El cartel de cine

Una antigualla con historia y mucho arraigo cultural.

Joan Costa, autor AutorJoan Costa Seguidores: 2614

El cartel de cine es ya una antigualla. Pero es una parte de nuestra cultura popular. Y el paradigma de una época en que el cine era el eje de la narrativa visual de una nueva sociedad.

Ya he manifestado repetidamente mi visión del Cartel como la «matriz del diseño gráfico». Pero el cartel de cine ha sido una deriva del diseño, supeditado a dos técnicas que son ajenas a su espíritu gráfico manual: la fotografía y el cine. Y, en consecuencia, sometido a la economía, el negocio del cine.

Estas reflexiones han surgido a propósito del reciente Curso Público sobre el Cartel de Cine, dictado por el amigo Esteban Celi dentro del Congreso CIAGUEC, en la Universidad Israel, de Quito, Ecuador.

El cine y el cartel

El triunfo del cartel de cine fue el triunfo del cine. La época dorada del cine fue también la época dorada del cartelismo engendrado por él. El cartel es el espejo de la pantalla. Y, por eso mismo, la vida del cartel está ligada a la vida del cine.

El vínculo formal del cartel con el cine se hace evidente por la «fotografía», la técnica que dio nacimiento al cinematógrafo. Impresa y fijada en el cartel, la foto exhibe fielmente el rostro de las grandes estrellas y la escena clave del film. En la época previa en que la fotografía no predominaba todavía en el cartelismo, ésta era sustituida por la «ilustración» –que daba más carácter al cartel, más vigor pictórico que la fotografía—.

Cartel de Ben Hur
Cartel de Lo que el viento se llevó

Por eso, el cartel de la época dorada del cine (Greta Garbo, Gary Cooper, Charles Chaplin, etc.) era más ilustración que diseño. Haría falta que el cine alcanzara una mayor madurez para que el diseño hiciera su aparición en el cartel hasta llegar a la abstracción: la «lágrima» de Bonjour tristesse, por ejemplo. Fue, sobre todo, por la influencia de Saul Bass y sus «créditos», que el diseño gráfico asaltó el cartel de cine con su visión sintética impactante. Pero duró poco.

Cartel de Bonjour Tristesse
Cartel de Anatomía de un asesinato

Por otra parte, las corrientes artísticas, como el Futurismo, emergen en Rusia y Alemania y, con él los carteles correspondientes, como el caso de la germana Metrópolis, de Fritz Lang. Pero es la excepción.

El cartel en su entorno

En rigor, el cartel de cine no se deja analizar cabalmente sin tener en cuenta dos aspectos fundamentales, ajenos al cartel mismo. El primero es el aspecto del «progreso tecnológico». El segundo, el de la «evolución sociocultural». Y hay que añadir un tercer elemento: la incidencia del «marketing» en ambos.

La cuestión tecnológica empieza por la presencia de la fotografía en el cartel de cine. Si el cine mismo es fotografía en movimiento, el cartel debe fijar esa cualidad fotográfica sobre su superficie. Esta lógica llegaría a imponerse en la vertiente económica y comercial del cine: 1) una foto es más barata que una ilustración, 2) la imagen del cartel está ya en los fotogramas del film. Estaba cantado. El cartel pasaría a manos del marketing que tenía la potestad de elegir el momento culminante de una escena (romántica, cómica o de terror, dependiendo de la emoción del film). Ahí está el cartel ya resuelto: el tirón del rostro de la star en primer plano o la imagen más icónica del film. El diseño se reduce así a la puesta en forma del texto.

La incidencia de la televisión, así como el conjunto de los medios masivos en esta lógica económica, ofrece a la agencia de publicidad la campaña servida. El plan de medios explotará sistemáticamente la imagen más culminante del film: en el cartel, el folleto, la prensa, la fachada del cine y el press book. Criterio que dará nacimiento al trailer, pieza clave para la comercialización del film.

El aspecto sociocultural del cine (y de la TV) y su reflejo en el cartel, incide tanto por el gran peso de la popularidad de las estrellas: el star system como el relato fílmico —o novelesco— del argumento. Las grandes obras literarias van al cine: El retrato de Dorian Gray, Ana Karenina, Lo que el viento se llevó.

La gente quiere «ver» historias y el cine se vuelve literatura visual.

Sociedad del espectáculo

El aspecto sociocultural antes citado abarca toda la sociedad del espectáculo, y el cine pertenece a ella. Todos los carteles que anuncian espectáculos populares, ya sean musicales, deportivos, taurinos, de circo o de fiestas y ferias, son imágenes del propio espectáculo. El carácter visual, que es la clave de todo espectáculo, no renuncia (no puede) a la representación «espectacular» de sí mismo en el cartel que lo anticipa (ningún grabado de «toros» de Picasso motivaría al público a las corridas). ¿Cómo sustituir, pues, en un cartel el momento cumbre de cualquier espectáculo de masas por una síntesis gráfica elaborada del mismo?

¿Podemos imaginar para el musical Cantando bajo la lluvia un cartel que no muestre a Gene Kelly subido al farol con su gesto inmortal blandiendo el paraguas?

Esta exigencia publicitaria del cartel ligado al espectáculo visual de masas es la antítesis del genuino Cartel: el arte de la síntesis.

Lo que queda del cartel de cine es su valor cultural. Su momento en su época. Su significado disolviéndose en la nostalgia de la sala oscura y la emocioń colectiva. Tiempos pasados.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
5
Votos:
19

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo El cartel de cine

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 25/03/2022

Descargar PDF

Ilustración principal del artículo Cosas de diseñadores
Cosas de diseñadores La palabra «diseño» se ha convertido en todoterreno. Significa al mismo tiempo, lo bueno y lo malo, lo útil, lo inútil y lo fútil, lo mejor y lo peor. La prensa internacional de los días 3, 4 y 5 de Septiembre ha avivado el asunto.

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Ivan Salguero
0
Hace un año

me parece muy atractiva la manera de analizar el cartel del cine, y como este ha ido evolucionando desde su creacion y como se ve y lo que este dice. como abarca los temas culturales y mas me parece muy interesante. excelente articulo

0
Retrato de Jorge Luis Aguilar
0
Hace un año

OK., pero... ¿y el otro cartel, el que se sigue haciendo y que no utiliza la fotografía ni asume la estética del Star System? Como producto cultural, ¿no es válido?

0
Retrato de Esther Requena Gómez
0
Esther Requena Gómez
Jul. 2022

Un placer seguir aprendiendo del maestro Costa

0
Retrato de Roberto Martínez Garza
18
May. 2022

El maestro Costa nos alumbra con su narrativa que analiza los mejores momentos en la historia del cartel en la industria del cine.

0
Retrato de Daniel Aranda
0
Abr. 2022

Gran artículo

0

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 agosto

Tipología de Marcas

Tipología de Marcas

Criterios y herramientas para seleccionar el tipo adecuado al diseñar marcas

15 horas (aprox.)
1 agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 septiembre