La desmaterialización de la arquitectura bancaria

La arquitectura bancaria permite observar los cambios de paradigma que tuvo la disciplina a lo largo del Siglo XX. ¿Se trata de un género en vías de extinción?

Retrato de Emmanuel Pan Emmanuel Pan Buenos Aires Seguidores: 2

Opiniones:
6
Votos:
20
Compartir:
Ilustración principal del artículo La desmaterialización de la arquitectura bancaria

Históricamente los bancos auspiciaron como protectores de los valores económicos de los ciudadanos. Esta protección no era solo simbólica sino que, desde los físico, brindaba la imagen de ser lugares seguros e impenetrables; fortalezas construidas para la eternidad con los materiales más resistentes a disposición, al menos en occidente. Un buen ejemplo son los edificios del Banco de la Nación Argentina, erigidos a lo largo y ancho del país (muchos de ellos aún en pie). Este estilo arquitectónico coincide con el de las casas centrales de otros bancos privados, nacionales y extranjeros ubicadas en la «city porteña». Estos edificios retoman estilos historicistas: templos neoclásicos pero también eclécticos, fortalezas a la escala de Dios con puertas de bronce, paredes revestidas de mármol, frisos alusivos a la actividad del comercio o el país de origen del banco, que relatan historias como si de libros en piedra se tratara; columnas sosteniendo bóvedas exquisitas y salones tan enormes y abiertos que cualquier palabra pronunciada es repetida por un intenso eco en estos espacios por completo aislados de cualquier sonido exterior.

Ante semejante monumentalidad el visitante se siente pequeño y no puede mas que admirar la obra, una arquitectura coherente con la visión de que si el dinero es el Dios de nuestros días, definitivamente estos edificios podrían ser sus templos. Esta fue la arquitectura bancaria dominante en la Argentina desde principios del siglo XX, dejando obras de la talla del Banco Alemán transatlántico de Ernesto Sackmann (1924-1926), el edificio del Banco de Boston de Paul Chambers y Louis Thomas(1924) y el Nuevo Banco Italiano (actual BBVA Francés) de De Lorenzi, Otaola y Rocca (1929) entre muchos otros. Sin embargo, se acercaría un cambio que se llevaría consigo todo el simbolismo que las edificaciones bancarias pretendían eternizar.

Cúpula del Banco de Boston.

En los años 40 y 50 mientras que en Europa ya se habían incorporado algunas de las ideas modernas provenientes de los movimientos de vanguardia, en Argentina aún se seguían construyendo bancos de estilo historicista como el Banco Nación de Alejandro Bustillo (1940-1955). Recién en las décadas del 60 y 70 fueron teniendo mayor asidero en el país los nuevos planteos del movimiento moderno. La arquitectura bancaria incorporó nuevos estilos —como el brutalismo del Banco de Londres de Clorindo Testa, 1966— que produjeron un gran impacto, ya que rompían totalmente con el aspecto que se esperaba para un edificio bancario incorporando hormigón armado, vidrio y hierro, como materiales predominantes. Aunque es cierto que estos ya se habían utilizado mucho antes en edificios destinados a otros rubros, como el teatro (el Gran Rex de Alberto Prebischen, 1937) o en mercados (el del Abasto de Victor Sulčič en 1934) entre muchos otros.

Arquitectura bancaria historicista.

Si bien en la actualidad la mayoría de los bancos siguen conservando los edificios de sus casas centrales originales, no sucede lo mismo con la construcción de sucursales nuevas. Para estas hubo un cambio de rumbo. La arquitectura moderna nos propuso edificios basados en las premisas de liviandad y funcionalidad, donde los materiales de construcción están estandarizados y provienen de la industria; las dimensiones de estas sucursales pasaron a tener escala humana; los confiables muros de hormigón y mármol desaparecieron para dar lugar a ventanales de vidrio que unen interior y exterior; el vidrio es la transparencia (quizá aquí sí encontremos algo simbólico sobre la imagen que pretende dar un banco), donde la luz se convierte en protagonista (según el arquitecto Le Corbusier, la arquitectura es el juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes bajo la luz). Las líneas son puras y no hay lugar para ningún elemento ornamental ni para alegorías.

