Fausto Zuleta

El futuro del diseño industrial

Reflexión sobre la obsolescencia programada, la caducidad de los planteamientos de la enseñanza y el alcance profesional que desde la academia se promueve.

Hace un par de meses un amigo me envió un video de RTVE (Radio y Televisión Española) sobre la caducidad programada. El documental alerta sobre la práctica industrial en la realización de productos y el efecto que comprar, usar, tirar y volver a comprar suele producir en el individuo, la sociedad y el entorno. Ver este video y confrontarlo con la cantidad de información que ensucia y degrada al diseño como disciplina me dejó perplejo. Soy de los que piensan que entre los posibles culpables de esto se encuentra la academia y sus programas. Y aunque no quisiera realizar un planteamiento ético de algo que ya todos conocemos (y dejamos pasar por alto), sí me gustaría reflexionar sobre la caducidad, lo poco práctico y la falta de modernización del diseño industrial.

En su momento el video me hizo reflexionar sobre la poca maniobrabilidad del diseño frente a la maquinaria industrial y todo lo que ello conlleva, pero ahora creo que solo somos un engranaje más en toda esa cadena de montaje productivo (lastimosamente). Ahora bien, si pensamos en el profesional en diseño industrial como producto final, podremos entender que se nos ha programado para caducar dentro de cierto período de tiempo. Las universidades plantean en sus programas académicos asignaturas útiles, valiosas y congruentes, pero también encontramos bastante información obsoleta y desactualizada, sin contar la innumerable basura conceptual que nos regalan. Podríamos definir basura conceptual como todas aquellas labores y tareas que constantemente nos plantean en forma de asignaturas o ejercicios, sobre la forma de actuar, vivir y sentir el diseño, como si fuésemos a vivir de realizar estos «deberes». Para algunos pocos será de gran utilidad, ya que efectivamente podrán vivir (o sobrevivir) traduciendo sus vastísimos conocimientos en seminarios, congresos, simposios y cursos, pero muchos sabemos que ser inteligentemente productivos y creativos es realmente lo que funciona (aunque sea difícil).

En este momento, si analizamos el paso siguiente a la academia, nos damos cuenta de que los profesionales que ejercen el diseño industrial se podrían dividir en dos grupos: los que producen diseño y los estrategas del diseño. Los primeros son más técnicos y los segundos son más administrativos. La basura conceptual en la realización de sus trabajos para ninguno de los dos casos es útil. Podría plantearse como una estrategia más de venta, pero en ningún caso es la directriz de funcionamiento en su labor.

En las escuelas de diseño la basura conceptual proviene en buena medida de áreas cercanas o afines, tales como la arquitectura y el arte, pero se trata de ideas o métodos que en muchos casos ya han sido desechados y encuentran en nuestra disciplina un espacio. No es gratis que esto sea así, puesto que sirven para rellenar en teoría y tiempo académico, y al revisar los programas académicos de algunas universidades en Argentina, Chile, Colombia, México y España entre otros, nos encontramos con varias asignaturas que fácilmente podrían eliminarse o combinarse entre sí. Asignaturas que simplemente mantienen durante más tiempo al estudiante en sus aulas, con lo que las universidades suponen conseguir profesionales mejores y más capacitados.

La idea del documental, su denuncia y reflexión se aplica plenamente a las universidades de hoy en día, las cuales producen profesionales para servir en un pequeño periodo de tiempo, donde lo importante es producir, reemplazar y no construir. En el diseño siempre se nos ha comunicado lo moderno de la disciplina, lo nueva que es y, sobre todo, que tenemos que abrir camino cuando salgamos a la vida real. ¿Pero, de verdad tendremos que hacer todo esto, cuando lo cierto es que los programas de diseño son solo un boom de nuestra cultura y no realmente lo que necesita la industria y la sociedad? Yo creo que las academias deberían replantear sus programas, haciéndolos mas eficaces y eficientes (aunque eso les signifique menos tiempo de permanencia del estudiante) y apoyarse más en docentes con experiencia en investigación y desarrollo. Creo, sobretodo, en que aún se puede corregir el planteamiento final de las competencias que podrá desarrollar un futuro diseñador. Y creo también, que el diseño debería hermanarse más con las ingenierías y las ciencias experimentales.

Todavía queda mucho camino por recorrer, pero ¿acaso queremos ser un producto con los días contados? Debemos entender y hacer entender a las universidades o centros educativos en diseño, que lo ideal es ser útil a largo plazo y no en un periodo corto y determinado. Debemos realizar un esfuerzo para construir una disciplina menos compleja de entender (todavía hay gente que pregunta qué es diseño industrial) y buscar en la verdadera investigación temas con los que el diseñador pueda comprometerse y no solo teorizar. Somos una disciplina más técnica e ingenieril que literaria y humanista.

El diseñador debe hacer y comunicar con sus diseños, y no ser solo un filósofo del racionamiento objetual, que es algo en lo que pretenden hacer énfasis las escuelas de diseño. El que nos enseñen cosas más útiles y en menos tiempo, además de una modernización de programas con enfoques industriales, debería ser el punto clave de cualquier academia, y aunque muchas se llenen la boca promulgando dichas ideas, muy pocas verdaderamente lo realizan. Debemos dejar a un lado el paradigma del diseñador que solo realiza lámparas y sillas, espacios y stands; esas ideas vienen de nuestras universidades, y aunque sean importantes para la historia, es claro que debemos dejarlas ahí, y escribir otra página.

En cualquier caso, creo que el diseñador industrial debe buscar una nueva razón de ser, algo diferente a seguir compitiendo en el mundo que plantean las universidades iberoamericanas. Es eso, o morir en el intento.

Author
Fausto Zuleta Medellín

Published on 21/04/2011

IMPORTANT: This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Instead, we suggest and value a partial reproduction, also including the name of the author, the title and the source (FOROALFA), a link to this page (https://foroalfa.org/articulos/el-futuro-del-diseno-industrial) in a clear and visible place, inviting to complete the reading.

Related

Illustration:
Oskar Santamaría
Author:

Oskar Santamaría

Title:

La sostenibilidad como clave para la democratización del diseño

Synopsis:

La corriente sostenible en el diseño puede ser un método para dar acceso a experiencias gratificantes para todos.

Votes:
28
Comments:
2
Followers:
4
Idioma:
ES
Illustration:
Yannick Woungly-Massaga
Author:

Yannick Woungly-Massaga

Title:

El packaging es responsabilidad de todos

Synopsis:

Los retos de un futuro sostenible solo pueden ser enfrentados desde lo colectivo. Asumir el carácter integrador del diseño es convertir conceptos en soluciones responsables.

Votes:
8
Comments:
3
Followers:
29
Idioma:
ES
Illustration:
Ismael T. Vargas Rojas
Author:

Ismael T. Vargas Rojas

Title:

El largo camino de la interdisciplina en el Diseño Sustentable

Synopsis:

Es necesario y urgente un nuevo modelo, basado en un cambio de paradigma a partir de las propuestas sustentables en el diseño.

Votes:
14
Comments:
6
Followers:
4
Idioma:
ES
FOROALFA ISSN 1851-5606 | Contactar | Publicidad | ©Luciano Cassisi 2005~2016