De la poesía visual al diseño tipográfico

Un acercamiento a la dimensión tipográfica en la que se basan algunas obras clave de la poesía visual.

Fernando Rodríguez Álvarez Ciudad de México
Followers:
207
Comments:
43
Votes:
126
Compartir:

El desarrollo de la poesía visual inicia, según algunos autores, con la pugna integración-desintegración de las formas poéticas que las vanguardias literarias superaron a fines del siglo XIX y en las primeras décadas del siglo XX. Si bien los antecedentes de la poesía visual se pueden ubicar en obras literarias históricas desde el medioevo y el barroco (donde la imaginación poética rebasó la tipográfica convencional), la transformación de los versos en atributos visibles es un recurso de los poetas que se consolidó en el siglo XX. Por ejemplo, en la década del sesenta, la poesía concreta usó la forma tipográfica con una visualidad brasileña muy cercana al diseño tipográfico internacional, pero también ha sido una fuente de alegorías visuales e ideogramas conceptuales todavía vigentes.1

El poeta y especialista en tipografía Jérome Peignot recopiló en Typoésie (1993) una abundante colección de poemas que muestra la libertad del diseño tipográfico como una fortaleza de la poesía nueva. Otros autores y diseñadores han contribuido de maneras creativas al desarrollo de la poesía visual, experimental y alternativa.

Comprender cómo los elementos tipográficos han hecho visibles nuevas imágenes literarias y cómo los poetas han renovado el lenguaje de la poesía, puede cooperar al entendimiento de la composición tipográfica en aplicaciones de diseño editorial, publicitario y artístico de nuestra época. Debe divulgarse cómo es que el estudio de la poesía puede dar al empleo de los sistemas tipográficos una base para desarrollos con amplia significación para la cultura de los lectores.

Composición laberíntica del calígrafo alemán I.C. Hiltensperger (inicios del siglo XVIII) y versión renacentista (1503) del manuscrito De laudibus sanctae crucis (836-840).
Composición laberíntica del calígrafo alemán I.C. Hiltensperger (inicios del siglo XVIII) y versión renacentista (1503) del manuscrito De laudibus sanctae crucis (836-840).

Alcances

La poesía visual, más que un movimiento literario, es también un tipo de diseño que produce poemas-objetos. Estos productos literarios no sólo afirman una expresión del lenguaje verbal y visual —en libros, impresos y publicaciones—, sino que dotan de nuevas funciones expresivas a las palabras, así conjugadas, modificadas y transfornadas en versos libres para la acción poética.

No es suficiente relatar este proceso que nace con el siglo XX (e incluso antes) solamente desde la perspectiva de la poesía o la del diseño, pero en este recuento se pueden destacar algunos episodios que entrecruzan la historia del arte y la literatura de vanguardias, el diseño tipográfico y editorial de la poesía, la relación filosófica de la imagen y el texto, la crítica literaria y política, las nuevas tecnologías de información, etc. Puede ofrecerse una perspectiva más allá de las disciplinas.

Esta reseña se origina en Europa pero con amplias ramificaciones en América Latina. Puede también ubicarse en el contexto histórico de la pérdida de autoridad del «Autor» —como creador-poeta-genio—, del breve periodo donde la autoridad residió en el «Texto» como estructura y núcleo del significado, y finalmente, en nuestra época, donde la autoridad reside ahora en un nuevo «Lector–creador–consumidor», que hace su propia poesía visual.

Aquí solo se condensan algunas trayectorias que pueden ampliar nuestra cultura tipográfica y los ejemplos mostrados están agrupados con esa condición. Por limitaciones de espacio no se consideran tampoco los innumerables poemas visuales que no contienen caligrafía o tipografía, u otros artificios gráficos editoriales.

Tampoco se cuestiona aquí si todos los poemas visuales presentados son realmente poesía, es decir «creación», en el sentido que afirma Octavio Paz: «el poema no es una forma literaria sino el lugar de encuentro entre la poesía y el hombre», eso corresponde a un experto en literatura. Sin embargo, se recuperan algunas muestras que en el consenso de las antologías y poemarios son modelos frecuentes de poesía visual.

Décima acróstica dedicada al rey Fernando VI, por Mariana Navarro (siglo XVIII).y anagrama acróstico en forma de urna fúnebre en honor al virrey de Brasil, por Juan Lopes Cierra (siglo XVII).
Décima acróstica dedicada al rey Fernando VI, por Mariana Navarro (siglo XVIII).y anagrama acróstico en forma de urna fúnebre en honor al virrey de Brasil, por Juan Lopes Cierra (siglo XVII).

Poesía visual

Definir poesía visual implica definir poesía como un atributo visible y determinar aquello visual de la poesía. Esta propuesta de explicación se acota al nacimiento del verso libre, el verso blanco y al poema en prosa, hechos determinantes para comprender la poesía visual y sus poemas-objetos.

El verso libre nace a fines del siglo XIX de una emoción distinta de los poetas y de una actitud distinta de los lectores de poesía, entonces acostumbrados a leer versos ajustados en su métrica o en su rima. Esto implicó el desarrollo de una mayor sensibilidad y ruptura de la antigua relación poética lector-oyente frente a una nueva expresión de la poesía. Debe recordarse que desde la antigüedad la poesía se declamaba, se memorizaba, se leía en público. Es relativamente reciente la lectura silenciosa de la poesía y fueron las vanguardias literarias las que evidenciaron la rigidez de las formas antiguas para expresar los nuevos tiempos.

El siglo XX irrumpió con estruendo, con furor, máquinas terrestres y voladoras, fábricas, el radio, el fonógrafo y el cine despejaron la somnolencia y dejaron ver la cruel agresión de la que era capaz el hombre, trastocaron su destino de manera rotunda, inevitable.2

Un proceso de ruptura análogo puede ejemplificarse con la pintura impresionista de Auguste Renoir o Claude Monet. Ambos abandonaron la tradición de «representar la realidad» y obligaron al espectador a imaginarla y contemplar o sentir un nuevo paisaje.

En la poesía este cambio inició con el romanticismo, con versos donde la libertad se ejercía en la vida ordinaria y con un lenguaje libre. Se atribuye a Charles Baudelaire el haber iniciado el poema en prosa, con un tipo de texto que excedía las limitaciones de la expresión tradicional y no se podía ajustar a una narrativa o a un poema medido con rima, o bien, medido pero sin rima.

Más tarde, Arthur Rimbaud, Stephane Mallarmé, Guillaume Apollinaire, Tomás Marinetti, Vladimir Maiakovski, Tristan Tzara, Hugo Ball, Kurt Schwitters, André Bretón, José Juan Tablada, Vicente Huidobro y otros, ampliaron las formas del verso libre, lo diversificaron y deformaron en un gran movimiento literario de vanguardias. Sin embargo, para muchos lectores de entonces eso no era verdadera poesía —o pintura como en el ejemplo— y sólo unos cuantos críticos y lectores entendieron la frescura y participaron de la novedad, que modificó por completo el rumbo de la literatura y el arte del siglo XX.3

Se requiere una precisión necesaria sobre el sentido de las palabras poesía, poema, poemario y poema-objeto. Descubrámosla en una cita extensa de Octavio Paz:

«Al preguntarle al poema por el ser de la poesía, ¿no confundimos arbitrariamente poesía y poema? Ya Aristóteles decía que «nada hay de común, excepto la métrica, entre Homero y Empédocles; y por esto con justicia se llama poeta al primero y fisiólogo al segundo». Y así es: no todo poema —o ser exactos: no toda obra construida bajo las leyes del metro— contiene poesía. Pero esas obras métricas ¿son verdaderos poemas o artefactos artísticos, didácticos o retóricos? Un soneto no es un poema, sino una forma literaria, excepto cuando ese mecanismo retórico —estrofas, metros y rimas— ha sido tocado por la poesía. Hay máquinas de rimar pero no de poetizar. Por otra parte, hay poesía sin poemas; paisajes, personas y hechos suelen ser poéticos: so poesías sin ser poemas. Pues bien, cuando la poesía se da como una condensación del azar o es una cristalización de poderes y circunstancias ajenos a la realidad creadora del poeta, nos enfrentamos a lo poético. Cuando —pasivo o activo, despierto o sonámbulo— el poeta es el hilo conductor y transformador de la corriente poética, estamos en presencia de algo radicalmente distinto: una obra. Un poema es una obra. La poesía se polariza, se congrega y aísla en un producto humano: cuadro, canción, tragedia.4

