Crónicas de mi carrera de diseño gráfico

Amar tu profesión tiene sus sacrificios. Los míos comenzaron justo cuando comencé a estudiar diseño.

Retrato de Estefania Arzola Estefania Arzola Caracas Seguidores: 15

Opiniones:
24
Votos:
47
Compartir:
Ilustración principal del artículo Crónicas de mi carrera de diseño gráfico
Ilustración creada con freepik

Inicié mi largo camino creativo en 2007, con muchas expectativas, con ansias de conocimiento y también con muchas dudas: un mar de sentimientos diversos. Al principio no sabía mucho de que trataba ser diseñador gráfico, y mi familia no dio muchas porras al enterarse que estudiaría esta carrera.

Fue durante mi último año de secundaria que decidí estudiar diseño gráfico. Conocí la carrera solo por casualidad: el hijo de una amiga de mi madre la estudiaba en ese momento, me gustaron sus trabajos y lo que hacía, y me dio tanta curiosidad que quise indagar qué era. Fue muy difícil entender en ese momento qué aportaba el diseño a la sociedad y a mi futuro económico, sin redes sociales ni YouTube que te explique, pues recurría a libros y búsquedas en Google para entender mejor.

Cuando le conté a mi madre lo que quería estudiar, le vi un brillo en sus ojos y cierta emoción por mi elección, pero la reacción de mi padre fue la contrario. En su voz al teléfono percibí cierta decepción; después de todo, hacía cuatro años le venía diciendo que estudiaría arquitectura. «¡Y ahora me sales con que vas a estudiar diseño gráfico!», habrá pensado.

Y sí, ¡finalmente lo logré! Después de presentar exámenes de admisión por doquier: uno de arquitectura, otro de urbanismo, una prueba psicológica sensomotora,1 una de artes visuales y tres de diseño gráfico, finalmente pude entrar en la universidad pública.

Debo confesar que el primer día de clase de mi carrera, el profesor (no diré su nombre) nos recibió con una cálida bienvenida, preguntándonos por qué estábamos estudiando diseño y diciendo que íbamos a morir de hambre. «¡Váyanse mientras puedan! están a tiempo», exclamó. Es algo exagerado, pero así ocurrió.

Esa fue mi primera clase de la carrera, y ¿cómo olvidar a ese profesor que se reía mientras evaluaba mis trabajos, diciendo al mismo tiempo «¡Tú como que debiste estudiar derecho!»? Parecía una especie de «terapia de shock» que algunos no soportaron, pero a mí, mientras más denigraban mi carrera, definitivamente más me gustaba.

Mi universidad es pública. Lo que más costó de la carrera fueron los materiales que debía comprar. Muchos de mis amigos compraban en grupo las cosas que necesitaban, hacían improvisados planes de financiamientos entre ellos para pagar sus deudas, comer y no morir a mitad de carrera, hasta que llegué a la materia Fotografía.

Contábamos solamente con una cámara analógica Nikon para 20 alumnos, y los profesores recomendaban comprar nuestras propias cámaras. Humildemente, sugerían para el semestre conseguir cámaras Nikon o Canon, reflex, con lente gran angular. Unos tuvimos que rogarles a nuestros padres para que la compraran por internet, otros tuvieron que viajar al otro extremo del país para comprar sus cámaras libres de impuestos. Los menos privilegiados la pedían prestada o se conformaban con la Nikon analógica. ¡Siempre había cómo resolver los problemas, a pesar de todo!

Las tintas para impresión se compraban en grupo porque era más barato; en iluminación utilizábamos aluminio o cartulina blanca como rebotador; para dibujo usaba ambas caras de un pliego de papel, para pintar solo compraba los colores primarios, blancos y negros, para lograr todas las tonalidades; y también nos enseñaron composición a partir de recortes de revistas.

Había profesores que se preocupaban por nuestra economía, pero había otras materias que no mostraban piedad, como la mega-lista escolar de la clase de ilustración. Nunca pensé que habría tantas formas y técnicas de hacer un mismo dibujo. Aquel semestre fue un constante ejercitar de muñeca, una proeza la verdad.

Lo mismo ocurrió con las computadoras: éramos 25 en la clase con 20 máquinas. Las inscripciones a esta materia por internet era casi una competencia donde sólo los privilegiados, diligentes y astutos que tenían mayor promedio y mayor velocidad de internet y computadora en su casa, podían tener un cupo garantizado a la hora y día preferidos.

Mientras transcurrían los semestres más me daba cuenta de que unos se atrasaban, otros se afanaban inscribiendo cuantas materias podía soportar su cuerpo, otros «congelaban carrera»2 y otras se retiraban por embarazo. Me llevó 9 años graduarme. A los 28 años, dos antes de graduarme, empecé a trabajar como diseñadora.

En fin, lo único que puedo decir es que a veces pasan cosas inesperadas, que te frenan o te hacen impulsar. Frente a los que quieren desequilibrarte, debes ser como la mantequilla (que todo te resbale). Seguramente, así como yo, otros diseñadores tendrán sus historias de drama, pasión y dolor en el paso por sus carreras. No pretendo hacer terapia grupo, pero es bueno compartir experiencias. Y a ti ¿cómo te fue? ¿amas tu carrera? ¿Diseño fue un camino arduo o de las mil maravillas?

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Este video podría interesarte👇👇👇

Retrato de Estefania Arzola Estefania Arzola Caracas Seguidores: 15

EdiciónMario Balcázar Ciudad de México Seguidores: 577

Opiniones:
24
Votos:
47
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués

 

  1. Prueba que se realizaba antes de presentar el examen de admisión para diseño gráfico.
  2. La expresión «congelar carrera» se utiliza cuando alguien detiene temporalmente sus estudios, sin correr el riesgo de alterar su promedio o perder la regularidad.
Código QR de acceso al artículo Crónicas de mi carrera de diseño gráfico

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 29/04/2019

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Mariana Hidalgo
0
Mariana Hidalgo
Hace 21 horas

Viendo este artículo, me doy cuenta que cuando hay amor a la carrera, nada es imposible, me gusto como lo diste de todo y las soluciones que le dabas a los problemas. Muy interesante tu experiencia que te hace ver lo afortunadas que son algunas personas y como otras tienen que hacer de todo para seguir adelante.

0
Responder
Retrato de Erika Guim
0
Erika Guim
Hace 5 días

Puedo decir que me identifico con este tipo de obstáculos que enfrentaste a lo largo de tu periodo universitario, muchas veces pasan cuestiones inesperadas e inclusive profesores que no se preocupan por el bienestar del alumno y del hecho de que la gran parte de ellos trabajan para pagarse por lo menos parte de la carrera y que es irracional la cantidad de proyectos que mandan. Definitivamente es difícil, a veces uno siente que malabarea con su vida de tanto multitasking tiene que hacer para poder lograr pagar sus costos que a veces uno pierde el norte, y más aún, la motivación de querer continuar y terminar la carrera. Lo importante ante todo es siempre tener en mente cual es el objetivo que tiene uno y cómo se visualiza en los siguientes años, esas son las razones que mantienen a uno fuerte y determinado a seguir.

0
Responder
Retrato de Andrea Echeverria
0
Andrea Echeverria
Hace 4 semanas

Es realmente admirable el esfuerzo que algunas personas ponen en su carrera, y creo que así deberíamos de ser todos. No hay excusa que valga, el que realmente quiere salir adelante y superarse puede hacerlo. Cuando algo verdaderamente te apasiona haces todo por conseguirlo. Sin importar cuanto cueste llegar al final, todo el sacrificio habrá valido la pena y el resultado es la prueba. No hay mayor satisfacción de haber completado un reto y llegar a la meta y no hay peor sentimiento que haber dejado todo atrás por rendirnos antes de tiempo.

0
Responder
Retrato de Pulpo Mcoreo
1
Pulpo Mcoreo
Hace 6 meses

Me identifico en algunos aspectos con tu historia. Actualmente soy estudiante de diseño gráfico y algunos de mis profesores son de los que nos dicen que vamos a morir de hambre, pero por alguna razón eso me motiva más que desanimarme.

1
Responder
Retrato de Miguel Tovar Gonzales
1
Miguel Tovar Gonzales
Hace 7 meses

Hola, leí tu artículo y me siento identificado. Yo tenía decidido estudiar diseño gráfico desde secundaria. Dos años después comencé a visitar universidades e institutos para ver si era económicamente posible estudiar la carrera. Fue inviable económicamente y por destino estaba muy lejos de mi casa así que tuve que esperar un año y medio más. Recién en 2010 pude matricularme a un instituto donde enseñan diseño gráfico con duración de seis ciclos, en aquel año era viable porque tenía para pagar mis estudios y el destino era muy cercano a la casa y al trabajo. Mi plan era terminar de estudiar los seis ciclos mientras trabajaba, tener un empleo como diseñador, hacer carrera y especializarme.

Hasta que ocurrió lo que no quería: dejar de estudiar por temas económicos. Trabajaba bajo contratos con duración de un año.

Mi liquidación lo gastaba en pasajes, materiales y mensualidades hasta que se agotó, entré a la situación de desempleo y estudios truncos con una duración de un año y medio y por primera vez experimenté ansiedad y desesperación. Acudí a mis padres para que me ayudarán y con ellos pude continuar por unos seis meses hasta que conseguí un empleo que me ayudó a terminar la carrera hasta el segundo semestre del 2015. No se renovó mi contrato y con la liquidación que me pagaron lo usé todo para titularme. Luego de cuatro años entre interrupciones y amanecidas logré titularme, después me puse a buscar empleo quería empezar no importa desde lo más básico. Lamentablemente no tuve éxito.

El periodo de desempleo fue de dos años, mientras tanto estuve mejorando en cómo afrontar las entrevistas y presentar mi portafolio. A pesar de eso no pude conseguir empleo ni siquiera para labores básicas, decidí dejar de postular este año y dedicarme a otra cosa. Pienso ser freelance o dedicarme a otro negocio relacionado a la gráfica, antes de eso tengo que empezar a capacitarme en todo para poder empezar con el reto ya que los dos años de desempleo afectaron mi continuidad.

1
Responder
Retrato de Kalua Partipilo
0
Kalua Partipilo
Hace 7 meses

Uff me identifico tanto con tu historia...yo estudié Diseño Gráfico también en universidad pública y menos mal! porque ya el costo de los materiales era un gasto fuerte...yo estudié en La Universidad del Zulia :) soy 6ta promoción, tuve muy buenos profesores y tengo buenos recuerdos! Coincido que ha sido una carrera de obstáculos y que se necesita vocación y muuuucha pasión para afrontar los retos del día a día en el mercado laboral...

0
Responder
Retrato de Diego Ordoñez
13
Diego Ordoñez
Hace 7 meses

😢 Que tristes y gratos recuerdos acudieron a mi mente.

Genial artículo.

1
Responder
Retrato de Luis Alvarado
0
Luis Alvarado
Hace 7 meses

Hola Estef! Celebro tu garra y perseverancia, soy de los que también tardó mucho en graduarse de una universidad pública por diversos motivos. Eso lo marca a uno, y sabes que aún en los momentos más duros puedes ir contra corriente, superar cualquier obstáculo y lograr tus metas. Un abrazo.

1
Responder
Retrato de Andrey Muñoz
1
Andrey Muñoz
Hace 7 meses

Me identifico con tu experiencia, me traslado a esa epoca exactamente mi experiencia, la camara para 20, turnos en la sala de sistemas etc... q solo la sabemos los q la vivimos y hoy me doy cuenta q no solo es nuestro pais vivimos esa experiencia q tu en tu paids la viviste igual lo cual me lleva a pensar q es el el proceso natural de ser diseñador y para ser diseñador hay q amarlo y llevarlo en la sangre, es una carrera espectacular q aporta mucho a la sociedad...y lo digo porqué en mi Universidad intentaron cerrar la carrera porque no aportaba nada solo gastos... Pero hasta el dia de hoy no me arrepiento de ser Diseñador porque poco a poco cada dia tiene mas protagonismo en la Sociedad y poco a poco nos van valorando mas...y cronicas como las tuyas y las mias son las q nos motivan para seguir en este largo pero enriquesedor camino del Diseño....

1
Responder
Retrato de Amalia González
0
Amalia González
Hace 7 meses

Para mí lo peor no fue cursar la carrera, si no graduarme y darme cuenta de lo complicado que es el mercado laboral.

2
Retrato de Estefania Arzola
15
Estefania Arzola
Hace 7 meses

Sí, hay mucha competencia, pero algo que he aprendido últimamente es que al especializarte en un área del diseño ayuda a destacarte del resto y mas aun si sabes quienes podrían ser estos futuros clientes que necesiten eso especial.

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Martha Gutiérrez Miranda
Autor:
Martha Gutiérrez Miranda
Título:
El diseño y el desarrollo de la inteligencia
Sinopsis:
Los seres humanos nacemos con potencialidades marcadas por la genética; sin embargo, hoy sabemos que podemos desarrollar otras tantas a través de ciertos estímulos, como el diseño.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
113
Opiniones:
56
Seguidores:
59
Ilustración principal del artículo De diseñador a programador de diseño
Autor:
Karla Betancourth
Título:
De diseñador a programador de diseño
Sinopsis:
El perfil profesional de diseñador que hoy propone el mundo académico es obsoleto e ineficiente. Pone foco solamente en el resultado final, dejando de lado los procesos previos y posteriores al diseño.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
31
Opiniones:
7
Seguidores:
10
Retrato de Silvia Sánchez Benítez
Autor:
Silvia Sánchez Benítez
Título:
El «diseñing»
Sinopsis:
Sobre el caos del diseño y la falta de organización y regularización en todos los aspectos de la materia.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
66
Opiniones:
9
Seguidores:
8
Retrato de Pablo Álvarez
Autor:
Pablo Álvarez
Título:
El ojo crítico del diseñador
Sinopsis:
El profesional del diseño adquiere una capacidad de observación especial, a la que añade un factor crítico permanente.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
50
Opiniones:
12
Seguidores:
184
Retrato de Joan Costa
Autor:
Joan Costa
Título:
La gran Fiesta del Dibujo
Sinopsis:
Informe sobre una semana de vértigo en Barcelona.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
174
Opiniones:
65
Seguidores:
2302
Ilustración principal del artículo Sexo en la publicidad
Autor:
Maria del Pilar Rovira Serrano
Título:
Sexo en la publicidad
Sinopsis:
Los últimos 75 años fueron marcados por la revolución sexual, transformando profundamente todos los ámbitos de la sociedad occidental y se ha instaurado también en la publicidad.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
83
Opiniones:
35
Seguidores:
338

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Domina las claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Aprende a planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

20 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

15 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
6 Abril