El concepto de lujo se ha reformado totalmente en favor de la austeridad en los materiales. Ya no se necesitan carpinteros, herreros, ebanistas, tapiceros ni escultores. No hay personalización en las sucursales, ya que todas tienen los mismos pisos, los mismos carteles y el mismo mobiliario industrial. Estos edificios no llevan sobre sí la firma de su arquitecto porque son hijos de la lógica fabril de la arquitectura, obras que se entregan por delivery donde hagan falta y se montan en tiempo récord (un claro ejemplo es el banco Santander Rio de la Ciudad Universitaria de Buenos Aires, construido en medio de un estacionamiento en solo un par de meses).

Esta «producción en serie» priva al visitante de cualquier sensación de admiración y sorpresa al visitar el edificio. La seguridad en este tipo de arquitectura está representada por las cámaras que todo lo ven y lo graban, todo un canto al panóptico (la prisión ideada por el filósofo inglés Jeremy Bentham). De esta manera, la arquitectura es digerida por el consumismo y deja de ser un patrimonio cultural para convertirse en un objeto industrial descartable.

Continuando en este proceso, hoy se nos ofrece un nuevo paradigma: prescindir también de la arquitectura. En esta carrera hacia el despojo, el edificio pasó del mármol al vidrio y del vidrio a lo virtual, o sea, a la nada física. El banco hoy nos ofrece su versión virtual, donde el dinero físico es una molestia, donde lo funcional es usar una clave bancaria desde un servicio de home banking (una oficina virtual), en la comodidad del hogar. Las sucursales virtuales crecen a pasos agigantados en tanto desaparecen las físicas; la banca móvil se traslada al teléfono celular y, al mismo tiempo, nos ofrece un nuevo concepto en seguridad, donde lo que protege nuestros valores monetarios ya no es una bóveda de hierro, ni guardias de seguridad, ni puertas de bronce, sino un código numérico de 4 dígitos.

El cliente abraza esta comodidad y todo esto nos lleva a una conclusión: hay menos edificaciones, desaparece la arquitectura bancaria como arte y desaparece también su disfrute. El banco ahorra fortunas y optimiza recursos, es cierto, pero también se pierde diversidad arquitectónica para hoy y para la posteridad. Aquí es donde el diseño deja de ser un valor agregado para convertirse en una pérdida del patrimonio de un pueblo de provincia o una gran ciudad como Buenos Aires, una ciudad en la que caminar por la calle Reconquista o por Avenida de Mayo es una experiencia placentera, tanto para el turista como para los locales. Una ciudad en la que uno puede pasarse horas mirando hacia arriba admirando arquitectura. Cabe preguntarse si al mirar hacia arriba las próximas generaciones verán algo más que vidrio espejado.

Arquitectura bancaria moderna. Típica sucursal vidriada.​

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora! Necesitamos tu ayuda para continuar produciendo contenidos gratuitos. Considera apoyar el trabajo de FOROALFA con una donación de cualquier valor en PayPal.


Este video podría interesarte👇👇👇

Retrato de Emmanuel Pan Emmanuel Pan Buenos Aires Seguidores: 2

Opiniones:
6
Votos:
20
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo La desmaterialización de la arquitectura bancaria

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Descargar PDF

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de María Elisa Cedillo
1
María Elisa Cedillo
Hace 6 semanas

Soy fan de la arquitectura clásica y me encanta toparme con instalaciones antiguas pero que aun funcionan. Uno de los ejemplos es el Banco del Pacífico en Guayaquil, es una mansión antigua que ha preservado su arquitectura y ahora funciona como un banco. Su elegancia inspira confianza y transparencia. Por supuesto la arquitectura moderna en las nuevas sucursales son propuestas interesantes y también muy vistosas, pero el valor que tienen los edificios viejos que aun funcionan a pesar de los años, es algo que admiro mucho y me encanta.

0
Responder
Retrato de Leonardo Gómez
0
Leonardo Gómez
Dic 2016

Es importante saber que las cosas cambian y por consiguiente, la arquitectura de los establecimientos también, es por eso que debemos tener buena vision a lo moderno y a saber lo que los nuevos tiempos piden.

0
Responder
Retrato de Nayeli Gonzalez
0
Nayeli Gonzalez
Dic 2016

El punto importante que tenían estos patrimonios era que debían ser lugares ademas de respetados, eran visualmente atractivos, siento que se están perdiendo mucho los diseños esculturales que tenían estos lugares, las personas con el paso del tiempo dejaron de apreciar la arquitectura de ciertos lugares con demasiado prestigio, ya que a lo largo de los años estas fueron re modeladas por algo mas sencillo y básico.

1
Responder
Retrato de Deyanira González
0
Deyanira González
Dic 2016

Efectivamente el consumismo ha ido haciendo que la sociedad dejara de valorar ciertos detalles que antes se valoraban más, como lo que es la arquitectura y el diseño de un patrimonio tanto cultural como económico, que hoy en día todo se ha vuelto desechable y la gente ya no busca tener algo qué admirar, qué valorar, que observar verdaderamente a detalle, ya no nota ni si quiera el simbolismo de lo que representa cada cosa. Han dejado de ver que las mejores cosas estan en detalles pequeños.

0
Responder
Retrato de Mario Santiago
6
Mario Santiago
Nov 2016

Belo texto, parabéns.

0
Responder
Retrato de Vladimiro Cruz
9
Vladimiro Cruz
Nov 2016

Hay otra tendencia de la voluptuosidad, juego de los volúmenes con nuevas tecnologías, pienso Hans Scharoun, fuente de inspiración para Zara, la modista que se dedicó a la arquitectura, mujer muy sensible y brillante.

0
Responder

Te podrían interesar

Ilustración principal del artículo Sobre “El estilo”, de Gottfried Semper, hoy
Autor:
Ignacio Azpiazu
Título:
Sobre “El estilo”, de Gottfried Semper, hoy
Sinopsis:
Diálogo con Martín Lisnovsky en relación con la aparición de la primera traducción al español de «El estilo en las artes técnicas y tectónicas».
Compartir:
Interacciones:
Votos:
18
Opiniones:
5
Seguidores:
2
Logotipo de FOROALFA
Autor:
FOROALFA
Título:
Gráfica urbana: ¿degradación visual o conquista del diseño?
Sinopsis:
Gráfica callejera, murales, carteles publicitarios, comunicaciones y señales de todo tipo, ocupan un lugar cada vez más importante en el espacio urbano. ¿Qué opina Usted de este fenómeno?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
118
Opiniones:
115
Seguidores:
597
Ilustración principal del artículo La arquitectura vernácula en Tochimilco
Autor:
María Del Rayo Vázquez
Título:
La arquitectura vernácula en Tochimilco
Sinopsis:
La arquitectura vernácula es aquella edificación construida por los mismos usuarios con materiales regionales, apoyados en el conocimiento empírico. Tal es el caso de Tochimilco.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
7
Seguidores:
6
Retrato de Xavier Monteys
Autor:
Xavier Monteys
Título:
La arquitectura debe parecer arquitectura
Sinopsis:
La ampliación del Camp Nou en el contexto de la arquitectura barcelonesa actual, y la validez del sistema de concursos.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
5
Opiniones:
1
Seguidores:
0
Retrato de Octavio Mercado
Autor:
Octavio Mercado
Título:
Sobre las exhibiciones de Diseño
Sinopsis:
Cuando el objeto de diseño es insertado en el museo bajo las reglas de juego del arte contemporáneo, ¿pierde su condición de diseño?, ¿es preciso llamarle arte?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
18
Opiniones:
27
Seguidores:
9
Ilustración principal del artículo Gerencia vs. Liderazgo
Autor:
Marco Rinaldi
Título:
Gerencia vs. Liderazgo
Sinopsis:
No necesitamos gerenciar el presente. Necesitamos liderar el futuro.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
31
Opiniones:
10
Seguidores:
73

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Domina las claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Aprende a planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

20 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar la creación de marca

15 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
6 Abril