El perfil del diseñador está errado

Es necesario operar cambios en la educación del diseño en pro de una capacitación que sirva para enfrentar la realidad laboral.

Retrato de Jorge Piazza Jorge Piazza Mendoza

Seguidores:
52
Opiniones:
9
Votos:
56
Compartir:

El 95% de los estudiantes se proyectan en su vida laboral futura como profesionales independientes.1

El dato no es menor porque, con absoluta contundencia, pone de manifiesto una necesidad específica de capacitación para el futuro profesional. A ese datos estadístico hay que sumarle otras realidades del mercado:

  1. Existen muy pocos puestos laborales en relación de dependencia ocupados por diseñadores que superen los diez años de vida profesional. Cumplida esa etapa o incluso antes, el profesional-empleado suele aventurarse al emprendimiento propio.
  2. La salida laboral en relación de dependencia para profesionales jóvenes no parece convocar diseñadores sino a operarios. Basta leer los anuncios que se publican en diversos medios: «Se busca diseñador con manejo en entorno Mac/PC, con conocimiento de programas: Photoshop, Ilustrator…».

La independencia

En estudios realizados acerca del emprendedorismo en América Latina se menciona que la principal escuela donde se forjan la vocación y la competencia para crear y manejar un emprendimiento es el empleo en el que el emprendedor trabajó previamente.En el caso del diseño, si ese trabajo consistió en estar frente a una computadora bocetando o armando originales, la consigna no se va cumplir. Y, en efecto, quienes realizan esa función, que es la que abunda en el formato de relación de dependencia, no adquieren ninguna de las competencias necesarias para posteriormente formar y llevar adelante el estudio propio.

Estos mismos informes aseguran que la baja presencia de modelos de rol y la débil contribución del sistema educativo a la adquisición de capacidades emprendedoras figuran entre los principales aspectos culturales que obstaculizan, en alguna medida, el surgimiento de nuevas vocaciones empresarias.

¿Qué curioso que una profesión donde los modelos de rol están ausentes, y donde la educación es por demás deficiente en lo que hace a capacitar en aspectos de emprendedorismo, tenga una tendencia tan marcada hacia la salida laboral independiente?

La ausencia de modelos no se debe a que no existan, sino a cierto hermetismo por parte de los estudios de diseño a hablar de temas relacionados con el negocio (durante años el precio del servicio del diseño pareció ser un tabú, y aún hoy, hay estudios que ni quieren tocar ese punto). A lo que hay que sumar una fuerte tendencia por parte del estudiantado a interesarse en apreciar sólo los productos gráficos de los estudios referentes del mercado, observándolos casi como figuritas, y mostrando un preocupante desinterés por indagar en temas referidos al negocio del diseño. De esta manera, armar un estudio propio está más emparentado con la idea de auto-emplearse que con la de formar una empresa de diseño.

La consecuencia directa de la situación descripta es que los profesionales terminan transitando un arduo camino de aprendizaje que se basa en el anti-método del tropezón-caída-levantada, con la posibilidad no segura de sacar conclusiones que eviten nuevas caídas. Este proceso suele implicar diez años de penurias, donde nada asegura llegar a buen puerto ni conservar la autoestima necesaria para continuar.

A esto debe agregarse que la puerta de entrada al diseño está plagada de futuros estudiantes con una fuerte inclinación hacia lo artístico —y el correspondiente estilo «bohemio» que eso conlleva—, totalmente alejados de conceptos empresariales y de negocios. Los diseñadores nos sentimos mucho más cercano a un artista plástico que a un contador. ¡Lástima que uno de los primeros pasos para armar un estudio sea contactar justamente a un contador!

En respuesta al hecho de no contar con una inclinación natural que nos predisponga a llevar adelante un negocio, con todo lo que ello implica, este tipo de contenidos deberían convertirse en prioritarios durante nuestra etapa de formación. La palabra clave en este asunto es: «Gestión».

La gestión

Es una tarea difícil explicar a los estudiantes de los primeros años, que con cierta razón consideran que estudian para diseñar, cuán determinante será el capacitarse en gestión para el desarrollo de su profesión. Es lógico que un estudiante considere que para diseñar no se requiere de conocimientos de gestión. Pero es incomprensible e inaceptable que casi todo el sistema educativo, ignore el dato estadístico con que iniciamos este texto y, en definitiva, no brinde la capacitación necesaria a los estudiantes. Paradójicamente, el censo antes mencionado arrojó también el siguiente dato:

Para el 65.5% de los profesionales y docentes las casas de estudio no contribuyen a la adquisición de capacidades emprendedoras y de gestión.

Imaginemos una estructura unipersonal, en la que el diseñador hace frente a todas las tareas. No pasará mucho tiempo hasta que, ante al crecimiento en la demanda de trabajo, deba comenzar un proceso de delegación a través de tercerizaciones y alianzas (en la medida que no desee que su estructura crezca). ¿Cuáles serán la tareas tercerizadas? O, para simplificar, ¿cuál es la única tarea que no se puede delegar? La gestión.

¿Cómo es posible que lo único indelegable sean aquellas tareas que requieren de conocimientos y habilidades que no hemos incorporado? La realidad marca que el diseñador novel tiende a vivir frustraciones profesionales, y no por falta de trabajo, sino por no saber gestionar el trabajo. El profesional con más años de trayectoria vive otro tipo de frustraciones, en este caso porque pese a tener un alto ritmo laboral, no termina de convertirlo en negocio.

Para que se cumpla la premisa planteada en la frase que inicia este texto (que los profesionales logren desarrollarse como profesionales independiente), es necesario un importante ajuste a nuestro perfil profesional. La incapacidad de gestionar un estudio de diseño —que generalmente conlleva no trazar estrategias, desconocer como posicionarse en el mercado y no tener una misión y visión claras—, colabora muy estrechamente con la imagen que proyectamos al mercado. Esto, además de perjudicar a cada diseñador, contribuye al desmerecimiento de la profesión. Lamentablemente, para la mayoría de los clientes, el diseñador gráfico es una persona que sabe hacer dibujos.

Un estudio de diseño que enfrenta continuamente al mercado con una inseguridad absoluta del servicio que brinda, del por qué de sus costos, sin saber como venderse, vive a diario situaciones de roce y desgaste con los clientes. Situaciones que terminan por predisponer mal al cliente frente al diseño y a la importancia que puede tener para su empresa. Cuando me refiero al cliente pienso en la infinidad de PyMEs que conforman el mercado, que no contratan diseño, o lo hacen mal. Esa inmensa porción del mercado es vital frente al desmesurado crecimiento en la oferta educativa, con el consiguiente incremento en el número de egresados. No se puede seguir proyectando la profesión poniendo el foco únicamente en las pocas grandes empresas, que conocen muy bien el aporte del diseño, pero tienen una larga lista de estudios esperando la oportunidad de brindarles servicios.

Los diseñadores ¿en contra de los negocios?

Quienes eligen al diseño como profesión suelen tener ciertas características personales en común. Una de ellas es carecer de habilidad para todo aquello relacionado con asuntos de negocios. Esta carencia debería alentar la capacitación en aspectos de gestión empresaria. Sin embargo, en los ámbitos académicos se oculta el tema y, en lugar de hablar de «clientes», se haba de «comitentes». Ese extraño uso llama poderosamente la atención. Podemos suponer que algunos diseñadores quieren alejarse todo lo posible del concepto de negocio, para así mantener limpia «tan digna profesión». De esta manera, nos asemejamos al médico, que no tiene clientes, sino pacientes. Pero la medicina es uno de los grandes negocios del mundo. Cada vez que uno ingresa a un consultorio, lo hace abonando previamente al entregar su carnet de obra social o medicina prepaga, para luego tener que aguardar el tiempo que sea en una soporífera sala de espera, y (posiblemente) terminar escuchando lo que no quiere oir. En cambio el diseñador, acostumbrado a las demoras del cliente, trata de mostrarle aquello que supone le «gustará», para mucho después intentar cobrar lo que considera que vale su trabajo, aunque pocas veces lo sepa a ciencia cierta.

¿Por qué creímos que la palabra negocio ensuciaba al diseño?, ¿cuándo decidimos tener comitentes y no clientes? Suele coincidir que muchos de los que defienden esta posición extremista de un diseño «noble», alejado de los intereses y vanalidades del mercado, son justamente los que decidieron no vivir de la práctica del diseño como profesión.

¿A qué obedece la ausencia de herramientas de gestión en los planes de estudio de una carrera en la que el 95% de los estudiantes aspira a formar una empresa? Cuesta encontrar una explicación. Lo cierto es que desde su formación, se enseña al diseñador gráfico a rechazar en forma sistemática la palabra «negocios».

