¿Es el .pdf sólo un formato?

Las ediciones digitales están comenzando a cambiar algunas reglas de juego en el mundo editorial. Tal vez este fenómeno pueda servir para democratizar el acceso a la cultura.

Alvaro Sobrino Madrid
Followers:
6
Comments:
2
Votes:
9
Compartir:

Para quienes trabajamos con información, el PDF (pedeefe) es sobretodo un formato cómodo. Respeta con suficiente grado de fiabilidad los aspectos formales y de contenido del documento de origen, sin necesidad de remitirse a la aplicación con que fue creado. Es lo que a quienes se dedican a la industria del software les gusta tanto definir como un estándar. A ello se le añade su gran versatilidad (otra palabra que también les gusta mucho), que lo hace propio para presentación en pantalla, para su traslado al papel y para contenidos en internet, sobretodo si proceden de formato impreso.

Una audaz política expansionista de Adobe frente a otras más restrictivas y mercantilistas que plantearon en origen otros productos similares lo ha convertido, insistimos, en el estándar. Y también lo está siendo como enlace en el proceso de las artes gráficas, gracias a una arquitectura increíblemente abierta y modular.

Con ello, no hemos llegado a saber donde está el huevo y dónde la gallina: ¿son los pedeefes nuestro modo habitual de intercambio de documentos porque es el formato natural en las artes gráficas, o acaso un formato creado para el tránsito de documentación en las empresas se ha demostrado tan potente que han sido los impresores quienes lo han adoptado frente a otras alternativas más costosas, cerradas y opacas? Debe haber un poco de las dos cosas.

Pero más allá, el pedeefe está siendo para la difusión de la cultura impresa lo que el mp3 sería para la música. Y del mismo modo que éste último está resquebrajando los hábitos y maneras de la industria discográfica, el pedeefe lo hará pronto con la industria editorial.

No estamos ante la alternativa al papel, que esa discusión parece que la vamos superando, la revolución es mucho más profunda. Del mismo modo que ha explosionado un debate no siempre pausado y amable acerca de los límites de los derechos de autor y de propiedad intelectual en el mundo de la música, en el que los legisladores y los mal llamados gestores de derechos corren desesperados para intentar acercarse a una realidad que les supera ampliamente, no falta mucho para que esa situación se traslade, de la mano del bendito pedeefe, a la cultura de lo impreso. Los motivos son casi perversos: tradicionalmente, la remuneración patrimonial de la propiedad intelectual ha ido asociada al coste-soporte: Cuando comprábamos un disco, con su funda, su libreto y su soporte fonográfico, sabíamos que estábamos pagando esa remuneración al autor, aunque ahora hemos descubierto que es menor de lo que pensábamos.

El problema ha surgido cuando, de la mano del mp3 y las descargas, ese coste-soporte desaparece y, si se me permite, se descubre el pastel. Exactamente lo mismo sucede con lo impreso. Nadie duda que al comprar un libro o una revista, en el precio está metido lo que los autores han de percibir. O sea, vinculado y se diría que escondido en el coste-soporte. Y ahora, al desaparecer el coste del soporte, ese que se mide en unidades, se almacena en naves y se transporta en camiones, nos encontramos con el mismo problema. Entre otras cosas porque la industria y la legislación siguen usando una unidad de medida obsoleta: la tirada, que se conforma en número de ejemplares. Dos conceptos que no tienen cabida cuando la música ya no son discos, ni la literatura son libros.

No se trata aquí de alzar utópicas banderas por la difusión libre y gratuita, sino de alertar sobre la necesidad de abrir este debate. Acaso haya que replantearse unas politicas de remuneración que hoy son exclusivamente por royalties, y que habrá que pensar si no hay que combinarlas también con las de los honorarios. De momento, todo esto está sirviendo para que empiecen a oirse voces que reivindican un cambio de percepción. Y los gobiernos, los legisladores, los autores y creadores, la industria y los receptores vamos a tener que introducir una variable nueva: además de los derechos de autor, de los derechos patrimoniales que se devengan de ellos, de los de propiedad intelectual, de los de explotación, tendremos que barajar uno que de momento tenemos olvidado: el derecho que toda persona tiene al acceso a la cultura. No es nuevo, está desde 1948 en los artículos 22 y 27 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El reto de todos es, como sucede casi siempre, encontrar las fórmulas para que lejos de estar enfrentados estos derechos sean compatibles. La cultura no es un derecho para unos pocos, para los privilegiados, para el primer mundo. Vamos a tener que redefinirlo todo. Incluso las palabras se nos están quedando obsoletas: la propiedad es material por definición, indica posesión frente al que no posee, pero las ideas no tienen propiedad: tienen autoría. La propiedad de una idea es del que la conoce, no del que la tuvo. Afortunadamente.

