Brazos, cabezas y piernas

En muchas ocasiones, trabajar en forma interdisciplinaria es la mejor opción del profesional del diseño.

Retrato de Ricardo Acosta García Ricardo Acosta García Córdoba Seguidores: 67

Opiniones:
8
Votos:
9
Compartir:

Cuando desperté atontado, descubrí para mi felicidad interior, que tenía un par de brazos de más de los que por especie humana me corresponden. Salté de la cama y sonreí (bueno, no recuerdo bien, pero recuerdo mi alegría, eso sí). «¡Voy a poder producir dos veces más diseño!», me exalté. De repente, y sin dolor, creció un segundo par. «¡Y ahora tres veces!», grité inmerso en embriagante regocijo.

Me levanté con esfuerzo, pues pesaba casi 20 kilos más. No podía caminar sin tambalearme, era alarmante mi falta de equilibrio. Aún así, estaba feliz, era todo lo que, como diseñador, habría deseado: podía trabajar en muchas computadoras al mismo tiempo, manejando muchos programas, mientras tomaba mate con galletas. Era demasiado bueno.

Iba caminando jubiloso con mis seis flamantes brazos, cuando sentí mis rodillas temblar progresivamente. No era de extrañar pues dos nuevos pares de brazos brotaron de repente. Estaban apretados entre sí, con poco lugar para moverse y una coordinación nula. De cualquier forma, me reconfortó esta sencilla idea: «Si puedo operar más computadoras, manejaré muchos programas distintos simultáneamente y realizaré mayor cantidad de piezas, entonces ganaré más dinero». Recuerdo que muchas veces quise tener un día de veintiocho horas, cuando lo que debería haber deseado es un cuerpo con más brazos. ¡Qué confundido estaba!

Lo que me hizo olvidar la enorme suma que, de ahora en más debería invertir en desodorantes, fue esta también sencilla conjetura: «si manejo más programas, mis posibilidades creativas aumentarán y por consiguiente, seré un mejor diseñador». Entusiasmadísimo, proseguí: «…así tendré más servicios para ofrecer al mercado, porque físicamente podré hacer más. Nunca rechazaré trabajo alguno por incapacidad de realizarlo con mis manos ¡Ahora tengo diez!».

Comencé a descubrir mi error luego de comprar cinco computadoras e invertir tiempo y dinero en la cruzada de aprender a utilizar los programas de diseño gráfico, de diseño multimedia, diseño de sitios Web, modelado y animación en 3D, animación y edición de video, arquitectura y complejos lenguajes de programación. Porque en conclusión, no se trata sólo de aprenderlos, sino también de mantenerse actualizado en todos ellos, ya que los fabricantes de software lanzan al mercado nuevas versiones a ritmo vertiginoso.

En el preciso momento en que ponía en marcha mi plan, mis diez brazos comenzaron a moverse caóticamente. Errantes, buscaban en vano que mi cerebro les ordenara qué hacer, pero por mucho que tratara, sólo podía encargarme de un par a la vez. Mi lógica estrategia entonces, fue la de dejar quietos unos mientras comandaba otros. Los minutos revelaron la falencia: «¡Estoy desperdiciando brazos!, ¡necesito una cabeza por cada par de brazos, así los aprovecharé a todos!».

Cuando desperté nuevamente, sobre mis hombros se abría un abanico de cabezas. Cinco, tal y como lo había deseado. Naturalmente, el peso extra hizo que me costara mucho levantarme.

La confusión se instaló a la hora de decidir cual era el par de brazos que comandaría cada cabeza. Evidentemente, todas querían los de más arriba, pues gozaban de mayor libertad en sus movimientos.

Pero ese no era el principal inconveniente. El problema era que no podía levantarme. Las neuronas extra que hacían falta para poder multiplicar mi trabajo eran demasiado para mi ya fatigado cuerpo. Desesperado, reanudé mis expresiones de deseos, como quien quiere escapar de arenas movedizas y sólo consigue hundirse más.

Al fin logré pararme sobre mis piernas… sobre mis diez piernas. Tal fue el siguiente deseo. Me pregunté sobre la reacción que tendrían mis futuros clientes cuando fuera a entrevistarlos, e intuí que no se sentirían muy a gusto con mi nueva fisonomía.

Pero ese no era el principal inconveniente. El problema era que no podía salir de mi casa por la puerta, ni entrar a mi auto, ni tomar un colectivo. Para ello necesitaba un cuerpo para cada conjunto de extremidades y así volver a tener una cabeza, dos brazos y dos piernas como generalmente ocurre.

Miré hacia atrás. Mi vista se detuvo en cuatro sujetos idénticos a mi, tanto, que también ellos miraban hacia atrás y se rascaron la cabeza al mismo tiempo que yo. Noté en sus caras el alivio que yo sentía de no ser un collage de miembros. Ahora me preocupaba que nuestra casa no fuese lo suficientemente grande para albergarnos, ni nuestra cama, ni nuestra mesa. Todos dormiríamos y comeríamos al mismo tiempo… ya que, al fin y al cabo, éramos exactamente iguales.

Pero ese no era el principal inconveniente. El problema era que con tanto nivel de paridad, ninguno de los cinco quería encargarse de trabajar en áreas del diseño con las que no nos sentíamos cómodos, o no teníamos afinidad y experiencia. Asimismo, a pesar de ser cinco, no aparecían visiones diferentes, no nos complementábamos, no nos criticábamos constructivamente, ni encontrábamos satisfacción ni enriquecimiento en el trabajo en equipo.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Ricardo Acosta García Ricardo Acosta García Córdoba Seguidores: 67

Opiniones:
8
Votos:
9
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano
Código QR de acceso al artículo Brazos, cabezas y piernas

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Pier Alessi
24
Pier Alessi
Dic 2015

Excelente! Vivo en un momento similar, quisiera ser como Neo de Matrix que puede aprender de todo en segundos pero he tenido que renunciar a algunas cosas y centrarme en lo que mejor se y puedo hacer, si se hace lo que apasiona se llega lejos.

0
Responder
Retrato de Franches Maisonet
0
Franches Maisonet
Sep 2012

¡Muy interesante!, me gustó este artículo.

0
Responder
Retrato de Christian Trucco
30
Christian Trucco
May 2012

Muy divertido!. Y con un mensaje más que claro.

0
Responder
Retrato de Jenny Buitrago Díaz
80
Jenny Buitrago Díaz
May 2012

¡Me encantó, Ricardo! Siempre había imaginado que el ser humano perfecto tendría 3 brazos, sin embargo, tu artículo me hace ver que quizá si tuviera 3, querría otro mas y con 4, quizá 5 y así sucesivamente... lo más probable es que terminara con el mismo nudo de brazos, cabezas y piernas, o con varias Jenny rondando en mi casa. Quizá el problema radica en creer (y querer) que todo está en nuestras manos y por ello queremos más brazos, para abarcar más, para tener mayor control de aquello que hacemos, al parecer ignoramos la riqueza de las otras cabezas, de aquellas que son ajenas.

0
Responder
Retrato de Ana María Aristizabal
52
Ana María Aristizabal
Mar 2012

Me gusto mucho la forma en que esta escrito el articulo, es una forma simple y además muy divertida ya que lo lleva a uno a imaginarse cada parte de la narración, yo estudio diseño industrial y en este momento estoy desarrollando mi proyecto de grado y que relacionado con la gastronomía, siempre he creído que es muy importante dentro del campo del diseño estar abierto a trabajar con cualquier disciplina y desarrollar proyectos con personas de otras profesiones para lograr desarrollar los proyectos de la mejor forma posible teniendo en cuenta los que cada persona puede aportar.

0
Responder
Retrato de Lic. Cristel Hf.
0
Lic. Cristel Hf.
Nov 2010

Genial !!!

0
Responder
Retrato de Anuska Ruiz
0
Anuska Ruiz
Mar 2010

oHH! barbaro! esta muy bien tu articulo! buena forma de demostrar y aprender la importancia del trabajo en equipo!!

0
Responder
Retrato de Luis O. Ortiz Santiago
0
Luis O. Ortiz Santiago
Mar 2010

me gusto el articulo de tu tema soy un estudiante diseno grafico estoy asiendo mi tesisme gustaria que me ayudara con el tema se que trabaja mucho pero

,como puedo buscado informacion o don puedo bucar un articulo de estes tema gracias leer mi mesaje y este email>luiso.disenografico@gmail.com

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Miguel Gallego
Autor:
Miguel Gallego
Título:
Nuevos paradigmas del diseño editorial
Sinopsis:
El cambio de paradigma en el diseño editorial, al que seguirán otras ramas de la actividad, provocará un movimiento disruptivo en editoriales y profesionales del área.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
63
Opiniones:
50
Seguidores:
38
Ilustración principal del artículo De diseñador gráfico a creativo de medios sociales
Autor:
Julio Terán Anciano
Título:
De diseñador gráfico a creativo de medios sociales
Sinopsis:
Cómo evolucionar y adaptarse a los cambios que la realidad impone a la profesión, sin morir en el intento.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
126
Opiniones:
67
Seguidores:
65
Retrato de Clara Durán
Autor:
Clara Durán
Título:
¿Mantener el estilo o adaptarse a lo nuevo?
Sinopsis:
Diseñadores «experimentados» sorprendidos por el buen trabajo de los diseñadores más jóvenes… ¿Me adapto a los nuevos tiempos o mantengo la forma de trabajar que ya domino?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
57
Opiniones:
72
Seguidores:
27
Retrato de Ricardo Palmieri
Autor:
Ricardo Palmieri
Título:
Asunto: El asunto
Sinopsis:
Cómo escribir el asunto o «subject» de un e-mailing.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
17
Opiniones:
12
Seguidores:
22
Logotipo de FOROALFA
Autor:
FOROALFA
Título:
¿Cuáles son las causas del deterioro de la profesión?
Sinopsis:
En el ambiente se respira un aire de insatisfacción respecto del estado de la profesión, especialmente en el caso del Diseño Gráfico. Se habla de un deterioro y tanto se buscan responsables como vías de solución.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
105
Opiniones:
169
Seguidores:
594
Ilustración principal del artículo El lucro distorsiona el buen diseño
Autor:
Santiago Williams
Título:
El lucro distorsiona el buen diseño
Sinopsis:
La necesidad de ganar dinero provoca un deterioro de las bases del verdadero diseño y se producen piezas sin aportes significativos.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
64
Opiniones:
39
Seguidores:
1

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
18 Noviembre

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
¡Ya mismo!

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
¡Ya mismo!

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril