Emprender: la clave es el enfoque

¿Esfuerzo, suerte, voluntad, perseverancia… qué más? Alcanzar el éxito es consecuencia de muchos factores. La clave sigue siendo el enfoque.

Fernando Del Vecchio, autor AutorFernando Del Vecchio Seguidores: 823

Luciano Cassisi, editor EdiciónLuciano Cassisi Seguidores: 1985

Ilustración principal del artículo Emprender: la clave es el enfoque

A principios del siglo XX, muchos expedicionarios estaban interesados en conquistar el Polo Sur siendo los primeros en llegar. Hacia el año 1911, dos expedicionarios iniciaron esa travesía casi al mismo tiempo. El primero, inglés de nacimiento, llamado Robert Falcon Scott; el segundo, de nacionalidad noruega, llamado Roald Amundsen. Habiendo partido casi al mismo tiempo, cada uno eligió para su travesía un enfoque diferente: Robert Scott decidió que su expedición caminara todo lo que el cuerpo le permitiera los días de buen clima, para descansar los días en que el clima no acompañara. Por el contrario, Amundsen impuso la disciplina de caminar todos los días aproximadamente veinte millas, sin importar cuál fuese el clima. Días de buen clima: veinte millas. Días de mal clima: veinte millas. Días de tormenta: veinte millas. Días de sol radiante: veinte millas.

Los resultados

El resultado obtenido en cada caso fue distinto. Amundsen llegó al Polo Sur el 14 de diciembre de 1911, mientras que Scott lo hizo el 17 de enero de 1912. Amundsen llegó primero y, además, lo logró el día proyectado. Adicionalmente, al regresar al campamento base, y caminando disciplinadamente como lo había hecho a la ida, también regresó el día previsto. En comparación, Scott no solo llegó al Polo Sur casi cinco semanas después de Amundsen, sino que no logró regresar al campamento base, pues murió junto a su expedición en el camino de vuelta (alrededor del 30 de marzo).

El enfoque es clave

Este enfoque de las veinte millas implica que, no importa cuál sea el clima, mantendremos la disciplina de caminar todos los días lo que hayamos definido, para alcanzar nuestra meta de la forma y en el día previsto. Esto aplica al cumplimiento de metas personales y profesionales. No importa cuál sea el clima, no importa cómo te sientas, no importa qué haya sucedido ayer. Todos los días debes hacer algo que te acerque al cumplimiento de tu meta.

La pregunta clave: ¿tienes metas?

Sin metas, trabajarás en un listado de tareas –diario, semanal, mensual– sin orientar tu esfuerzo a lograr algo valioso. Con metas, trabajarás en un listado de éxitos a conseguir que te permitan «levantarte todos los días con decisión, para ir a la cama todas las noches con satisfacción», como escuché en alguna oportunidad.

Juan Carlos de Pablo, economista argentino, dice que «hay que levantarse todos los días con la intención de encontrarle la vuelta al trabajo, a la empresa, a la vida». Porque, como a nuestro alrededor todo cambia todos los días, lo que hoy funciona mañana no funcionará. Y la idea –compartida por muchos– de encontrar una solución que resuelva total y definitivamente la vida, de hoy en adelante, no es cierta.

Proyectar una solución que resuelva la vida definitivamente es una de las habituales formas de planificar en función del milagro. Y todos (o casi todos) sabemos que esa manera de trabajar no es del todo efectiva. Entonces, todos los días tendrás que hacer algo –lo que hayas definido hacer– para acercarte a cumplir tus metas.

Metas concretas, posibles y probables, permiten trabajar todos los días sin angustia y frustración. Una meta inalcanzable (por ejemplo, una meta muy grande en un plazo demasiado corto), puede hacerte abandonar demasiado pronto. El abandonar demasiado pronto puede ser consecuencia de no comprender el impacto de la demora en el sistema en el que nos encontramos trabajando. Todo sistema tiene demoras –situaciones y/o eventos que retrasan la consecución de los efectos deseados– y si no sabes cuáles son, o no comprendes su natural existencia, puedes caer fácilmente en los brazos del desánimo.