Debe considerarse además que la palabra poiesis —de la que proviene poesía—, en la tradición clásica designaba la idea de creación, que para los griegos era un verbo, una acción que transformaba y otorgaba continuidad al mundo. Con tal sentido Octavio Paz aclara este vínculo entre poeta, poema y lector:

«El poema es una posibilidad abierta a todos los hombres, cualquiera que sea su temperamento, su ánimo o su disposición. Ahora bien, el poema no es sino eso: posibilidad, algo que sólo se anima al contacto de un lector o de un oyente. Hay una nota común a todos los poemas, sin la cual no serían nunca poesía: la participación. Cada vez que el lector revive de veras el poema, accede a un estado que podemos llamar poético. La experiencia puede adoptar esta o aquella forma, pero es siempre un ir más allá de sí, un romper los muros temporales, para ser otro. […] La lectura del poema ostenta una gran semejanza con la creación poética. El poeta crea imágenes, poemas; y el poema hace del lector imagen, poesía.5

Así, un poemario es una colección de poemas —libro, publicación, objeto— cuyo sentido de unidad, balance y ritmo lo decide un poeta, por los temas tratados, la forma de construcción de los poemas, por sus referencias e imágenes, entre otros rasgos. En suma, según estas observaciones, la poesía es un hecho plural, el poema designa un texto particular y el poemario es una colección que agrupa los poemas. Además, esta colección se materializa en una publicación con cualidades formales específicas —incluso materiales y de encuadernación—, que en muchos casos reverberan el contenido poético, la disposición de cada página y demás elementos editoriales.

Doble página «Nuestra marcha», del libro Para la voz, por Vladimir Mayakovsky y El Lissitzky (1923).
Doble página «Nuestra marcha», del libro Para la voz, por Vladimir Mayakovsky y El Lissitzky (1923).

Poema visual

Los componentes principales de un poema visual son los versos, el sustrato donde se escriben o imprimen como texto y un sistema de composición que articula esos primeros elementos para su desciframiento e interpretación. La poesía visual, donde se usa el lenguaje más allá de su función expresiva, es «un objeto de naturaleza fónica primero, luego visual-fónica y, ahora, libre del lastre de la significación, instrumento de localización de la poesía».6

Los versos libres que componen un poema visual son líneas poéticas que, la mayoría de las veces, rompen la secuencia horizontal de la escritura y «rebasan el puro significado de las palabras y producen otros sentidos a través del diseño gráfico del texto».7 Esta circunstancia del poema visual también está presente en el poema«tradicional»:

«El aspecto físico de la página, la distribución de los poemas, el tamaño de la caja, la disposición de las estrofas, la longitud de los versos, el sangrado, el espaciado, la puntuación, la tipografía, predisponen al lector a enfrentarse al texto con unas expectativas determinadas. Incluso si no se conoce el idioma en que está escrito un poema, es posible aventurar conclusiones basadas únicamente en los componentes visuales del texto: densidad y lentitud si abundan los versos largos o si el poema no está dividido en estrofas; ligereza si se trata de líneas más cortas; armonía, equilibrio, vaivén, circularidad, caos, disgregación, etcétera. […]

Más allá de los componentes puramente tipográficos, la poesía tradicional se ha servido de otros recursos que dotan a los textos de la capacidad de traer a primer plano aquellos recursos gráficos que demanda el significado del poema en cuestión. El uso de los blancos o pausas y, relacionado con ellos, el encabalgamiento, son los más importantes. Si aceptamos que la división del material poético en líneas de verso es inherente a la poesía (no hacerlo significaría explicar el género en términos de contenido casi exclusivamente), tendremos que entender los blancos —equivalentes gráficos de las pausas fónicas— como componentes estructurales del poema. […]»8

