Diálogo Nº 33269

Diálogo iniciado en el artículo ¿Mantener el estilo o adaptarse a lo nuevo?

Retrato de Nicolás Castez
0
Ene. 2013

En principio creo que el estilo no debería ser una constante en ningún comunicador visual o diseñador gráfico. El estilo es una de las elecciones a la hora de elaborar un mensaje, es parte del discurso que corresponde a un emisor, y a un receptor.

Entiendo que a veces uno maneja mejor un estilo que otro, como te sucedió a vos, y que empieces a «vender» mas ese producto. Pero si dejamos que el cliente sienta que nuestro trabajo se ubica en ese plano, nos van a estar «comprando» como si fueramos remeras, eligiendo la que más le gusta por color o motivo.

1
Retrato de Clara Durán
26
Ene. 2013

Exacto, por eso hablo de que a veces en función de lo que nos haga evolucionar, del mercado y de la productividad, renovamos o nos adaptamos a otro estilo. Sin embargo, como que siempre tiene un toque personal que es lógico que lo tenga todo producto de la creatividad de cada diseñador.

Y además es cierto que si el cliente nos «escoje» porque «fulano hace X tipo de diseño», después vemos que mandó a hacer otro trabajo con otro porque el estilo que quería no era el que nosotros le ofrecíamos. Quedamos pensando «pero si también te podía adaptar tu diseño igual de bien??» Ups!

0
Retrato de Nicolás Castez
0
Ene. 2013

Que un cliente nos venga a buscar por nuestro estilo, me hace pensar más en un artista que en un diseñador, como dije antes, el estilo en el diseño, entiendo yo, es una variable, no algo preestablecido.

Si uno vende minimalismo porque le sale bien, en vez de ofrecer soluciones particulares, estamos vendiendo un producto, que es «nuestro» estilo. Dejando la decisión discursiva del estilo en manos del cliente que nos elige. Uno debería proponerle al cliente el estilo que más se adecúe a la pieza, según el caso. Si no nos sale, se aprende o se ve quien puede hacerlo por nosotros.

Saludos!

1
Retrato de Kleber Camacho
8
Ene. 2013

Muchos dicen que se ve mejor las cosas desde afuera y como mercadologo, difiero mucho de tu idea Nicolás Castez el estilo debe ser una constante, que perfecciona un diseñador y en algunos casos lo convierte en maestros del arte grafica siendo ese estilo el agente diferenciador que lo destaca de los demás profesionales, y da un valor agregado a su experiencia.

Cuando preparas una estrategia de marketing y propones un cambio de imagen para un mercado específico ya se tiene claro cual serán las agencias o profesionales que cuentan con el estilo que buscamos proyectar.

0
Retrato de Nicolás Castez
0
Ene. 2013

Entiendo tu postura Kleber pero como comunicador sigo creyendo que no es asi. Quizás porque no pienso mi profesion de forma individualista sino como equipo. Donde lo que se busca es dar soluciones, no vender un estilo en particular.

Creo que una analogía válida podría ser decirte que uses siempre la misma estrategia de marketing para todos tus clientes.

El estilo no se adapta creo yo a cualquier situación, así como tampoco lo hace la estrategia.

La estrategia de marketing, no debería determinar el estilo, creo yo, eso lo debería hacer la estrategia comunicacional.

Saludos!

1
Responder

Este video podría interesarte👇👇👇

Te podrían interesar

Ilustración principal del artículo Texto red
Juan Miguel Lorite Fonta, autor Juan Miguel Lorite Fonta Texto red De la revolución que supone el paradigma tecnológico informacional emerge una sociedad estructurada ya por un nuevo modelo de texto: el texto red.
Ilustración principal del artículo Esquematismo
Joan Costa, autor Joan Costa Esquematismo Llevo más de tres décadas trabajando a fondo en la práctica, el estudio, investigación y experimentación de un fenómeno que me tiene fascinado. Es el mundo de los esquemas.

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
1 julio

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología...

20 horas (aprox.)
1 julio