El diseño y sus límites

La cantidad de condicionantes a los que se enfrenta un diseñador no siempre son negativos.

Andrés Gustavo Muglia, autor AutorAndrés Gustavo Muglia Seguidores: 137

Ilustración principal del artículo El diseño y sus límites

En la práctica profesional es muy frecuente que un diseñador deba realizar su trabajo en el marco de una empresa o institución que ya cuenta con una imagen visual desarrollada. En este contexto, debe atenerse a un manual de estilo que debe respetar, y, en ocasiones, someter sus resultados a la labor fiscalizadora de algún área específica, que dará el visto bueno y corregirá detalles antes de que el diseño se implemente. Esto en un caso ideal. En los otros (la mayoría), el manual de estilo será un puñado de lineamientos difusos y el diseñador tendrá que apelar a su sentido común y paciencia para dar con el diseño adecuado, trabajando «a tientas», y realizando múltiples consultas. De ese paciente trabajo, en ocasiones surge un manual de estilo mejor definido.

En el caso del trabajo in house para una institución gubernamental, el diseñador contará con condicionamientos adicionales. En muchos casos, los sucesivos gobiernos de signos políticos opuestos, resuelven cambiar la imagen gubernamental y generar una nueva que sirva para diferenciar una gestión de la otra. Este fenómeno, más allá de funcionar como refresco a la tarea del diseñador, sostiene ciertas variables (escudos, nombres, membretes) y modifica otras, generalmente relacionadas con lo formal (color, composición, tipografías) en las mismas piezas gráficas. Sucede también, y esto condiciona gravemente la labor del profesional, que ciertos colores son identificados con una administración, y, por lo tando, eliminados de cuajo; mientras que otros son impulsados al “estrellato”. No es lo mismo que se restrinja el uso de una tipografía, que será sustituida por otra más o menos eficiente, que se le diga al diseñador que ya no puede usar el color celeste, el naranja o el rojo.

Puede ocurrir tanto en el trabajo freelance como en la labor en relación de dependencia, que el diseñador sostenga ese vínculo laboral durante muchos años, y trabaje circunscripto, por un lado, a los límites que el sistema le impone en términos de imagen, y por otro a la reiteración de un mismo mensaje del que, temporada tras temporada, se ve obligado a hacer sucesivos restylings. El trabajo de este diseñador sobre el que echaremos un vistazo, no representa una serie de renovados y variados desafíos donde podrá echar mano de diversos recursos y crecer profesionalmente con el aprendizaje y la experiencia; sino una tarea fuertemente reglamentada y, en cierto modo, repetitiva.

Toda restricción o condicionamiento suelen sonar negativos respecto de la tarea creativa. Sin embargo cualquier tarea creativa SIEMPRE tiene condicionamientos. El pintor crea con las limitaciones de su lienzo y de sus pinturas, el escultor con las de la piedra o la arcilla y el músico con las de su instrumento. La limitación también es constitutiva de la creación. En este sentido contar con ciertas restricciones puede estimular al diseñador a utilizar esa economía de recursos en su favor. Potenciando la fuerza comunicativa de ciertos elementos del lenguaje que se libran a su criterio y que pueden ser utilizados positivamente.

Daré un ejemplo de otro campo para que se entienda mejor. Hasta la llegada de la fotografía en colores, los fotógrafos se las arreglaban muy bien para componer con los elementos que el claroscuro ponía a su disposición: luz, sombra, contraste, etc. Aun cuando la tecnología dio un paso adelante y el color llegó a la fotografía, muchos profesionales siguieron ligados a las imágenes en blanco y negro (todavía hoy en día la fotografía artística está identificada con esta técnica) porque entendían que el color nunca tendría la fuerza expresiva del claroscuro. Y porque además (apuntamos aquí con cierta malicia) la composición en blanco y negro es más sencilla que en color. Este es el ejemplo de una limitación que es utilizada positivamente.

En diseño gráfico, disponer de la contención de un sistema de reglas que limite en términos de color, composición y tipografía, puede ser visto como una limitación creativa pero, también, puede ajustarse a otra perspectiva: la que indica que una base, un sistema coordinado y una paleta restringida, puede ofrecer un apoyo a la tarea de diseñador, quitando del medio decisiones que ya fueron tomadas con anterioridad. ¿Mal de muchos consuelo de tontos? No necesariamente. En ciertos términos los límites pueden ser vistos como algo positivo.

Piet Mondrian componía sus pinturas con una economía de elementos plásticos llevada al paroxismo y, sin embargo, cuando contemplamos su obra no se nos ocurre pensar: «acá hubiese quedado mejor un verde agua», sino que admiramos un sistema rígido en el que el pintor se las ingenió para insuflar su profunda espiritualidad. Abundancia de elementos y de recursos no siempre es sinónimo de buen diseño. Muchas veces es todo lo contrario. En ocasiones, pocos elementos son un buen comienzo para la síntesis y la claridad en el mensaje.

En cuanto a la repetición, hay un famoso ejercicio planteado por el director y teórico teatral Konstantín Stanislavski que consiste en decir una misma frase de cincuenta modos diferentes. Se puede gritar, susurrar, llorar, cambiar las inflexiones de la voz, modificar las pausas entre palabra y palabra y todo lo que el actor se le ocurra que modifique en algo la frase elegida. El trabajo del diseñador in house, que año tras año tiene que replantear el diseño de un producto o una campaña sobre el mismo tema, tiene relación con este ejercicio que pone a prueba la creatividad de los actores. Puede que se renueven lo elementos formales o el manual de estilo de la marca, el producto o la institución; pero el diseñador tendrá que trasmitir el mismo mensaje con nuevos recursos; sin copiarse a sí mismo, sin repetir y tratando de ser original. Y eso constituye un enorme desafío para el trabajo creativo.

Si nos ponemos a rizar el rizo advertiremos que más allá de los límites particulares mencionados, el contexto en el que se desarrolla un diseño está plagado de condicionamientos: tecnológicos (con qué soporte se vincula su diseño), sociales (a qué público se dirige), de código (que lenguaje es el más conveniente); y así podríamos seguir con una larga lista. El trabajo de diseñador es el de negociar entre todas esas variables un lugar para insertar una subjetividad capaz de establecer la diferencia entre un diseño muy bueno y uno muy malo. De lo contrario, daría lo mismo que diseñara una máquina a la que se le cargasen todos los datos y variables posibles que un profesional capacitado para realizar esa tarea.

El secreto es encontrar dentro de los límites, el espacio para la creación, que siempre existe para el que tiene la voluntad de buscarlo. Si lo pensamos, este lenguaje, el de las palabras, no puede expresar todo lo que el hombre siente o reflexiona; pero, pese a sus limitaciones, nos sirve para expresar bastantes cosas.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
20
Votos:
38

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo El diseño y sus límites

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 20/12/2020

Descargar PDF

Ilustración principal del artículo Diseño y sentimientos
Diseño y sentimientos Cuánto tiene que ver el diseño interior de una casa con lo que siente el que la habita. Qué agrega la intervención profesional en un ámbito donde se expresa la intimidad personal.

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Jhon Morales
0
Hace 7 meses

Me parece muy interesante el texto ya que reflexiona sobre la dualidad en el trabajo del diseñador gráfico, enfrentando restricciones impuestas por manuales de estilo y cambios políticos en instituciones gubernamentales. Se destaca la paradoja de que, aunque las limitaciones parecen negativas, son inherentes a toda tarea creativa. La analogía con la fotografía en blanco y negro ilustra cómo la simplicidad puede ser positiva.

La perspectiva de que las reglas en diseño gráfico pueden ser tanto limitantes como apoyo es intrigante, comparándolo con la obra de Mondrian. La repetición en el diseño se compara con un desafiante ejercicio teatral, resaltando la necesidad de originalidad.

0
Retrato de Andrés Gustavo Muglia
137
Hace 7 meses

Gracias por tu comentario!

0
Responder
Retrato de Camila Margarita Andrade Orellana
0
Hace 9 meses

Yo he trabajado en una empresa ya con su linea gráfica definida, colores, y demás cosas; para mi realmente no ha sido complicado trabajar con algo ya hecho, lo que si es limitante, muchas veces he querido ir mas allá de lo que ya tienen, aunque se que me van a decir que no, aun así lo presento como opción para ver si el jefe cambia de opinion en lo que ya tienen y posiblemente hacer que se vea mejor estéticamente.

Cuando trabajo con algo que no me gusta, con una linea gráfica establecida que no es de mi agrado simplemente creo que no es lo mismo que trabajar con algo que a uno le gusta, con algo que uno mismo trabaja.

0
Retrato de Andrés Gustavo Muglia
137
Hace 9 meses

Creo que el trabajo bien hecho en este caso no pasa por lo que a uno le gusta, sino si respeta lo establecido en un manual de marca, etc. Si el manual es malo o bueno ya es otra discusión, y una bastante grande!

0
Responder
Retrato de Dana Aymee Macias Navia
0
Hace 9 meses

Me parece muy interesante el texto ya que no es un tema que se hable mucho. Lo que normalmente escuchamos es sobre la creatividad que comprende un diseñador o sobre que no hay un límite en las ideas pero si lo hay y muchos tópicos tocados aquí, son la prueba. Los diseñadores pueden enfrentar restricciones en términos de colores, tipografías y elementos visuales debido a las asociaciones políticas concretas. Sin embargo, estas restricciones también pueden estimular la creatividad al obligar a los diseñadores a trabajar con economía de recursos y enfocarse en elementos clave del diseño.

1
Retrato de Andrés Gustavo Muglia
137
Hace 9 meses

De acuerdo

0
Responder
Retrato de Jonathan Alexander Bogado
0
Abr. 2022

muy buen articulo 😁

0
Retrato de Andrés Gustavo Muglia
137
Abr. 2022

Gracias!

0
Responder
Retrato de Barbara Gonzalez
0
Mar. 2021

Saludos Andrés!

Muy acertado lo que comentas, llevo 6 años como diseñadora para una institución pública y el principal reto radica cuando entra una nueva administración y debes ser fiel a la imagen institucional, dando ahora un nuevo discurso gráfico que se asocie al cambio administrativo.

1
Retrato de Ramón Cabrera
0
Mar. 2021

Actualmente soy estudiante de diseño gráfico y pienso que tu opinión podria estar muy en lo cierto, ya que se debe hacer lo correcto para una imagen institucional que abarque el diseño y podamos influir en discursos comunicativos.

1
Responder
Retrato de Angeles Avellan
0
Hace 9 meses

Desde que comencé a estudiar diseño gráfico me di cuenta de que no simplemente podía dar rienda suelta a lo que salía de mi mente si no que muchas veces voy a tener que regirme a un conjunto de "reglas", como la línea gráfica de alguna institución.

Personalmente es algo que me causa bastante conflicto personal, sin embargo es algo necesario para tener cierto orden en nuestro trabajo

1
Retrato de Francesco Geovanny Intriago Giler
0
Hace 9 meses

Como estudiante de diseño gráfico, encuentro que la perspectiva compartida es especialmente relevante. En el campo del diseño gráfico, la comprensión de cómo nuestras elecciones de diseño influyen en la percepción y comunicación es esencial. Cuando trabajamos en proyectos de imagen institucional, nuestro objetivo es crear una representación visual que no solo sea estéticamente atractiva, sino que también comunique los valores y la identidad de una organización de manera efectiva. En este sentido, el diseño gráfico se convierte en una herramienta poderosa para influir en discursos comunicativos y transmitir mensajes claros y coherentes.

Es importante destacar que el diseño gráfico es una disciplina que va más allá de la mera estética; implica una profunda comprensión de la psicología visual, la semiótica y la audiencia a la que nos dirigimos. Cada elección de color, tipografía, composición y elementos visuales puede tener un impacto significativo en cómo una marca o entidad es percibida por el público. Por lo tanto, como futuros diseñadores gráficos, debemos ser conscientes de la responsabilidad que conlleva nuestro trabajo y estar preparados para influir de manera positiva en la comunicación visual y la construcción de la imagen institucional.

1
Retrato de Domenica Alejandra Moreno Vera
0
Hace 9 meses

El texto hace un buen trabajo al describir la complejidad del trabajo de un diseñador gráfico y cómo las limitaciones pueden fomentar la creatividad y la innovación en lugar de actuar como obstáculos. Estoy de acuerdo en que las restricciones son una parte necesaria de todos los esfuerzos creativos, ya sea en música, diseño gráfico o pintura, y que con frecuencia fomentan el pensamiento original. La comparación con la fotografía en blanco y negro es especialmente apropiada. A menudo, limitar las opciones del diseñador, en cuanto a elementos visuales o utilizar una combinación de colores simple puede ayudarlo a concentrarse y comunicar mejor sus ideas. La creatividad alcanza su punto máximo cuando nos enfrentamos a desafíos y limitaciones que exigen soluciones originales. Otra idea clave es la idea de la repetición como desafío creativo. La capacidad de reinventar y transmitir constantemente el mismo mensaje de una manera nueva y creativa, es una de las habilidades más cruciales en el ámbito del diseño. Esto no sólo demuestra la versatilidad del diseñador, sino que también permite que una marca o institución mantenga su coherencia e identidad, incluso cuando las cosas cambian. Al final, estoy de acuerdo en que el trabajo de un diseñador implica encontrar un equilibrio entre las limitaciones y la creatividad individual. En un mundo donde la comunicación visual es esencial para transmitir un mensaje respetando restricciones predeterminadas, el diseñador es indispensable.

1
Retrato de Katty Yamilet Burgos Cox
0
Hace 9 meses

Considero interesante el como se aborda el tema y debería hablarse más del mismo, pues hay personas que realmente se les dificulta o ven esto como una gran restricción de su expresión o proceso creativo, inclusive desanimándolos de seguir con los estudios. Al hacer énfasis en que las limitaciones son parte inherente del proceso creativo en el diseño en lugar de obstáculos, nos motivan a verlas como algo que nos aporta versatilidad.

Actualmente estudio diseño gráfico y si bien al comienzo me costo y desanimo el tener que regirme por limitantes como órdenes y tiempo, hoy en día estoy consciente de que sin este proceso no sería tan cautelosa, recursiva y ágil al momento de estar bajo presión y tener que tomar decisiones rápidas, que garanticen seguridad y eficiencia.

1
Retrato de Adison Estiven González Quespaz
0
Hace un año

Me parece muy interesante este artículo, si es verdad que en muchas ocasiones un diseñador realiza su trabajo dentro de un marco institucional o empresarial y deben atenderse a un manual de estilo que debe respetar. Sin embargo, el buen diseñador deberá solucionar este problema y hacer que sus habilidades cumplan con lo requerido.

Esto frena la creatividad del diseñador para realizar sus trabajos a su estilo. Sin embargo, muchas veces esto se verá como un reto en el que nosotros como diseñadores nos tendremos que acoplar nuestras destrezas para enfrentar esta situación y sea como sea sacar un buen diseño que ayude a la empresa a transmitir el mensaje que desee.

En este artículo nos da un gran consejo, el cual nos dice que «el secreto es encontrar dentro de los limites el espacio para la creación» es decir que nosotros debemos explotar nuestro potencial dentro de lo permitido siguiendo los lineamientos que nos exigen.

1

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 agosto

Tipología de Marcas

Tipología de Marcas

Criterios y herramientas para seleccionar el tipo adecuado al diseñar marcas

15 horas (aprox.)
1 agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 septiembre