Mi cliente me pide cambios que van a quedar mal

¿Cómo lidiar con los clientes que nos pieden cambios en nuestros diseños, cuando sabemos que los empeorarán?

Retrato de Verónica Durán Verónica Durán Santa Fe

Seguidores:
23
Opiniones:
44
Votos:
92
Compartir:

Por lo general, al momento de realizar un trabajo, los diseñadores profesionales estudiamos casos para estar al tanto de las últimas tendencias, nos empapamos en diseño de colegas para descubrir lo que se está usando. Sin duda, en diseño gráfico y visual, también existe la moda. Estamos en un momento clave a nivel mundial, en el que todo es cambiante —en todos los aspectos—, y hay que seguir el ritmo, no perderse en la vorágine del cambio, sino adaptarse a él.

Entonces, luego de analizar la necesidad real de comunicación de nuestro cliente, nos encontramos buscando ideas que nos inspiren en la red, en portfolios de otros colegas y en empresas competidoras de nuestro cliente, para estar dentro del «molde visual actual» y no quedarnos con tipografías y colores pasados de moda. Una vez que elaboramos nuestra propuesta nos encontramos convencidos de ella. Para nosotros es correcta, para para el cliente no. Hay algo que no le convence, aún cuando nuestros argumentos describen y defienden nuestro trabajo. Sobran ejemplos de casos como el descripto. Se me ocurre uno típico, que sucede a menudo: el cuerpo tipográfico que elegimos, estéticamente y por cuestiones que sólo nosotros entendemos es correcto, pero el cliente quiere «letras más grandes», y si es posible, «negrita». En ese instante, estalla en nuestro interior la pregunta: «¡¿para qué estudié si me van a decir qué hacer?!». Y el cliente insiste con la pregunta: «¿No se le puede poner un borde?».

Aunque no sea de nuestro agrado, este panorama es la realidad, el día a día del trabajo de diseñador, ya sea en relación de dependencia o freelance. Es justo aquí donde debe entrar en juego nuestro poder de persuasión. Debemos ofrecer opciones que se ajusten a nuestros conocimientos y, de manera cordial, dirigirnos al cliente, usando términos apropiados para convencerlo. Se trata de gestionar la relación con el cliente. Nada más que eso. Se trata de comunicarnos correctamente, tanto por medio de nuestras palabras como por medio de nuestros gestos y actitud. Es fundamental adquirir hábitos saludables de comunicación con el cliente para que siga eligiéndonos para realizar futuros trabajos.

En síntesis, es necesario adaptar nuestra mirada profesional a la mirada de nuestro cliente. Debemos satisfacer su necesidad y expectativas de la mejor forma posible. Para eso se requiere desarrollar valores de perseverancia, confianza en nosotros mismos, paciencia, y capacidad para expresarnos en términos sencillos y convincentes.

Seguidores:
23
Opiniones:
44
Votos:
92
Compartir:
Código QR de acceso al artículo Mi cliente me pide cambios que van a quedar mal

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Verónica Durán

Más artículos de Verónica Durán

Título:
Cómo comunicarse con el cliente
Sinopsis:
La importancia de la correcta comunicación en el proceso de diseño.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Andrea Torres
1
Andrea Torres
Hace 5 semanas

Muestras un punto realmente cierto de lo que se vive en el día a día del diseñador. Durante el desarrollo de un proyecto nos enfrentamos frente al desconocimiento del cliente ante las decisiones gráficas que tomamos, los elementos que utilizamos y cómo lo utilizamos. De eso no nos vamos a librar, simplemente hay que saber qué postura llevar ante estos casos, ser generosos con nuestros conocimientos, siempre es un buen camino....puesto que de esta manera el cliente verá la seriedad y dedicación con la que estas llevando su proyecto y probablemente en un futuro no cuestione tanto y confíe más en las decisiones que tomamos.

0
Responder
Retrato de Lilia Delgado Veloz
0
Lilia Delgado Veloz
Hace 12 meses

Este es un problema muy real; como diseñadores hemos visto esto suceder en un sinnúmero de ocasiones y resulta un obstáculo al momento de querer realizar un buen diseño. Si bien es cierto, sabemos que nuestros conocimientos en el diseño son más amplios que los del cliente, pero no podemos cerrarnos en el egocentrismo de decir que somos mejores sin antes explicar y justificar cada una de nuestras decisiones a los clientes en un lenguaje en que ellos entiendan.

