Botas para el Sultán de Brunei

Casa Fagliano: un caso argentino de diseño de altísima calidad con producción artesanal.

Logotipo de The Brander The Brander Zúrich

Seguidores:
15
Opiniones:
24
Votos:
32
Compartir:
Ilustración principal del artículo Botas para el Sultán de Brunei

Los Fagliano han medido pies poco usuales con amor al detalle, casi con devoción. Han adaptado la forma de la bota, tal cual lo hacen desde hace más de cien años, una y otra vez. Pero el hombre con pies de seis dedos murió antes de ir a retirar sus botas. «Le hubieran hecho muy feliz, estoy seguro», comparte Héctor Fagliano, mientras su cara refleja un sincero pesar. Vistiendo un delantal de color verde oscuro, acuna cuidadosamente en sus manos las botas que nunca lograron salir del taller. Entonces las devuelve a su lugar, arriba de un estante de madera natural, alto como un hombre. Seguidamente, toma un martillo pesado, con el cual poco después sumergirá clavos de bronce en las suelas de una bota de polo, hecha a medida. 

Casa Fagliano

Taller a la vieja usanza

Huele a cuero, virutas de madera, pomada y pegamento. La luz del sol entra suavemente a través de las ventanas y por la puerta de batientes, abierta holgadamente al jardín. Hay un aire a tradición, perfección y refinamiento humilde. Los Fagliano llegaron a Argentina como artesanos, y continúan siéndolo hasta hoy. «Nunca pensamos en el dinero, siempre se trata de las botas», apunta Eduardo Fagliano, el hermano mayor de Héctor. «Las botas son como miembros de la familia, las reconozco entre miles». El hombre de 52 años hoy es la cara de la empresa familiar. Viaja a torneos de polo, saluda a los clientes, los recibe en el taller y elige, junto con ellos, el mejor cuero, curtido en extracto de quebracho. 

Casa Fagliano.

El padre de Eduardo corta el cuero, su hijo Germán une las partes y hermano Héctor manufactura las suelas. Si el cliente lo desea, como último paso, Eduardo borda las iniciales o un logo en el lateral. A mano, con una antigua máquina de coser marca Dürkopp traída desde Europa por inmigrantes, en barco, a principios del siglo XX.

Los clientes contribuyen con cuatro o seis meses de paciencia. O hasta más, desde que el «estilo polo» se hizo moda, no solamente en Argentina. «Cada bota debe ser perfecta», sienta con vehemencia Eduardo.

Una marca se crea nuevamente cada día

Hay muchos detalles que distinguen a los Fagliano de su competencia: no ponen anuncios, prefieren confiar en la propaganda de boca en boca, trabajan con tranquilidad (en cada par de botas invierten más de cuarenta horas), y usan máquinas de coser y herramientas de sus abuelos porque dudan que las nuevas tecnologías mejoren su producto. Aparte, están ubicados lejos de los clientes, en Hurlingham, a las afueras de la ciudad de Buenos Aires. Los primeros Fagliano llegaron en 1892 a esa pequeña ciudad fundada por ingenieros británicos hace unos 150 años, desde Italia, donde ya habían trabajado como zapateros.

Alrededor de 1920, un jugador de polo inglés les pidió reparar sus botas. Y luego volvió para preguntarles si no podían confeccionar algunas nuevas para él. Así comenzó esta historia.

Casa Fagliano.

Entre los clientes están Prince Harry y el Rey de España

Los Fagliano no tenían caballos. El polo era un deporte para los acomodados, gente de clase alta, adinerados. Y hasta hoy se mantienen lejos del campo de juego. «Hacemos lo que sabemos hacer. Y eso son las botas», dice Eduardo. «Tampoco somos seguidores de un equipo en particular. Nuestros clientes están en todos los equipos». Toma un cuaderno largo, delgado, negro. En un estante tiene guardadas más de veinte de estas libretas, en las que apunta los datos de todos los clientes, incluyendo un dibujo de la forma de sus pies.

Con su bolígrafo, Eduardo ya rebordeó los pies del príncipe Enrique de Gales, del actor Tommy Lee Jones y de Adolfo Cambiaso, uno de los mejores polistas del mundo. El Rey de España, Juan Carlos de Borbón, lleva botas y mocasines de los Fagliano. Carlos, príncipe de Gales, tiene un par en su colección. Y el Sultán de Brunei, Hassanal Bolkiah, pidió 120 pares de botas, hace unos años, todos en el mismo momento.

La fama de los Fagliano también llegó a Suiza: el banco privado Julius Baer les ofreció formar parte de su campaña publicitaria. «Nos dijeron que estaban tras la excelencia, como nosotros. Eso nos convenció para participar en ella», asevera Eduardo.

Pero la última gran curiosidad del negocio familiar tiene que ver con un negociante chino. «Nos pidió un emblema bordado en el escapo: el logo de Ferrari», revela Eduardo, quien cumplió con el deseo del cliente con la vieja Dürkopp que nunca le falló.

Cada bota debe ser perfecta. No hay mejor publicidad.

Eduardo Fagliano diseñó su primer zapato a los once años, guiado por su padre, quien había aprendido el oficio de su progenitor. Y éste, a su vez, de su antecesor. El mocasín de cuero de res color beige, cosido a mano, de manera ligeramente desmañada, está guardado en uno de los estantes del taller.

Casa Fagliano.

Al pequeño Eduardo le gustaba empeñarse como zapatero. Rápidamente se dio cuenta de que su futuro iba a seguir conectado con el de la empresa familiar. Sin embargo, de joven decidió estudiar ingenieria técnica. «Por las dudas, para tener otra calificación más», aclara el mayor de los Fagliano, quien los domingos canta en el coro de la iglesia, a la que asiste con sus zapatos perfectamente lustrados, confeccionados por él mismo. «Pero mi corazón me decía siempre que mi lugar estaba acá, en nuestro taller».

Seguidores:
15
Opiniones:
24
Votos:
32
Compartir:
Código QR de acceso al artículo Botas para el Sultán de Brunei

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 19/08/2011.

Debate sobre Botas para el Sultán de Brunei

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Alejandro Camelo
30
Alejandro Camelo
Abr 2012

Muchas veces en los productos que encontramos en nuestros días vemos tan solo artefactos que componen una cadena alimenticia capitalista sin una esencia, con este articulo sentí que si es posible transmitir una pasión ya que dentro del campo de la academia en la que me encuentro éste tipo de productos se quedarian cortos ya que dirian: eso no es diseño, pero creo que para muchos diseñadores y me incluyo, el diseño está dentro de lo que cada uno de nosotros es capaz de construir como diseño, y creo que para lograrlo la dedicación, el esfuerzo, la perfección son herramientas indispensables.

0
Responder
Retrato de Ana María Aristizabal
55
Ana María Aristizabal
Abr 2012

Creo que este es un claro ejemplo de que no es necesario saber mucho de muchas disciplina, si no que lo importante es ser el mejor en una sola y en la que mas nos gusta. Además teniendo en cuenta siempre que la calidad y la satisfacción del cliente como uno de los aspectos mas importantes al desarrollar productos como estos.

0
Responder
Retrato de Angela Maria Medina Olano
25
Angela Maria Medina Olano
Abr 2012

Me gusto mucho el articulo, motiva a progresar y ser cada día mejor, sin necesidad de cambiar de costumbres o convertirse en personas diferentes. La humildad de los Fagliano, es increíble, tal vez su fama y su trabajo cuidadoso sean la parte mas importante de su reconocimiento.

0
Retrato de Ana María Aristizabal
55
Ana María Aristizabal
Abr 2012

Estoy de acuerdo contigo Ángela, además que considero que es muy valioso que este es un negocio familiar que sigue generación tras generación donde se transmite el conocimiento y las técnicas de manufactura por medio de unos miembros de la familia a otros; y algo que me parece mucho mejor aun es que siguen confiando en las técnicas que ellos manejan sin dejarse descrestar por la tecnología, ya que ellos saben que la calidad es la mejor garantía que pueden ofrecer a los compradores de sus botas.

0
Retrato de Alejandro Camelo
30
Alejandro Camelo
Abr 2012

De algún modo me voy a contradecir un poco con lo que acabo de escribir arriba pero creo que es necesario decirlo. podemos cambiar para mejorar, sin la necesidad de poner maquinas tecnológicamente avanzadas para producir éste tipo de productos. Creo y sé que los Fagliano han renovado constantemente sus ideas acerca del diseño (esto es un cambio intangible) ya que al igual que nuestra profesión y que gran parte de nuestro entorno está en constante cambio para reforzar la construcción de ideas a partir de los artefactos y las relaciones de estos con las personas.

0
Responder
Retrato de López Escalante
0
López Escalante
Sep 2011

Una nota muy motivadora que alienta a fortalecer los lazos familiares en la empresa, con una gran confianza en la calidad de su producto, sólida e insistente como la fe, Saludos.

0
Responder
Retrato de Guillermo Rebolledo
0
Guillermo Rebolledo
Sep 2011

Sublime.... esto es lo que en America se necesita para entender lo que es un producto. Hoy todos aspiran a confundir con un marketing barato, la consistencia de Crear jamas será reemplazada.

Esta es una «Leyenda», contada al oido por el autor, Felicitaciones.

0
Responder
Retrato de David Ospina Benítez
1
David Ospina Benítez
Sep 2011

Inspirador!

0
Responder
Retrato de Malena Montalvo de Payés
0
Malena Montalvo de Payés
Sep 2011

!Buen artículo, muy inspirador!

0
Responder
Retrato de Ruben Canedo
0
Ruben Canedo
Sep 2011

Excelente nota. Excelente el trabajo de los artesanos. Felicitaciones.

0
Responder
Retrato de Sergio Grosmy
0
Sergio Grosmy
Sep 2011

Excelente busqueda de informacion. Lo que no se comenta en el articulo es que gracias a esa excelencia en el hacer pueden cobrar por sus productos los precios mas altos de la Argentina y seguir teniendo una gran demanda. Esa es la gran leccion. La excelencia bien continuada sabe dar sus frutos.

0
Responder
Retrato de Elizabeth Piedrabuena
2
Elizabeth Piedrabuena
Ago 2011

¡Que bueno es ver a hijos que continíen con los oficios de los padres!!Hay una generación de jóvenes que no conoce oficio alguno, pero por suerte hoy en día,ésa situación se está revirtiendo.¡Emotiva nota!!

0
Responder
Retrato de Leandro Hernández
0
Leandro Hernández
Ago 2011

Muy buena nota! muy interesante y buena fotografía!

0
Responder
Retrato de Juan Jose Ibanez
0
Juan Jose Ibanez
Ago 2011

Excelente artículo !!!! ...---

0
Responder
Retrato de Samantha Lara
1
Samantha Lara
Ago 2011

buen articulo, escrito casi con la misma poesía con que ellos fabrican sus botas.

0
Responder
Retrato de Jimmy Sarango
0
Jimmy Sarango
Ago 2011

«Cada bota debe ser perfecta. No hay mejor publicidad».

Así es. Lo mínimo que podemos poner en nuestro trabajo es la excelencia y pasión por lo que hacemos. Gran artículo

0
Responder
Retrato de Piqui Cuervo
0
Piqui Cuervo
Ago 2011

muy linda nota y muy buenas fotos, ojalá muchos trabajaran como ellos.

0
Responder
Retrato de Víctor Del Ángel
1
Víctor Del Ángel
Ago 2011

afortunado quien encuentra el amor en casa, podremos dejar al aire la decisión sobre el estilo de un prenda de vestir, pero nunca tomaremos a la ligera el diseño y confort de nuestros zapatos, mucho menos de unas botas, grandiosa historia, me hizo el domingo...

