No le discutas a tu jefe

Los consejos para domesticar a los diseñadores recién recibidos que brinda Chris Arnold, director creativo de Saatchi & Saatchi.

Fernando Laurenti Córdoba
Followers:
1
Comments:
55
Votes:
107
Compartir:

Estimado Diseñador:

Soy Fernando, un colega de la mediterránea ciudad de Córdoba, Argentina. Si bien no ejerzo la profesión, aplico el método de planificación que aprendí como diseñador gráfico a cada tarea que encaro en mi trabajo. Lo que ahora llaman «design thinking». Cultivando mis conocimientos en la red, encontré este extraño artículo en la página de un diseñador inglés llamado David Airey  titulado «I wish I'd known that» en el cual el director creativo de Saatchi & Saatchi y fundador de Creative Orchestra, Chris Arnold, enumera algunos consejos para los recién graduados que salen en busca de trabajo.

En este corto artículo nos transmite algunas recomendaciones muy válidas, como la importancia de presentar un portfolio interesante y que nos refleje como diseñadores, que la calidad es mejor que la cantidad, y que debemos estar seguros de nosotros mismos pero sin ser arrogantes.

Pero el texto se va tornando un poco despectivo para con el recién egresado. Comienza diciendo que no somos dioses, ni super-talentosos (estoy de acuerdo) y seguidamente nos dice que «El Estudio» ya tiene gente talentosa trabajando, entonces se pregunta ¿por qué nos contrataría? «Seguramente porque somos mano de obra barata, trabajamos mucho y tenemos potencial», dice. Luego explica que debemos trabajar duro, realmente duro, rápido y a cualquier hora disponible: «Nada de socializar, eso es secundario» (!).

De aquí en adelante los consejos son de un tono totalmente explotador y verdaderamente desmoralizantes para cualquier aspirante a ser un trabajador digno.

Advierte: «olvídate del dinero» para continuar diciéndo que la mayoría pasará meses o años trabajando gratis o mal pagados. Y da el «consejo» de conseguir trabajo en una pizzería, ya que será necesario para sobrevivir. Luego este señor se encarga de llevarse a sí mismo y a sus pares directores al nivel de semi-dioses y recomienda nunca discutirle nada al jefe porque su palabra es sagrada («be nice» nos dice) porque los principiantes necesitan al Estudio y no el estudio a ellos —¿quién es el que hace el trabajo?— y recuerda que detrás de cada recién egresado hay un ejército de «nuevitos» dispuestos a todo por un lugar.

El artículo termina con algunos lindos consejos sobre creatividad para la presentación personal, pero al llegar a ese punto ya no quedan ganas —sinceramente— de ser diseñador, ni cadete en un estudio de diseño, ni portero del edificio donde haya un estudio, porque aparentemente allí se realizan torturas a universitarios, vejaciones a los derechos del trabajo y principalmente porque habitan dioses que aplican castigos acorde a su divinidad, que solo alguien que haya experimentado algún estigma podría describir.

Reflexiones finales

Por supuesto que no pongo en duda que el mundo real sea así, o por lo menos en ciertos ámbitos de trabajo doy fe de que es así. Pero si acaso tomamos estas prácticas como normales, y repartimos boletines que nos preparan para recibir el golpe ¿no estamos propiciando las cosas para que esta situación se repita en cada lugar del mundo donde un recién egresado intente ingresar al mundo del diseño?

Y lo que es peor, de esta forma se seguirá tomando al diseño (o a la publicidad) como un producto de rápida o urgente producción, haciendo a un lado el proceso, la planificación y la estrategia necesaria para lograr los mejores resultados.

Al fin y al cabo quienes contratan servicios de diseño (los clientes) terminan comprendiendo que el acto de diseñar/publicitar depende de una chispa creativa, que está a disposición de quien la solicite en una oración, cualquiera sea la hora, el día, la persona o las condiciones de trabajo. Eso lleva a esta actividad al nivel de inmediatez de una lata de gaseosa en una máquina expendedora, lo cual degrada la profesión como actividad sociocultural y a los diseñadores como trabajadores.

En otras palabras, si aquellos que son y los que serán responsables de las agencias y estudios supiéran valorar el recurso humano, y comprender que todo proceso lleva su tiempo para que el resultado sea el óptimo, la profesión sería mas valorada y los plazos para cada proyecto los establecería el profesional de acuerdo a cada caso y no los clientes, quienes desmereciendo el trabajo —a veces— pretenden construir un rascacielos comunicacional en una noche.

Gracias por prestar sus ojos.

Followers:
1
Comments:
55
Votes:
107
Compartir:

55 Comments

See comments

This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Published on 22/03/2011.

You may be interested

Marco Rinaldi
Idioma:
ES
Author:

Marco Rinaldi

Title:

El discurso de graduación

Share:
Interactions:
Votes:
15
Comments:
10
Followers:
72
Mariana Gastélum
Idioma:
ES
Author:

Mariana Gastélum

Title:

Cómo pasar de estudiante a profesional y no morir en el intento

Share:
Interactions:
Votes:
308
Comments:
129
Followers:
52
Silverio Contreras
Idioma:
ES
Author:

Silverio Contreras

Title:

Difundir la reflexión es clave para fortalecer la profesión

Share:
Interactions:
Votes:
14
Comments:
3
Followers:
28
FOROALFA
Idioma:
ES
Author:

FOROALFA

Title:

Debate: Crowdsourcing de diseño: ¿opción legítima o trabajo basura?

Share:
Interactions:
Votes:
129
Comments:
154
Followers:
550
Italo Fajardo
Idioma:
PT
Author:

Italo Fajardo

Title:

A traição do designer gráfico

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
9
Comments:
1
Followers:
24
Alejandro Paz Sifuentes
Idioma:
ES
Author:

Alejandro Paz Sifuentes

Title:

Marketing con compromiso social

Share:
Interactions:
Votes:
36
Comments:
30
Followers:
13
My opinion:

Login with your account to comment on this article. If you do not have it, create your free account now.

2
Felipe Mendoza Díaz
4/2012

La solución que a mi me funcionó es:

1.-Lo aceptas y lo toleras (dentro del respeto) mientras adquieres experiencia.

2.- Llegado el momento, cuando no creces profesionalmente y el salario ya no es digno del trabajo que realizas y la experiencia adquirida. Si haces bien tu trabajo (lo cual es muy probable si no te hubieran corrido) y eres consciente de ello, te valoras a ti mismo.

3.- Pides cuando menos un aumento que justifique tu permanencia, si no se da, emprendes el camino por tu cuenta, siendo más experimentado tanto en diseño con en el respeto y trato que mereces.

De todo se aprende.

1
Reply
1
Sergio Arcíbar
2/2012

Muy de acuerdo, pero... si al menos el mundo anduviera más lento. No todas las agencias son iguales, algunas si ofrecen diseños expres para clientes que no les importa recibirlos. Para todo hay nichos. Pero lo ideal si creo que sería ofrecer profesionalismo y planificación. Ya depende de los graduados decidir dónde quieren estar y acatar reglas del lugar.

1
Reply
1
Mora Giorgi
6/2011

Pienso que el ego incide tanto en la conducta del experimentado, como la del novato, por eso se generan situaciones comunes en todas las profesiones.

Aprender a manejarlo va a hablar de nosotros como profesionales, seguramente nos haga mejores jefes.

0
Reply
24
Italo Fajardo
5/2011

Algún día ese jefe-tirano recibirá una cucharada de su propia medicina, asumo que actúa de esa forma porque sufrió lo mismo cuando se inició en esta profesión, lo cual no valida en nada su actuar.

Quizás su mente funciona en base a recuerdos, experiencias y demases; es como cuando un niño es golpeado durante toda su infancia, lo más probable es que sea golpeador en el futuro.

Abogo por el buen ambiente laboral apelando a la frase « Un trabajador feliz produce más«

, esa frase la he escuchado mil veces y mil veces he visto que es verdad.

Menos mal que aún existe el discernimiento en el ser humano y puede elegir donde quiere estar y donde no.

0
Reply
1
Ligia Cortés
4/2011

Fernando, Felicidades por estas reflexiones, yo soy diseñadora gráfico, tengo en el ramo 13 años, he pasado de ser ayudante de diseño a ser jefe de diseño. Se que se siente que además de no encontrar una oportunidad para comenzar a trabar, de tener que ganarse la confianza y el respeto en el área de trabajo.

Un tanto de estos vicios de complejos en los disque profesionales del diseño, se debe a su mediocre preparación y temor a los nuevos, a los que van dispuestos a entregar el alma por un diseño.

0
Reply
0
Rick Cuenca
4/2011

totalmente cierto, y como siempre digo: el problema del diseño, son los diseñadores. Si andamos con ese nivel de desvalorización puertas adentro, no es de extrañar que luego quienes no son diseñadores piensen que solo hacemos dibujitos.

2
Reply
5
Juan Carlos Rangel
4/2011

Leyendo los comentarios llego a las siguientes reflexiones:

1. El jefe manda. Hay que aguantar vara, pero con límite a nivel de respeto y es importante cuidar la autoestima preparándose uno cada dia más, leyendo, investigando, preguntando, mostrando interés por aprender.

2. La experiencia que se gana trabajando en un despacho o agencia es invaluable, muy recomendable para que los egresados vean como se mueven los engranes.

3. La búsqueda de la libertad profesional, el negocio propio.

4. Cada diseñador tiene sus pros y sus contras, su estilo y su cultura, no todo es válido para todos.

2
Reply
41
Erika Valenzuela
4/2011

excelente aportación, reflexiva y motivante sobre todo para el campo de diseño, es momento de empezar a valorar en sí mismo todo nuestro potencial que va más allá de la «producción», la complejidad de nuestra tarea es mucho más que discutir (o no) con nuestro jefe o nuestros clientes... el objetivo es darle configuración a la comunicación visual aportándole funcionalidad y uso, para dirigirla a nuestra audiencia. Así que valoremos nuestro oficio y mantengamos una perspectiva, no de hacedores si no de comunicadores gráficos, y demos un nuevo discurso al diseño.

1
Reply
0
José Luis Martínez Ruiz
4/2011

Muy bien analizado Fernando, es necesario que cuando estemos al mando de estos despachos de diseño recordemos como fuimos tratados, qué podemos tomar de esas experiencia y mejorar las condiciones de trabajo de nuestro personal.

0
Reply
1
Hector Arriola
4/2011

Yo tengo otra historia, la historia de aquel que le apasiona el diseño, que estudia todo lo que ve,, lo analisa y aprende de otros, y que cuando le toca llegar a pedir un trabajo, se esfuerza y trabaja duro pero su talento le permite más adelante exigir un mejor sueldo, un mejor trato y hace escuchar su voz.

Los demas lo reconocen no como un operario porque no fue a la U a aprender como usar una mac, si no vive tanto en su hogar como en su vida el diseño, lo disfruta y en cada encargo hace un buen trabajo, lo mejor que puede.

Esta en nosotros. claro que jefes que se creen dioses siempre hay

0
Reply
13
Yuriria Ocaña
4/2011

Es cierto que debemos aprovechar las oportunidades que se nos presentan, pero tambien es cierto que quienes con la ventaja de tener mayor jerarquia, han, siguen y seguiran acabando con la dignidad, actitud y optimismo de muchos diseñadores (y otras profesiones) que ingenuamente creen que existe una empresa perfecta, un jefe perfecto y un compañero perfecto. Esto lamentablemente en la realidad no existe, si te llegas a encontrar con una utopia asi, una de dos, o estas dormido todavia, se te hizo tarde y mejor apurate o te toca regaño; o tu eres el dueño y eres un angel divino caido del cielo.

0
Reply
1
Luis Mella
4/2011

En lo personal me toco en varias oportunidades estar a cargo de practicantes, y podría decir que fui un promotor del buen trato hacia ellos. En cierta forma los dueños de agencias intentan adoctrinar al recién llegado en la dinámica del trabaja hasta morir, quédate hasta tarde, etc; con la excusa de que este trabajo es así. Esto ha acarreado una generación de profesionales que realmente piensan o se acostumbran, más bien, a esta dinámica generando un espiral de malos ambientes laborales para los diseñadores. Creo que está en nosotros comenzar a cambiar.

E irse a la hora es lo correcto.

