Todo es diseño

El desafío para los diseñadores es mucho más grande de lo que se suele creer.

Retrato de Nelson Meléndez Nelson Meléndez San Felipe Seguidores: 4

Opiniones:
31
Votos:
45
Compartir:

Decía Paul Rand: «diseño es todo, todo». El afamado diseñador y profesor de la Universidad de Yale en NuevaYork, no se equivocaba. Una sentencia definitiva sobre una verdad absoluta, a la que pudiera encontrársele un lado flaco, pero un ejercicio de acuciosa observación bastaría para confirmarla. Todo lo que es «creado» por el hombre pasa o ha pasado por un proceso de diseño. Sencillo, elemental tal vez, pero todo cuanto utilizamos para hacernos la vida más fácil, para vivir, fue en pocas palabras, diseñado.

Ahora bien, es necesario para despejar ciertas dudas, establecer un concepto —que no una definición— de la palabra diseño. Uno que parece acercarse a esta postura es Reinaldo Leiro, quien en su libro ¿De qué diseño hablamos?, nos dice: «cuando hablamos de diseño, hablamos de aquellos proyectos que recorrieron el camino que va desde la idea hasta el producto instalado en la sociedad». Esta apreciación abre una esfera de posibilidades en la que cabría desde una aguja hasta Cien años de Soledad la novela de Gabriel García Márquez.

Aunque Leiro se refiere claramente a la idea del proceso de creación del diseño, esta idea es aplicable a cualquier cosa, inclusive a aquellas juzgadas como invenciones de cualquier índole y no como piezas de diseño, pero vale la pena pensar que aquello que usamos, de lo que disponemos para vivir, que no ha sido creado o modificado por el hombre, es el resultado de la «creación de la naturaleza»; por lo tanto, el resto de las cosas, las de inventiva humana son «diseñadas». No creamos la naranja; pero envasamos su jugo, no creamos el árbol; pero lo convertimos en silla, no creamos el sexo; pero si los juguetes eróticos. El universo de las cosas creadas por el hombre es tan basto, que en la simple cotidianidad no nos percatamos de la existencia de ese alguien que pensó tal o cual objeto, que imaginó la solución de un problema; ese que consiguió la forma de subsanar una necesidad, con una aguja o una novela.

Esta idea podría incomodar a aquellos que con elevadas pretensiones aspiran exaltar el diseño a la condición de arte, creyendo así darle a la profesión o a la expresión del diseñador una connotación ennoblecida y magnificando su presencia en la sociedad, sin percatarse que hasta el arte es diseño.

En el caso del arte por ejemplo, la historia ha sido muy injusta, pues aquellas piezas que en principio fueron generadas para cumplir una función ritual o pedagógica terminaron teniendo un valor meramente estético, dispuesto por una serie de tecnócratas del arte que decidieron darle ese valor, más producto de esnobismos intelectuales que de las reales razones y condiciones por las que fueron creadas. Son piezas cuyo carácter se atribuye al tiempo o a la civilización a la que pertenecieron, porque son vestigios de culturas desaparecidas o por esa otra necesidad humana, la de guardar recuerdos. Pero su uso original, el motivo real por el cual son parte de la historia, se ha desleído. Realmente la vasijas de aceite, que son sublimes en sí, fueron creadas y dotadas de simbolismo mágico y su función, la de contener aceite, no es la del contenedor de aceite contemporáneo, sino la de contener el aceite de los dioses; la Capilla Sixtina, uno de los icono más importante del arte universal de todos los tiempos, fue concebida para mostrar la grandeza de Dios y todo cuanto ocurre alrededor de la creación.

No quiero con esto desmerecer del arte, en todo caso es necesario reconocer la razón por la cual las cosas son creadas, reconocer inclusive que la apasionante y hermosa Capilla Sixtina es entre otras cosas un gran «cartel o poster» del poder de Dios y de la Iglesia. Theodor W. Adorno es citado por Enric Satué en su libro Historía del diseño. Adorno un filosofo de la estética, promulgaba que existían algunas piezas de arte cuyo origen no es tan elevado como se supone, «una cierta investigación las haría parecer algo bastardas»; inclusive a la hora de estudiar el diseño gráfico Satué nos habla de la necesidad de revisar auténticamente más allá de lo formal y diamantino de algunas ciencias que estudian la historia.

Claro está que la idea podría resultar simplista, reduccionista: «todo es diseño». A partir de esto podrían generarse discusiones interminables, porque un novelista no se ve a sí mismo como un diseñador, un poeta tampoco lo haría, un músico mucho menos; pero lo son y lo son en la medida en que el proceso creativo está en función de generar algo que en principio comunique. Valdría la pena por ejemplo discutir el cómo se llega al concepto de una pieza, un tango quizás, qué quería decir o transmitir el autor, dónde estaban sus motivaciones; si lo hizo por gusto propio o se lo encargaron; si es argentino, uruguayo o venezolano.

O sea, creamos cosas y con ellas nos relacionamos, pues ellas significan; todo lo creado por el hombre significa, la nada tiene sentido, por lo tanto significa. Alejándonos de formalismos académicos diremos que el proceso de diseño tiene como objetivo generar un producto, si este proceso no es óptimo, el resultado tampoco. Por ejemplo: el proceso que se siguió para crear una cucharilla dio como resultado un tenedor, cualquier persona ve en el objeto algo que se parece a un tenedor, sigue —por eso de «parecer»— significando, aún cuando el proceso no sea válido, es un diseño; pero no lo es. Es aquí donde está el verdadero dilema. El ser o no ser diseño va a depender de la postura, la de la verdad absoluta de Paul Rand en cuanto a que todo objeto pasa por un espacio mínimo de pensamiento y raciocinio para cumplir su función y la otra que implica el haber sido realizado por un técnico que posee todos los conocimientos y que siguió cabalmente todos los pasos del proceso de diseño.

Para los contemporáneos el diseño debe transmitir un mensaje, cumplir una función, satisfacer una necesidad; es por eso que existe la profesión del diseñador, cuando alguno de estos tres parámetros no es cumplido, el diseño cojeará de una pata. Sin embargo, siguen saliendo al mercado electrodomésticos que hay que adivinar cómo utilizarlos, ropa que es difícil imaginar que alguien se la ponga, maquinarias inservibles, que solucionan problemas inexistentes; esos a los que Jordi Llovet denomina «objetos de invención gratuita».

El reto en todo caso de los diseñadores, no es competir ni valorar los objetos ya existentes, todos con un asidero lógico y elemental en el diseño; los diseñadores tendrán que meter todos y cada uno de los objetos inventados, creados y proporcionados en su maletín creativo, mejorarlos no solamente como soluciones, en el sentido práctico de la necesidad satisfecha, sino también de los materiales y de la economía de tiempo, del medio ambiente, entre otros. No existe objeto alguno creado por el hombre que no pueda someterse al agudo y acucioso ojo de un diseñador. Todo lo hecho por el hombre es en sí mejorable, y todos tenemos la oportunidad de ofrecer nuestra solución. Porque ya el hecho de tener la idea implica diseñar «dar señas», y todo lo humano ha pasado por esa sutil experiencia.

Gabriel García Márquez diseñó una serie de personajes en un pueblo llamado Macondo, y por ello se ganó el premio Nobel de Literatura; Sumito Estévez diseña platos exquisitos, por eso hasta tiene un programa de televisión. Los diseñadores, es decir los de la profesión del diseño deben percatarse de esta verdad. Paul Rand tenía razón, «todo es diseño»; por eso la palabra se aplica cotidianamente a un sinfín de actividades. Pero el diseñador sueña con su objeto de diseño —elevado, perfectamente pensado—, sin comprender o comprendiendo el hecho de que por común, y a veces por transparente, su labor resulta más riesgosa y más comprometida. Si todo es diseño, si el mudo creado por el hombre es todo de verdad diseño, entonces el diseñador es el «re-creador del mundo». Pequeña aventura esta que le ha tocado.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Preguntas

Si aceptamos que «todo es diseño», al menos en el ámbito profesional seguramente surgirá la necesidad de una denominación para distinguir el diseño que se realiza en forma profesional, el que realizan los especialistas en diseño. ¿Qué nombre propone Usted? o ¿Cómo se resuelve este inconveniente?

No sé si sea necesario un denominación particular. Al final en el ámbito profesional es al Diseñador (al académico, al experimentado, al que practica el oficio) al que se le denomina como tal. Todo el que enseña es maestro, mas no todos han estudiado para enseñar. El asunto radica en el universo real del objeto-producto y del diseñador, la visión sobre las cosas que permitan al que ejerce conscientemente la profesión comprender lo rico y vital de esta área a la que nos dedicamos. Nunca es desmerecer, ni allanar el camino que para muchos implica práctica y reflexión. Un diseñador conciente, un asunto semántico; creo que la reflexión se centra en el proceso y en cómo es considerado en provecho de la profesión.

Retrato de Nelson Meléndez Nelson Meléndez San Felipe Seguidores: 4

Opiniones:
31
Votos:
45
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Todo es diseño

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Descargar PDF

Debate

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Eliana Oñate
0
Eliana Oñate
Mar 2013

El fin determina el diseño, diseñamos con un objetivo clave. No porque salio de la nada lo catalogaremos como diseño. Existe un proceso investigable, una metodología que encamina al fin del proyecto.

0
Responder
Retrato de Valentina Camacho
0
Valentina Camacho
Ago 2012

saludos Nelson, buena nota, estamos llenos de necesidades y por tanto de diseño- un abrazo!

0
Responder
Retrato de Yorlmar Campos
1
Yorlmar Campos
Abr 2012

Un interesante artículo que podría aclarar un poco como pudiese enfocarse esa «peligrosa» afirmación:

Enlace

0
Responder
Retrato de Ana María Aristizabal
52
Ana María Aristizabal
Mar 2012

Es muy importante tener en cuenta que como usted los dice la profesión del diseño debe transmitir un mensaje, cumplir una función y satisfacer una necesidad, pero muchas veces si un objeto no es estéticamente agradable los aspectos que usted nombra pasan a un segundo plano como lo afirma Donald norman, porque cuando la elección de un producto depende del factor emocional las cosas son muy diferentes, entonces creería yo que lo que se debe hacer es encontrar un equilibrio entre la funcionalidad, la satisfacción de expectativas o necesidades, el transmitir un mensaje y el factor emocional.

0
Responder
Retrato de Mauricio Ospina
0
Mauricio Ospina
Mar 2012

quiero preguntar algo, en el articulo se leé ¿acaso la función del diseño no es precisamente, comunicar? o me explican que otra función tienen el diseño intrínsicamente, estoy refiriendome al diseño grafico especificamente. y digo intrinsecamente por que yo se que le podemos aadir otras funciones a nuestro diseño como que la tipografia sea texto e imagen pero creo q son funciones extras ¿o a eso te referís?

0
Responder
Retrato de Zulay Herrera
51
Zulay Herrera
Feb 2012

Ver como se expone el diseño como un todo no es solo lo interesante de este articulo, si no como vemos que la relación hombre y diseño siempre ha estado presente en toda la historia de la humanidad, como el hombre ha sentido el deseo de transformar la naturaleza y el comportamiento de si mismo, creando y atribuyéndose valores de diseño para generar un cambio como beneficio propio, un ejemplo son los oficios que cada persona tiene en particular, una secretaria, un policía, un salvavidas ¿serán estos Diseño del hombre?Cada uno trasmite un mensaje, cumple una función y satisface una necesidad.

0
Responder
Retrato de Daniela Rodríguez Laureano
0
Daniela Rodríguez Laureano
Oct 2011

la naturaleza es sólo una herramienta más del diseñador, ayuda a ampliar, simplificar o restaurar cada cosa de la que élla nos da :)

0
Responder
Retrato de Suzana Dias
0
Suzana Dias
Sep 2011

Nelson,

Se tudo é Design, fará então sentido referir que existem diferenças de postura? Ou a frase de Paul Rand não é absoluta ( e já sabemos que não existem verdades absolutas); ou então não faz sentido falar no dilema é design/não é design através da postura entre um designer e um executante, porque assim estamos a negar que ʼtudo é designʼ. Não sei... Quer comentar?

0
Responder
Retrato de Alvaro Quessep
0
Alvaro Quessep
Sep 2011

que buena información la verdad aclara mucho sobre el concepto de «diseño«

0
Responder
Retrato de Cristopher Hernández
0
Cristopher Hernández
Sep 2011

Me atrevería a decir que el diseñador puede cambiar el estilo de vida de una persona o toda la sociedad.

0
Responder

Te podrían interesar

Ilustración principal del artículo Hoy he ido al mercado
Autor:
Maria del Pilar Rovira Serrano
Título:
Hoy he ido al mercado
Sinopsis:
El mercado de abastos como ejemplo para explicar el «diseño para todos».
Compartir:
Interacciones:
Votos:
12
Opiniones:
6
Seguidores:
338
Retrato de Rique Nitzsche
Autor:
Rique Nitzsche
Título:
¿Cuál es la diferencia entre Arte y Diseño?
Sinopsis:
Buceando en el origen de las palabras y en el concepto de Design Thinking.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
111
Opiniones:
84
Seguidores:
269
Retrato de Norberto Chaves
Autor:
Norberto Chaves
Título:
Arquitectura, Diseño y Arte
Sinopsis:
Otro intento de aclarar las especificidades, fronteras y solapamientos de disciplinas contiguas y defender la especialización sin renunciar a la sinergia entre ellas.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
57
Opiniones:
52
Seguidores:
3335
Retrato de Edgardo López
Autor:
Edgardo López
Título:
¿Diseño gráfico en peligro de extinción?
Sinopsis:
¿Esta profesión ha entrado en una fase de alerta? ¿Está condenada a desaparecer y convertirse en algo del pasado?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
242
Opiniones:
197
Seguidores:
44
Logotipo de FOROALFA
Autor:
FOROALFA
Título:
¿Existe un método para diseñar bien?
Sinopsis:
Los años pasan y la discusión sobre el método para diseñar bien no se agota. ¿Hay o no hay unas reglas, normas, o criterios sistematizados que garanticen, a quien los aplique, llegar a soluciones de diseño correctas?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
251
Opiniones:
296
Seguidores:
593
Retrato de Joan Costa
Autor:
Joan Costa
Título:
Cosas de diseñadores
Sinopsis:
La palabra «diseño» se ha convertido en todoterreno. Significa al mismo tiempo, lo bueno y lo malo, lo útil, lo inútil y lo fútil, lo mejor y lo peor. La prensa internacional de los días 3, 4 y 5 de Septiembre ha avivado el asunto.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
178
Opiniones:
93
Seguidores:
2291

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
21 Octubre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
3 Febrero

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
2 Marzo

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril