Investigación cuantitativa para el diseño

El diseño y los diseñadores podemos aprender mucho de nuestro rol en la sociedad si buscamos respuestas rigurosas a los desafíos de la disciplina.

Retrato de Alvaro Magaña Alvaro Magaña Santiago

Seguidores:
97
Opiniones:
6
Votos:
15
Compartir:

Un ejercicio que es siempre beneficioso, para toda disciplina que se preocupa de su rol y objetivo frente a la sociedad que la define, es cuantificar su capacidad de influencia en el entorno y comenzar a dirigir algunos de sus esfuerzos prácticos, teóricos e investigativos desde ahí.1

No estoy diciendo con esto que debamos renunciar a practicar una cantidad periódica de experimentación y búsqueda en nuestro ejercicio profesional, o que el criterio científico de búsqueda pura del conocimiento deba condicionarse a objetivos prácticos inmediatos.2 Me refiero más bien a que hace falta incorporar datos concretos, estudios de magnitud y alcance acerca de la manera en que productos, espacios, servicios, marcas y las comunicaciones humanas en general sufren o se benefician de la implicación del diseño en la consecución de sus objetivos.

Desgraciadamente es poco frecuente que las empresas destinen un porcentaje de sus ganancias a la investigación, por lo que resulta aun más infrecuente que las empresas de diseño incorporen la investigación (ni siquiera en la variable sencilla de la evaluación de resultados) a la gama de productos que conforman su oferta; pese a que solemos insistir, majaderamente, en que vivimos en la era de la información y el conocimiento.3

El valor del pensamiento

Una cosa es lo que declaramos y cuya certeza no discutimos —como, por ejemplo, cuando decimos que las marcas tienen un valor simbólico que influencia la conducta y el pensamiento de la gente—, y otra cosa distinta es que un estudio como el que realizara la Universidad Ludwig-Maximilians4 demuestre que cuando consumimos marcas de nuestro agrado, el cerebro realiza conexiones con emociones y valores positivos que provocan sensaciones de recompensa y satisfacción. O bien que el Design Council proclame con propiedad, el porcentaje que el diseño le aporta al PIB en el Reino Unido —que según se ha manifestado bordea el 2%—, o que empresas chilenas como Ilko-Virutex o Ducasse declaren públicamente que su facturación ha crecido por el valor agregado que brinda el diseño a la comercialización de sus productos (como lo hicieron en la reunión de ICSID5 en el año 2005).

Hay mucho de lo que escribimos y discutimos en torno al diseño que no alcanza jamás a ser relacionado abiertamente con la vida común de las personas, como si la reflexión de la disciplina no tuviese mayor interés en medirse con la «mezquina y cochina» realidad de las necesidades de consumo, y con la trinchera comercial y productiva del diseño; eso no sería demasiado importante si las cosas básicas, los saberes fundamentales de la disciplina, sus conocimientos, sus métodos y teorías, tuviesen entre los diseñadores mismos un reconocimiento explícito debido a su aporte, o a su capacidad de explicar o de ayudar a entender las herramientas, las habilidades, procesos, técnicas, los escenarios, los agentes involucrados en las diversas acciones del diseñar. Pero los diseñadores rara vez recurren a estos conocimientos y muchas veces son desechados por estar descontextualizados del ejercicio profesional.

En un pequeño muestreo realizado con mis alumnos del curso de Teoría de Diseño de la UTEM, tomando como base el enfrentamiento que según Bonsiepe se da entre teoría y práctica, nos fue posible vislumbrar como la totalidad de los diseñadores consultados respecto al valor que le asignaban al conocimiento teórico en su práctica profesional tendían a supeditarlo a las exigencias formales de sus clientes y a relativizar o a ignorar la aplicación sistemática de cualquier reflexión sobre su quehacer; arrinconando la teoría y la reflexión como instrumentos en desuso para las prácticas cotidianas.

Las preguntas a realizarse puede leerse desde varias perspectivas:

  • ¿es que las teorías no están de acuerdo con los tiempos y las actividades cotidianas de los diseñadores? Esto implicaría relativizar o cuestionar el valor de cualquier reflexión relacionada con el diseño (incluso ésta);
  • ¿es que los diseñadores han abandonado el rigor académico para satisfacer pedidos, encargos y formular proyectos sólo con un objetivo comercial limitado? (o incluso más ¿alguna vez se ha desarrollado algún tipo de rigor académico?). En esta pregunta quedaría implícito que el rol económico del diseño se valoraría en menor medida que el conocimiento teórico «superior», como si las rutinas productivas que conforman a la disciplina no fuesen en si mismas materia de análisis;
  • podría también preguntarse ¿acaso investigar, demostrar, fundamentar no son «activos» productivizables (es decir, factibles de convertir en productos) agregándole valor a la gestión completa del diseño?

El valor de la gestión del conocimiento

En la actualidad los diseñadores podemos echar mano a diversas herramientas de comprobación y verificación del impacto del diseño en varios campos productivos. Las ofertas de especialización académica han incorporado la gestión estratégica, el Design Management a sus ofertas de seminarios, magíster y doctorado, el acercamiento que ha venido sucediendo entre el mundo de los negocios y la economía hacia el diseño ha creado la necesidad de desarrollar conocimiento y habilidades relacionadas con comparar, cuantificar y medir los casos en que el diseño ha roto los paradigmas del pasado, al punto que desarrollar modelos a partir del análisis de estos casos ya no es algo tan innovador como solía ser.

El gran desafío está en trascender los ejemplos paradigmáticos —o derechamente trillados de Apple, el IPod, de Jonathan Ive (Ideo), Zara, Nokia, Citröen6, etc.—, identificando nuevos ejemplos significativos, idealmente surgidos de las culturas económicas y empresariales específicas de cada entorno, como lo esboza desde el ámbito académico el Proteinlab7, liderado por Héctor Torres en la UTEM.

Falta que las empresas de diseño y las asociaciones gremiales aprendan a destinar parte de sus ingresos a la investigación, el estudio del impacto y el tamaño relativo de la disciplina en el mercado, no solamente para saber el «peso específico» del diseño en la economía y la cultura sino, además, para transferirle a las empresas y a los clientes las potencialidades sobre las que el diseño puede crear valor para todo el producto ampliado8 —cómo ya lo ha hecho en casos específicos— y cómo eso afecta a nuestros clientes y al mercado.

Es estimulante hacer eco de la sugerencia de Victor Margolin acerca de construir un modelo holístico de investigación para el diseño en sociedad, «uno que pueda ayudarnos a entender cómo las distintas actividades de diseño encajan conjuntamente dentro del ambiente humano»9, aunque su enfoque es eminentemente académico, reafirma el rol irremplazable de la investigación, pues ésta «puede contribuir al debate sobre lo que debe diseñarse en el futuro».

La investigación, la conciencia del alcance y el impacto del diseño, puede abrir nuevas posibilidades disciplinarias. Mediante la productivización del conocimiento y la experiencia acumulada con clientes, procesos, productos y mercados, la prospección de necesidades no articuladas, de tendencias, y el aislamiento de problemáticas con potenciales de oportunidad para el diseño, podemos empezar a dar nuevas respuestas a la pregunta crucial:

¿Cuál es hoy la importancia del diseño?

Seguidores:
97
Opiniones:
6
Votos:
15
Compartir:
  1. Diseño es una actividad cuyos esfuerzos en este sentido han sido fragmentarios y normalmente aislados, podríamos decir (en las palabras de Josep María Martí una disciplina joven que adolece de inmadurez, pese a poseer una tradición histórica, técnicas y procesos más o menos definibles y un bagaje creativo socialmente aceptado, pero sustancialmente subjetivos y operativamente divergentes.
  2. Consideramos que esto podría conducir a un estancamiento reflexivo de la profesión, en el cual no sea posible trascender el modelo reactivo de encargo y propuesta. Reconociendo naturalmente que las urgencias profesionales hoy demandan mejores y más sólidos conocimientos sobre el entorno social y económico en que se desarrollan las personas, la tecnología, las empresas y la política.
  3. Digo esto debido a que sin duda no podemos atribuirnos ningún conocimiento de verdad nuevo sin una debida investigación que certifique su validez. De hecho no podemos atribuirnos como propio un conocimiento debido al mérito ajeno sin reconocer su autoría a quien corresponda, y eso lo ha sabido la ciencia mucho antes que el diseño, aunque en la práctica profesional y empresarial esto suela pasarse por alto con frecuencia.
  4. Tomado de un artículo en Harvard Business Working Knowledge.
  5. Internacional Council of Societies of Industrial Design.
  6. Ejemplos tópicos de empresas que incorporan al diseño como creador de valor y atributo de marca.
  7. Proyecto de la Universidad Tecnológica Metropolitana de Santiago orientado a la innovación tecnológica mediante el estudio del impacto de las tecnologías digitales, así como al análisis del desarrollo de nuevos entornos y productos que mejoren la calidad de vida de las personas.
  8. Producto definido en su totalidad, incorporando en él al servicio, la gestión del producto y todo su ciclo de vida.
  9. Víctor Margolin en la Cuarta Conferencia de la Academia Europea de Diseño, Aveiro, Portugal, el 10 de abril de 2001.
Código QR de acceso al artículo Investigación cuantitativa para el diseño

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Alvaro Magaña

Más artículos de Alvaro Magaña

Título:
El diseño en el negocio de la identidad
Sinopsis:
El diseño es una herramienta valiosa para la creación de valor funcional y emocional, que redunda en mejor retorno sobre la inversión de nuestros clientes.
Compartir:
Título:
Teoría, práctica e innovación
Sinopsis:
La innovación se ha convertido en un imperativo social y político. Hace falta un discurso acerca del papel del diseño como agente de esa anhelada innovación.
Compartir:
Título:
¿Teoría para el diseño o para los diseñadores?
Sinopsis:
Hacer para la innovación no significa abandonar el saber académico, más bien hay que asumir que las urgencias, el mundo del trabajo nos obliga a operativizar las teorías conocidas y las por conocer.
Compartir:
Título:
Educación creativa y estratégica del diseño
Sinopsis:
Las complejas demandas que hoy enfrenta la profesión, obligan a redefinir el rol de la creatividad en la didáctica y en el ejercicio profesional de los diseñadores.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Jorge Rodriguez
0
Jorge Rodriguez
Jul 2011

Estoy muy de acuerdo con tu punto de vista. El trabajo del diseñador no se puede limitar a cumplir encargos ya que va mucho mas alla de un oficio . Hoy por hoy ni siquiera los artesanos hacen esto. Muchos artesanos, dedican largos periodos a investigación no solo estética sino de usabilidad, rentabilidad y popularidad de ciertos materiales, tecnicas e inclusive motivos visuales.

El rol del diseñador actual va mucho mas allá del quehacer.

Gracias por compartir este punto de vista.

0
Responder
Retrato de César Ochoa
9
César Ochoa
Jul 2010

En mi humilde opinion una «solución diseño» que en su proceso no alla tenido en cuenta una eficaz aplicacion las bases teoricas y tenga una pobre o ninguna investigacion, solo puede llevar a soluciones de gran pobreza conceptual, y de hecho de ser una respuesta de dudable eficacia en la mayoria de las ocaciones e indigna de ser llamada diseño.. y mas una muestra osada e irresponsable, demostrativa de una gran falta de profesionalismo, de hecho un irrespeto por la profesion misma...

0
Responder
Retrato de Ricardo Aguilar
0
Ricardo Aguilar
Jun 2010

Lograr la productivización de la investigación sobre lo diseñado, es llevar dicha investigación a la metodología como proceso y herramienta, que otorgue certidumbre, tanto al diseñador, como al cliente, de que el producto garantiza el logro de los objetivos de comunicación, bajo las condiciones previstas.

Estoy en la búsqueda de avances en esta tecnología.

Gracias.

dgricardoaguilar@yahoo.com.mx

1
Responder
Retrato de Marcelo Zamora
0
Marcelo Zamora
Jun 2010

El diseño en mi ciudad, es aún mas pequeño de lo que es en otras ciudades del mundo, apenas formo parte de la primera genración de LDG de la Universidad mas importante, sin embargo, por la formación que nos han compartido los inicadores de nuestra carrera, tenemos una inclinación muy preponderante hacia la investigación en el y del diseño, pero por cambios burocráticos, la universidad(pública) los ha perdido; ayudame a conseguir mejor información en este sentido o bien recomiendame autores con los que pueda enriquecer esta inquietud por favor.

0
Responder
Retrato de Dorian Ortiz
2
Dorian Ortiz
Jun 2010

Gracias por hacernos participes de tus bien argumentadas ideas. Estoy de hecho reflexionando ultimamente sobre el aporte social de la profesión y sobre un posible enfoque superfluo de la profesión que a base de «nada de esfuerzo» hemos logrado: El diseño Gráfico como actividad «snob» que otorga a quien lo entiende un estatus social «merecido» y mercadologicamente correcto. Me hace recordar en lo que convirtieron a la artesanía cuando se academizó y guardo en palacios: Arte. La conceptualización rebuscada semioticamente y banal e inventada que enaltece el ego de quien la emite y quien la lee.

0
Responder
Retrato de Vicente Sandoval
29
Vicente Sandoval
Mar 2010

Estimado Álvaro,

es un artículo y un tema muy interesante, de larga data que sigue sin ser tomado en serio. Yo estoy haciéndo mis estudios sobre investigación en otras áreas, pero estoy muy interesado en desarrollar la investigación en el Diseño como disciplina. A mi manera de ver, la investigación debe ganarse la simpatía de los diseñadores y diseñadoras, contribuyendo al quehacer práctico, como todas las disciplinas. Tengo algunas teorías de qué tendría que pasar para que esto ocurra, pero podremos conversarlas en otro momento si te apetece.

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Josefina Ramirez
Autor:
Josefina Ramirez
Título:
Hablar el idioma de los clientes
Sinopsis:
Se está revalorizando la idea del diseño como herramienta estratégica para el desarrollo económico. Los diseñadores necesitan aprender a comunicarse en el lenguaje empresarial.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
89
Opiniones:
23
Seguidores:
23
Retrato de Jose Korn
Autor:
Jose Korn
Título:
Educar y ejercer la profesión de diseñador
Sinopsis:
Los mercados sin fronteras, las comunicaciones globales, los cambios tecnológicos, las culturas traslapadas y las identidades perdidas, son factores que nos obligan a buscar nuevas formas de enseñar y nuevas formas de práctica profesional.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
5
Opiniones:
2
Seguidores:
1
Retrato de Juan Barragán
Autor:
Juan Barragán
Título:
Los países y las ciudades no son marcas
Sinopsis:
Una perspectiva opuesta al estándar del «branding» de identidades de cuidades y países.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
106
Opiniones:
99
Seguidores:
24
Retrato de Betiana Cuadra
Autor:
Betiana Cuadra
Título:
¿El diseño tiene campo laboral?
Sinopsis:
¿Tiene sentido que se sigan incorporando más carreras para formar diseñadores en América Latina?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
22
Opiniones:
10
Seguidores:
10
Retrato de Juan Carlos Hernández
Autor:
Juan Carlos Hernández
Título:
El mercado siempre tiene la razón
Sinopsis:
Para evitar malentendidos en el ámbito de la comunicación comercial, acerca de la conocida frase: «el cliente siempre tiene la razón».
Compartir:
Interacciones:
Votos:
22
Opiniones:
13
Seguidores:
113
Logotipo de FOROALFA
Autor:
FOROALFA
Título:
Debate: ¿Existe una ética del diseño?
Sinopsis:
¿Está bien que los diseñadores acepten trabajos cuyos fines son socialmente nocivos? ¿Es hora de formular una serie de criterios que regulen la ética profesional del diseño?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
163
Opiniones:
171
Seguidores:
564
Retrato de Victor Margolin
Autor:
Victor Margolin
Título:
El diseñador ciudadano
Sinopsis:
Qué podemos aportar los diseñadores a la calidad de una experiencia contemporánea que no llegamos a comprender completamente.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
92
Opiniones:
21
Seguidores:
140
Retrato de Fernando Del Vecchio
Autor:
Fernando Del Vecchio
Título:
Tres formas efectivas de perder dinero
Sinopsis:
Hay formas muy diversas de convertir proyectos promisorios en desastres económicos. Aquí me refiero solamente a tres.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
97
Opiniones:
35
Seguidores:
696

Próximos cursos online

Desarrollamos para ti los mejores cursos online de actualización profesional, que te permitirán formarte y especializarte de la mano de renombrados especialistas

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
28 Enero 2019

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
15 Abril 2019

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
22 Abril 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
22 Junio 2019