0
Reply
7
Jorge Reares
4/2011

«Tu jefe» es quien tiene el poder, el que tiene el poder coincide que es el cliente. Alli el dilema. Ningun recien egresado de Universidad debe despreciar experiencia y vision de quien esta peleando en la trinchera del mercado, de quien trazo estrategias de penetracion para mantenerse en pie «ganando» durante años. En tu ambito laboral hay tambien CLIENTES a quien debes vender tu solucion, «no discutir». Dios nos dio una boca (encima para dos funciones comer y hablar) y DOS OREJAS» solo para escuchar, tambien dos manos para hacer, evidentemente Dios no se equivoco en lo importante.

0
Reply
0
Paulina Piña
4/2011

Opino que todos como profesionales tenemos la capacidad de llevar a cabo un proyecto, la diferencia es la forma de resolverlo y el tiempo en hacerlo y creo que lo importante es la calidad, por eso pienso que debemos tomarnos el tiempo que cada uno requiera para entregar un trabajo con calidad y sin discutir con tu jefe, ya que ellos quieren calidad, rapidez y buena cara, así que trabajar bajo su mando más no bajo su presión, cada quién es dueño de su tiempo!

0
Reply
0
Abel Bárcenas
4/2011

jajajaja me cago de la risa, esto esta lleno de crueles verdades., la verdad no hay mucho que agregar...

0
Reply
1
Plácido Luna
3/2011

Muchas veces tan jugoso como los artículos son los comentarios. Con muchos estoy de acuerdo, con otros discrepo en menor o mayor medida.

Sobre el artículo y su contenido, creo que intenta abrir los ojos a quien se inicia creyendo tener la realidad del mundo en sus manos, aunque con el riesgo de fomentar una realidad que no debería ser tal.

Luego me quedé con el comentario de Sergio Roca, creo que no es tan facil interpretar y recodificar la idea que un cliente tiene en mente, no niego que para él lo sea, ya que ahí radica la efectividad del diseñador (además de la resultante de sus aportes).

0
Reply
0
María Granada
3/2011

Me refiero a estudios donde se diseña con altos standards de calidad de produccion, con metodo. Muchos se dicen estudio pero no les da la talla, y los clientes sin saber, los contratan. Creo, que si se lee el articulo original sin preconceptos, se veria que lo que el autor quiso hacer no es denigrar a los diseñadores, sino mostrarles como lograr un lugar en esos Estudios (con E mayuscula) que les van a dar la experiencia que los formara excelentemente. Por supuesto ante todo la dignidad, ser seguro de si mismo asi se sea novato o experimentado. Trabajen para aprender solo mientras les sirva.

0
Reply
0
Victor Rivera
3/2011

las capacidades de las personas son diferentes en muchos casos siempre hay personalidades distintas, no es facil llevar a cabo un proyecto, y la tension que se vive en el dia a dia en los centros de produccion o en las oficinas donde se gestan nuevas ideas y proyectos acerca de investigaciones de orden tecnico tecnologico, tienen como valor el tiempo, porque el tiempo tiene un costo. y no es etico que como jefe pierda dinero.

pero una cuestion muy diferente es que el jefe critique tareas o juzgue tareas

de las cuales no tiene las capacidades para hacerlas por su profesion

0
Reply
1
Omar Maldonado Valle
3/2011

Me sumo a lo que dice Adela (opinión 29 ¨integridad¨) pero le sumo un tema aún de mayor relevancia, ¨la dignidad de la persona¨, si bien es cierto, algunos -no todos- recién graduados no tienen la experiencia que ¨un estudio de diseño¨desea, no se puede por ello, permitir que se le trate en una forma que no sea la de una ¨persona¨ . Como que hay que recordar a estos ¨jefes¨que ellos también tuvieron la oportunidad de iniciar de O, y lo único que necesitan los nuevos profesionales, es la oportunidad de demostrar su capacidad creadora.

0
Reply
0
Juan Martin Lew
3/2011

Lamentablemente aún en las áreas creativas hay que trabajar, hacer las cosas operativas del trabajo, no sólo crear en abstracto.