0
Responder
Retrato de Carolyn Molina
0
Carolyn Molina
Hace 12 meses

Creo que todo diseñador a lidiado en algún momento de su vida con ese típico cliente que sugiere cambios, me agrada y creo que es pertinente resaltar el tema de comunicación, los clientes no perciben el trasfondo de un diseño, es nuestro deber crear una cultura donde entiendan la importancia de nuestro trabajo y la toma de nuestras decisiones al momento de diseñar sin ser una persona grosera

0
Responder
Retrato de Alvaro Culebra Rubio
0
Alvaro Culebra Rubio
Hace 12 meses

Como diseñadores debemos hacer valer nuestro trabajo y defender nuestras propuestas, si bien no podemos decirle al cliente "Callese usted que va a saber de diseño" asecinando así toda nuestra modestia, si necesitamos y debemos disuadir a nuestro cliente explicándole por que nuestras decisiones y como va a beneficiarse el o ella gracias a estas, y aunque no todos los clientes van ser siempre a tan receptivos y puede que muchos persistan en que apliquemos sus criterios poco favorables, queda en nosotros si saber continuar con el trabajo por que necesitamos el dinero sacrificando nuestras convicciones y deseando que nunca nadie se entere que fuimos los autores de ese diseño, o retirarnos formalmente del requerimiento solicitado.

0
Responder
Retrato de Sheyla Torres
0
Sheyla Torres
Hace un año

Simplemente: el poder del convencimiento, nuestra responsabilidad es de orientar y aconsejar a nuestro cliente que es mejor para su producto. Nuestro rol como diseñadores es presentar propuestas con buena estética y calidad ante todo. Ya que a lo largo de nuestra profesión nos encontraremos con personas que tendrán diferentes preferencias y gustos.

0
Responder
Retrato de Darinka Gómez
0
Darinka Gómez
Hace un año

Como diseñadora gráfica, me he enfrentado numerosas veces con esta situación. Considero que aprender a tener esa "persuasión" es imprescindible, para lograr la mejor calidad y estética en un trabajo y lograr que las opiniones como diseñador sean escuchadas. Pienso que hay una línea muy fina, un intermedio, en el cual el diseñador puede llegar con su cliente: presentar su opinión y tratar de persuadirlo, siempre y cuando el cliente se sienta satisfecho con lo que se le está proponiendo. Hay que buscar ese punto exacto en el cual el cliente se encuentra satisfecho con el diseño, y el diseñador aporta sus conocimientos y talentos en su trabajo.

Hay casos en los cuales el cliente simplemente no quiere cambiar de opinión. En base a mi experiencia, hacer varias propuestas (algunas innovadoras, y otras más acorde con las expectativas del cliente) para así, darle otra perspectiva y posiblemente, lograr persuadirlo con más facilidad.

0
Responder
Retrato de Sebastian Diaz
0
Sebastian Diaz
Hace un año

Principalmente estas mencionando una realidad que se vive todos los días, ese es el precio la alta calidad. a lo largo de la carrera nos podríamos encontrar un sin numero de personas con distintos gustos, preferencias y distintos conceptos. Lo que prima realmente en esta función es nuestra manera de comunicarle al cliente, el mensaje que se quiere dar a conocer de la mejor forma; y esto tendría una infinidad de maneras, nuestra prioridad en el momento es llegar al punto armónico, entre cliente y diseñador. satisfacer cada una de las condiciones que el cliente exige, sin dejar de lado nuestro amplio conocimiento en la materia. aportando al 100% una idea innovadora que pueda generar esa complacencia en la demanda de dicho cliente.

0
Responder
Retrato de Vinicio Camposeco
0
Vinicio Camposeco
Hace un año

Es la realidad diaria de los diseñadores gráficos. Considero que es importante como Verónica menciona, utilizar nuestras habilidades de comunicación para poder persuadir a los clientes que las decisiones que tomamos son las mejores para alcanzar sus objetivos de comunicación. Sin embargo, hay casos en los que aunque seamos los mejores para persuadir, el cliente simplemente quiere otra cosa. Para estos casos lo que yo hago es: una nueva propuesta con lo que pide y una segunda que se integre a lo que yo ya había realizado. Aún así, el cliente al final, es el que decide. Pero pienso que también es necesario hacer valer nuestras decisiones y si no se congenia con el cliente, hacérselo saber para evitar problemas o mal entendidos.

0
Responder
Retrato de Juliana Rivera
0
Juliana Rivera
Hace un año

Justo me paso eso con un cliente, aunque en el trabajo que ella quería, ella no me decía nada, ni características solo me dijo el nombre y los colores que podría querer, y le preguntaba pero no sabia que decirme, le mande 3 propuestas y ninguna le agrado por completo, que si podía cambiarle tal y esto y el otro, pero después me puse a ver su perfil en fb y me di cuenta que le gustaban mucho los brillos, así que le hice 2 propuestas con brillo y a mi no me encantaron pero como podía llenarle el ojo? y si dicho y hecho le encantaron y no sabia cual elegir, es difícil también cuando ni el cliente sabe que es lo que quiere.

0
Responder
Retrato de Linda Alvarado
0
Linda Alvarado
Hace un año

Es muy cierto esto, ya que es común que pase cuando estamos trabajando, pero también saber cómo manejar la situación y buscar una solución, saber vender nuestra idea y satisfacer al cliente, tratarlo bien y lograr un acuerdo, la comunicación que hay entre cliente y nosotros es importante, tener una buena comunicación y tratar bien al cliente para que el desee trabajar de nuevo con nosotros.

1
Responder
Logotipo de Ohweb
0
Ohweb
Dic 2016

Pasa todo el tiempo! En mi opinión, los diseñadores debemos ser flexibles y no enamorarnos demasiado de nuestro propio trabajo. Que un cambio del que no estamos acuerdo nos suene en la cabeza como que nos están destruyendo el trabajo. A veces se puede satisfacer el pedido del cliente (o al menos hacerle creer que tuvo éxito con su pedido) con una solución intermedia que no destruya el trabajo ni deje al cliente con la sensación de que no fue escuchado.

Obviamente, en los casos muy críticos en los que el cliente trata de incorporar un cambio que va a afectar nocivamente el trabajo debemos poner en práctica toda nuestra retórica para explicar por qué ese cambio no conviene. Una forma que resulta bastante útil es la comparación ¿Podés darme un ejemplo de una gran marca que esté haciendo esto? A veces ayuda que el cliente vea que lo que quiere no es algo que sus marcas de referencia hagan.

Y otras veces, como último recurso, queda decir que no. Con respeto y tacto, por supuesto.

0
Responder
Retrato de Judith Leal
0
Judith Leal
Dic 2016

Pienso que este articulo explica perfectamente la situación que todo diseñador a tenido con un cliente, pero como bien dice, el cliente siempre tiene la razón, por lo cual tenemos que ser muy atentos y analizar al cliente así podemos darnos una idea de lo que realmente quiere para su trabajo.

0
Responder
Retrato de Itzel Denisse Fernández
0
Itzel Denisse Fernández
Dic 2016

Todo diseñador en algun momento se ha sentido identificado con una situación así, y creo que aunque es trabajo del diseñador tratar de vender una idea y en este caso, convencer al cliente de por qué el diseño está correcto así, también hay veces que el cliente no lo acepta y tienes que realizar cambios, ahi es donde yo creo que también se deben aplicar los conocimientos adquiridos para darle total gusto al cliente pero de una manera visualmente correcta, asi todos salen ganando.

0
Responder
Retrato de Cio Cruz
0
Cio Cruz
Dic 2016

Este era justo lo que necesitaba leer. Es muy dificil tratar con clientes asi, me gustaria saber ¿cuál es la manera de comunicarse correctamente cuando ya es mucha la frustación de uno?, ¿De que manera se puede explicar mejor? o simplemente nos adaptamos a su idea cuando ya no se puede más.

1
Retrato de Verónica Durán
23
Verónica Durán
Dic 2016

Hola Cio!

Entiendo la frustración que decís y es totalmente válida. Me pasa a menudo.

Como digo casi al final de artículo no nos queda otra opción que tener confianza en nosotros, en nuestros conocimientos y perseverancia al momento de explicarle el porqué de algo.

Últimamente me pasa que mis clientes son "opinólogos" y "especialistas" en diseño, hasta hablan con propiedad de "peso visual" y "ruido". Estamos en un momento en el que día a día es más fácil acceder a la información entonces las personas comienzan a buscar información sobre el tema y se creen sabios. Por supuesto nosotros tampoco somos sabios, sólo que nos profesionalizamos en lo que hacemos y es allí donde con argumentos válidos y ejemplos podemos convencerlos. Pero requiere paciencia y perseverancia, lamentablemente no veo otro camino. Y si la postura del cliente sigue firme no queda otra que, dentro de su "diseño mental" de cómo debería quedar, acoplarnos y hacer una opción mejor dentro del mismo.

1
Responder
Retrato de Fiorella Briz
6
Fiorella Briz
Nov 2016

considero que el artículo explica muy bien el conflícto interno que posee el diseñador consigo mismo cuando el cliente pide cambios que considera visualmente incorrectos y es porque vivimos en un mundo donde debemos estar en constante movimiento y aprendizaje continuo sobre todo en una carrera donde es tan versátil y mutante, ya que no se trata de convencer al cliente si no de crear desde un inicio una relación honesta con este y explicar tendencias e información de diseño que el cliente desconozca. Es instruirlo y no rechazarlo.

1
Responder
Retrato de Valerie Chuy
0
Valerie Chuy
Nov 2016

Este punto es bastante frecuente en el mundo del diseño gráfico; he tenido pocas experiencias diseñando ya que soy principiante pero he visto cómo le dan un cambio extraordinario a los diseños que quizás se lleva trabajando por horas pero no les gusta, les gusta cosas más comunes etc. Es aquí donde se pone a prueba la paciencia y el simple hecho de darnos cuenta si realmente pertenecemos a está profesión; se necesita de mucha perseverancia realmente, mucho poder de entendimiento y ganas de hacer lo que se ama. Muchas veces las personas erróneamente creen que solo por "estética" se guía el diseño, pero no es así; el diseño es una mezcla entre lo estético y lo funcional, es comunicar mediante gráficos, eso quiere decir que todo, absolutamente todo lo que se coloca en un arte tiene una razón de ser. Es por esto que para estos casos solo es de tener mucha paciencia y empaparse de fundamentos que defenderán su diseño.

2
Responder
Retrato de Rut Elizabeth Ambrosio Jiménez
0
Rut Elizabeth Ambrosio Jiménez
Oct 2016

Es un tema que a diario ocurre, en donde nosotros debemos de poder hacerles ver lo que es mejor, y el porque, y es ahí donde se ve nuestro conocimiento Y le damos confianza al cliente, aunque es difícil es lo q se debe hacer ya que también está en juego nuestra imagen , se debe realizar con un buen contacto para no perder al cliente y satisfacerlo de la mejor manera.

1
Responder
Retrato de Alejandra Puente
0
Alejandra Puente
Oct 2016

Suele pasar, y en mi lugar, siento una forma de frustración cuando el cliente se aferra a su idea, pero creó que como diseñadores podemos tomar el concepto que tiene el cliente y sacar lo mejor que se pueda de ello mismo, aplicando nuestros conocimientos, en caso de no aceptar las propuestas, es necesario hacerle ver al cliente los detalles que surgen en su concepto, y hablando de gustos, todos tenemos gustos diferentes, al finde cuentas trabajamos para cubrir la necesidad del cliente.

1
Responder
Retrato de Anne Castellanos
0
Anne Castellanos
Oct 2016

Estoy de acuerdo contigo. Creo que a todos los diseñadores nos pasa más de alguna vez y muchas veces se convierte en una tarea frustrante tratar de convencer al cliente que nuestra opción de diseño es la correcta. Personalmente, me ha ocurrido que me piden que agregue más elementos a un punto en donde el diseño se ve saturado y la mayoría de elementos son innecesarios. Y como se menciono antes, vender nuestra idea y tratar de convencer al cliente de la funcionalidad del diseño puede ser frustrante. Considero que es importante encontrar un punto en medio de nuestra propuesta y lo que el cliente quiere. Nuestro diseño no necesariamente nos debe de gustar, sin embargo, es importante que comunique lo que el cliente desea.

