Pandemia selfie

La cámara no hace al fotógrafo.

Julio Broca, autor AutorJulio Broca Seguidores: 17

Ernesto Vidal, editor EdiciónErnesto Vidal Seguidores: 13

Ilustración principal del artículo Pandemia selfie

Como diseñadores, nos estamos enfermando con el ataque masivo de clientes con «cámara fotográfica» en el celular. El cenit de esta tendencia lo podemos ver en la nueva publicidad del iPhone 6, que muestra imágenes  realmente buenas, «tomadas» con el dispositivo, supuestamente, por cualquiera. Esto ha reforzado la idea de que la herramienta en sí es capaz de generar una buena composición.

Sin embargo, el día que una herramienta genere una composición será el día en que el ser humano sea reducido a la simple función de apretar el botón. No voy a debatir aquí ese tema, creo que para cualquier diseñador es claro. La sencillez con que hoy se hace una foto habilita a los mismos zombis para hacerse una selfie.

Recientemente tuve que enviar un correo masivo, tener reuniones, e incluso generar políticas de trabajo porque muchos de mis clientes más entrañables, súbitamente, comenzaban a mandarme fotografías de celular para producir piezas de comunicación ellas. El trabajo de un diseñador frente a una fotografía genial es no arruinarla y frente a una mala fotografía es rechazarla. Volverla secundaria es utilizarla como referente de significación para nuestro trabajo, nada más. Eso es válido y es importante, porque, por muy mala que sea la foto que nos mandan desde el celular, de alguna forma, puede servir para mostrar una visión objetiva que podría resultar útil.

Para algunos de mis clientes no es nuevo que yo utilice fotografías en sus trabajos, especialmente en el rubro editorial o web. Esto es porque hasta hace poco, rara vez las fotos eran tomadas por ellos, sino que provenían de la cámara de algún buen fotógrafo (por ejemplo: Ivan Alechine). Si no eran de un buen fotógrafo, por lo general eran del siglo XX o del siglo XIX. Por lo general, cualquier foto hecha antes de que los teléfonos tuvieran cámara, es, al menos, aceptable. Y conforme retrocedemos en la historia, crecen las posibilidades de que sea muy buena. La razón es muy simple: antes, quien tenía una cámara era porque le faltaba un tornillo, mientras que hoy, incluso gente con todos los tornillos bien apretados tiene un obturador que apretar. Eso es una desgracia para el arte y una pesadilla para los diseñadores.

Es cierto que la burguesía adinerada pudo en siglos pasados tener cámaras fotográficas profesionales que generalmente servían más como elemento de estatus; como el piano de cola que espera a un hambriento pianista para ser tocado, las cámaras en las casas de los señores de la hacienda, eventualmente, eran tocadas por la mano apasionada de un fotógrafo sin cámara. Antes de la pandemia selfie, quien supiera siquiera hacer un disparo y revelar, tenía que dedicar un tiempo considerable a dominar cuestiones técnicas, algo que podemos interpretar como puro amor a la fotografía.

Ya hace algunos años, Bortolotti alertó sobre cosas a las que nadie dio mucha importancia: se habían impreso en los últimos años del siglo XX más imágenes que todas las impresas a lo largo del siglo XIX. El genial diseñador italiano criticó este hecho llamándolo «la devaluación de las imágenes». Se necesita mucha valentía para decir algo así, a sabiendas de que sería acusado de elitista, excluyente y enemigo de la democratización de la fotografía. Sin embargo, hay un momento en que la democracia deviene en simple populismo; es decir, una fachada, cuyo único objetivo es adormecernos con la ilusión de poder, cuando en realidad, no se tiene nada más que un autoengaño.

Esto es cierto para el poder de tomar una fotografía. László Moholy-Nagy vaticinó que el analfabeto del futuro sería aquel que fuera incapaz de leer una imagen, un criterio ampliamente difundido por Walter Benjamin como una preocupación ante la tendencia creciente de la «democratización» del arte, o mejor dicho, del quehacer del artista perdiendo su aura. Benjamin imaginó hace más de cincuenta años que un día, con un solo movimiento de la mano, tendríamos ante nuestro ojos todas las imágenes que deseásemos —prerrogativa de los filósofos, poder, al reflexionar, tener premoniciones—.

Una fotografía de hace cien años, por intrascendente que pueda parecer, implicaba tener detrás del obturador un apasionado de la imagen, ni que decir de la infinita superioridad de los procesos químicos de impresión, que no estarán jamás sujetos a la mediocre dictadura del pixel o la barrera de silicio. Aun hoy, cuando alguien declara que quiere ser fotógrafo en sus tiernos años, es mirado como un osado. Imaginemos hace más de cien años, a locos realmente locos, abandonando toda posibilidad «consolidada» de profesionalización por la pasión delirante de hacer fotografías y nada más. Por respeto a ellos es ético ser honesto con el cliente y aclararle que su celular no puede ni podrá, sustituir el conocimiento de un artista fotográfico.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
37
Votos:
55

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Pandemia selfie

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 22/06/2015

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Miguel Campos
3
Jun. 2015

Que interesante tu artículo Julio, me gusta tu pragmatismo al abordar un tema tan actual que nos aqueja a muchos, me quedo con esta frase "una desgracia para el arte y una pesadilla para los diseñadores."...y lo más denigrante es el hecho de la imposición por parte de los clientes a utilizar dichas imágenes...en fin creo que en la medida en que seamos capaces de hacer valer nuestro trabajo haremos una importante diferencia entre lo que se puede lograr con automatismos baratos o profesionales comprometidos y apasionados...Saludos desde Perú.

3
Retrato de Julio Broca
17
Jun. 2015

Gracias Miguel. Concuerdo contigo en la importancia de hacer valer nuestro trabajo frente a los problemas cotidianos que enfrentan, creo, todas las profesiones y es el hecho de que muchas veces, las opiniones que recibimos, no provienen ni de la experiencia ni de criterios creativos o de calidad, sino de necesidades inmediatas poco reflexionadas. Nos toca poner en la mesa la reflexión, la experiencia y la creatividad, cueste lo que cueste y en favor del diseño.

3
Retrato de Jaime Romero
0
Jul. 2015

Quien sabe si alguien en el pasado pudo haber pronosticado algo parecido a este actual y abrumador exceso de imágenes, la mayoría sin sentido, ya ni meternos en temas de estética o "buen gusto", pero de entre toda esta maraña y sobre explotación de la imagen (digital) seguro habrá muchos que ahora con las posibilidades tecnológicas logren lo que de otra forma no podrían y nosotros no veríamos.

1
Retrato de Julio Broca
17
Jul. 2015

Fue pronosticado, ya conoces a los filósofos... en especial Walter Benjamin, pero creo que llamas la atención sobre algo bien importante Jaime y coincido, en que en el corazón de este problema que tratamos, late también la posibilidad de lo nuevo. La preocupación es que lo nuevo siempre puede ser una bella novedad o una nueva aberración, como la novedad de la maravillosa división del átomo, dio paso a cosas inimaginadas, para bien y para mal.

0
Responder
Retrato de Vanesa Falque
0
May. 2016

El arte de tomar una buena foto no solo esrta en el tipo d ecamara que se utilice, y luego el tratamiento d ela imagen posterior es muy importante para entregar proyectos profesionales.

0
Retrato de Julio Broca
17
May. 2016

Tienes razón Vanesa, desgraciadamente el espacio del artículo no dio para hablar del revelado que da para mucho, sobre todo si hacemos una parábola desd el cuarto oscuro hasta instagram.

0
Retrato de Roberto Martínez Garza
18
Jul. 2016

Te dejo la versión abreviada de la URL

http://ow.ly/n2uv30201mz

0
Responder
Retrato de Azucena Altamirano
0
Nov. 2015

Es cierto que las cámaras de los móviles han mejorado mucho, pero siguen adoleciendo de dos fallos principales. Por un lado, el zoom es digital, no óptico, por lo que la calidad disminuye ostensiblemente en imágenes lejanas. Por otro, la velocidad: es muy difícil, a veces imposible, y no capta adecuadamente el movimiento. Y las personas, qué casualidad, se mueven. A estos dos factores técnicos condicionantes se le une uno más de carácter personal: buena parte de estos aficionados no tienen ni idea de leyes de encuadre fotográfico o de posición, por lo que más que fotografías lo que se producen son verdaderas vergüenzas, eso sí, personales e irrepetibles. Es decir, aquello que hace la diferencia es el individuo, no el aparato.

0
Retrato de Julio Broca
17
May. 2016

"Vergüenzas personales e irrepetibles" la democratización de la creatividad! Estoy deacuerdo contigo.

0
Responder
Retrato de Daniella Lerma
1
Nov. 2015

En la actualidad hay mucha gente que solo es aprieta botón y nada más, no saben lo que implica tomar una foto, y lo piensan que tener una buena cámara serán fotógrafos profesionales, aunque en verdad no importa con que se tome la foto, lo que importa es quien la toma. Y es bueno mostrar al cliente que no cualquiera puede tomar una foto, pero que también un celular no lo puede hacer todo. En la actualidad las personas no saben leer una imagen, así como lo mencionan, solo se van a lo bonito, pero no ven más allá del propósito de una fotografía.

0
Retrato de Julio Broca
17
May. 2016

Deacuerdo contigo.

0
Responder
Retrato de Nivia Bellos
0
Oct. 2015

Engraçado, eu pensava que cliente mandando foto para projeto era só aqui no Brasil. A falta de conhecimento do cliente muitas das vezes atrapalha, porque eles tomam posturas que prejudicam o andamento do projeto.

0
Retrato de Julio Broca
17
May. 2016

Pues no nos dejemos atrapar. Con paciencia y respeto, a través de una explicación, he podido persuadir a mis clientes-amigos. Nadie sabe más que el cliente respecto de sus necesidades, y nadie sabe más que el diseñador, cómo resolver gráficamente esas necesidades.