0
Reply
0
Victor Rivera
3/2011

Es importante, lo que se menciona en el articulo anterior, sin embargo la presion laboral tiene una razon de ser, es posible que uno como diseñador

tenga sentimientos encontrados y de muchas maneras hagamos ver que el recurso humano es importante y que tiene que ser valorado; pero mas alla de de afirmar que mi trabajo vale o no vale es evaluar de manera conciente, que tan productivo soy, y si me planifico para ser el jefe ¿ es un asunto de solo diseño o de actitud?

0
Reply
4
Edgar Lara
3/2011

Muy buen artìculo y muy objetivo, creo que las nuevas generaciones somos las que estamos pagando los platos rotos.....

0
Reply
0
Rocío Hedman
3/2011

Leyendo el artículo original no me pareció tan grave el asunto.

«Nada de socialización, eso es secundario»: refiere a no utilizar facebook en el trabajo. (sentido común?)

Diseñadores hay muchos. Novatos, aún más. Y esta norma es válida para cualquier campo. Al salir del ámbito de la facultad, la experiencia es la que abre el camino, y «be nice, listen and take advices» me parece un muy buen consejo para conocer el ámbito y poder crecer.

El jefe tiene la última palabra, pero está en vos convencerlo que lo que hiciste es lo que él quiere. Y (a veces) lograr que pague por ello.

0
Reply
1
Daniel Migliorelli
3/2011

A María Granada del comentario#22, aunque no tengo mediciones como para saber si es un caso particular o una generalidad (lindo sería trabajar en eso en este foro u otro lado), como freelancer he recibido trabajo de clientes cuando las papas le queman, que consistía en arreglar o directamente rehacer todo el trabajo de estudios de diseño que presentaba trabajos mediocres con defectos de produccion. Los mismos aseguraron estar más conformes con mi trabajo admitiendo que soy la segunda opción, ya que mis precios son más altos. Me pregunto a cuáles estudios se refiere...

0
Reply
0
Miguel Ángel Brand Barajas
3/2011

Y eso sólo es parte de la historia… Recomiendo el testimonio de Frédéric Beigbeder en su novela 99 francs (13,99 euros en castellano) la cual fue adaptada al cine por Jan Kounen (para los que les da flojera leer). Es un cuadro estremecedor del mundo de los creativos. Buen artículo, muy lúcido.

0
Reply
0
Rafael Gómez
3/2011

Lean como las grandes empresas del mundo entre ellas las mejores consultoras como KPMG, PwC o Deloitte están cambiando su manejar de gestionar los Recursos Humanos, principalmente los recién egresados... Es una lástima como el mundo del diseño está pagando los platos rotos. http://www.elforro.com/temas-laborales/103690-generacion-y-quiero-ahora-quiero-ya.html

0
Reply
0
Adela Martínez
3/2011

Creo que hay una cosa que un diseñador no debe negociar bajo ninguna circunstancia: su integridad. Cualidad que se cultiva y desarrolla durante toda la vida. Cuando se falla en eso, se permiten cruzar los límites del respeto entre jefes y empleados, la integridad se convierte en moneda de cambio y es ahí donde nace el maltrato y la inconformidad. El no hacerse respetar es lo que, eventualmente, pone al diseñador en una posición débil; y es un círculo vicioso que puede no terminar.

«La integridad personal en el diseño, es lo que diferencia a los buenos de los malos». -Neville Brody

0
Reply
0
Hugo Acevedo
3/2011

Hay gente que cree que ellos son los diseñadores, y tú solo eres el

materializador de su idea, porque sabes usar programitas gráficos.

0
Reply
0
Alberto Pavel Dueñas
3/2011

Muy buen articulo y vision de lo que ocurre en muchas agencias.

Por lo de los clientes, es un trabajo arduo el de acerles ver que el proceso creativo es necesario, sino, produciremos a regañadientas y con mal deseo.

Un saludo a todos los implicados en estos grandes temas y concejos.

0
Reply
0
Fernando Osorio
3/2011

¿Alguien puede compartir sus experiencias al respecto? Es decir, ¿Realmente ya trabajaron 4 o 5 años en la joda del diseño gráfico, obtuvieron experiencia y se lanzaron a crear sus propios despachos de diseño? ¿Ya fueron descubiertos por su talento y ahora son uno de los diseñadores más importantes de América Latina y el Mundo? Creo que soñar no es malo. Sinceramente yo uso el motor de la máquina de los sueños para desplazarme sobre el terreno abrupto de la realidad. No dejo de anhelar, algún día, una voz en el mundo del diseño gráfico, y no sólo 15 minutos de fama.

0
Reply
2
Christian Trucco
3/2011

Es verdad... y hay una cosa que nunca debemos olvidar!.

y es que... «A los unicos que les interesa el diseño el precisamente a nosotros...«

0
Reply
0
Alejandro Palacios
3/2011

DE VERDAD LLEGA A SER ALGO QUE DEMIGRA A UNO COMO DISENADOR EL QUE NO SEPAN VALORAR EL ESFUERZO ESTUDIO O SIMPLEMENTE EL POTENCIAL QUE SE ENCUENTRA ASI ME PASO EN MIS PRIMEROS ANOS COMO DISENADOR AUQUE PERSEVERAR ME A AYUDADO A SER HOY EN DIA EL ENCARGADO DE UNA AGENCIA DE PUBLICIDAD.... SOLO DECIR QUE NO SE DEJEN VENCER POR ESO

0
Reply
1
Santiago Campaña
3/2011

Válgame, esta labor es una de los más sacrificadas, los diseños no deben abortados deben ser creados, si los jóvenes que egresan no son motivados de manera positiva, humana, no precaria, ¿esperamos que nuestra actividad sea reconocida por su aporte a la comunicación?

0
Reply
0
María Granada
3/2011

El articulo original es una cachetada necesaria en la mejilla de los diseñadores novatos. No para desalentarlos, sino para traerlos a la realidad. De nada sirve pintar una inexistente realidad color de rosa. Los diseñadores novatos necesitan de los estudios, pues los estudios les enseñan las riendas de la profesion, y alli adquieren los diseñadores una experiencia invaluable. Si se largan solos a ser freelance sin experiencia en estudio, el precio lo pagan los clientes, que reciben muchas trabajos mediocres con defectos de produccion. Mis 3 1ros años los pase en estudio y fueron valiosisimos.

0
Reply
0
Alex Bosch De Legorburu Bosch
3/2011

este tio es un desgraciado

0
Reply
2
Daniel Costas
3/2011

Totalmente de acuerdo. Es más en España se estila mucho eso y así nos va. Creo que somos nosotros, los que nos dedicamos a esto del diseño, quienes tenemos la mayor labor; transmitir que el buen diseño no es «Fastfood»!

0
Reply
0
Susana Alanis
3/2011

Estoy de acuerdo con el artículo por que es bien cierto que muchas veces los clientes creen que diseñar es cosa muy sencilla y que no lleva nada de tiempo, esfuerzo y dedicación y no se dan cuenta que es una tarea dificil y tiene que ser valorada como tal.

Muy interesante el artículo.

0
Reply
0
Nelson Damian Espinoza
3/2011

Noto 3 aspectos a tener en cuenta. 1. Noto tristemente, que muchos graduados se creen Carson o Brockman en persona, que son La Revolución grafica a todos los problemas mundiales. Ser bueno en determinada profeción no significa que ya sabes todo de la vida. 2. Estamos aún en una sociedad donde el acomodo sigue prevaleciendo (me da pena admitir esto) por eso se cuestionará nuestra actitud al «no ser nadie». 3. Antes rebajes de los de arriba, ¿mostraste trabajos referenciales de grosos del diseño? Es un modo elegante de demostrar que un proyecto es viable y qu lo podes llevar a cabo.

0
Reply
0
Sandra Romo
3/2011

Pues la realidad es esa, los estudios y las empresas buscan gente recién egresada que haga el trabajo por tres pesos y si, es terrible, pero así se mueve esto, pero también puedes aprovecharte y adquirir experiencia que te va a ayudar después, además ¿quién crees que va a absorber el costo del aprendizaje de los recién egresados? Así que mejor que lo absorban otros y no uno mismo.

Sobre lo de no discutirle al jefe, ehm... muchas veces es el jefe el que trató con el cliente, o el que sabe de que va su negocio ¿no crees?

0
Reply
0
Daniel Broca
3/2011

Es una realidad y la verdad es que ante esto, existen muchos culpables. Uno de ellos somos nosotros.

Solo quiero decir, que lamentablemente los diseñadores que ya llevan años ejerciendo la profesión en esas empresas, retoman esta clase de actitudes (déspotas y malhumoradas) hacia con los egresados y se sienten con el derecho de expresar, calificar y emitir algún juicio que dejara el ánimo de los egresados por los suelos.

Yo invito a reflexionar, a ser tolerantes, cordiales y sobre todo, a «respetar» los momentos en que nos toca estar de ese lado de la batalla.

Saludos.

0
Reply
18
Edgar Navarro
3/2011

Verdaderamente no pienso que el decir la realidad de la situación de contrataciones de personal recien graduado sea algo cruel o «totalmente explotador» como dice el articulo, pues he vivenciado ese tipo de situaciones y debo decir que no solo me ha servido para aumentar mi nivel profesional, sino que bajo ese canon de contratación se puede filtrar el tipo de persona que realmente puede trabajar en un ambiente bajo presión y con altos niveles de exiencias, muchos nos quejamos de ello pero luego usamos esa base de experiencia para afianzar nuestras propias agencias o estudios de diseño.

0
Reply
2
Doryeth Lorena Jimenez
3/2011

Respeto las opiniones de el señor Fernando Laurenti sobre la interpretacion que le da al articulo antes mensionado, sin embargo veo una carencia en la falta de comprension del mismo, que no lo veo como una discriminacion si no mas bien da unas pautas para un cambio de actitud de un diseñador o creativo antes de pedir empleo , a modo de aterrizaje a este mundo terrenal.

Ahora bien podria ser que como en este articulo hay una mala interpretacion de nuestra profesion ...sera que aun hay quienes pensamos que el mejor camino es demostrar que si se puede hacer las cosas bien?

0
Reply
0
José Luis Pizarro Feo
3/2011

Hace algún tiempo leí una frase que realmente me hizo reflexionar sobre este trabajo:

«La diferencia entre el arte y el diseño, son los clientes».

Y lamentablemente, parece ser así.

0
Reply
0
Kamila Erazo
3/2011

principalmente para que nuestra profesión sea valorada debemos educar conjuntamente a nuestros clientes y futuros clientes ya que nuestros productos creativos conllevan un proceso de investigación y análisis tanto de mercado como del tema y concepto a trabajar, la cual merece un tiempo estimado para su correcta aplicación; muchas veces me e topado con personas que piensan que nuestra profesión al ser creativa tiene una solución inmediata (no puedo negar que muchas de estas soluciones son buenas) pero estas se ven apoyadas y conceptualmente retroalimentadas por el proceso investigativo.

0
Reply
0
Camilo Aguirre
3/2011

lo primero es valorar nuestro trabajo, confiar en nosotros y asi lograr que la sociedad lo haga, aunque«nuestro jefe» seguramente tendra muchas veces la razon y logicamente por algo el lo es, no se debe menospreciar la opinion de una mente creativa mas, y tampoco dejar que nos esclavicen a voluntad.

0
Reply
0
Daniel Ernesto Espinosa Farfan
3/2011

Debemos ser criticos de nuestras propias habilidades y con la de los demas ya que es impotante saber que se tienen las herramietas para un buen rendimiento en el empleo, y asi no tener que soportar a un jefe que te este recalcando de tu mal empeño, la humildad es la precursora de la armonia en una empresa y su exito depende de la conformidad del emmpleado con el jefe y viceversa.

0
Reply
7
Abdénago Yate
3/2011

Aunque es respetable y válida la interpretación del señor Fernando Laurenti, del artículo de David Airey titulado «I wish I'd known that», en consecuencia y concordancia con la opinión del señor Carlos Idrobo (opinión 6), les sugiero leer el artículo original en la página http://www.davidairey.com/design-graduate-advice/ con el fin de ser reflexivos en torno al documento original. Por otro lado, considero que un fortalecimiento de cualquiera circunstancia de diseño se logrará a partir de una cultura «gremial» de diseño. Respeto por la profesión, es respeto por nosotros mismo.

0
Reply
7
César Ochoa
3/2011

No hay victima sin victimario y no hay victimario sin victima y el que escoge un diseñador solamente por cuan barato cobra ya y dice mucho de la agencia y de la apreciacion de tal cuasidios jefe sobre lo que es el buen diseño ( que no es un commoditie), como dicen por ahi mejor solo (freelance) que mal acompañado, como diseñador hay que tener dignidad y dolor de profesion, dime cuanto te valoras como profesional y vere tu trabajo, dime cuanto valoras tu trabajo y te dire cuanto cobras.

0
Reply
6
Pablo Federico Sanchez
3/2011

Si por tener un laburo en una agencia, te vas a dejar negrear, y perder la dignidad, estas en el horno. Si entrás por una pasantía y terminas laburando como un animal, estas en el horno. Para eso invertí ese tiempo, esfuerzo y neuronas en ser freelance y mandá la agencia a la Piiii que los rePiiiiii. Una vez me dijo un importante directivo de De Luca, agencia de Publicidad Argentina: «A lso 40 ponete tu propio agencia o laburá como freelance, porque acá te cuelgan igual, estadisticamente a trabajando en una agencia a los 40 estas quemado».

Asi que arranquen solos, la experiencia vendrá igual

0
Reply
0
Carlos Idrobo
3/2011

Leí el artículo original y creo (sólo mi opinion) que metafóricamente el autor nos dice que debemos ser humildes, apasionados, dispuestos y constantes en nuestra profesión. Cuando dice que no somos buenos y aún estamos verdes, es que debemos ser humildes y estar siempre en aprendizaje, dice que trabajemos fuertemente de sol a sol olvidando amigos y vida social pero se refiere a estar enfocados y vivir siempre nuestra profesión, dice que el dinero no es para nosotros que mejor consigamos otro trabajo, porque debemos ser constantes para mantenernos firmes en nuestro proyecto de vida profesional.

0
Reply
0
Sergio Roca Figueroa
3/2011

todo encargo nace del pensamiento del cliente o del jefé y es en si una imagen que tiene en mente, si es capas de darle pausa y describirmela por escrito, hare de la palabara imagén.

no hay necesidad de discutir; déje el encargo sobre el escritorio, evaluó las condicionantes técnicas de la imagen establezco según su complejidad el tiempo de producción, propongo el proyecto y espero aprobación.

0
Reply
0
Rodrigo Verdugo
3/2011

Realmente una pena saber ese tipo de cosas. Es cierto que en ciertos lugares de trabajo y he podido constatar, que el trato es similar, y además es terrible porque afecta la integridad de la persona psicologicamente, ya que quizás por tener pocas oportunidades de trabajo, se vean rebajados o desmoralizados a aceptar cualquier trato por parte del empleador. Está demás señalar que si no fuera por nosotros (mano de obra si quieren llamarlo) los diseñadores, muchas de estas empresas no venderían lo que venden, ni tendrían tanta fama como la que tienen... solo hay que pensar la situación.

Saludos

0
Reply
0
Maria Lanena
3/2011

Desde luego que es tremendo, pero es una realidad como un templo... no discutas con el jefe aunque sea un g... por lo menos al principio, luego si es medianamente inteligente la cosa cambia.

buen artículo!

saludillos!

0
Reply
0
Vero Cf
3/2011

Muy buen artículo, estoy completamente de acuerdo en que la situación no debiera continuar así, es el colmo!!

Si no nos respetamos entre nosotros quienes estamos en el medio del diseño, publicidad, etc. ¿Cómo podemos esperar que los demás valoren nuestro trabajo?

Muy amena tu manera de escribir. =)

0
Reply
0
Julian Mora
3/2011

De acuerdo con lo q dice...el hecho q sea una constante en la vida profesional, la explotación al recien egresado y la competencia gire en torno a quien tiene el ego mas grande...no es razón para q siga pasando...tal vez la necesidad de lograr un nombre en poco tiempo facilita la labor de esos semidioses...

0
Reply

Upcoming online courses

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo se planifica, construye y gestiona la marca de empresas e instituciones

4 weeks
21 Mayo

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 weeks
25 Junio

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 weeks
6 Agosto

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 weeks
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 weeks
28 Enero