Cómo se creó la identidad de los Juegos Olímpicos México 68

La visión de un arquitecto, un indio huichol, un grupo de diseñadores y una escuela de diseño gráfico, todos colaborando en la creación de la gráfica que marcó a un país.

Mario Balcázar, autor AutorMario Balcázar Seguidores: 628

Ilustración principal del artículo Cómo se creó la identidad de los Juegos Olímpicos México 68

Hace medio siglo, el 12 de octubre de 1968, la ciudad de México inauguró la celebración de los Juegos de la XIX olimpíada, parteaguas en la historia de la ciudad. Fue la primera vez que esta justa deportiva cuatrienial, se celebró en una ciudad latinoamericana. La oportunidad para innovar se dio en muchos aspectos, más allá de lo deportivo. La organización aprovechó la oportunidad para innovar en urbanismo y movilidad, en cultura, moda y especialmente en diseño. La identidad resultante no solo sirvió como modelo de un evento de clase mundial, sino que se impregnó en el ADN de todo un país, que hoy se identifica y lo reconoce como la presentación formal del Diseño Gráfico en México.

¿Y quién realmente diseñó esta imagen? En los últimos años viene dando vueltas la controversia en torno a ello. En 1999 se publicó en la revista Creación y Cultura una entrevista al Arq. Pedro Ramírez Vázquez, presidente del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos México 68, realizada por su director, D.I. Sergio Rivera Conde, donde narra con gran lucidez la forma en la que se organizaron los juegos.

La presidencia del comité organizador inicial de los juegos fue dada a quien, mientras fue presidente, logró la sede: Adolfo López Mateos; pero debido a su precaria salud, tuvo que hacerse a un lado. Fue la visión de Pedro Ramírez Vázquez quien encaminó cada una de las tareas de diseño, delegando cuidadosamente los procesos. Había una sola escuela de diseño en el país, la Universidad Iberoamericana, donde, de la mano de Manuel Villazón, su director, se comenzaron a enfocar los esfuerzos para arrancar un proceso creativo que hoy celebramos como parte intrínseca de la identidad de la ciudad.

En la antigua Grecia, los Juegos Olímpicos consistían en cinco pruebas deportivas y cinco eventos culturales. La era moderna de los juegos únicamente pone el foco en lo deportivo. Pedro Ramírez Vázquez decidió retomar aquella costumbre, que fue la que le ayudó a financiar parte de los juegos. Debían organizarse veinte disciplinas deportivas, así que los empató con el mismo número de eventos culturales de danza, música y pintura, entre otros, surgiendo la Olimpiada Cultural, primera en su clase de la era moderna. Participaron el Ballet Bolshoi, la Orquesta Sinfónica de Londres, entre otros, y sirvió como base para lo que después evolucionaría en el Festival Internacional Cervantino en Guanajuato y el del Centro Histórico de la Ciudad de México.

Ramírez Vázquez acababa de terminar la construcción del Museo de Antropología e Historia, y tenía muy fresca en la cabeza la cultura prehispánica e indígena. Era una magnífica oportunidad de trabajar de la mano con indígenas, historiadores, antropólogos, artistas y un desfile interminable de personas involucradas. Por lo tanto se esgrimía como el candidato ideal para presidir la organización de los Juegos Olímpicos. En una plática con Matías Goeritz sobre el Op Art —movimiento en voga en esos días—, llegaron a la conclusión que el arte huichol se le asemejaba mucho. De modo que se acercó a Pedro Diego, un indio que había colaborado en la construcción del museo y le pidió que escribiera la palabra «México 68» sobre un tablero huichol. El resultado fue la versión inicial de este diseño, que posteriormente terminó de trazar Eduardo Terrazas, pieza clave en la adaptación del diseño a la versión que hoy conocemos, terminada por Lance Wyman. Posteriormente Jesús Vírchez, Sergio Chiappa de la Ibero y un muchacho apellidado Ponce, se incorporaron al equipo y crearon la primera serie de carteles alusivos, con toda la Escuela de Diseño trabajando en el tema.

Trazos originales del logotipo de México 68

Lance Wyman se incorporó al equipo gráfico junto con otros expertos y artistas, recomendado por Paul Nelson, director de Yale que había colaborado en el Museo de Antropología. «Era un muchacho brillante», según Nelson, que acababa de montar una exposición en Moscú. Su primera actividad fue viajar un mes recorriendo el país. Ante las críticas, Ramírez Vázquez reviró con una de las frases más reveladoras en cuanto a la generación de ideas y metodología: «Necesito que se impregnen de México para que su creatividad y su tecnología se expresen en términos mexicanos. Cuando viajas, cuando vas a un lugar, ¿qué es lo primero que te brinca? Lo diferente. Eso es lo que van a captar, a eso van».

Tras recorrer ferias, etnias e impregnarse del folclor y el colorido mexicano, Wyman, ya como director de arte, se encargó de encajar el sistema gráfico sobre cada una de las aplicaciones, desde un programa de mano hasta los boletos para los eventos. Recordemos que la base de todo diseño era manual. Como en cualquier proyecto de diseño, el tiempo jugaba en contra, así que la tarea de generar más de 400 carteles, toda la memorabilia, el atuendo de las edecanes y la señalización para cada una de las sedes, implicaba no solo una visión artística o creativa, sino la dirección efectiva y enfocada de un equipo de trabajo grande y con las manos llenas.

Usando la idea de los sellos prehispánicos y bajo la necesidad de expandir este mismo estilo a cada una de las veinte disciplinas, Vírchez dijo: «Vamos a tomar la herramienta básica de cada deporte: la canasta en básquetbol, el spike en atletismo, el agua y el brazo en natación, para que haya unidad en el concepto», naciendo la iconografía que posteriormente se expandiría, no solo como identificación de las competencias, sino como un sistema de lenguaje mucho más complejo y universal.

México 68 fue la primera olimpiada en presentar recursos iconográficos completos como parte de la imagen.

El diseño de una tipografía fue el paso definitorio para redondear la identidad. Pedro Ramírez Vázquez lo reconoció de esta forma: «Si tú ponías la palabra «teatro» con esa tipografía, sabías que allí había algo olímpico». Su trascendencia pronto se vio contagiada en todos los ámbitos, como el diseño del Pabellón de México en la XIV Trienal de Milán, obra de Eduardo Terrazas, en el sistema de señalización del Metro de Wyman, los mundiales de México 70 y 86, y hasta el día de hoy, diseño retomado para la identidad —medallas incluidas— del Maratón de la Ciudad de México y el símbolo de México en la Selección Nacional de Béisbol.

La identidad de los Juegos Olímpicos terminó siendo parte inherente de la identidad del diseño mexicano. Es nuestra Helvetica, y hoy nos sentimos identificados con ella, como si nosotros mismos la hubiéramos diseñado y podemos referirla como parte de nuestra cultura.

La identidad era tan fuerte y característica, que influyó no solo en el diseño gráfico, sino también en la moda.

Al mismo tiempo, los Juegos Olímpicos del 68 marcaron el establecimiento del Diseño Gráfico como profesión en México. La visión de Pedro Ramírez Vázquez, su capacidad de ejecución y liderazgo, la creatividad y dirección de Lance Wyman, así como de todos los diseñadores, de Eduardo Terrazas, de Jesús Vírchez, la conformación de un equipo de trabajo abierto, heterogéneo, lograron darle forma a un evento de clase mundial y dejar un legado que hoy reconocemos como la primer muestra de diseño gráfico de México para el mundo.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
23
Votos:
85

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués

Referencias:

  • Revista Creación y Cultura, núm. 1, 1999. Entrevista al Pedro Ramírez Vázquez por D.I. Sergio Rivera Conde.
  • Memoria oficial de los Juegos de la XIX Olimpiada publicada por el Comité Organizador de los Juegos de la XIX Olimpiada, México, 1969.

Las imágenes fueron tomadas de estas publicaciones.

Código QR de acceso al artículo Cómo se creó la identidad de los Juegos Olímpicos México 68

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 05/10/2018

Descargar PDF

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Roberto Martínez Garza
18
Oct. 2018

Tengo el enorme privilegio de conocer en persona al arquitecto Eduardo Terrazas de la Peña, he asistido a un par de conferencias por invitación directa del mismo, e incluso una vez lo llevé personalmente a la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM (en aquel entonces ENAP). Gracias a mi relación como académico en aquella institución, se dieron las condiciones para organizar una magna conferencia en dicho recinto.

El debate sobre qué fue primero si el huevo o la gallina se repite sin cesar en esta especie de circulo concéntrico y sin fin. En pláticas personales con el arquitecto, él nos relata su intervención en el diseño del logotipo y los grafismos. Por el otro lado Lance Wyman (a quien no tengo el gusto aún de conocer) reclama también lo suyo, etc. y con justa razón pues ambos aportaron genialidad en el proyecto.

Ninguno miente, los dos se atribuyen cierta autoría. Es difícil precisar quién hizo qué y hasta dónde intervinieron mutuamente. Ramírez Vázquez por su parte entiendo que fue él quien hizo las gestiones para consolidar el gran logro de la olimpiada cultural y todo lo que acompañó lujosamente a aquella olimpiada y que hasta el día de hoy caracteriza al 68 (en términos deportivos y culturales) como una de las olimpiadas de mayor trascedencia social, histórica y cultural de los juegos olímpicos modernos. En lo personal creo un poco ocioso pensar en quién hizo qué, lo que me queda claro es que hubo un equipo de gente creativa y maravillosa (artistas, arquitectos, diseñadores, fotógrafos, impresores, escritores y un sin fin de etcéteras) quienes hicieron de aquella olimpiada uno de los eventos más importantes del siglo XX, y que desgraciadamente no hemos podido volver a apreciar y quizás esto se deba también a un contexto histórico irrepetible (recordemos los movimientos estudiantiles, la liberación femenina, Vietnam, la psicodelia, el Op art, etc.) que hacen de este evento algo digno de aparecer en los libros de diseño gráfico como una joya histórica.

4
Retrato de Roberto Martínez Garza
18
Oct. 2018

Siempre un placer formar parte del debate y más en un tema que me apasiona. Saludos.

0
Responder
Retrato de Eric Barajas (Snok Daffy)
156
Oct. 2018

Para mi uno de los diseños tipográficos más impresionantes. Y que fue replicado para México 86, pero pues lamentablemente esta lleno de controversia. Es decir, la autoría. Pero sin embargo el resultado final es excelente. Buen artículo.

1
Retrato de Matias Ruilópez
0
May. 2021

Hola! Buen artículo Mario. Concuerdo 100% que esto se trata de un trabajo en equipo, por lo cual es difícil hablar de autorías. Respecto a ese tema, el año pasado (2020) salió un libro de Markus Osterwalder en el que hace entrevistas con diferentes protagonistas de este proyecto. Según se dice, Wyman fue quién diseñó el logotipo, a partir de los bocetos de Terrazas, quién se basó en las ideas de Ramirez Vázquez.

0
Responder
Retrato de Telesecundaria Séneca
0
Hace un año

Saludos. Excelente artículo

0
Retrato de Richy Aguirre
0
Dic. 2020

Gran artículo de forma fácil de digerir para cualquier lector este o no en el ámbito del diseño gráfico. ?

Una lástima no poder haber estado en esos tiempos y poder ver lo que fue un antes y después del diseño gráfico en nuestro país.

0
Retrato de Valeria de la Rosa
0
Nov. 2020

Me encantó su artículo, creo que habla de la identidad de los Juegos Olímpicos del 68 desde otra perspectiva que el público no termina de absorber. Después de todo, sabemos que nos gusta pero muchas veces no sabemos por que nos gusta y este artículo lo explica de maravilla.

1
Retrato de Pedro Merchan Valdez
0
Dic. 2019

Hola Mario, excelente tu aporte, me parece que este identidad gráfica es valida de ser el punto de partida de inspiración para muchos nuevos diseñadores como yo. Considero que esta gráfica esta muy adelante de su tiempo y que la investigación puesta en el mismo da sus frutos al esta ser conceptualizada de esta forma.

0
Retrato de Romero Ro
0
Ene. 2019

Me parece muy interesante, y sobre todo respetable el hecho de la existencia de un verdadero trasfondo de investigación para resultado de esta identidad. Y claro, todo lo que desencadeno. Arribando con un legado de creatividad, cultura, patria. Legado de una formación y un estudio a lo que en ese entonces aún no tenía como tal un nombre. Cada vez me queda más claro que el trabajo y la lluvia de ideas que salen justamente de la creatividad son realmente valiosas.

Me quedo con ganas de investigar más acerca de este tema, sobre todo para quienes nos encontramos estudiando este tipo de carreras, me parece increíblemente funcional conocer y aprender de los pioneros.

0
Retrato de Enit Torres Acacio
0
Ene. 2019

Para ser sincera, quede fascinada. Considero que es todo un arte y que llevo un gran esfuerzo y sacrificio. Realmente interesante, que una de las fuentes de inspiración fue precisamente la utilización de símbolos indígenas y que estos sin convertirse en una apropiación cultural hayan sido utilizados como punto de partida para crear una imagen con la que muchos se han sentido identificados. ¡Que orgullo ser mexicana!

0
Retrato de Paulina Herrera Baca
3
Paulina Herrera Baca
Nov. 2018

Creo que es un logotipo que contiene mucha investigación pero sobre todo tiene toda una historia detrás, es genial como se jugo con las formas y como se fue incluyendo hasta en diseños de ropa y no solo en el diseño gráfico.

0
Retrato de Antonino Nieto Gando
0
Nov. 2018

Una de mis gráficas favoritas en el universo de los juegos olímpicos sin duda alguna. Es importante recalcar lo valioso que es investigar, como bien se hizo en México 68. La riqueza en cuanto a investigación, se logra ver en el diseño. Podemos ver como se logró transtemporalizar mediante el diseño la cultura prehispánica e indígena que hacen a México; y como ésta se difunde fácilmente mediante textiles, estampillas y demás.

Como podemos ver los diseñadores gráficos debemos ser buenos investigadores, para así llenarnos de información y referentes importantes que ayudarán de gran manera a alcanzar un resultado espléndido. Es por esto que es importante leer; ir a museos; asistir a eventos, charlas, etc... todas estas actividades enriquecerán nuestro diseño.

0

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 agosto

Tipología de Marcas

Tipología de Marcas

Criterios y herramientas para seleccionar el tipo adecuado al diseñar marcas

15 horas (aprox.)
1 agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 septiembre