Lo específico del diseño

Lo que distingue al diseño y la arquitectura, del arte y las ingenierías, no debe buscarse en sus procedimientos técnicos sino en los fines de cada actividad.

Retrato de Reinaldo Leiro Reinaldo Leiro Buenos Aires Seguidores: 60

Opiniones:
2
Votos:
20
Compartir:

Por especificidad del diseño —arquitectura y diseños— entendemos el proceso de innovación cuyo «fin último», si bien comparte el hábitat del hombre con disciplinas de frontera como las ingenierías, el arte y las ciencias sociales, no coincide con el propósito central de dichas disciplinas.

El diseño como ciencia de lo artificial

En 1969, el economista y científico social Herbert Simon, Premio Nobel en 1978, publicó el libro The Science of the Artificial, en cuya introducción proponía considerar el universo de objetos concebido y construido por el hombre como un sistema programado con el propósito de alcanzar metas y objetivos de adecuación al entorno en que dicho sistema opera. A este sistema lo denominó «artificial», en contraposición al ya conocido como «ciencias naturales». Por otra parte, el autor desarrollaba su convicción de que era factible afirmar que «si los fenómenos naturales obedecían a un principio de necesariedad supeditado a la ley natural, tanto los objetos como los fenómenos artificiales configuraban un proceso de ‘contingencia’ debido a la maleabilidad ejercida por el contexto».1 Es decir, un principio referido a «cómo son las cosas» en el primer caso, y a «cómo podrían ser» en el segundo. Así como una ciencia natural, en palabras de Simon, es un cuerpo de conocimiento acerca de determinada clase de objetos y fenómenos (de sus características y propiedades, de la manera en que se comportan e interactúan entre sí y con su entorno), de la misma forma correspondería preguntarse si no es posible considerar la existencia de una ciencia destinada al conocimiento de los fenómenos y productos artificiales en lo referente a la manera en que operan entre sí, y a sus modalidades de interacción con los fenómenos naturales y con las personas para las que fueron creados.

«Ingeniería, economía, arquitectura y pintura», sostenía el economista, «conforman las disciplinas que conciernen, no con lo necesario sino con lo contingente. En síntesis, con el diseño», pero, como veremos, con el «diseño» concebido por Simon.

El proceso de interface con el que este autor define el diseño consta de tres instancias: un contexto interno del objeto mismo, un contexto externo con el que interactúa el artefacto y un propósito referido a los resultados de dicha interacción. El resultado será satisfactorio si la interface permite reemplazar una situación anterior por otra más adecuada. Lo que le permite a Simon englobar en una misma área desde la ingeniería hasta el arte, es una concepción del «propósito que conduce el desarrollo de la interface», dentro de los lineamientos del problem solving, es decir, dentro de un proceso que reduce los objetivos del programa de diseño a aquellos que están referidos a los aspectos metodológicos y objetivables del proyecto. Dentro de esta concepción de «diseño», pueden inscribirse los «proyectos» de la economía, el arte, las ingenierías, la arquitectura, los diseños, etc. Es decir, toda tarea que tenga un propósito. La identidad, la especificidad de cada una de las áreas proyectuales, aparecerá una vez que el «propósito» de cada actividad —su fin último— se defina, más allá del proceso lógico prescriptivo, en términos de los intereses propios de cada una de las disciplinas. Esto significa que la especificidad no reside en el procedimiento, sino en el interés final del mismo.

La condición propia del diseño

Como dijimos al comienzo, si analizamos las fronteras del diseño encontraremos muchos temas y objetivos compartidos con las ingenierías, las ciencias sociales y el arte. Pero si bien la arquitectura y los diseños pueden compartir con la ingeniería las metas técnicas y de «uso», lo hacen a través de una reformulación de las mismas con el fin de alcanzar resultados socio-técnicos, que de esta manera articulan simbología, rituales, creencias, así como determinados sistemas de preferencia referidos al lenguaje, a la comprensión y a la percepción del objeto. Este conjunto de objetivos socio-técnicos constituiría así la «condición específica del diseño», indispensable para traducir y transferir los «útiles» (quizá un deseo protésico colectivo) y su tecnología al ámbito sociocultural. Es decir, el requisito generado por la sociedad para posibilitar la incorporación de las «entidades artificiales», mediante la socialización y la culturización de sus propiedades. Y esta última alcanza el éxito cuando los objetos permiten y facilitan la relación entre las cosas y la gente, y cuando las cosas tienen sentido.

Como ya hemos dicho, el diseño interactúa también en mayor o menor grado con diversas áreas del conocimiento, tales como la sociología, la antropología, la historia, la ética, la estética, la ergonomía, la psicología perceptiva, la ecología, la gestión y las tecnologías. Pero este accionar interdisciplinario va más allá de una gestión coordinadora de factores técnicos y socioculturales, configurando una «disciplina autónoma» en el sistema de las decisiones socio-técnicas ya mencionadas.

En el análisis que hemos realizado hasta aquí, se distinguen tres polos interactivos: técnica, usabilidad y significación. A través de la interacción de estos tres polos que conforman el territorio específico del proyecto, se evidencian además los límites epistémicos del diseño: las ingenierías, si relacionamos técnica y usabilidad; las ciencias sociales, instaladas entre la usabilidad y la significación; y las artes, cuando actúan la técnica y la significación. En este último caso, es conocido que el arte incide de varias maneras en la percepción de la gente sobre el universo de los artefactos, pero su fin es el de plantear los problemas y no el de resolverlos. Es posible que Kant siguiera afirmando que el arte debe ser inútil.

Resulta evidente que el triángulo conformado por las tres variables mencionadas constituye una simplificación, ya que el territorio proyectual incluye, en mayor o menor grado, otras variables como la ética, la economía, el ciclo de vida, la sustentabilidad, la comercialización y la logística, pero sólo a partir de «la técnica, la usabilidad y la significación» es posible definir lo específico del diseño y su posibilidad real de innovar. De innovar con sentido.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Reinaldo Leiro Reinaldo Leiro Buenos Aires Seguidores: 60

Opiniones:
2
Votos:
20
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano
  1. Herbert Simon, The Science of the Artificial, Cambridge, Masachusetts, Londres, The mit Press, 1969.
Código QR de acceso al artículo Lo específico del diseño

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Descargar PDF

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Sandra Rubio
1
Sandra Rubio
Abr 2013

Excelente artículo.

Con el debido cuidado de dar equilibrio a las tres variables: Técnica, usabilidad y significación ya que si nos inclinamos más hacia una sola, la innovación no tendría cabida.

0
Responder
Retrato de Sebastian Urrea Suarez
21
Sebastian Urrea Suarez
May 2012

mas que la condición de forma- uso- función, creo que las personas deben ser los ojos por los cuales mira el diseñador al momento de plantear un proyecto, creo que no estamos lejos como diseñadores de plantear una ciencia de diseño fundamentada en las personas y su relación con el entorno y otras personas.

0
Responder

Te podrían interesar

Logotipo de Premios Clap
Autor:
Premios Clap
Título:
Ganadores de los Premios CLAP 2017 de Diseño Industrial
Sinopsis:
El jurado ha dado su veredicto y ha seleccionado lo mejor del diseño industrial de Iberoamérica en 2017.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
11
Seguidores:
83
Retrato de Soledad Clavell
Autor:
Soledad Clavell
Título:
De naranja a jugo
Sinopsis:
Cómo afecta la falta de definición y promoción del perfil profesional del diseñador en la generación de vínculos entre los profesionales y la industria.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
61
Opiniones:
39
Seguidores:
3
Logotipo de FOROALFA
Autor:
FOROALFA
Título:
El diseño ¿tiene fines propios?
Sinopsis:
Desde sus orígenes, las prácticas y los discursos del diseño han asumido toda clase de «misiones» que serían el objeto de su existencia; casi todas ellas vinculadas al mejoramiento de la calidad de la vida humana.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
9
Opiniones:
11
Seguidores:
594
Retrato de Monica Pujol
Autor:
Monica Pujol
Título:
Diseñando espacios de sentido
Sinopsis:
Diseño estratégico de competencias.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
40
Opiniones:
7
Seguidores:
29

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
¡Ya mismo!

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
¡Ya mismo!

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril