¡Auxilio! El cliente me quiere arruinar su diseño

Una serie de consejos y comentarios para enfrentar una situación clásica e inevitable en la profesión: el cliente interviene en su proyecto.

Henry Ramirez Devany San Salvador
Followers:
39
Comments:
144
Votes:
224
Compartir:

Es la séptima sesión de cambios, ya contamos con un diseño depurado y hemos alcanzado el clímax de desarrollo del proyecto, entonces de repente un martes cualquiera ¡sucede!, el cliente empieza a meditar sobre el diseño y solicita cambios que nos asustan.

Bienvenidos amigos diseñadores al mundo real del diseño gráfico y Web, donde los proyectos rara vez, pero muy rara vez, logran mantener intacto su espíritu estético original y donde todo puede cambiar radicalmente de sentido de la noche a la mañana (especialmente en diseño web).

Por supuesto que no es algo que ocurra con todo tipo de proyectos, ni con todo tipo de clientes, pues hay proyectos de diseño que por su misma naturaleza de planificación no dan espacio a cambios que nos asusten luego. Sin embargo, cuando suceden nos demandan una gran capacidad de manejo profesional para lo cual debemos estar preparados.

Ahora bien, como de lo que se trata acá es de contribuir a mejorar la relación con nuestros clientes y superar este tipo de dificultades, veamos tres alternativas de acción que podemos desarrollar con sus pros y contras respectivos:

1. Intentar persuadirlo de no modificar el diseño

Si lo que deseamos es poner en práctica nuestra capacidad de persuasión esta sería la oportunidad ideal. Esta opción es recomendable para aquellas solicitudes descabelladas, caprichosas o con muy escaso sentido estratégico por parte del cliente.

Uno de los efectos de esta reacción es que podríamos dejar en el cliente un sentimiento latente de insatisfacción por no haber realizado el cambio que a su criterio era válido. Por experiencia puedo decir que eso no desaparece fácilmente de la mente de los clientes.

2. No ofrecer resistencia y acceder plenamente a sus solicitudes

Aunque es la alternativa más práctica de todas, es la menos satisfactoria para un profesional del diseño gráfico y Web, pues ceder completamente a los cambios (muchas veces caprichosos o de gusto personal) podría crear un producto visual y funcional que seguramente no nos hará sentir orgullosos del resultado final.

Recordemos que uno de los objetivos de cada diseño grafico o Web que desarrollamos es enriquecer positivamente nuestro portafolio de trabajos y, definitivamente, los malos diseños no nos favorecen en nada.

3. Atender a sus solicitudes, buscando proteger la esencia del diseño

De todas, es la decisión y actitud más sensata y profesional que podemos tomar, pues no solo conviene al cliente sino al diseñador mismo. La clave es saber orientar adecuadamente las inquietudes del cliente, desde las pequeñas y razonables hasta las extremas y caprichosas, ayudarlo a ver la intención estética que queremos mantener y ofrecerle opciones factibles a su solicitud.

Algunos consejos

He aquí algunos consejos para anticiparnos y manejar adecuadamente las solicitudes «especiales» de cambios que nos pueda solicitar el cliente:

  • No le digas que algo no se debe hacer solo porque no. Ármate de paciencia y explícale detalladamente por qué ese cambio no favorecerá al diseño. Muéstrale ejemplos de diseños similares, explícale cómo afectará al impacto comunicacional de la Web y cómo podría cambiar la intención visual del mismo.
  • Si lo que te pide realmente no le sentara bien al diseño, debes de tener la agilidad mental para ofrecerle siempre algunas variantes a su petición, de modo que sienta tu compromiso por buscar satisfacerlo en la medida de lo posible.
  • Debes eliminar ese «rechazo intuitivo» que muchas veces los diseñadores mostramos cada vez que nos piden que cambiemos algo. Recordemos siempre que el cliente tiene todo el derecho a solicitar modificaciones. Es su Web, es su proyecto y sobretodo es él, el que conoce mejor su negocio y por ende cuenta con criterios estratégicos que tal vez nosotros no visualicemos.
  • No menosprecies o pases por alto indicaciones, expectativas o preferencias visuales y comunicacionales del cliente. Dale toda la atención posible desde las primeras reuniones. No hacerlo podría ser la causa de sus peticiones de cambio cuando el proyecto ya está en etapas muy avanzadas.
  • Maneja una bitácora de trabajo, esto ayudará a crear una sensación de mayor formalidad y responsabilidad a cada decisión estética o funcional que se vaya tomando.
  • Establece los límites. Es importante que el cliente sepa hasta dónde puede realizar cambios estéticos y funcionales a su proyecto, dado que hablando en términos económicos los cambios a contra tiempo o no planificados significan mayor trabajo; lo cual afectará en mayor o menor medida los tiempos y nuestra rentabilidad financiera sobre el proyecto.

Algunas peticiones fuera de tiempo que me ha tocado superar en mis diseños web son:

  • Cambio del color, textura o composición del background después de haber construido una identidad visual en torno a él.
  • Suprimir determinados elementos del diseño que ya habían sido aprobados en las primeras reuniones antes de la maquetación.
  • Cambio total del diseño de la portada, como si esta fuera algo independiente al resto de las páginas internas.
  • Agregar elementos multimedios inapropiados, irrelevantes o fuera de tendencia.
  • Incorporar una seria de logos, iconos u otros elementos que no nos habían especificado al principio.
  • Etc.

Cuéntame que alternativa de acción te ha funcionado más a ti, o si conoces otras que pudieras recomendar.

Followers:
39
Comments:
144
Votes:
224
Compartir:

144 Comments

Comment

This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Published on 02/02/2011.

Henry Ramirez Devany

More articles by Henry Ramirez Devany in Spanish

Idioma:
ES
Title:

7 consejos que me hubiera gustado recibir cuando comencé a diseñar para la web

Synopsis:

Algunas recomendaciones para los que se inician, que me hubieran ahorrado horas de trabajo y me hubiesen ayudado a relacionarme mejor con mis clientes.

Share:
Idioma:
ES
Title:

5 consejos para cuidar tu corazón de diseñador

Synopsis:

Recomendaciones para sortear los contratiempos de la vida profesional.

Share:

You may be interested

Fernando Del Vecchio
Author:

Fernando Del Vecchio

Title:

We Must Learn to Play the Game

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
3
Followers:
662
Julián Verna
Idioma:
ES
Author:

Julián Verna

Title:

Regular la profesión

Share:
Interactions:
Votes:
22
Comments:
14
Followers:
12
Ana Azuela
Idioma:
ES
Author:

Ana Azuela

Title:

Diseño: entre la práctica y la teoría

Share:
Interactions:
Votes:
33
Comments:
18
Followers:
5
Mario Balcázar
Idioma:
PT
Author:

Mario Balcázar

Title:

Tudo o que qualquer designer deve saber quando procura emprego

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
8
Comments:
3
Followers:
511
Manuel González Ruiz
Idioma:
ES
Author:

Manuel González Ruiz

Title:

Creación + negocio, una ecuación posible

Share:
Interactions:
Votes:
32
Comments:
19
Followers:
3
Marco Rinaldi
Idioma:
ES
Author:

Marco Rinaldi

Title:

¿Estamos destinados a fracasar como emprendedores?

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
103
Comments:
49
Followers:
72
My opinion:

Login with your account to comment on this article. If you do not have it, create your free account now.

0
Alexander`s Tórrez
Dec 2013

Según mi experiencia trato de escuchar al cliente lo mas y mejor posible y cuando este me dice que le haga un campo a un dise;o le explico lo que eso conlleva y de igual manera lo hago, aunque al mismo tiempo hago una o dos propuestas mas para que vea que su pensamiento se puede hacer de varias formas, pero en el caso de que el proyecto esta casi a punt de terminar lo único que hago son pocos cambios y le muestro el aprobado y el que tiene los cambios y así mas de alguno se queda con el anteriormente aprobado y queda satisfecho que es lo mejor para el.

0
Reply
2
Anselmo Jose Vezzosi
Sep 2012

¿Por qué CLIENTE? me resulta demasiado comercial,los arquitectos lo denominamos COMITENTES,el que nos encomienda un trabajo de diseño arquitectural intangible,un proyecto,no un producto .

0
39
Henry Ramirez Devany
Sep 2012

Estimado Anselmo, cliente o «comitentes» como dices tu es algo irrelevante para el tema, pues si le hubiera puesto así al titulo del articulo el 99% de los diseñadores gráficos y web no me hubieran entendido y por supuesto no hubiera logrado posicionamiento en los resultados de búsqueda de Google. Saludos

3
Reply
0
Ana Laura Parra Velasquez
Oct 2011

Creo que hay es cuando te das cuenta en lo que realmente es el trabajo de diseñador cuando ya lo tienes perfecto y no falta que llegue el cliente y te diga hay y si le cambias esto y si le cambias lo otro y te hace un nudo en el estomago de coraje pero ni modo lo tienes que hacer , claro que despues te acostumbras a hacer lo que te piden sin que te enojes por que son cosas que suceden es esta profesión. Lo digo por experiencia es horrible que te cambien algo que a ti si te gusta... :(

0
Reply
0
Alberto Fernández
Oct 2011

Y que les parece algo q suele pasar mucho y no sale en el artículo... 20 personas opinando sobre el logo y q sería mas «bonito» o «llamativo» para la gente.. Economistas, deportistas, etc opinando sobre el logo y haciendo 10mil cambios?

Otras veces, nisiquiera ha llegado al cliente cuando ya están pidiendo cambios... hace poco hice un logo q al final tenía unas 20 versiones (cambios pequeños entre cada una) pero 20 versiones!

2
Reply
0
Mauricio Martínez
Oct 2011

Hay que hacer un balance entre lo que quiere el cliente y el criterio profesional.

0
Reply
0
Fabian Daza
Oct 2011

Soy estudiante de diseño gráfico, y en la formación que he tenido siempre me han dicho que estaremos al servicio de un cliente, muchas veces sin dar opinión porque estamos hechos para satisfacer sus necesidades, pero sin embargo, pienso que haber tenido un arduo trabajo, no importa en que tipo de diseño, para que al final se modifique, se quite, se agregue seria algo muy molesto, aunque un diseñador debe estar armado de paciencia, estos bruscos cambios significan mucho, así el cliente los vea insignificantes.

1
Reply
0
Marisol López Lara
Sep 2011

Aqui vemos lo que los diseñadores tendremos que batallar dia a dia cuando tengamos un trabajo. A todo lo que vamos a tener que enfrentar y buscar las mejores maneras para solucionar los problemas y los peros que nuestros clientes nos pongan. Esto no quiere decir que nos va a pasar con todos nuestros clientes y todos los dias peo creo que todos alguna vez vamos a tener que pasar por esto pero lo mejor que podemos hacer es tener paciencia no perder la cabeza y tratar de hacer lo que el cliente nos pida, pero nunca quirtarle la esencia y lo original a nuestro diseño. Como diseñadores hay que llevar una vida organizada.

0
Reply
1
Emmanuel Valadez Ramirez
Jul 2011

La guerra que peleamos día con día los diseñadores gráficos, armados solo de nuestros conocimientos y aliados con el cliente, son una de las batallas mas difíciles de nuestra profesión, pero nada que la creatividad con la cual estamos agraciados no pueda combatir, y mas si la meta es crecer y lograr cosas que solucionen problemas, esto es algo que da sentido al camino que decidimos recorrer.

Muy interesante tu articulo, aporta buenas ideas al momento de enfrentar estas situaciones que son el pan de cada día en nuestra profesión, saludos

0
Reply
0
Michel Rebollo Ruiz
Jun 2011

El cliente es una de las variables en el diseño gráfico que puede convertirse en un dolor de cabeza, teniendo como argumento aquella frase :«El cliente siempre tiene la razón».

Pero puede que ahí esté la clave para evitar que se vuelva todo un dolor de muelas; la argumentación es una de nuestras armas más poderosas, ya que un diseñador gráfico debe estar seguro de lo que habla, de lo que hace y lo que le está mostrando al cliente, llevándolo así a donde el diseño prosperará y logrará un mayor impacto.

0
Reply
2
Gabriela Sarzosa
Apr 2011

.ñ..

0
Reply
0
Camilo Aguirre
Mar 2011

se comienza con, el cliente tiene toda la razon, aun asi, esoty muy deacuerdo con aquello de establecer los limites y persuadir al cliente, aunque es una tarea dificil debe tomarse con calma hacerlo de la manera mas profesional posible, no ser arrogante, defender el diseño con argumentos hasta donde sea posible

0
Reply
0
Isaac Jafet Mejía Ontiveros
Mar 2011

Discrepo con la frase de «el cliente siempre tiene la razón» y me gustaría decir que más bien la pierde, por algo nos contratan, si bien los proyectos que realizamos a los clientes son de ellos, también son nuestros y debemos cuidarlos en el sentido de que las estructuras permanezcan una vez que se han hecho revisiones y estas han sido aprobadas.

Sin embargo cuando el cliente solicita un cambio descabellado, la mejor opción es la de calmarse y explicarle con más detalle los motivos por lo cuales no sería benefico y tomar en cuenta aquellas opiniones que sean convenientes para el proyecto.

0
Reply
0
Mafergrafica By Mafer Jsh
Mar 2011

Muy cierto... eso de ke el cliente siempre tiene la razon sigue y seguira siendo una eterna «verdad», sin embargo es aki donde nuestra labor y compromiso de diseñadores como instrumentos de comunicacion se hace sentir! la idea original sigue siendo del cliente pero su transformacion y el convertirla en realidad depende de nosotros. Es aki donde nuestra habilidad como profesionales gráficos nos permite acompañar al cliente en esta búskeda de continuas modificaciones con el unico objetivo de resaltar su idea de manera practica y funcional :)

0
Reply
0
Maddye García
Mar 2011

Aun con todo esto, hay personas que no sabe lo que es el diseño, y como siepre, si su amigo dentista o contador (sin ofender) pudo hacer sus logos o algun material de diseño en 5 minutos, por que el diseñador no hace lo mismo????

Creo que aqui lo más importante es dar nuestro valor de diseñadores , tomar algunas consideraciones del cliente pero tener en claro que nosostros no manejamos el mouse, somos los expertos en imagen

0
Reply
0
Cesar Parrales
Mar 2011

Bueno uno se asume que elaborando un buen brief, conociendo lo mas profundo posible las necesidades y problemas comunicacionales del cliente se propone la solución, pero siempre, como una constante el cliente tiene su opinión, sugerencia, o cambio que debe ser satisfecho, para lo cual he usado aunque signifique un poco mas de trabajo, presentar opciones, la mía, la suya y la alternativa compuesta, y luego de eso pues rezar haber si no se pone más creativo.

Y recuerden que al traducir todavía queda solucionar la interpretación, así que hablar el mismo idioma!

0
Reply
39
Henry Ramirez Devany
Mar 2011

Me gusta mucho ese termino de «traducir» la necesidades y las espectativas de cliente. Por un lado traducir las necesidades nos permitirá crear un producto funcional y efectivo, por otro lado traducir correctamente las espectativas del cliente nos asegurará un cliente satisfecho e identificado con el producto (diseño).

0
Reply
0
Marisol Barillas
Mar 2011

En los últimos días, he llegado a la conclusión de que un diseñador debe ser un buen TRADUCTOR, tal cual, traducir con los elementos de su conocimiento, experiencia y pasión lo que el cliente quiere, le gusta y necesita. No es tarea fácil, pero tenerlo presente nos quitará muchos dolores de cabeza.

1
Reply
0
Daniel Ernesto Espinosa Farfan
Mar 2011

Me gusto el articulo,los diseñadores debendiseñar con fundamento, no poruqe me parecio bonito y ya, siempre se debe elegir la mejor opcion aunque el cliente no le guste,el cliente quiere intervenir pero interviene sin fundamentos basicos de diseño sino como el quiere que se valla a ver,el cliente debe dar una breve idea de lo que desea realizaarse pero no es bueno que se ponga en el papel de diseñador.

0
Reply
0
Cindy Rojas
Mar 2011

Creo que uno de los valores que debe tener muy presente un diseñador debe ser «PACIENCIA» ya que muchas veces como lo dice el artículo el cliente solicita cambios a su gusto o por puro capricho, sin tener un fundamento gráfico visual, es importante recordar que cada diseño se construye mediante un racional así que su estructura se fundamentará en el objetivo y dependiendo muchas veces de la línea gráfica corporativa, por lo que creo que son buenos fundamentos para recordarle a nuestro cliente del porque no de sus cambios!!

0
Reply
0
Isabel Reza
Mar 2011

Esto ya me ha pasado un par de veces como odio ese momento y como amo y valoro cuando encuentro un cliente que respeta mi creacion como diseniadora que sabe lo que hace... en fin...

Creo que lo mejor es no discutir no decirle que no y punto. si no por el contrario decirle que podria ser pero que se hizo de tal forma por tal o cual razon justificando la forma color etc, y explicandole los puntos negativos de hacer tales cambios.. bueno creo que tendremos que seguir lidiando con este tipo de cosas!

0
Reply
0
López López
Mar 2011

Una de las claves radica en no apabullar al cliente con un montón de propuestas. Se le debe explicar que una parte importante de nuestro trabajo es precisamente la selección previa de todas las posibilidades que se barajaron, y que él solo está viendo el resultado de todo ello.

Con una buena comunicación y predisposición entre las partes suele llegarse a acuerdos satisfactorios para todos.

0
Reply
0
Janet Ávila
Feb 2011

Muy buen artículo, es muy difícil poder debatir con las modificaciones que el cliente quiere que se realice, traen ideas muy arraigadas y en algunas ocasiones muy obsoletas. Estos puntos resultan muy utiles para no ofender a nadie y tratar de defender al máximo la naturaleza del diseño.

0
Reply
0
Roxana Quijano
Feb 2011

buenísimo el articulo muchas gracias por exponer este tipo de temas, siento que en lo personal, yo como estudiante de diseño que apenas empieza a trabajar en estas cuestiones, es importante saber como debemos tratar al cliente sin ofenderle y sobre todo como hacerlo protegiendo la esencia del diseño :)

0
Reply
0
Diego Agatiello
Feb 2011

Coincido absolutamente con Oscar Iván Idárraga Rubio (comentario 112). Excelente. De eso se trata. Asi se profesionaliza cada trabajo que uno hace.