1
Responder
Retrato de Mariam Aranky
0
Mariam Aranky
Oct 2016

Este es un tema del que nosotros como diseñadores estamos hablando todo el tiempo, lo difícil que es prepararnos para que otras personas nos vengan a decir cómo tenemos que hacer nuestro trabajo. Se vuelve complicado porque el cliente siempre tiene que estar satisfecho con el trabajo que hacen los diseñadores. Es muy difícil explicarle al cliente el porqué de nuestras elecciones, porque clientes más complicados que otros. Con el tiempo esto puede volverse un problema, si el cliente no está satisfecho empezara hacer muchos cambios y si en un tiempo determinado el cliente sigue insatisfecho, en ese momento es cuando los diseñadores prefieren dejar el trabajo. Por eso siempre a la hora de trabajar se tiene que justificar todo lo que sea hace y así el cliente puede entender. Si llegara a tener dudas o algunas correcciones que quiere hacer serian minimas pero es muy importante como llega el diseñador a venderle el proyecto.

1
Responder
Retrato de Jessica Ruano Morales
0
Jessica Ruano Morales
Oct 2016

Es realmente complicado el tema, puesto que es algo con lo que todos nos enfrentaremos al más de una vez en nuestro trayecto laboral. Lamentablemente no hay pasos exactos para tomar respecto a cómo persuadir al cliente, se aprende a hacerlo por medio de la experiencia.

Tal y cómo dice el artículo, no debemos actuar de manera prepotente ni altanera a pesar de tener nosotros la razón y conocimiento, si no debemos pensar cuidadosamente cómo incorporar los cambios que desea el cliente a nuestro diseño sin perder la estética y justificación justa; así se llegará a un acuerdo por ambas partes.

1
Responder
Retrato de Gabriela Castillo
0
Gabriela Castillo
Oct 2016

Totalmente de acuerdo. Es muy cierto lo que se dice en el artículo, ya que muchas veces nos topamos con clientes que su mentalidad es muy cuadrada y cerrada y no quieren que se haga otra cosa que no sea la idea que ya tenían en mente; pero como decían, como diseñadores sabemos lo que hacemos y el por qué lo hacemos, por lo que tenemos toda la capacidad para poder vender nuestra idea y que el cliente sea capaz de poderlo aceptar al escuchar toda nuestra fundamentación sobre cada color, tipografía y elementos gráficos que hayamos utilizado. Es muy importante que siempre estemos actualizándonos en las tendencias o por lo menos saber que es lo que se está utilizando para poder estar siempre entre los mejores y no quedarnos atrás en nuestros diseños.

2
Responder
Retrato de Héctor Raso Ayala
0
Héctor Raso Ayala
Ago 2016

A pesar de ser frustrante, creo que es mejor ver éste tipo de casos como instantes para pulir la asertividad, la retórica y el dominio de la información, sin mencionar la capacidad para adaptarse a las distintas problemáticas.

Este tipo de experiencias ayudan no sólo a desarrollarse como profesional del diseño, sino también como persona capaz de superar la adversidad y que sabe moverse estratégicamente en su entorno.

2
Responder
Retrato de Alejandro Silva
0
Alejandro Silva
Ago 2016

Es muy cierto que tenemos que lidiar con personas (clientes) que no entienden al cien por ciento las técnicas aplicadas en nuestros diseños, es labor del nosotros como diseñadores vender la idea, tener el tacto y la comunicación correcta con el cliente para así convencerlo de que nuestro diseño es realmente correcto en cada uno de sus aspectos. Es cierto que en ocaciones los clientes no escuchan y se aferran a que lo que digan ellos es lo que se va a hacer, sin embargo allí entra nuestro criterio como diseñadores y elegir en si darle para adelante al proyecto o no, pues en ocaciones puede resultar contraproducente venderte a un cliente con un trabajo que realmente no está aprobado por ti, pues con ellos desperdiciarías la oportunidad con futuros clientes al proyectar un trabajo equivoco.

Lo que opino es que se debe estudiar al cliente para saber cómo convencerlo y como venderle tus diseños.

1
Responder
Retrato de Giuli Mannina
0
Giuli Mannina
Ago 2016

Nuestra profesión trata de lidiar con el cliente, hacerlo entender la estrategia que lo favorece como empresa/empresario. Es sencillo decirlo, llevarlo a la práctica es lo complejo. Depende de la astucia que el diseñador posea y los métodos pedagógicos

0
Responder
Retrato de Julian Mora
0
Julian Mora
Ago 2016

Creo q parte de nuestro proceso como diseñadores es enseñar al cliente sobre la labor y el porqué de cada decisión, la labor pedagógica dentro del proceso.

0
Responder
Retrato de Adriana Pareja
7
Adriana Pareja
Ago 2016

¡Buen artículo! Justamente hace poco me tocó un caso similar con un cliente, me frustré y aprendí de él. Llegué a la conclusión que ellos deben aprender junto con nosotros, no sólo debo saberlo yo. Educarlos sobre lo que comunica y lo que no. No es cuestión de ceder, pero de trabajar en conjunto. Lo importante es evitar caer en la irracionalidad con el cliente y más bien mostrar lo que sabemos para así enseñarle sobre el buen manejo de su marca.

2
Responder
Retrato de Luis Angel Valderrabano Hernandez
0
Luis Angel Valderrabano Hernandez
Ago 2016

Muy de acuerdo con el articulo. Al igual que uno anterior sobre publicidad es donde entra en juego nuestra habilidad y persuasión para convencer al cliente de tomar la decisión correcta o al menos viable respecto al diseño. Si bien su opinión es importante, un buen diseñador debe poder convencer al cliente siendo profesional, pero ¿Qué es aquello que nos vuelve profesionales? muy simple los argumentos que damos, y que tan solidos sean estos. Y solo pueden ser solidos y bien fundamentados cuando conocemos bien las bases de nuestro trabajo, esto tanto en teoría como en técnica, ya que a menudo al diseñador se le olvida la primera. Si un cliente no esta conforme, al menos puede darle una oportunidad al diseño cuando se le expone y justifica en un lenguaje que el pueda entender sin tantos tecnicismos ni palabrería inútil. Sin embargo no es una receta libre de error, ya que no hay nada más impredecible que el mismo cliente.

1
Responder
Retrato de Andres Luna
0
Andres Luna
Ago 2016

Es importante igual conocer la opinión de nuestro cliente para que esta persona se sienta satisfecha, pero siempre y cuando este argumentando que ese cambio es lógico y adaptable en nuestro proyecto, pieza gráfica, etc; y darle a conocer nuestro proceso de investigación para convencer al cliente y no hacer cambios innecesarios que pueden dañar una composición gráfica para presentarlo, ya que nuestro deber es mostrar a la gente una buena comunicación visual y la responsabilidad profesional corre por nuestra cuenta.

2
Responder
Retrato de Lorena Medina
0
Lorena Medina
Ago 2016

Es muy frustrante tener que dar una aula de diseño a los clientes cada vez que se presenta un proyecto. Infelizmente, el diseño, como profesión, aún no goza de respeto y credibilidad. En muchos casos, nosotros mismo, diseñadores, hemos sido cómplices de ese irrespeto porque, al final, terminamos haciendo lo que el cliente quiere.

4
Responder
Retrato de Marisol Colin
0
Marisol Colin
Ago 2016

A mi me pasa eso y en ocasiones, cuando hago los cambios y cuando los ve el cliente, normalmente me dicen "me gustaba más antes, mejor ponlo así" y creo que yo utilizo eso como un medio para que el cliente entienda que la diseñadora soy yo, no él/ ella, y que está bien sugerir y pensar en opciones, siempre y cuando sean coherentes con lo que necesita su empresa y lo que se esta entregando en material gráfico, porque para la propuesta que se le esta presentando hubo un proceso de que respalda lo que le estoy ofreciendo.

