La escalera

No es correcto evaluar o criticar piezas diseñadas sin conocer realmente los objetivos y lineamientos que le dieron origen.

Retrato de Juan Morales Juan Morales Asunción Seguidores: 0

Opiniones:
2
Votos:
8
Compartir:

Seguramente Ud. conozca la historia de los dos borrachos que iban por las vías del tren. Iban como podían, es decir, en cuatro patas. Uno de los borrachos le dijo al otro:

—El arquitecto que diseñó esto es medio bruto ¡esta es la escalera más larga que he visto en mi vida!

—Es bien bruto ¡mira la altura a la que puso los pasamanos!—, respondió el otro borracho.

Me pregunto ¿cuántas veces nos ponemos voluntariamente en el papel de estos borrachos? Es decir, ¿cuántas veces nos comportamos como ellos? Lastimosamente, creo que muchas. Con la diferencia de que no lo hacemos con vías y escaleras, sino con piezas de comunicación visual.

Pero primero ¿en qué se equivocaron los borrachos? Y antes que eso ¿estaban realmente equivocados?

El error de los borrachos

Si lo que tenían bajo sus pies hubiera sido una escalera, hubieran tenido razón. Una escalera de esa longitud y con los «pasamanos» a esa altura sería absurda y la persona que la hubiera diseñado podría ser considerada incompetente. Pero no se trataba de una escalera sino de las vías del tren. En este caso, las vías «estaban bien». Eran muy largas, sí, pero tenían la longitud necesaria. Y los «pasamanos» (los rieles) estaban a pocos centímetros del piso… el lugar correcto.

El error de los borrachos fue simple pero craso: evaluaron un objeto creyendo que el objetivo del mismo era uno (facilitar el ascenso-descenso de personas) cuando en realidad era totalmente distinto (posibilitar el tránsito de trenes).

Nuestro error

La gente en general a menudo —y los diseñadores con cierta frecuencia— hacen lo mismo que los borrachos de la historia: al ver una pieza gráfica emiten un juicio de valor sobre la misma. Y lo que es peor, muchas veces hacen un juicio de valor sobre la calidad profesional de la persona que la diseñó. Y cometen el mismo error que aquellos: evalúan o critican la pieza gráfica sin saber realmente cuáles son los objetivos que debe cumplir dicha pieza o, dicho de otro modo, qué es lo que ella se propone lograr.1 En el mejor de los casos hacen como los borrachos: adivinan los objetivos, basándose en preconceptos. En la mayoría de los casos, sin embargo, omiten todo proceso intelectual (pensar o imaginar) y hacen un juicio injusto y hasta caprichoso, un juicio basado en la fatídica dupla «me gusta» y «no me gusta».

Evitémoslo

Criticar una pieza gráfica sin conocer los objetivos que ésta persigue o las necesidades a las que responde es tolerable en una persona ajena a la profesión. Después de todo, probablemente no sepa —ni está obligada a saber— cómo se diseña una pieza gráfica y —por ende— no sabe cómo evaluarla. Además, no tiene ningún compromiso con esta profesión.

Sin embargo este tipo de acciones es más que reprobable viniendo de un diseñador gráfico, porque se supone que sí sabe cómo se diseña y se supone que no debería olvidarlo por momentos. Pero sobre todo es reprobable porque no condice con la actitud de respeto hacia su profesión (y hacia sus colegas) que se esperaría de un profesional.

Por otra parte, hacer ese tipo de comentarios livianos sobre el trabajo de los colegas en presencia de personas ajenas al diseño puede influir de manera negativa el posicionamiento de la misma profesión en la mente del público. Al hacerlo, el mensaje que se transmite es algo así como:

Las piezas gráficas son buenas o malas según me gusten o no me gusten; los objetivos o funciones no existen. Por lo tanto, realizar una buena pieza gráfica depende sobre todo de tener buen gusto y un poco de suerte de que la mire alguien a quien sí le guste.