El panorama resulta desalentador: a nuestra incapacidad natural para la venta, hay que sumarle nuestro perfil profesional errado —asociado a la informalidad y la bohemia—, que contribuye a una sub-valoración de la actividad por parte del mundo empresario, en un mercado en el que la oferta de diseñadores supera con creces a la demanda, determinando precios cada vez más bajos para los servicios de diseño gráfico (ley básica del mercado) y, por ende, también un deterioro en los sueldos de los diseñadores asalariados.

Los diseñadores gráficos formamos parte de una actividad que constituye una porción ínfima de la economía y, a pesar de esa realidad, nos han inculcado cierta ¡culpa! por tener «clientes» a quienes les «vendemos» nuestros servicios. En tanto no asumamos nuestra «responsabilidad con nosotros mismos» y nuestras familias (o futuras familias), seguiremos teniendo problemas económicos o, llegada cierta edad, nos veremos obligados a cambiar de actividad por otra que nos permita ganarnos la vida.

Seguidores:
52
Opiniones:
9
Votos:
56
Compartir:
  1. Dato obtenido en el Primer Censo de Aproximación a la Realidad del Mercado del Diseño Argentino, realizado por Redargenta en el año 2004. La investigación se llevó a cabo a través de encuestas a estudiantes, profesionales y docentes, habiendo abarcado a nueve mil personas, y obteniendo respuestas de todas las provincias argentinas donde se enseña Diseño Gráfico.
  2. «Empresarialidad en economías emergentes», Informe Argentina. Banco Interamericano de Desarrollo - Universidad Nacional General Sarmiento.

 

Código QR de acceso al artículo El perfil del diseñador está errado

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 23/06/2009.

Jorge Piazza

Más artículos de Jorge Piazza

Título:

La crítica como vicio profesional

Sinopsis:

¿Cuál es el espacio desde el que tiene sentido opinar del trabajo realizado por un colega?

Compartir:

Debate sobre El perfil del diseñador está errado

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Miri Montes De Oca
2
Miri Montes De Oca
May 2015

es bastante interesante porque es muy cierto, soy estudiante de diseño gráfico y las materias para desarrollar y gestionar un proyecto son bastante limitadas en contenido e incluso se tiene mas preferencia por los materias practicas que por las materias teóricas que nos dan estos conocimientos.

No obstante, de igual manera es nuestra responsabilidad obtener (o no) lo necesario para sacar un proyecto a la luz.

Muchas gracias por compartir.

0
Responder
Retrato de Jaime Vega
9
Jaime Vega
Mar 2015

Luego de mi experiencia en el mundo del Diseño de productos más que grafico, estoy altamente de acuerdo con su punto de vista. El Diseño como toda profesión es un negocio. y los diseñadores deberíamos dejar el vedetismo heredado del arte y vernos a nosotros mismos como parte importante en el desarrollo de nuevas formas de negocio. En este orden de ideas la formación obligatoria en toda academia de diseño debería incluir Marketing, contabilidad y creación de planes de negocio y al lado de programas de modelación paramétrica y photoshop deberían dar Exel. aplaudo su punto de vista, muchas gracias un magnifico material.

0
Responder
Retrato de Ibar Federico Anderson
10
Ibar Federico Anderson
Feb 2014

Soy Diseñador Industrial, egresado en 1999 de la Facultad de Bellas Artes (FBA), Universidad Nacional de La Plata (UNLP), República Argentina. Master en Estética (FBA-UNLP, 2008). Doctor en Arte (FBA-UNLP, 2014). Profesor del Instituto Superior de Formación Docente (ISFD N° 17, 2003). Cuando era investigador de la Secretaría de Ciencia y Técnica de la FBA-UNLP, investigué junto al Departamento de Diseño el Plan GRADI (nuevo plan de estudios). Ver estudio: Enlace

0
Responder
Retrato de Diego Paredes Morales
0
Diego Paredes Morales
Feb 2013

Aunque esté en mis primeros años de estudio (diseño gráfico) estoy de acuerdo con esto (empiezo a citar:) « (..) la puerta de entrada al diseño está plagada de futuros estudiantes con una fuerte inclinación hacia lo artístico —y el correspondiente estilo «bohemio» que eso conlleva—, totalmente alejados de conceptos empresariales y de negocios (...)

Existen muchos que con el hecho de que es diseño gráfico es solo «dibujar» o «pintar bonito». Va más allá de eso. Nuestra profesión es multidisciplinaria, por eso es que debemos tener conocimientos de marketing, contabilidad, entre otros.