Compromiso y disciplina

Entonces, haga sol o esté lloviendo, te sientas bien o te sientas mal, estés de buen o de mal humor, camina tus veinte millas diarias para acercarte, todos los días, un poco más a tu meta. Identifica tu meta, plantéala en términos concretos y empieza a caminar. Descubre las demoras del sistema y no abandones. Porque la mejor forma de lograr lo que quieres es identificar qué es lo que deseas alcanzar, listar las tareas que diariamente te acerquen un poco a ello y ponerte a trabajar. Haz lo que puedas y hazlo lo mejor que puedas. Un paso a la vez, un día a la vez. El compromiso te permitirá comenzar y la disciplina te permitirá terminar.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
7
Votos:
39

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Emprender: la clave es el enfoque

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 05/04/2021

Ilustración principal del artículo Rechazos positivos
Rechazos positivos Si no trabajamos en la comunicación de lo que somos y lo que hacemos, serán los clientes quienes lo definan de acuerdo a su mejor entender.
Ilustración principal del artículo ¿Cómo vender diseño?
¿Cómo vender diseño? Cuando el concepto de cliente no está claro, surgen dificultades para desarrollar habilidades de gestión que orienten adecuadamente el proyecto profesional.

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Josué Dariel
0
May. 2021

Sería muy interesante y bueno saber cómo definir esas metas

0
Retrato de Juan Carlos Madrid Rivera
0
May. 2021

Las metas tu las estableces, la manera de establecerlas es sencilla. Si vas para el trabajo por ejemplo tu haces una serie de actividades para lograrlo como alistarte, revisar tu coche, si desayunas bueno entonces desayunas, etc,. etc.... hasta que llegas a tu oficina y estás en tu puesto de trabajo. Igual si tu quieres lograr algo, primero estableces el obejtivo y despues las metas claras, al comenzar verás tu falencias en este caso sino tienes las metas claras, estas falencias te permitirán establecer las metas y el día a día como lo explica el artículo permitirá la medida necesaria para saber donde estás. Ahora si hay necesidad de capacitarte entonces te capacitas y si necesitas disciplina te disciplinas.

0
Responder
Retrato de Fabrizio Sotelo
27
Jul. 2021

"Enfoque" es una gran palabra, y en su definición nos encontramos con la búsqueda de nitidez y claridad. No hay nada peor que estar "desenfocado" de los objetivos que uno se plantea... estar desenfocado es procrastinar en la vida.

Recuerdo una campaña de comunicación interna que implementé en una empresa: ¡Enfócate! era el lema, y los invitaba a reflexionar sobre los objetivos de sus tareas y los problemas que debían solucionar. En el mundo del diseño, enfocarse en dar soluciones gráficas a problemas de clientes es una tarea que a veces suele perder relevancia ante la necesidad de demostrar trabajos con alta estética. Este es un error común al inicio de nuestra labor profesional. Si no nos enfocamos en el problema ¿cómo daremos una solución a la altura de las expectativas del cliente?

Gracias por la reflexión, Fernando. Un gusto leerte después de tiempo.

1
Retrato de Juan Carlos Madrid Rivera
0
Jun. 2021

Nicolás el enfoque se logra viendo lo que hacemos a diario y haciendo lo que debemos hacer para lograr una meta. Esto es como hablar de fútbol en donde la meta es meter el gol, pero para logralo hay que saber defender bien, tener una buena media cancha y por sobre todo los mejores delanteros. En esto el mejor de todos los delanteros eres tú, y los demás que son los medios y la defensa es todo aquello que tienes a mano para lograr una meta, esto es ya sea recursos económicos, herramientas técnicas, equipo con que trabajas y sobre todo qué es lo que quieres. ---LA GRAN PREGUNTA QUE ES LO QUE QUIERES--- esto te dará metas y enfoque. Hay veces en que hay que hacer de tripas corazones como se dice en mi país, y eso es comenzar con lo que tenemos, de allí lo demás vendrá, lo cual añadirás a medida que avances.

0
Retrato de Nicolás Mazzieri
0
Jun. 2021

Muy buen mensaje, en mi caso no están claras mis metas. Estaría bueno hablar de como enfocarse y proponerse una meta, y mas en la actualidad con tanto bombardeo de información dando vuelta.

1
Retrato de Juan Carlos Madrid Rivera
0
May. 2021

Calidad, claro y preciso.

0

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
1 octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología...

20 horas (aprox.)
1 octubre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

15 horas (aprox.)
1 octubre