La batalla del diseñador

La urgencia del día a día no nos permite planificar y hacer nuestro trabajo con el cuidado que quisiéramos. ¿Debemos resignarnos a que todo sea «para ayer»?

Alma  Rosa Sanchez Mundo, autor AutorAlma Rosa Sanchez Mundo Seguidores: 17

Ser diseñador es estar en constante estrés y al filo del tiempo. Todo el trabajo es pedido «para ayer», siempre nos dicen que es urgente, cuando en realidad nada es urgente. Nunca nos dan tiempo para planificar, organizar y hacer las cosas bien. Nos presionan, presionan al impresor, y así siempre termina saliendo algo mal. Lo curioso es que siempre hay tiempo para corregir y repetir mil veces, pero nunca para planear y hacer las cosas con calma. Este pan de cada día nos trae consecuencias desfavorables: nos hace trabajar horas extra y perder tiempo o dinero.

En diseño editorial de publicaciones periódicas se dan procesos muy ajustados, para lograr cumplir con la fecha de salida de la edición: la revista o el periódico debe salir sí o sí. En cambio, cuando la periodicidad es menos frecuente y las fechas de cierre son más laxas, como es el caso de las revistas de comunicación interna, se da un gran margen para que el proceso editorial sea ineficaz. Esto suele ser consecuencia de que quien cumple la función de editor en la empresa, no siempre está preparado para llevar adelante el proceso editorial con profesionalismo. Así, un trabajo para una revista bimestral calculado en 40 días puede convertirse en un trabajo de 60 ó más días.

Las distintas etapas del proceso (planeación del tema, coordinación de artículos, revisión del material, redacción, diseño, revisiones) pueden solaparse, obstruirse y quedar incompletas, obligando a repetirlas varias veces. A medida que se acerca la fecha de cierre el diseñador trabaja bajo más presión. Cuando algo sale mal, lo cual es muy común en estos casos, el cliente se molesta y convoca a una reunión para saber qué se está fallando y qué se puede hacer para mejorar; lo cual pone aún más presión sobre el diseñador.

Estos procesos ineficientes suelen comenzar en el momento en el que el diseñador acepta propuestas del tipo «ve trabajando un logo, luego te digo para qué es; pero ganemos tiempo porque es urgente». Muchos dirán «el trabajo del diseñador es así», pero ¿qué posibilidades tenemos de ser tratados como profesionales si aceptamos trabajar sin la información elemental necesaria, o si aceptamos participar de procesos mal gestionados, que difícilmente puedan llegar a buen puerto?

Habrá quien pueda hacer un logotipo de 5 minutos, para salir del paso, pero los profesionales de verdad, los que queremos hacer las cosas bien, sabemos que el diseño es un proceso complejo, que la calidad no solo es un factor de tiempo, sino también de conocimiento, de experiencia y también de paciencia.

Hay diseñadores de todo tipo, con todo tipo de manías y mañas: hay quienes diseñan contra el tiempo, contra el cliente, contra los ejecutivos de cuenta, contra la competencia o contra lo que sea. Para muchos ser diseñador es estar en una constante batalla, lo cual exige desarrollar permanentemente una tolerancia a la frustración. Pero... ¿está bien que sea así? Obviamente no.

Ser un diseñador profesional es una tarea de todos los días. Si queremos que nos traten como profesionales estamos obligados a comportarnos como tales, y garantizar la eficiencia de los procesos en los que nos involucramos. Cada vez que encaramos un trabajo debemos asegurarnos de que el proceso nos permita dar una respuesta profesional. Cuando nos toca trabajar con gente sin preparación para gestionar el proceso con eficiencia y que no nos permite hacer un buen trabajo, nos quedan pocas opciones:

  1. Renunciar al trabajo como consecuencia de saber que no podremos hacerlo bien y buscar otro que nos permita desempeñarnos profesionalmente.
  2. Aceptar trabajar en condiciones adversas y relajarse. A veces la necesidad económica nos obliga a hacerlo. No obstante, si sabemos que esas condiciones implicaran mayor dedicación y trabajo, convendrá reclamar lo corresponda a la hora de negociar nuestros honorarios.
  3. Ayudar a nuestro interlocutor a hacer mejor su trabajo, sugiriéndole pautas y procesos más eficientes. Hay que tener en cuenta que nadie nace sabiendo gestionar proyectos complejos que involucran muchas personas, y que la mayoría aprende haciéndolo. Pero también hay que considerar que no todo el mundo está dispuesto a aceptar sugerencias, por lo que estas siempre deben ofrecerse con cuidado y mucho respeto. Esta solución intermedia parece ser la más recomendable como primer intento.

En cualquier caso, queda claro que nadie nos pone un arma en la cabeza para obligarnos a trabajar mal. Siempre hay un instante en el que aceptamos unas condiciones que nos llevarán a eso. Será cuestión de estar atentos a cada pedido que nos hagan y, antes de decir «sí», tomarnos un tiempo produencial (sean minutos, horas o días, según el caso) para pensar si las condiciones de trabajo que nos proponen podrían llevar nuestro trabajo a buen puerto. Si nos tomamos ese tiempo, es bastante probable que podamos tomar la mejor decisión y que nuestro nivel de estrés se reduzca en forma considerable, al tiempo que daremos una imagen mucho más profesional.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
46
Votos:
122

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo La batalla del diseñador

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 25/08/2017

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Emilio Insua
0
Dic. 2017

Gracias por tu artículo Alma, muy cierto la realidad que nos expones acerca de las dificultades que enfrenta un diseñador gráfico.

Sin embargo creo yo, como muchos otros diseñadores, que tenemos que valorar más nuestro trabajo (como profesión cara de procesos extensos y complejos para dar resultados pertinentes que es) y ponerle límites y decir "No" al cliente o quien sea que está pautando nuestros servicios (el brief es una gran herramienta al igual que las cotizaciones, especificando todos los servicios que se ofrecen, demuestra mayor profesionalismo).

Claro está, que en la realidad que nos expusiste, muchos no podemos darnos el lujo de decir "No" (porque necesitamos el dinero en muchas ocasiones o ceder ciertas pautas), pero creo que es un sacrificio necesario que se tiene que hacer si es que se quiere mostrar profesionalismo y calidad en la imagen de un diseñador, que muchas veces no se la toma como tal.

1
Retrato de Melissa Davila
0
Melissa Davila
Feb. 2018

Hola Alma, gracias por tu artículo, es muy cierto y me ha pasado laboralmente.

Concuerdo con Emilio hasta cierto punto.

Como diseñadores profesionales sabemos el tiempo que nos toma desarrollar un proyecto, y deberíamos aprender a decir "no" en algunas ocasiones cuando el cliente o hasta la misma agencia te exigen terminar proyectos en un periodo absurdo de tiempo. Creo que es el deber ser pero la realidad no es así, ¿por qué? Porque la mayoria de los diseñadores trabajamos para alguien (y tenemos la necesidad económica para vivir) y la misma agencia te presiona con las entregas que son "para ayer", y en dado caso donde nos demos el lujo de decir "no" fácilmente buscan a otro diseñador a quien no le importe entregar a medias y realizar los cambios infinitos que le pidan con tal de cumplir y conservar su trabajo.

0
Responder
Retrato de Jp Gooner
0
Ago. 2017

Muy buen artículo, lamentablemente tenemos "colegas" que hacen que la profesión se vea no profesional, el clásico "si, yo te hago tu logo en 5 min" entre muchos otros, es una carrera que debemos nosotros mismos como diseñadores comenzar a educar a nuestro cliente, a veces se puede, a veces no, y es frustrante ver como gente no le importa o se siente con la capacidad de opinar por sobre un tema que no conoce o no ha desarrollado, porque confunden su creatividad, con toda una profesión y nosotros como diseñadores tenemos que enseñar al cliente para que en un futuro, el cliente no busqué alguien que solo le mueva al programa sino alguien con conocimientos y habilidades para resolver su problema de la manera más funcional.

1
Retrato de Beatriz Fragoso
1
Ago. 2017

Hola, buenas tardes Jp Gooner, concuerdo contigo. desde tu punto de vista. creo que los clientes aveces solo buscan quien sepa manipular el programa, ya que creen que quienes manipulan los software de diseño, son diseñadores , pero lo que realmente hace un diseñador es quien te guía para saber lo que realmente necesitas, el que con sus habilidades y conocimientos tiene la capacidad a través de un proceso y tiempo en resolver la necesidad del cliente, lo que muchos clientes desconocen.

3
Responder
Retrato de Juan Carlos Rodolfo Coronel
9
Ago. 2017

Es importante compartir experiencias, para eso ejercemos una profesión que se basa en la comunicación; pero al mismo tiempo siento que estos temas son como el muro de los lamentos, donde nos quejamos por el «vía crucis» de nuestra tarea, pero no hacemos nada. Si queremos ser tratado como «profesionales» debemos pensar y actuar como tal, estoy totalmente seguro que ese cliente cuando va al médico y este le da un tratamiento para su dolencia, acepta sin pestañear lo que el profesional le indica. ¿Por qué pasa esto?, el médico o abogado, etc., tienen sustento y certeza muy clara de lo que están proponiendo ¿nosotros cuantas veces podemos decir lo mismo? El cliente es muy hábil, aunque no sepa de diseño, percibe cuando el profesional le solucionará su problema o le creará una complicación. Hagamos el ejercicio de ponernos en el lugar del cliente, y nos llevaremos una sorpresa.

Contraté un servicio, el resultado fue fatal, me di cuenta que soy peor que el cliente que crítico.

Es mi opinión

0
Retrato de Beatriz Fragoso
1
Ago. 2017

Buenas tardes, creo que como profesionales es importante hacer un lazo de confianza con el cliente, tener comunicación y Sinceridad, para llegar a buen termino de trabajo.

1
Responder
Retrato de Dennys Vera
0
Dic. 2019

Para los diseñadores es difícil y muy molestoso cuando los clientes piden cambios en los diseños pero de ellos mismos se puede aprender. Pero tambien los diseñadores debemos ser firmes respecto a nuestras ideas justificadas acerca de algún pedido, se debe dar a conocer todo el proceso creativo y las justificaciones que dicho diseño posee, para que así el cliente quede satisfecho y vea que el diseño puede funcionar.

0
Retrato de Andres Mendoza
0
Andres Mendoza
Nov. 2018

Es bueno tener en cuenta que en un trabajo de diseño no solo nosotros estamos al mando, sino que hay otra persona que está depositando su confianza en nosotros. El tema que se esta mencionando en este articulo es bastante común entre nosotros los diseñadores y a muchos les molesta ya que apresuran un trabajo como si fuera sencillo. Considero que esto se trata más de respeto entre diseñador y cliente y desde un principio dejar muy en claro el método de trabajo para que después no exista queja alguna a parte que una buena comunicación siempre aligera la carga. Nosotros debemos también entender que muchas veces el cliente no comprende el grado de dificultad que puede tener una imagen y el tiempo que toma, por eso es nuestro deber instruir y explicar cómo funciona nuestro trabajo.

0
Retrato de Raúl Jaramillo Bustamante
11
Feb. 2018

Debemos asumir nuestra profesión con los retos y virtudes que conlleva. El trato con el cliente es una oportunidad para crecer en experiencia, oportunidad para exponer nuestros conocimientos. Y a pesar de toda la critica y argumentación que pueda generar este tema siempre debemos tener presente que el cliente es quien está poniendo el dinero, esta arriesgando una inversión, y salvo muy caóticas o especiales circunstancias en las que esta relación se pueda volver tórrida, un cliente -un proyecto- es una oportunidad para aprender del juego del trato humano, el trato social. Los invito, apreciados colegas, a mirar al cliente con otros ojos, mas allá de lo complicado que luzca su criterio o personalidad, a ver en el, el cliente, la oportunidad de crecer como profesionales, de evolucionar y finalmente de aprender. Un abrazo a todos.

1
Retrato de Melissa Davila
0
Melissa Davila
Feb. 2018

Creo que es muy difícil cambiar la cultura laboral que se le implica a un diseñador con "proyectos para ayer" que realmente terminas tardandote más por tantos cambios realizados (porque en la mayoría de las veces ni el cliente sabe lo que quiere), a que si se plantea bien el objetivo y las necesidades para desarrollar un buen proyecto sin necesidad de hacer tantas modificaciones. Vivo con la esperanza de que como comunidad podamos "educar" y hacerle entender al cliente que normalmente cree que un diseño es "simple, fácil, rápido y bonito" que para llegar a un buen diseño se necesita organización y tiempo.

2
Retrato de Joel Thyo García
0
Feb. 2018

Interesante tu artículo Alma Rosa, gracias por compartirlo.

Trabajar en esos plazos de tiempos cortos y el batallar con clientes que quieren los diseños para ayer es una realidad grande que lidiamos día con día. Pero igual pienso que no debe ser una batalla de diseñador vs cliente, a encontrar siempre un acuerdo entre tiempos, los estímulos de creatividad necesarios para trabajar como sabemos hacerlo y al final lograr el trabajo por el cual se nos ha contratado.

Y de igual forma saber cuando es mejor pasar pedidos por fechas que resultan imposibles para uno y que no beneficiarían a nadie.

Otra forma es simplemente poner limites hasta donde llega el diseño y si quieren cosas extras, cobrar extra.

0
Retrato de Sergio Aguirre
0
Sergio Aguirre
Ene. 2018

Algo que he descubierto es que el cliente siempre esta dispuesto a esperar un poco mas de tiempo para tener un buen resultado. En un trabajo rechazaron mis propuestas, urgian "para ayer", no tuve tiempo para terminarlas bien. Aunque esperaron pacientemente 1 semana a que otra empresa lo hiciera, hermosas fotografias que dieron, aprendi mucho. La campaña la lance con fotografias que no eran mias y fue un exito total, todo perfecto. Aparentemente, al fin y al cabo, no era urgente.

0
Retrato de Claudia Ayala
0
Dic. 2017

La vida del diseñador está llena de contratiempos, pero considero que tienes razón al exigir que reflexionemos acerca de nuestras acciones como tal. Pues no podemos dejar que el mundo nos vaya empujando, debemos pararnos firmes y establecer nuestras necesidades de trabajo, debemos promover el respeto al proceso creativo. Gracias por tu aporte.

4

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 marzo

Cómo Justificar el Diseño

Cómo Justificar el Diseño

Cómo construir autoridad profesional y superar el problema de convencer al cliente al presentarle diseños

15 horas (aprox.)
1 marzo