Sebastián Vivarelli

El diseño paciente

Sobre la importancia del feedback en los procesos de diseño.

En diseño no suele hablarse mucho del feedback, las opiniones y críticas que otros emiten sobre nuestro trabajo. Quizá porque no resulta divertido, o porque implica involucrarse con algo incómodo. Lo cierto es que este proceso —a veces fluido, otras de apariencia interminable de devoluciones, de idas y vueltas de bocetos hasta decantar en el diseño final—, es tan inevitable como necesario, a menos que vivamos solos en una isla y diseñemos para nosotros mismos; situación poco probable. Por esa razón, las opiniones y sugerencias de otros son inherentes a todo proceso proyectual. Pero aceptar, asimilar y, sobre todo, naturalizar la intervención «ajena» sobre nuestro trabajo implica tiempo, esfuerzo y nos exige aplacar el propio ego.

Si el intercambio es productivo y sigue premisas claras, el resultado final ganará en efectividad y utilidad, evitando ruido visual (salvo que fuéramos David Carson). Este aprendizaje comienza en la universidad con las relaciones docente-alumno y alumno-alumno, donde «exponerse» a las opiniones públicas resulta tan difícil como fructífero.

«No se enamoren de sus diseños», rezaba el mantra que repetían nuestros docentes hasta el cansancio. Es que mostrar el trabajo propio, compararlo con el de los demás, convertirnos en autocríticos, es complicado pero a la vez resulta un útil ejercicio que nos lleva al crecimiento. Es sabido que no hay crecimiento sin dolor. En la etapa no sobreviven quienes tienen buenas ideas y soluciones, sino aquellos que comprenden (muchas veces a temprana edad) que las opiniones no atacan su «preciada creación» sino que tienen el único fin de ayudar a mejorarla. De lo contrario cabría preguntarse: ¿qué efecto nos generaría recibir únicamente elogios, que jamás nos marquen los puntos débiles de nuestro proyecto? ¿Eso nos permitiría una evolución, un crecimiento saludable? Difícilmente. El único beneficiario en tal situación sería nuestro ego, que aumentaría su tamaño de forma considerable.

La réplica a esta situación —ya en la vida profesional—, está dada por las sugerencias —y a veces exigencias— de superiores, colegas o clientes, que involucrarán a otras miradas profesiones, lo cual suma nuevos lenguajes a decodificar, y pone el foco de atención en cuestiones que van más allá de lo puramente estético.

Pero no todo se limita al claustro universitario, la oficina o el estudio de diseño. La opinión de un familiar o amigo también pueden resultar de utilidad. Preguntas simples como: ¿el texto es legible?, ¿qué se entiende del mensaje?, ¿quién sería el emisor?, ¿a quién se dirige?, pueden generar respuestas que ayuden a mejorar el proyecto, generando ajustes de una utilidad mayor a la que suele pensarse.

Por lo tanto, incorporar puntos de vista ajenos, escuchar (algo tan importante para un diseñador como observar), aceptar sugerencias o realizar la cantidad de bocetos necesarios, son señales inequívocas de madurez profesional. Acercarse a ese estadio implica sobreponerse a las críticas, sean o no constructivas, para entender que el diseñador trabaja para otro: para ayudar a satisfacer una necesidad o resolver un problema.

Muchos tendremos que caminar un largo trecho que implica todo lo citado anteriormente, pero ante todo y principalmente, deberemos dotarnos de paciencia.

Author
Sebastián Vivarelli Buenos Aires
Edition
Erika Valenzuela Ciudad Juárez

Published on 06/05/2015

IMPORTANT: This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Instead, we suggest and value a partial reproduction, also including the name of the author, the title and the source (FOROALFA), a link to this page (https://foroalfa.org/articulos/el-diseno-paciente) in a clear and visible place, inviting to complete the reading.

Autor:
Sebastián Vivarelli

More articles bySebastián Vivarelli

Article:

Héroes de papel

Article:

La mirada de los otros

Article:

Luz, cámara... ¡Cartel!

Article:

El cine como espejo del diseño gráfico

Article:

La web de papel

Article:

Texturas de los 90

Article:

Identidad a puro gol

Article:

De Terror

Article:

Señalización del Paseo Bolívar de Azul

Article:

Candidaturas visuales

Followers:
267

Related

Illustration:
Carlos Ávalos
Author:

Carlos Ávalos

Title:

O desenho está perdendo valor?

Synopsis:

Com os anos o desenho se tornou mais reconhecido, ainda que não necessariamente mais valorizado.

Translations:
Read in spanish
Votes:
2
Comments:
1
Followers:
43
Idioma:
PT
Illustration:
Marcelo Rodriguez Milesi
Author:

Marcelo Rodriguez Milesi

Title:

Debate: ¿Aplaudir o condenar los concursos de diseño?

Synopsis:

No todos los concursos son iguales. La clave para distinguirlos está en determinar quién se beneficia en cada caso.

Votes:
49
Comments:
41
Followers:
51
Idioma:
ES
Illustration:
Carlos E. Calderón Urreiztieta
Author:

Carlos E. Calderón Urreiztieta

Title:

Diseño 4D

Synopsis:

Todo comenzó con la autoedición en 1989. Al final de la jornada los diseñadores son unos "wannabe": quieren ser cineastas, músicos, animadores, VJ’s y, a la vez, continúan su oficio editorial sin menoscabo de lo anterior. El Diseño 4D llegó para quedarse.

Votes:
17
Comments:
3
Followers:
5
Idioma:
ES
FOROALFA ISSN 1851-5606 | Contactar | Publicidad | ©Luciano Cassisi 2005~2016