¡Existo! Luego diseño

Ego-diseño, o la bestia que debemos encadenar.

Juan Carlos Darias Caracas
Followers:
94
Comments:
199
Votes:
243
Compartir:

Durante toda mi vida profesional he debido, de una u otra manera, enfrentarme a distintos dilemas que han afectado mi desempeño profesional. Muchos de éstos tenían o tienen que ver con mi manera de percibir las cosas, incluso el diseño mismo, desde mi propia perspectiva —claro está—; y algunos otros han sido ocasionados por ser el receptor de la percepción que sobre mi labor han tenido, o tienen, fundamentalmente mi círculo de colegas o compañeros de trabajo —diseñadores por supuesto—.

Dichas disyuntivas han estado siempre relacionadas con ese concepto abstracto que llamamos ego; esa parte del ser, del yo, que determina muchas de nuestras acciones profesionales y que, en ocasiones, sirve de herramienta para la superación y —quizás con mayor frecuencia— de piedra de tranca para acceder al óptimo desempeño profesional.

Recuerdo que desde mi etapa de estudiante cuando se criticaba una de mis propuestas o entregas de diseño en clase inmediatamente me ponía en tensión, en un estado de alerta defensiva en la que cada opinión era escuchada con atención, mas no reflexivamente, y a la espera del premio: la critica positiva y halagadora —justa y bien merecida ante nuestro ingenio y esfuerzo—; o el castigo: la critica adversa —injusta e inmerecida situación, desde luego—.

Este panorama se repetía —con matices, por supuesto— entre casi todos mis compañeros a lo largo de toda nuestra experiencia educativa. Ni nosotros ni nuestros profesores de entonces entendíamos las consecuencias que a la larga tendría esa actitud ante la crítica en nuestro futuro profesional.

Lamentablemente, pienso que somos parte de un sistema que ha insistido constantemente en formarnos para un «personalismo» mal orientado, que nos preparó para el «qué dirán» y cómo enfrentarlo, pero muy poco para escuchar y asimilar con atención la crítica y nada o casi nada para la sana autocrítica. No solo nos preocupa la opinión de los demás sobre nosotros mismos, sino que nos empeñamos en mantener —en lo personal— la idea de que somos, en un sentido prácticamente absoluto, únicos, especiales, infalibles e irrepetibles en el entorno profesional. Para ello, por lo general, nos colocamos en una posición que está más allá del bien y del mal: en los recintos destinados solo a los dioses, en este caso no del Olimpo, sino del diseño.

En opinión de muchos colegas, nadie entiende las particularidades de la profesión con la misma «profundidad» con la que cada uno de ellos lo hace. Estamos absolutamente convencidos de que tenemos un «don especial», ¿cómo podríamos entonces equivocarnos?

En uno de esos tantos encuentros que frecuentemente sostengo con otros diseñadores, uno de ellos manifestó su parecer ante los que nos encontrábamos presentes sobre un tópico relacionado con algún fundamento del diseño que en el momento se estaba discutiendo. Ingenuamente, le manifesté que, si bien respetaba su opinión, no estaba de acuerdo con su punto de vista sobre el tema. ¡Mas hubiera valido no haber realizado tal comentario! De inmediato lanzó imprecaciones al cielo, a todos y muy especialmente a mí, alegando la infalibilidad de su parecer y añadiendo, además, que no había forma ni manera de oponerse a él pues «él estaba en la razón y punto». Esto, evidentemente, generó sorpresa y preocupación entre los presentes. Sin embargo, este tipo de conducta suele ser cada vez más frecuente; esta anécdota es solo un ejemplo de cómo hemos venido alimentando durante años a esa bestia gigantesca que denominamos ego.

Según Freud: es el «principio de realidad», es consciente y tiene la función de la comprobación de la misma, así como la regulación y control de los deseos e impulsos provenientes del Ello. Su tarea es la auto conservación y utiliza todos los mecanismos psicológicos de defensa. En lo particular, no pienso que este concepto abstracto sea intrínsecamente negativo, al igual que no creo en la falsa humildad. Pienso que el problema radica en el contexto especifico de nuestra vida profesional, en dejarnos llevar por el ego o en saber controlarlo.

Conversando hace poco, por medio del Facebook, con un amigo radicado recientemente en los Estados Unidos, le pregunté cómo estaba enfrentando la crisis económica actual y cómo esta lo afectaba, a lo que me respondió que, entre otras cosas, había tenido que aprender a encadenar fuertemente a ese animal que convivía con él y que, por supuesto, no era otro que el ego; las circunstancias lo habían llevado a ser más humilde, a adaptarse mejor, a ser mas flexible… En definitiva, estaba aprendiendo a controlar su concepto de sí mismo, lo que no implica en lo más mínimo renunciar a él.

Como profesionales constantemente debemos enfrentarnos a la critica; para ello es nuestra obligación estar preparados, entender que no trabajamos para nosotros mismos y que, mucho menos, diseñamos para nosotros mismos: muy por el contrario, lo hacemos para un comitente con problemas específicos en el área visual, que espera también soluciones especificas a sus problemas.

Creo que es fundamental aprender a testar, revisar nuestro trabajo, establecer mecanismos de comparación y verificación amplios e idóneos. No es posible, ni aconsejable, que solo impere nuestro criterio a la hora de ofrecer respuestas y soluciones. No se trata ni remotamente de atacar nuestro talento o aptitud, pero debemos entender que, por grande que este sea, no escapa a la crítica y mucho menos a la posibilidad —siempre presente— de cometer errores —condición, como sabemos bien, fundamentalmente humana—.

Un buen amigo, destacadísimo diseñador, realizó en una ocasión una serie de portadas para una revista de comunicación visual y publicidad; si bien eran geniales en casi todos sus aspectos, no dejaba de llamar la atención que, sobre las mismas, destacara su propia firma en un gran tamaño, en puntos, incluso mayor que el de los titulares de la publicación en cuestión. Este tipo de situaciones son, desde mi punto de vista, ejemplos del más puro «ego-diseño», que no deja de influir en nuestro oficio y que muchas veces se convierte en una abierta negación de los principios básicos del diseño mismo.

Recuerdo una anécdota relatada por el excelente diseñador argentino y amigo Ronald Shakespear, en una conferencia a la que tuve la oportunidad de asistir en la ciudad de Sao Paulo —en Brasil—, sobre algunos pormenores relativos a la preparación de un papel que realizó el mundialmente famoso actor Anthony Hopkins para la película titulada en español «Lo que queda del día». Hopkins debía representar a un mayordomo, por lo que acordó una cita para tomar té con un antiguo y real mayordomo inglés, con la clara intención de que este le diera claves importantes para representar fidedignamente el papel en el film. La cita se concretó y ambos personajes hablaron amenamente sobre diversos temas durante algún tiempo; al final, cuando estaban a punto de despedirse, el conocido actor le preguntó –con evidente y especial interés– al viejo mayordomo lo siguiente: «¿Dígame usted, si es posible, en qué consiste ser un buen mayordomo?», a lo que le respondió, después de unos pocos segundos de reflexión, el anciano: «En entrar a una habitación a servir y que esta esté ahora más vacía que antes». No creo haber escuchado nunca algo que definiera de manera tan apropiada la función del diseñador, pues, sin duda, lo importante, definitivamente, es el resultado final de nuestra labor y no quién la realizó; los méritos siempre vendrán solos para quién ejerza con propiedad el oficio.

El diseño debe ser primeramente evidente como eso, como lo que es, como diseño y no como el trabajo de fulano o mengano; el diseño se debe fundamentalmente a la función, a su compromiso indudablemente practico, si no los diseñadores estaremos constantemente insistiendo en contribuir con una clara y abierta deformación del oficio que, en vez de concentrarse en la búsqueda de respuestas y soluciones adecuadas a dilemas comunicacionales determinados, se centrará en la promoción de vedettes, de estrellas que brillen tanto en el firmamento como para opacar finalmente su propia labor profesional.

Followers:
94
Comments:
199
Votes:
243
Compartir:

199 Comments

Comment

This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Published on 27/06/2011.

Juan Carlos Darias

More articles by Juan Carlos Darias in Spanish

Idioma:
ES
Title:

Educación para la vida, educación para el diseño

Synopsis:

Reflexiones en torno al derecho a una educación de calidad y apropiada, que permita enfrentar los retos del futuro desde una perspectiva amplia, aunque siempre vinculada al diseño.

Share:
Idioma:
ES
Title:

¿El diseño ha perdido el rumbo?

Synopsis:

El vértigo tecnológico, las soluciones inmediatas y la baja cultura de profesionales y audiencias no permiten ser optimistas sobre el futuro del diseño.

Share:

You may be interested

Israel Martinez López
Idioma:
ES
Author:

Israel Martinez López

Title:

Técnica vs. Concepto en Diseño

Share:
Interactions:
Votes:
132
Comments:
65
Followers:
37
Norberto Chaves
Idioma:
ES
Author:

Norberto Chaves

Title:

Más que mil palabras

Share:
Interactions:
Votes:
167
Comments:
25
Followers:
3030
Julio Broca
Idioma:
ES
Author:

Julio Broca

Title:

La importancia de la insatisfacción en el proceso creativo

Share:
Interactions:
Votes:
42
Comments:
10
Followers:
16
Eric Barajas (Snok Daffy)
Idioma:
ES
Author:

Eric Barajas (Snok Daffy)

Title:

¿Convienen las redes sociales?

Share:
Interactions:
Votes:
46
Comments:
43
Followers:
127
Ricardo Castellón
Idioma:
ES
Author:

Ricardo Castellón

Title:

Un modelo de análisis del diseño

Share:
Interactions:
Votes:
17
Followers:
0
Andrés Gustavo Muglia
Idioma:
ES
Author:

Andrés Gustavo Muglia

Title:

Diseño y sentimientos

Share:
Interactions:
Votes:
46
Comments:
32
Followers:
78
My opinion:

Login with your account to comment on this article. If you do not have it, create your free account now.

0
Rene Marcelo Fernandez Merlo
One year ago

Estoy deacuerdo con la postura de ego-diseño, pero es innegable que el proceso de diseñar es tan subjetivo, que es dificil que el resultado final, el resultado, no se impregne de cierta subjetividad.

0
Reply
2
Esther Analí Beltrán Meza
May 2014

Qué dificil cuestión! desafortunadamente es algo por lo que casi todos los diseñadores hemos pasado, siempre estará presente esa bestia y conforme más experiencia vas adquiriendo se hace más fuerte, sin embargo creo que es necesario para la profesión (y por el bien de los clientes) aprender a identificarla y domarla.

0
Reply
47
Juliana Chiriví Amaya
May 2012

Pienso que en alguna medida es importante recibir clases de distintos tipos de maestros porque esto también nos ayuda a formar un criterio y una postura propia frente al diseño, claro apropiando lo mejor de nada uno. Considero que puede ser perjudicial tener una sola postura y visión del diseño porque cuando nos enfrentemos a alguna critica en la vida laboral no tendremos los criterios y argumentos necesarios para defender nuestro trabajo.

0
25
David Esteban Vargas Otálora
May 2012

Es verdad Juliana, entre mas visiones de mundo tengamos dentro de nuestra cabeza nos permitira tener una visión más amplia de nuestro entorno. Ademas que podemos jugar con las distintas teorias que nos enseñaron y asi generar nuevos argumentos para defender nuestro trabajo, como dices.

0
Reply
55
Ana María Aristizabal
May 2012

Juan Carlos, estoy de acuerdo con usted, nosotros como diseñadores debemos enfocarnos principalmente en que estamos para resolver problemas o intervenir dentro de algunas oportunidades de diseño, y que es muy importante pensar en el usuario y los stakeholders del producto que estemos desarrollando, y para esto algunas compañías han estado usando la co-creacion como una buena estrategia para ofrecer lo mejor al cliente y lo que mas se acerque a sus necesidades, considera usted que esta es una buena herramienta pera dejar de pensar en nuestro beneficio y aportarle mas a otras personas?

0
Reply
19
Cristhian Pabón Aranguren
May 2012

Algo de lo que no estoy de acuerdo es con los egos de las personas en cuanto a sus trabajos o pensamientos, personas a las que se les de una opinión y no son capaces de aceptarla por sus enormes egos. Debería cambiar este ego ya que al recibir comentarios y opiniones nos puede ayudar a llegar a mejoras en los diseños, ya que como lo dice Juan Carlos, el diseño no es para nosotros, es para los demás para quienes trabajamos, no nos quedamos con lo que hacemos así que hay que recibir estos comentarios.

0
19
Laura Grijalba Delgado
May 2012

Estoy totalmente de acuerdo contigo cristhian creo que es sumamente importante el poder tener una retroalimentacion de las propuestas que uno realiza no solo por lo que dices, tambien porque las experiencias de las demas personas pueden hacer crecer de una forma viable tu proyecto y ademas de eso porque también es muy importante saber que tanta vida va a tener tu propuesta.

0
Reply
21
Sebastian Urrea Suarez
May 2012

Creo que el ego es algo que nos caracteriza como personas y diseñadores, creo que hay diferentes niveles de ego, los catalogaría en ego interior y ego exterior, siendo un poco de los dos necesarios para nuestras relaciones laborales, creo que el balance y el bueno uso, al saber lo que somos y lo que tenemos para ofrecer, nos da esa identidad y ese carácter a la hora de diseñar.

0
25
David Esteban Vargas Otálora
May 2012

Me gusta como categorizo el ego, en ego interior y en ego exterior. Quiero preguntarle en qué consiste esos ʼegosʼ? en qué se diferencian el uno del otro?

0
21
Sebastian Urrea Suarez
May 2012

David desde mi punto de vista, el ego interior es el que soy, el que tengo para ofrecer desde mi propia perspectiva, el yo interior como me veo y como me siento, para conmigo, el ego exterior, es lo que reflejo a los demás, lo que perciben o quiero que perciban de mi; el balance de estos dos es beneficioso desde mi punto de vista.

0
25
David Esteban Vargas Otálora
May 2012

Su concepto es muy parecido al yin y yang «la relación de fuerzas opuestas y complementarias en que encuentra en todas las cosas». Todo lleve a un equilibrio. Me gusta su explicación.

0
Reply
19
Laura Grijalba Delgado
May 2012

Creo que es de suma importancia atender a la retroalimentación que se de cuando se expone un proyecto de diseño ya que los diferentes puntos de vista hacen que el proyecto crezca mucho mas, no por eso se debe dejar desprestigiar ni humillar a nadie lastimosamente existen profesores y alumnos que no saben expresar las cosas y diferenciar entre una critica constructiva y una destructiva por eso hay que saber escoger que opiniones son las que lo hacen crecer a uno como profesional y persona y cuales no... Así se evita que alguien salga afectado.

0
55
Ana María Aristizabal
May 2012

Laura estoy de acuerdo contigo, creo que dentro de los procesos de diseño es muy importante conocer la opinión de los demás a cerca de nuestros planteamientos para ver las cosas desde una perspectiva diferente y no cerrarnos solamente a nuestra forma de pensar ya que en ocasiones ocurre que estamos tan enfocados en lo que pensamos que puede ser la solución que dejamos a un lado otros aspectos importantes, pero del mismo modo también es muy importante que las criticas siempre sean constructivas y que aporten o ayuden al mejoramiento del proyecto.

0
Reply
25
David Esteban Vargas Otálora
May 2012

Profesor Juan Carlos este articulo me remite a mi experiencia como estudiante, en la cual un profesor nos decía cuando íbamos a hablar sobre los proyectos de nuestros compañeros: que no los vayan a descalificar, sino que den aportes y si hay algo que no están desacuerdo, usen frases como: «yo lo haría de esta manera o miraría por este lado». Lo que quiero llegar es que podemos criticar y hacer nuestros aportes a los proyectos de otro, sin llegar a herir bastante nuestro ʼegoʼ. Quizá a partir de esto estamos educando al ʼegoʼ, a ser más abierto a las criticas.

0
41
Paula Torres
May 2012

que buen planteamiento david «criticar y hacer nuestros aportes a los proyectos de otro, sin llegar a herir bastante nuestro ego«es un medio acertado para sacar adelante un proyecto, por medio de criticas «constructivas» en pro de soluciones mucho mas trabajadas, pues los aportes de otros tanto profesionales como estudiantes fortalecen el proceso de desarrollo y la viabilidad en la construccion de un proyecto mas estructurado.

0
25
David Esteban Vargas Otálora
May 2012

Ademas lo que hablamos en clase, no es diseñar PARA la comunidad sino CON la comunidad. Así se obtienen mejores soluciones, ademas que es más gratificante para el ego, saber que uno pudo trabajar en equipo y generar un proyecto que cumplio con las expectativas de los demas.

0
41
Paula Torres
May 2012

exacto david y es lo que en este proceso de aprendizaje estamos llevando a cabo ,estamos en esa busqueda de soluciones con la comunidad,con el fin de un beneficio comun y trabajo en equipo.Es la manera acertada para la construccion de proyectos solidos ,en esa busqueda constante de soluciones a problematicas existentes .

0
25
David Esteban Vargas Otálora
May 2012

Ademas que nosotros tengamos la libertad de como realizar nuestro proyecto de diseño, porque normalmente las criticas viene de un publico muy ortodoxo en cuanto a los metodos de investigación. Algo que alimentaria nuestro ego seria dar a conocer otros metodos de diseño, como por ejemplo el que propone Conklin Enlace

0
Reply
17
Anamaria Gil
Apr 2012

Juan Carlos muy interesante tu articulo. Yo pienso que el ego no es malo si se sabe manejar para no salir afectados. Los diseñadores siempre estamos dispuestos a buscar y encontrar soluciones para el cliente con certeza nos tenemos que acercar y aceptar los cambios de gustos del cliente. El diseño de un objeto puede ser muy bonito pero sin función se pierde la belleza y compromiso, para satisfacer necesidades y que el gusto perdure. Siempre que surgen estas ideas nos estamos expresando y a la vez estamos en comunicación constante con los clientes. Teniendo en cuenta las criticas constructivas.

0
Reply
0
Esteban Castaño Rave
Feb 2012

Muy bueno....

0
Reply
22
Victor Leyva
Aug 2011

El ego no es malo, si es usado de una manera acertada, la humildad nada tiene que ver con los trabajos malos.! si uno no es capaz de marcar sus trabajos es porque estos son regulares, normales y malos!

0
19
Laura Grijalba Delgado
May 2012

completamente de acuerdo contigo victor. a la hora de realizar un trabajo es necesario tener la mentalidad de querer realizar las cosas de la mejor manera con el fin de no hacer parte de lo normal sino buscar tener la parte diferencial que permita al cliente identificar algo que lo hace diferente a los demás.

0
Reply
0
Csakébon
Aug 2011

Necesite algunos dias para poder risponder a este articulo.

Mi opinion a respecto de eso estando medio confundido...

En primer lugar, siendo una joven disenadora,

me senti directamente «ofesa» por esta image de «ego-diseno»,

porque es verdad, ahora mucho del diseno esta hecho de esta manera.

Los disenadores son llamados por sus forma de risponder, de hacer.

«Me gustan tus mickey, son de modas, asi que quiero que me hagas tus mickey por este trabajo».

Al final, el disenador esta mas bien visto como un «artista», y mas decir como «un phenomeno de moda».

Y de una forma, tengo que reconocerlo,

0
Reply
0
Fabian Pineda
Aug 2011

Es la naturaleza humana, aprender a controlar esa parte instintiva que nos puede puede llevar por mal camino, ahí esta la calidad de un ser humano como persona y como profesional; y de ello depende todo en nuestra vida. Por mi parte el ego me ha jugado malas pasadas, aveces me pongo eufórico cuando critican un diseño o dibujo mio, pero gracias a Dios tengo la conciencia de lo que estoy sintiendo y lo asimilo con tranquilidad.

Felicitaciones por el artículo

0
19
Laura Grijalba Delgado
May 2012

Es bueno tener ego, pero mucho mejor es cuando tenemos la habilidad de aprender a recibir criticas de nuestros trabajos, pues muy pocas personas son poco eufóricas cuando reciben una critica constructiva o negativa.

0
41
Paula Torres
May 2012

Aportando en tu comentario laura las criticas pueden aumentar el «ego» en algunas personas ,sin aceptar un comentario ,y se empeñan que ellos tienen la ultima palabra y es la unica que cuenta, sin darse cuenta que el alimentar el ego de forma negativa y sin aceptar una critica «cosntructiva «puede llevarlo a cometer errores en el proceso creativo ya sea de un proyecto o la vida en si.

0
19
Laura Grijalba Delgado
May 2012

Paula como hablaba con una profesora es muy difícil que todo el mundo vea el proyecto como tu lo vez, pero lo importante es recoger de las criticas constructivas de la mejor forma y saber como implementarlas en tu proyecto, por eso hay que escoger aveces en la vida que oír para crecer como persona y a que no vale la pena ponerle tanta atención.

0
Reply
9
Alirio García
Aug 2011

Felicitaciones Juan Carlos por tu artículo. Conhincido con tu planteamiento plenamente. En estos Ego-tiempos que vivimos, resulta muy fresco leer lineas como las tuyas. Gracias

0
Reply
0
Carolina Velasco
Jul 2011

Sofía Ímber relató a Leonardo Padrón en «Los Imposibles» cómo el oficio de dirigir un Museo la había llevado a tomar distancia de los artistas y no de su obra, debido a su ego -«se vuelven insoportables«- y lo que nos debería afianzar se vuelve un obstáculo.

Ese «yoísmo infalible» puede hacer perder la perspectiva. Personalmente pienso que mientras más realista soy, mejor hago mi trabajo. La visión de los demás, el aporte constructivo de los demás es importante y me ayuda a mejorar constantemente pero ¿cómo podemos crecer si no queremos ver ni oír?

1
Reply
0
Walter Morataya
Jul 2011

Yo considero que el diseño es la versión pop del arte, con algunas cualidades pero con sus mísmas actitudes.

Es común ver a artístas temperamentales, cuando vemos que alguno entra a un salón de exposición, primero entra su ego, luego el artísta, así nos pasa también en las reuniones con el cliente.

Si creen que los diseñadores tenemos «demasiado ego» deberían de ver a los publicístas y creativos de agencias, ellos lo son más.

Estoy de acuerdo, debemos bajarnos de la nube pero que se queden allí las ideas.

0
Reply
0
Ricardo Peñaranda
Jul 2011

La humildad es importante en todos los ámbitos de la vida diaria. No significa ser falsos, significa reconocer que dentro de esta inmensa red de personas que trabajan de manera intensa en el diseño gráfico, cada quien merece un reconocimiento. Me gusta ver esto como la labor de las hormigas. Somos un colectivo creciente, abiertos a las maravillas de la tecnología y la información. Y lo que hacemos cumple un fin social. El mejor dictamen de nuestra labor lo da la aceptación del público. Luego de un título de reconocimiento ¿qué sigue después? Seguir caminando, ser hijos, padres, alumnos.

1
Reply
0
Tatiana García
Jul 2011

creo q como diseñadores y como humanos q somos debemos saber q no siempre todo nos va a salir como queremos o en todo caso nuestros diseños no siempren van hacer bien aceptados por el publico al cual va dirijido ni por nuestros colegas diseñadores,como dice el señor juan carlos debemos estar preparados para la critica q esta de alguna u otra forma nos va ayudar a superara como personas y como profesionales,y trabajando asi mejor en nuestros diseños.

0
19
Laura Grijalba Delgado
May 2012

Tatiana como dices es fundamental saber aceptar cuando una propuesta no le gusta a todo el mundo o cuando definitivamente esta propuesta no tiene ningún fin ya sea por que no lo hacen ver o porque uno se de cuenta, lo importante es saber manejar la situación y no decaer saber que la competencia es muy fuerte en nuestra profesión y por eso debemos hacer muchos intentos de propuestas para que se vuelvan reales y puedan ser lo que queremos y tener su objetivo principal.