En el poema visual las variedades de estas líneas poéticas son la línea fluyente, la línea dividida, la línea escalonada y la línea vertical. Otra tipología también la establece Victoria Pineda: 

«Según la clasificación establecida por Eleanor Berry (1993), estos poemas pueden presentarse en forma figurativa o no figurativa. A su vez, los poemas figurativos pueden ser miméticos o abstractos; los no figurativos, isométricos o heterométricos. Los poemas figurativos son, naturalmente, aquellos que representan «figuras», bien de los objetos a que se refiere el poema (un altar, una botella, un corazón: poemas figurativos miméticos), o bien de formas geométricas (un rombo, una pirámide: poemas figurativos abstractos). Por su parte, los poemas no figurativos disponen las líneas de verso sin el recurso a formas de figuras […]».9

«Beba coca cola», por Decio Pignatari (1962) y «Velocidade», por Ronaldo Azeredo (1962).
«Beba coca cola», por Decio Pignatari (1962) y «Velocidade», por Ronaldo Azeredo (1962).
Followers:
207
Comments:
43
Votes:
126
Compartir:

43 Comments

Comment
  1. COSTA, Horacio, «Apuntes sobre el significado de la visualidad en la poesía brasileña», en Utopías / Revista de la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM, núm. 3, julio–septiembre, México, 1989.
  2. GUTIÉRREZ VEGA, Hugo y León Guillermo Gutiérrez, Prisma / Antología poética de la vanguardia hispanoamericana, Alfaguara, México, 2003, p. 9.
  3. En particular, deben destacarse dos autores de la lista —uno mexicano, el otro chileno— quienes son el antecedente vanguardista de la poesía visual contemporánea en América Latina. Más adelante se hablará del caso específico de México, en donde algunas vanguardias literarias y poetas también pueden considerarse simiente de la poesía visual hispanoamericana, por ejemplo, el estridentismo y otros movimientos y formas poéticas de vanguardia.
  4. PAZ, Octavio, «Poesía y poema», en El arco y la lira, FCE, México, 1981, p. 14. Una versión del texto en http://bibliotecaignoria.blogspot.com/2007/06/octavio-paz-poesa-y-poema.html [15/04/10].
  5. Ibíd., p. 25.
  6. PADÍN, Clemente, «La nueva poesía», en Signos corrosivos / Selección de textos sobre poesía visual concreta–experimental–alternativa, César Espinosa (comp.), Ediciones Literarias de Factor, México, 1987.
  7. BARAJAS, Benjamín, «Variedades del verso libre», en Tras la huella de la poesía, Edere, México, 2004.
  8. PINEDA, Victoria, «Historia y tipología de la poesía visual», en Figuras y formas de la poesía visual, Saltana. Revista de Literatura y traducción, número 1, volumen I, 2001–2004, en http://www.saltana.org/1/docar/0437.html [15/04/10].
  9. PINEDA, Victoria, op.cit.

This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Published on 16/08/2012.

Fernando Rodríguez Álvarez

More articles by Fernando Rodríguez Álvarez in Spanish

Idioma:
ES
Title:

El diseñador ciudadano

Synopsis:

En los días aciagos que se viven en México, resurge una discusión acerca de cómo participan los diseñadores ante los conflictos sociales.

Share:
Idioma:
ES
Title:

Diseño y transdisciplina

Synopsis:

Las intromisiones, migraciones, transferencias, contactos o invasiones interdisciplinarias son el antídoto contra la parcelación del conocimiento en Diseño.

Share:
Idioma:
ES
Title:

La tipografía y la poesía concreta

Synopsis:

La vitalidad de la poesía visual se evidencia en producciones poéticas donde el diseño tipográfico ha ganado en presencia e interés, desde el medio siglo pasado.

Share:
Idioma:
ES
Title:

Poema visual: diseño o poesía

Synopsis:

Un acercamiento a la dimensión tipográfica en la que se basan algunas obras clave de la poesía visual.

Share:

You may be interested

Miguel Catopodis
Idioma:
ES
Author:

Miguel Catopodis

Title:

Huérfanos de Jan Tschichold

Share:
Interactions:
Votes:
9
Comments:
3
Followers:
36
Tholon Kunst Diseño
Idioma:
ES
Author:

Tholon Kunst Diseño

Title:

Publicaciones institucionales de YPF

Share:
Interactions:
Votes:
70
Comments:
81
Followers:
31
Mario González
Idioma:
ES
Author:

Mario González

Title:

Pensamientos al extremo del lápiz

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
95
Comments:
52
Followers:
24
Mario Balcázar
Idioma:
ES
Author:

Mario Balcázar

Title:

10 reglas para hacer diseño editorial

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
1077
Comments:
446
Followers:
511
Mario Balcázar
Idioma:
ES
Author:

Mario Balcázar

Title:

6 consejos para diseñar portadas de revistas

Share:
Interactions:
Votes:
271
Comments:
86
Followers:
511
Ivan Cosentino
Idioma:
ES
Author:

Ivan Cosentino

Title:

La introducción de la imprenta en el Río de la Plata

Share:
Interactions:
Votes:
9
Comments:
11
Followers:
4
My opinion:

Login with your account to comment on this article. If you do not have it, create your free account now.

0
Cal Ber
Dec 2014

diseño/tipografía/poesía: que buen material!!!

Aquí os dejo uno de mis trabajos seleccionado en la XIII Edición de Poesía Experimental 2014 utilizando tipos

Enlace

quizá... "me gusta" y "compartir" ::por amor al arte _o "seguir" para ver futuros proyectos :-)

0
Reply
0
Ruy Muñoz
Jan 2013

Fernando, están exponiendo en la librería del Fondo de Cultura Económica «Rosario Castellanos» (La Condesa) la obra pictórica-editorial de Vicente Rojo. En ella está lo que hizo para «Discos Visuales» (Octavio Paz) que citas y otros, varios. No sé hasta cuando, yo fui el fin de semana pasado y no supieron decirme. Saludos.

0
207
Fernando Rodríguez Álvarez
Jan 2013

Muchas gracias Ruy. Espero tener la oportunidad de asistir.

0
Reply
0
Magu Quigo
Dec 2012

Hermosos ejemplos, es un artículo para disfrutarse.

Gracias por publicarlo.

0
Reply
0
Kenji Luna
Oct 2012

le falta un «n» en: so poesias sin ser poemas en la cita d octavio paz linea 9

0
207
Fernando Rodríguez Álvarez
Dec 2012

Tienes razón. Gracias por señalar la errata.

0
Reply
0
Hiram Davila
Sep 2012

Es una articulo muy interesante me llamo la atención desde la primera vez que leí el titulo de este articulo

0
Reply
0
David Paz
Sep 2012

Me parece un articulo muy bueno demostrando asi que la tipografía viene de una época y de una trayectoria, con una evolución muy grande , de igual manera va de la mano del diseño por consiguiente se ve reflejado en Las propuestas plasmadas de maneras diferentes convirtiéndose en un elemento esencial e importante ,demostrando que para el hombre es un elemento activo en su s cambios

0
Reply
0
Analia Soledad Sosa Sosa Iminala
Sep 2012

Es muy bueno e interesante para los que alguna vez realizamos composiciones tipográficas.

0
Reply
0
Felipe Puglia
Aug 2012

muy buena presentacion, del tema y muy interesante, ya que la tipografia es una parte muy esencial en la compocicion de un diseño, muy bueno!!

0
Reply
3
Judith Velazquez
Aug 2012

Muy bueno! Gracias por el aporte importante acerca de la poesía visual.

0
Reply
0
Adriana Battista
Aug 2012

Excelente!

0
Reply
0
Edgar Ochoa Guerrero
Aug 2012

Esta es una muy buena enseñanza en la rama del diseño editorial, ya que hay que romper el paradigma para buscar la manera de hacer una poesia tipográfica mediante elementos y recursos gráficos. Vallamos mucho mas lejos de solo usar el texto desde un aspecto informativo y hasta cierto punto crudo y frio, como dice el ensayo una muy buena composicíon y un buen diseño harian que el texto fuera un recurso para sentir la lectura y darse una mejor persepción de lo leido.

0
Reply
0
Beatriz Notario
Aug 2012

siempre he pensado que la tipografía es mas que solo tipo, puedes llegar a ser un elemento visaul impactante si lo vez como tal, excelente artículo.

0
Reply
1
Diana Carolina Araujo Castro
Aug 2012

me encanta saber que la tipografía llega a ser mucho mas que un instrumento de comunicación por el contrario se puede explotar esto para crear piezas gráficas muy interesantes y con un buen significado ya que ellas expresan según su tipo muchos caracteres que apoyan el buen diseño.

0
Reply
14
Carla Santana
Aug 2012

Excelente articulo, felicidades¡

0
Reply
1
Kamilita León
Aug 2012

este articulo me párese bastante interesante ya que la poesía visual constituye un genero diferente, tratándose de un icono y lo verbal utilizando elementos como la tipografía que le da un cierto equilibrio a la composición.

0
Reply
0
Gustavo Giraldo
Aug 2012

Muy buen articulo.

0
Reply
1
Claudia Elicar
Aug 2012

Excelente artículo!

0
Reply
6
Ana Carolina Mil
Aug 2012

adoré

0
Reply
0
Johanna Katerine Guevara
Aug 2012

Excelenteee, me encantooo este ensayoo! interesante contenido gracias!

0
Reply
1
Liseth Alessandra Gómez
Aug 2012

Que buena combinación, espero atenta la continuación.

0
Reply
0
Maria Adolfina Villegas May
Aug 2012

bnisimo

0
Reply
0
Cindy Paola Ballesteros Pinzon
Aug 2012

muy buen ensayo

0
Reply
0
Edumar Merchan
Aug 2012

Muy bueno!

0
Reply
1
Kon Kau Chuey
Aug 2012

Excelente!!!, que afortunado fui en ser su alumno! Saludos Prof.!

1
Reply
0
Mariano Perrotta
Aug 2012

Muy buen aporte! también considero que las poesías visuales aportan mucho ritmo a la imagen, tienen mucha dinámica! gracias esto nos sirve a todos!

0
Reply
207
Fernando Rodríguez Álvarez
Aug 2012

Como puede leerse en la nota y los comentarios, el tema tiene muchos aspectos que se pueden ampliar. Agradezco el interés, espero cumplir con su expectativa. El enfoque desde la tipografía no excluye otros diseños. Lo importante es ubicar los ejemplos en su contexto literario y editorial. Debemos recordar que mucha poesía se ha escrito para leerse en voz alta y ahora, también es para mirarse. Sugiero leer una nota anterior de mi autoría sobre «Octavio Paz y el diseño», en este mismo Foro Alfa.

0
Reply
12
Manolo Luis Escutia
Aug 2012

Gracias Fernando por traer un tema apasionante, rico en ejemplos, bien documentado y que no deja de lado todo ese bagaje que une poesia, tipografia e imagen. Hay, por supuesto otras propuestas artisticas ademas de las graficas, como puede ser la poesía visual del catalán Joan Brossa, quien trabajó con elementos tridimensioanales. Quizás en el segundo artículo también se mencione a los artistas que han recurrido a trabajos no vinculados necesariamente al trabajo del diseño gráfico en papel. Por lo pronto, nos quedamos con un excelente artículo.

0
Reply
2
Anselmo Jose Vezzosi
Aug 2012

¡Qué bueno y qué valiente al hablar de POESIA VISUAL! ya que tal denominación es patrimonio de uso exclusivo y excluyente de los POETAS escritores.Recuerdo el libro de Jacques Maritain ARTE Y POESIA,con el ejercicio profesional la dimensión poética de la creación (diseño) arquitectural se fue consolidando.