0
Responder
Retrato de Jorge Andrade
0
Jorge Andrade
Ago 2011

Gracias buena historia, espero más como estas. Buenas fotos.

0
Responder
Retrato de Ana Menéndez
0
Ana Menéndez
Ago 2011

Maravilloso artículo! Una historia familiar, de fe en el trabajo digno y en el ofício bien echo!

0
Responder
Retrato de Elider Elizondo
0
Elider Elizondo
Ago 2011

Me gustó mucho como está escrito el artículo, es muy emotivo, pero me hubiera gustado también conocer un poco más del proceso de diseño y confección, sobre todo de cómo el tipo de calzado puede influir en el deporte del polo.

0
Responder
Retrato de Jamhil Moyano Murrieta
3
Jamhil Moyano Murrieta
Ago 2011

Una forma dulce de mostrar la sencillez con la que puede funcionar la comunicación... y en definitiva a veces olvidamos que el producto hace a la marca.

0
Responder
Retrato de Victor Leyva
22
Victor Leyva
Ago 2011

Pero se quedo corto el articulo, pues hace referencia a la tradición y a los clientes, pero los diseños?, los detalles?

0
Responder
Retrato de Alberto Romero
0
Alberto Romero
Ago 2011

lo bueno de mantener la esencia, y producir cosas de calidad, queda demostrado que la alta tecnologia a veces camina por otra arteria, en este caso queda demostrado, poco pero bueno.

0
Responder

Estos artículos te podrían interesar

Ilustración principal del artículo El cuarto de hora del diseño en Ecuador
Autor:
Jorge Montaña
Título:

El cuarto de hora del diseño en Ecuador

Sinopsis:
Un trabajo de articulación entre los diseñadores, sus empresas y el Estado, demuestra que cuando se tiene unidad de propositos, los resultados pueden ser extraordinarios.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
42
Opiniones:
45
Seguidores:
166
Ilustración principal del artículo Claves inspiracionales proyectuales para el diseño con identidad
Autor:
Miguel Prada
Título:

Claves inspiracionales proyectuales para el diseño con identidad

Sinopsis:
Cómo instrumentar rasgos y señas de identidad cultural para ponerlos al servicio del diseño.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
18
Opiniones:
1
Seguidores:
9
Retrato de Victor Gerardo Martinez
Autor:
Victor Gerardo Martinez
Título:

La ciencia detrás de la economía circular

Sinopsis:
¿Qué podemos aprender de la termodinámica y la biología con el fin de comprender mejor como diseñar productos, servicios y sistemas que nos acerquen a una economía circular?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
35
Opiniones:
16
Seguidores:
0
Retrato de Joan Costa
Autor:
Joan Costa
Título:

Tabletas iPad de 5300 años de edad

Sinopsis:
Reflexiones sobre el «nuevo» gadget de Apple y la historia de la escritura.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
127
Opiniones:
79
Seguidores:
2174
Retrato de Jorge Montaña
Autor:
Jorge Montaña
Título:

¡Qué bueno que nos copien!

Sinopsis:
En la epoca del conocimiento, no existe nada más arcaico que defender diseños de la copia, ni nada más patetico que diseñadores angustiados por ser copiados.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
130
Opiniones:
132
Seguidores:
166
Retrato de André Ricard
Autor:
André Ricard
Título:

El plagio en el diseño y sus matices

Sinopsis:
Todo diseño reconoce antecedentes, todo lo nuevo se basa en experiencias anteriores, y en ese proceso, inevitable y legítimo, también hay lugar para la mala fe.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
110
Opiniones:
57
Seguidores:
437

Próximos cursos online

Desarrollamos para ti los mejores cursos online de actualización profesional, que te permitirán formarte y especializarte de la mano de renombrados especialistas

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
17 Septiembre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
28 Enero 2019

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
22 Abril 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
22 Junio 2019