¿Estamos destinados a fracasar como emprendedores?

El creciente aumento de profesionales creativos que incursionan en el emprendedurismo despierta dudas y alarma.

Retrato de Marco Rinaldi Marco Rinaldi Ciudad de México Seguidores: 73

Opiniones:
50
Votos:
107
Compartir:
Ilustración principal del artículo ¿Estamos destinados a fracasar como emprendedores?

Emprender no es una tarea sencilla, pero los profesionales creativos de pronto decidimos hacerlo. ¿Estamos preparados para ser emprendedores?, ¿tenemos las habilidades necesarias, o al estar formados con herramientas para la innovación y la creatividad pecamos de incautos a la hora de emprender?

¿Por qué los creativos decidimos emprender?

La respuesta es más sencilla y obvia de lo que parece: pocas oportunidades laborales, malos sueldos y una profesión con pocos escalafones dentro de las empresas.

Según un estudio realizado en México en 2013 por la revista a! diseño,1 un diseñador gráfico de nivel júnior (de 1 a 5 años de experiencia) gana entre 510 y 680 dólares al mes. En comparación, en un estudio realizado por Grupo Universo Laboral,2 en México un ingeniero recién graduado puede ganar entre 680 y 1230 dólares.

¿Pero por qué sucede esto? Como todos saben la mayoría de los países latinoamericanos sustenta su economía en las industrias primarias (petróleo, minería y agricultura) o en empresas maquiladoras, ensambladoras y fabricantes de cualquier tipo de productos. Es decir, empresas que no necesitan de un departamento de diseño o, si lo tienen, está en el país de origen de la empresa trasnacional (Europa, Asia y USA). Además, si recordamos bien, el diseño, especialmente el industrial, es una profesión de la post-guerra, pensada para una época histórica en la que la economía europea estaba hecha pedazos, la industria era casi inexistente y se necesitaban artesanos/proyectistas con la capacidad de resolver problemas con herramientas y procesos semi-industriales.

Sin embargo, en la actualidad la economía mundial se está moviendo al desarrollo de servicios y demás intangibles. En el resto del mundo los diseñadores se están adaptando, pero en Latinoamérica seguimos formando profesionales para un mundo semi-industrializado que ya no existe y sin un mercado laboral. Por eso comenzamos a ver un crecimiento en la actividad de emprendedores con formación creativa (emprendedores de las «industrias creativas» como los denomina Fernando Del Vecchio).

¿Estamos realmente preparados para ser emprendedores?

Sin temor a equivocarme: no, la mayoría no lo estamos. Nuestra formación como creativos nos entrega una metodología centrada en el pensamiento divergente, una gran capacidad para observar nuestro entorno y detectar oportunidades. Pero esto no es suficiente; un emprendedor necesita por sobre todas las cosas «tolerancia a lo incierto», esa capacidad para lidiar con lo desconocido, administrar lo intangible, saber solucionar problemas en situaciones de crisis y con recursos limitados.

Debemos entender que cuando emprendemos proyectos o negocios creativos, el diseño no es suficiente como valor agregado o diferenciador respecto a la competencia. Si diseñamos zapatos, nuestros zapatos no compiten con los otros «zapatos con diseño», sino con todos los otros zapatos del mercado. Esto no sólo implica el desarrollo del producto, sino el precio, la conveniencia, los puntos de venta donde se encuentra y la eficacia de comunicación de la marca para trasmitir su valor agregado a los consumidores.

El éxito de nuestros productos o servicios no recae en la innovación o en la propuesta de valor que ofrecen, sino en la capacidad que tienen nuestros consumidores para percibirlas. Esto nos lleva a un concepto muy interesante presentado por E. M.Rogers en su ensayo «Theory of Innovation»,3 introducido como Relative Advantage (Ventaja Relativa): «Es el grado en el cual la innovación es percibida por encima del concepto inicial que la precede». Es decir la capacidad que tienen los consumidores para percibir la innovación en un producto, sin importar la innovación objetiva del mismo (aspectos técnicos, rendimiento, precio).

«Mientras mayor sea la ventaja relativa percibida en una innovación, mayor será el indice de adopción de la misma».

E. M. Rogers (2001)

Un emprendedor necesita habilidades de venta excepcionales, capacidad para transmitir las ventajas competitivas de su producto, entender a su cliente, y más importante aún, hablar su lenguaje. El mercado, la universidad y la estructura de las empresas no pueden ser más diferentes. Cuando emprendemos no hay un maestro, jefe o especialista que nos diga si nuestro trabajo está bien, si cumplimos con las metas o si nos equivocamos; no hay calificaciones y nuestra profesión no nos garantiza clientes. El mercado es despiadado, no conoce tonos grises: es blanco o negro, te acepta o te rechaza.

¿Pecamos de incautos a la hora de emprender?

En cierta medida sí. Nuestra más grande fortaleza es nuestra mayor debilidad: «el diseño». El resto del mundo no ve las cosas como nosotros. No está mal que así sea, pero quejarnos no tiene sentido. Si queremos vender o proporcionar servicios somos nosotros los que debemos cambiar. El diseño es claramente una propuesta de valor para cualquier negocio que desee ofrecer un producto o un servicio. Pero ese no es el problema: el dilema reside en las necesidades y el poder adquisitivo de los latinoamericanos.

Si observamos con detenimiento la pirámide de necesidades de Maslow,4 veremos que en su base se encuentran las necesidades fisiológicas, seguidas de la seguridad, la pertenencia social, la estima y la auto-realización. ¿En qué punto de la pirámide creen que estamos la mayoría de los latinoamericanos? Casi todos en la parte baja de la estructura. ¿Donde se encuentra el diseño? En la mayoría de los casos, arriba. Es por esto que si no entendemos el rol que el diseño juega en Latinoamérica seguramente pecaremos de incautos, idealizando una realidad que existe en pequeñas burbujas o que es un simple espejismo, efecto de la sed por una realidad mejor.

¿Cuál es la solución?

Utilicemos nuestras habilidades, aprendamos lo que debamos aprender, observemos y entendamos la industria en la que vamos a incursionar. Sepamos que en el camino del emprendedor no hay mapas ni rutas trazadas, el éxito no está garantizado y lo único seguro es nuestra voluntad para superar las adversidades.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Marco Rinaldi Marco Rinaldi Ciudad de México Seguidores: 73

EdiciónCristian Petit De Murat Atizapán de Zaragoza Seguidores: 15

Opiniones:
50
Votos:
107
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo ¿Estamos destinados a fracasar como emprendedores?

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Descargar PDF

Marco Rinaldi

Más artículos de Marco Rinaldi

Título:
Gerencia vs. Liderazgo
Sinopsis:
No necesitamos gerenciar el presente. Necesitamos liderar el futuro.
Compartir:
Título:
La naturaleza emocional del trabajo
Sinopsis:
Antes el trabajo para el que se formaban los profesionales solo requería de conocimientos técnicos. Hoy los profesionales creativos tenemos la responsabilidad de ir más allá.
Compartir:
Título:
La dislexia es un síntoma de buenos emprendedores
Sinopsis:
Uno de cada tres emprendedores exitosos es disléxico. ¿Dónde recide su secreto para el éxito?
Compartir:
Título:
El pasado oscuro del curriculum
Sinopsis:
El curriculum, como lo conoces, llegó a su fin.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Adrian Alvarado
0
Adrian Alvarado
Hace 7 meses

Totalmente de acuerdo hombre, tienes toda la razón.

0
Responder
Retrato de Roberto Martínez Garza
16
Roberto Martínez Garza
Hace un año

Excelente y clarificador artículo, creo que es una realidad que la mayoría de los países latinoamericanos vivimos día a día y sin embargo idealizamos nuestra chamba como si viviéramos en Berlín o en Londres... buen intento, lástima que vivimos de este lado del charco. Una vez más se confirma lo que pienso: Los diseñadores hemos de adaptarnos al mundo real en el que vivimos y no querer adaptar a este mundo a nuestras utopías.

Saludos.

0
Responder
Retrato de Roxana Castillo
1
Roxana Castillo
Hace un año

"¿En qué punto de la pirámide creen que estamos la mayoría de los latinoamericanos? Casi todos en la parte baja de la estructura. ¿Donde se encuentra el diseño? En la mayoría de los casos, arriba." Esto es algo que no lo había pensado conscientemente, pero que le da un sentido a esa sensación de des-alineamiento entre donde quiero llegar y lo que la realidad ofrece. Creo que aun así, la realidad es lo que uno crea, y para llegar a algo es mejor lanzarse y avanzar un poco, que no hacer nada y quedarse igual.

0
Responder
Retrato de Revista Logos
0
Revista Logos
Mar 2017

Nos gusta mucho tu articulo te interesaría participar en nuestra revista envío link de invitación.

http://www.uniboyaca.edu.co/in... :logos-convocatoria-edicion-24&catid=55:ultimas-noticias&Itemid=190

0
Responder
Retrato de Valeria Poumian
0
Valeria Poumian
Dic 2016

En lo personal me encanta la idea de "ser mi propio jefe", sin embargo coincido contigo que las razones que inclinan a los creativos a emprender un negocio son negativas, pero en lo que no coincido es que definitivamente no estamos preparados, a diferencia de lo que serian otras carreras administrativas, o enfocadas a eso, pues yo misma estuve en una carrera de "Creación y Desarrollo de Empresas" y de lo que me di cuenta es que, la teoría, los libros y la escuela, es totalmente diferente a la experiencia misma, así que no, no estamos preparados, nadie lo esta al 100%, el mercado puede ser estudiado para lograr llegar al cliente meta, como el cliente lo reciba, ya varían otros factores, nada es seguro. Hay que arriesgar.

1
Responder
Retrato de Susana Cervantes
0
Susana Cervantes
Nov 2016

El que no arriesga no gana

0
Responder
Retrato de Valeria Sandoval
3
Valeria Sandoval
Mar 2016

Me llamo bastante la atención cuando el articulo pregunta «¿Pecamos de incautos a la hora de emprender?» como joven diseñadora me esmero a aplicar todo lo aprendido ante lo que el cliente me pide, pero de cierta forma el cliente puede hacer con su marca lo que el desee y aplicarla a su forma, como mi gran mentora me dijo; «es como la medicina, el paciente suele auto medicarse aun así cuando ya se le ha diagnosticado algo», fue muy duro tener que tragar una realidad como tal, ya que mi pregunta mental fue «entonces por que aprendo tantas reglas?, es ahí donde entra la conclusión a la que llego el autor «Utilicemos nuestras habilidades, aprendamos lo que debamos aprender, observemos y entendamos la industria en la que vamos a incursionar».

No solo estudiemos al diseño gráfico, estudiemos al mundo .

0
Responder
Retrato de Melissa Moreira
1
Melissa Moreira
Mar 2016

«tolerancia a lo incierto» Esto es lo más importante e interesante del artículo, personalmente creo que no es algo que no tengamos presente ya que entra dentro de la categoría de ʼmiedos y razones por las cuales no emprendoʼ, pero no hay una conciencia continua, presente dentro de todo el proceso que con lleva iniciar un proyecto de emprendimiento. Hablando por experiencia personal, de aún no lanzarme a emprender, las palabras exactas serían tener seguridad y equilibrio frente a lo incierto.

0
Responder
Retrato de Alberto Gonzalez
0
Alberto Gonzalez
Dic 2015

Nuestra formación académica en diseño en Latinoamérica lamentablemente no ve ni de lejos temas relacionados a crear y administrar un negocio propio, y esta carencia luego nos pasa la factura en términos profesionales. Como bien lo pone el artículo, de poco sirve tomar de referente el negocio del diseño en el primer mundo cuando por estos lados vivimos otra realidad, donde todo parece ser más difícil. Pero es lo que nos ha tocado, y si hacer las maletas no es algo viable, entonces hay que ser lo suficientemente sagaz y listo para adoptar nuestros conocimientos a las realidades del mercado para ir saliendo a flote. Porque la creatividad también hay que demostrarla en las circunstancias más adversas.

1
Responder
Retrato de Miguel Campoverde
0
Miguel Campoverde
Dic 2015

Si bien nuestras destrezas son muy importantes a la hora de ser creativos tambien dependemos del costo de nuestro trabajo o sueldo en el caso de ser contratados.

El diseño en general aun no es totalmente recococido como se citan estadisticas comparandonos con un ingeniero,creo que esto nos deberia motivar mñas a ser creativos e innovadores.

Recordemos que no solo somos color sino imagiación.

saludos

1
Responder

Te podrían interesar

Ilustración principal del artículo Identidad visual del Bicentenario argentino
Autor:
Eduardo D. Sánchez
Título:
Identidad visual del Bicentenario argentino
Sinopsis:
Análisis simbólico de la identidad visual del Bicentenario argentino.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
194
Opiniones:
239
Seguidores:
0
Ilustración principal del artículo Cinco años sin Fontanarrosa
Autor:
Greta Sánchez
Título:
Cinco años sin Fontanarrosa
Sinopsis:
Recuerdos de una vivencia con el inmortal caricaturista argentino.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
49
Opiniones:
43
Seguidores:
79
Retrato de Pablo Álvarez
Autor:
Pablo Álvarez
Título:
10 objetos fundamentales para el diseñador
Sinopsis:
Mi listado de objetos favoritos e indispensables.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
320
Opiniones:
432
Seguidores:
184
Retrato de André Ricard
Autor:
André Ricard
Título:
Del objeto-útil al útil-objeto
Sinopsis:
Descargados de su responsabilidad funcional, los objetos-útiles aparecen como simples fenómenos formales cuya morfología se aprovecha para expresar un determinado mensaje.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
56
Opiniones:
24
Seguidores:
462
Ilustración principal del artículo El diseño paciente
Autor:
Sebastián Vivarelli
Título:
El diseño paciente
Sinopsis:
Sobre la importancia del feedback en los procesos de diseño.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
123
Opiniones:
40
Seguidores:
295
Retrato de Andrés De La O
Autor:
Andrés De La O
Título:
Legatus digital: estratega digital
Sinopsis:
¿Qué es un estratega digital? Profesionales con una visión horizontal de lo digital, capaces de gestionar e implementar proyectos para alcanzar las metas planteadas.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
5
Seguidores:
20

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
21 Octubre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
3 Febrero

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
2 Marzo

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril