Evaluación en diseño: ¿me gusta o no me gusta?

La evaluación necesita de una argumentación fundamentada y de valor crítico por parte del profesor, frases como «me gusta» o «no me gusta» se escuchan regularmente, produciendo confusión y desaliento en los alumnos.

Maria Guadalupe Gaytan Aguirre Ciudad Juárez
Followers:
9
Comments:
0
Votes:
114
Compartir:

Como dice el refrán popular —en gustos se rompen géneros—, seguramente todos tenemos «muy buen gusto» pero afortunadamente para todos, la enseñanza de las disciplinas del diseño no deben basarse en la apreciación estética o gusto de quien enseña o forma a los futuros diseñadores; mucho menos las evaluaciones a proyectos deben estar basadas en este tipo de consideraciones superficiales.

Aquellos aspectos de los cuales frecuentemente los profesores o asesores consideramos que adolecen los estudiantes, llámese lectura, redacción, buena ortografía y discurso, también son áreas débiles para algunos docentes. Esto se verifica en evaluaciones o críticas basadas en el gusto personal, demostrando la carencia de argumentos técnicos o teóricos, resultado de la falta de preparación, experiencia, lectura previa o documentación del tema por parte de quien evalúa.

La evaluación que hacemos los profesores sobre los proyectos desarrollados por los estudiantes debe estar basada y fundamentada en la investigación, conocimiento y experiencia que el docente tiene como misión compartir con el alumno. No podemos esperar la aplicación de un conocimiento que no ha sido transmitido.

Aunado a esto, la aplicación de la técnica, el interés del estudiante por el proyecto, así como el nuevo conocimiento generado a partir de la aplicación, deberán estar incluidos en la evaluación y crítica que se haga frente al alumno, en el entendido de que la crítica no es discriminar, destrozar o juzgar un proyecto, sino la exposición de ideas que surgen de la apreciación del producto desarrollado en beneficio de una revaloración, replanteamiento, o bien la aprobación del mismo.

No hay receta a seguir ya que cada producto tendrá su «bonito» y su «feo» según el juicio y bagaje de quien lo observe, pero considero que como docentes debemos basar las evaluaciones en criterios claros discutidos con los estudiantes con anterioridad a la elaboración de los proyectos.

Si basamos una evaluación con algún parámetro específico es porque al estudiante ya se le dio a conocer lo referente al mismo: en repetidas ocasiones nos quejamos de la «mala calidad» en un proyecto pero, ¿hemos trabajado en clase respecto a la calidad? Y no me refiero solamente al buen acabado de un producto, sino a la calidad de contenido, forma, funcionalidad y discurso.

Es necesario evidenciar ante los estudiantes los criterios de evaluación que utilizaremos en un proyecto, recordemos que el estudiante no diseña para el maestro, ni siquiera para él mismo, existe un usuario o público que recibirá la imagen, la información o el producto, pero el problema es que pocas veces en clase solicitamos a los estudiantes poner a prueba con este público receptor sus diseños, para que de esta manera conozcan el potencial que tienen sus propuestas para cumplir con su objetivo. Así, comúnmente la retroalimentación se recibe del docente y de los mismos compañeros de clase y en base a estas opiniones —muy limitadas por cierto— se promulga un éxito o un fracaso.

¿Cómo evaluar algo intangible, como la capacidad de persuasión de un cartel? ¿El fomento a los valores a través de una campaña? ¿El éxito de una identidad corporativa de una empresa ficticia? ¿La viabilidad de una página web que aún no se ha subido a la red?

Los docentes frecuentemente generamos en los estudiantes un sentimiento de impotencia con frases como «está bien», «está mal» o «no funciona» sin argumentos de valor.

Considero que actualmente debemos dejar atrás el conductismo y permitir que el alumno desarrolle su potencial en base a la construcción de su propio proceso creativo, donde manifestará los valores del estudiante, la responsabilidad, la productividad y el reflejo de lo que pretende construir en un futuro para su vida profesional.

Para ello quienes nos dedicamos a instruir en el diseño tenemos el compromiso de ofrecer las herramientas necesarias y dejar atrás las evaluaciones basadas en los gustos personales que poco aportan a la formación y valoración del diseño.

Questions

¿Puede darnos un ejemplo de un proyecto concreto de diseño (qué pieza, para qué cliente, con qué objetivos, etc) que Ud. le haya propuesto a sus estudiantes donde queden explícitos esos «criterios claros discutidos con los estudiantes con anterioridad a la elaboración de los proyectos» como menciona en su nota y sobre los que los «docentes debemos basar las evaluaciones»?

En el taller de prácticas profesionales se ha solicitado a los estudiantes de Diseño Gráfico generar una imagen para identificar la convocatoria a la exposición de carteles Ideas por la Paz.

Este es un proyecto que surge al interior de un grupo de investigadores que ante la problemática social de inseguridad y falta del estado de derecho en ciudad Juárez, buscan aportar a la comunidad ideas sencillas y viables a través de las cuales el ciudadano común pueda ejercer y beneficiar la convivencia ciudadana.