Para nada depende de que se hayan definido (o no) —antes de su elaboración— sus características, para que cumplan con unos objetivos determinados.2

 

Ayudemos a posicionar correctamente a nuestra profesión educando a nuestros interlocutores, concretamente a los que nos preguntan «¿qué te parece este logo? está bueno ¿verdad?» o «¿qué te parece aquél afiche? es muy malo ¿verdad?», comentándoles que no se puede evaluar una pieza gráfica desconociendo qué debe lograr o, al menos, reservándonos nuestros comentarios.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Este video podría interesarte👇👇👇

Retrato de Juan Morales Juan Morales Asunción Seguidores: 0

Opiniones:
2
Votos:
8
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
  1. Me refiero tanto a las críticas o juzgamientos negativos como a los positivos.
  2. Consultar la brillante definición que presenta Raúl Belluccia en su libro «El diseño gráfico y sus enseñanza - Ilusiones y desengaños». 
Código QR de acceso al artículo La escalera

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Rubén Olivero
0
Rubén Olivero
Ago 2014

Es obvio que detrás de una pieza gráfica o marca hay problemas, objetivos y necesidades que se tienen que resolver. No obstante, considero que la ejecución de la misma debe tener un mínimo de calidad visual. Se pueden hacer dos piezas similares, usando los mismos elementos para comunicar lo mismo, siendo una muy atractiva, y la otra rechazada por su falta de coherencia y calidad a la hora de ejecutarla. Para eso existe la teoría y la profesionalidad, para que el receptor reciba el mensaje sin tener que escudriñarlo. Parte de ello repercute en un buen diseño que se percibe de forma inconsciente

0
Responder
Retrato de Hendrik Gómez
0
Hendrik Gómez
Mar 2010

Me pregunto si aquellos «borrachos» habrán sido arquitectos, o si por lo menos sus «preconcepciones,» en aquel estado, habrían cambiado.

No estoy de acuerdo en acallar las opiniones de nadie, ni siquiera los «ataques» de los colegas diseñadores.

El problema es el enfoque. Si vivimos en una sociedad tan atententa a la estética, ¿no es lógico que se preste más atención a ese apartado? Después de todo, la mitad del trabajo de diseño debe satisfacer las necesidades estéticas del diseñador, de antemano lamento si su opinión es otra.

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Eduardo Parra Chavarro
Autor:
Eduardo Parra Chavarro
Título:
Sobre honorarios y derechos de autor
Sinopsis:
Es necesario un instrumento contractual que permita al arquitecto o al diseñador obtener remuneración por el trabajo intelectual que involucra el desarrollo del proyecto, sea este implementado o no.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
27
Opiniones:
13
Seguidores:
4
Ilustración principal del artículo Todos tuvimos un carrito de panchos alguna vez
Autor:
Santiago Gatti
Título:
Todos tuvimos un carrito de panchos alguna vez
Sinopsis:
La importancia de especializarse para no ser un diseñador más y poder progresar profesionalmente.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
228
Opiniones:
155
Seguidores:
53
Logotipo de FOROALFA
Autor:
FOROALFA
Título:
¿Cuáles son las causas del deterioro de la profesión?
Sinopsis:
En el ambiente se respira un aire de insatisfacción respecto del estado de la profesión, especialmente en el caso del Diseño Gráfico. Se habla de un deterioro y tanto se buscan responsables como vías de solución.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
105
Opiniones:
168
Seguidores:
596
Ilustración principal del artículo Fortalezas y oportunidades de negocio
Autor:
Fernando Del Vecchio
Título:
Fortalezas y oportunidades de negocio
Sinopsis:
Explicar nuestra falta de éxito por la existencia de «competencia desleal» es engañarnos. Aquí como en el fútbol, «los goles no se merecen, se hacen».
Compartir:
Interacciones:
Votos:
93
Opiniones:
28
Seguidores:
743

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Domina las claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Aprende a planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

20 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar la creación de marca

15 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
6 Abril