0
Responder
Retrato de Candela Lopez
0
Candela Lopez
Sep 2012

Excelente articulo! En el caso de la U.N.L.P. Recién tuvimos mercadotecnia en 5 to año, intuitivamente era la materia que quería cursar desde primer año (en la misma se suponía que teníamos que aprender a hacer microemprendimientos. Por supuesto con un montón de carencias y temas sin explicar con detenimiento porque el curso duraba solo un año). Por suerte los nuevos comunicadores visuales contamos con tus libros!

0
Responder
Retrato de Agustina Espinosa
0
Agustina Espinosa
Ago 2012

Excelente articulo!

Tengo una pregunta sobre otro tema: Cuando trabajas como diseñador independiente se cobra por hora pero cuando se trata de un estudio de diseño.. Cómo se establecen los precios?

Gracias!

0
Responder
Retrato de Pier Alessi
24
Pier Alessi
Oct 2011

No hay duda que todo diseñador se vea reflejado en este artículo, esta polémica obedece también a la naturaleza de nuestra profesión, o diseñamos o vendemos, el diseño no es un producto envasado ni un servicio tangible o mensurable, por eso cada diseño tiene un costo particular, algo que un cliente acostumbrado al mercado común difícilmente puede comprender. Asociarse con un vendedor no es la solución porque simplemente vender diseño no es vender papas fritas ni autos, es vender un concepto para esa papa y ese auto mas no bellas manchas en un papel. Muchos usan Illustrator, no todos diseñan.

1
Responder
Retrato de Emannuel Antonio Vergara Pincheira
1
Emannuel Antonio Vergara Pincheira
Abr 2010

Es totalmente cierto lo que se dice en este articulo, es una problematica planteada desde hace mucho y profesores nos inculcan el remedio.

«no se apoquen al momento de cobrar por su trabajo, ya que somos profesionales, los clientes de los medicos no les piden rebajas. ¿entonces porque a nosotros si? El cliente tendra que pagar el precio que tenga nuestro trabajo y si piensa que es excesivo, puede pedirle a su secretaria que lo haga».

Esto es lo que nos han dicho, y creo que es verdad. hay que educarnos mejor en la valoración de nuestro negocio para no tener que cambiar de rugro cuando seamos viejos y nuestras facultades ya no sean las mismas.

0
Responder
Retrato de Abdénago Yate
7
Abdénago Yate
Abr 2010

Aunque el artículo habla de los diseñadores gráficos, es necesario sumarle todos los demás diseños, ya que todos pasan por la misma situación: una inherente apatía y oscurantismo de la academia para formar diseñadores con habilidades y capacidades para los negocios. Este artículo debe ser la puerta de entrada a un grito a voces, por la reinvindicación de la gestión y los negocios desde la formación de los diseñadores. Nuestra disciplina es otra profesión, y por tanto es un negocio, así que debemos tomarlo con seriedad e insertarnos con auto-respeto al mercado y así crear una cultura de diseño.

0
Responder

Estos artículos te podrían interesar

Retrato de Norberto Chaves
Autor:
Norberto Chaves
Título:

La marca: ¿vestimenta o disfraz?

Sinopsis:
Convencidos de que lo único importante es ser novedosos, muchos directivos y diseñadores en lugar de identificar empresas, instituciones y hasta países, producen marcas que, curiosamente, no se parecen a sus dueños.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
230
Opiniones:
81
Seguidores:
3061
Retrato de Daniel Cid Moragas
Autor:
Daniel Cid Moragas
Título:

La incertidumbre como variable del proyecto

Sinopsis:
Ante los grandes retos del futuro las escuelas de diseño tienen que preparar futuros diseñadores que no eviten la incertidumbre.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
6
Opiniones:
1
Seguidores:
5
Retrato de Mariana Costa
Autor:
Mariana Costa
Título:

Papá Noel: ¿mascota corporativa?

Sinopsis:
La figura de Papá Noel como mascota corporativa. Sus orígenes, algunas razones del logro de su ubicuidad y un planteo sobre las formas en que se representa actualmente.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
12
Opiniones:
2
Seguidores:
38
Ilustración principal del artículo El verdadero valor del diseño
Autor:
Tiago Fiamenghi
Título:

El verdadero valor del diseño

Sinopsis:
Además del famoso «valor agregado», llegó la hora de presentar al mercado la ganancia cuantitativa de las llamadas Compañías «Design-Driven».
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
128
Opiniones:
62
Seguidores:
25

Próximos cursos online

Desarrollamos para ti los mejores cursos online de actualización profesional, que te permitirán formarte y especializarte de la mano de renombrados especialistas

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
17 Septiembre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
28 Enero 2019

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
22 Abril 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
22 Junio 2019