En busca del auténtico estar-en-el-mundo

Crítica al enfoque lineal y restrictivo que asume Adam Sharr respecto al traslado del filósofo en La cabaña de Heidegger.

Retrato de Ingrid Alicia Fugellie Gezan Ingrid Alicia Fugellie Gezan Ciudad de México Seguidores: 26

Opiniones:
6
Votos:
3
Compartir:
Ilustración principal del artículo En busca del auténtico estar-en-el-mundo

El libro La cabaña de Heidegger. Un espacio para pensar —que corresponde a una tesis doctoral—, describe en forma minuciosa las características formal-estructurales de la cabaña que Elfride (Petri) (1893-1992) y Martin Heidegger (1889-1976) hicieran construir en Röterbuckweg, a las afueras de Friburgo, en las montañas de la Selva Negra, al sur de Alemania, y a la cual se mudaron en 1922.

Adam Sharr,1 autor del libro, aborda el tema desde una perspectiva que enfatiza la idea romántica del espacio construido en el bosque y en medio de la naturaleza agreste, como lugar privilegiado para la actividad del pensar. En este sentido, Heidegger, como filósofo moderno, añoraría el territorio perdido a causa del embate de las máquinas y sus efectos destructivos en el orden de la vida cotidiana.

Esta idea, que el texto toma al pie de la letra, no logra ser profundizada en términos integrales (contraviniendo, en cierta forma, la tesis heideggeriana del Dasein), y sirve a su autor para establecer una suerte de conversación coloquial con el pensador, sin decretar un vínculo con los complejos motivos inherentes a una decisión como la que le llevó a cambiar su permanencia en la confortable casa de la ciudad, por el exiguo y austero espacio de la cabaña.

En ese lugar, Heidegger trabajó algunos de sus principales escritos, entre los que se encuentra Ser y tiempo.

La idea-eje del texto —que reitera el énfasis de la concepción moderna del periodo medieval como momento de la historia, donde la vida en el campo constituye el sustrato inalienable de la reflexión y sus condiciones de posibilidad— presenta, desde mi punto de vista, un problema de reducción conceptual e histórica, al establecer de manera fija el territorio detonante de la acción reflexiva desarrollada por el pensador: acción supuestamente originada y mantenida en un sitio único e inequívoco.

El texto no considera el carácter transitivo que implica moverse desde un sitio a otro, circunstancia que define el contexto real de desplazamiento, capaz de generar procesos mentales particularmente complejos, incluyendo lo que para el filósofo resulta fundamental en la comprensión de nuestro ser-en-el-mundo: un acontecimiento, un estar-siendo, un siendo en el espacio-tiempo de nuestras circunstancias. Tampoco toma en cuenta los preámbulos del momento que transformó las condiciones existenciales de la familia Heidegger, ciertos detonantes clave en la historia, no sólo del filósofo, sino de toda persona cuyo estilo de vida es puesto en crisis.2

Están también ausentes los efectos de una decisión como la que motivó el cambio, sobre todo considerando la situación de Heidegger como hombre unido en matrimonio y padre de dos niños.3 En algunas de las fotografías del libro se puede observar a la señora Heidegger como acompañante a la hora de comida, o realizando algunas actividades en la cocina, pero sabemos que el filósofo alemán permaneció en relativo aislamiento durante al menos diez años, recluido en su cabaña de la Selva Negra, aunque probablemente con viajes esporádicos a la ciudad.

La cabaña de Heidegger. Fotografía de Digne Meller-Marcovicz. ca. 1966. Cortesía editorial Gustavo Gili.

Los dibujos de Escher y la situación de traslado a la cabaña

Hay en el trabajo gráfico de Maurits Cornelis Escher (Países Bajos, 1898-1972), una concepción del espacio en desplazamiento que provoca desconcierto. Sus imágenes —nítidamente dibujadas— señalan territorios y personajes sin lugar de partida ni puntos de orientación claramente discernibles. Se podría decir que todo está ocurriendo en una suerte de circulación interminable, a través del flujo dinámico que no lleva a ningún lugar previsible o definido de antemano.4

En la concepción espacial de Escher, la idea de la separación de planos a través de espacios vacíos de contenido visible como una manera de identificar realidades distintas, constituye una demarcación superflua que no corresponde a la realidad de la percepción visual: observar lo que en realidad está ocurriendo no da cuenta de una supuesta división absoluta entre partes, noción siempre destacada por la tradición. En su introducción al catálogo originalmente publicado en 1959, el artista escribe:

«Yo mismo me encontré durante muchos años en semejante estado de alucinación, hasta que llegó el momento en que cayó la venda que cubría mis ojos y me di cuenta de que mi meta no era el dominio de la técnica. Otro anhelo, cuya existencia hasta entonces no sospechaba, se apoderó de mí. Concebí ideas que nada tenían que ver con el dibujo o el grabado, ideas que tomaron de tal manera posesión de mí que deseé a toda costa comunicarlas a otros».

M. C. Escher, Estampas y dibujos5

En plena época de posguerra, cuando el estado de cosas en el mundo es más inestable y provisional que quizá nunca antes, cuando ya nada ni nadie garantiza el soñado progreso prometido por el desarrollo de las ciencias y la tecnología, y después de lo que significaron las bombas nucleares injustamente lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki, cualquier pretensión de estabilidad constituye entonces algo cercano a la utopía.

Escher y Heidegger pertenecen a esa época, saben por distintos medios que el mundo está sometido a un proceso de dislocamiento e intentan —a través del pensamiento y sus respectivos códigos— anclar territorios diversificados a un espacio sujeto a la integridad de sus respectivas propuestas: la del artista y la del filósofo.

Heidegger desarrolla sus ideas, crea la filosofía que le da discernimiento, corrige y enmienda los textos en búsqueda de la perfección que requiere el comunicar, todo ello en una situación materialmente documentada de traslación no sólo espacial. Su vida afectiva y familiar, su erotismo, sus concepciones y militancia política, sus ideas religiosas, sus relaciones con colegas y discípulos, sus conexiones con la vida académica, todo se ha movido incesantemente para él, asunto no irrelevante para quien construye la idea del Dasein.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Ingrid Alicia Fugellie Gezan Ingrid Alicia Fugellie Gezan Ciudad de México Seguidores: 26

Opiniones:
6
Votos:
3
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
  1. Adam Sharr, La cabaña de Heidegger.Unespacio para pensar, Gustavo Gili, Barcelona, 2008.
  2. Se dice que la cabaña le fue regalada a Heidegger por su esposa Elfride, quien invirtió en su compra parte de la herencia que recibió por esos años, y también que fue ella quien la diseñó. En el texto consultado, cuya fuente encontramos al final de la cita, se plantea que este gesto de Elfride correspondió a un asunto de inversión, y también para facilitar el trabajo de su marido, ya que los hijos pequeños eran muy ruidosos e interrumpían la actividad intelectual del escritor y pensador. Boletín de información técnica N° 265, AITIM Mayo-Junio 2010.
  3. En diversas fuentes se comenta que la pareja de Elfride y Martin llevaban una relación abierta, que el hijo mayor no era hijo biológico de Heidegger, y que ambos sostenían vínculos amorosos con otras parejas. Del filósofo se conoce su relación con Hannah Arendt y con Elisabeth Blochmann, ambas estudiantes suyas.
  4. M. C. Escher. Estampas y dibujos, Editorial Numen, México, 2004.
  5. Ibíd., pág. 5.
Código QR de acceso al artículo En busca del auténtico estar-en-el-mundo

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Descargar PDF

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Juancarlos Varela
0
Juancarlos Varela
Hace 2 meses

Lo que pasa es que cualquier autor ve todo desde su perspectiva y muy a menudo inventa cosas que nunca pasaron en la realidad. Esto se hace para hacer la obra más atractiva para el lector. De todos modos, el libro es estupendo. Por cierto, ya hace poco estuve en Alemania y visité muchos sitios históricos. Me encantaron. Les cuento también que si alguien quiere recorrer cualquier ciudad en un carro alquilado, en este sitio del alquiler de coches en alcala de henares (https://rental24h.com/es/spain...) se puede encontrar la mejor empresa que ofrece alquiler por el mejor precio.

0
Responder
Retrato de Nancy3 Sánchez
0
Nancy3 Sánchez
Hace 2 meses

Muchas gracias por compartir con nosotros una reflexión tan interesante. Me encantó el artículo.

0
Retrato de Ingrid Alicia Fugellie Gezan
26
Ingrid Alicia Fugellie Gezan
Hace 2 meses

Gracias Nancy por tus palabras, saludo afectuoso!

0
Responder
Retrato de Cynthia Grandini
0
Cynthia Grandini
Hace un año

Me ha interesado muchísimo el enfoque de este texto. Al parecer, Adam Sharr estaría dando una argumentación idealista de las condiciones idóneas para pensar y hacer filosofía, en tanto que Ingrid Fugellie considera la situación compleja de Heidegger ("su vida afectiva y familiar, su erotismo, sus concepciones y militancia política, sus ideas religiosas, sus relaciones con colegas y discípulos, sus conexiones con la vida académica") con lo cual podemos no sólo reconocer que la obra de todo autor está íntimamente ligada al acontencer de su vida y de su tiempo, sino comprender incluso de qué se alimentan ciertos conceptos y abordajes de las ideas. Así, mientras Sharr pone el argumento en un elemento relativamente externo -que ciertamente tiene influencia en nosotros como es el entorno- la autora nos habla de la importancia de la transformación permamente de la vida como factor detonante de la creación. Gracias!

0
Responder
Retrato de Néstor Damián Ortega
290
Néstor Damián Ortega
Hace un año

Ingrid, se agradecen este tipo de textos, en donde la reflexión y el pensamiento filosófico se insertan en varias ramas del conocimiento. !Excelente!

0
Retrato de Ingrid Alicia Fugellie Gezan
26
Ingrid Alicia Fugellie Gezan
Hace un año

Muchas gracias Néstor. Espero que mi trabajo corresponda a tu elogioso comentario.

0
Responder

Te podrían interesar

Ilustración principal del artículo Horacio Coppola, un argentino en la Bauhaus
Autor:
Paola Di Lernia
Título:
Horacio Coppola, un argentino en la Bauhaus
Sinopsis:
Grete Stern y Horacio Coppola son recordados como dos de los más grandes fotógrafos argentinos. Aquí una breve reseña de su legado, a casi dos años de la muerte de Coppola.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
31
Opiniones:
11
Seguidores:
3
Ilustración principal del artículo Usuario vs. diseñador
Autor:
Jesús Mª Pineda-Patrón
Título:
Usuario vs. diseñador
Sinopsis:
Cuando el objeto se lee connotativamente, se le despoja «simbólicamente» del poder que le ha otorgado el diseñador al crearlo. Así, se enriquece la realidad y el ego del diseñador queda «vencido».
Compartir:
Interacciones:
Votos:
44
Opiniones:
24
Seguidores:
19
Ilustración principal del artículo Silla W: identidad de un clásico
Autor:
Wustavo Quiroga
Título:
Silla W: identidad de un clásico
Sinopsis:
Relato del proceso de creación y mutación de la «silla W», del arquitecto y diseñador César Jannello (Buenos Aires, 1918-1985).
Compartir:
Interacciones:
Votos:
19
Opiniones:
5
Seguidores:
7
Retrato de Carmen Virginia Grisolía Cardona
Autor:
Carmen Virginia Grisolía Cardona
Título:
Un lenguaje visual para las ciudades
Sinopsis:
La omnipresencia del diseño gráfico en el acontecer diario de las ciudades lo convierte en parte de la misma ciudad, de sus habitantes y, en consecuencia, de su identidad.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
38
Opiniones:
10
Seguidores:
9
Ilustración principal del artículo  Miradas gráficas: diseño, concepto e identidad visual
Autor:
Beto Lima
Título:
Miradas gráficas: diseño, concepto e identidad visual
Sinopsis:
La utilización del ojo en el logo de la «CBS Television» y otras empresas que lo utilizan como elemento gráfico en sus marcas.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
25
Opiniones:
3
Seguidores:
14
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
Autor:
Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
Título:
¿El diseño es dibujo o el dibujo es diseño?
Sinopsis:
Una polémica vigente desde la segunda mitad del siglo XX que aún no ha terminado.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
58
Opiniones:
59
Seguidores:
559

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
18 Noviembre

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
¡Ya mismo!

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
¡Ya mismo!

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril