen el diseño del pensamiento estético. Mis inquietudes vienen por ambos lados, como diseñador profesional que toma sus pastillas para la tensión arterial y como filósofo y profesor de Estética. Y el problema, como tú dices, es que la teoría del diseño muchas veces es una especie de meta-teoría que nada tiene que ver con las inquietudes ni con la práctica ni con las intenciones de los diseñadores. Muchas veces he escuchado o leído sobre teoría del diseño y no me he visto representado, ni a mí ni a mis compañeros diseñadores, ni he reconocido en esa teoría la práctica del diseño. En todo caso, aunque los diseñadores jóvenes no se abran claramente a una reflexión sobre el diseño, en mi experiencia, y habiendo trabajado con mucha gente en mi estudio y teniendo muchos amigos diseñadores, he observado que con el paso del tiempo todo profesional del diseño desarrolla su propia teoría del diseño. Pasa en todas las disciplinas prácticas, pero especialmente en el diseño, que trabaja diariamente con la reflexión y el pensamiento. La teoría, los discursos teóricos, sirven para reforzar una disciplina, la endurecen, le conceden una importancia simbólica que es traspasada a la sociedad. Eso es lo que ha pasado con el arte. Solo cuando el diseño cuente con esa teoría y esa reflexión, la sociedad lo entenderá como un valor simbólico, no solo como una profesión que por supuesto también lo es y a mucha honra. Muchos artistas no usan el término ‘profesional’, los diseñadores lo usaremos siempre, pero eso no se contradice con la posibilidad de que algún día el diseño sea un valor simbólico mayor de lo que lo es hoy, y eso solo se consigue como lo ha conseguido el arte, haciendo que otros hablen y piensen sobre ti.

0
17

Hace 8 semanas Mi respuesta en el diálogo iniciado por Santiago Pazmiño en el artículo La autonomía del diseño

Muchas gracias, Santiago. El libro solo se puede comprar en versión física en la propia página web de Publicaciones de la Universidad de Valencia (España). Lo suelen enviar bastante pronto. También en Amazon.

0
17

Hace 8 semanas Mi respuesta en el diálogo iniciado por Francisco Ramirez en el artículo La autonomía del diseño

En mi estudio de diseño gráfico siempre le contamos al cliente que el diseño debe sobrevivir al mensaje para hacerle justicia. Evidentemente, al cliente solo le interesa vender o llenar una sala en el tiempo en el que el producto está en vigor, pero nosotros podemos ir más allá y aportar al diseño, gráfico o industrial, una serie de características y valores que amplían su función directa y básica. Cuando hablo de autonomía del diseño me refiero a ese margen excedente. Y en el libro también explico que la libertad del diseño no está en romper la ley, sino en hacerse con ella y controlarla.

0
17

Hace 8 semanas Mi respuesta en el diálogo iniciado por Néstor Damián Ortega en el artículo La autonomía del diseño

Gracias, Néstor Damián, desgraciadamente, la editorial de la Universidad de Valencia no saca el libro en versión digital, solamente física, y solo se puede adquirir comprándolo en la página web de publicaciones de la Universidad de Valencia (España) o en algunas web de librerías online. También en Amazon.

0
17

Hace 8 semanas Mi respuesta en el diálogo iniciado por Giulliana Laborde en el artículo La autonomía del diseño

Muy buena lectura, Giulliana.

0
17

Hace 2 meses Mi respuesta en el diálogo iniciado por Maria Laura Buga en el artículo La autonomía del diseño

Es muy importante, María. El problema es educar y formar también a la población. Aún no tenemos vías directas para eso.

0
17

Hace 2 meses Mi respuesta en el diálogo iniciado por Fabio Solano en el artículo La autonomía del diseño

Tenemos que luchar contra el cliché que dice que donde hay profesionalidad no hay arte. En nuestro caso, la cualidad (artística, etc.) va unida a valores profesionales.

0
17

Hace 2 meses Mi respuesta en el diálogo iniciado por Jorge Francisco Rosales Alvarez en el artículo La autonomía del diseño

Así suele ser.

0
17

Hace 2 meses Mi respuesta en el diálogo iniciado por Wilber Oswaldo Nucamendi Madrigal en el artículo La autonomía del diseño

Gracias. Se agradece después de esforzarse en escribir un libro así.

0
17

Hace 2 meses Mi respuesta en el diálogo iniciado por Santiago Quintero en el artículo La autonomía del diseño

Gracias.

0
17

Hace 2 meses Mi respuesta en el diálogo iniciado por María Laura Gómez en el artículo La autonomía del diseño

Gracias, María Laura, algún día la palabra "diseño" será una categoría tan amplia ,y usada como un valor, como la palabra "arte".

0
17

Hace 2 meses Mi respuesta en el diálogo iniciado por Gisela Giardino en el artículo La autonomía del diseño

Cierto, Gisela, los diseñadores somos filósofos y políticos silenciosos. Los somos porque influimos en todo, pero solo cuando sabemos lo que hacemos y por qué lo hacemos.

0
17

Hace 2 meses Mi respuesta en el diálogo iniciado por Rodrigo Trejo en el artículo La autonomía del diseño

Para los diseñadores la "profesionalidad" no es una traba para ser valiosos "creativa o artísticamente". La "profesionalidad" tiene mala fama en otros ámbitos de la creatividad, pero en diseño somos artistas de la profesionalidad y con la profesionalidad, porque esa relación con el cliente es una parte importante de la creatividad y del proyecto ¿no creéis?

0
17

Hace 2 meses Mi respuesta en el diálogo iniciado por Cindy Martínez en el artículo La autonomía del diseño

Por mi experiencia y la de aquellos con los que he trabajado, con el tiempo nos vamos haciendo más analíticos, tenemos más capacidad para la observación y para plantear los problemas planteados de una manera más amplia. Es verdad que nos enfocamos en los problemas que nos plantean y podemos dejar de replantearnos a nosotros mismos, pero creo que con el tiempo todos nos hacemos más conscientes de todo, también de nuestro método e ideas personales.

0