1
Responder
Retrato de Verónica Durán
23
Verónica Durán
Jul 2016

¡Gracias a todos por sus opiniones! ¡Sumamente valiosas! :)

Creo que lo básico en esta relación con el cliente es la comunicación y si no se logra expresar lo que uno propone y aún el cliente sugiere cambios "inapropiados" a nuestro "ojo visual", como dijo en un comentario Ricardo Cervera: recomendarle otro diseñador.

Porque lo más importante es sentirnos cómodos en nuestra profesión y poder ser felices con ella, dejando salir todo nuestro lado creativo ya que por este motivo estudiamos.

2
Responder
Retrato de Helen Ortiz
0
Helen Ortiz
Jul 2016

Precisamente me pasa en este momento, y siempre va a pasar esto de "hazme tal cambio". Lo mejor para evitar el estrés (y de hecho se debería hacer siempre), es mostrar el proceso (como ya dijo Alejandra Martinez) y explicar por qué es mejor de x manera.

0
Responder
Retrato de Alejandra Martinez
0
Alejandra Martinez
Jul 2016

Hace no mucho me paso algo similar y platicándolo con algunos colegas, el consejo fue el siguiente: Involúcralos en cada paso del diseño. Suena muy tedioso pero así los clientes (que en mi caso era mi superior) deben de conocer que nuestro trabajo se divide en varias etapas, no solamente en hacer cosas "que se vean lindo". Al momento de que se den cuenta todo lo que involucra una propuesta, entonces habrá más confianza de parte del cliente.... Eso si, hay que saber qué sí y que no compartir... Al final es parte de nuestra receta secreta.

3
Retrato de Luis Angel Valderrabano Hernandez
0
Luis Angel Valderrabano Hernandez
Ago 2016

Exacto, esa es buena estrategia, ya que a medida que el cliente ve la evolución paso a paso tomando decisiones en cada aspecto conforme avanza el proceso lo ayuda a sentirse màs seguro sobre el resultado y la efectividad de nuestro diseño

0
Responder
Retrato de Gerónimo Andujar
0
Gerónimo Andujar
Jul 2016

Me pasa todos los días tenemos que ser convincentes, sino seremos del tipo de diseñador que trabaja para el que lo es.

1
Responder
Retrato de Yair Acevedo
0
Yair Acevedo
Jul 2016

Tendría que ser como ir al doctor, nadie le cuestiona al doctor sobre que medicamentos debemos tomar y nadie debería cuestionar como debemos diceñar porque quien llega a nosotros está buscando el remedio para su empresa. Muy buen artículo éxitos

4
Responder
Retrato de Maou Lml
0
Maou Lml
Jul 2016

Estoy de acuerdo, debemos hacer del diseño un estilo de vida y ello implica comunicarnos convincente y persuasivamente no solo con el cliente sino también con las personas que "juegan" a ser diseñadores gráficos.

1
Responder
Retrato de Ricardo Cervera
0
Ricardo Cervera
Jul 2016

Considero que todo diseñador tiene que enfrentar esta situación.

Como comunicadores, creo que la clave es saber comunicar nuestras ideas al cliente y explicarle el porqué de cada diseño que hacemos.

El cliente, usualmente pide cambios cosméticos, que a nuestro criterio perjudicarían nuestro diseño.

Solo hay dos opciones:

1. Hacer los cambios. Pero aparte presentar otra alternativa, aterrizando sus sugerencias, pero con nuestro criterio gráfico. Al menos intentarás salvar tu trabajo.

2. Pedir al cliente que busque otro diseñador.

5
Responder
Retrato de Fer Arancibia
0
Fer Arancibia
Jul 2016

Muchas gracias por aportar toda esta información. Soy estudiante de diseño gráfico me pareció super interesante!!

1
Responder
Retrato de Daniel Solano
0
Daniel Solano
Jul 2016

Me parece interesante el artículo y la posición que propones, como diseñadores debemos estar capacitados para actuar de manera correcta y generar comodidad y confianza en el cliente, mientras le enseñamos lo benéfico que resulta un diseño fundamentado.

Pero así como nosotros debemos prepararnos para afrontar éstas situaciones, debemos proponer al cliente una postura más dispuesta a recibir la información que le suministramos y dejarnos hacer nuestro trabajo

2
Responder
Retrato de Rafael Juárez
0
Rafael Juárez
Jul 2016

Podria aportar un poquito a este tema con este articulo escrito en mi web : http://escuelaemprendedores.co...

Felicitaciones!

2
Responder
Retrato de Mauro Carrasco
0
Mauro Carrasco
Jul 2016

Excelente artículo.

Eh visto este tipo de situaciones incluso llegado el trabajo a la imprenta. Donde por una simple opinión o capricho por parte del cliente pongamosle se ha tenido que retroceder hasta el escritorio del diseñador para realizar los cambios solicitados.

Concuerdo en que todo esta en tener tacto y saber sobrellevar la conversación para donde nosotros sentimos que es la forma adecuada de comunicar.

Saludos.

1
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Pablo Guzmán Paredes
Autor:
Pablo Guzmán Paredes
Título:
Hacer diseño en Ecuador y vivir para contarlo
Sinopsis:
¿Qué tan difícil se vuelve para un diseñador la actividad de vender su trabajo? En Ecuador no existe una cultura de consumir diseño: el cliente piensa que debe ser gratis.
Interacciones:
Votos:
64
Opiniones:
44
Seguidores:
36
Retrato de Carlos Sánchez
Autor:
Carlos Sánchez
Título:
La forma más fácil de vender diseño
Sinopsis:
¿Cómo vendes tus servicios como diseñador? ¿De qué le hablas a tu cliente? ¿Cómo haces para convencerlo de que te contrate?
Interacciones:
Votos:
154
Opiniones:
65
Seguidores:
34
Retrato de Maria Cevallos Jimenez
Autor:
Maria Cevallos Jimenez
Título:
Cómo crear una relación sólida con los clientes desde el inicio
Sinopsis:
Este artículo te ayudará a comprender cómo relacionarte con tus clientes, lograr recomendaciones y contrataciones futuras con una primera buena impresión.
Interacciones:
Votos:
46
Opiniones:
34
Seguidores:
12
Retrato de Fabián Bautista
Autor:
Fabián Bautista
Título:
La red creativa
Sinopsis:
Un ejemplo de canibalismo profesional en Diseño Gráfico.
Interacciones:
Votos:
16
Opiniones:
14
Seguidores:
48
Retrato de Luciano Cassisi
Autor:
Luciano Cassisi
Título:
Los clientes no compran diseño
Sinopsis:
Lo que los diseñadores muchas veces creemos que vendemos no necesariamente es lo que los clientes nos compran.
Interacciones:
Votos:
365
Opiniones:
154
Seguidores:
1287
Retrato de Fernando Del Vecchio
Autor:
Fernando Del Vecchio
Título:
Hay que aprender a jugar el juego
Sinopsis:
En el mercado hay buenos y malos diseñadores, buenos y malos clientes, competencia y precios de todo tipo. Todos ellos son algunos de los componentes del juego a jugar.
Traducciones:
Interacciones:
Votos:
107
Opiniones:
32
Seguidores:
706
Retrato de Jesus Salazar
Autor:
Jesus Salazar
Título:
Las criaturas de la noche
Sinopsis:
Los diseñadores hemos llegado a abrazar las jornadas inhumanas de trabajo como parte esencial de nuestra profesión. Intentemos dilucidar algunos porqués.
Interacciones:
Votos:
54
Opiniones:
13
Seguidores:
45
Retrato de Guillermo Dufranc
Autor:
Guillermo Dufranc
Título:
Lo inesperado y lo intangible del packaging
Sinopsis:
La función práctica del packaging es contener y proteger, pero además tiene otra función: comunicar la promesa del producto que lleva dentro.
Interacciones:
Votos:
123
Opiniones:
37
Seguidores:
413

Próximos cursos online

Desarrollamos para ti los mejores cursos online de actualización profesional, que te permitirán formarte y especializarte de la mano de renombrados especialistas

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
4 Febrero 2019

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
4 Marzo 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
8 Abril 2019

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
20 Mayo 2019

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
24 Junio 2019