Vigencia de Gillo Dorfles

Probablemente muchos diseñadores jóvenes no conocieron la obra de Gillo Dorfles, pero él ha sido uno de los más sólidos y persistentes impulsores y difusores del diseño gráfico.

Retrato de Joan Costa Joan Costa Tiana

Seguidores:
2184
Opiniones:
2
Votos:
23
Compartir:
Ilustración principal del artículo Vigencia de Gillo Dorfles

El pasado viernes 2 de marzo, cuando iba a cumplir en abril 108 años, Gillo Dorfles falleció en Milán. Con motivo de su centenario se editó el catálogo de la exposición que reunía su obra: «Es mejor el catálogo que la exposición», le espetó al entrevistador que se lo mostraba orgulloso... Dorfles es autor de numerosos ensayos sobre estética. El año pasado pudo verse en Milán su exposición de dibujos Hasta 2016. Dorfles fue desde muy joven crítico de arte, actividad que desarrolló toda su vida junto con su trabajo como ensayista y teórico del arte y del diseño. En 1948 había creado el MAC (Movimiento de Arte Concreto) con Bruno Munari. Dorfles fue profesor de Estética en Florencia, donde tuvo como ayudante a un jovencísimo Umberto Eco.

Conocí a Gillo Dorfles en París, en un encuentro con impulsores del diseño de todo el mundo. Hombre abierto y generoso que tenía el don de la elegancia intelectual, propició el inicio de una buena amistad. Pasé un domingo inolvidable en su casa de Milán. Nos reencontramos en Londres, donde recibí el premio de Art Directors Club de Nueva York de manos de Pentagram por mi libro Imagen Global (Barcelona, 1987). Gillo me presentó a Alan Fletcher y a Giovani Anceschi para un proyecto de diseño que no llegó a la luz. Prologó mis libros Identidad Corporativa (México, 1993) e Identidad televisiva en 4D (La Paz, 2005). Y yo publiqué varios de sus artículos en mi revista Documentos de Comunicación (Barcelona), de la cual Gillo fue miembro del Comité Científico, junto con otros grandes nombres de la cultura.

En memoria de mi querido amigo, reproduzco un fragmento del texto publicado en mi libro La Comunicación. 10 voces esenciales (Barcelona, 2010):

Con Gillo viví una experiencia embarazosa que me causó gran incomodidad. Me había enviado la revista In en su número especial Moda e società (1972), con una cariñosa dedicatoria; este número había sido coordinado por él y publicaba un artículo suyo. De aquí surgió mi idea de convencerle para que escribiera un libro sobre moda, pensando en la colección Biblioteca de la Comunicación, que entonces dirigía yo para Ibérico-Europea de Ediciones de Madrid.

Vi a Gillo muy poco entusiasmado con la idea, pero insistí. Y como no se decidía, volví a insistir y no dejé de insistir hasta hacerme pesado. Me costó, pero al final se decidió. Me dio una alegría. El libro se titularía en principio Las maquinaciones de la moda, pero después, Gillo cambió de idea. No quería limitarse a la moda indumentaria y abarcaría la moda también en las costumbres, el habla, los gestos, el baile, etc. Empezó por enviarme ilustraciones a medida que las iba reuniendo y, finalmente, recibí el texto.

Como siempre, escrito directamente con su máquina de escribir que todavía usa, con sus hojas de papel fino, transparente, y con las poquísimas correcciones a mano sobre el original, ya definitivo. Así son sus escritos, hechos de una vez en su máquina de escribir y una ulterior lectura con escasas correcciones a pluma. Siempre me ha admirado esta seguridad y ese valor del primer escrito, espontáneo, y acabado con los mínimos retoques.

Leí el texto de Gillo con placer, y le escribí para anunciarle que lo iba a presentar a la editorial... Pero entonces me enteré de que el editor acababa de fallecer. Vi venir un temporal, porque era una editorial pequeña, muy unipersonal y donde todo giraba alrededor de su fundador-dueño, don Agustín. Así lo comprendí el día que le conocí fugazmente en Madrid. Estaba claro que la editorial ya no funcionaría sin él. Y así fue.

¿Qué hacía yo con todo el material de Gillo y sin editor? ¿Cómo decirle, después de tanto insistir, que no sería publicado?, y más sabiendo que lo escribió por mi insistencia, porque le había «pinchado como los toreros», me decía él. A la noticia negativa que al fin le envié me respondió con su proverbial elegancia: «No te preocupes. Lo mejor es que el libro ya existe, gracias a ti». Desarmante. Con todo, mi espina seguía clavada: cuestión de honor. Había que publicar el libro en castellano como fuera, y estuve dándole vueltas pensando qué hacer. Al cabo de un tiempo recibí un paquete postal. Venía de Milán y lo enviaba el editor Mazzotta. Contenía el libro de Gillo recién publicado. Finalmente titulado Mode e modi (1979) y con una dedicatoria que me emocionó. Esto me hizo reaccionar en mi compromiso íntimo, y rápido le escribí al amigo Carlos Trillas de México recomendándole que lo publicara. ¡Tenía que editarse en castellano! Trillas hizo las gestiones con Mazzotta para la compra de los derechos; se lo comenté a Gillo, que agradeció mi tozudez. Pero pasaron unas semanas y seguía sin noticias de Trillas. Me explicó que tenían dificultades para aceptar las condiciones del editor italiano. Lo comenté con Dorfles, pero él no pudo hacer nada por modificar esas normas de su editor. No me quedé tranquilo. Intenté convencer a mi antiguo amigo Enric Folch, director de Paidós, que había publicado dos libros míos; examinó el libro de Gillo con sus asesores, pero al final no se decidió. Tiré la toalla.

No hace mucho recibí una sorpresa: la editorial valenciana Campgràfic, publicó el («mi») libro de Dorfles Modas y modos. Seguro que los colegas de Campgráfic no conocían la accidentada, pero feliz, historia de esta obra.

El día de su centenario, Gillo recibió mi felicitación, que odia manifiestamente; por correo postal, como es habitual entre nosotros. Y brindé porque sigue iluminándonos con su lucidez y su altísima calidad humana. Como era de prever, no me respondió. Ese día Il corriere della sera le dedicó dos páginas donde vertía críticas demoledoras a los críticos que sólo hacen elogios y no critican, y a los grandes autores que él admira tanto, pero reconoce que son unos pequeños burgueses. ¡Qué envidiable vitalidad!

Seguidores:
2184
Opiniones:
2
Votos:
23
Compartir:
Código QR de acceso al artículo Vigencia de Gillo Dorfles

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 15/03/2018

Joan Costa

Más artículos de Joan Costa

Título:
El universo Pla-Narbona
Sinopsis:
El ADG-FAD rinde homenaje al polifacético ganador del Premio Nacional de Diseño.
Compartir:
Título:
Lo que el periodista quería saber
Sinopsis:
El parlamento australiano ha aprobado una ley basada en una idea brillante de hace quince años, que servirá para golpear a la industria del tabaco mediante la imposición de limitaciones al diseño del packaging.
Compartir:
Título:
La gran Fiesta del Dibujo
Sinopsis:
Informe sobre una semana de vértigo en Barcelona.
Compartir:
Título:
Los zapatos, Picasso y la TV
Sinopsis:
La metáfora, sacada de contexto, puede dar lugar a grandes confusiones. Por ejemplo: que no se distinga claramente la diferencia entre coste y valor o entre medio y mensaje.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Luis Fernando Rodriguez Revilla
0
Luis Fernando Rodriguez Revilla
Hace 7 meses

Yo conocí a Gillo Dorfles en su casa, cuando yo estudiaba en Milan, era un ser increiblemente sencillo y noble, con una forma de ser siempre positiva y muchas veces hasta infantil, siempre lleno de proyectos, seguramente por eso llego a vivir tanto tiempo, pues siempre tenia una meta a llegar y cuando la cumplía ya tenia otras diez más.

0
Responder
Retrato de Enrico Pupi Piagentini
2
Enrico Pupi Piagentini
Hace 7 meses

Buen articulo, Sr. Costa, Gillo Dorfles ha sido un referente constante desde mis estudios en los ochenta en Firenze, donde tenia otros referente que completaban y contrastaban la visión de Dorfles. Tengo un libro de el que me regaló mi mentor del colegio que me motivó al Design en mi temprana edad y lo tengo como un objecto sagrado. En Italia en este periodo había mucho debate enriquecedores sobre el Diseño, entre personajes de peso (Eco, Koenig, Segoni, Del Nord, De Paz, Corretti etc.) a los cuales participaba como estudiante primero y recién graduado después, cosa que aquí en Ecuador me hace mucha falta, aunque entre finales de los noventa e inicio del siglo se había logrado un nivel bastante bueno, que lastimosamente por motivos que no viene al caso comentar en este momento, se han perdido. Ahora estamos en. . . . .Sabían que se murió Gillo Dorfles??. . . .Ah que pena e quien era??.

0
Responder

Te podrían interesar

Ilustración principal del artículo Un libro-objeto indispensable
Autor:
José Antonio Giménez
Título:
Libro: Un libro-objeto indispensable
Sinopsis:
Acaba de editarse, durante la Feria Habitat Valencia, Hiatus. Un libro-objeto continuación de Articulado, que respira las mismas premisas.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
30
Opiniones:
8
Seguidores:
54
Ilustración principal del artículo Horacio Coppola, un argentino en la Bauhaus
Autor:
Paola Di Lernia
Título:
Horacio Coppola, un argentino en la Bauhaus
Sinopsis:
Grete Stern y Horacio Coppola son recordados como dos de los más grandes fotógrafos argentinos. Aquí una breve reseña de su legado, a casi dos años de la muerte de Coppola.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
28
Opiniones:
11
Seguidores:
3
Ilustración principal del artículo El arte de la línea
Autor:
Estudio Zkysky
Título:
Libro: El arte de la línea
Sinopsis:
Libro de arte, libro de historia, libro objeto y libro conceptual. El libro de los colectivos es un registro documental de este protagonista de la vida cotidiana de los porteños como transporte público.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
125
Opiniones:
53
Seguidores:
14
Ilustración principal del artículo Cómo se creó la identidad de los Juegos Olímpicos México 68
Autor:
Mario Balcázar
Título:
Cómo se creó la identidad de los Juegos Olímpicos México 68
Sinopsis:
La visión de un arquitecto, un indio huichol, un grupo de diseñadores y una escuela de diseño gráfico, todos colaborando en la creación de la gráfica que marcó a un país.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
39
Opiniones:
8
Seguidores:
533

Próximos cursos online

Desarrollamos para ti los mejores cursos online de actualización profesional, que te permitirán formarte y especializarte de la mano de renombrados especialistas

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
28 Enero 2019

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
15 Abril 2019

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
22 Abril 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
22 Junio 2019