La importancia del estilo propio

Hasta qué punto nos dejamos influenciar por el trabajo de otros. Desarrollar el propio estilo puede ser uno de los logros más gratificantes.

Retrato de Silverio Contreras Silverio Contreras Ciudad Juárez Seguidores: 28

Opiniones:
37
Votos:
39
Compartir:

Durante nuestra trayectoria como estudiantes o profesionales del diseño nos hemos visto expuestos a una gran cantidad de imágenes relacionadas en mayor o menor medida con nuestro trabajo. Ese cúmulo de imágenes, al fin y al cabo causan un efecto particular en nosotros. Cada uno cuenta con una manera particular de ver el mundo y de interpretarlo, y esa habilidad en particular debe ser parte del arsenal que debe poseer el diseñador de cualquier rama. Sin embargo, es patente que en determinado momento no podemos salirnos de buenas a primeras de los «estatutos» establecidos.

Puede suceder que en nuestro afán de ser «originales» caigamos en lo exagerado o en lo ridículo, como podría ser el escribir un texto con sangre persiguiendo el único fin de que cambie de color al secarse. El ejemplo es una exageración, pero funciona para explicar el punto.

El estilo puede encontrarse en diferentes lugares. Puede estar en la forma de los trazos, su intensidad, en los patrones de composición, la forma de mezclar colores o de abstraer el mundo. Hay infinidad de formas en que el estilo propio puede manifestarse, pero hay que trabajar en ello, desarrollarlo con práctica, pues no surgirá espontáneamente.

No obstante, en el mundo del diseño existen las llamadas tendencias, corrientes de pensamiento y «estilo», que marcan las pautas a seguir en lo concerniente a la forma y manera de diseñar. Surgen dos preguntas importantes:

¿Hasta qué punto somos influenciados por otros diseñadores o tendencias?

A nadie es ajeno el término «moda», que se puede definir como la «forma de pensar de uso corriente» o «de mayor popularidad», y que se puede aplicar a casi cualquier ámbito de nuestra vida cotidiana, como la ropa, la música, la tecnología, etc. Las corrientes o tendencias que afectan al diseño son cambiantes. Hoy los medios electrónicos hacen posible que cualquier obra, trabajo o idea, esté al alcance del mundo entero en cuestión de minutos, lo que permite que se imponga como «moda» en muy poco tiempo. 

Los profesionales del diseño estamos en medio de un mundo que constantemente cambia de opinión. Eso afecta nuestro trabajo, directa e indirectamente, trayendo como consecuencia que nos tengamos que adaptar al medio. E eso no está mal, pero cuando el adaptarse implica cambiar por completo la esencia de nuestro trabajo surge un problema: corremos el riesgo de convertirnos en imitadores aun sin saberlo. Podríamos tender a copiar o imitar el uso de colores, formas, tipografías, no porque sean funcionales sino por mera moda. No es malo ni errado tener fuentes de inspiración que nos sirvan como punto de partida para evolucionar en forma personal hacia un estilo definido, pero...

¿Hasta qué punto, «casarse» con un estilo, puede influir nuestra forma de trabajar?

Elegir un estilo que nos permita trabajar de manera cómoda y eficaz es bueno, pero puede suceder que en algún punto todos nuestros trabajos se vean iguales, no en el sentido de que guarden una línea uniforme de diseño, sino en el sentido de que los objetos, colores, formas y demás elementos sean prácticamente los mismos con variantes mínimas. Para evitarlo, el diseñador debe tomar acción y tratar de evolucionar hacia un nueva forma de trabajo; salir de su zona segura para probar nuevas opciones.

Si todo aquel que se jacta de ser creativo se quedase dentro de su área de confort seguramente ya no surgirían genios creativos como Salvador Dalí, Pablo Picasso, Jonh Baskerville u Octavio Paz. Debemos ser conscientes de que, si nos aferramos a un estilo en particular por ser este el más común, miles de otras personas también lo harán, lo que tarde o temprano derivará en que obras hechas por personas diferentes tengan una similitud notable y que —sin quererlo— parezcan fruto del plagio.

De igual modo, el volverse completamente inflexible con las tendencias de moda, podría derivar en un cierto «encajonamiento»; es decir, que aunque supiéramos hacer más de lo que mostramos en nuestro trabajo, la falta de práctica podría llevarnos a producir resultados deficientes.

En conclusión, el estilo propio debe desarrollarse a través de la práctica, e inevitablemente se verá influenciado en menor o mayor grado por tendencias y personas cuyo trabajo nos llame la atención. Está bien adaptarse a las tendencias pero no al punto de abandonar nuestra forma personal de interpretar el mundo. El tener un estilo definido no es razón para ser inflexibles y siempre querer hacer las cosas a nuestra manera. Al fin y al cabo, experimentar puede ayudarnos a evolucionar en nuestro propio estilo, que en definitiva, es la semilla que da origen a un árbol que crecerá de acuerdo a los cuidados y atenciones que le demos.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Silverio Contreras Silverio Contreras Ciudad Juárez Seguidores: 28

Opiniones:
37
Votos:
39
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo La importancia del estilo propio

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Luis Vega
0
Luis Vega
Feb 2016

:*

0
Responder
Retrato de Diana Rodríguez Ramos
0
Diana Rodríguez Ramos
Mar 2013

El estilo se logra con mucha práctica, con referentes, de cosas que ya existen, no es cuestión de copiar, sino detectar lo que nos gusta y aventurarnos a experimentar, proponer y hacer la diferencia, pero propiamente; al realizar un diseño cada quien tiene un estilo de hacerlo, lo importante es dar a entender el mensaje, y adaptarnos a los cambios. Para ello debemos apoyarnos tanto de la inteligencia generadora, como la ejecutiva, donde habitan las experiencias, el pensamiento creativo, la forma en que vemos el mundo, la libertad y la dirección de nuestras acciones.

1
Responder
Retrato de Jean Urquiaga
0
Jean Urquiaga
Jun 2012

Estoy en desacuerdo con el articulo, porque uno realmente no debe tener un estilo marcado, ya que un diseñador tiene que manejar cualquier estilo que sea necesario para adaptarse al contexto del mensaje,al mismo tiempo que innova para no caer en algo repetitivo debido a que el mensaje es mas importante que el estilo porque un diseñador debe comunicar mas que destacar, si destaca con una obra de arte en su diseño, pero nadie lo entiende, es un diseño fallido, aunque el diseño se vea estéticamente bien.

1
Responder
Retrato de Alvaro José Franco
0
Alvaro José Franco
Jun 2012

el ʼestiloʼ lo asocio como una misma forma de hacer las cosas, es decir, un mismo trazo, unos elementos que se repiten en tus trabajos, una misma composición, es algo más decorativo, y para mi está más asociado a las artes plásticas y está muy marcado en algunos ilustradores, por ende deja el estilo para tus trabajos personales, esos que se hacen por gusto, pero para diseñar el ʼestiloʼ depende de cada proyecto al igual que la técnica.

0
Responder
Retrato de Sergio Steven Velazquez Alarcon
0
Sergio Steven Velazquez Alarcon
Jun 2012

La finalidad del Diseño de Comunicación Visual es «Comunicar» propiamente dicho, en cuanto a la aplicación o no de un estilo propio, ya depende del resultado final de nuestros proyectos!! si el mensaje llego de la manera esperada, o no! a mi parecer es relativo, la funcionalidad de un estilo esta subordinado al resultado final.

0
Responder
Retrato de Alejandro Silva
0
Alejandro Silva
Jun 2012

emmmm, yo pienso que cada diseño que hagas emita ciertas sensaciones depende de la sociedad a la que va dirigida, no es tanto agregarle tu estilo (aunque eso no estaria mal) creo yo que te tienes que enfocar mas en lo que el cliente quiere mas que en darle tu toque, pienso que darle tu toque es tratar de hacerlo perfecto y a tiempo eso te da un estilo incomparable.

0
Responder
Retrato de Leonardo Barberan
0
Leonardo Barberan
May 2012

creo que lo que importa es el mensaje y no el estilo, como dice bidkar Yapo debemos «poder adaptarnos» a los proyectos, no lo contrario, a mi entender el desarrollo de un estilo es practica mas de los artistas que de los diseñadores. Ser creativo no significa ir en contra del mensaje, todo lo contrario, significa poder comunicar a partir del uso de elementos, sean de nuestro gusto o no. El estilo hace que se confunda al producto con el diseñador. no estoy de acuerdo con ello.

0
Responder
Retrato de Bidkar Yapo
0
Bidkar Yapo
May 2012

mmm, un diseñador debe tener un estilo? un estilo de diseño no condiciona que los proyectos realizados tengan una misma linea o que lleguen a parecerse? o es que cada proyecto debe condicionar el estilo que deba manejarse o el estilo al que se llegue como producto de investigación y la ejecución del mismo? un diseñador no debería tener una capacidad camaleónica para poder manejar una gran variedad de proyectos sin que estos se parezcan, ya que cada caso es diferente y hasta cierto punto único en las variables que lo condicionan? un «diseñador con estilo» es un diseñador o es un artista?...

0
Responder
Retrato de Valeria Ruiz Gutiérrez
0
Valeria Ruiz Gutiérrez
May 2012

El estilo es un concepto más amplio hoy que cada vez parece más difícil «encontrar un estilo propio». El estilo se construye, no se encuentra, por eso algunos tienen más y otros no tanto. Creo que es una palabra elegante para definir nada más que la propia forma de interpretar, exteriorizar, actuar. Y por lo mismo, debería expresarse de la manera más natural, casi inconsciente. Que no nos digan: me gusta tu estilo de Diseño! Sino: Me gusta tu Diseño. Funcionalidad y estilo no tienen por qué repartirse la pieza. Pienso que fusionar ambos es posible mientras tu estilo no sea una fórmula.

0
Responder
Retrato de Marina Cominetti
1
Marina Cominetti
May 2012

El tema del estilo en diseño siempre ha sido un punto de mucha controversia y discusión. Un diseñador definitivamente con la experiencia y el tiempo y según su entorno adquiere un estilo, que yo definiría como el uso y manejo tipográfico, la composición gráfica, el uso de los colores y símbolos así como la sobriedad o no del contexto gráfico. Y eso lo podemos ver en la herramienta de venta más importante de cada diseñador que es el Portafolio; ahí es donde nos diferenciamos de los demás y donde vemos el estilo de cada quien.

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Carlos Ocampo
Autor:
Carlos Ocampo
Título:
Diseñadores con identidad propia
Sinopsis:
La importancia de la autenticidad como recurso en la construcción del criterio de los grandes diseñadores.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
184
Opiniones:
117
Seguidores:
49
Ilustración principal del artículo La Marca Argentina ¿plagiada por un banco árabe?
Autor:
Rafael Castaño
Título:
La Marca Argentina ¿plagiada por un banco árabe?
Sinopsis:
Navegando por la web me topé con la sorpresa de que un banco de los Emiratos Árabes ha plagiado vergonzosamente el símbolo de la Marca Argentina. ¿O será una casualidad?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
179
Opiniones:
191
Seguidores:
2
Ilustración principal del artículo Dios crea, el hombre diseña
Autor:
Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
Título:
Dios crea, el hombre diseña
Sinopsis:
Pero aunque lo creó todo, Dios no reclama derechos de autor.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
110
Opiniones:
72
Seguidores:
559
Ilustración principal del artículo Trofeo de la Vuelta España: ¿plagio?
Autor:
Javier Rico Sesé
Título:
Trofeo de la Vuelta España: ¿plagio?
Sinopsis:
¿Es este un caso de semejanza perfectamente razonable?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
82
Opiniones:
86
Seguidores:
18
Ilustración principal del artículo Por favor, ¡plágienme!
Autor:
Felipe Ibáñez Frocham
Título:
Por favor, ¡plágienme!
Sinopsis:
Al diseñador enfurece, pero, ¿a quién daña más gravemente el plagio?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
20
Seguidores:
51
Ilustración principal del artículo No hay tiempo para ser creativos
Autor:
Pac Drope
Título:
No hay tiempo para ser creativos
Sinopsis:
Una semblanza del reto de ser creativo, de la originalidad y del plagio en la vida profesional del diseñador.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
48
Opiniones:
13
Seguidores:
16

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
18 Noviembre

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
¡Ya mismo!

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
¡Ya mismo!

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril