Signar, resignar y persignar

Los signos en la vida cotidiana y las creencias de las personas.

Alejandro Ortíz, autor AutorAlejandro Ortíz Seguidores: 19

En el mundo de los signos y las significaciones hay miembros de una misma familia que, aunque están emparentados, son muy diferentes. En términos genéricos, un signo es «algo» que «significa algo» para «alguien». Según el enfoque hay diversas definiciones. Por ejemplo, para los lingüistas un signo es un constructo que se forma de un concepto y de una imagen fonética. Por lo menos así lo representa Saussure (1857-1913). Por su parte, Peirce (1839-1914) le agrega un componente a la mezcla: el referente. Así, el asunto tiene más sentido, porque hay un piso en el cual pararse. Como sea, cualquier «cosa», tangible o no, puede alcanzar el estatus de «signo» en tanto haya «alguien» que lo use para construir un concepto.

Pero no nos resignemos a entender al signo como la super-estructura de lo abstracto. En la vida cotidiana de millones de personas, hay familias sígnicas que se utilizan para expresar, mediante gestos físicos, sus creencias más íntimas.

Portada de un catecismo empleado por los conquistadores españoles para adoctrinar a los indígenas de la Nueva España

Tal es el caso de aquél ademán corporal que usan algunas personas en su religiosidad, conocido como «persignarse». Ritual practicado no solo por católicos, sino por algunas variantes más del cristianismo prosélito, como parte de algunos ritos y rituales propios de sus respectivos credos, incluso algunos chamanes y una gran diversidad de manifestaciones de sincretismo religioso, a lo ancho del mundo y a lo largo de la historia.

El acto sígnico de persignarse, por sí mismo, es una invocación directa a la divinidad, una especie de saludo (o despedida) puesto en términos de cortesía, aunque también supone a veces una suerte de manifestación usada para neutralizar alguna expresión maligna, como en el caso de un exorcismo, o para enfatizar un acto de bendición o la petición de sanación de otra persona. En tal caso, el acto se denomina «santiguarse», que no es, sino la forma corta de la «persignación». Esta suerte de versión rápida hace, en el caso de los cristianos (no en todas sus denominaciones, por ejemplo, los cristianos protestantes evitan en lo posible el uso de este tipo de signos de lenguaje corporal), alusión directa a los tres componentes de la triada divina: Padre, Hijo y Espíritu Santo (in nomine Patris, et Fili, et Spiritus Sancti). Se trata de un mini-ritual que se lleva a cabo con el tocamiento de tres partes corporales específicas (frente, pecho y hombros, dibujando mentalmente una cruz). Tanto la versión larga como la versión corta provienen del Evangelio de Juan, donde se hace referencia a esta fórmula.

Como se puede apreciar, los signos flotan como entes fantasmales en nuestro mundo físico. Los usamos como vehículos para expresarnos, manifestarnos, comprender y emitir mensajes, cuya eficacia comunicativa, en algunos casos, es un poco difícil de medir. Pero eso ya es otra historia.


Votos:
4

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Signar, resignar y persignar

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 21/08/2013

Descargar PDF

Te podrían interesar

Ilustración principal del artículo ¡¿Signos olvidados?!
Luciano Cassisi, autor Luciano Cassisi ¡¿Signos olvidados?! «No lo encontré en el teclado», «escribí apurado», «queda más bonito así», «era un texto informal». No hay razón que justifique que, quienes nos dedicamos a la comunicación, no cultivemos el correcto uso del lenguaje escrito.
Ilustración principal del artículo La inutilidad del Arte
Joan Costa, autor Joan Costa La inutilidad del Arte Cuando el arte es utilizado con un fin que le es ajeno, deja de ser arte para ser mercancía.

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
1 julio

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología...

20 horas (aprox.)
1 julio