La enseñanza del diseño en América debe replantearse

Si es necesario innovar en el diseño para tener países competitivos y socialmente sustentables, entonces debemos innovar también en nuestros planes de estudio y modelos educativos.

Gerardo Paul Cruz Mireles Ciudad de México
Followers:
6
Comments:
20
Votes:
39
Compartir:

Existen varias tareas pendientes en relación a la educación en Diseño que requieren ser resueltas en varios países de nuestra América. Es necesario encararlas de una buena vez, sobre la base de que el diseño como actividad resulta indispensable (en el contexto de la sociedad y la oferta mercantil globalizada contemporánea) si se desea elevar la competitividad y la economía nacional.

Si partimos de la idea de que resulta necesario innovar en diseño (de productos, estrategias, campañas, servicios, etc.) para poder aspirar a ser países comercialmente competitivos y socialmente sustentables debemos entonces también innovar en nuestros planes de estudios y modelos educativos, y reflexionar en el nivel superior al punto de ser capaces de proponer una clara y actualizada definición de qué cosa es, qué no es, y qué cosa debería ser el diseño contemporáneo y cómo enseñar a diseñarlo.

Resulta una realidad evidente, por ejemplo, que en la actualidad el mismo producto comercial sufre una suerte diferente en el mercado en función de la cantidad y la calidad de diseño involucrado tanto en su producción como en su comercialización. En casi todas las universidades y escuelas que imparten las licenciaturas en Diseño, (con sus distintos apellidos: Industrial, Textil, Gráfico, de Modas, etc.) existe la necesidad urgente de replantear varios de sus enfoques, comenzando por sus mecanismos de selección para el ingreso y permanencia, hasta los mecanismos que tienen —o no tienen— para fomentar con éxito la inserción del egresado en el campo laboral y las áreas productivas. Esta, sin duda es una de las tareas pendientes.

Dentro de la realidad a la que se enfrenta el egresado de una escuela de enseñanza de Diseño Gráfico en México, existen al menos entre 40 y 50 instituciones1 de nivel licenciatura (escuelas o universidades) dedicadas a la enseñanza del diseño, sin considerar las filiales, sucursales, o campus de una misma universidad; a éstas se deben añadir las instituciones no registradas y las escuelas técnicas «instantáneas», que prometen la capacitación en seis meses o menos y que según cálculos de la asociación ENCUADRE 2 alcanzarían la cifra de 185 escuelas.

Cada una de las 50 instituciones educativas superiores envía como egresados al campo profesional (titulados o no) aproximadamente a 80 personas por año es decir, cerca de 4000 diseñadores que anualmente deben de competir por un mínimo de plazas disponibles de nivel principiante y menos aún plazas estratégicas de nivel medio y alto ya sea en empresas, despachos independientes, estudios o agencias.

El análisis de la realidad contemporánea obliga a que las autoridades académicas de cada escuela reflexionen sobre la necesidad y urgencia del replanteamiento tanto de su perfil de egreso como de la estructura y objetivos de sus planes de estudios; pero sobre todo, les obliga a que realicen la adecuación de su modelo educativo: ¿está diseñado acorde a las características actuales del estudiante? ¿Acorde a los posibles escenarios futuros del campo laboral? ¿De los proyectos de verdadero desarrollo para su país? Es decir, aquellos que se alejen de la idea de que el subdesarrollo es un estado previo al desarrollo y que lo entienden en su verdadera magnitud: el subdesarrollo ¡es un estado negado de desarrollo!

La realización de este tipo de reflexiones y replanteamientos resulta fundamental para que antes de pretender lograr innovar y ser competitivos, resolvamos toda una serie de fenómenos que diariamente se observan en muchas de las instituciones educativas; las que continúan consumando la enseñanza del diseño con un modelo asincrónico que perpetúa una serie de mitos y costumbres negativas en torno a la enseñanza del diseño y a la actividad de diseñar. Baste mencionar el mal copiar otros modelos educativos (nacionales o extranjeros) sin detenerse antes a reflexionar por sí mismos, como institución, acerca de su situación contemporánea específica, social, geográfica y cultural.

