¿Aplaudir o condenar los concursos de diseño?

No todos los concursos son iguales. La clave para distinguirlos está en determinar quién se beneficia en cada caso.

Marcelo Rodriguez Milesi, autor AutorMarcelo Rodriguez Milesi Seguidores: 55

Ilustración principal del artículo ¿Aplaudir o condenar los concursos de diseño?

Más de una vez, sobre todo en mis comienzos o como estudiante, me vi tentado en participar en concursos de Diseño. En aquel entonces los veía de manera muy diferente a como los veo ahora. Creía que los concursos eran mi puerta de entrada al éxito, al prestigio entre mis colegas, y que servirían para engrosar mi curriculum—algo que a todos nos preocupa en nuestros inicios—. Efectivamente, llegue a participar de algunos concursos de diseño cuando era estudiante, aunque jamás me fue como hubiese querido. Esos resultados negativos hacen aparecer nuestro «ego de diseñador», ese sentimiento que nos dice «No te preocupes, el concurso está arreglado». ¿Quién no ha tenido ese pensamiento alguna vez? Pero la realidad es que probablemente no sea así. Hoy me pregunto si los concursos de diseño, tan valorados por muchos aficionados, estudiantes y profesionales, le hacen un bien a la profesión o un gran daño.

Dos clases de concursos

Hay dos clases de concursos. Por un lado están los concursos que nos dan la oportunidad de trabajar en temas con los que todos nos identificamos, como fue el caso de los concursos de diseño relacionados al bicentenario en los países de nuestra región, o concursos que implican producir mensajes de concientización sobre temas de interés social (violencia de género, cuidad o el medio ambiente, etc.). Esta clase de concursos son positivos, porque buscan que todos podamos ser parte, o aportar nuestro granito de arena, en algo que nos concierne, o simplemente nos dan la posibilidad de ayudar en una causa con la que simpatizamos. Si no fuera por este tipo de concursos, los organizadores contratarían directamente a algún diseñador y de esa forma los demás solo seriamos espectadores, cuando podríamos llegar a ser protagonistas.

Por otro lado están los concursos cuyo objetivo es beneficiar a una empresa, persona, o grupo de personas, que obtienen cientos de diseños a un costo muy bajo, entre los que pueden elegir el que más los represente. Este segundo tipo de concursos le hacen un gran daño a nuestra profesión. Son una herramienta inescrupulosa que busca el beneficio económico de algunos a costa del trabajo de muchos, que no obtienen ninguna retribución a cambio y, en algunos casos, hasta les cuesta dinero en insumos y horas de trabajo, solo por la simple ilusión de ser «el elegido» y obtener un premio, que en algunos casos ni siquiera es económico. Algunos dicen que esta clase de concursos nos brindan la experiencia de trabajar para marcas o productos importantes. Sí, es verdad, pero perfectamente podríamos dedicar nuestro tiempo a diseñar para nosotros mismos con el objetivo de crecer como profesionales. No tenemos porqué regalar nuestro trabajo a quienes pueden pagar por nuestros servicios.

Pregunto: ¿por qué dejamos que nos utilicen de esa forma? Estos concursos le quitan valor a nuestra profesión, y nosotros accedemos a trabajar gratis cuando todos los beneficios son para quien nos utilizan. Condeno rotundamente este tipo de concursos que hacen que mis colegas trabajen como esclavos, a cambio de nada. Considero que las empresas deben tomarse el trabajo de evaluar candidatos, pedir presupuestos y hacer una elección en base de méritos y conveniencia, como lo hacen con cualquier otro servicio que contratan. Nunca se ha visto que una empresa pruebe a cien gerentes para luego descartar noventa y nueve sin darles nada a cambio.

Hay que admitir que si existen concursos especulativos es porque hay diseñadores dispuestos a participar. ¿Porque dejamos que se abuse de nuestra profesión de semejante forma? Esta es mi opinión. ¿Cuál es la tuya?

¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
46
Votos:
56

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo ¿Aplaudir o condenar los concursos de diseño?

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 09/12/2015

Descargar PDF

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Jorge Montaña
234
Dic. 2015

El espectro es un poco más grande, un concurso excelente como el Salão Design brasilero no se encaja en las dos categorias mencionadas. Este concurso se hizo con el objetivo de presentar la importancia del diseño a partir buenos ejemplos ante los empresarios del sur de Brasil incentivandolos para contratar diseñadores, lo que se ha cumplido.

Es un evento en si mismo, con un excelente espacio expositivo y amplio reconocimiento en el medio. Podriamos hablar también de los "premios" como el CLAP que organiza este medio, Chile Diseña o Lapiz de Acero (Colombia) que son reconocimientos de diseñadores para diseñadores y cumplen una función de reconocimiento entre colegas para mejorar el curriculum de los mismos.

El problema es que como al final el diseño depende del gusto personal de los jurados, nunca serán del gusto de todos. Si el concurso es serio, no duden en participar, pero con pocas expectativas, más con el objetivo de ver el nivel propio respecto al de los demás.

0
Retrato de Alejandro Arrojo
74
Dic. 2015

Los "premios" que le cobran dinero a los participantes (para participar) tampoco son del todo serios. No me parece ético. En definitiva están pagando para tener el "prestigio" de ser "reconocidos" por una "elite" autoproclamada "prestigiosa". Es solo un negocio para ellos.

0
Responder
Retrato de Erik Ledesma
1
Mar. 2016

En caso de los especulativos deberian pagar por cada propuesta recibida o nosotros no deberiamos participar en tales concursos.

1
Retrato de Marcelo Rodriguez Milesi
55
Mar. 2016

Dificil...

0
Responder
Retrato de Michelle Alvarez
0
Mar. 2016

Se podría traducir en que los concursos son "medidores no oficiales de talento" para externos o a su vez "una pequeña patadita" (selfpromotion) como impulso para hacerse conocer en el campo; es un poco complicado determinar los pros y contras de las cosas cuando a veces tambien depende de cada quien ser parte o no de los mismos.

0
Retrato de Marcelo Rodriguez Milesi
55
Mar. 2016

Muchas veces los jurados no son calificados, por lo que no estoy de acuerdo con que los concursos sean medidores de talento.

0
Responder
Retrato de Melissa Moreira
1
Mar. 2016

Me encuentro completamente de acuerdo con el argumento que propones, efectivamente se dan mayoritariamente esos dos tipos de concursos dentro del ámbito del diseño, y personalmente he sido parte del segundo (que beneficia a una empresa), en mi defensa la razón por la cual decidí ser parte era debido a que la marca es internacionalmente reconocida, tal y como comentas al inicio lo consideré relevante para el crecimiento de mi curriculum pero hasta habiendo ganado, me tocó realizar extensas horas no remuneradas de cambios y modificaciones, culminando mi propuesta en algo relativamente diferente a lo que en un inicio propuse. Y intentando responder tu pregunta, yo creo que permitimos este tipo de abuso a nuestra profesión mayoritariamente por falta de experiencia y conocimientos en el ámbito laboral, en ese momento crucial de desición desconocemos completamente todos los pro/cons ya que sólo buscamos crecimiento y reconocimiento por nuestro trabajo.

3
Retrato de Marcelo Rodriguez Milesi
55
Mar. 2016

Gracias por compartir tu experiencia Melissa

0
Responder
Retrato de Jonathan López
0
Feb. 2016

Considero que es muy válido, supongo por la trayectoria de cada uno, pero tal vez hay otro tipo de concursos, y estos serían lo de escuelas que pueden tener otros beneficios y si, quizá sea un poco de desperdicio pero posiblemente el participante gane un poco de experiencia aunque a pesar de que no obtenga un gran incentivo económico, el valor de participar por experiencia, también debe considerarse acertado.

1
Retrato de Marcelo Rodriguez Milesi
55
Feb. 2016

Claro, esos los pongo dentro de los que son para organizaciones y demás, siempre que el fin no sea lucrativo creo que esta bien y sirve como experiencia.

0
Responder
Retrato de Esther Herrera
1
Ene. 2016

Me interesa que saques este tema porque hace poco en mí ciudad (Mty, México) hubo un concurso organizado por el gobernador del estado el cual consistía en diseñar el logotipo de su campaña y su Gran Premio era una cena con el mismo jaja, fue una total cachetada para los diseñadores.

En si, mientras menos exijamos mejores oportunidades menos se ofrecerán, mientras sigamos cobrando poco por nuestro trabajo más difícil será salir adelante. Las empresas de aprovechan de la necesidad del diseñador por obtener oportunidades.

0
Retrato de Marcelo Rodriguez Milesi
55
Ene. 2016

Lo que comentás es increíble... casos como esos deberían ser repudiados...

0
Responder
Retrato de Juan Leon
0
Ene. 2016

YO ENTRE A VARIOS CONCURSOS DE UN LOGOTIPO Y HABÍA UN PREMIO PARA EL PRIMER LUGAR... PERO RESULTO QUE AL FINAL SE CANCELO EL CONCURSO DESPUES DE QUE YO ENVIE MI LOGO....Y YO FINALICE MIS ESTUDIOS 3 MESES DESPUES, Y AHORA ME ENTERO DE QUE SI CAMBIARON EL UNIFORME Y EL LOGO QUE USARON ES EL MIO, PERO EN LA ESCUELA ME DICEN QUE ESE LOGO ERA EL DE EL ANTIGUO DIRECTOR QUE DIO LA IDEA Y EL DISEÑO, QUE ERA EL QUE YO HABIA HECHO...

0
Retrato de Marcelo Rodriguez Milesi
55
Ene. 2016

Eso que decís es bastante complicado, de tener pruebas a tu favor o los elementos para comprobarlo te recomendaría que al menos lo hables con el nuevo director.

0
Responder
Retrato de Mizraim Gopar
17
Dic. 2015

Estoy de acuerdo en la desvalorización de la profesión a través de concursos y como así es malbaratado nuestro trabajo. Sin embargo, yo agregaría un tercer tipo de concurso que son los destinados a las exhibiciones de diseño muy conceptuales que solo se enfoca a aumentar el ego del diseñador pues ni se crea un beneficio social y los productos presentados no representan un atractivo para inversores por ser objetos inútiles y ridículamente caros. Este lo considero perjudicial especialmente al estudiante por que cambia sus aspiraciones de realmente buscar diseñar objetos pensados para el uso humano y en cambio los hace aspirar a solo querer aparecer en portadas de revistas.

1
Retrato de Marcelo Rodriguez Milesi
55
Dic. 2015

Estoy de acuerdo.

0
Responder
Retrato de Roberto Martínez Garza
18
Dic. 2015

Algo bueno y algo malo...

Lo malo: lo que recientemente enuncias en tu artículo (totalmente de acuerdo)

Lo bueno: al menos se genera un ámbito de competencia alrededor de un caso real, cosa que en épocas de estudiante rara vez sucede.

Saludos.

1
Retrato de Marcelo Rodriguez Milesi
55
Dic. 2015

Exacto, 100% de acuerdo, pero por eso son muy ricas las experiencias académicas en las que una empresa se acerca a una universidad de diseño en busca de solucionar un problema, fomentemos más ese tipo de relaciones.

0
Responder
Retrato de Javier Forero
27
Dic. 2015

Tal deberiamos responderle a esos empresarios con lo siguiente:

Yo también estoy haciendo un concurso, por favor envíeme unas muestras gratuitas de sus productos y si me gustan se las pago.

3
Retrato de Marcelo Rodriguez Milesi
55
Dic. 2015

No estaría mal.

0
Responder

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 agosto

Tipología de Marcas

Tipología de Marcas

Criterios y herramientas para seleccionar el tipo adecuado al diseñar marcas

15 horas (aprox.)
1 agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 septiembre