0
Reply
1
Jesús Urbina
Aug 2012

Encuentro muy interesante el artículo. Soy poeta visual y editor de la revista Expoesía Visual Experimental, habría que tratar más otros temas de la poesía visual y no sólo la tipografía, la poesía conceptual es uno de los sustentos de la poesía visual, habría que hacer mención de otros poetas más experimentales como Eduardo Kac o Felipe Erhenberg, además del ya mencionado Clemente Padin, recordar las bienales de poesía visual y alternativa en México organizadas por César Espinosa; y bueno, finalmente los invito a visitar la revista Expoesía: Enlace

3
Reply
0
Horacio Olvera
Aug 2012

Muy interesante artículo. Espero con ansias el complemento. Saludos.

0
Reply
205
Gabriel Meave
Aug 2012

¡Muy interesante artículo del maestro Fernando! Me gusta que en Foro Alfa se traten estos temas. Pero fuera de su excelente análisis, confieso que no soy muy fan de la poesía visual. Si –como dice Octavio Paz en tan acertada cita– no todo poema contiene poesía, muchos «poemas visuales» del siglo XX la contienen aún menos. Si Apollinaire es de por sí soso en sus Caligramas, me resisto a llamar Poesía a los jueguillos visuales de Pignatari (¿beba coca cola?) o Marinetti. Su «poesía» es bastante burda en comparación con un buen soneto, que no requiere de tales artificios «visuales» para brillar.

1
Reply
207
Fernando Rodríguez Álvarez
Aug 2012

Muchas gracias por su lectura. Esta es una primera parte de dos. A la brevedad sugeriré a ForoAlfa la continuación. Espero que en la conclusión se resuelvan algunas dudas sembradas. Gracias.

0
Reply
1
Ana Patricia Timarán Rivera
Aug 2012

Este interesante artículo es una clara muestra de que la tiporafía va mas allá de la utilidad informativa, creencia errada de muchos estudiantes. Considero de suma importancia que en la academia se planteen este tipo de reflexiones y ejercicios aplicados, para que nuestros jovenes estudiantes y docentes vayan más allá de los planteamientos tradicionales, comprendiendo no solo los amplios alcances de la tipografía sino también la relevancia de la poesía, la música, el cine y demás expresiones tan necesarias en la disciplina del diseño.

0
Reply
5
Ana María Esquivel R.
Aug 2012

Felicito al autor y a quienes expone en su trabajo…a Huidobro, a Rimbaud. Inspirador para los jóvenes que verán en el significado y el significante la esencia de la creatividad asociada al texto y la imagen…unidos en la idea de libertad de un poeta que escribe y la idea de libertad de un diseñador que asocia la imagen… para hacer soñar a un lector!

0
Reply
24
Mario González
Aug 2012

Excelente repaso de los conceptos, a veces hacemos poemas visuales, con todo lo que eso significa, efectivamente trascendiendo el significado de la palabra para llegar a otro nivel de afectación en el espectador. Pero me quedo con la espectativa trunca que me generó el título del tema: De la poesía visual al diseño tipográfico, esperaba algo asi como es que se mueven los resortes emocionales a través de la poesía para generar respuesta visual vía el diseño tipográfico. En fín será tarea para más adelante.

0
Reply
0
Jorge Gonzalez
Aug 2012

Excelente aporte, un tema interesante sin duda alguna.

0
Reply
2
Zoraida Cadavid De Consuegra
Aug 2012

Excelente artículo! muy bien documentado.

Qué bien les haría a los estudiantes de diseño y específicamente de la especialidad en tipografía de nuestras escuelas de diseño, leer este tipo de artículos para que no se queden en lo puramente técnico, sino en ir más allá de lo conceptual, de lo poético, de lo sublime.

Felicitaciones!

0
Reply
0
Noe Binda
Aug 2012

Excelente! lo comparto con mis alumnos en Enlace

Gracias!

0
Reply
0
Omar Tiraboschi
Aug 2012

Sumamente interesante tu artículo e investigación. Muchas gracias.

0
Reply
58
Monica Raiberti
Aug 2012

Hermoso e interesante.

0
Reply
0
Erika Espinosa
Aug 2012

Poesia textual. Sublime

0
Reply

Upcoming online courses

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 weeks
17 Septiembre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 weeks
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 weeks
28 Enero 2019

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 weeks
22 Abril 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 weeks
22 Junio 2019