Mitos y costumbres como el de múltiples autoridades académicas y profesores que toman ya por hecho constitutivo de la vida universitaria, el dar por aceptado que de un grupo de 30 o 40 alumnos se espere sean brillantes si acaso uno o dos y medianamente sobresalientes, si acaso, cuatro o cinco más, y al resto simplemente no se les considere un gran futuro como diseñadores.

Ello provoca, además de enviar al campo profesional a egresados mal preparados (poco innovadores, nada competitivos, inseguros o que llevan lagunas importantes de conocimiento), el que un alto número de alumnos en activo no tengan clara ni convencida su orientación vocacional aún ya avanzados en sus estudios universitarios; lo que no sólo genera un rendimiento escolar pobre, sino un gasto de recursos importante tanto por parte del alumno (en materiales, transporte y tiempo biológico), como por parte de la institución (pago a profesores en horas de clase infructuosas, pago de técnicos, mantenimiento, uso de infraestructura y gasto de recursos —luz, agua—), además de ocupar un lugar que podría haber aprovechado mejor un alumno más dotado, y del desperdicio de las verdaderas habilidades con que cuenta ese estudiante desorientado, que podrían ser quizá mucho más productivas en otras áreas o disciplinas del conocimiento.

No olvidemos que el seguimiento y la supervisión de la orientación vocacional así como de las habilidades y limitaciones de cada uno de sus estudiantes, es una responsabilidad que en las instituciones de educación superior no se debe dar por descontada. Hay que dejar de lado la falacia de que la orientación vocacional es asunto de otro nivel educativo previo, de «otra ventanilla administrativa». No es así, la orientación vocacional es responsabilidad de todo aquel profesor que ejerce el magisterio de una manera responsable.

Otra gran tarea pendiente es que en la mayoría de los planes de estudio la carga de asignaturas llamadas teóricas tiene un mal enfoque, y sobrepasa —a veces por mucho— la capacidad intelectual humana de los estudiantes. Es necesario aceptarlo y corregirlo: la cantidad de información que se espera que un alumno interiorice, valore y digiera resulta ser simplemente no realista. Ya lo advirtió el filósofo Ortega y Gasset a inicios del siglo XX: «es imposible que el buen estudiante medio consiga ni remotamente aprender de verdad lo que la Universidad pretende enseñarle»3, refiriéndose al modelo educativo Español, el cual América copió —o heredó— hace casi cien años para fundar sus universidades.

Si bien es cierto que este problema lo comparten prácticamente todas las áreas académicas, como resultado de la gran cantidad de generación de conocimiento propia del mundo contemporáneo, ello no exime a los responsables del diseño de los programas de estudio, de esforzarse (aún al límite de su capacidad, ya que las condiciones hoy así lo exigen), a plantear nuevas formas de adecuar continuamente los planes de estudio a fin de que siempre ofrezcan la mayor cantidad de información actualizada y necesaria que un alumno puede asimilar, cuidando, además, la justa medida de temas y conceptos transmitidos.      

Resulta muy común que ciertas asignaturas como semiótica, medios de comunicación, historia  y análisis, capturen la mayor parte del tiempo de estudio, y ello a costa de la práctica de la labor de diseño como tal. Es necesario formar a un diseñador integral consciente de la realidad y el entorno que lo rodea en su momento histórico, pero si la intención de una licenciatura en diseño fuera la de formar teóricos de los medios de comunicación o de la teoría del lenguaje, semejante énfasis tendría todo el sentido. Sin embargo, como ya nos lo advirtió Raúl Belluccia, debemos recordar que «el diseño es una práctica profesional, un hacer, un oficio y no una teoría… ¿Puede concebirse una escuela de fotografía donde los alumnos saquen muy pocas fotos… o una escuela de gastronomía en donde los que aprenden no pasen la mayor parte del tiempo cocinando? Sin embargo, —hoy— hay escuelas de diseño en donde se diseña muy poco».4

En resumen, debemos hacer lo que nadie ha hecho para lograr que nuestros egresados se distingan por sus habilidades, por sus propuestas, por sus actitudes y por sus valores, del resto de los estudiantes formados o deformados en las escuelas nacionales o del resto del mundo. Debemos quizá, por ejemplo, pensar la enseñanza del Diseño en el país de acuerdo a cada sector productivo, analizando la pertinencia de quizá regionalizarlo en función de la ubicación geográfica o de las necesidades de sectores específicos de desarrollo. El tiempo actual lo requiere sin demora; ya que de no realizarse con celeridad, la historia futura de cada país subdesarrollado deberá cargar a la comunidad de profesores y diseñadores contemporáneos con una parte importante de la responsabilidad, por el fracaso económico, de desarrollo y de la calidad de vida de sus pobladores.

Esto implica realizar también una cuidadosa revisión de la función social del diseño, del papel de la teoría en la enseñanza, de los métodos para enseñar y evaluar en lugar de calificar. Todas ellas son, entre otras, urgentes tareas pendientes que se deben afrontar y replantear no solo a nivel individual o institucional, sino a nivel nacional y de gobierno. Esta reflexión deberá llevar también a sopesar si la misión y objetivo original de la educación universitaria no se ha tergiversado.

Followers:
6
Comments:
20
Votes:
39
Compartir:

20 Comments

Comment
  1. Escuelas afiliadas a ENCUADRE, (Asociación Mexicana de Escuelas de Diseño Gráfico)
  2. ENCUADRE, (Asociación Mexicana de Escuelas de Diseño Gráfico)
  3. La Misión de la Universidad en 1930. Ortega y Gasset, José. El libro de las misiones, Pág.80 Edit. ESPASA-CALPE, colección Austral. 9ª. Edición, España. 1976.
  4. El diseño gráfico y su enseñanza. Belluccia Raúl. Pág. 73 Ed. Paidós. Buenos Aires 2007.

This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Published on 21/01/2012.

You may be interested

Designo Patagonia
Idioma:
ES
Author:

Designo Patagonia

Title:

Una silla con patas y pies

Share:
Interactions:
Votes:
74
Comments:
59
Followers:
6
Rique Nitzsche
Idioma:
ES
Author:

Rique Nitzsche

Title:

El diseño de los negocios

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
52
Comments:
28
Followers:
265
Erika Valenzuela
Idioma:
ES
Author:

Erika Valenzuela

Title:

El alcance de la creatividad digital

Share:
Interactions:
Votes:
23
Comments:
12
Followers:
41
Ignacio Aravena
Idioma:
ES
Author:

Ignacio Aravena

Title:

Por qué preocuparse por la enseñanza del diseño gráfico

Share:
Interactions:
Votes:
23
Comments:
13
Followers:
10
Candelaria Moreno
Idioma:
ES
Author:

Candelaria Moreno

Title:

Autoevaluación, evaluación y acreditación en la enseñanza

Share:
Interactions:
Votes:
14
Comments:
9
Followers:
5
Camilo A. Angulo
Idioma:
ES
Author:

Camilo A. Angulo

Title:

Ecomaquetas

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
158
Comments:
88
Followers:
197
My opinion:

Login with your account to comment on this article. If you do not have it, create your free account now.

1
Marcela Natalia Arango Pinzon
Aug 2015

Buen día, primero quisiera agradecer por tan buen aporte al diseño y segundo solicitar muy cordialmente la posibilidad de divulgar este u otro articulo en nuestra revista "LOGOS" revista de índole académica. Comparto con usted los links con mayor informacion esperando una pronta respuesta.

Muchas Gracias

http://www.uniboyaca.edu.co/index.php?op... :logos-recepcion-de-articulos-edicion-21&catid=55:ultimas-noticias&Itemid=190

0
Reply
0
Elisa Delgado
May 2013

Profesor Paul, he leído su artículo ya que estamos participando juntos en un curso de CUAED - UNAM y aplaudo su trabajo y su compromiso para con el trabajo docente!!!

Un saludo!

0
Reply
41
Paula Torres
Apr 2012

Gerardo exelente reflexion como estudiante de diseño industrial en colombia estoy totalmente deacuerdo que el pretender solo innovar y ser competitivos en este campo,primero es importante ver mas alla y prestarle atencion a nuestras instituciones educativas y sus modelos de enseñanza,y me agrada la idea llevar a cabo la enseñanza del Diseño en latinoamerica de acuerdo con cada sector productivo,a las necesidades de sectores específicos de desarrollo,y nosotros como estudiantes distinguirnos por nuestras habilidades y propuestas con el fin de desarrollar proyectos a favor de comunidades.

0
Reply
0
Soy Bomb
Mar 2012

Enlace

0
Reply
0
Francisco Pabón Flórez
Feb 2012

muy bno peor no solo pasa en el diseño, creo q en muchas carreras a nivel latinoamerica

0
Reply
0
Javier Albuja
Jan 2012

En Ecuador, las escuelas de diseño no han provocado un impacto visible en las tareas de innovar, los egresados de las universidades son actores pasivos, esto se debe a una educación muy teórica.

0
Reply
66
Miguel Angel Aguilera Aguilar
Jan 2012

Hola Paul, le felicito por su reflexión, reciba un saludo. Miguel Angel ENAP UNAM

0
Reply
0
Andres Rincon
Jan 2012

Muy acertada la reflexión, me encantaría que lo leyeran.... (Que demonios yo si me comprometo con nombres y apellidos) los directivos de la Universidad Jorge Tadeo lozano de Bogota, que están arruinando el mejor programa de Diseño Industrial de Colombia copiando unos modelos inviables que alguien trajo de Italia. Esto no es Italia, es Colombia y necesita una academia adaptada a las necesidades tal como dice el escritor del articulo.

0
Reply
0
Hilda Colin
Jan 2012

Paul, interesante reflexión. De ahí la necesidad de aprender a desaprender para innovar no solo en planes y programas de estudio, en la cátedra. Es importante para todos los que estamos inmersos en la docencia e investigación de esta importante área, reflexionar sobre nuestra práctica y replantear lo que estamos haciendo para lograr un impacto más inmediato, dado que regularmente los trámites burocráticos para hacer cambios o mejoras en planes y programas de estudio, tardan mucho en llegar al aula. Lo mejor es iniciar por uno mismo.

Saludos y que gusto participar en estos foros.

1
Reply
0
Juan David Atuesta
Jan 2012

Recomiendo ver el video de youtube de Alvin Toffler sobre educación. Enlace donde analiza la estructura actual de la educación. Creo que se aplica perfectamente a toda la educación ahora que nos encontramos en la era de la información.

0
Reply
0
Lina María Zapata
Jan 2012

Doctor Cruz. Muy crítico su escrito, diría yo que muy duro. En mi opinión, esa esa la realidad de algunas instituciones que no han dimensionado la verdadera dimensión del diseño y mucho menos de la Universidad como motor de cambio social. Respetando ampliamente su mirada y aceptando que si... hay «instituciones» que instruyen (más que formar) operarios ( más que profesionales) también es cierto quew el sector productivo debe asumir su parte de responsabilidad en esta dinámica al contratar «mano de obra barata» para cargos de profesionales buscando mayor rentabilidad para su negocio.

0
Reply
9
Gabriel Mariaca
Jan 2012

Es totalmente necesario que una carrera de diseño se rediseñe curricularmente con brechas de tiempo cada vez más cortas. Hoy es básico combinar el cruce entre tecnología y humanidades, tecnología e historia, tecnología y artes. Ese cruce hace posible, que se readapten los métodos, los contenidos y las competencias. Si seguimos haciendo la academia como en el siglo XIX tendremos resultados del siglo XIX. El mercado del diseño está estrechamente marcado en el desarrollo de aplicaciones y la automatización. Alguien ha evaluado ya el iBook Author de Apple? Ahí está una tendencia muy clara.

0
Reply
1
Marco Antonio Morales
Jan 2012

Un muchos puntos muy de acuerdo, pero tampoco debemos esperar todo de la academia. Debemos considerar que el campo del diseño es tan amplio que el tiempo en las aulas no es suficiente para abarcarlo todo. Considero que el currículo de las carreras de diseño debe revisarse y actualizarse cada 5 años. También deben haber opciones de especialización después de apropiarse de las bases del diseño.

0
Reply
22
Victor Leyva
Jan 2012

Buen aporte, pero analizando desde la optica visual, creo que muchas universidades crean sus programas de diseño y no se detienen a ver si la calidad de sus programas son buenos, de hecho hay alumnos mediocres pero se matriculan por estar ahi solamente, lo que pasa es que una institución debe tener un punto de equilibrio para poder subsistir de lo contrario le tocaria cerrar sus puertas, en Colombia la educación se volvió más que un negocio.

0
Reply
0
Tomas Uzcategui
Jan 2012

Automáticamente me transporto al primer día de trabajo de un recién egresado o para ser más extremo a su primera entrega de Arte Final a una imprenta, con un arte aprobado el arte en pantalla o en una impresión casera, es allí en donde vemos las grandes deficiencias en la enseñanza, colores mal calibrados, imágenes sin sangrados, textos negros reservados o compuestos con todos lo colores, una serie de errores técnicos que dan malos resultados de impresión y acabado; creo que no solo debemos enfocar la enseñanza en la teoría del diseño, sino también en pre y post-prensa

1
Reply
1
Marcelo Espinoza
Jan 2012

interesante articulo gerardo, desde la perspectiva local es interesante plantearse la «forma» en que sacamos estudiantes a un mercado cada vez más globalizado, personalmente creo que la orientación se debe dar hacia la cantidad de lugares que nuestros nuevos diseñadores podrían emplearse, se hace necesario que los docentes que impartan clases sean parte del mundo laboral y que esa experiencia actualizada llegue de primera fuente al estudiante.

Comparto absolutamente que los docentes tienen parte importante en la motivación y el desarrollo de los nuevos profesionales.

Saludos desde chile!

0
Reply
205
Gabriel Meave
Jan 2012

Totalmente de acuerdo, Gerardo. Tu artículo es uno de los más pertinentes que he leído en un buen rato.

Muchas universidades mexicanas han caído en la tentación de dar cabida a todos los que quieran ingresar y que paguen. En México, hoy, la educación del diseño es mejor negocio que el diseño. Estas instituciones no les interesa unirse a un gremio o a un mercado real de profesionales: les basta el pingüe mercado de estudiantes desorientados, que pagan mucho o poco por una carrera «de moda». Su interés es mantener o agrandar su matrícula, no si preparan profesionales capaces. Triste pero cierto.

1
Reply
13
Felipe Covarrubias
Jan 2012

En la exposición de diseño mexicano del Museo de arte moderno de Chapultepec hay una línea del tiempo 1932-2000. En 1983 se lee: «Mauro Kunst y Felipe Covarrubias fundan y editan la revista de diseño Magenta». Bien, el # 7, verano ʼ84, lo dedicamos a la educación, hay reportes de 22 países, que contienen idearios, premisas, planes y ejemplos, todos desde el ojo universitario. El editorial puede ayudar a este complejo tema, pues habla de principios. (...)«Los principios nunca están ocultos, de ahí la aventura de su descubrimiento, «(...) En alguna buena biblioteca debe existir el ejemplar. ¡Valor y castellano son necesarios!

0
Reply
1
Blanca Miriam Granados Acosta
Jan 2012

Estimado maestro Paul, totalmente de acuerdo contigo, aunque yo agregaría, la redefinición de los planes de estudio en nuestro país, México va más allá de una escuela o plan de studio, está en una política nacional educativa que reformule todo el sistema educativo que está hecho añicos por nuestros gobernantes, corruptos e icompetentes, a su vez están supeditados y dependen de modelos culturales hegemónicos.

Por otra parte la estética, semiótica y hermenéutica deben formar no solo parte de las asignaturas, sino vertebrar una disciplina que pretende ser de comunicación.

0
Reply
511
Mario Balcázar
Jan 2012

Excelente artículo y totalmente de acuerdo. Creo que el diseño en AL debe procurar aportar a las sociedades y economías locales un valor agregado más allá de lo estético, ya que es la forma en la cual se aprecia actualmente por la mayoría. Nadie cuestiona la utilidad a la sociedad que le da un médico, un arquitecto o un contador, por lo mismo, en el tema del diseño el campo está abierto para proponer y plantear una interacción con su entorno que le permita mostrarse como una actividad útil y necesaria en la sociedad contemporánea. Y sí, todo empieza en la Universidad.

0
Reply

Upcoming online courses

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 weeks
6 Agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 weeks
17 Septiembre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 weeks
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 weeks
28 Enero 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 weeks
22 Junio 2019