A los estudiantes (del mismo nivel) se les brindó la siguiente información:

  • Con el propósito de crear un esfuerzo colectivo de la comunidad internacional de diseñadores, y unir nuestros esfuerzos para promover una cultura por la paz. Trabajar de forma crítica y abierta a favor de la paz, la justicia y la solidaridad, fomentando las relaciones humanas pacíficas. Aportar ideas sobre acciones, valores y reflexiones que promuevan la acción individual y colectiva por una mejor calidad de vida, que inspire a la esperanza de un entorno digno y de paz.
  • La convocatoria estará dirigida a alumnos, docentes, artistas y profesionales del área del diseño y la comunicación, mexicanos y extranjeros.
  • Los carteles participantes deberán ser inéditos.
  • 60 carteles formarán parte de una exposición itinerante.
  • Las ideas deben ir en tono de propuesta, de una invitación a ser parte de la solución. Los carteles deberán ser específicos sobre los temas de valor cívico, tolerancia, paz, justicia, solidaridad, contra el odio, contra violencia, contra indiferencia, etc., que incidan en la paz. Evitando mensajes o imágenes que pudieran resultar violentos y ofensivos a terceros.

Con esta información los estudiantes presentaron sus proyectos. Algunas de las propuestas más discutidas fueron:

Propuestas presentadas en la exposición de carteles Ideas por la Paz.

Para la selección del cartel más adecuado se convocó a tres docentes con injerencia en el proyecto y, en palabras de los estudiantes, lo mas frustante era escuchar «ese no, no me gusta».

Los estudiantes replicaron una respuesta concreta y objetiva con fundamentos para poder argumentar que la propuesta no funcionaría para el proyecto. Algunas de las respuestas incluían frases como : «es un cliché», «se ve muy infantil» «los colores no me gustan».

Finalmente una vez seleccionada la opción de preferencia, y solicitando una explicación concreta y fundamentada, se argumentó:

Cartel ganador de la exposición de carteles Ideas por la Paz.

Los colores utilizados brindan al lector una connotación de esperanza, de alegría, aspectos muy necesarios actualmente para infundir en la comunidad. El elemento gráfico de la paloma es un «cliché» pero éstos no deben rechazarse, en ocasiones el uso de elementos conocidos favorece la aceptación del mensaje y su permeabilidad entre la gente, máxime que el mensaje esta dirigido a toda la sociedad sin distinción de sexo, estrato social, nivel cultural etc… Otra de las observaciones positivas es que la imagen refleja jovialidad y actualmente en la ciudad se maneja la idea de que es la juventud quien sacará adelante a la comunidad. Se considera que la tipografía utilizada es formal, fuerte y se relaciona con mensajes de índole social. El espacio libre que se genera beneficia el manejo del texto y el balance del cartel.

Los estudiantes se mostraron mayormente complacidos con los argumentos de los docentes quienes en ocasiones y motivados por generar una opinión al momento, expresamos con falta de objetividad nuestra opinión basándonos solo en gustos personales.

Followers:
9
Comments:
0
Votes:
114
Compartir:

0 Comments

Comment

Bibliografía

  • Baldwin, Jonathán, Lucienne Roberts, Comunicación visual, de la teoría a la práctica, AVA Publishing, Suiza, 2006.
  • Cassarini Ratto, Martha. Teoría y diseño curricular, Trillas, México 2004.
  • Porter, Luis, Imaginación y Educación. Complejidad y lentitud en el aprendizaje del diseño, Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, México, 2008.
  • Shaughnessy, Adrian, Cómo ser diseñador gráfico sin perder el alma, Laurence King Publishing, Londres, 2005.
  • Sola, Carlos, Aprendizaje basado en problemas: un enfoque investigativo, Manantial, Buenos Aires, 1999.

This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Published on 23/01/2011.

You may be interested

Daniel Silverman
Idioma:
ES
Author:

Daniel Silverman

Title:

Rara avis: el diseñador que no diseña sus presentaciones

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
105
Comments:
47
Followers:
51
Mariluz Soto Hormazabal
Idioma:
ES
Author:

Mariluz Soto Hormazabal

Title:

Expresión gráfica emosocial

Share:
Interactions:
Votes:
61
Comments:
39
Followers:
5
Gabriel Suárez
Idioma:
ES
Author:

Gabriel Suárez

Title:

Sin título igual se puede

Share:
Interactions:
Votes:
128
Comments:
164
Followers:
9
Luz Del Carmen A. Vilchis Esquivel
Idioma:
ES
Author:

Luz Del Carmen A. Vilchis Esquivel

Title:

Reconocer a un diseñador es reconocer al diseño

Share:
Interactions:
Votes:
94
Comments:
47
Followers:
139
Nora Karina Aguilar Rendón
Idioma:
ES
Author:

Nora Karina Aguilar Rendón

Title:

Estrategia didáctica en dibujo para el diseño

Share:
Interactions:
Votes:
44
Followers:
130
Luiz Claudio Gonçalves Gomes
Idioma:
PT
Author:

Luiz Claudio Gonçalves Gomes

Title:

Book: Fundamentos do Design

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
11
Comments:
1
Followers:
41
My opinion:

Login with your account to comment on this article. If you do not have it, create your free account now.

0
Montoto Cxl
Dec 2012

Muy interesante el artículo, lamentablemente no he podido leerlo al completo sin ser hostigado reiteradamente por un pop up sugiriéndome que me registre. Vaya criterio que han tenido a la hora de crear el sitio...madre mía. Para dejar un comentario me veo obligado a rellenar un formulario con mis datos, como si los de mi perfil (falso) de facebook no fuesen suficientes. Algo más desean saber de mí? Los tengo que invitar a casa a tomar algo y contarles mi vida para que me dejen acceder al contenido?. Definitivamente este sitio NO ME GUSTA.

0
Reply
0
Lilia Guzman
Feb 2012

Guadalupe tienes razón respecto a cuidar aspectos más importantes como ortografía, redacción, etc… la realidad es que eso debería tener un peso mayor. También hay que tomar en cuenta que un proyecto con sus respectivas fases de planeación llevan tiempo, por lo tanto, dinero; cosa que el cliente no ve, ya que prefiere irse con el «diseñador» –quien solo tomo un curso técnico del software- porque le cobrara un precio menor, la realidad es que el proyecto se vera lindo, pero en cuanto ha cubrir realmente las necesidades del cliente sólo un experto podrá hacerlo.

0
Reply
0
Natalia Morales Suvires
Aug 2011

En el taller donde trabajamos con las otras docentes mantenemos un vision similar. Creemos que las prácticas docentes instaladas en los talleres, hacen que la instrumentación y el ritual de la consulta individual lideren la enseñanza, concibiendo al conocimiento como un proceso unidireccional.

Las consultas son momentos, donde los estudiantes escuchan una serie de invalorables consejos, como «correlo» «subilo o «bajale». En esos momentos configurados como profesionales se promueven respuestas en función de criterios del docente, no hay construcción posible por parte del alumno, hay acatamiento.

0
Reply
0
Santiago Quintana Vega
Jun 2011

creo que esta opinión no puede venir de un docente si no viene acompañada de una fundamentación coherente y de criterios explicados por este, que le permiten al evaluador decir«me gusta o no», si no fuere asi esta opinión tiende a buscar en el estudiante de pronto no mejorar su producto, ejercicio o resultado si no en buscar agradar y colmar los «gustos» del que evalua. puede ser esta una pregunta de escuesta «Te gusta o no? explica por que.«

0
Reply
0
Andrés Wilches Velásquez
May 2011

Seria ideal que al momento de presentar nuestros proyectos en clase existiera una validacion previa por parte de los usuarios. Asi, profesores podrian evaluar objetivamente el proyecto y nosotros como estudiantes argumentar decisiones tomadas en el desarrollo del proyecto! Es hora de que tantos proyectos salgan del papel y los salones a interactuar en diferentes niveles con esos usuarios planteados. Actualmente estoy desarrollando mi proyecto de grado que apunta a generar estrategias para lograr esto en la U.Tadeo de Bogota y con el que espero alcanzar validaciones antes de presentarme a los jurados del proyecto.

0
Reply
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
May 2011

¡Excelente Guadalupe! Que un proyecto resulte éxito o fracaso, depende a menudo de la razones fundamentales que justificaron la construcción de sus criterios de evaluación: éstos dependen del patrón de decisiones de diseño estructuradas por cada diseñador. Diferentes diseñadores tienden a evaluar los diseños desde lógicas diferentes, lo cual en el contexto académico implica diferentes sistemas de valor. Los profesores habríamos de examinar la lógica de los criterios de evaluación construidos POR el estudiante (y dialogados en sesiones previas a la presentación final) para evaluar desde ellos.

0
Reply
0
Marlene Ordorica
May 2011

Fernando sosa Loyola: es por eso que se estudia una carrera (fundamentos cromaticos, iconicos, sintacticos, formales, etc), eso te dira el cliente, pero tu con tus conocimientos y habilidad retorica tendrias que comunicarle al cliente lo que funcionaria o no.

No en balde se cusa una licenciatura de 4 años

0
Reply
0
Fernando Sosa Loyola
Apr 2011

Es un tanto confuso el tema si consideramos que estamos preparando a profesionales para que vivan de lo que estudiaron. Y el cliente terminará evaluando los diseños con un «Me gusta» /«No me gusta».

No estoy diciendo que está bien que el docente lo haga, estoy diciendo que el estudiante futuro profesional lo va a escuchar por el resto de sus días...y no le dimos herramientas para, al menos, no ofenderse.

Pretender reemplazar esas palabras por un «funciona» o «no funciona» es mentir, ya que eso no puede saberse a menos que realmente se aplique y se hagan estudios posteriores.

0
Reply
0
Daniela Sanchez
Mar 2011

Como docente en el area de taller siempre he procurado no usar esas 2 frases de me gusta o no me gusta, porque pienso que el diseño de los alumnos no deb obedecer a mi gusto, sino al de sus clientes potenciales, normalmente cambio el me gusta o no me gusta...por es funcional, o no es funcional, con razones por las cuales vea su propuesta viable o no.

0
Reply
0
Veronica Olvera
Feb 2011

Como docente es importante dejar claras las instrucciones a sus alumnos para la realizacion de cualquier proyecto, pero aun mas importante es ser firmes en ellas ya que en muchas ocaciones se dan ciertas limitaciones a los alumnos y en el momento de evaluar se pasan por alto estas instrucciones, estas situaciones pueden crear confusion en el alumno ya que inicialmente el tenia otra vision sobre un trabajo bien realizado.

0
Reply
2
Luis Daniel Canales Parrilla
Feb 2011

Es importante aclarar que quien emite un juicio así - y me pasa- es porque al evaluar la pertinencia del enunciado gráfico, nos damos cuenta de que la estética es algo importante. Opino que dejar de lado la estética gráfica y convertirlo en algo totalmente abstracto y poco perceptible para el usuario, conlleve a una mala aceptación. El amor nace de la vista.

0
Reply
1
Rafa Viveros
Feb 2011

Creo q como alumno es muy frustrante encontrar que un maestro te evalúe con el criterio de «¿me gusta o no me gusta» pero como diseñador tengo que aceptar que lo he hecho y sobre todo al juzgar el trabajo de otros compañeros creo q tenemos que aceptar que lo que a ti no te gusta a otros si y que en gustos se rompen géneros pero creo q también hay q dejar siempre claros los criterios de evaluación y las condiciones del trabajo

0
Reply
0
Andres Ricardo Rodríguez
Feb 2011

Cuando los criterios de calificación son claros, y reunen los aspectos que ante una situacion real pueden estar, el alumno sabrá como actuar a la hora de proyectar su solución, el subjetivismo del maestro estará sujeto a los criterios, sin importar su gusto, también socializar las propuestas frente a un jurado rompe el me gusta o no me gusta que puede tener el maestro, un diseñador gráfico es un comunicador visual, y si logra la aceptación de un grupo de personas podrá persuadir al cliente. todo esta en poner al alumno en una simulación de una situación real.

0
Reply
0
Claudia Ramones
Feb 2011

Yo creo que al alumno se le debe enseñar a manejar situaciones como cliente y vendedor desde cual profesión, pues esto ayudara a tener una clara idea y opinión de lo que se quiere adquirir o vender para poder detenerse y pensar en «Me gusta» y «No me gusta» pero con razón con un porque, pues muchas veces solo lo decimos por compromiso o por falta de conocimiento sobre un diseño o lo que se quiera ofrecer.

0
Reply
0
Daniel Villar
Feb 2011

Aunque por otra parte, como bien refería en algún momento Alejandro Dolina, todo lo que se ha escrito no es más que cuestión de gustos. ¿De qué más podríamos hablar? A mí si algo no me gusta, ni siquiera se me ocurre presentarlo al cliente, porque, y cito de nuevo esta vez a Carson, seguro que esa es la opción que el cliente elegirá.

Claro que evalúo todo el tiempo si me gusta o no me gusta. Lo siento, el estudio de la historia del Arte así me lo ha enseñado, y esa es la «mano» de un diseñador. Lo cual no niega que sea necesario aplicar algo más que el gusto al analizar los modos de un mensaje

0
Reply
0
Raquel Gualdrón
Feb 2011

Dar a los estudiantes criterios claros sobre los puntos a evaluar en una propuesta gráfica en el momento de plantear el ejercicio, sea de índole académico o como en el ejemplo, un concurso, crea una plataforma sobre la cual construir discurso en el momento de valorarlo. Ejemplo: concepto de la pieza (idea), recursos gráficos, tratamiento de la imagen, manejo de la tipografía, relación todo-partes, factura, entre otros; así tanto estudiantes o concursantes como docentes o evaluadores tienen lugares comunes para discutir y criticar constructivamente los trabajos. Funciona muy bien en clase... y el artículo Me gusta!

0
Reply
0
Sebastián Trapolini
Feb 2011

Muy buen artículo. Esto es tal cual.

En mi etapa de alumno me tocó lidiar con esa clase de juicios y me frustraba. Yo estaba formándome y necesitaba que quien me daba la clase, realmente lo hiciera. En ese período uno apunta a crecer y cuando le dicen «no me gusta», lo que busca saber es que está mal para poder mejorarlo.

No acepto esta clase de juicios, al punto que como docente, no permito que mis alumnos emitan ese tipo de opiniones sobre ningún trabajo o proyecto.

«Me gusta/no me gusta», «es lindo/feo», «funciona/no funciona» no puede ser nunca el resultado de una evaluación docente.

0
Reply
1
Mauricio Camiroaga
Feb 2011

Un alumno debe recibir un feedback claro con el cual pueda corregir sus errores y aprender, pero también debe aprender a hacerse cargo de lo que propone... En definitiva, y trato de ser más claro, el cliente pocas veces argumenta su opinión, le gusta o no, y cuando argumenta, lo hace desde la estética personal, comparativa o desde lo estratégico, pero nunca desde lo técnico, lo perceptivo, y muy rara ves desde lo conceptual.

Ante la falta de argumentos en la crítica, aprendemos a escuchar, a mirar, a interpretar y a resolver a través del proceso de diseño (estudio, análisis, desarrollo).

0
Reply
24
Pier Alessi
Feb 2011

Es triste aplicar tantos conocimientos, desarrollo de conceptos e investigación para recibir un «no me gusta» o un «me gusta» (ete último también afecta al alumno) porque no permite medir sus fallos o aciertos, si todo se pudiese resumir en gustos no tendría sentido hacer una carrera, todo se resolvería aprendiendo un software y ya.

0
Reply
1
Sebastián Asegurado
Feb 2011

Me parece que algunas susceptibilidades a veces se ven tocadas y se tiende a generalizar. Frases como: «hay profesores que juzgan trabajos por gustos personales» son resultado de alguna experiencia negativa. En mi caso nunca me lo han dicho en el ambiente académico; si, y mucho, en charlas con amigos y clientes. No generalicemos. Esto ni siquiera merece un debate.

Otra de los debates que me parecen vacios de propósito es el clásico «el diseño es arte». Siempre están los fervientes defensores y los detractores, pero todo es opinable. Cada uno toma la profesión como más le gusta y convenga.

0
Reply
0
Raúl Aguilera
Jan 2011

La evaluación del diseño debe de estar basado en la objetividad debemos de establecer los criterios que permitiran evaluar la obra, caracter, concepto, sintesis formal. El producto debe de surgir de un proceso de diseño, de una metodologia y de un marco teorico previamente abordados en clase. Ello servira para que el estudiante en su proceso creativo tenga claridad de lo que se intenta diseñar e identifique los argumentos que sustentan su producto.

Lo anterior permitara que la evaluación del diseño no se convierta en un No me Gusta o en algo subjetivo. Definir criterios de diseño es fundamental.

0
Reply
0
Miguel Lomelí
Jan 2011

Me gusta o no me gusta es un juicio rápido instintivo que sin duda no contiene una clara definición si es entendido el diseño propuesto, como profesor es fundamental ejercer el valor de la critica y desglose de vocabulario para enriquecer el valor del producto. Ya que en el ámbito laboral ese juicio es diariamente expuesto por parte de algún cliente, para poder darle valor a nuestro trabajo sin duda es necesario entablar un dialogo con argumentos de comunicación visual y quizá tendremos más soporte en vender la idea.

0
Reply
4
Edgar Lara
Jan 2011

Felicidades a la profesora por su artículo, muy completo y objetivo, este problema solo refleja 2 cosas: 1, refleja la falta de capacitación hacia los docentes por parte de la Institucion Educativa, ó 2, la soberbia de algunos de profesores que creen que todo lo saben y se les olvida que a la escuela se va a «aprender, equivocarse y compartir conocimientos» no a dar gusto al profesor, ya que esto solo limíta al alumno y lo obliga caer en el vicio de «los bonitos diseños», que no cumplen su propósito pero «que bonitos se ven... me gusta«

0
Reply
0
Miguel Cuevas
Jan 2011

de acuerdo con fernando.

0
Reply
0
Fernando Carcamo Luna
Jan 2011

La expresión «me gusta o no me gusta», no es un criterio de evaluación!, es una exclamación!

A eso, nada que decir!

0
Reply
1
Eduardo Albornoz
Jan 2011

El concepto actual de enseñanza apunta a la construcción del conocimiento por parte del estudiante, para ello los docentes debemos poner como objetivos aquellas competencias necesarias para realizar lo que seria un «buen diseño», estas son habilidades mentales superiores, comunes a lo que denominamos como «inteligencia».

Así, cuando pedimos al alumno que «elija», le pedimos en forma implícita que busque, recopile, compare, analice, jerarquice, para que luego evalúe y decida.

Una evaluación consecuente deber considerar criterios para la función previa, en tanto avalan la función final, «elegir».

0
Reply
1
Antonio Quintero
Jan 2011

Me Gusta: una idea sencilla bien realizada, una idea atrevida (podría estar inconclusa) y con argumentos que la soporten y generen discusión que ayudaría a su conclusión, una gráfica pura, síntesis de la forma, ubicada perfectamente en el espacio para que luzca y se exprese, los colores puros y precisos, la letra legible, textos sencillos sin regodeos poéticos y lo mejor de todo, oir la exposición de motivos, en muchos casos representación de lo que sería el argumento de venta de la idea. Aunque la primera vista sin explicaciones es importante, también. No me gustan los escasos 600 caracteres!

0
Reply
0
Francisco De La Torre
Jan 2011

Ciento por ciento de acuerdo con tu artículo.

Aunque sabes, siento que no me ha tocado con ningún profesor así. Todos me han dado argumentos para cambiar la calificación.

(¿Será que estoy estudiando en otro planeta? jajaja)

0
Reply
0
Pilar Páez
Jan 2011

Comparto plenamente el contenido del artículo. Como todo evoluciona lo docentes también lo deberían hacer, el «me gusta o no me gusta» lo viví en la facultad hace 15 años lo cual lamento que siga vigente. Creo que los profesionales y con más razón los docentes, en su rol de formadores, deben proponer análisis de mayor profundidad.

0
Reply
42
Arturo Haro
Jan 2011

Si un docente dice «me gusta o no me gusta» no es un mercenario. Es un ignorante.

0
Reply
0
Martín Christian Fridman
Jan 2011

Si un docente dice me gusta o no me gusta, no es un docente. Es un mercenario.

0
Reply
0
Silvia Bruzzo
Jan 2011

Soy docente, y comparto plenamente lo expresado en este artículo, tan claro.

La argumentación debe estar presente, tanto en la fudamentaci´ón del producto por parte del alumno, como en la evaluación del docente.Para que esto se perfeccione, debemos ser los primeros en dar nuestro juicio de valor, descartando de raíz, la apreciación parcial del «no me gusta».

Gracias

0
Reply
0
Angélica Tirado
Jan 2011

muy buena respuesta y por lo regular el docente quiere que el estudiante adquiera se estilo por eso es «me gusta no me gusta«

0
Reply
0
Mónica Bustamante
Jan 2011

Muy buen Articulo que describa la realidad de muchas cátedras. Lo que mas rescato es el deseo de realizar una evaluación fundamentada y sólida sobre cada trabajo. Con esto, se mejoraría muchísimo la calidad de los trabajos de los alumnos (que no caerían en soluciones fáciles de hacer lo que al profesor o a una cátedra le gusta).

0
Reply
0
Pep Mateo
Jan 2011

Buena exposición. Totalmente de acuerdo contigo. Siempre he sido especialmente crítico con el mundo docente porque de él depende el futuro de la profesión. Sin un buen profesorado, con juicios profesionales y criterios rigurosos poco puede trasladarse a los estudiantes.

Lógicamente gran parte de los males que acontecen a la profesión siguen fundamentados en la enseñanza de la disciplina.

Enhorabuena.

Saludos.

0
Reply
0
Wilber Oswaldo Nucamendi Madrigal
Jan 2011

Es importante considerar que el argumento es antes de diseñar, es el por qué he de usar este o cual elemento, color o tipografia... en contraparte la justifición estriba en el pasado: use, hice, coloqué, escogí... aunke esto podria parecer meramente un juego de palabras la realidad es ke la praxis debería determinar la diferencia entre justificar y ARGUMENTAR, justificar apela a defender mi composicion, diseño, etc. La argumentación tiene su base en el brief, esto con mayor recurrencia en la vida estudiantil, mi experiencia no argumento mi diseño para alguien mas k para mi etica profesional

0
Reply
0
Alberto Carrera
Jan 2011

El artículo me hizo recordar a varios profesores de la universidad, años despues me doy cuenta que el medio es el mejor maestro; te enseña de una manera realista, los docentes son o fuerón una pequeña o gran parte de tu formación intelecual, depende de la preparación con la que uno actualmente cuente para distinguir la aportación de sus opiniones.

0
Reply
28
Oyer Corazon
Jan 2011

Muy interesante artículo, por aquí estamos ahora con el concepto de Poesía Cero, entendida como «eliminar todo lo que sobra, desprendernos de todo ornamento para ir directos a lo importante. Ya no estamos en los parámetros del «me gusta o no me gusta» sino en los del «¿va a funcionar? ¿va a mejorar mi negocio?»

http://oyercorazon.com/2011/01/24/poesia...

0
Reply
42
Arturo Haro
Jan 2011

Debo señalar que uno de los grandes problemas que influye en la argumentación y en la evaluación del diseño proviene del escaso vocabulario de los docentes. No es posible que quien pretende «encauzar» el gusto del alumno y fomentar el desarrollo de su conocimiento de la estética se exprese con tan limitado bagaje de palabras. Es un panorama triste, pero existe. El docente de diseño TAMPOCO ejercita la argumentación. Lo malo: tiene la sartén por el mango. En el ámbito laboral, el diseñador que no provee a su cliente de los elementos para evaluar el trabajo contribuye al problema.

0
Reply
0
Gustavo Pedro Felix Tissier
Jan 2011

Estimados Colegas del Diseño

El aporte es muy interesante, pero mi duda es como ejemplificamos esa practica al mercado, donde nos dicta una conducción constante al vender.

Creo que a los futuros colega para ser diseñadores, hay que proyectar todas la variantes posibles y conocer todas las disciplinas, en ella encontrar un método. Una de las primera frase que utilizo en mi espacio de enseñanza es «Futuros Colegas» allí logro cambiar el eje de la conducción. Seguramente encontrare a algo nuevo en quien aprende.

Saludos cordiales desde Tandil, Bs. As. Argentina . DG. Pedro Tissier

0
Reply
0
Julio Antonio Vanoy Acero
Jan 2011

Con una experiencia de mas de 20 años en el campo de la docencia del diseño gráfico, siempre he tenido en cuenta en el momento de la evaluación de los trabajos de mis estudiantes , el saber diferenciar entre lo «bonito» y lo FUNCIONAL del trabajo presentado, argumentandoles que cada pieza presentada debe ser mas un vehículo visual enfocado a que sirva a la intención del ejercicio y no que que se convierta en una pieza gráfica muy bonita pero que no comunica absolutamente nada. ¿Es bonito o funcional?.. deberíamos abrir un debate sobre esto, a lo que se enfrenta el estudiante diariamente.

0
Reply
0
Carolina Vega
Jan 2011

Hola a todos! Estoy muy contenta que nos animemos a bucear en la profundidad, por más oscuro que parezca.

El «me gusta - no me gusta» es charla de café, el gusto no sirve para evaluar un diseño, cuando uno se propone que conceptos quiere trabajar (legibilidad - impacto visual - pregnancia, por ej) uno puede considerar si «funciona o no funciona» más allá de que «me guste» o «no me guste» a la hora de diseñar para el cliente hay que lograr que «le guste» y que «funcione».

Jose Manuel Carrión te pido que me envíes la planilla de calificaciones que ofreciste tan amableme. vegacarol@gmail.com

0
Reply
1
Germán Vegas
Jan 2011

Si bien el diseño implica la solución de problemas (y la aceptación del cliente a nuestra propuesta parece serlo), es poco común que el cliente conozca sobre comunicación visual, por lo que, el criterio del diseñador debería prevalecer al «gusto» del cliente. Si bien es cierto, el diseño no es una ciencia exacta, existen indicadores que pueden permitir cierta objetividad en el análisis de una pieza gráfica; es imprescindible lograr que la subjetividad del gusto sea uno de estos indicadores y que tenga la versatilidad de una variable mas.

0
Reply
0
Eudald Tutllo Maranges
Jan 2011

Solo un pequeño apunte. En la escuela me enseñaron que el diseño es la solución de problemas. En el mundo laboral no siempre se pueden aplicar lógicas, argumentos y razonamientos, al final siempre pesa mas el gusto del cliente, aunque el resultado final sea un fracaso a todas luces, como decimos en mi tierra «fotut», especialmente si uno quiere vivir de esta profesión.

0
Reply
1
José Isaac Cortés López
Jan 2011

Me pregunto si la subjetividad seguirá haciendo de las suyas cuando por alguna razón el gusto es la regla. Discutiría la estética en función de asuntos concretos y objetivos del producto final.

Ciertamente un rapero amante del blink-blink desearía brillo y ostentación.

Un rural seguramente una «troca para ir a darle».

Un citadino disfrutaría el silencio en el tránsito.

Y estos son clichés. No lejanos, no fortuitos, sino basados en la experiencia.

Y si no me gusta el reggaeton ni lo narco-ranchero, no significa que no pueda opinar sobre su estética. Mal gusto-buen gusto. ¿Con qué regla medimos?

0
Reply
0
Raúl París
Jan 2011

El juicio final dice que hay acierto en la teoría del color, el sintagma, la relación de la imagen con el carácter del cartel, la tipografía y el manejo del espacio. Muchas de las opiniones sobre el artículo «quiero cambiar mi logotipo, ¿cómo hago?» apuntaron a una respuesta del marketing: las reglas las dan las encuestas, los focus group, etc. En este análisis no se hace la relación interdisciplinaria con su complemento: la respuesta en el escenario público aplicado. Es decir, sólo se hace la evaluación del diseño. Creo que por ello algunas opiniones cambian el «me gusta» por el «funciona».

0
Reply
0
Jaime Chaúl
Jan 2011

Que buen tema y aplica, no solamente a la docencia, sino en general, las evaluaciones absolutas no aportan y pueden hacer mucho daño. Ciertamente los ojos «entrenados» pueden detectar una obra bien (o mal) lograda y resulta a veces complicado dar la explicación, pero es precisamente reflexiones como la tuya la que nos invita a ser claro en las evaluaciones, creo que si pudiéramos empezar a realizar evaluaciones de esta forma contriuiremos mucho al crecimiento de los jóvenes... final mente, son como diría Russell Crowe en «A Beautiful Mind» «young eager minds..». Felicidades Lupita

0
Reply
0
Ruben Garcia
Jan 2011

De acuerdo con su artículo maestra.

Constantemente los diseñadores nos cuestionamos sobre el poco valor que la sociedad suele dar a nuestra profesión. Creo que una de las formas para comenzar a solucionar esta problemática parte desde las propias aulas de clases y desde el campo laboral; aprendiendo alumnos, profesionistas y profesores de diseño a evaluar y a trabajar objetivamente.

0
Reply
2
Daniel Sosa
Jan 2011

Claro que si, la estética es muy importante en el diseño, pues hace parte de esa retorica del concepto mismo de la pieza, pero también es cierto que no existe una estética global por así decirlo, la estética es proporcional a la cultura y es ahí en donde el diseño interviene, cuando el diseñador investiga a su target, lo conoce y diseña para él es cuando hace bien su trabajo, el gusto entra en una paradoja de lo subjetivo, de lo individual, de lo personal como lo expresaría un artista, es por eso que «no hay nada mas estético en el diseño que una excelente funcionalidad«

0
Reply
205
Gabriel Meave
Jan 2011

Estoy de acuerdo, tenemos que evaluar lo más objetivamente posible.

Pero como docentes también somos formadores del gusto. Como bien comenta abajo Miguel Bohórquez, también hay que formar una sensibilidad estética en los estudiantes. La apreciación estética no es cosa menor: tanto como aprender a apreciar una sonata o una sinfonía. No todos tienen «muy buen gusto», por que esto es algo que se cultiva con los años.

La estética sigue siendo uno de los retos del diseño. Una de las cosas más difíciles de evaluar, por que es difícil establecer argumentos, teorías y discursos que la contengan.

0
Reply
2
Daniel Sosa
Jan 2011

Excelente tema y muy importante a la hora de evaluar una pieza de diseño desde la objetividad del mismo y no desde el punto de vista subjetivo-egoísta, no solo por parte de un evaluador como lo sería un docente en la academia sino también de nosotros mismos como colegas o como diseñadores mismos de las piezas diseñadas, mediante una argumentación fundamentada y critico-constructiva de una pieza de diseño no solo se concreta aun más el carácter propio del diseñador, sino que también se fortalece la verdadera función de esta increíble y extraordinaria profesión.

0
Reply
0
Daniel Villar
Jan 2011

Muy buen tema. Hace unos años vi, antes de la exhibición del film central en una noche de cine en que estrenaban «Delicatessen», un corto autoría de los mismo directores llamado «Foutaises» y que en Madrid traducían como «Lo que me gusta y lo que no me gusta».

Les recomiendo a todos que lo busquen en youtube cuando tengan 8 minutos disponibles. Una joya.

0
Reply
0
Consuelo Alejandra Orozco Linares
Jan 2011

excelente artículo Maestra Gaytan. Espero que en todas las areas, no solo en diseño, los docentes aplicaran tu criterio respecto la enseñanza.

0
Reply
0
Carlos Gomez
Jan 2011

El hablar de un me gusta o no me gusta nos puede alejar de una respuesta objetiva y clara sobre lo que estamos evaluando, hablar de funciona o no funciona sigue siendo ambiguo pues estamos orientando a nuestros alumnos a realizar trabajos que llevan un contexto y fin determinado y en muchas ocasiones nosotros no somos ese contexto, nuestro trabajo consiste en solicitar características determinadas que si pueden ser evaluadas y mi propuesta es orientar resoluciones que tenga que ver con los contextos a los cuales van enfocados los mensajes visuales,¿cómo? Espacios públicos, galerías ambulantes,

0
Reply
0
Jason Garavito Becerra
Jan 2011

Interesante tema, te me adelantaste, jeje.

Desde la universidad tuve un choque con la gran mayoría de mis instructores pues durante su orientación buscaban sacar ¨fotocopias¨ y en las evaluaciones siempre opinaban con su ¨me gusta, no me gusta¨ cuando debemos formar aparte del profesionalismo la IMPARCIALIDAD.

Ahora que inicio en el área de la enseñanza este tema es de las primeras lecciones que le doy a mis alumnos, mientras esté activo el perfil profesional ese par de palabrass deben quedar vetados y hacer uso de: aplica, no aplica, puede mejorar, ese resultado sigue en proceso,replantéelo.

0
Reply
0
Georgina Carla López Zárate
Jan 2011

Como docente del diseño me hace reflexionar y hacer conciencia de mi quehacer como facilitador.

Estaremos proporcionando los fundamentos necesarios para que el alumno pueda resolver los proyectos a los que se le enfrenta con la «calidad» que se le solicita? O esperamos que lo resuelva de la mejor manera para decidir si «me gusta» o «no me gusta»?

0
Reply
0
Paulina Huerta
Jan 2011

Es de gran importancia tocar este tema, no sólo dentro de la formación a los docentes para una evaluación más clara y consistente, sino también a la hora de la formación del estudiante en conceptos de metodología del diseño. El desarrollo de principio a fin de un proyecto, es decir, desde la concepción de la idea hasta la evaluación. Como estudiante muchas veces uno se queda «nadando» por así decirlo entre las especificaciones que busca el profesor a la hora de evaluar, por el contrario también exiten docentes que documentan su forma de evaluación, la dan a conocer y ejemplifican. ¡EXCELENTE!

0
Reply
66
Miguel Angel Aguilera Aguilar
Jan 2011

Colegas, la experiencia docente nos va presentando retos y variaciones que con el tiempo nos permite ir ajustando sistemas evaluativos muy diferentes a otras disciplinas profesionales. Mi trabajo en la Academia de San Carlos de la UNAM me ha permitido invitar a otros Maestros, clientes o especialistas para que valoren las propuestas del estudiante, en otras ocasiones la propia autoevaluación del candidato o quizá las observaciones de sus compañeros de aula, permitan sin mala intención, visualizar el proceso creativo.

0
Reply
0
Sergio Ariel Minutoli
Jan 2011

Cambiar el «me gusta» por el «funciona» no arroja claridad sobre la corrección, es un cambio a nivel código y no profundo.

Si la respuesta va a ser tan caprichosa prefiero el «me gusta» que es más subjetivo. Concuerdo con Miguel en que no hay que dejar de lado la subjetividad, el problema es cuando se propone como única argumentación. No todo es racional ni todo es estanco, habrá autores que propondrán la historia del arte como la historia de la fealdad.

0
Reply
5
Miguel Nates
Jan 2011

El gusto es un producto cultural del proceso de formación (Gadamer) de toda persona. El diseño como todos los oficios tiene un proceso de formación dentro del cual entre otros factores la sensibilidad estética es fundamental, la cual también se construye (Mandoki) para determinar el gusto. El gusto de los diseñadores y los profesores de diseño está soportado por su proceso de formación. El problema no es la presencia del gusto, sino, su reconocimiento como uno de los elementos (no el único) que entran en diálogo a la hora de argumentar un juicio de valor frente a un producto de diseño.

0
Reply
0
Catalina Bagnato Varcasia
Jan 2011

cambiar el «me gusta» por el «funciona»: funciona o no funciona. Se supone que enseñamos metodologías, teorías y principios diseño.

0
Reply
9
José Manuel Carrión
Jan 2011

Este año estoy empleando de manera sistemática en la evalución de los proyectos de diseño un conjunto de rúbricas o matrices de evaluación. Se trata de unas tablas que recogen los criterios que posicionan en uno de sus cuatro niveles (bajo, medio, bueno o excelente) cada uno de los aspectos concretos a evaluar. Los alumnos tienen acceso a esta información desde el primer día del curso. La puntuación numérica a la que nos obliga nuestro sistema, es la parte subjetiva no eludible, pero que queda acotada por cada nivel. Quien desee un ejemplo, no tendré inconveniente en enviárselo.

0
Reply
0
Sara Davila
Jan 2011

FELICIDADES!

0
Reply
19
Cesar Nandez
Jan 2011

Considero que en el trabajo de evaluación también se debe de tomar en cuenta la argumentación del estudiante, que todo trabajo debería estar acompañado de un racional.

Que el alumno reflexione antes y después de graficar y que sea capas de traducir en palabras cada una de sus intenciones de diseño, esto alejara cada vez mas los resultados a la simple influencia del gusto.

0
Reply
2
Sandra Ileana Cadena Flores
Jan 2011

Como docente, considero que es un compromiso expresarle al alumno una crìtica u observaciòn bien fundamentada bajo los terminos de diseño y desde luego objetiva sobre sus propuestas gràficas, acto que contribuye enormemente a fomentar la seguridad en nuestros estudiantes sobre sus propuestas de diseño, formando diseñadores màs analìticos capaces de formar su propio criterio como profesionales del diseño, dejando a un lado el triste ¨le gusta¨ o ¨no le gusta¨.

0
Reply
0
Rodolfo Baquier
Jan 2011

También estoy de acuerdo, es de gran importancia que las críticas hacia los proyectos en general sean constructivas pero sobre todo, fundamentadas y bien argumentadas. Yo no tengo la experiencia como docente, pero sí como alumno y como diseñador en el campo laboral y se que no es fácil separar el enfoque personal hacia la crítica, cayendo en el gusto de uno mismo y de los propios argumento de cada persona. El evitar esto será resultado del respaldo de conocimiento que cada uno tenga, pero estoy seguro que ésta práctica generaría mejores resultados en los objetivos del diseño mismo. Saludos

0
Reply
2
Noel González
Jan 2011

Totalmente de acuerdo, solo que seria necesario permear mas los cursos con las expectativas del cliente. En algunos casos ese papel lo asumen directivos de empresas que traen los proyectos al salón de clases, ahora me doy cuenta de que no es suficiente ese juicio de empresario.

Se me ocurre algo, podrían convocarse focus en determinadas etapas del semestre para validar las rutas proyectuales.

Saludos

0
Reply

Upcoming online courses

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 weeks
17 Septiembre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 weeks
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 weeks
28 Enero 2019

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 weeks
22 Abril 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 weeks
22 Junio 2019