0
Responder
Retrato de Cinthia Aguilar
2
Sept. 2015

En efecto, la mayoría de los clientes desconocen las características que debe tener una fotografía al ser utilizada en una página web, en un flyer, una lona etc. En mi opinión, a nosotros como diseñadores nos corresponde informales a nuestros clientes sobre esas características que debe presentar una fotografía para poder trabajar con ella.

Concuerdo contigo, la cámara no hace al fotógrafo, en este tiempo tenemos infinidad de recursos que hacen que podamos realizar fotos increíbles y creativas sin embargo, no todos son fotógrafos profesionales, no todos cuentan con una desarrollo académico en el tema.

1
Retrato de Julio Broca
17
Sept. 2015

También, sumaria si me lo permites, el hecho de que falta el empeño de un fotógrafo de corazón por esos elementos que solo un amante del oficio saber arrancarle a la estética gris del día a día, mostrar el lado extraordinario de lo ordinario.

0
Responder
Retrato de Stephanie Morom
1
Sept. 2015

Hola Julio!

Muy acertado tu artículo.

La utilización de la nueva tecnología ha propiciado, en la mayoría de los casos, una simplificación de complejos y laboriosos procesos en diferentes ámbitos, en este caso la fotografía, desgraciadamente muchas personas piensan que con tener un buen dispositivo con las mejores aplicaciones para fotografía ya no necesitarán del trabajo de un profesional, nosotros como profesionales sabemos que no solo es apretar un botón y por arte de magia va a salir una composición profesional, si no que lleva un proceso y conocimiento para poder lograr ese mensaje que queremos transmitir con nuestra composición fotográfica. Es importante no dejar devaluar nuestro trabajo y tratar de contrarrestar esta pandemia educando el ojo de nuestros clientes.

1
Retrato de Julio Broca
17
Sept. 2015

Concuerdo Stephanie, agregaría también deseducar el ojo del cliente y lograr en alguna medida un tipo de desobediencia visual contra los cánones homogéneos de lo "bello", "artístico" que precisamente lleva al cliente, no a pedirnos una obra original sino que ahogamos "algo parecido a..."

1
Responder
Retrato de Christhian Rodríguez
0
Christhian Rodríguez
Sept. 2015

Hola Julio!

Muy interesante tu articulo y estoy completamente de a cuerdo con ello.

Las personas creen que tomar fotos es muy fácil puesto que ya es muy fácil adquirir una cámara en un dispositivo móvil por ejemplo, poniendo a sus manos el poder de "Tomar una foto" cuando antes tomar una foto implicaba todo un proceso y un conocimiento sustentado de la fotografía. Viene consigo la poca valoración del trabajo de las personas que se dedican a la fotografía.

Creo que hoy en día la fotografía se considera una necesidad de la sociedad y las empresas de telefonía móvil cubren esa necesidad que la sociedad demanda (Sólo tener un celular con cámara y una buena app para editarla).

Aun así creo que nosotros como diseñadores, fotógrafos, artistas, etc, podemos explotar nuestras habilidades, ver y expresar a la fotografía de un punto diferente y así mismo valorarla.

Saludos :D

2
Retrato de Julio Broca
17
Sept. 2015

En efecto, los grandes desafíos siguen siendo la originalidad, el argumento, el contenido, la belleza y en ese sentido, coincido que solo la exploración creativa de nuestra habilidades, dormidas o despiertas, nos mostraran esos puntos de vista diferentes que nos lleven a la valoración que planteas.

0
Responder
Retrato de Massiel Peña R
0
Ago. 2015

Hola Julio! Muy interesante tu artículo.

Estoy totalmente de acuerdo con tu publicación y mas con que el celular nunca podrá sustituir a una cámara fotográfica. Siempre tenemos que hacer valer nuestro trabajo, después de todo, nos lo merecemos! me ha pasado que también que hay clientes intentan limitar mi creatividad con una idea en algún post de paginas como pinterest. en fin... así es... Saludos!

1
Retrato de Julio Broca
17
Sept. 2015

Sin duda pinterest es un monstruo de esos que llegan sin avisar a interpelar al diseñador y de alguna forma nos exige tenerlo a raya o conquistarlo. Sería bien interesante ahondar en el tema.

0
Responder
Retrato de Paty Díaz
0
Jul. 2015

Comparto completamente la opinión. La razón de que las industrias creativas vean desvalorizado su trabajo, es que la mayoría de los dispositivos modernos tienen el objeto de automatizar las tareas de edición y creación de contenido; pero no poseen un estudio avanzado. Es como lo que sucede en el campo de la medicina, al utilizar robots para remplazar la tarea de los médicos, sin duda es más eficiente, pero castra la humanidad de la labor desempeñada. Saludos

1
Retrato de Julio Broca
17
Jul. 2015

La automatización, tienes razón, desvaloriza lo concreto de la creatividad. La creatividad no es sujeto del tiempo, al revés, el tiempo es sujeto de la creatividad para quien crea. Desgraciadamente la automatización deriva en la eficiencia como la nueva diosa de los criterios de valor en la industria. La lucha esta, como dices, en no permitir la muerte de la humanidad como contenido de nuestra labor. Gracias por leer Paty.

0
Responder

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
1 julio

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología...

20 horas (aprox.)
1 julio