0
Reply
3
Freddy Oyuela
Jul 2011

Jajaja solo quería compartirles una experiencia, saben ustedes que el 75% de las empresas que cierran, han pecado por asumir que son los mejores o lo número uno?, el gran error en el que puede caer un diseñador es el de tener ego, por que eso le quita la visión de entender que siempre habrán competidores mejores y con ellos hay que medirse para crecer. Al final en el negocio del diseño poco importa que tanto ego tienes SI NO CUANTO DINERO GANAS AL MES POR LO QUE TIENES Y PUEDES HACER COMO PROFESIONAL

saludos

0
Reply
2
Vanesa Sosa
Jul 2011

Muy cierto, nos tendría que dar escalofríos. Pense en atar a la bestia mil y un veces, y la verdad, es mejor entrenarla y aprender a convivir. Porque aquello no implica dejar de lado nuestro «yo», o dejar de lado nuestra identidad de diseño, ni agachar la cabeza; miremos lo bueno de los fallos y las críticas, que alguién se ocupe de nosotros para corregirnos implíca que hay un mérito que no mostramos y que quieren ver. Ser positivo ante la opinión negativa de un educador, de un colega, de un cliente, todo suma!. Dejemos que nos enseñen a autoevaluarnos. Saludos.

0
Reply
29
Luis Ernesto Guerrero
Jul 2011

Saludos! interesante punto el que trato, pues antes que profesionales somos seres humanos y a ello no escapa el ego; y es absolutamente cierto el hecho de testar nuestro trabajo con otras personas, sin embargo es prudente delimitar quienes son pues lo ideal es que sea un entorno heterogéneo de manera de evitar parcialidades, y claro esta utilizando nuestro criterio como catalizador.

0
Reply
1
Cristian Montero
Jul 2011

Nuestro «EGO» , mi otro «YO» ...... como nos cuesta manejarlo, y no solamente en el plano del quehacer del Diseno, si no tambien, en nuestra vida diaria.

Etkart Tholle, lo describe como en el aprender a manejar nuestra vida y nuestras emociones y que no seamos ; «una hoja que se la lleva el viento».

0
Reply
0
Mauricio Gálvez
Jul 2011

muy buen articulo... ¨Los méritos siempre vendrán solos para quién ejerza con propiedad el oficio¨... a propósito de verdades absolutas....

0
Reply
0
Gonzalo Bartha
Jul 2011

Está bueno el punto de vista. Como diseñadores, una de las tantas actitudes que debemos desarrollar es la de observar, observar y observar.... Y observarse a sí mismo, puede llegar a ser uno de los trabajos más interesantes que teangamos en cuanto al diseño de nuesta realidad presente y futura. A mi criterio los GRANDES EGOS encierran y guardan GRANDES TERRORES. El terror más elemental en este sentido, que por lo general he observado en la gente que no acepta críticas, es el TERROR de descubrir que todo su aparato de «creencias» es tan débil y frágil como la mentira. No todos quieren ver eso

0
41
Paula Torres
May 2012

Totalmente deacuerdo gonzalo ,todo parte de la observacion pensando en una realidad a futuro, pienso que el mayor temor es al fracaso , al no generar recordacion en nuestros clientes , y es alli donde debemos arriesgarnos y tener ese valor propositivo con resultados positivos a futuro.

1
19
Laura Grijalba Delgado
May 2012

Gonzalo y Paula creo que el ego es algo que debe tratarse con mucha delicadeza y tratar de saber manejarlo, el temor al fracaso existe en todas las etapas de nuestra vida lo importante es que si uno fracasa debe tener el valor y volver a levantarse así como dices por eso es que debemos tener riesgos y pensar positivamente, y así poder generar un producto mucho mas satisfactorio en todo sentido para el cliente y para uno.

1
Reply
1
Rafael Ricardo Hinestroza Escobar
Jul 2011

Muy buen artículo. Actualmente entro en últimos semestres universitarios y hace poco concluí mi primer empleo, el cual me ofreció una experiencia única que se complementa directamente con lo leído. Ciertamente hace falta esa cultura de la auto-crítica, pero más que esperar a que se la enseñen es encargarse uno mismo de generarla, y hacer que surja poco a poco con la experiencia y el intercambio de ideas y percepciones del mundo con personas ajenas a nuestra magna carrera, ya que me sorprende que haya una gran cantidad de diseñadores que tienen aún la mentalidad de un estudiante primerizo.

0
Reply
1
Antonio Quintero
Jul 2011

Somos el vehículo donde se monta la marca para llegar lo mas lejos posible, en su camino irá dejando en el paisaje su huella y si no, su recuerdo, cuando todos comenten sobre ella (la marca) dirán, viajaba cómoda, a una velocidad que se dejaba ver, sin arriesgar su integridad pero bien conducida por aquel que parecia chofer pero no estaba a la vista pues era como en muchos casos cualquier James o Rafael que de su oficio hacia una fiesta mientras estaban de acuerdo con la forma que tomaba las curvas o de su rectitud en las largas vias de la autopista que señalaban hacia donde vas. Llevas casco?

0
Reply
0
Nicolas Peralta
Jul 2011

Muchas gracias por ser tan claro! muchos creen que tener un estilo personal reconocible es lo ideal de la profesión, punto en el que discrepo absolutamente.

Un diseñador profesional es aquel que posee la capacidad de utilizar diferentes lenguajes como si todos fueses suyos, según lo amerite la ocasión. Digamos que... debemos ser Excelentes Mayordomos!

0
Reply
0
Alexandra Piera Toledo
Jul 2011

Pienso que cada quien es libre de expresarse de la manera en lo siente, manteniendo el respeto por la opiniòn de los demàs, que generalmente no va a coincidir con la nuestra, en todas las profesiones sucede lo mismo y lo importante de compartir con los demàs es justamente, aprender a escuchar, tener la mente abierta para entender que no todos pensamos igual y que eso no significa que tengamos la verdad siempre en nuestras manos, aprender a ser mas humildes para aceptar la critica o el elogio de nuestro trabajo o de nuestras opiniones, lo mas hermoso de estar vivos es vivir y compartir... :-)

0
Reply
0
Beatriz Garcia
Jul 2011

Creo ,que somos simples administradores de ese don con el que fuimos bendecidos,deberiamos ocuparnos mas en descubrir el proposito que ello significa,y en esa busqueda seguramente lograremos dar mas que recibir,al final lo importante como dice Juan Carlos es contribuir en la busqueda de respuestas y soluciones adecuadas a dilemas comunicacionales determinados,sin olvidarnos,que siempre hay un juez por encima de todo lo humano.....Dejaré confundidos a los que creen que saben mucho...

0
Reply
0
Arturo Rojas
Jul 2011

También coincido en muchas cosas, no estoy de acuerdo en que nuestra firma o identidad sobresalte en las cosas que hagamos, mas bien pienso que es el diseño el que debe sobresalir, no su autor, deberíamos ser más conscientes y controlados ya que la crítica nos permite mejorar y ver nuestros diseños desde otro punto, no somos perfectos y son nuestros errores los que nos hacen más fuertes, el corregirlos es superarse y creo en que los diseñadores deben ser los primeros interesados en la opinion del publico en cuanto a su trabajo, que bueno este articulo, muchas personas deberian leerlo, Saludos

0
Reply
0
Leandro Cabrera
Jul 2011

«El diseño debe ser primeramente evidente como eso, como lo que es, como diseño y no como el trabajo de fulano o mengano...».

EXCELENTE ARTÍCULO!!!

0
Reply
24
Pier Alessi
Jul 2011

Coincido en muchas cosas pero en relación a ¿para quien diseñamos? es importante destacar que si bien el comitente es quien nos pide el diseño en función a una necesidad o problema a resolver no suele pensar que este diseño será para muchos usuarios finales que se moverán hacia el comitente por medio de la imagen de su empresa. Sin embargo esto no siempre es así, existen egos de comitentes que opacan el resultado final sin permitir el responsable criterio del diseñador (somos comunicadores visuales). No siempre el tratamiento más efectivo gusta al paciente. Excelente artículo.

0
Reply
0
Alejandro Espericueta Bravo
Jul 2011

Excelente reflexión. Hay cosas que definitivamente el ego oscurece y priva de toda lucidez, ofusca la razón, no deja comprender y ensucia los resultados del fin del diseño. Basta con comprender que el trabajo no es solo nuestro, si no, de aquellos que lo encargan y para quienes se hace.

0
Reply
1
Antonio José García Rico
Jul 2011

Que tema tan acertadamente delicado. Me gusta poder leer al respecto, creo que requiere de mucha profundidad sobre nuestra profesión.

Me llama mucho la atención la anécdota sobre Anthony Hopkins, y al igual que Juan Carlos, estoy de acuerdo en que servir o ser útil, son términos implícitos en los conceptos de diseño y de diseñador. En la medida que nuestro desempeño sea provechoso para todos los involucrados, los reconocimientos llegarán, ya ser útil y provechoso, es algo meritorio.

Aplaudo tus palabras: «El diseño debe ser primeramente evidente como eso, como lo que es, como diseño. «

0
Reply
0
Jonathan Valladares
Jul 2011

Lo acepto y comparto lo dicho por usted profesor bien sabemos que no es nada fácil enfrentarlo, y concuerdo mucho con usted que primero que nada deberíamos aceptar las criticas, como eso que también usted le llama humildad, estoy de acuerdo, Creo que en eso se basaría un buen diseño y también un buen diseñador para a futuro tener mejor respuesta a sus trabajos y proyectos, ya que como usted mismo menciona no trabajamos para nosotros y mucho menos hacemos diseños para nosotros mismo... encadenar esa feria de la que usted habla ayudaría muchísimo hacer mejor nuestra labor en el futuro...

0
Reply
94
Juan Carlos Darias
Jul 2011

Es evidente de que cada quién ve el valor de este artículo desde su experiencia o desde la falta de ella. Cosa que se entiende y respeta. Desde mi humilde perspectiva creo que algo aporta este trabajo, por lo menos esa ha sido la sincera intención de quién esto escribe. Una de las casi constantes en cuanto al mal manejo del ego en el mundo del diseño, esta precisamente dada por la acción de quienes no son diseñadores de oficio, o por aquellos que sin haber diseñado en su vida, pretenden dar cátedra de diseño. ¿podría haber mejor ejemplo de soberbia y atrevimiento? gracias por sus comentarios.

0
Reply
0
Alams Aguilar
Jul 2011

Quien no quiera algún mínimo reconocimiento por el trabajo que se realiza realmente está mintiendo, pero eso debe llegar solo y sin la auto-promoción, no estoy de acuerdo en dejar un sello/firma en el proyecto para que el mundo reconozca el creador, eso es un intento desesperado. Hay que enfocarse en el objetivo principal y para lo que nos formamos como diseñadores, y es resolver el problema visual de una manera efectiva y funcional en todos los aspectos.

0
Reply
0
Claudio Ordóñez
Jul 2011

Coincido con mi tocayo Claudio Poleski [104] y con Daniela Sánchez [100] desde la primera letra hasta la última. El artículo es válido en su reflexión y su intención, aunque no aporta nada nuevo. Incluso, todos los que nos dedicamos a la docencia tratamos de que los estudiantes entiendan lo allí señalado desde el primer semestre. El buen diseño tiene firma propia, no hace falta indicarlo. Se construye con cada proyecto. Sin embargo, hay personas que no firman sus diseños pero aprovechan cualquier escenario para sólo mostrar lo que han hecho y con ello pretender «dictar cátedra». #MalHecho

0
Reply
0
Alynor Diaz
Jul 2011

Juan Carlos, noto desde fuera de la barrera, lo que nos ocurre a muchos de los diseñadores y no nos damos cuenta, bien sea de manera inconsciente o no. Luego de reflexionar al respecto pienso que siempre lo primero es nuestro oficio y luego la humildad. Yo particularmente trato de ser centrada. Es bastante difícil mantener cierto equilibrio en un mundo EGOCENTRISTA, que como bien sabes uno está totalmente rodeado de artistas plásticos, excelentes diseñadores, ilustradores, editores.En un mundo, que ciertamente es EGO. Pero nunca debemos dejar de ser humildes. Nuestro trabajo nos recompensara.

0
Reply
0
Ada Veliz
Jul 2011

Muy buena reflexión...Todos a lo largo de nuestra experiencia como trabajadores del Diseño hemos pasado por situaciones como estas y hemos explotado ante la opinión de alguien respecto a nuestro trabajo. Pero también es cierto que cuando eramos estudiantes nos enseñaron que los grandes artistas se destacaron por crear tendencias que en su momento fueron polémicas pero que al pasar del tiempo los convirtieron en los Grandes maestros del Arte. Siendo esto así, es lógico que cada uno de nosotros sienta la necesidad de dejar un legado, un sello, que nos identifique como alguien a quien admirar.

0
Reply
0
David Rubio
Jul 2011

Pues le recomiendo ver la pelicula Revolver de Guy Ritchie. Thriller psicológico basado en el ego.

0
Reply
0
Daniel Davila Leon
Jul 2011

Que bien, muy buena reflexión; en verdad el ego diseñador del que se habla, pienso, es parte de nuestro «ser» y de nuestro interior, pues así pensamos y justificamos nuestro accionar, es claro entender que todo viene de ese cúmulo de agregados psicológicos que bloquea nuestra conciencia y humildad y que cuando ya hacemos algo, enseguida se sale de control. La pregunta idónea sería, es verdaderamente grande, único y genial lo que hacemos, lo que diseñamos? de seguro la respuesta sería NO, si nos encasillamos en el concepto de auto-observación. Una reflexión del entorno y de otros diseños nos enseñaría la cruda realidad.

0
Reply
0
Cristel Rojas Acosta
Jul 2011

Wow... muy buen artículo

0
Reply
0
Marcelo Di Rienzo
Jul 2011

Muy bueno...

0
Reply
0
Márcio Moreira Lambert
Jul 2011

Muito boa reflexão! Tenho dito sempre para meus alunos que somos prestadores de serviço que somos contratados para realizar corretamente uma tarefa e que devemos faze-la da melhor forma possível. As vezes, em sala de aula, para «estimular» a turma, comparo nossa atividade à tarefa de um pedreiro ou de um prestador de serviço hidráulico que contratamos. Se este fizerem bem o serviço, irá nos satisfazer e iremos indica-lo para amigos. Se não, tiramos de nossa agenda.

0
Reply
0
Róger Zambrano
Jul 2011

Excelente reflexión sobre un tema al que muchos consideran delicado. Lamentablemente día a día debemos luchar contra la deformación de nuestro oficio que incluso pasa a un segundo plano superado por el ego del autor.

0
Reply
9
Edgar López Jiménez
Jul 2011

Juan Carlos, me ha parecido muy interesante esta reflexión, en ocasiones olvidamos la importancia del oficio, de satisfacer necesidades y de hacer bien las cosas, ya con esto se tiene ganada la gloria del nombre, pero sobre todo de quien debe conocernos, ¿para qué queremos que las multitudes nos vean como design stars si esas multitudes no son nuestro nicho de mercado ni la gente que va a contratar nuestro trabajo de diseño?. Llevo algunas semanas dándole vueltas al asunto en este sentido y creo que sólo necesito que me conozca mi público objetivo, nadie más y seré felíz.

0
Reply
1
Luis Márquez
Jul 2011

Juan Carlos me encantó tu artículo, toca en lo intimo del diseñador. El ego de los diseñadores es tan grande que solemos ser pesados, esa es una característica muy desagradable que parece venir con la profesión. El problema es que consideramos una crítica «el castigo: la critica adversa —injusta e inmerecida situación, «desde luego«— » dando por sentado que es injusta.

Resulta que la crítica es el mejor medio para ver en que estamos fallando y como mejorar nuestro desempeño. Si podemos escuchar, aprender, interpretar y aplicar, seremos capaces de hacer mejores diseños gracias a las críticas.

0
Reply
0
Julio Morales
Jul 2011

Muy acertada reflexión. Entender que no somos la cúspide del diseño en este caso particular. Entender que el crecimiento proviene de la interacción con otras personas, con ideas diferentes a las nuestras, que al contradecirlas nos coloca en una posición evaluadora y en ese momento tomaremos lo mejor de cada una para formar una opinión mas fuerte y sólida. Nos acostumbramos a autoalabarnos, y olvidamos que cometemos errores y que por eso es necesario autoevaluarse de una manera muy sincera y justa. Gracias por tus palabras.

0
Reply
0
Rodrigo Dutra
Jul 2011

Como o ForoAlfa enfatiza, tenho 9 anos de carreira.

Parte do meu crescimento foi devido as criticas que recebi durante vários anos de trabalho. Fui auto didata mas também trabalhei com muitas pessoas me ajudaram a entender as coisas. Cada ano que passou foi um passo a frente.

Hoje atuo como freelancer. O fato de eu me sentir seguro se deve por eu entender certos aspectos do meu trabalho. Coisas que só eu posso fazer! Cada um é particular e único e somos todos passíveis de julgamento.

A beleza de cada trabalho esta intrínseca na obra e ela se revela sem muitas explicações. Apenas é!

0
Reply
0
Orlando Gonzalez Soto
Jul 2011

Esta bastante interesante el Articulo:

Siento que la vida es un Ego, lo denomino, como un mal necesario! que puede nivelar la vida de algunos y también podría compensar el desarrollo profesional de otros,

un saludo,

Orlando.

0
Reply
0
Belén Cruz
Jul 2011

Hola JC, excelente artículo de reflexión. Ciertamente todos los diseñadores debemos tener un poco de humildad cuando diseñamos, porque así como somos capaces de hacer que el mundo nos vea como unos «dioses» creativos, también somos «humanos» y hay que estar claros en que cuando hemos creado algúna imagen gráfica no a todo el mundo le va a gustar y que siempre habrá críticas tanto del lado bueno como del malo. No existe el diseñador perfecto ni el que sea «monedita de oro» para todo el mundo. Antes de ser creativos, somos humanos. Los mejores diseñadores del mundo también tienen sus defectos.

0
Reply
0
Carmen Alicia González
Jul 2011

Diseñar es buscar la solución a una necesidad del ser humano, en la que se conjuguen la estética y el mayor ahorro de recursos para un beneficio común, buscando la armonía y el equilibrio de la humanidad, si cada diseñador busca esa solución a su estilo, la misma podría resultar en una confusión para quienes está siendo diseñado. Por eso se crean las normas y fases para que prevalezca la creatividad y el estilo propio, pero también se ajuste a lo que la humanidad realmente necesita y esté en armonía con el medio ambiente. Por lo tanto hay que tolerar las críticas y sobre todo aprender, crecer y construir de esta manera un mundo mejor para todos

0
Reply
511
Mario Balcázar
Jul 2011

Excelente artículo. La crítica siempre estará ahí, pero sin duda siempre es bueno saber qué dicen de nuestro trabajo, a no tener idea de por qué no funcionó. Es como el alimento, el cuerpo se queda con lo que sirve y lo demás se desecha.

0
Reply
0
Veronica Olvera
Jul 2011

Me agrado demasiado tu articulo y tienez razon hay saber tomar las criticas de los demas con sabiduria, de esta forma podremos crecer, siempre es bueno escuchar todo tipo de criticas pero rescatando solamente lo que realmente nos ayudara a ser mejores.

0
Reply
0
Juseph Ramirez
Jul 2011

Es totalmente cierto lo que nos explica JUAN CARLOS, gracias por que antes no había tomado en cuenta esto; incluso antes de leer este artículo casi cometo este error apenas estoy en la mitad de mi carrera como diseñador grafico y pensaba en implantar una marca a mis diseños incluso ya la tenia realizada. Ya tomando consciencia de lo perjudicial que a veces resulta ser el ego tomare en cuenta esto y lo aplicare. muchas gracias un articulo excelente.

0
Reply
0
Semson Jesus Nip
Jul 2011

Por éso la palabra Yo se define como psique, ser, alma, conciencia o inclusive demonio... muchas veces, casi siempre, el problema es causado por ése mounstruo llamado Ego, que junto a ello perdemos el llamado respeto. Oír a los demás siempre es mejor que hablarles a los demás, aunque existe también la necesidad de hablarle a los demás en su debido momento, siempre y cuando sea constructivo. Hay que ser muy sabios a la hora de hablar, y doblemente sabio a la hora de oír. Difícil mas no imposible. Muy buen artículo amigo y maestro Juan Carlos.

0
Reply
24
Italo Fajardo
Jul 2011

Lo he notado en varias ocaciones que EL EGO VA EN DIRECTA PROPORCIÓN CON LA CALIDAD DEL TRABAJO DEL DISEÑADOR, COMO TAMBIÉN MUCHAS VECES NO.,.,.Solemos confundir el amor por lo que hemos construido con el amor de una Leona protegiendo a su cria.

Debo decir que ese ego dura hasta que viene otro diseñador u otro profesional con su ego más alimentado y destruye su autoestima.

Estamos mal si creemos que esto es una guerra entre nosotros y todos somos intocables, somos humanos y no tenemos la razón siempre.

EXCELENTE ARTÍCULO.

0
Reply
3
Nelson Meléndez
Jul 2011

Ego... tenedlo, sin el o copiáis o malgatáis el talento que natura os dió, perdido en la falsa humildad, que más hace daño, que no ennoblece ni el oficio ni el espíritu.

0
Reply
0
Luis Arturo Luna
Jul 2011

muy cierto mi estimado juan carlos, muchas veces buscamos el reconocimiento de la gente y dejamos de lado nuestra labor principal que es la de comunicar, considero que es importante mantener los pies en la tierra, recibir todo tipo de críticas para así poder mejorar siempre, ya que en caso contrario.. que será de nosotros? quedaríamos estancados por siempre, un saludo desde méxico

0
Reply
0
Jorge Romero
Jul 2011

Hola Juan Carlos... Excelente articulo! Muy importante que todo diseñador debe leer.. Es la realidad, no tenemos que aferrarnos a no aceptar criticas ya que asi como lo reflejas en el articulo luego podemos presentar un mejor trabajo y tambien seguir creciendo como profesionales. Por lo cual, debemos aprender a controlarlo. Tenemos que pensar que somos comunicadores visuales y las opiniones de los demas siempre seran de gran importancia.

Saludos!!!

0
Reply
0
Aurelio José Miranda Obregón
Jul 2011

Diseñadores ante esta gran creciente globalización, la misma evoluciona o involuciona por nosotros, establecemos el patrón que deben seguir, somos los encargados de llevar un producto a un estado de compra masiva, confusión o rechazo, quizás seamos los últimos de la línea que respecta a la elaboración del producto.

Todos los de la línea de dicho producto son egocéntrico, pero el detalle esta que a nosotros como Diseñadores se nos ha incrementado más, a tal punto de formar parte de nuestra profesión.

Estar claro del momento en el que debemos hincharnos de ego, de lo contrario sigamos pensando que somos seres de este planea que hacen su trabajo igual que los demás.

0
Reply
0
Roberto Garcia
Jul 2011

Comparto gran parte de la opinion ,tan solo apuntillo ,que en muchas ocasiones el cliente busca esa firma o a ese diseñador en concreto y porque no darle el gusto ,para gustos colores ,para eso es diseño ,cada uno que realice sus creaciones segun considere...Bayssys

0
Reply
0
Alain Santiago
Jul 2011

En lo personal alimentar el ego dependerá del área de diseño en que te desempeñes, así encontramos al cartel, que es un medio en el cual el diseñador se desenvuelve de una manera podríamos decirle más libre, el cartel cultural puede ser uno de estos, o el que se realiza con algún fin común como puede ser para ONG`s. El ego dependerá de la capacidad de reconocer los errores que uno como diseñador podría llegar a cometer durante y despúes del trabajo de diseño, reflejado en el producto final.

0
Reply
1
Maria Gabriela Uzcátegui Rangel
Jul 2011

» personalismo mal orientado». el problema radica en que no entrenamos al cerebro para separar lo que es convicción (adquirida y fortalecida por nuestras experiencias laborales o creativas/introspectivas) y lo que es ego. Muchas veces el ego viene encadenado por nuestras ganas de demostrar nuestra labor al mundo, por tratar de establecer normas, estratificar a cada una de las personas que se dedican esto y pienso que siempre será mejor no mirar a quien sino seguir tus convicciones pero viendo el diseño bajo múltiples perspectivas, al fin y al cabo, ni el diseño ni el diseñador son absolutos!

0
Reply
0
Marcos Lescano
Jul 2011

Por eso siempre trato tener un grupo de trabajo y no el trabajar solo, puesto que es difícil ver la paja en el propio ojo. Esto me permite, antes de testear una pieza, achicar el margen de error lo más que se pueda.

Sobre el ego como herramienta para la superación creo que lo más apto a utilizar con esta finalidad son la admiración, los celos y la competencia, todas en su sana medida claro.

saludos.

0
Reply
0
Enid Williams
Jul 2011

Muy buen artículo,actualmente me encuentro cursando el 2do año de comunicación visual y no me había dado cuenta cuan malo puede ser acostumbrarse a lo que «esta bien o mal», para tenerlo en cuenta.

0
Reply
0
Juan David Marínez
Jul 2011

Excelente artículo, muy práctico y sincero. Algo que no se debe olvidar, algunos no habíamos reparado en ello.

Por mi parte, todavía no me he graduado como diseñador, le agradezco por esta herramienta.

0
Reply
0
Eduardo Fonseca Díaz
Jul 2011

Muy buen articulo, de echo cada trabajo que hacemos para quien sea debemos aceptar todas las criticas que nos den no importa si son malas o buenas simplemente nos sirven para ir mejorando en nuestra vida cotidiana, en lo personal yo tengo amigos diseñadores pero lo que ellos tienen es que se les sube mucho el ego a lo que me refiero, a que no dejemos que se nos suba el ego porque no se vale que te sientas mas importante que otros simplemente es el hecho de ser sinceros y honestos con nuestros trabajos etc...

0
Reply
94
Juan Carlos Darias
Jul 2011

Saludos, agradezco todos los comentarios, hay de los que sorprenden desde luego, sin embargo cuando hacemos público nuestro trabajo a eso nos exponemos y eso aceptamos. Algunas de las reflexiones a las que invita este artículo se ven maravillosamente reflejadas acá, cosa que desde luego no solo me agrada, si no que además justifica plenamente el texto, ahora enriquecido con cantidad de generosas y pertinentes opiniones, que muchos de ustedes han querido compartir con todos nosotros. Siempre es buena la critica como la confrontación directa y honesta, bienvenidas sean!!!

0
Reply
6
Claudio Poleski
Jul 2011

jajajajaja.

Me gustó el artículo y si bien no propone nada nuevo, es válido.

Ahora, me río por los comentarios que acusan al autor de «proyectarse» a través del texto. No conozco al susodicho, pero sería cómico que esto fuera así.

0
Reply
0
Carmen Gloria Contreras
Jul 2011

Muy de acuerdo, y se hace más notorio en las nuevas generaciones por la proliferación de medios digitales visuales que ofrecen muchos espacios para «seguir mostrándose» y esperando alabanzas por el trabajo realizado. Creo que Rodolfo Fernández (92) aporta algo fundamental. «Creemos que el diseño es una obra de arte que debemos firmar».

Gracias me diste un buen material para compartir con mis alumnos.

0
Reply
0
Gerardo Riarte
Jul 2011

Muy bueno, coincido en un 100%, soy diseñador pero me dedico a la fotografía y desde este lugar no me faltan oportunidades para ver ese exceso de ego.

No creo que no haya que tenerlo ya que es la parte de la personalidad que ayuda a venderte pero no que deba sobrepasar la labor comunicacional y practica que debe tener el diseño.

0
Reply
0
Mariela Carla Lamela
Jul 2011

comparto definitivamente la opinion anterior, que necesita Juan ser mas humilde y tener menos ego, de esa manera reflejeras en tu rol profesional el verdadero diseño.

0
Reply
0
Daniela Sanchez
Jul 2011

Esta bastante buena tu reflexión porque es muy cierta el diseñador es una persona de Ego alimentado normalmente por la formación que tiene...ahora dependiendo de su ejercicio profesional y los golpes de realidad que muchas veces recibes, aprendes con el tiempo a ser mas humilde...Aparte es bastante ironico que escribieras algo así porque no conozco a un diseñador con más ansias de protagonismo y un ego mas grande que el tuyo

0
Reply
0
Kerly Deluquez Dd
Jul 2011

Buenas noches, muy buen artículo. En cuanto a la critica al diseño, es beneficioso recibir criticas positivas o el llamado « premio», pues estimula el crecimiento personal, sin embargo el castigo «la critica adversa», diría que es mas provechosa aun pues entre mas se critique algo es porque se busca la perfección, el mejoramiento continuo y es por el bien del diseño no por egos. Hay que aceptar el castigo y el premio como un par de comentarios provechosos que están en el mismo nivel , con humildad.

0
Reply
0
Carlos Larrota
Jun 2011

Muy buen articulo, bastante acertado.

Aunque tal vez la bestia que llamamos EGO no siempre debe estar encadenada, tal vez disciplinada, por que a pesar de que nuestro oficio es el de resolver problemas de comunicación visual y esta regida por principios, parámetros de diseño (y este debe arrojar resultados óptimos y funcionales que puedan ser comprobados); tampoco es igual a la de un matemático en donde a todos nos debe dar el mismo resultado y es allí donde la necesidad por competir, destacar en el mercado nos lleva a alimentar ese ego fungiendo casi como un sello de garantía sin dejar de lad

0
Reply
0
Carlos Diaz
Jun 2011

siempre habra una critica, sea buena o sea mala, como dicen por ahi, que hablen bien o mal de uno, pero que hablen!!! y creo que lo mismo sucede con el diseño de sea lo que sea que se diseñe. estas crioticas sean positivas o negativas, onstructivas o deconstructivas, convierten automaticamente el diseño de lo que se diseño en algo importante por el simple hecho de hablar sobre el, pues si no fuese importante no se hablaria sobre el. asi que sea bueno o malo esto contribuye al mencionado anteriormente EGO en el momento en qel que doy de que hablar.

0
Reply
3
Freddy Oyuela
Jun 2011

Es un artículo interesante, sin embargo no perdamos de perspectiva lo fundamental, Un diseñador es contratado y es exitoso, por su capacidad para generar mas rentabilidad de negocio a una compañía o incluso a su propia empresa, es decir, un buen diseño es = a mas venta = mas dinero y por ende trascendencia por parte de la compañía o estudio. El ego debe medirse por quien tiene la capacidad de hacer rentable un negocio a una compañía a través de su trabajo como diseñador. Es por eso que la mejor forma de combatir el ego no es por el diseño si no cuanto dinero hizo ganar este a quien lo compró

0
Reply
0
Rafael Ignacio Lacruz Rengel
Jun 2011

El tema de su artículo es muy interesante y pertinente para el oficio del diseñador. Creo sinceramente que gran parte del problema que tenemos los diseñadores con las críticas que nos hacen es que pensamos que críticar es sólo aludir a lo malo o desacertado, olvidando que criticar viene del griego «Krinein» (que significa simplemente «discenir, juzgar») y por ende una justa crítica sólo es aquella capaz de ver tanto lo «bueno» como lo «malo» de las cosas (o al menos lo que nos parece «bueno» y «malo», «acertado» y «errado»).

0
Reply
0
Agustina Perillat
Jun 2011

No podría estar más de acuerdo. Me pareció realmente interesante y muy acertado. Creo que en algún punto todos hemos pasado por esto, y quizás se lo criticamos a nuestros colegas y no nos damos cuenta de que el ego-diseño está en los genes del diseñador. Felicitaciones!

0
Reply
0
Sonia Duenas
Jun 2011

Buenísimo artículo!!

0
Reply
80
Rodolfo Álvarez
Jun 2011

Estimado J. Carlos, luego de 35 años de oficio he llegado a la conclusión de que no es nuestra profesión la que nos coloca en un primer plano, que la gran mayoría somos artistas frustrados y creemos que el diseño es una obra de arte que debemos firmar. Que somos infalibles no solo como vemos las cosas ni como comprendemos el mundo«porque no han dicho que utilizamos el otro hemisferio cerebral» Pues no me lo he creído y cada vez me doy cuenta que se menos y probablemente lo que crea sea la panacea no es así. La educación univ. debe formar personas hábiles para pensar, por que eso es diseñar.

0
Reply
0
Fernando Mayanquer
Jun 2011

Buena reflexión...servirá de mucho para crecer profesionalmente..

0
Reply
0
Pablo Noh
Jun 2011

Sin duda alguna un excelente texto! Algunas veces nunca debemos medir el valor de nuestro diseño por el esfuerzo que pongamos en él, si no en los resultados...ya que puedes pasarte horas sin dormir,pero no basta solo eso para que el trabajo sea bueno. Muchos diseñadores no aceptan la critica constructiva...pero más allá de eso...debemos valorar nosotros mismos si lo que estamos haciendo es digno de un reconocimiento o de una destrucción.

0
Reply
4
Fernando Angilella
Jun 2011

Felicidades Juan Carlos. Pocas veces se expresa el problema tan claro como lo acabas de plantear. Me permito agregar, con toda humildad, que nuestra profesión, lejos de seguir un proceso científico, debe de tratarse como tal. Si nuestro oficio de comunicadores no comunica, no se vende por sí solo... simplemente no funciona. Si no genera resultados medibles y cuantificables... No sirve. En el proceso científico, cualquier hipótesis debe ser comprobada. O no es otra cosa mas que una opinión personal.

Te envío un gran abrazo.

0
Reply
6
Enrique Mañón
Jun 2011

Extraordinario texto. La autocrítica es una herramienta indispensable en cualquier profesión u oficio. Felicidades y gracias.

0
Reply
1
Freyma Martin
Jun 2011

si bien sabemos que estamos haciendo bien nuestro trabajo no tenemos porque molestarnos con la llegada de alguna crítica, pues esto nos traerá mejoras en el futuro, controlar el concepto de sí mismo debe ser el día a día de los diseñadores.

Excelente artículo.

E.A

0
Reply
12
Manolo Luis Escutia
Jun 2011

Unamuno dijo ; yO SOY YO Y LO QUE ME RODEA» , Esto sintetiza al diseñadorʼ- en este caso particular- que se enfrenta a su ego y al otro. No podemos dejar de lado que hay diseñadores r3espetables que tienen un sello particular para enfrentar un problema de diseño. Javier Mariscal tiene un sello particular, que no cambiará, porque, además, así lo exige el cliente. El ego también se da en el estilo. Otros en cambio, deciden qué diseñar dependiendo de las circunstamcias del proyecto . Pero, y en resumen, tiene razon Juan Carlos, cuando apunta que, en la profesión puede haber mas ego que humildad.

0
Reply
594
Yves Zimmermann
Jun 2011

Coincido plenamente con lo expuesto por Juan Carlos Darias en su artículo con respecto a la necesidad de prescindir en nuestro trabajo como diseñadores del ego, de la egolatría. Pero añadiría que la dominación del ego, del Yo, es un asunto que va más allá que la mera profesión y que debería ejercerse en la cotidianidad, en el encuentro con los demás seres humanos; se trata de un ejercicio diario y en todas las circunstancias.

6
Reply
0
Jesus Rodríguez
Jun 2011

Mucho años en este negocio me dan la certeza que el diseño es un medio de comunicación. Muchos colegas entienden el diseño como si se tratase de una obra de arte (lo cual de alguna manera es cierto) pero no debemos olvidar nunca su función primaria de informar. Los elementos utilizados en el arte y el diseño son básicamente los mismos, mas su fin suele ser diametralmente opuesto. Un artista busca expresar su visión intima de las cosas, mientras que el diseñador interpreta un requerimiento especifico con claridad y para todos.

Un excelente articulo.

0
Reply
0
Jun 2011

Kudos.

Ze

0
Reply
43
Jesus Salazar
Jun 2011

Apoyo la moción, sobre todo desde la arena de la docencia: En la medida que invitemos a nuestros alumnos a enfocar sus baterías al diagnóstico —y por ende, al resultado— del proceso de diseño, entenderán (si hay neuronas sobre sus hombros), que no somos autores en el sentido artístico-ególatra, sino profesionistas, con esa carga quasi anónima que acompaña a las más de las profesiones. Gracias por compartir y por predicar con el ejemplo.

0
Reply
0
Freddys Martinez
Jun 2011

Un articulo muy bien logrado, reflexivo y con ejemplos tangibles de que el ego de un diseñador puede ser tan destructivo como la misma critica mal intencionada. Creo que este articulo es una gran lectura para los estudiantes de diseño -Me incluyo- que muchas veces nos cerramos a la auto critica asumiendo que somos dueños de la verdad.

0
Reply
0
Elina Pérez
Jun 2011

¿Esto es una autorreflexión? Hay una revista Logotipos diseñada por tí Juan Carlos, en las que incluiste en los artículos unas cuantas fotos tuyas, es decir, Egodiseño, y tienes fama en el medio venezolano por esa costumbre.

Me alegro que hayas llegado a esta conclusión, pero sobre todo es importante aplicarla con uno mismo y replicarla entre los jóvenes en formación.

0
Reply
0
Fernando Belisario
Jun 2011

Como profesional debo reconocer que los trabajos más satisfactorios han sido aquellos en los que tuve que «bajar el lomo» y encontrar un punto de equilibrio entre lo que el cliente desea y el conocimiento adquirido despues de años de experiencia; en pocas palabras, la única manera de avanzar es dejar el ego a un lado, porque los diseñadores no tenemos a Dios agarrado por la barba, aunque a veces nos encantaría.

Saludos Juan Carlos.

0
Reply
0
Carlos Anselmi
Jun 2011

Un post genial y para reflexionar, casi nunca entendemos que diseñamos para otros, y esto pasa desde que somos estudiantes, donde deberíamos comprender que el profesor o profesora hace el papel de cliente y es a este a quien en todo caso debemos complacer, pero insistimos desde ese momento en complacernos solo a nosotros y es una mala maña que tarda mucho en desaparecer

0
Reply
0
Josué Granda
Jun 2011

De las mejores cosas que he leído aquí.. muy buena reflexión para tener en cuenta.

0
Reply
0
Marcos Marrero
Jun 2011

Que salga a la luz este tema, es para mi de admirar. Ya que por -EGO- no queremos hablar de los defectos que existen en nuestra carrera, que no son de la carrera sino de quienes la ejercemos, por que para nosotros nuestra carrera es como un Dios «que esta en todas partes» y que «todo lo puede», pero aun sabemos que tiene ciertas desventajas*...

PDT.Espero que esos Amigos suyos no se vayan a molestar por haberlos descrito en el post, espero que hayan aprendido a manejar su ego...¡A ENCADENAR LA BESTIA! ...Mis saludos JC.

0
Reply
2
Marlene Ramirez
Jun 2011

excelente articulo! «La grandeza no consiste en una posición destacada, la grandeza pertenece al que rechaza esa posición», creo que para alguien que esta empezando la vida laboral del diseño como es mi caso ,es una muy buena reflexion ! gracias

0
Reply
77
Alejandro Arrojo
Jun 2011

para reflexionar... Muy buen artículo!!

0
25
David Esteban Vargas Otálora
May 2012

Alejandro le pregunto, q opina acerca del ego del diseñador? ha pensado de que maneras se puede manejar el ego respecto a lo que propone Juan Carlos?

0
77
Alejandro Arrojo
May 2012

En el artículo se describen dos clases de egos (o casos), Por un lado, el ego que no tolera una crítica o discrepancia, y por otro, el ego del diseñador «divo» que busca destacarse y ser famoso (diseñador estrella). Intentar manejarlo es algo muy personal, va en cada uno y en cada caso. Lo primero de todo es reconocerlo, si vemos que el ego se está interponiendo ante nuestros principios y funciones profesionales podremos detenernos y actuar, pero si no lo reconocemos será imposible. Por lo general es algo que ve el «otro». El ególatra lo es en todos los ámbitos, no solo en su profesión. saludo

0
Reply
0
Jaime Francisco
Jun 2011

buen articulo.

0
Reply
0
Ramón Mendez
Jun 2011

La función del diseño es muy clara: crear o mejorar la identidad a algún producto o servicio, convocar masas, entre otras; en base a esto se deben utilizar los elementos necesarios (de nuestro ingenio o no) para poder lograr que el mensaje que queremos transmitir llegue a la mayor parte de nuestro público.

0
Reply
0
Verónica Miranda
Jun 2011

Creemos que el Ego nos hace más fuertes pero, ciertamente, nos debilita bastante en nuestra tarea. Ojalá podamos reforzar este maravilloso oficio con objetivos claros, verdaderos, pero sobre todo con humildad.

0
Reply
0
Pablo Fogliazza
Jun 2011

Que claro, que difícil, esta en nuestras manos, y en la mirada de los otros, en nuestro ego, en el ego de los otros, infinitos factores que intervienen a la hora de «hacer» diseño, factores que nos interpelan y nos atraviesan como personas, como diseñadores... que claro, que dificil... tomar todos estos elementos y buscar el aspecto constructivo para formarnos como diseñadores, y no quedarnos con lo negativo, o con lo que el «ego» nos señala que es negativo.

Excelente artículo Juan Carlos. Gracias.

0
Reply
0
Vicente Lamónaca
Jun 2011

Saludo el artículo de Juan Carlos y, dejando mi ego de lado, subrayo —si me lo permite— las palabras de Donato Grima, pues no puedo expresar de mejor manera el concepto: «(...) Dicho más llanamente, el ego del diseñador es porque no reconoce las fronteras entre la obra de arte y la prácticidad del diseño (...)». Creo además, que quienes tenemos la suerte de estar al frente de clases de diseño, debiéramos esforzarnos por aportar constructivamente al debate del tema desde el aula, construyendo, a largo plazo, una realidad mejor.

0
Reply
0
Mariana Morao
Jun 2011

Un buen punto para reflexionar y para seguir opinando... un gran tema para debatir y crecer con cada opinión... como siempre Juan marcando la diferencia y llevandonos a un nuevo nivel del pensamiento .... mil besos y abrazos.

0
Reply
0
Noe Ramirez Estevez
Jun 2011

si como diseñador gráfico estas sometido al dictamen de tu ego, considerate un artista y diseña lo que quieras... en caso contrario, se un profesional del diseño...

0
Reply
1
Carmen Campos
Jun 2011

...ser, pensar, hacer...solucionar.

0
Reply
0
Alejandro Ruvira
Jun 2011

¿Es el diseñador un artista o un facilitador?, ¿es alguien con un don o solo una herramienta para un cliente? Lo importante es domar el ego para que este no nos arrastre a un divismo incontrolable pero el anonimato es el sepulcro de nuestra escencia artística.Nuestro destino estará signado por pequeñas decisiones de grandes concecuencias por lo que es importante hacer una pausa y definir nuestro rumbo...en mi caso «Existo, cobro y luego pongo en marcha la creatividad«

0
Reply
0
Carlenis Reyes
Jun 2011

Excelente !!!

0
Reply
0
Alejandro Ruvira
Jun 2011

El sendero que nos conduce al arte nos llevará a dar los primeros pasos siguiendo a un maestro, a una figura que admiramos o a nuestro propio sueño. Mientras avanzamos y descubrimos como sortear obstáculos, nuestro yo se va fortaleciendo y muchos pensaremos que somos «únicos, especiales, infalibles e irrepetibles». Si, esta autoevalución puede ser el ingrediente que nos permita ser exitosos o diluirnos en la mediocridad. En un mar de interrogantes siempre existirá la duda de ser o no ser (continúa)

0
Reply
1
Marco Antonio Morales
Jun 2011

El contenido de este artículo nos recuerda que el diseño no es tan impersonal o neutral, como muchos otros productos o resultados de cualquier otra profesión. El problema, como lo plantea Juan Carlos, surge cuando del ego pasamos al egoismo. Similiar experiencia he vivido con mis colegas docentes que consideran que su metodología es la mejor para el aprendizaje del diseño y nadie más lo puede hacer mejor que ellos.

Me dice mucho la frase de Jorge Sifuntes Alcorta.

0
Reply
0
Luis Ruiz
Jun 2011

Muy claro y preciso tu articulo Juan Carlos, nos enseña a pensar de manera más clara y efectiva en la funcionalidad que tiene el diseño a la hora plasmar cualquier idea. No dejemos que ese ego nos lleve a perder la humildad y debemos saber que las críticas siempre estarán allí y tenemos que afrontarlas con gran capacidad de entendimiento.

0
Reply
0
Alberto Trejo Pietri
Jun 2011

Progresa la confianza que lleva al dialogo de lo inesperado, fruto de encuentros y distancia de lo vivido; son sucesos, que designan asperezas de eventos, inconformidad, insuficiencias; es allí donde encontramos los esfuerzos de la unión a un destino común, constructivo, de un nuevo amanecer……………ATP.

0
Reply
0
Paul Zumbrink
Jun 2011

¿A nadie más le dio risa que comentara la anecdota de Shakespear? Las tres veces que lo fui a ver dijo siempre lo mismo :P

0
Reply
0
Donato Grima
Jun 2011

El diseño debe apuntar fundamentalmente a las necesidades del cliente, y en esto se diferencia del arte. El diseño soluciona problemas mientras que el arte genera problemas. Dicho más llanamente, el ego del diseñador es por que no reconoce las fronteras entre la obra de arte y la prácticidad del diseño. Hay una tendencia humana a sobrevaluar el acto creativo, y mucho más en esta profesión. Hay que dejar de trabajar para los colegas, creo que allí radica la cuestion.

0
Reply
0
Marcela Echeverry
Jun 2011

wtf! te amo! que excelente artículo repleto de verdades.

0
Reply
0
Roberto Dominguez
Jun 2011

Coincido en que la funcion o el diseño por si mismo debe ser lo mas importante pero no me incomoda la parte del reconocimiento publico y alimentar el ego. Creo que esto alimenta al diseñador, el detalle es que debemos ser nosotros mismos los criticos mas severos..

Me gusta mas.... Diseño!! Luego existo

0
Reply
0
Carmen Huertas
Jun 2011

Gracias Juan Carlos, con este artículo apunta y da en el blanco sobre un punto muy importante que requiere de una profunda reflexión, bien si diseñamos, enseñamos a diseñar o escribirmos sobre diseño.

0
Reply
0
Myriam Spasari
Jun 2011

Me gusto mucho el articulo. Coincido con muchos en que se debe preparar desde la facultad (o antes) a saber escuchar las criticas y poder implementarlas para ser mejores, y mas en este oficio que muchas veces es muy subjetivo a quien lo realiza y tambien para quien lo recibe.

0
Reply
0
Ramón González
Jun 2011

Todo un bastonazo Zen para los diseñadores mas jóvenes!

peldonal maestlo, peldonal!

excelente texto, me identifico plenamente con el autor.

si queríamos expresar nuestro ego, debimos haber escogido como carrera el arte, pero no somo artistas, somos diseñadores y estamos al servicio de nuestros clientes y no al de nuestros propios caprichos.

0
Reply
14
Josep Palau Payerol
Jun 2011

Recordé, al leer el texto de Juan Carlos, el papel de la buena copa de vino: ensalzar su contenido. Se trata de ser transparente para apreciar el líquido, abierto –aunque no mucho– para procurar el aroma, dispone de una base para no calentar el líquido y debe ser filnalmente gentil con los labios que lo saborearán. Igual debe ser el diseñador con su proyecto.

0
Reply
1
Fabian Trigo
Jun 2011

... en Japón, cuando dos personas se enfrentan a discutir, la confrontación sucede del siguiente modo : «-Usted tiene razón. -No, usted tiene razón». Que importante es ceder al otro la posibilidad de decir su criterio. Pero en ocasiones no se discute lo diseñado, sino el aparente poder sobre esa muy pequeña porción del mundo que nos toca. Hay que ser más humildes. Ningún diseño es tan importante en esta nave azul flotando sola en el espacio... A mis alumnos, los alentaba a permitirse equivocarse, a experimentar y errar, para que todos podamos aprender un poco más. El ego es debilidad.

0
Reply
0
Raúl París
Jun 2011

Es curioso este asunto. Todo apunta a la consabida actitud cristiana de la humildad. Aprendemos un oficio de máquinas ¿por qué habremos de esperar retribuciones que nos animen a seguir haciendo nuestro oficio? ¿por qué nos confundimos con artistas? ¿por qué no debemos buscar el reconocimiento? No estudiamos para vedettes, sino para trabajar... y además debemos hacerlo bien. Según Arendt, el discurso de la modernidad (y la comunicación visual lo es) no busca confrontar los distintos puntos de vista sobre la existencia, sino amoldar comportamientos.

0
Reply
0
Peter Quintero
Jun 2011

Muy bueno el tema sobre todo por ser algo que sucede dentro del gremio, pero que casi nadie se atreve a tocarlo u admitirlo. Sin duda alguna el sindrome del diseñador que cree que artista y que diseña solo en funcion de impresionar a otros colegas, olvidando por completo su verdadera labor.

0
Reply
1
Hugo Rosales
Jun 2011

Completamente de acuerdo, el diseñador no es un ʼartistaʼ, es una especie de consultor visual. Saludos.

0
Reply
2
Jorge Medina
Jun 2011

Creo q como docente se debe respetar lo q un estudiante presenta, se les debe orientar sobre patrones de comunicación más efectivos q le permitan orientar la idea sin usar el tan nocivo «NO» (no sirve, no funciona, no se debe) es cuestion de como decir las cosas y como poder argumentar nuestras reflexiones en diseño, No es lo mismo decir «Eso no sirve» a decir «Se q tienes el potencial de lograr algo mejor». Profesionalmente siempre he pensado q lo que piensen nuestros colegas de nuestros diseños no es de suma importancia lo relevante es lo que dice «LA GENTE» para quien esta dirigido el mismo

0
Reply
3
José José Villamizar
Jun 2011

Muy de acuerdo con lo que nos expones Juan Carlos. Creo además que todas esas facetas que comentas y por las que transitamos en algún momento de nuestras vidas y nuestra carrera, están vinculadas a un nivel específico de conciencia y que a través de las experiencias vividas alimentamos y elevamos. El hecho es que para algunos, muchas veces esos mismos niveles de conciencia no logran superar ciertas actitudes que tarde o temprano terminan reflejando una cara de la moneda desdibujada.

La humildad es la virtud ideal para enfrentarse satisfactoriamente a las exigencias de esta hermosa profesión.

0
Reply
4
Jorge Sifuentes Alcorta
Jun 2011

No siempre la solucion del diseno es el mismo diseno....

0
Reply
0
Miguel Cabello
Jun 2011

Pienso que este párafo resume lo que significa ser diseñador:

«Como profesionales constantemente debemos enfrentarnos a la critica; para ello es nuestra obligación estar preparados, entender que no trabajamos para nosotros mismos y que, mucho menos, diseñamos para nosotros mismos: muy por el contrario, lo hacemos para un comitente con problemas específicos en el área visual, que espera también soluciones especificas a sus problemas.«

0
Reply
0
Claudia Dubuc
Jun 2011

Que lineas tan acertadas, como nueva profesional, estoy pasando por la faceta de «PÁNICO A LA CRITICA», generalmente porque no nos enseñan a asumirla como lo que es: UNA CRITICA sin más, donde no importa si es constructiva o destructiva, lo realmente importante es aprender a mostrar nuestro trabajo sin miedo.

0
Reply
5
Alfredo Texis Michicol
Jun 2011

Cada quien tiene su forma de pensar, crear y lo mas importante es hacer Diseños.

0
Reply
50
Agustín Azuela
Jun 2011

«En entrar a una habitación a servir y que esta esté ahora más vacía que antes»

Hermoso, lo peor del ego es cuando crece con el tiempo.

0
Reply
0
Ana María Gomez
Jun 2011

lo importante es la excelencia en lo que hacemos no el ego ni la fama

0
Reply
0
Diana Ramírez
Jun 2011

Palabras muy profundas y sabias, de alguien que ha vivido para el diseño y con el ha experimentado maravillosas experiencias. Todos hemos sido beneficiados pero también criticados por un ego, que muchas veces es un arma de doble filo, el ego nos hace sentir grandes y ver que todo lo que hacemos es lo mejor y nadie lo puede igualar, cuando alguien crítica nuestro trabajo sentimos que es una agresión hacia nosotros, a veces la gente no entiende nuestro trabajo y otras porque nos hace falta mejorar, al escuchar los puntos de vista del crítico, nos ponernos a la defensiva sino tener la mente más abierta y aceptar tanto lo bueno como lo malo, porque todo es importante y necesario.

0
Reply
0
Adriana Darias
Jun 2011

Las personas con un gran ego necesitan ser el centro de atención, ansían reconocimiento y les preocupa muy poco los demás. Por el contrario, una saludable autoestima nos permite respetar nuestros propios deseos y también los de los demás.

Andrew Matthews

Totalmente de acuerdo, el ego puede cegarnos!!

0
Reply
0
Rubén Darío Moreno
Jun 2011

El ego, no aquel que nos define, sino el que se exagera, estará de más en cualquier actividad relacionada al ser humano, nos ciega hacia dentro, nos hace desconfiados y menos desinteresados, desde esa perspectiva el mundo afuera es harto conocido y se convierte en enemigo, no nos permite descubrir nuevos criterios, ideas y aliados. Pienso que el apartado en el artículo relacionado a la autocrítica es fundamental, la ley empieza por casa, no rendirse ante la necesidad natural de reconocimiento que siempre se viene como consecuencia cuando «la buena obra» anda por delante, Feliz Artículo!

0
Reply
5
Allan Cárdenas
Jun 2011

Felicidades al autor por agarrar al «Toro por los cuernos» y presentar este interesante y tema, esas son las piedras del camino lidiar con esas farsas que vive el diseño actual, una frívola y vergonzosa realidad, siempre es así el diseño utiliza «Disfraces» o una máscara social que como efecto boomerang vienen solo a perjudicar a la profesión porque se alimenta de tonterías que no aportan nada a su crecimiento. En la realidad no importan los ególatras, académicos, poetas y soñadores del diseño, lo que sí es esencial es saber proyectar y ejecutar, para esto es preciso «culturizarse» ¡Excelente!

0
Reply
1
Arturo Flores Y García
Jun 2011

Es parte de nuestro ser como profesionales de la comunicación, por que además de ¡Existo! Luego diseño: ¡Pienso! luego existo, luego diseño, en el que somos consientes de nuestra labor profesional y actuar sin ser idolatras de la comunicación, sino congruentes con la funcionalidad de lo que hacemos, para tocar fondo en el actuar profesional y construir nuestra propia imagen sin riesgos exagerados que crean figurines del diseño.

0
Reply
0
Irene Hernández
Jun 2011

Me parece excelente este artículo ya que «algunas veces» creemos que hemos inventado el hilo negro en nuestro súper ego y simplemente estamos ayudando a alguien a comunicarse

0
Reply
2
Ricardo Harte White
Jun 2011

HolaJC. Considero que el tema es relevante. Que actúa en dos escenarios: el ideológico (somos parte de un sistema neoliberal individualizante) y el psicológico (estereotipos, temores, auo-estima, genes, etc.). Ambos escenarios, combinados, dan como resultado un ciudadano a-social. El asunto debe ser encarado, entre otros, desde el ángulo de la interdisciplinariedad: somos un conjunto de saberes.

Nadie tiene toda la verdad y solos vemos una parte del elefante.

1
Reply
0
Roberto Carbonell
Jun 2011

Me parece válido el discurso Juan Carlos, sobre la relevancia y en ciertas ocasiones la fijación en el ego del diseñador. Personalmente creo que todos hemos sufrido en menor o en mayor medida de este fenómeno.

Supongo que en cierta manera esta relacionado con la identidad que desarrollamos a partir del rol del diseñador. En lo personal considero que una solución viable es la de realizar trabajos u obras de caracter personal, en donde uno tenga libertad artística, manteniendo de esta manera dos vertientes; la comercial y la individual... Saludos Juan Carlos.

0
Reply
0
Andrea Machara
Jun 2011

Me gustó mucho el articulo y además me parece interesante que toques ese tema, ya que eso del ego del diseñador es algo casi cotidiano en el salón de clases(por ejemplo) y es evidente que a mucho de nosotros como estudiantes nos cuesta asumir las crìticas, al menos de manera constructiva, e inclusive nos cuesta del mismo modo criticar.Es indudablemente un punto de reflexión que todos deberiamos tomar en cuenta como diseñadores y como seres humanos.

0
Reply
0
Marisol Ramon Lazaro
Jun 2011

Me parece muy enriquecedor lo que acabo de leer, es muy cierto, los diseñadores creemos que nuestra opinión debe ser la que impere, y a veces no escuchamos a otras personas más si son personas con escasos estudios, por que decimos que como no son diseñadores, no saben lo suficient, graaaaaaan error en el que estamos =).

0
Reply
0
Alejandra Perez Feulien
Jun 2011

Estoy de acuerdo con tus reflexiones, también considero necesario quitar tanta posición y figuras dogmáticas dentro del diseño, creo que tanto en el campo profesional como en el educativo no permite generar espacios para el análisis.

0
Reply
0
Vera Zollhofer
Jun 2011

Realmente estoy de acuerdo en un 100% contigo Juan Carlos. Tu artículo se puede aplicar a diseñadores de todas las nacionalidades. No solo en tu país o el mío se crean esos grandes egos en donde nunca se preguntan: «¿puedo estar equivocado?» o mejor aún «más allá de ser bueno mi trabajo, ¿existe otra forma igual -o mejor- de comunicarlo?». Justamente por no realizar esta última pregunta, muchos diseñadores no avanzan en su profesión.

Humildad: «consiste en el conocimiento de las propias limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento». No olvidarlo nunca...

0
Reply
0
Maritza Rivero
Jun 2011

Como comunicadores visuales debemos comprender, como Ud. bien lo señala, que somos prestadores de un servicio, cualquier ente nos enfrenta a un problema comunicacional y nosotros debemos solucionarlo no solo como nosotros «creemos que funciona» sino basándonos en quién es el cliente, cuál es el problema, qué se busca transmitir, y con esto dar una respuesta para él, para que le funcione a él.

No es necesario siquiera firmar lo hecho, porque a lo largo de nuestra trayectoria siempre notaremos que hay un «algo» que nos identifica.

Darnos cuenta que sí nos equivocamos es un paso al crecimiento.

0
Reply
0
Cheo Jimenez
Jun 2011

concuerdo con Juan, pienso que debemos de tener presente que el arte esta

concebido para ser apreciadoe interpretado segun sea el observador mientras que en el diseño la forma y la función juegan un papel mas importante, cuando el diseñador logra despojarse de ideas personales, etc, puede llegar a convertirse

en arte con el tiempo

0
Reply
0
Kathiana Cardona
Jun 2011

Los egos inflados son lo que no permiten a algunos crecer como personas ni como profesionales, son consecuencia de una insana autoestima que obliga a las personas necesitar ser siempre el centro de atención, a exigir reconocimiento constante y a no aceptar ninguna opinión ó crítica ajena. En esta profesión una de las cosas más importantes es que debemos ser humildes, y estar muy seguros de uno mismo para lograr aceptar y aprender de las criticas, las cuales para algunos son difíciles de aceptar pero para mi son uno de los más valiosos recursos que nos pueden ayudar a seguir creciendo.

0
Reply
0
Andres Cuero Quiñonez
Jun 2011

CADA DISEÑO QUE CREAMOS REFLEJA LO QUE VERDADERAMENTE SOMOS COMPARTO LA OPINION DEL SR PEDRO TOBAR TORRES....... HAY QUE SER HUMILDES

0
Reply
0
Pedro Arturo Tovar Torres
Jun 2011

En mi segundo año de carrera de Diseño Gráfico un profesor me dijo o bueno en realidad no los dijo a un grupo completo de estudio que nunca olvidáramos la ¡humildad! y veremos como todo fluye y es verdad o acaso olvidamos ¿Que somos seres humanos?

Para mi este articulo me da una vez mas una reflexión de «HUMILDAD», palabra fácil de escribir, fácil de pronunciar pero que hoy en día muy pocos practican .

Un gran articulo prof Juan C.

0
Reply
0
Camilo Reyes Rodríguez
Jun 2011

En dos platos: El diseñador gráfico trabaja «tras bastidores» sin recibir reconocimiento alguno por su obra, en lo contrario al «artista plástico»...

0
Reply
0
Adrian Adrian
Jun 2011

Ecelente refleccion en verdad, dilemas que se nos presentan en la vida buscando ser aprobados algun dia por nuestros semejantes, sin embargo a pesar de ser trabajadores para sociedad opino que el diseño grafico ademas de ser para y con el publico es nuestra identidad propia en la mas pura expresion donde tenemos la posibilidad de estampar nuestra firma caracteristica y dar a conocer nuestro punto de vista con respecto al mundo que nos rodea.

0
Reply
3
Mario Viale
Jun 2011

de acuerdo con Jesus Gaytan (comentario 2)

»....El buen diseñador no firma su trabajo... es anónimo... y sobre todo, busca la funcionalidad del mismo, no su autopromoción.«

0
Reply
0
Denisse Battistini
Jun 2011

Excelente! JC

A mi parecer, todo debe tener un equilibrio... (mi intención no siempre lograda). El ego controlado pero sincero es una herramienta que nos permite proteger nuestras creaciones como propias, reflejan confianza en cuanto a nuestros aprendizajes y nos ayuda a sobrevivir en un mundo tan competitivo profesionalmente. Por otra parte, creo en las críticas constructivas y en todo aquello que nos ayude a nutrirnos de más conocimientos dando como resultado quizás no sólo diseños o soluciones gráficas sino obras inolvidables. Nuestro nombre es importante? o lo es, dejar huellas geniales?

0
Reply
0
Nilsa Mendoza
Jun 2011

Excelente articulo, el ego es parte importante de nuestro ser por naturaleza, en buena medida nos ayuda a superarnos, a superar nuestras propias limitaciones impuestas por los demas y por el entorno... pero en forma desmedida nos hace arrogantes y superfluos, el diseñador a veces pierde las perspectiva de lo que realmente ES, y cree ser un «artista» con objetivos, cuando en realidad es un comunicador y un resolvedor de problemas graficos.

0
Reply
0
Valter Cacurri
Jun 2011

El asunto del ego, como bien lo dice juan, el ego forma parte de todos nosotros desde pequeños porque eso nos lo enseñan como la forma para sobrevivir. En el ámbito profesional y a mi parecer en un campo como el diseño, debe haber algo discordante en «ego-humilde», concepto que no se mezcla pero es capaz de coexistir, particularmente pienso que debemos tener una dosis suficiente de ego como para defender nuestro trabajo, pero también una dosis MUCHO mayor de humildad como para aceptar las criticas de otras personas porque estas son las que realmente nos alimentan y hacen crecer.

0
Reply
45
Miguel Angel Gonzalez R.
Jun 2011

Muy bueno este artículo, me siento totalmente identificado y es más, estas líneas me han hecho reflexionar sobre el tema. Considero que la humildad es la mayor de las virtudes y son bienvenidas las opiniones, no se trata de pretender saber más, sino de ser un diseñador profesional. Como usted dice, el diseño simplemente debe cumplir con su función. De nada vale pretender ser, o peor aún, creerse un dios del diseño. Como dice Jesús Gaytan diseño busca la funcionalidad y no la autopromoción.

0
Reply
205
Gabriel Meave
Jun 2011

El peor error que uno puede cometer es pensar que uno no puede cometer errores.

Reconocer la posibilidad del error es el primer paso para corregirlo. Por eso mismo, el ego desmedido estorba.

Curiosamente, los mejores diseños que conozco suelen venir de diseñadores que no insisten en su ego. Su sencillez se impone y, paradójicamente, por eso mismo son reconocidos. Lao-tzu lo dice bien:

«El sabio se mantiene rezagado

y así llega primero.

Excluye su persona

y su persona se conserva.

Porque es desinteresado

obtiene su propio bien».

(Tao-te-king, VII.)

Excelente artículo, Juan Carlos. Un saludo.

1
Reply
0
Alvise Sacchi Stucchi
Jun 2011

Excelente querido JC!

Felicitaciones por la elección del tema y por lo agudo de su desarrollo.

Tocas aquí un tema de verdad álgido y terriblemente común en nuestro gremio (y, en general, en todos los gremios de profesionales que dedican su ingenio a la creatividad al servicio de otros medios).

Siento que estoy totalmente de acuerdo con tu análisis!

Todos los que hemos recorrido este oficio, desde temprana edad hasta la edad «madura», hemos vivido experiencias como las que muy bien describes...

Conclusión: «in medio stat virtus» como afirmaban los antiguos sabios!

0
Reply
0
Ricardo Limongi
Jun 2011

Excelente artículo Juan Carlos. Este tema del «yoismo» en las profesiones en la que la creación es el recurso para la solución es bien complejo y tiene infinitas opiniones e interpretaciones.

0
Reply
0
Zaida Escorcia
Jun 2011

La aversión a la crítica es algo que tenemos en todos los ámbitos. En el caso del diseño, nos cuesta aceptar no tener la razón sobre todo cuando las críticas vienen de personas no versadas en el área. El entorno que nos rodea no nos aplaude los logros, asi sean muchos; pero los errores son elevados a la enésima potencia; asi que queremos ser los superdiseñadores, infalibles. No diseñamos para nosotros, ni para el cliente; diseñamos para dar respuesta a necesidades específicas de comuniación.

0
Reply
1
Yessica Moreno
Jun 2011

Es como con la marca, no? una buena marca con renombre y reconocimiento vende más que una no conocida, obviamente, aunque el producto de la marca no conocida sea muy superior a la otra en cuanto a calidad, precio, sabor, textura, etc; si no la conocen, no la compran.

Creo que así sucede con nosotros, y con los demás profesionistas (la mayoría no todos). Nos sentimos como una marca, queremos ser reconocidos, aplaudidos, queridos, homenajeados por todos. Queremos simpre ser y recibir más.

Eso lo traemos desde que nacemos, creo que nunca se quitará ese sentir, solo hay que aprender a moderarlo

0
Reply
0
Frank Guzman
Jun 2011

Es interesante el hecho que menciona Juan con respecto a deformar el oficio del diseñador, y es precisamente por el hecho de pensar en que nuestro trabajo es obras de artes las cuales tienen que ser expuesta en grandes lugares, y como creemos que hacemos obras de artes entonces nos acercamos mas a eso que llaman artistas y por tanto nos deben dar ciertas alabanzas, y terminamos haciendo un oficio que no es diseñar sino satisfacer gusto persónale o de terceros para merecer un cierto prestigio ante la sociedad y demás colegas.

0
Reply
0
Hermes Yepez
Jun 2011

Desistir de tener siempre la razón y con eso cometer menos errores, eso es humildad...!!! con el tiempo se va aprendiendo, aceptando nuevas verdades y saber que no siempre se tiene la razón!!! tratando siempre de ser mejor profesional y mejor diseñador... esa es la idea!!!!

0
Reply
0
Simon Flores
Jun 2011

Bastante bueno este articulo, reflexivo y constructivo, no solo para aquellos que ya son profesionales, si no, para todos los que todavía estamos estudiando y aprendiendo tanto de la vida como del diseño, cada

día un poco más.

Felicidades.

0
Reply
0
Miguel Rojas
Jun 2011

El diseñador, desde su formación, ve cada trabajo como «su hijo», por eso cuesta desarrollar el criterio objetivo que permita entender la razón por la cual se realiza una pieza gráfica: satisfacer una necesidad, dar solución a un problema. Y que es finalmente el cliente quien decide si el trabajo «gusta», lo que añade un extra de subjetividad, que el diseñador siempre debe contemplar y estudiar a la hora de proponer un diseño. Desligarse del ego al diseñar y tratar de adentrarse en la mente del cliente, es algo tan complicado como necesario para un correcto desempeño profesional.

0
Reply
0
Jack Pugh
Jun 2011

Excelente reflexión Juan Carlos, el ego es un cancer que al padecerlo hay que combatirlo, la parte difícil es detectarlo uno mismo, saber si se padece o no ese mal, pienso que la clave es la humildad como bien te has referido, la humildad verdadera, respetar la opinion de los demás y ser tolerante, cosa que es bien complicado en el mundo en donde vivimos, pero el esfuerzo vale la pena. como dice Gandhi «Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa».Seamos humildes verdaderos. «Nuestra profesión es anónima»,que siga así.

0
Reply
0
Alberto Romero
Jun 2011

La critica construye aunque nos duela, muy bueno su articulo.

0
Reply
41
Erika Valenzuela
Jun 2011

excelente! muchas felicidades... se ha dicho todo, servir, comunicar y funcionar como un director de nuestros mensajes, productos o experiencias, por supuesto fijándonos en el usuario y no en el espejo que nos refleja. preocupémonos solo en mantener una comunicación activa y no en el ¿qué dirán?. de nueva cuenta felicidades por su artículo.

0
Reply
0
Melisa Tonini
Jun 2011

Coincido con varias líneas de este articulo, pienso que es cierto que nos han formado para el «que dirán» y como enfrentarlo, pero no para escuchar y asimilar con atención la crítica. En poco tiempo de trabajo, todavía hoy es muy duro aceptar la crítica o ver que parte de la competencia, la integran personas que no se formaron para diseñar, que cuentan con grandes comitentes y tienen el «ego-diseño» más marcado e incorporado que los que realmente se están o se han formado...«Tomar decisiones desde el ego , es la mejor manera de NO tomar una decisión en paz…» Conservemos nuestra humildad!!

0
Reply
53
Jesus Gaytan
Jun 2011

Excelente artículo... y nada más cierto. El buen diseñador no firma su trabajo... es anónimo... y sobre todo, busca la funcionalidad del mismo, no su autopromoción.

0
Reply
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Jun 2011

Juan Carlos, pasaje lúcido y para aplaudir: «En opinión de muchos colegas, nadie entiende las particularidades de la profesión con la misma «profundidad» con la que cada uno de ellos lo hace. Estamos absolutamente convencidos de que tenemos un «don especial», ¿cómo podríamos entonces equivocarnos?» Pocas cosas dañan más al medio del diseño; creo sin embargo en la posibilidad de figurar como miembro de la comunidad: pero NO como vocero oficial de ella... Hablar con la voz del colectivo o pretender hacerlo, presumir que lo que nos gusta es bueno, y lo que ignoramos no existe, ¡eso es deplorable!

0
Reply

Upcoming online courses

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 weeks
6 Agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 weeks
17 Septiembre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 weeks
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 weeks
28 Enero 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 weeks
22 Junio 2019