0
Reply
0
Hector Gracida
Feb 2011

Como diseñador el cliente es lo mas importante, pero no por eso debemos de acceder a todo lo que se le ocurra o las ideas que tiene en mente que a veces no tienen alguna lógica, para su proyecto contrata a un profesional que tiene los conocimientos y la experiencia para llevar su proyecto.

Debemos argumentar el diseño que se le esta entregando y de una forma sutil educar al cliente que el diseño no es para el, si no para un consumidor final.

0
Reply
0
Malena Díaz
Feb 2011

La verdad es muy difícil sacar de la mente del cliente una idea, por más que le expliques que lo que está pidiendo no es funcional, muchas veces se sienten ofendidos y más difíciles se ponen.

0
Reply
0
Itzel Mendiola
Feb 2011

El hacer cambios de la noche a la mañana pueden alterar el diseño estético y limpio, pero saber argumentar que el diseño ya realizado es lo mejor para el cliente, es el arma mas poderosa.

Hay propuestas que pueden enriquecer al diseño, porque pueden aportar una idea más fresca, y la más adecuada para el diseño, pero cuando se trata de un capricho del «cliente terco», la salida mas facil para no perder el empleo es ceder.

Es cierto que debes defender en lo que crees, pero en mi país para comer hay que saber perder.

0
Reply
0
Víctor Hugo Mendoza García
Feb 2011

Considero que la clave de un buen diseño es la creación de un buen brief, siendo muy receptivo a los comentarios de los clientes en todo momento y aplicarlos en la creación de soluciones en pro de los proyectos que nos han confiado.

También debatir sobre aquellas situaciones donde predomina la imposición para llegar a un sano acuerdo dentro del proceso.

0
Reply
0
Alex Duran M
Feb 2011

Lo importante es traducir los comentarios de los clientes a requerimientos de diseño; es decir, el cliente puede decir cosas como «mejor este color» «mejor esta letra» «mejor esta imagen» pero lo que los diseñadores debemos aprender a entre escuchar en estas frases es: un color mas pastel, un color mas vivo, una letra más dinámica, una letra más legible, una imagen más emocional, una imagen mas sobria... en fin... Traducir en requerimientos de diseño las necesidades del cliente.

0
Reply
0
Mario Mucho Gonzalez
Feb 2011

Tengo poca experiencia con clientes, pero lo que me he dado cuenta es que lo que menos tienen es «gusto», son muy buenos en su trabajo y respetables, pero lo que tienen de diseñadores yo lo tengo de quimico farmacobiologo, pero pues te estan pagando y tienes que acceder a todo lo que te digan y más si vamos empezando, he ahi cuando entra la inteligencia y la paciencia.

Hay que agarrarle el lado positivo a las cosas y no tratar como idiotas a los clientes, es mejor tragarte tus palabras a no tener que comer por falta de dinero.

0
Reply
1
Ingrid Calva
Feb 2011

En lo que llevo de experiencia con el trato directo de los clientes me ha tocado lidiar con muchas desde que, te pueden cambiar todo el concepto y aplicar su idea hasta dejar que trabajes libremente en el proyecto, y de tal manera sustentar tu trabajo, pero al final el cliente siempre va a decidir pero no esta de mas darles nuestra opinión.

0
Reply
0
Oscar Iván Idárraga Rubio
Feb 2011

Todo esto se soluciona si el diseñador tiene fundamentos profesionales, conceptos claros y contundentes para que el cliente acepte su idea, no es solo mostrar su diseño, es explicarlo convincentemente.

1
Reply
0
Johnny Patiño
Feb 2011

Creo que es muy importante para un Diseñador profesional contar con una buena metodología, donde el cliente se nutra del proceso para desarrollar un encargo, no es lo mismo mostrar tres logos para que el cliente escoja uno, que sustentarle un concepto, un punto de inspiración, una estrategia creativa. Cuanto mejor sustentada y pertintente con los objetivos del negocio sea la propuesta, el cliente meterá menos la cucharada. Mi recomendación: Cuando sientan que el cliente necesita un Asistente y no un Diseñador REVÉLENSE.

1
Reply
0
Julio Jerónimo S.
Feb 2011

Mil gracias por los consejos y por compartirnos un poco de tu experiencia con los clientes!

0
Reply
0
Anto Berti
Feb 2011

Buenos consejos!

0
Reply
0
John Mack
Feb 2011

Nice la bitácora de trabajo, de un solo aplasta más de la mitad de incoherencias dándole seriedad al trabajo.

0
Reply
0
Pedro Garcia
Feb 2011

Es el pan de todos los dias. En mi opinión la falta de respeto hacia la profesión por desconocimiento del cliente y el desinterés por la formación del diseñador es principalmente el motivo de este típico suceso. En muchos casos he pecado de soberbia y he declinado la opinión del cliente, pues sobre el lienzo y después de las pautas elaboradas con el arte final entregado no cabe cuestionar si esta bien o mal. Tajante, como el rechazo al trabajo realizado por parte del solicitante. Asi pues; Sr. Cliente: Sobre gustos no hay nada escrito. Sobre técnica miles de libros.

0
Reply
0
Amós Pérez
Feb 2011

Yo diría que hay gente (clientes) que quiere participar en el diseño del proyecto sin tener capacidades para hacerlo.

Como diseñador puedo decir que cuando me he encontrado en este conflicto he acabado ahorrándome trabajo ya que he convencido al cliente para que él haga el trabajo creativo. El resultado evidentemente no es igual que si lo hubiese hecho yo, pero los resultados son sorprendentes y la diversión asegurada.

0
Reply
205
Gabriel Meave
Feb 2011

Buenos consejos. Son parte de la «diplomacia» del Diseño, que todo profesional debe aprender y practicar.

Por otro lado, el Diseño no es una democracia: es una dictadura ilustrada. El que sabe es el que manda. Esto no significa minimizar al cliente ni sus necesidades y opiniones, pero sí poner claro desde el principio que el líder del proyecto de diseño es uno.

Y recordar que la comunicación es el disolvente universal...

0
Reply
0
Arturo Puig
Feb 2011

Yo creo que aunque el cliente conosca muy bien su negocio, nosotros somos los encargados y los especialistas en darle la mejor opcion para el, ya que aunque nosotros no conocemos conceptos basicos de su empresa, el desconoce los conceptos basicos de diseño que resulta en la mejor comunicacion visual para dicho target.

El cliente debe de saber desde un principio que recurre a nosotros porque simplemente nosotros tenemos los conocimientos necesarios para lograr la meta de un buen diseño, o acaso cuando vamos con un doctor le decimos como debe de operar?

saludos!

0
Reply
0
Ana Costilla
Feb 2011

Totalmente de acuerdo con Luciano de Villa María. De todas maneras, en algunos casos, es el cliente el que larga una palabrita que te ayuda a redondear la idea con la que terminarás de dar forma a su pieza gráfica.

En mi opinión también hay que escucharlo mucho porque generalmente tiene bien claro lo que quiere pero no sabe como plasmarlo y es por eso que nos llama.

0
Reply
0
Luciano Farabollini
Feb 2011

Hay casos en que no es fácil conocer bien al cliente de ante mano, mucho menos cuando la empresa cuenta con 2 o mas socios (dueños) y los cuales tienen opiniones diferentes entre sí. Hay veces que tenemos que tomar las opiniones de todos, ser un mediador entre ellos, encontrar una reflexión comunitaria en cada reunión y plasmar los cambios que podrian ser significativos aumentando la calidad estética del diseño. Luego fundamentar porque se utilizaron ciertos cambios solicitados y otros no.

0
Reply
0
Jeymy Salas
Feb 2011

creo que son muy importantes estos consejos pero si tines muy buena persuasión y comunicacion con tu cliente tu diseño no tiende a ser depurado por eso mismo creo que parte de nuestro trabajo es conocer bien a nuestro cliente.

0
Reply
1
Juan Carlos Urrea
Feb 2011

Mientras se cumpla el objetivo del proyecto a realizar, solo se necesita claridad, comunicación y crear una relación de credibilidad ante el cliente, en lo personal caracteristicas escenciales en cualquier proyecto en pos de mantener la escencia de la propuesta sin importar los posibles «cambios» que nos plantee.

0
Reply
0
Jorge Ariel García
Feb 2011

Cuando el cliente es una pyme, suele ocurrir que no encontramos a una persona experimentada y con conocimientos como para valorar una propuesta de diseño. Tal vez deberíamos trabajar con las organizaciones empresariales locales en ese sentido...

0
Reply
2
Pablo Loaiza
Feb 2011

Creo que lo mas complicado en esto de los cambios es justamente la paciencia perspicacia y astucia que como gráficos debemos desarrollar. Es cuestión de aprender a trabajar en esa área y no solo en la visual. Más allá de lo que soliciten ya sea por desconocimiento o gustos fuera de tono, esta en nosotros saber llevar el tema hacia adelante al final ellos son los clientes y nos debemos a ellos! Un abrazo desde Ecuador ForoAlfa

0
Reply
2
Cynthia Martínez
Feb 2011

Antes que nada creo que al analizar el brief, debemos cerciorarnos de que nuestro cliente haya definido claramente el público receptor. Entonces, cuando debamos persuadir para que acepte nuestro diseño tal cual, recordarle el perfil que él mismo nos definió, y dar a entender que diseñamos para sus clientes, no para él.

