Mi primera vez como estudiante de diseño

La experiencia y la trayectoria tienen su base en el esfuerzo y el sacrificio.

Retrato de Adrián Pierini Adrián Pierini Buenos Aires Seguidores: 465


La primera vez que ingresé a la Universidad de Buenos Aires lo hice vestido de traje. Sí, creí que sería como estar en Harvard… ¿y qué? Después de todo, yo era un aficionado a las películas (Perfume de mujer, por ejemplo) y en ellas, los universitarios siempre vestían de ese modo; es más, en esos films las grandes instituciones educativas se peleaban para que los mejores prospectos se inscribieran en ellas, bajo promesa de una enseñanza completa y un éxito a futuro prácticamente garantizado. Yo tenía esa fantasía, me imaginaba que las casas de estudio eran literalmente grandes catedrales del saber, con códigos de conducta intachables y con alumnos agrupados en clanes denominados Beta, Gama o cosas así. Si, lo sé, era un estúpido, pero quisiera aclarar que mi visión no provenía de criterios superficiales, sino que, asociaba equivocadamente esos rituales a una enseñanza de gran exigencia. ¿Pensamiento muy rebuscado? Tal vez. ¿Un trauma de la infancia que no fui capaz de superar? Quizá.

Pero bueno, allí me encontraba, impecablemente vestido, ingresando por primera vez a mi preciada facultad, que lucía imponente, enorme y… sin terminar. El edificio estaba a medio construir y eso lo hacía aún más perturbador. Los grandes jardines ingleses de mis sueños se transformaron en montañas de tierra apilada, lista para ser utilizada como relleno; la elegante recepción eran puestos improvisados de orientación atendidos por partidos políticos, la gran biblioteca de enormes arañas e impactantes vitrales era sustituida por un salón de medianas proporciones dotado de una serie de estantes con escasa bibliografía desactualizada. Un golpe fuerte, sin duda, pero que agradezco en el fondo, pues, sin saberlo, la Universidad de aquellos años me estaba brindando su primera lección: ¡la vida no es como en las películas!

No se confundan, yo terminé por amar a mi Universidad. Sus falencias y defectos eran, después de todo, la manifestación más clara de un país destruido por años de dictadura y represión. Pretender que a fines de los 80 la Universidad de Buenos Aires saliera indemne de aquellos lamentables sucesos, sería un acto de ingenuidad superior a mis fantasías estudiantiles. Burocrática, es cierto. Deficiente en equipamiento, seguramente. Descuidada por momentos, sin dudas. Pero sostenida por un equipo docente increíble y apasionado, cuya principal meta era sembrar, a puro pulmón, la semilla de esa nueva carrera llamada diseño gráfico. La UBA me aportaría la base de lo que llamo «la esencia de la verdadera capacitación»; es decir, las bases para «aprender a aprender».

Comencé hablando de mi decepción inicial, pero algo más fuerte aún que mis sentimientos ante el triste panorama ceremonial y estructural, fue la reacción de mis padres y conocidos frente a mi decisión de estudiar una carrera absolutamente «prescindible», «de escasa demanda» y con un imaginario más próximo a lo femenino que a lo «macho». En aquel entonces, estudiar diseño gráfico era ser directamente un suicida (o muy vago). A uno le daba realmente vergüenza decir que esa era su vocación. Diseño gráfico estaba en las posiciones más bajas del ranking de carreras con futuro. Aún así, miles de jóvenes nos anotamos en ella, pocos sabían para que servía, pero nos anotamos igual. A todos nos gustaba pintar o dibujar, sin saber qué hacer con ese talento pero al menos la denominación de la carrera, solo por incluir la palabra «gráfico», fomentaba nuestro sueño de poder utilizarlo. ¡Aquellos argumentos sin sustento eran magníficos!

Aún recuerdo la cara de mi futura suegra cuando quise explicarle el inmejorable destino de su hija al haber optado por un candidato tan creativo e innovador como yo. Un auténtico paladín de la justicia gráfica que se proponía revolucionar con formas, letras y colores, un mundo ávido de soluciones gráficas revolucionarias. ¡Se quería morir! También recuerdo el enojo y la frustración de mis padres cuando les dije que abandonaba la carrera de arquitectura y me sumergía al maravilloso mundo de lo intuitivo: «¡Nos salió raro el nene! ¡Está arruinando su futuro! ¡Qué salga a laburar!» No era fácil, nada fácil.

A la distancia, su reacción era comprensible. En aquel entonces nadie quería cambiar las cosas, los envases eran feos pero servían, las marcas carecían de equilibrio, pregnancia y otros atributos, pero la gente las entendía. No hacían falta estructuras visuales, posicionamiento, target, daba lo mismo la Helvética que la Garamond. Lo difícil no era que el mundo funcionara así (quizá hasta era mejor) sino que los diseñadores de nuestra generación fuimos ganando espacio a costa de frustración, constancia, auto-convencimiento, esperanza y adaptación a la cruel realidad: el diseño nunca buscó transmitir nuestro amor por lo estético, sino apenas el mensaje liso y llano de quién nos contrata.

Para cerrar quisiera dejar de lado lo anecdótico y expresar seriamente que el diseño gráfico es una carrera gratificante, pero peligrosa para aquellos que no se comprometen a ejercerla con absoluta dedicación. El traje al cual hice referencia al inicio del relato, sería bueno entenderlo como un símbolo del joven estudiante universitario (o joven profesional, ¿por qué no?). Existen muchas maneras de ser formales, la ropa es solo una forma de representación, el compromiso sincero y el esfuerzo por superar las asperezas de la vida profesional visten de manera intangible la personalidad de quién los porte.

 La «primera vez» en cualquier situación es la más difícil, la «primera vez» nos equivocamos, la «primera vez» nos asustamos, la «primera vez» nos frustramos. Lo más importante es salir airosos de ella y tomar en serio los mensajes ocultos que encierra. Saber decodificarlos hará la diferencia entre nuestro éxito y nuestro fracaso.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Retrato de Adrián Pierini Adrián Pierini Buenos Aires Seguidores: 465

Edgardo López, editor EdiciónEdgardo López Guadalajara Seguidores: 56

Opiniones:
84
Votos:
167

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al italiano
Código QR de acceso al artículo Mi primera vez como estudiante de diseño

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 03/02/2014

Adrián Pierini

Más artículos de Adrián Pierini

Retrato de Adrián Pierini
Título:
Al marketing le falta un tornillo
Sinopsis:
Los diseñadores —en ocasiones ignorados y subestimados por los equipos de marketing, catalogados como simples proveedores de estéticas atractivas— pueden convertirse en aliados estratégicos.
Compartir:
Retrato de Adrián Pierini
Título:
Diez reglas para juzgar diseño gráfico
Sinopsis:
Las opiniones simplistas, emotivas o de gusto personal deben evitarse a la hora de evaluar piezas de diseño comercial y, en su lugar, hay que aplicar criterios más serios y profesionales.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Valeria Nicola
0
Dic 2019

Muchas veces las personas no comprenden totalmente sobre qué trata o qué significa estudiar diseño gráfico. Y no es por ser "sencillo" o "fácil". Al principio de la carrera, amigos y familiares me preguntaban por "mis dibujos", refiriéndose a mis tareas. Con el paso de los años, considero que poco a poco he cambiado su perspectiva sobre esta y otras carreras relacionadas al mundo de la creatividad y comunicación. Puesto que les he demostrado que puedo comunicar visualmente a partir de elementos gráfico y sus usos necesarios para el día a día.

0
Retrato de Camila Mendoza
0
Dic 2019

Estudiar diseño gráfico es una de las cosa que nunca me arrepentiré en mi vida.

cuando entre a la universidad, me acuerdo que iba con mucha motivación y también tenia miedo por los comentarios que me decían mis padres, que en la universidad te ibas a encontrar con personas de todo lados, con distintas maneras de pensar, buenas y malas personas, entre otras. Entre y comprobé que si era verdad pero que a pesar que vinimos de distintos lugares todos tenían en la cabeza mucha creatividad y pensamiento distintos y algunos enriquecedores. Luego cuando comenzaron las clases y aprendi la importancia de conceptualizar, las tendencias que han marcado las décadas, etc. me di cuenta que estaba en el lugar correcto, porque mi gusto por el diseño seguía intacto y lo sigue estando incluso ahora que estoy en ultimo año.

0
Retrato de Agustina Diaz
0
Sep 2015

Por primera vez dije: es mi destino, es mi profesión, es la vida que yo elijo y que volvería a elegir.

Soy egresada en Diseño Textil y Moda en EUCD, Uruguay y he cumplido con todos los proyectos que se cruzaron en mi camino, arduo y con limitaciones.

Sin dudarlo, las ideas que uno tiene de la carrera se da vuelta cuando uno la vive, dejamos "el traje" para ponernos los "pantalones", bien puestos y dar rienda suelta a nuestra imaginación conjugada a los conocimientos adquiridos.

Hay que ser un gran guerrero que debe colocarse "el traje" adecuado para batallar esta gran encrucijada que se alimenta del mundo exterior, el cual nos pone en jaque en todo momento.

En diseño hace falta mas que la imaginación para saber que el producto final será un éxito...

0
Retrato de Betto Villamil Sanchez
0
Betto Villamil Sanchez
Ago 2014

buenos días a todos desde Colombia

soy un estudiante de diseño que piensa de manera similar aunque hasta ahora me este sumergiendo en el mundo del diseño gráfico, me ha enseñado mucho a conocer el comportamiento de las personas y sus preferencias para ser un buen diseñador hay que ser una persona integral por que ella lo requiere estoy muy interesado en aprender mucho mas y en poder utilizarlo como una forma de expresión de cultura e inteligencia

gracias por escribir artículos como este !se cuidan!

0
Retrato de Diego Paredes Morales
0
May 2014

Lo peor es cuando te dicen "Quizás lo tomó por ser más fácil que una ingeniería/abogacía/doctorado". Con el tiempo, uno se acostumbra a tantas quejas y reproches de familiares o amigos respecto a nuestra decisión. Por eso, uno no debe pensar en ser como todos los diseñadores gráficos, sino mentalizarse en ser el mejor de todos. Lecturas, cultura, investigación y creatividad son (a mi parecer) los componentes primordiales al momento de diferenciarnos.

Muy buen artículo, por cierto. ¡Saludos!

0

Te podrían interesar

Ilustración principal del artículo Yahoo: hágalo usted mismo
Autor:
Luciano Cassisi
Título:
Yahoo: hágalo usted mismo
Sinopsis:
Cómo creó su nuevo logotipo el ex-gigante de las búsquedas por internet.
Traducciones:
Compartir:
Retrato de Raúl Belluccia
Autor:
Raúl Belluccia
Título:
El diseñador, un equilibrista profesional
Sinopsis:
La difícil habilidad de resolver la novedad de cada caso y, a la vez, respetar los códigos de la comunicación para que el mensaje sea comprendido.
Traducciones:
Compartir:
Ilustración principal del artículo Qué es una marca optimizada, cuándo y para qué sirve
Autor:
Luciano Cassisi
Título:
Qué es una marca optimizada, cuándo y para qué sirve
Sinopsis:
La especialización en diseño de marca en contraste con las necesidades reales del alto rendimiento marcario.
Compartir:
Ilustración principal del artículo Sexo en la publicidad
Autor:
Maria del Pilar Rovira Serrano
Título:
Sexo en la publicidad
Sinopsis:
Los últimos 75 años fueron marcados por la revolución sexual, transformando profundamente todos los ámbitos de la sociedad occidental y se ha instaurado también en la publicidad.
Compartir:
Ilustración principal del artículo De la mente a los ojos
Autor:
Joan Costa
Título:
De la mente a los ojos
Sinopsis:
Diálogo sobre el mundo de las ideas.
Compartir:
Ilustración principal del artículo Cómo reconocer la calidad gráfica
Autor:
Luciano Cassisi
Título:
Cómo reconocer la calidad gráfica
Sinopsis:
¿Qué es la calidad gráfica y cómo detectarla? ¿Cómo distinguir la buena calidad de la mala calidad?
Compartir:

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 diciembre

Compartir:
Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
1 diciembre

Compartir:
Rediseño Estratégico de Marca

Rediseño Estratégico de Marca

Guía analítica y método de trabajo para determinar estrategias de cambio de marca

15 horas (aprox.)
1 enero

Compartir:
Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología...

20 horas (aprox.)
1 enero

Compartir:
Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

15 horas (aprox.)
1 enero

Compartir:
Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 febrero

Compartir: