Historia de la tipografía gótica Fraktur

Fraktur

Una tipografía que marcó el estilo editorial alemán hasta el siglo XX. Del emperador Maximiliano I, a la historia del caballero Theuerdank y el desarrollo de una tipografía que dominaría en Alemania por más de 400 años.

Michael Ritter, autor AutorMichael Ritter Seguidores: 79

La crónica de las andanzas del increíble Theuerdank y su compañero Ehrenhold, representa uno de los últimos grandes versos épicos de la Edad Media alemana. Trata del viaje que emprende el valeroso caballero para conocer y cortejar a su futura esposa, María de Borgoña, y las peripecias que sufre, en batallas y otras situaciones de riesgo. El relato constituye el centro de una muy maquillada autobiografía de Maximiliano I (1459-1519), a la sazón Duque de la Borgoña y Rey de Alemania y —desde 1508— Emperador del Sacro Imperio Germánico Románico.

Maximiliano, que fue un gran admirador y mecenas de las bellas artes. Señalado como el último gran caballero de Europa, encargó en 1517 la factura de tres libros ricamente ilustrados para —como diríamos hoy— pasar al bronce. Esta trilogía estaba compuesta por el mencionado Theuerdank, el Libro de Oraciones y el Weißkunig (Rey blanco), otra obra autobiográfica de la infancia del monarca que quedaría inconclusa.

Las diversas versiones manuscritas del Theuerdank, con sus correcciones y anotaciones al margen, aún se conservan y son parte de la Biblioteca Nacional de Austria en Viena, donde se conocen como el «Codice Vindobonensis». Apuntan a la estrecha colaboración del propio Maximiliano con sus varios redactores. Fue el propio emperador quien definió el concepto de la obra, el contenido de los capítulos y también las imágenes. Dictó los borradores y encargó los bocetos. Marx Treitzsaurwein, su secretario personal, editó los textos y Melchior Pfintzing escribió los versos. Pfintzing, un alto dignatario eclesiástico en la corte imperial de Maximiliano, se hizo cargo de la edición final.

En 1517, fueron editadas aproximadamente 40 copias de Theuerdank, impresas en valioso pergamino y otras 300 editadas en papel. Las copias de pergamino tenían por objeto ser distribuidas como regalos a personalidades encumbradas del entorno del monarca. Una segunda edición no se realizó sino hasta después de su muerte en 1519 por orden de su nieto, el archiduque Fernando.

Ilustración del artículo Fraktur
Carátulas de dos los 118 capítulos ricamente ilustrados del Theuerdank.

Cuenta la leyenda que Maximiliano había mantenido su primer «Thewerdanncks» en un ataúd y que lo llevaba en todos sus viajes como un memento mori (un recordatorio de la mortandad de los hombres). Tras su muerte su cuerpo debía ser colocado en el ataúd y extraído de éste —en memoria de sus hazañas— el poema épico para ser difundido para la posteridad.

Las estupendas 118 xilografías de la obra, coloreadas a mano —una para cada capítulo— que ilustraron la edición original fueron realizadas por los grabadores Hans Beck Burkmair el mayor, Hans Schaufelein y Leonhard Beck en base a ilustraciones de Jost Negker, un artista y grabador encumbrado de su época.

La imprenta de tipos móviles inventada por Johannes Gutemberg apenas si tenía 67 años. Antes de eso, hasta 1450 y aun en años posteriores, los libros se difundían en un número limitadísimo de copias manuscritas realizadas por escribas y amanuenses, muchos de los cuales eran monjes y frailes dedicados exclusivamente al rezo y a la réplica de ejemplares por encargo del propio clero o de reyes y nobles. Cabe recordar aquí que el costo de un libro era altísimo y que solo los clérigos, nobles y muy pocos plebeyos sabían leer y escribir.

Ilustración del artículo Fraktur

La tipografía de la obra del Theuerdank fue especialmente diseñada por Vinzenz Rockner, uno de los secretarios del Rey, y sus tipos tallados en madera por el impresor y editor de la corte Johann Schönsperger, quien había instalado su propia imprenta en 1481. A esta tipografía se la llamó con el título del libro a quien sirvió y se caracterizó por su diseño absolutamente de vanguardia para la época debido a sus minúsculas cursivas, a los arabescos extendidos en forma de «S» de las capiteles —llamados en la jerga de tipógrafos e impresores «trompas de elefante»—  y por el uso del quadrangulum, esto es, del engrosamiento en forma de rombo de los extremos de las letras en su línea de su base. Esta característica tipográfica netamente decorativa fue frecuentemente resaltada aún más, en forma manual, después de impresa la obra.

Sobre la base de la «Theuerdank», el xilógrafo Hieronimus Andrae desarrolló en Nuremberg, ciudad de Alberto Durero, entre 1522 y 1527, una letra a la que denominó «Fraktur» por su Schriftspaltung, su forma fracturada y angular. El rediseño mejorado de Andrae fue considerado ejemplar y utilizado, entre otros muchos maestros por el propio Durero. Por esta razón, y sobre todo porque era de aplicación en todos los documentos de la corte, la «Fraktur» se impuso rápidamente a la «Tchwabacher» muy utilizada en Alemania a principios del siglo XVI. Desde entonces la vieja «Theuerdank» pasó a ser conocida como «Fraktur 1512».

Ilustración del artículo Fraktur
Las «trompas de elefante» de las capitales y el quadrangulum caracterizó a la tipografía Theuerdank.

Mientras en Francia, Italia, España e Inglaterra las tipografías de la línea «Bastarda» iban paulatinamente siendo reemplazadas por la más moderna «Antiqua» (valga la contradicción), la «Theuerdank» versión 2.0, es decir la «Fraktur», marcaba definitivamente un camino distinto y lo que sería el estilo tipográfico alemán durante los siguientes 400 años. Hasta entrado el siglo XX en Alemania los textos o pasajes en latín fueron reproducidos en todo documento impreso en «Antiqua» mientras que todos aquellos en alemán lo eran en «Fraktur».

A pesar de la gran importancia histórica y de su belleza excepcional, el libro de las andanzas del caballero Theuerdank (nombre que en alemán significa, literalmente, «agradecimiento precioso») solo fue circunstancialmente reimpreso durante el siglo XVI y sin la coloración manual de las ediciones originales. En 1679 un amigo del editor e impresor Matthäus Schultes de Augsburgo llamó su atención sobre una pila de viejas tablas de madera, las que bastante sucias había encontrado en un oscuro sótano. Schultes, que poseía una versión del Theuerdank sin las ilustraciones, se dio cuenta en el acto del tesoro que tenía delante suyo: los 118 grabados originales desaparecidos por más de un siglo y medio de la gran obra editorial de Maximiliano I. Así fue como la re-editó y el Theuerdank vio la luz una vez más en 1679 a todo color, pero esta vez con la tipografía original reemplazada por la más moderna «Fraktur».

Hace algunos años la editorial Taschen, especialista en reproducciones facsimilares, reimprimió una versión en colores sobre la base de una de las primeras versiones originales coloreadas a mano. La edición incluye una versión del texto en lenguaje moderno y agrega las claves secretas que incluyó el poeta Melchor Pfinzing, quien al escribir la obra, cuidó mucho de dejar veladamente aclarado qué parte de la historia era ficción y cuál otra correspondía a la vida real de su emperador.

Una edición completa del Theuerdank de 1517 fue vendida en 2006 por un anticuario en una suma en dólares de seis dígitos. Las hojas coloreadas sueltas de ediciones rotas de 1517 y 1519, circulan con frecuencia en el mercado de bibliófilos y pueden encontrarse ocasionalmente como ofertas de remate en Ebay por Internet.

Ilustración del artículo Fraktur
La Fraktur:  400 años de vigencia ininterrumpida en Alemania.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
47
Votos:
79

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Fraktur

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 04/02/2012

Descargar PDF

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Lucila G.
3
Lucila G.
Feb. 2012

Siempre alemania a la vanguardia con las artes, cuanto amor ponían para hacer todo tan hermoso...cuanto trabajo...y nosotros nos quejamos del Illustrator!

2
Retrato de Juani Siwak
0
Feb. 2012

Gracias por los elogios y halagos. Mi postura es solo la reacción a tu exageración. No soy pro, no soy anti. Tengo mas objetividad y modales que vos. Y además te referís a «las artes» que son muchas y si miras toda las historia nunca hay un solo pueblo que sea la vanguardia. Tal vez el renacimiento te suene. Puedo dar mas ejemplos pero no tengo que mostrar medallas ni dar explicacioes a gente que no me gusta como me trata. Mi comentario fue correcto.

0
Responder
Retrato de Hector Matias
0
Feb. 2012

Hola...!!!

Y yo me pregunto estudiaron diseño...!!!

0
Retrato de Mauro Perasso
2
Mauro Perasso
Feb. 2012

Henry Ford no estudió diseño. Sin embargo supongo que los estudiantes de diseño de automóviles deben admirar algo de su trabajo...

0
Responder
Retrato de Natalia Campos Rios
0
Feb. 2012

Muy interesante el artículo Michael, gracias por compartir y aportarme un fragmento de historia para mi hasta el momento desconocido sobre la tipografía, que de hecho es una de las disciplinas que más me interesa. Un saludo desde Queenstown, New Zealand.

0
Retrato de Natalia Campos Rios
0
Feb. 2012

Y si... éste boletín lo tengo bastante presente, de hecho llega a mi mail con cierta frecuencia y cuando lo abrí me encontré con tu artículo! Ya lo compartí con unos cuantos colegas =) Te mando un fuerte abrazo y saludos por alla!

0
Responder
Retrato de Maresa Oskam-Roux
0
Feb. 2012

Muy buen artículo! Me gustó! Sólo tengo una observación,hay un error de dedo en Gutenberg que se escribe con n no con m. Gracias por compartir la información! Un saludo

0
Retrato de Juan Montes Gámez
0
Feb. 2017

Ambos son correctos.

0
Responder
Retrato de Juan Montes Gámez
0
Feb. 2017

Sexy y elegante fraktur. Excelente aportación.

0
Retrato de Vanesa Falque
0
May. 2016

Fraktur la he utilizado en algunos proyectos, la verdad que le da un toque muy original a los trabajos

0
Retrato de Luis Arturo Rendon
0
Nov. 2012

bien es lo que he estado buscando por mucho tiempo

0
Retrato de Juan Camilo Caro Pinto
0
Feb. 2012

Es quizás una de las historias mas chevres de la tipografía antigua.

0
Retrato de Erika Schnitter
0
Erika Schnitter
Feb. 2012

Muy buen artículo, una mezcla interesante de historia y visión de mundo.

0
Retrato de Carlos Martínez
2
Feb. 2012

Muy interesante, gracias por compartir un tema tan interesante, siempre es necesario conocer historia acerca de la profesión

0

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 agosto

Tipología de Marcas

Tipología de Marcas

Criterios y herramientas para seleccionar el tipo adecuado al diseñar marcas

15 horas (aprox.)
1 agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 septiembre