0
Reply
0
Martin Alvarado
Feb 2011

Parte de nuestro trabajo, también, es conocer al cliente. Si sabemos un poco más sobre él, podremos anticipar sus «corecciones» y cambios lo cual nos es de mucha ayuda al momento de presentar nuestros argumentos sobre el diseño.

0
Reply
2
Evelyn Pacheco Pacheco Cruz
Feb 2011

Creo que efectivamente.... lidiar con clientes en su mayoria es de lo más difícil; sin embargo no podemos caer en el error de ser una simple maquina de reproducción de las ideas de los clientes.

Si queremos que se aprecie el diseño como debe de ser y con la importancia que cada proyecto representa a la sociedad, entonces tambien tenemos que ser lo suficientemente inteligentes para saber hacer entender la solución mas correcta a la que se ha llegado.

Tu trabajo y tus diseños son tu tarjeta de presentación, no las ideas de tu jefe o cliente, y si no ¿para que te esforzaste desde la escuela?

0
Reply
1
Luis Reyes
Feb 2011

Buen articulo. El Cliente tiene la razón?....el cliente no la tiene, tenemos que actuar bajo sus linemamientos así no exista orden visual o funcional, lamentablemente la realidad es así, he pasado por este tipo de situaciones y no es nada bonito hacer algo que no nos termina gustando...pero si nos negamos a esto, fácil!!....el cliente buscara otro diseñador que lo complazca,

asi que muchachos a respirar y contar hasta diez cada vez que esto suceda.

0
Reply
77
Alejandro Arrojo
Feb 2011

Carlos Roman (comentario #77): Esa opinión no es de un Diseñador profesional. Tal vez sí la de un operador.

0
Reply
0
Josué Plata
Feb 2011

El diseñador gráfico es un Creativo, es decir: debe encontrar soluciones a los problemas que se le presentan en el desarrollo del proyecto, en este caso a los cambios que el cliente pida para su diseño.

Por esto siempre es necesario un completo trabajo de briefing, y prever estas situaciones en los costos de diseño para que en caso de que ocurra, no afecte la rentabilidad del trabajo.

Claro esta que el proyecto que realicemos debe atender a los parámetros de diseño comunicacionales y estéticos dependiendo no solo de la opinión del cliente, sino de las necesidades de la empresa.

0
Reply
2
Raul Guevara
Feb 2011

A mi me encanta este tema, trato de en lo posible asesorar al cliente, yo soy de Macas, un lugar casi casi selvatico, un pueblito en el lugar mas alejado del planeta, no tenemos cines ni centros comerciales como malls, la gente estuvo acostumbrada a ponerse una tiendita de viveres y los demas compraban ahi, pagar por un dibujito con el nombre de la empresa es la acción mas descabellada que podrían hacer en sus vidas.

Tenia dos alternativas ir a un mundo civilizado o matarme enseñando, como me gustan los retos tomé lo segundo.

Mi empresa es el que mas marcas ha realizado... :)

0
Reply
0
José Guillermo Del Río Castillo
Feb 2011

Qué podríamos hace los diseñadores industriales en esta situación?? hhmmm

0
Reply
0
Edisson Montoya
Feb 2011

«Señor Pepito Pérez: Recuerde que sus gustos personales no deben estar por encima de lo que su cliente quiere».

Esto es lo que le digo a ese tipo de clientes para que nunca olviden que el diseño no es para ellos, si no para los consumidores de sus productos o servicios. El profesional del diseño debe aprender a vivir con esto y así mismo debe tomar siempre una postura en la cual el cliente sea consciente de que hay decisiones que pueden afectar o impulsar sus ventas.

0
Reply
0
Zamira Zavala
Feb 2011

He tenido experiencias desastrosas respecto al tema, ellos pagan pero, nosotros, somos los profesionales y debemos actuar como tales, tenemos todas las bases y fundamentos para refutar (de una manera adecuada y amable) ademas de lograr un balance entre su idea y un diseño bien logrado, recordemos que en el diseño NOSOTROS mismos nos recomendamos.

0
Reply
6
Baruck Segovia
Feb 2011

Mi trabajo es materializar los sueños de mi cliente, mi objetivo es hacer que él vea lo que soñó, lo que se imaginó y lo que necesita... no lo que yo me imaginé. Divido mis clientes en 3, los que me van guiando acerca de lo que quieren (y pagan rápido), los que se me dan la libertad de diseñar e intervienen poco porque confían y los proyectos especiales donde no cobro o cobro el mínimo, pero que puedo diseñar en toda la extensión de la palabra.

0
Reply
0
Pablo Gatti
Feb 2011

Con relación a este tema, la carrera de un diseñador es similar a la de un director técnico de fútbol, todos opinan y creen tener la verdad.

Creo que tenemos que hacer respetar la profesión como nosotros respetamos las otras.. yo no voy a decirle a un médico que es lo que tiene que hacer.. ni voy a pedirle a un chef que me prepare el plato como yo quiero.

Si el servicio es bueno.. lo tomo.. si no me convence busco por otro lado, pero no dejemos bastardearnos por el cliente.. porque no solo nuestro trabajo le tiene que gustar a él, sino a su amigo, esposa, colega, personal de limpieza.. etc

0
Reply
0
Ana V. Torres R.
Feb 2011

wow, en verdad me rei mucho al leer el título de esta nota!

Pero de cierto tiene todo, y es que es una situación que te estresa o te distorciona tu continuidad en el desarrollo de tu trabajo. Que solo quieres colgar al cliente.

A veces evitar que el cliente se nos retroceda es solo cuestión de al presentar un trabajo explicarle en SU IDIOMA cada detalle, de una forma que escuchan lo que quieren escuchar y quedan felices... pero no funciona muchas veces con todos!

Y al resto... contrato de antemano se les a de entregar! :P

Excelente nota!!!

0
Reply
1
Yessica Moreno
Feb 2011

Como dicen: «El cliente siempre tiene la razón», a veces aunque no nos guste, podemos guiarlo a maneras mas estéticas de como podría ser el cambio que el quiere, ya si de plano encapricha por el cambio que el quiere, hay que hacerlo como lo pide, a final de cuentas el es el que pagará

0
Reply
0
Antonio Peralta García
Feb 2011

lamentablemente el diseñador esta a las ordenes del cliente el cual la mayoria de las beses no tiene una nocion del por que los colores, composiciones o demas cosas que intervienen en su diseño y te dan sujerencias que nosotros sabemos que no tienen razon de ser .

pero nosotros debemos decirle las razones por las cuales no incluimos esas sugerencias pero si el cliente se mantiene en sus ideas lamentablemente las tenemos que usar

0
Reply
1
Carlos Chops
Feb 2011

Una pequeña opinión para Carlo Roman.

Sólo quiero aclarar que sí, claro que nos pagan por ser creativos, lo que venderás no es el producto de diseño, vas a vender la idea creativa de su resolución. Si nos pagaran para que el cliente viera lo que piensa n tendría sentido estudiar una carrera, especialidad o maestría si el cliente mismo puede plasmar lo que piensa.

Bien lo dice Henry Ramirez Devany: «La creatividad es buscar las mejores soluciones para conseguir un proyecto exitoso, lo cual involucra por ende, armonizar nuestro criterio estético con las necesidades comunicaticas del cliente«

0
Reply
1
Carmen Hernández García
Feb 2011

Se debe interpretar de manera estética lo que el cliente necesita, ofrecerle la mejor solución que podamos, pero aún así hay clientes que son muy reacios a que intervengas en sus sugerencias, aunque hayas tenido toda la paciencia del mundo para explicarles, así que en estos casos lo mejor es realizar los cambios que ellos quieren sin perder la parte estética del diseño, y adaptarse.

0
Reply
0
Juan Carlos Jiménez Méndez
Feb 2011

Siempre es recomendable escuchar lo que el cliente quiere, sobre todo cuando el ya conoce su producto y una vez atendiendo esto, aplicar el conocimiento y experiencia que tenemos desde la primera plática, para ir envolviendo sus ideas con las nuestras, para que de esta manera hacer una sinergía, la cual permita el buen desarrollo del proyecto y la satisfacción del mismo, tanto para el cliente como para nosotros.

0
Reply
39
Henry Ramirez Devany
Feb 2011

La creatividad no es solamente la técnica aplicada a la inspiracion. La creatividad es buscar las mejores soluciones para conseguir un proyecto (diseño) exitoso, lo cual involucra por ende, armonizar nuestro criterio estético con las necesidades comunicativas del cliente.

0
Reply
0
Carlos Roman
Feb 2011

hagamoslo como el cliente quiere no nos pagan por ser creativos, nos pagan para que ellos vean plasmando lo que piensan.

Pero en ocasiones me pregunto si piensan.

0
Reply
24
Pier Alessi
Feb 2011

Existen casos de casos, pienso que un cliente debe argumentar su cambio, porsupuesto que este nunca utilizará términos técnicos pero es allí donde el diseñador debe saber interpretarlo, de no haber una lógica o algo que sustente realmente su cambio se debe hacer un esfuerzo por convencerlo. Es como si yo le dijera a mi médico que es mejor un tratamiento cuando el apropiado es otro, un mal diseño puede matar o enfermar una empresa. El diseño no está basado en cosas superfuas y gustos, todo tiene una razón de ser sino ¿para que estudiamos eso? ¿no les parece?

0
Reply
19
Marcelo Alvarez Bravo
Feb 2011

¿Quién tiene la razón?

A mi juicio ninguno, es una discusión estéril, que se origina por desconocer la función de cada parte, carecer de indicadores de medición y en definitiva perder el foco de la conversación…»ser capaz escuchar y de lograr generar valor en el cliente final». Escribí hace tiempo un artículo sobre este conflicto «Cuando los clientes se creen diseñadores», comparto con ustedes el http://www.alvarezcastelli.cl/wordpress/

0
Reply
0
Diego Eidos
Feb 2011

Alguna vez, presente como minimo dos alternativas totalmente diferentes y eso no me ha llevado a nada bueno ya que me piden una tercera o cuarta opcion «para elegir» al final hacemos una quinta version remix de las anteriores, momento para el cual detestaba al cliente y simplemente acataba «sugerencias» y les añadia principios esteticos, es algo que no volvere a hacer nunca. Amo los clientes que confian en uno como diseñador. La solucion que resulta mejor que que la anterior es sondear al cliente en cuanto a sus preferencias y gustos en cuanto a color, forma, combinaciones, y asi me aproximo.

1
Reply
0
Gustavo Fuentes
Feb 2011

Recuerdo mucho un maestro que alguna vez nos dijo que cuando se enfrentaba a esas situaciones, en particular en las que el cliente estaba cerrado a la idea de que su proyecto debía tener un color de fondo inapropiado, una fuente ilegible...etc y no iba a dar su brazo a torcer a pesar de las explicaciones; «Yo hago lo que pide, pero no es un trabajo que me interese para un portafolio..». Creo que tiene mucha razón, no siempre el nuestros ideales estéticos van a ser compartidos, y pues, necesitamos el dinero. Seguramente vendrán proyectos con más libertad.

0
Reply
2
Edier Becerra
Feb 2011

Los inconvenientes y cambios se dan sobretodo cuando son varias personas las que tiene que aprobar los diseños, yo recomiendo algo:

1. En las reuniones en las que se definan aspectos de diseño tiene que estar TODOS los miembros presentes ya que de faltar alguno, no se sentiría tomado en cuenta en la toma de decisiones y siempre tendrá una «recomendación» que hacer.

2. Todos los miembros de la toma de decisión tienen que sentir que han aportado algo al diseño, el diseñador puede hacer sugerencias y convencer de tal manera que piensen que vinieron de ellos.

0
Reply
0
Ana Marcela Chica
Feb 2011

Actualmente estoy pasando por esa situación, mi cliente ha sugerido cambios de ultima hora que han afectado bastante el tiempo que se tenia proyectado para terminar, el más reciente argumento que me ha dado son comentarios de terceros «a mis amigos les parece que... segun ellos deberiamos..». yo trato de ser receptiva a esas sugerencias, pero me resulta un tanto incomodo que diseños, diagramas que ya se tenían y con los que se empezó el trabajo, empiezan a ser modificados por opiniones de terceros, en lo que creo que se convierte en un teléfono roto. Alguna sugerencia?

0
Reply
0
Hedblody Pinales
Feb 2011

muchos literalmente quieren exactamente LO MISMO que algo que ya habían visto, pero enserio literalmente.. respuesta: seria robo de diseño---- fue la única respuesta que lo convencio

0
Reply
0
Catalina Sanz
Feb 2011

Cada diseño es el resultado de un análisis exhaustivo de la situación a resolver, es por eso que cada diseño debe tener un sólido y lógico argumento que debemos sustentar ydefender ante el cliente para lograr la satisfacción tanto del cliente como la del diseñador.

0
Reply
0
Jorge Peña
Feb 2011

Déjà vu

0
Reply
1
José Cevallos
Feb 2011

Totalmente de acuerdo con el artículo, a todos nos ha pasado; pero no esta de más explicarle al cliente desde un inicio nuestro método de trabajo y todo lo que conlleva el proceso de diseño y así no tener problemas en el desarrollo... generalmente el cliente sabe lo que quiere, pero es nuestro deber como profesionales orientarlo hacia lo que necesita.

0
Reply
53
Jesus Gaytan
Feb 2011

El secreto... saber cuando decir que no.

Si somos lo suficientemente profesionales, el cliente debe de sentir confianza en nuestra capacidad para resolver el problema que enfrenta. Si no logramos establecer esa confianza entonces la visión del cliente hacia nuestro trabajo se vuelve subjetiva y en ese campo nadie gana.

Saber decir que no a un cliente, inclusive cuando es necesario, decirle que no trabajamos con él.

0
Reply
44
Ivan Abbadie
Feb 2011

debemos considerar que como diseñadores debemos ser asesores, es decir, el cliente acuda a nuestros servicios por el hecho de que somos los especialistas en llevarlo a cabo, ya que el cliente ha tomado esa acertada decisión debemos funcionar como orientadores del proyecto, de nada sirve seguir instrucciones de los clientes sólo porque ellos consideran una u otra cosa, no quiero decir que no tomemos en cuenta al cliente, para eso existe un «brief» inicial donde se debe seguir el proceso, finalmente, los proyectos deben enriquecer a los clientes de nuestros clientes no a nuestro portafolios.

0
Reply
2
Daniel García
Feb 2011

De los caprichos del cliente muchas veces, para no estropearlo todo, tienes que exprimir tu creatividad y sacar algo incluso mejor que el planteamiento inicial. De todas formas hay una frase que me funciona cuando veo que son caprichos o ideas absurdas: «Yo si quieres lo hago como me estás diciendo, ahora bien, si la empresa fuera mía... no me arriesgaría con esto» Pocas veces falla, pues les haces recapacitar sobre su planteamiento caprichoso.

1
Reply
0
Ro Sca
Feb 2011

Es cierto, gajes del oficio, es cómo sí o sí dentro del desarrollo de cada proyecto debemos enfrentar lo mismo y es aquí y en la china también, le pasa a todos los diseñadores, el ejemplo tal cual es el de la comparación con el cirujano, el paciente no va a mostrarle cómo hacer su trabajo...sino que deposita toda su confianza en la capacidad de este profesional., entonces, debemos generar esa credibilidad hacia los consumidores, y queda claro que le falta todavía mucho por conquistar a nuestra profesión, pienso que a pesar de estas cosas, vamos muy bien encaminados.

0
Reply
1
Hugo Sosa
Feb 2011

Vuelvo a repetir lo dicho en otra propuesta de Foroalfa. Al cliente hay que informarle desde la primera entrevista que si quiere melones, yo le daré melones, pero cómo sean los melones es asunto mio. De la misma forma que en otras profesiones: ningun cirujano acepta que le den indicaciones en una operación, ningún ingeniero acepta la indicación sobre cuantos hierros usar en una viga, o un abogado como debe llevar un juicio. Aclarado esto con el cliente, no deberíamos tener problemas.

1
Reply
0
Carolina Teicher
Feb 2011

Un colega decía:

«la calidad del diseño es directamente proporcional

a las paciencia que tengamos del cliente«

y se refería al tema que mencionás en el artículo.

PS, a quién no le ha pasado?!

0
Reply
1
Carlos Chops
Feb 2011

Considero 7 citas es demasiado. Es cierto que platicar con el cliente amplia las áreas que contribuyen al desarrollo del producto, pero precisamente creo esta situación conlleva a que el cliente pueda tener más intervenciones y por ende llevar a cambio el proyecto completo. Aplicar el consejo del límite no sólo al sentido de los cambios, también como profesional dejar espacio al desarrollo del proyecto como creamos satisfactorio y presentar el progreso con sustento y argumento claro para el cliente. Existen cambios imposibles, pero aquellos que no lo son deben ser desarrollados con creatividad

0
Reply
0
Ivan Maravilla
Feb 2011

Cuando ya de plano, el cliente se salió con la suya, pues ni poner el aborto en el portafolio... osshhhhhh...

0
Reply
0
Reimer Blanco
Feb 2011

Hola, este artículo es muy bueno, revela muchas de las experiencias que como diseñadores sufrimos día a día. En mi caso personal me enfrento a esta situación casi todos los días en mi trabajo, creo que el diseñador puede intentar separar la parte laboral donde a veces no le queda mas remedio que satisfacer el ego y las ideas más descabelladas y sin sentido de su cliente y por otro lado tratar de desarrollarse como artista en un ámbito personal buscando el reconocimiento y la satisfacción de otras fuentes que no sean las laborales y por que no ganar un poco de dinero en el medio.

0
Reply
0
Ariadna Magaly Carrasco Jiménez
Feb 2011

Hola gracias por compartirnos éste artículo, me es de mucha ayuda.

Ahora que estoy por acabar mi carrera en Comunicación Multimedia, he notado con un proyecto en específico que los clientes son exactamente como tú lo mencionas, pero tus propuestas me ayudarán a terminarlo con gran éxito.

0
Reply
0
Gerardo Salomé
Feb 2011

Además de lo mencionado,pienso que es importante recordarle a nuestro cliente que somos profesionales en lo que hacemos, cosa que muchas veces pasa por alto y no así en otras profesiones. Ej. Un cliente nunca llega con un cirujano y le dice opereme de esta forma o de esta otra. ¿Por qué? Por es consciente que va con un profesional que sabe lo que hace y por que lo hace de tal o cual manera. Eso mismo hay que dejar claro los profesionales del diseño, sabemos lo que hacemos y por que lo hacemos así, y siempre buscando un resultado positivo. Diseñar no es cualquier cosa y no cualquiera lo hace.

0
Reply
39
Henry Ramirez Devany
Feb 2011

Me parece excelente tu aportacion al tema Rafael... Escuchar (no oir, sino escuchar) y hacer las preguntas adecuadas, me parece que es una buena receta de seguridad.

0
Reply
0
Anni Hernández
Feb 2011

Muy buen artículo... me agrada que compartan este tipo de situaciones que se presentan con los clientes.... Seguiré los consejos ;)

0
Reply
0
Rafael Soto
Feb 2011

En mi experiencia, me han tocado infinidad de clientes con estas caracteristicas, pero también he aprendido que nadie conoce mejor a su empresa y sus necesidades que el cliente mismo, ESCUCHAR atentamente al cliente, hacerle las pregunats adecuadas para obtener la información precisa, proceder metodologicamente, nos ayuda a traducir lo que el cliente quiere y tiene en mente pero no sabe como solucionarlo, saber traducir visualmente esas necesidades del cliente, nos evitará engorrosas correcciones y modificaciones y dejará satisfechas a ambas partes, tu cliente sabe lo que quiere...ESCÚCHALO....

0
Reply
0
Leopardo Pedraza
Feb 2011

El diseño Debe ser solido y con el lenguaje de su creador, en el diseño industrial como en la arquitectura siempre están presentes el presupuesto y el gusto del cliente, pero si nos escogen es porque les gusto lo que hacemos y como lo hacemos, no olviden que se diseña con la misma pasión para una casa de interés social como para una en el mediterráneo, la génesis y los sueños en el diseño siempre deben estar presentes desde muchos puntos de vista, lo que finalmente dará como resultado un «bello objeto»

0
Reply
0
Edward Pearson
Feb 2011

cuando un diseño esta redondo el diseñador lo conoce mejor que nadie y puede fundamentar cualquier cambio en virtud del mismo. el diseño siempre es el que manda y si sos un buen profesional tu diseño no lo toca NADIE. si el cliente quiere cambiar algo siempre hay que hacerle ver lo que quiere cambiar y solo si el diseño ameritaba el cambio va a quedar. los diseños siempre estan a prueba ya que los resultados que arrojan son los que los mantien vivos. los resultados solo se ven en el tiempo. casi como sentido comun!

1
Reply
0
Alex Marrufo
Feb 2011

desde mi muy joven experiencia, lo único que puedo comentar para resolver esos momentos que puedan ser incómodos, es que, como diseñador, todo lo que hagamos deber estar hecho y pensado por una razón, desde el marco funcional expresivo y tecnológico del proyecto, solo de esa manera podemos fundamentarle al cliente lo que hacemos...y nos ahorraremos tiempo en engorrosas charlas. No es arte puro, es diseño gráfico.

0
Reply
0
Pablo Alberto Diaz
Feb 2011

Siéntate en una mesa redonda a diseñar un bello caballo blanco con el cliente, la secretaria del cliente, el jefe de producción del cliente, el jefe de marketing del cliente y el contador del cliente. Resultado: un sucio camello oscuro de dos jorobas...

1
Reply
0
Mauricio Gálvez
Feb 2011

jajaja ya volvieron a mi mente los gratos recuerdos de algunos clientes que he tenido... y comparto la opinión del autor, la realidad de «la calle» es sumamente diferente a lo que se nos enseña, no siempre se tiene calculado el resultado y debido a la competencia desleal indiscriminada algunos clientes creen que cualquier «operador» puede hacer el «trabajo» y aquí es donde la asesoría y debida orientación al cliente es necesaria antes de empezar los bocetos, debe ser una comunicación fluida, tratar de comprender lo que desea ya que al final plasmaremos su idea con nuestro criterio gráfico

0
Reply
0
Emerson Martinez
Feb 2011

Muy buen tema sobre todo por que como diseñadores quisieramos siempre tener exelentes trabajos en nuestros portafolios, y cambiar nuestro estilo de diseño por gustos del cliente afectaria de alguna manera nuestra imagen como diseñadores.

lo ideal es recopilar la informacion y presentarla como un proyecto funcional y original que son las razones mas fuertes que los clientes exigen

0
Reply
3
Luis Enrique Cuéllar Peredo
Feb 2011

Me gustó el artículo, al final de cuentas la idea es lograr un trabajo que satisfaga a ambos, tanto cliente como diseñador, hay que ser dentro de lo posible razonables y tener las bases para explicar porque en un momento dado una sugerencia pueda ser o no una mala idea.

También es importante tener en cuenta que habrá clientes con los que no se podrá razonar, así que esos casos habrá que evitar tomarlo personal, no todos los trabajos que hagas serán material de portafolio.

0
Reply
0
Joel Sánchez
Feb 2011

«El cliente siempre pierde la razón» era la frase original

0
Reply
0
Eduardo Gza
Feb 2011

Cuando se dice: «el cliente siempre tiene la razón», es referirse a la cuestión económica (o al poder). Pero lo que nosotros, como diseñadores, tenemos que lograr es que el cliente nos perciba como consultores y profesionales en diseño. Realmente el trabajo más pesado es la persuasión y la forma en cómo vendemos el Diseño, y hay que tratar de acotar los tiempos de entrega y presentaciones para evitar esos «gaps» que permiten al cliente «delirar» sobre su diseño. ¡Buscamos siempre el bien de la humanidad!

0
Reply
3
Marcelo Venturotti
Feb 2011

Mi primer trabajo fue diseñar un logotipo para la seccion confitería de un minimercado. Cuando presente la propuesta el cliente empezo a opinar sobre el diseño y a pedir que le ponga una espiga y luego llamo al confitero del lugar y cuando quise acordar me encontraba con los dos diseñando el logotipo. La verdad que no puede con ellos y les dije todo que si, estaba necesitando el dinero en ese momento y les hice lo que ellos querian. La verdad se que no lo voy a voler a hacer y que antes de empezar un trabajo voy a tener que aclarle un par de cosas a mi cliente, de los errores se aprende...

0
Reply
1
Antonio Quintero
Feb 2011

Creo en la idea como en el diseño mismo, creado para satisfacer una necesidad. Creo en un cliente que quiere tener la razón, creo que encuesta y testea mucho el proyecto que desarrollamos, creador de una empresa, único dueño y en una esposa que quiere mantener a sus hijos y pagar el colegio, cuya opinión a veces aparece como un mandatorio en la propuesta hecha. Creo en los gustos y colores. . . que cada quien maneja, creo en las referencias que ven, creo en la competencia los tiene locos. Por los bocetos presentados y las horas invertidas, Amén.

Ahora, sácale punta al lápiz y raya «600» líneas

0
Reply
0
Jordi Sempere
Feb 2011

Es extraño, pero casi siempre he podido salir airoso de este tipo de dificultades porque las exigencias «caprichosas» del cliente me han servido como motivaciones para resolver el problema de la manera más satisfactoria posible para ambas partes. La mayoría de mis clientes no saben de los entresijos del diseño; sólo quieren que su idea se vea materializada y mejorada. Prestar la máxima atención a lo que el cliente espera y tener una comunicación constante con él son, a mi modo de ver, motivos suficientes para no sentir ese «desapego comunicativo» con el proyecto que estamos ejecutando.

0
Reply
0
Marcelo Mels
Feb 2011

Pienso que al cliente hay que fundamentarle todo y dentro de lo que el pretende, hay que darle opciones pero manteniéndose siempre dentro de la estrategia comunicacional. No salirse jamás. Ayuda mucho mostrarles ejemplos de por que sí o por que no va a funcionar. Otra cosa importante es escuchar bien al cliente y no subestimarlo.

0
Reply
0
David Álvarez
Feb 2011

Personalmente previendo esta tendencia en los clientes, le presentamos un cuestionario donde ellos plasman lo que esperan y lo que no del diseño, pasando por colores, tipos de letras y otras especificaciones que ellos creen trasmitirán mejor su idea, y así evitar sorpresas al final.

Es algo así como todo lo que dijo el cliente (al principio en el cuestionario) podrá ser utilizado en su contra, o dicho de otra forma hay una investigación previa que avala el producto así se minimizan los cambios y se realizan la cantidad menor posible de cesiones de cambios.

0
Reply
0
Guillermo López
Feb 2011

Se debe ser coherente con el cliente y explicarle la razón de ser de cada detalle del diseño, pues sin claras explicaciones, no solo estéticas, sino técnicas probablemente los cambios que se generen sean mínimos. La humildad y sencillez en la explicación al cliente, evitando el «yo soy el que sabe y tengo la razón» del creativo, hacen una comunicación más fluida y unos mejores resultados.

0
Reply
0
Ariel Aníbal Franco Romero
Feb 2011

Que buen artículo, es así tal cuál!. Yo prefiero quedarme con el CLIENTE que con el BOCETO, o sea, es cierto que nos duele que nos cambien lo que estrategi-camente aplicamos para la funcionalidad visual ya que hemos estudiado para eso varios años, pero es una «visión diferente», como dice la nota y nuestro desafío es aplicarla de forma profesional y ganarnos al CLIENTE quien nos dá una remuneración, la oportunidad de mostrar al mundo nuestra capacidad y contagiar a otros nuevos contratantes.

0
Reply
0
Sebastián Asegurado
Feb 2011

Creo que un trabajo de diseño siempre es la interacción entre dos egos: ego del cliente y ego del diseñador. Uno piensa que el otro trata de imponer sus reglas y preferencias, mientras que los dos saben cuál es su trabajo y desean sacar el mayor provecho de la situación. Como diseñador a veces no resulta fácil adaptarse a los pedidos que nos hacen, pero si se ve un «obstáculo» como una oportunidad muchas veces terminamos por abrir nuestra cabecita y terminar saliéndonos con la nuestra. Siempre, hasta en la orden más estricta, hay un margen de libertad, es cuestión de saber aprovecharlo.

0
Reply
0
Noe Ramirez Estevez
Feb 2011

Este tipo de clientes es sumamente complicado, lo cierto es que desde la orden de trabajo hay que marcar el proceso que implica la creación del logo, por lo que una vez aprobado un diseño, debe respetarse y no dar marcha a tras, sin emabargo «el que paga manda», así que anunciemos que el nuevo cambio, requiere de horas extras de trabajo lo cual implica un costo adicional al presupuesto. valor a neustro trabajo y creatividad muchachos. ánimo

0
Reply
0
Carmen Lara
Feb 2011

Considero que los aspectos más importantes son el diálogo y la comunicación constante con el cliente; hacerle ver que el diseño es un proceso y que el trabajo presentado es el resultado de una ardua investigación y que tal vez no es pertinente realizar ciertos cambios.

Escuchar pacientemente sus sugerencias y mostrarle los pros y los contras de los cambios sugeridos, pero al final del día hacerle ver con mucha diplomacia que el que sabe es el diseñador.

0
Reply
39
Henry Ramirez Devany
Feb 2011

La realidad en la calle es muy diferente a lo que podemos alcanzar a ver en photoshop. Todo proyecto de diseño esta inmerso en una serie de factores financieros, como la necesidad que tenemos de ese cliente, factores de mercado como la competencia desleal y «barata» con la que luchamos y factores de prejucio administrativo como el hecho de que nosotros «solo somos los diseñadores» (algo muy duro). Todo lo anterior rompe el idealismo con que muchos toman el hecho de ser diseñadores, la realidad es que no siempre podremos manejar las cosas con tanto raciocinio y frialdad como quisieramos.

0
Reply
0
Victor Aviña
Feb 2011

En mi experiencia el cliente enriquece los diseños con ideas propias del giro al que se está diseñando, mi tarea es satisfacer adaptando esas añadiduras de forma estética y funcional.

0
Reply
0
Patricio Correnti
Feb 2011

1 Consejo dificil de aplicar (pero cuando resulta resuelve):

El cliente trabaja con nosotros, pero nosotros somos los que dirigimos. Esto suele quedar más claro si en el cronograma de trabajo acusamos los tiempos y tareas que le vamos a exigir a cliente.

Él también tiene trabajo que hacer: entregarnos material, responder nuestros bocetos, fijar reuniones, etc.

Hacerlo sentir que forma parte del equipo ayuda a que entienda que si una de sus propuestas no es tan buena para nosotros, tampoco lo será para él.

Además el trabajo tendrá nuestro ritmo, bien sabido es que si el trabajo frena, empeora.

0
Reply
0
Victor Pardo
Feb 2011

Causa y efecto

Causa, que tus trabajos previos hablen por ti al igual que tus actuales clientes, convirtiéndote en un diseñador respetable.

Efecto, los clientes te buscan por el resultado de tu trabajo y no por necesidad.

Esto genera un respeto inmediato, y probablemente una mejor comunicación.

0
Reply
164
Jorge Montaña
Feb 2011

El articulo no enfoca el problema correctamente. El problema está no en los cambios del cliente sino en la comunicación errada e ineficiente entre las partes, el diseñador no valida correctamente , no se hacen acuerdos claros, lo que cada parte interpreta es diferente por no preguntar y al final como no se han validado las expectativas, se pierde o se repite el trabajo.

Es falta de comunicación efectiva. Nada más

0
Reply
0
Luis Alfredo Lacruz Ramírez
Feb 2011

Yo aplico dos estrategias que he aprendido en el oficio (y en la vida):

1. Me despojo de toda pretención de engordar mi portafolio con el trabajo de ese cliente.

2. Me «mercenarizo» y me enfoco más en la factura que en el producto.

Por lo general funciona, y el cliente queda satisfecho…

0
Reply
0
Pablo Vargas
Feb 2011

-Es muy importante fundamentar un proyecto, muchas veces el estar tan familiarizado con él nos crea dificultades para exponerlo, ese caso puede llevar al cliente a generar inquietudes que lo lleven a solicitar en ocaciones «insólitos» cambios.

Se debe tener la capacidad de hacer ver al cliente que la solución presentada es el resultado de un estudio, no hacemos diseño por que no tenemos nada mas que hacer, diseñamos por que es lo que sabemos hacer.

se deben fijar etapas para cada proyecto (investigación, diseño y desarrollo) todo con fechas claras.

0
Reply
1
Ivan Saes
Feb 2011

Intento luchar contra estos imprevistos con cuatro acciones:

-Ser pedagógico en la primera reunión con el cliente. Hablar sobre el diseño y en lo que está a punto de invertir. Características y particularidades de la profesión.

-Un contrato previo de cada proyecto que acote la relación y los cambios sin fin y caprichosos.

-Y un protocolo de actuación que vaya por delante. Con un número de reuniones previamente acordadas. Posibilidad de cambios, añadidos, ...

-Ante cambios caprichosos, intento preguntar qué quiere conseguir.

0
Reply
9
Gisela Giardino
Feb 2011

El fin de nuestro trabajo es satisfacer a nuestro cliente en la correcta implementación visual de una necesidad comunicacional. Si lamentablemente resulta que el cliente se considera satisfecho por algo que no es a nuestro criterio bueno, simplemente no lo firmas o no lo presentas en tu portfolio. Prefiero tener un portfolio de clientes satisfechos a uno de sólo las cosas que creo yo que son «buenas«para mí. Si el cliente se pone denso, la mejor opción es cobrar extra. Pero esa posibilidad debeplantearse desde un inicio.

0
Reply
35
Gonzalo De La Cuadra Reveco
Feb 2011

Algunas de las estrategias que utilizo son:

- Me alejo del imaginario del «creativo» informal y que crea libremente. Me visto formal o semi formal, genero buenas presentaciones etc… (imagen personal).

- Dejo por escrito las condiciones del trabajo.

- Defiendo el trabajo con argumentos.

- Genero acuerdos, escucho y tranzo ciertas cosas y otras no. Genero propuestas alternativas.

- Aunque el trabajo sea fácil, me tomo unos días para presentarlo.

- Nunca muestro más de dos propuestas (para que pueda comparar).

- Cuando no hay acuerdo, le explico en profundidad los efectos del cambio y lo hago.

0
Reply
0
Julio Valle
Feb 2011

Excelentes recomendaciones. Personalmente yo cotizo varias propuestas y una serie de cambios. Al pasar esa serie de cambios hay un cobro adicional según cambios solicitados. Eso ha reducido el número de cambios, ayuda al cliente a tomar con mas decisión sus elecciones y me da tranquilidad de que no se vuelvan procesos engorrosos, pesados. Si hay mas cambios también se asegura uno que hay paga de acuerdo a los mismos.

0
Reply
0
Francisco Marín
Feb 2011

Me parece que hay que establecer los procesos claros con el cliente desde un principio, es decir aclararle que vamos a presentarle una propuesta con derecho a dos o tres cambios como máximo, el como si fuera nuestro paciente el esta con un profesional y eso lo debe de entender.

0
Reply
0
Ixchel Amezcua
Feb 2011

Es algo que sucede muchisimo y como lo mencionas no es con todos los clientes pero hay unos verdaderamente desesperantes, yo lo que hago es darles mi opinion y el porque considero que no favoreceria a atraer la atencion de los clientes (que finalmente todo va enfocado a SUS clientes y es para venta de algun producto o servicio) y si se encapricha pues se lo hago exactamente como el quiere aunque no le garantizo que vaya a ser funcional y simplemente eso no lo incluyo en mi portafolio. Como diseñadores tenemos que ser flexibles y diseñar PARA el cliente aunque NO siempre tenga la razon.

0
Reply
0
César Rubén Bosco
Feb 2011

Creo que el tema está planteado muy criteriosamente y tomado de experiencias reales. Suscribo el planteo general y las sugerencias para solucionarlo. A mi me pasa lo mismo y adopto las mismas (o parecidas) tácticas. Resolver adecuadamete el problema y no perder el cliente. La confianza y entendimiento entre profesional y cliente va a acercar las diferencias. Se puede hablar de cliente cuando uno lleva trabajando para él no menos de tres años. Tiempo, se necesita tiempo.

0
Reply
19
Marcelo Alvarez Bravo
Feb 2011

Los diseñadores somos buenos para mirarnos el obligo y justificarnos, insisto, tanto el cliente (mandante) como el diseñador trabajan para un tercero, el cliente final. Cuando hay investigación que avale las decisiones no queda mucho espacio para el «gallito» basado en juicios subjetivos entre diseñador y cliente, por ejemplo si un estudio arroja que una determinada categoría se asocia al color rojo, debe ser rojo, independiente de lo que piense el cliente y el diseñador, lo que realmente importa es lo que piense y sienta el cliente final (mercado).

0
Reply
0
Johana Trujillo
Feb 2011

No creo que «uno de los objetivos de cada diseño grafico o Web que desarrollamos es enriquecer positivamente nuestro portafolio de trabajos y, definitivamente, los malos diseños no nos favorecen en nada».. Si estoy conciente de que pueden formar parte de nuestro portafolio, pero no trabajamos con el objetivo en mente de «haré una propuesta funcional porque esto estará en mi portafolio».

El diseño es un proceso y hay que saber hasta dónde se le puede permitir al cliente su intervención en el proyecto por el cual nos está pagando. Y aprender a escucharlo y negociar. El diseño es comunicación.

0
Reply
6
Alfredo Texis Michicol
Feb 2011

Buenos consejos, altamente aplicables y muy oportunos. Pero no aveces suele suceder con lo que dices hay muy diferentes clientes saludos.

0
Reply
1
Santiago Trevisan
Feb 2011

Interesante la nota.

En todo el artículo se habla de una conversación, de una comunicación permanente y sincera con «la persona que estamos haciendo equipo» = cliente

Y esa es la base para no tener problemas: Conversación (si es posible, real y no virtual), Comunicación Clara y Sincera, EMPATIA

Debo decir que tuve más problemas cuando habia un diseñador como cliente, donde «de la nada» en vez de unir fuerzas, tienen a competir y hablar poco (y menos conversaciones reales y no virtuales).

En definitiva: Los diseñadores tenemos que aprender MUCHO de Negociación, de eso de hablar con el otro.

0
Reply
0
Juan Ignacio
Feb 2011

Que hay de cierto entonces que el cliente siempre tiene la razón? es algo contradictorio en el diseño, como bien dicen creo que un buen argumento y explicación de nuestro objetivo en el diseño bastará para satisfacer al cliente, siempre hay que escucharlo, y si el cambio es complicado, es a donde juegan los límites y a dondé YO diseñador defiendo mi trabajo, es como una colgada en la facultad, te tirotean de todos lados y vos tenés que defender y argumentar tus trabajos, está siempre el que quiere defenestrarte, ahí vas a usar tus mejores armas para evitar que te «bajen» lo que hiciste.

0
Reply
19
Marcelo Alvarez Bravo
Feb 2011

El error fundamental de este artículo es que la conversación gira en torno al cliente (mandante) y al diseñador, creo firmemente que el foco debería estar en el cliente de mi cliente, para evitar entrar en este tipo de conversaciones (loop eterno) lo que debe hacer primero es establecer una metodología de trabajo que arroje información clara sobre el cliente de mi cliente (test, encuestas, eyetracking, User Zoom etc.) sobre esos argumentos, el cliente (mandante) y el diseñador se pondrán a disposición de los clientes finales, sus jefes, los que le dan sustento al negocio.

0
Reply
0
Luis Sanz Cantero
Feb 2011

Caso muy común, sobre todo, cuando el cliente, no es el cliente o clientes finales. Mi caso, un folleto corporativo, que encantó a mi cliente, y estaba ok, con las directrices marcadas en las reuniones previas, con algún cambio lógico. Pero mi cliente, Dtor. de comunicación, se lo presenta a sus jefes y diverso personal a opinar, con la idea de mejorar con el consenso de todos. El problema fue que ya no hay un criterio único, sino miles de sugerencias a contentar...Menos mal, que mi cliente creía en la esencia de mi diseño, y esto se respeto, pero fueron 5 meses de cambios y más 7 borradores.

0
Reply
0
Pablo Madariaga
Feb 2011

En cuanto a nuestra capacidad de convicción, está muy relacionada con nuestro convencimiento sobre esa propuesta concreta, pero también con la personalidad de nuestro cliente. Por ejemplo, el empresario «hecho a sí mismo» es muy difícil de convencer, y siempre querrá dejar su sello.

También, en mi experiencia, es importante sicológicamente el orden en el que se presenten las alternativas. No intentemos imponer nuestras mejores creaciones desde el principio, de modo que el cliente sienta que es él quien ha tomado la decisión despues de debatir otras opciones. Funciona.

0
Reply
0
Axel Leyer
Feb 2011

Mi enfoque ante tal situación es razonar con el cliente. Antes de empezar a diseñar siempre han de quedar claros los objetivos que el cliente busca con la comunicación. Cuando, a última hora, me pide cambios que considero se alejan de los objetivos que «él» me marco, intento razonar con él, haciéndole ver lo que va a conseguir con estos cambios y como se alejan de lo que se buscaba inicialmente. No se trata de luchar con él, sino por él.

La mayoría de lo clientes se muestran mas receptivos cuando se dan cuenta de que lo que buscas no es simplemente defender tus ideas sino lo mejor para él.

0
Reply
0
Juan Gómez
Feb 2011

Cabe mencionar que los consejos no serviran de nada si se tiene un cliente al que no se le ha explicado previamente cual es el trabajo de un diseñador.

0
Reply
0
Belén Cosmea Boto
Feb 2011

A eso le suelo llamar yo «contratar a un operador de photoshop», porque al final ésa es la impresión que me ha quedado de algunos proyectos/clientes...

Es complicado, sobre todo cuando empiezas, tener la entereza, coherencia y honestidad suficientes para decir que no, y saber explicar porqué. Es cierto que los diseñadores nos solemos tomar los reproches al diseño como algo personal, pero no es menos cierto que muchos clientes creen que el diseño es tener «gusto». Es nuestra responsabilidad formar a la sociedad en general sobre el porqué de los procesos y valor del diseño.

0
Reply
0
Natalia Rotaetxe
Feb 2011

Nuestra labor es solucionar las necesidades de comunicación de nuestros clientes. Muchas veces el problema está en la definición del proyecto. El propio cliente no sabe explicar con profundidad lo que quiere o necesita. Ahí esta parte de nuestra labor, indagar, cuestionar, …para entender sus necesidades. Pero no siempre es posible y se llega al problema que planteas. Entonces hay que intentar atender a sus solicitudes, buscar el equilibrio, intentando proteger la esencia del concepto, recordándole que nos ha contratado como expertos y ha de confiar.

0
Reply
0
Rafael Fabregues Quiles
Feb 2011

Llevo (entre otros) mas de 30 años trabajando para un cliente, el cual al principio consideraba mi trabajo maravilloso. De no ser conocido en su sector, paso a ser el líder en tan solo 5 años. A lo largo de esos años, le enseñé tanto de como planificar estrategias, comunicar y formalizar la imagen gráfica en reuniones de trabajo que pasó a imponer sus opiniones una y otra vez, creando desde entonces una comunicación «al gusto». Sigo trabajándole, pero sus trabajos no forman parte de mi Boock.

0
Reply
0
Alberto Rodriguez
Feb 2011

Un buen libro para regalar a este tipo de clientes es «El diseño rentable» de Xènia Viladàs, y os lo recomiendo. En un punto, trata este tema que a los diseñadores, nos viene comiendo el tarro hace tiempo.

0
Reply
0
Arturo Méndez
Feb 2011

Mi opinión se resume aquí:

0
Reply
0
Luis Morales
Feb 2011

Gran parte del aprendizaje que obtenido como diseñador y de cultura de negocios ha sido en base a escuchar las demandas de mis clientes. Es desesperante que despúes de trabajar mucho tiempo en un proyecto se pidan cambios en la estructura...sin embargo al final el resultado llega a superar mis propias espectativas.

0
Reply
0
Eduardo Maragliano
Feb 2011

Henry, gracias por tremenda nota.

Una de las alternativas que uso, algo de esto ya hiciste mención en la nota, es proponerle la alternativa que el cliente pide pero sin dejar de mostrar mi opción. Luego trato de argumentar de manera contundente las CONTRA de su alternativa y los PRO de la mía. El problema es que a veces y más allá de los argumentos «contundentes», termina eligiendo la variante propuesta por él.

¡Saludos!

0
Reply
40
Carlos Amézquita
Feb 2011

Es importante discutir los cambios propuestos. Hay cambios factibles, hay cambios aceptables y hay cambios impuestos. Es importante hacerle entender al cliente que está pagando por una asesoría en comunicaciones y no simplemente por una herramienta que dibuje lo que tiene en la cabeza. Cuando un cliente entiende eso, es más perceptivo a nuestros argumentos (que son necesarios!).

0
Reply
0
Maria Fernanda Capallera Repetto
Feb 2011

Buenos consejos, altamente aplicables y muy oportunos.

0
Reply

Upcoming online courses

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 weeks
17 Septiembre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 weeks
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 weeks
28 Enero 2019

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 weeks
22 Abril 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 weeks
22 Junio 2019