No es la primera vez que lo escribo: Si pudiéramos pasar el pan o la leche a «.pdf», se acabaría el hambre en el mundo... ya que es posible hacerlo con la cultura, hagámoslo.

Followers:
6
Comments:
2
Votes:
9
Compartir:

2 Comments

Comment

Los textos de Álvaro Sobrino se publican bajo licencia Creative Commons CC-by.

This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Published on 26/12/2006.

Alvaro Sobrino

More articles by Alvaro Sobrino in Spanish

Idioma:
ES
Title:

Tipopiratería

Synopsis:

Es necesaria una reflexión común sobre el mercado de las tipografías y su diseño. Frente a la piratería, tienen que existir otras soluciones alternativas, más allá del discurso moral de las foundries y la penalización del usuario.

Share:
Idioma:
ES
Title:

Somos lo que leemos

Synopsis:

Una intencionada apología de la importancia del diseño y la calidad de edición en el libro.

Share:

You may be interested

Rique Nitzsche
Idioma:
ES
Author:

Rique Nitzsche

Title:

Diseño desde el inicio de la humanidad

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
62
Comments:
23
Followers:
265
Carmen Virginia Grisolía Cardona
Idioma:
ES
Author:

Carmen Virginia Grisolía Cardona

Title:

Un lenguaje visual para las ciudades

Share:
Interactions:
Votes:
37
Comments:
10
Followers:
9
Grupo Abracadabra
Idioma:
ES
Author:

Grupo Abracadabra

Title:

Gráfica para un ciclo cultural en Oaxaca

Share:
Interactions:
Votes:
36
Comments:
23
Followers:
34
Joan Costa
Idioma:
ES
Author:

Joan Costa

Title:

La gran Fiesta del Dibujo

Share:
Interactions:
Votes:
172
Comments:
64
Followers:
2161
Fernando Alemán
Idioma:
ES
Author:

Fernando Alemán

Title:

La elocuencia muda

Share:
Interactions:
Votes:
14
Followers:
8
Fernando Rodríguez Álvarez
Idioma:
ES
Author:

Fernando Rodríguez Álvarez

Title:

La tipografía y la poesía concreta

Share:
Interactions:
Votes:
63
Comments:
17
Followers:
207
My opinion:

Login with your account to comment on this article. If you do not have it, create your free account now.

41
Paula Torres
May 2012

Hoy en dia el pdf es la herramienta que utiliza todo el mundo .Este formato ha sido considerado por muchos usuarios incluso como más seguro que otros formatos ,pero es una idea erronea pues es la herramienta predilecta para la propagacion de virus .Y veo que en otros terminos va la explicacion de su articulo alvaro viendo «PDF«como el para llegar al cambio a la transformacion visto desde un mecanismo pero aplicado a la vida del ser humano en si .

0
Reply
0
Perla Marquez
Mar 2012

En verdad es cierto, el PDF es nuestro nuevo formato de información así como el mp3 para la música. Hemos de enfatizar su importancia, y el surgimiento de los ebooks por el mismo. Y a pesar de todo, aun hay muchos profesionales que emplean el PDF sin sacarle provecho al 100. Como profesionistas deberíamos involucrarnos más en la creación de pdfs de alta calidad, y aprender a proteger el contenido de este pero sin romper con la difusión libre. Excelente artículo.

0
Reply

Upcoming online courses

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 weeks
17 Septiembre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 weeks
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 weeks
28 Enero 2019

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 weeks
22 Abril 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 weeks
22 Junio 2019